Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Vocabularios. Quechua - aymara y campa

Texte intégral

1Al ofrecer los vocabularios que siguen, no abrigamos ninguna idea de efectuar un estudio definitivo de lingüística, y nos negamos incluso a toda discusión filológica a este respecto. Hemos recogido, en nuestro viaje, palabras quechuas o aymaras, así como hemos buscado y reunido vasos, estatuillas, especímenes de vestidos, de telas, de calzado o de tocados, porque esas palabras podían servir para completarlos documentos etnográficos que traíamos de nuestra misión. Cuando no comprendíamos su sentido y su valor, preguntábamos por la traducción en español a un indio más inteligente que sus congéneres, y así efectuamos la curiosa observación de que los términos españoles correspondientes no eran de un castellano puro, sino de un castellano modificado por las influencias de la época y del medio.

2Más aún, hemos dado a las palabras una ortografía europea que representaba lo más fielmente posible la pronunciación india. No hemos sido sino el espejo que reproducía, sin modificarlas, las fisonomías que se reflejaban en su superficie. Sin duda conocemos y aprobamos los estudios que tienden a establecer la fonética de los dos idiomas quechua y aymara, cuyos sonidos difieren esencialmente de los de nuestras lenguas, pero lo que nos ha impedido erigir por nuestra parte un sistema especial, es que nuestro viaje no se limitó a una sola región, sino que se realizó en un vasto espacio. Ahora bien, a través de los territorios que hemos recorrido, se habla ciertamente quechua; pero, a medida que se desciende de norte a sur, la lengua se deforma, la pronunciación varía, el carácter cambia, tanto que no es exagerado decir que un habitante de Cajamarca no podría conversar con uno de la zona del Cuzco.

3Si el idioma quechua conserva en todas partes sus características distintivas de riqueza y concisión, si son los mismos principios los que presiden la construcción de las palabras y las frases, los dialectos se multiplican, y, para no citar sino los principales, mencionaremos el quiteño, que es el menos puro, el lamana, que se habla en el departamento de La Libertad, el yunca, en uso en la diócesis de Trujillo, el chinchaysuyo, empleado en el cerro de Pasco, el cauqui, en la provincia de Yauyos, el calchuqui, en Tucumán, y el cuzqueño, en los departamentos del Cuzco.

4No pretendemos discurtir aquí el valor de estos diferentes dialectos, constatamos solamente su existencia, y decimos que no podría aplicarse una misma fonética a elementos tan diversos.

5Sin duda, y en todo sitio, la lengua quechua es aglutinante y no comporta ninguna flexión; sin duda que en toda la extensión de los territorios en que es hablada las palabras se combinan unas con otras y se alargan indefinidamente, hasta el punto de que dos de ellas como

6Manan ccallabiycucullahuancupasracchu

7significan nada menos que “No han tenido siquiera la bondad y la caridad de ocuparse de mí”. Sin embargo, en cada región se acentúan las divergencias. En el norte no hay guturales; el sonido K se pronuncia con una gran dulzura, y es intermediario entre la G y la C dura. Cuanto más se desciende al sur los sonidos se hacen más rudos y guturales; e incluso la gutural, al desdoblarse, se ve pronto precedida por una K, y la G del norte se pronuncia como la K, seguida de una CH alemana, tal como la haría oir un suizo, o como el Π hebreo.

8Otra diferencia más, mientras que en el norte la P, la K, la T, tienen la misma pronunciación que en Europa, en el sur estas mismas letras se desdoblan en explosivas violentas que cortan la palabra en dos y separan la primera consonante.

  • 1 Maisonneuve et Cie. libreros-editores, París.

9No obstante hacemos toda justicia a los esfuerzos realizados con miras a la constitución de una fonética peruana, y reconocemos que los mejores y más completos resultados han sido obtenidos por el señor Gavino Pacheco Zegarra en su traducción del drama quechua Ollantay1. Pero tales resultados no tienen nada que ver con el objetivo especial que nos propusimos alcanzar, ya que el señor Zegarra ha efectuado un estudio exclusivamente filológico, en tanto que nosotros no nos hemos dedicado sino a la etnografía peruana, y si aplicáramos su fonética, que no se ocupa más que del dialecto cuzqueño, destruiríamos el carácter general de nuestros vocabularios, que abarcan la inmensa región comprendida entre las dos capitales del antiguo imperio inca.

Notes

1 Maisonneuve et Cie. libreros-editores, París.

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr