Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Apéndice. Charles wiener, ¿viajero cientifico u hombre de los medios?

Pascal Riviale

Texte intégral

1El 9 de Julio de 1875, se le confió a Charles Wiener, en ese entonces joven profesor de alemán en un liceo parisiense, una misión arqueológica y etnográfica en el Perú y Bolivia. De regreso a Francia, dos años más tarde, el joven se había transformado en “intrépido explorador”, cargado de honores y elogios; ocupará durante algunos años un lugar selecto en la escena científica, antes de volcarse definitivamente hacia la carrera diplomática.

2Como vamos a ver, Wiener debe este brillante éxito social a su asombrosa aptitud de sacar partido de todas las ocasiones y, sobre todo, de saber presentar al gran público una cierta imagen de sí mismo.

3Charles Wiener obtuvo fácilmente la misión que se proponía cumplir, sacando beneficio en ello de circunstancias altamente favorables. En efecto, cuando presentó su solicitud de misión ante el Servicio de las Misiones de la Instrucción Pública (el 18 de junio de 1875), la comisión encargada de estudiar las solicitudes se interesaba muy particularmente en las antigüedades del Perú (probablemente a causa del Congreso Internacional de Americanistas que se llevaba a cabo ese mismo año en Nancy). Esta comisión debió juzgar imperiosa la necesidad de enviar investigadores hacia la tierra de los Incas, ya que en el espacio de 3 años dio su aprobación a 5 misiones, una tras otra, que tenían el mismo objetivo: la arqueología y la etnografía del Perú (por orden cronológico: P. Pradier-Fodéré; Th. Ber; Ch. Wiener; L. de Cessac y A. Pinart; P. Vidal-Sénéze). Para captar mejor el carácter excepcional de este fenómeno, hay que recordar que la anterior misión del mismo tipo se remontaba a 1864 (Emile Colpaërt) y hubo que esperar hasta 1904 para ver una nueva misión de la Instrucción Pública consagrada a la arqueología del Perú (la del Capitán Paul Berthon).

4Un mes y medio antes que Wiener proponga su candidatura, Paul Pradier-Fodéré fue el primero a quien se le encargó una misión arqueológica e histórica en el Perú. En ese entonces director de la nueva Facultad de Ciencias Políticas y Administrativas de Lima, habia propuesto sus servicios al ministerio francés de Instrucción Pública y obtuvo esta misión cuando no estaba én lo absoluto preparado para cumplirla eficazmente. Esta anécdota muestra que en ciertas ocasiones -a pesar de su voluntad de rigor científico- la comisión de las Misiones no dudaba en aprovechar todas las oportunidades que se le presentaban...

5Por el contrario, Charles Wiener no era un completo desconocido en el mundillo del Americanismo por entonces naciente: ya en 1874 ya había publicado un “Ensayo sobre las instituciones políticas, económicas y sociales del imperio de los Incas”, así como una “Reseña sobre el comunismo en el imperio de los Incas” en la Sociedad Filológica de la cual era miembro. Además, en 1875 pasó a ser miembro de la Sociedad de Geografía de París; decisión que venía al caso ya que varios miembros del directorio de esta sociedad formaban igualmente parte de la comisión encargada de evaluar las solicitudes de misiones...

6Finalmente, para apoyar su candidatura, nuestro joven amigo supo utilizar algunas cartas ganadoras: las recomendaciones del Sr. Emilio Bonifaz, ministro del Perú en París y el Sr. Léonce Angrand, antiguo consul de Francia y gran explorador del Perú prehispánico, quien gozaba en ese entonces de un aura muy particular en el seno del medio científico. Ultimo detalle -pero importante: Wiener era el ahijado del Sr. Waddington, futuro Ministro de Instrucción Pública.

7Para apoyar su solicitud, Wiener incluyó un proyecto de itinerario muy detallado, señalando los principales sitios donde pensaba detenerse. Este documento muestra que, contrariamente a muchas solicitudes de misión contemporáneas a ésta, el expediente de Wiener era sólido y que éste conocía la mayor parte de las fuentes en ese entonces disponibles sobre el antiguo Perú (para prepararse para este viaje, el joven había solicitado algunos consejos a Leonce Angrand quien se los prodigó gustoso; incluso establecieron una correspondencia regular durante varios años).

8Hay que señalar que originalmente Wiener pensaba comenzar sus investigaciones por el Ecuador antes de pasar al Perú y luego a Bolivia. Pero esto no se producirá ya que a último momento será invitado por el Emperador de Brasil para hacer excavaciones en la región de los Sambaquis. Por consiguente, modificará su itinerario y llegará al Perú pasando antes por Brasil y Chile, donde efectuará algunos reconocimientos rápidos.

9Su llegada al suelo peruano se remonta a los primeros meses del año 1876. Muy rápidamente, gracias a su título de “encargado de misión científica” y a sus talentos en materia de mundanería y de diplomacia, supo granjearse la amistad de las autoridades tanto peruanas como francesas: así para remediar su falta de dinero y de mano de obra, logrará convencer al Almirante Périgot -Comandante de la Estación naval francesa del Pacífico- de poner a su disposición algunos marineros para excavar las necrópolis de Ancón. De igual manera, su ímpetu y su juventud le atraerán la simpatía benevolente de la opinión pública: varios periódicos peruanos darán regularmente cuenta del avance de sus investigaciones y le dedicarán artículos elogiosos. En cuanto a los notables, particularmente los hacendados, le darán a lo largo de su periplo albergue y comida, si es que no le proporcionaban mano de obra para sus excavaciones.

10Su dinamismo y sobre todo su carácter ambicioso no dejarán sin embargo de plantear algunos problemas: en efecto, su afán de brillar solo en el firmamento de la arqueología francesa en el Perú, se manifiesta en su comportamiento en el transcurso de su misión.

11Habiéndoseles confiado el mismo día (9 de Julio de 1875) una misión similar, Charles Wiener y Théodore Ber sentirán el nombramiento del otro como una competencia insoportable, incluso una traición. Hay que decir que todo los oponía, tanto la edad como el comportamiento y las ideas políticas; y el primero había tratado inmediatamente al segundo con desprecio. Muy rápidamente comenzará una guerra sin cuartel, a punta de quejas al ministerio, comunicados en la prensa y denuncias perjudiciales. Para apreciar el nivel del debate y la virulencia de los oponentes, nos bastará señalar que Wiener será calificado de “judío” y de “alemán” (efectivamente éste, nacido en Viena, mantenia la nacionalidad austríaca y era de origen israelita; detalles que arreglará a su regreso a Francia naturalizándose francés y convirtiéndose al catolicismo...), y Ber será denunciado como partidario de la Comuna (parece haber sido en 1871 secretario particular de Delescluze). Esta acusación resultará fatal; una vez desacreditado Ber -por un tiempo solamente-en el ministerio, Wiener podía continuar tranquilamente su camino hacia la gloria.

12Para pasar a la posteridad, le era necesario efectuar un viaje fuera de lo común, siguiendo la línea de aquéllos de d'Orbigny o de Castelnau, y hacer un informe de ello aún más espectacular.

13La estadía de Wiener en el Perú duró aproximadamente un año y medio. Comenzó por recorrer la faja costera, de Lima a Trujillo, antes de dirigirse hacia la sierra para recorrerla de norte a sur (de Cajamarca hasta Puno); explorando los principales sitios pre-hispánicos -levantando el plano y efectuando de paso numerosas excavaciones. Acabó su viaje por Bolivia, donde la ascensión al monte Illimani (bautizando uno de sus picos como “Pico de París”) contribuyó grandemente a su renombre. El retorno se hizo por tierra de Arica a Arequipa, luego por mar hasta El Callao.

14Podía entonces finalmente regresar a Francia, llevando consigo más de 4,000 objetos arqueológicos y etnográficos así como los títulos de miembro de las comisiones peruana y boliviana a la Exposición Universal de París de 1878.

15En el marco de esta exposición, contribuyó grandemente en la realización de la Exposición Especial de las Misiones Científicas; ofreciendo al público entusiasta una amplia selección de sus descubrimientos y dando una serie de conferencias.

16El día de la inauguración, Wiener fue condecorado con la Legión de Honor.

17Para coronar plenamente su éxito, sólo le quedaba inmortalizar su obra realizando una publicación de su viaje; esto lo hizo en 1880 publicando un suntuoso libro ilustrado con más de 1000 grabados.

18Sus trabajos y su renombre le brindaron el trampolín necesario para su carrera diplomática que no abandonó hasta su muerte, en 1913. Para ello, se tomó el trabajo, poco tiempo después de su regreso a Francia, de naturalizarse Francés (el 10 de agosto de 1878) haciendo uso probablemente de sus relaciones y del éxito de su misión.

19Un concierto de alabanzas acompañó a Wiener en su primer puesto consular, Guayaquil, a partir del cual iba a poner punto final a sus actividades científicas pasadas, efectuando una exploración del río Napo.

20Sin embargo, en ese preciso momento, empezaron a difundirse rumores, presentando a Wiener bajo un aspecto menos favorable.

21Después de la partida del Vicecónsul recientemente nombrado en el Ecuador, se dieron cuenta que no había proporcionado ninguna indicación sobre el origen de sus colecciones para clasificarlas, dejando al personal del reciente Museo de Etnografía del Trocadero en la más completa perplejidad.

22Más grave aún: crasos errores de atribución de culturas aparecían en las leyendas de la publicación. Hasta tal punto que se puede cuestionar la autenticidad de algunos puntos de su trabajo.

23Sin duda Wiener siguió realmente el itinerario que indica en su libro pero tomando en cuenta la duración de su estadía en el Perú (cerca de año y medio) parece difícil creer que haya tenido el tiempo de hacer todas las excavaciones, desvíos y exploraciones que menciona. Wiener habría pues “tomado” de fuentes más antiguas algunos planos y detalles expuestos en su libro.

24Aunque su trabajo sobre la costa parece ser real, el que efectuó en la sierra no inspira mayor confianza: las escasas ilustraciones de hipotéticas excavaciones realizadas en esta zona presentaban a menudo graves errores sobre su origen. El autor ilustra particularmente con vasijas de la costa central excavaciones pretendidamente efectuadas en Cajamarca...

25Parece pues probable que éste haya esparcido en su relato descubrimientos y anécdotas imaginarias. Se han recogido diversos testimonios de contemporáneos de Wiener que corroboran esta impresión y presentan al encargado de misión bajo un aspecto menos halagador:

26En una carta al Ministerio de Intrucción Pública fechada en julio de 1877, Théodore Ber acusaba a Wiener de ser un “charlatán” y le reprochaba su ausencia de espíritu científico. En octubre del mismo año Pascal Contre, francés residente en La Paz, le escribía a Th. Ber para poner en duda la autenticidad de la ascensión al Illimani y se burlaba de la altivez de Wiener. Algunos años más tarde, en febrero de 1882, Luigi Pozzi, misionero jesuita en el Napo, denunciaba enérgicamente las falsas hazañas de Wiener, publicadas en diversas ocasiones, y su actitud descortés.

27Se le reprochaba igualmente al joven explorador su falta de gratitud hacia la gente que lo había ayudado. Efectivamente, tenía una fuerte tendencia a atribuirse los méritos de los demás: de los 4000 objetos arqueológicos y etnográficos traídos a Francia, una buena parte -quizás la mitad- le fue regalada por residentes franceses (Frédéric Quesnel le dio cerca de 1000 piezas) y coleccionistas peruanos (como el Dr. Macedo). Además, este diferendo provocó reclamos por parte de los donadores, pero el tiempo favoreció a Wiener, sólo su nombre pasó a la posteridad.

28A pesar de estas últimas críticas, hay que reconocer que el viaje de Wiener es importante por más de una razón.

29Primero, en el plano de la exploración: es cierto que Wiener recorrió una buena parte del Perú (en particular la sierra central y sur) aventurándose a veces en zonas poco conocidas. Buscará especialmente el sitio de Machu Picchu del cual los indios le habían hablado. No alcanzará su objetivo, pero en su libro dará la localización aproximada del sitio en un mapa del valle de Santa Ana.

30Enseguida en el plano arqueológico: su levantamiento de planos es a menudo preciso y sus excavaciones en la costa son considerables, a falta de ser verdaderamente científicas -pero ¿quién lo era en esa época? No son sus contemporáneos los que hubieran podido tirarle la primera piedra...

31Además, la llegada a Francia de las colecciones traídas por el explorador -aunque no todas le son imputables- determinó la creación del Museo de Etnografía del Trocadero del que constituyeron el fondo inicial.

32Por último, a pesar de algunas libertades tomadas con la verdad científica o quizás gracias a ellas, el relato de su misión tuvo seguramente que suscitar vocaciones y ser, por este hecho, la razón de numerosos viajes hacia el Perú (la introducción del relato de Jean de Neltray, publicado en 1886, es muy explícita en ese tema). En efecto, a falta de rigor, el libro de Wiener posee otras cualidades: aventura, sueños (el Perú no había acabado con El Dorado y sus mitos), humor; cualidades que, añadidas al renombre “científico” del autor, sólo podían seducir al gran público.

33No es sorpredente que Wiener se hiciese de violentas enemistades, sobre todo en los primeros tiempos: la insolente seguridad en sí mismo de un joven como él no debía gustar a todo el mundo; tanto más cuando esta confianza se acompañaba probablemente con una buena dosis de arribismo (su viraje hacia la carrera diplomática es una ilustración sintomática de ello).

34Sin embargo, este pecado de juventud se esfumó con el tiempo. Su correspondencia, como representante francés en la comisión franco-chilena de indemnización de los súbditos neutrales que habian sufrido daños por la guerra del Pacífico, muestra una gran rectitud en el juicio y una prudencia en la acción digna de los más grandes diplomaticos.

35Wiener estaba hecho mucho más para ser un hombre público que un científico. El debía saberlo y no podía contentarse siendo toda su vida un oscuro e insignificante profesor enamorado de la ciencia: su estilo a veces enfático, otras sentencioso y lleno de humor -más cerca del romanticismo lírico de un Marcoy que del rigor científico de un d'Orbigny- se aveniá más con un salón mundano que con un gabinete de trabajo. Su camino estaba entonces trazado: al diablo la verdad histórica, ¡viva la arqueología novelesca!

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr