Desktop versionMobile Version
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Algunas nociones. Sobre la lengua escrita. Entre los antiguos peruanos

Volltext

1Garcilaso de la Vega en sus Comentarios reales pretende que los incas prohibieron la escritura. Este hecho constituye a nuestros ojos la afirmación más absoluta de la antigua existencia, en el Perú, de este arte que da cuerpo al pensamiento.

2Lo que hemos dicho de la arquitectura, lo diremos de la escritura. El hombre no es verdaderamente dueño de un terreno sino cuando pone en el suelo del que se declara poseedor el sello de la toma de posesión: ¡el monumento! El pensamiento no comienza a vivir realmente sino el día en que abandona la vida nómada de la palabra hablada, en que reviste con eso una forma definitiva y ocupa un terreno propicio a su cultivo y su desarrollo.

3Mientras el hombre que habla no se sirve de la escritura, su pensamiento no merece aún ser conservado. A partir del momento en que, instintivamente, adivina que su pensamiento tiene valor, se presenta a su mente el medio de conservarlo y le permite acusar la toma de posesión de un ámbito en el mundo de las ideas.

4Desde el siglo xvi hasta nuestros días los que se han dedicado a los estudios americanos pudieron creer y repitieron que la prohibición de la escritura por parte de los incas fue rigurosamente obedecida, ya que no se ha hallado casi ninguna inscripción en el Perú.

  • 1 Véase el admirable trabajo del señor L. Angrand, Lettres sur Tiahuanaco, dirigidas al señor Daly. (...)

5Los arqueólogos más serios han efectuado una inspección minuciosa de las paredes de los monumentos y de las tumbas, y se han visto obligados a admitir que sólo en un sitio arqueológico, Tiahuanaco, hay un cierto número, restringido es verdad, pero muy interesante, de signos que parecen ser, para todo observador, signos simbólicos1.

6Pero fuera de estos pocos signos, grabados en el pórfido, a los que se podría añadir aún los que se observan en la cabeza de Collocollo y su pequeño modelo (propiedad del señor Léonce Angrand), encontrado por d’Orbigny, algunos bajo-relieves en la jamba derecha de Vilcas Huamán, los bajo- relieves de Cabana, de Haras, etc., lo cierto es que no subsiste en los vestigios arquitectónicos del Perú ninguna inscripción propiamente dicha. ¿Prueba ello que no existía la escritura? No lo creemos.

7Consideramos que los estudiosos que, por ejemplo, han realizado excavaciones en las tumbas, en busca de huellas de escritura, no han tomado la senda correcta. Si en vez de rascar inútilmente los muros, hubieran fijado su atención en la momia, y si en lugar de desmenuzar los tejidos que la cubrían, enmohecidos por el tiempo, roídos por las sales nitrosas, hubieran tratado de conservarlos, habrían hallado quizás rastros del pensamiento cuyos vestigios buscaban vanamente en otra parte. Las inscripciones existen, en efecto. Cada pueblo y cada época prefieren, para sus inscripciones, una materia más o menos sólida. Si se quisiera juzgar el movimiento intelectual de nuestra época nada más que por las inscripciones sobre piedra o sobre metal, no se tendría una idea justa al respecto. Nosotros fijamos nuestro pensar en el papel, el peruano lo hacía en los tejidos.

8Cuando se tiene presentes los lugares en que han sido hallados los muertos, los instrumentos y las armas que los acompañaban, y los vestidos que portaban, uno se ve por fuerza impulsado a preguntarse si éstos no constituían, de alguna manera, un comentario sobre el estado social del individuo. Nada por lo general más lógico ni más común. En nuestra sociedad del siglo pasado, e incluso aún en nuestro tiempo, ciertos vestidos indican ciertas funciones; el abogado, el profesor, el magistrado, el sacerdote, el soldado, son fácilmente reconocibles. Pero sus vestidos no proporcionan sólo una información general, sino además una información de detalle. Así al ver a tal soldado, se sabe desde un principio a qué país sirve, cuántos hombres tiene bajo sus órdenes, cuántos jefes hay por encima suyo. Se sabe si por lo general va a pie o a caballo, si sabe manejar bien el fusil o el sable; se conoce si sabe maniobrar un cañón, tender un puente. Se sabe, adicionalmente, con solo mirar su pecho, si ha participado en campañas, si se ha distinguido en ellas, etc. Pues bien, ¿qué es lo que permite leer de tal modo una parte del estado social del individuo en su ropa? Es el color, el corte, el ornamento. Es también el corte de la barba, en el marino, y el corte de los cabellos, el calzado mismo, en ciertos sacerdotes. Tratemos de aplicar el mismo principio a los peruanos.

9Un estudio completo de sus vestidos y tejidos permite constatar que contienen datos muchos más completos que un simple uniforme. Sin embargo, el uniforme social existió por cierto en el Perú, y, en tal sentido, el color de la ropa indicaba sin duda la raza, su corte las funciones o el oficio, y los dibujos de la trama, los bordados, los motivos pintados, señalaban seguramente la vida y milagros de cada cual.

Tela hallada en Paramonga.

10Yo he encontrado en Paramonga un tejido en el que estaban representadas ocho fortalezas (las ocho fortalezas de Paramonga). Se ve entre ellas una especie de puentes; los baluartes son de tres terrazas, sobre cada una de las cuales hay una figura de hombre. Se advertirá que el hombre que se halla en la llanura tiene un color diferente para el vestido e incluso para el rostro que los que aparecen en los demás pisos. Los que están en el llano, al pie mismo de la fortaleza, no tienen brazos, y muestran unas orejas muy desarrolladas. Se puede decir lo mismo de los que aparecen en el primer piso alto; los del inmediatamente superior están provistos de brazos y sus orejas son de tamaño normal. En la plataforma superior se ve individuos con brazos, que tienen orejas como los del piso que le antecede. Vemos planear al medio una figurilla provista de un brazo y de una sola oreja, más grande de lo ordinario. El brazo se halla del lado opuesto al de la oreja.

11Los hombres sin brazos carecen de armas; los del segundo piso alto llevan, a la altura de la cintura, una especie de hachita; los de la plataforma superior, una macana; los pies de los individuos desprovistos de brazos no descansan sobre el suelo, mientras que los de los dos pisos más altos sí lo hacen.

12Si se recuerda la conformación del sitio en que fue hallado el tejido, el número de baluartes existentes (ocho), el terreno pantanoso que impedía las comunicaciones a pie seco entre las fortalezas, no se podría dudar de que se trata de una representación de esta región, representación que no es, sin embargo, un dibujo ni un plano, sino una descripción, la cual no trata sólo de la naturaleza del lugar y de las construcciones que el hombre levantó allí, sino además del papel que los habitantes desempeñaban.

13Un examen atento probará en efecto que las funciones de los individuos están indicadas por el desarrollo exagerado de los órganos por medio de los cuales se cumplían. Por otro lado, los órganos que, de ordinario, sirven para la realización de funciones que no corresponden al individuo que se representa, son o bien disminuidos o bien suprimidos por completo. Así, los exploradores que debían recorrer la región están representados con pies muy grandes, que no reposan incluso sobre el suelo; y como deben prestar oído atento a lo que sucede, sus orejas son de dimensiones extraordinarias. Cuando avistan al enemigo, no tienen otra función que regresar rápidamente al cuartel general, sin venir a las manos con el adversario; por eso encontraremos que sus brazos han sido suprimidos por completo, como atributos inútiles para la función que se les ha encomendado.

14Por el contrario los guerreros que vemos representados en los pisos superiores no tienen necesidad de oir a lo lejos, sino de actuar de cerca; por esos sus orejas son de tamaño natural; en cambio, tienen brazos y armas.

15La figurilla más característica, la que expresa mejor esta interpretación original del pensamiento, es la del centro, colocada más alto sobre la tercera terraza. Creemos reconocer en ella el personaje que, en el cerro de la Horca, cumplía un doble papel: el de hombre de acción del lado de tierra, el de vigía del lado del océano; por eso vemos en él, hacia el mar, el atributo del explorador, y, hacia tierra, el atributo del guerrero.

16Pásese revista a las numerosas representaciones humanas en los diferentes tejidos cuyos dibujos consignamos en este libro, y se advertirá que el jefe es reconocible por un penacho, que en el decurión tiene dos plumas, en el centurión cuatro, en el jefe de mil hombres seis. Los colores de las plumas indican funciones civiles o militares. La exageración de la boca señala quién es el portavoz, y así por el estilo. Pronto estos órganos se desprenden totalmente del cuerpo, y se puede hallar en otra parte, en lugar de un hombre de orejas enormes, primero una cabeza con orejas muy grandes, y luego la sola forma de las orejas. Sucede lo mismo con la boca, el brazo, el tocado. Pronto la forma se hace convencional y constituye, propiamente hablando, elemento de una escritura ideográfica.

17Así como la cifra es representación de una cantidad matemática, y la nota de una cantidad musical, y del mismo modo que ciertos signos indican un valor en pesos y medidas, así tan bien los signos a que nos referimos responden a ideas y no a palabras, y son comprendidos por naciones de lenguas diferentes: el indio sabía, pues, cifrar el pensamiento.

18Nosotros ciframos la parte material de la lengua, la que es perceptible a los sentidos; ellos, por su parte, cifraban la parte inmaterial, perceptible al entendimiento. Se puede concebir una escritura que responda no a una serie anatómica de palabras, mosaico de letras, sino a un orden universal de pensamientos. Nos parece que el peruano se hallaba en vías de resolver este problema.

19En esta convención, el pájaro indica velocidad; el león fuerza; el león y el pájaro reunidos en una sola figura, fuerza y velocidad, y, por deducción, poder; el meandro, fertilidad; la pirámide de terrazas, defensa; el pájaro combinado con el meandro, producción rápida; una figura rectangular oblonga (la boca), la palabra, el discurso; un círculo con una depresión, casi en forma de corazón, la niña; un círculo con un pequeño apéndice, el niño; el círculo con dos apéndices, el hombre (obrero); el círculo con cuatro, la pareja casada y el matrimonio; y así por el estilo. Signos que, todos ellos, se deforman y simplifican cada vez más. Veamos.

20Los pájaron representados en la tela A están dibujados completos; todas las indicaciones del animal están allí: el pico, la cabeza, el cuerpo, las alas, las patas y aun un copete sobre la cabeza. Los pájaros del campo superior, en el mismo tejido, en filas ascendentes, son ya de un dibujo mucho más sumario.

A. Hallado en Ancón (Red. al cuarto)

B. Hallado en Ancón (Red. al tercio)

C- Hallado en Arica (Red. al cuarto)

D.- Hallado en Ancón (Red. al tercio)

21En el tejido B, vemos que se han suprimido los pies, y sólo están el cuerpo y la cabeza.

22Se puede decir lo mismo de las telas C y D. En todos estos casos el animal es aún reconocible, a pesar de la indicación sumaria y en gran parte convencional del dibujo. En la tela E, éste se hace tan poco inteligible que, para reconocer el trazo que se supone representa un ave, es necesario haber pasado antes por las deformaciones sucesivas de tales figuraciones.

E.- Hallado en Chimbóte (Red. al quinto)

F.- Hallado en Chimbóte (Red. al cuarto)

23Puede decirse lo mismo, con mayor razón todavía, de los dibujos G y H. En F, en especial, se constata la supresión completa del cuerpo del animal, apartir del cuello, oficiando la cabeza de conjunto. Si pasamos ahora, luego de estos dibujos que tratan el animal en su forma más simple, al estudio de las combinaciones a que se entregó el antiguo peruano, encontramos en primer lugar el ave duplicada, provista de dos cabezas, de dos cuerpos fundidos en uno, y formando el signo bastante complejo I.

G.- Hallado en Ancón (Red. al cuarto)

24Mas no se detuvieron allí los que cifraban las diferentes cualidades vinculadas al ave.

25Así, en el tejido J, la cabeza del ave está enlazada a un dibujo que, en otra parte, forma el cuerpo, provisto de poderosa cola de león.

H.- Hallado en Moliendo. (Red. al cuarto)

26En la pieza K, la cabeza del ave ha sido unida a una cabeza de león, y en la pieza L, el ave, dibujada entera, lleva detrás una cabeza dibujada completa de león, como para indicar la velocidad que arrastra consigo a la fuerza.

27Interesa considerar, luego de todas estas representaciones de aves, los dibujos que adornan la parte inferior del tejido M. Este dibujo, o más bien arabesco, parece a primera vista, y de modo indiscutible, una cifra, diríamos casi el signo fonético de una escritura desconocida. Pero un examen atento permite reconocer un ave, vista de perfil, dibujada en dos sentidos, y se distinguirá entonces la cabeza y el ojo, el copete, dos alas, una de las cuales es vista de perfil, en escorzo, y, en fin, la cola.

I.- Hallado en Ancón. (Red. al tercio)

J.- Hallado en Ancón. (Red. al cuarto)

28Hemos visto hace un momento la combinación de ave y león; veamos ahora, en el tejido N, la representación de cabezas de león, vistas de frente, acopladas.

29La indicación del animal es a la vez más completa y más convencional en el tejido O, donde se perciben leones vistos de perfil y unidos unos a otros por líneas que serpentean a través de campos acondicionados por los tejedores.

30Encontramos en los tejidos los meandros que surcan los terrenos de cultivo por regar.

K. Hallado en Santa. (Red. al tercio)

31Puede estudiarse el dibujo más completo, a este respecto, en el tejido P. Recordemos que en el tejido C los meandros están indicados de manera más sumaria en las cuatro franjas que rodean los campos, donde se hallan las aves. Meandros que se curvan como los rasgos de una escritura cada vez más cursiva y se transforman en arabescos, como sucedía en el tejido D y en el Q. Recordemos también el tejido E, en el cual enmarcan figuraciones de aves, de lasque ya hemos hablado. En el tejido R se combinan meandros con cabezas de aves, correspondiendo a cada meandro cuatro cabezas semejantes a las del tejido F. El meandro mismo está a menudo adornado, o al menos acompañado por una serie de indicaciones que por fuerza modifican su significado.

L.- Hallado en Ancón. (Red. a la mitad)

M.- Hallado en Chancay. (Red. al tercio)

32Coloquemos uno al lado del otro los tejidos S y T, y veremos, en lugar de la simple línea del meandro, que el dibujante ha indicado, una serie de triángulos que acompañan el dibujo, ininterrumpido, del meandro S y del arabesco T. Se notará también que, en uno y otro tejido, la línea del meandro y del arabesco se termina en una cabeza en que ojos y boca están nítidamente indicados.

N.- Hallado en Pachacamac. (Red. al tercio)

O.-Hallado en Santa (Red. al tercio)

P.- Hallado en Pachacamac. (Red. al cuarto)

33En el tejido U vemos señalados, en el campo central, las terrazas a las que el país de los indios debía en parte su fertilidad. En los tejidos V, X, y Z, vemos reunidos una serie de signos que hemos estudiado anteriormente.

Q.- Hallado en Matalechuza. (Red. al tercio)

34Así, es interesante ver, en el tejido V, nada menos que tres dobles series de cabezas de león, para no hablar de los otros signos, dispuestos de manera que los espacios mismos, entre las formas de los felinos, figuran cabezas de león, dibujadas en sentido inverso. En el tejido X vemos un meandro, un canal de irrigación, un jardín, trazados con gusto.En el tejido Z, el arabesco, adornado con series de triángulos como las que ya hemos mencionado, cada una con siete ojos y transformadas por medio de patas en signos que, a primera vista, parecen ser aves, viene a cerrar esta serie que es, en efecto, considerable, y que podrá proporcionar un día uno de los principales elementos de estudio etnográfico del pasado peruano.

R.- Hallado en Chancay. (Tamaño nat.)

S.- Hallado en Ancón. (Red. a la mitad)

T.- Hallado en Tambuinga. (Red. a la mitad)

35Inscripciones funerarias como las que hemos encontrado, en numerosos especímenes, en Ancón, Chancay, Santa, Trujillo, aportarán también preciosos datos.

36Damos aquí muestras dispuestas de tal modo que se note la desaparición sucesiva del dibujo, reemplazado por el signo convencional. Así por ejemplo, el tejido que representa un hombre con cabeza aplanada, orejas exageradas y el pulgar de la mano derecha excesivamente desarrollado (a), constituye, junto a otra inscripción de Ancón (b), con sus pinturas groseras, una especie de caligrafía en la que todas las letras estarían trazadas con la mayor atención, mientras que, en el último, todo se hace cursivo. Lo mismo puede decirse de la hermosa tela o de la inscripción funeraria (c) encontrada en el mismo sitio. Detengámonos en una pieza hallada en Mansiche, cerca de Trujillo, en la que se ve una serie de figuraciones bastante irregulares y que parecen haber sido hechas sin motivo.

U.- Hallado en Moche. (Red. a la milad)

V.- Hallado en Ancón. (Red. al tercio)

37No es así, sin embargo. Pues hallamos ahí todos los elementos descriptivos de la vida del individuo cuya biografía contiene, de algún modo, esta pieza: era un jefe de sangre real (véase el penacho rojo de cinco plumas dobles); regía una tribu entera; tenía mando militar (véase la maza en su mano derecha); había tomado parte en tres batallas (véanse los tres brazos que por tres veces han probado su fuerza); era juez en su distrito (véase el signo de portavoz en el centro); dependían de él cuatro jueces (véanse los cuatro signos en las esquinas); durante su administración regó la región (véase el meandro que rodea los dibujos); y levantó grandes construcciones (véanse los dameros que circundan los meandros). Fuera de eso se dedicó a la crianza de ganado (véanse las indicaciones de llamas); vivió cuarentidós años (véanse las rayas que indican también los años, tal como los anillos señalan la edad de un árbol); tuvo cinco hijos, dos hombres y tres mujeres, indicados por gotas de esperma. Tal fue su vida, escrita por medio del procedimiento ideográfico sobre una tablilla que, a primera vista, se tomaría a lo más por la fantasía de un pintor infantil.

X.- Hallado en Chimbote. (Red. al tercio).

38La llegada de los españoles parece haber detenido este movimiento civilizador. En efecto, hemos encontrado en Ancón inscripciones funerarias que datan ciertamente de una época posterior a la conquista, y que son infinitamente menos explícitas; hubo, pues, en el arte de la escritura un retroceso muy pronunciado.

Z.- Hallado en Santa. (Red. al tercio).

39Considérese, al lado de la inscripción funeraria que hemos descrito, la que representa a un individuo que lleva una cruz en una mano y una especie de horqueta en la otra, y se verá cómo se ha regresado de la cifra a la figuración completa, al retrato primitivo.

a.- Hallado en Moche. (Red. al cuarto)

b.- Hallado en Ancón. (Red. al cuarto)

Hallado en Ancón. (Red. al tercio)

Hallado en Ancón. (Red. al cuarto)

40Ello se desprende de una manera más evidente todavía de la pieza que hemos descubierto en una tumba, igualmente en Ancón, y en la que se puede ver, representados en el tejido, tres hombres que figuran, de manera indiscutible, las tres razas que, poco después de la conquista, habitaban en este suelo: indios, negros, blancos. Hecho que se hace aún más notorio en el original mismo de la tela, en que las figuras de los tres individuos son negra, morena y blanca.

c- Hallado en Ancón. (Red. al cuarto)

Hallado en Ancón. (Red. a la quinta)

Hallado en Mansiche. (Red. a la quinta)

Hallado en Ancón. (Red. a 1/6)

41Sin embargo, en virtud del principio inmutable del progreso de las razas, unos pobres indios, a los que nadie enseñó ningún rudimento de ciencia, volvieron sobre sus pasos, y retomaron el cabo flotante del hilo violentamente desgarrado en el siglo xvi; y, en los rincones más retirados del Perú, en el valle de Paucartambo, en las regiones perdidas de Bolivia, en Sicasica, hemos encontrado la pasión de Cristo escrita en el mismo sistema ideográfico que los indios de Ancón y del norte de la costa conocieron antes de la conquista.

Hallado en Sicasica. (Red. a la quinta)

Hallado en Paucartambo. (Red. a la quinta)

  • 2 Esta pieza se encuentra en el museo de La Paz.
  • 3 Esta pieza se encuentra en el museo del Cuzco.

42Los dibujos descubiertos en Sicasica están hechos con pincel (probablemente de plumas de aves), sobre un tejido extremadamente firme y que se mojó previamente, según un procedimiento muy usado entre nosotros, en una mezcla de goma y de harina de mandioca (verdadero almidón). Tejido de un marrón obscuro, con los dibujos de un rojo muy vivo2. En cuanto a la segunda serie, la hallada en Paucartambo3, está escrita de acuerdo a un sistema análogo, sobre viejo papel de Holanda, que aún hoy se encuentra en buen estado. Los dibujos son rojos y azules.

Hallado en Paucartambo. (Red. a la quinta)

Quipos, hallados en Paramonga. (Red. al tercio)

  • 4 Acosta, Hist. nat. de las Indias, lib. VI, cap. VIII, p. 266, 1501.
  • 5 Véase Garcilaso, Comerá, reales, p. 26-32. Los diccionarios escriben quibus. “Hombres capaces de r (...)

43En Acosta4 hallamos la indicación de pinturas jeroglíficas; pero, luego de su vaga afirmación, vemos aparecer de inmediato la vieja leyenda de los quipos. “Para los diferentes asuntos de la guerra”, dice este autor, “de gobierno, de tributos, de ceremonias, había diversos quipos, y en cada paquete de éstos muchos nudos e hilos amarrados: rojos, verdes, azules, blancos, con tantas diferencias como las que hallamos en nuestras veinticuatro letras, colocadas de diversas maneras para representar con ellas diversos sonidos; así los indios extraían de sus nudos y colores una gran número de significados de cosas.” D’Orbigny agrega: “Se ve que se servían de los quipos no sólo como una serie de números, sino también como anales históricos5.

44No creemos que sea posible ver en el sistema de los quipos un arte tan perfeccionado. Se ha querido ver allí lo que nunca existió.

45Era un sistema contable notablemente ingenioso, pero primitivo; se reducía a un método de adición y de multiplicación. Hay hilos de diferentes colores.

46El decurión tiene diez quipos, cada uno de los cuales representa un contribuyente. Señala con nudos las cantidades de maíz, por ejemplo, que debe entregarle cada uno de los diez individuos. El nudo en el hilo amarillo, un saco de maíz; en el hilo marrón, un saco de papas, etc.

47En el caso del centurión, se resume el trabajo de contabilidad parcial.

48En el caso del gobernador de una provincia, se resumen los informes del centurión, y así por el estilo.

49Varios pasajes de los autores más autorizados justifican nuestra manera de interpretar los quipos6.

50Lo que sobre todo apoya nuestro modo de ver son los contadores de piedra que hemos encontrado en Huandoval, cerca del monte Chucana, en Cabana y en Urcos, y que sin duda existieron también en muchos otros lugares. Contadores que descansan sobre un principio de adición y de multiplicación semejante al que hemos indicado en relación con los quipos.

51Estos contadores estaban dispuestos en varios pisos; en el inferior se advierten campos de diferentes dimensiones. La contabilidad se efectuaba allí con habas o con guijarros de todos los colores. El guijarro que señalaba la unidad en el campo más pequeño duplicaba su valor en otro más grande, lo veía triplicado en el campo central, sextuplicado en el piso siguiente, y multiplicado por doce en la plataforma superior. El color de las habas o de los granos indicaba ya sea la tribu o ya sea la naturaleza del producto, y se ve así que la contabilidad, o, si se quiere, la estadística, no cambiaba mayormente de principio, a pesar de las diferencias aparentes de los aparatos empleados.

52Tales son los resultados de nuestras observaciones sobre la escritura y aritmética de los autóctonos. Hasta hoy se ha considerado vagamente como leyenda la existencia de una escritura simbólica, pero acabamos de ver que ésta existió, y hemos analizado sus características generales y dado su clave. Si, por otro lado, se ha querido ver en los quipos los restos de una escritura antigua, creemos nuestro deber calificar esta afirmación de clara exageración, ya que los quipos, así como los contadores, tenían un objetivo menos elevado que el que se les ha atribuido, y no representan más que una serie de elementos mnemotécnicos para uso de los administradores y estadígrafos del imperio del Tahuantinsuyo.

Contador hallado en Chucana.

Anmerkungen

1 Véase el admirable trabajo del señor L. Angrand, Lettres sur Tiahuanaco, dirigidas al señor Daly. Trabajo que es lo más perfecto y completo que se tiene sobre esta región capital del Perú.

2 Esta pieza se encuentra en el museo de La Paz.

3 Esta pieza se encuentra en el museo del Cuzco.

4 Acosta, Hist. nat. de las Indias, lib. VI, cap. VIII, p. 266, 1501.

5 Véase Garcilaso, Comerá, reales, p. 26-32. Los diccionarios escriben quibus. “Hombres capaces de reproducir los recuerdos de su historia por medio de signos simbólicos, y de sus quibus.” (D'Orbigny, l'Homme américain, t. I, p. 129).
Se ocupaban incluso de la estadística anual, y los incas se hacían dar cuenta, todos los años, del número de nacimientos y defunciones. (Garcilaso de la Vega, Coment. reales, lib. II, cap. XIV, p. 51). “El gobierno mejor organizado.” (D'Orbigny, ibid., 1.1, p. 130. Ver Garcilaso, ibid., lib. VI, cap. VI, p. 179). Diego de Avalos (Miscelánea austral, p. 151, 1602), dice que encontró en casa de un indio viejo un quibus que éste había formado con todo lo que había pasado en su provincia para dar cuenta de ello al inca. El corregidor tomó y quemó sus cuentas, y castigó al indio. He allí como se estimulaba el ingenio indígena. En pinturas, teman sus quibus, ensam- blaje de nudos y de hilos de diferentes colores, diversamente espaciados o variados en sus diferentes colores, en sus matices, que eran también sus manuscritos más usados. (D'Orbigny, ibid., p. 134).

Abbildungsverzeichnis

Bildunterschrift Tela hallada en Paramonga.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-1.jpg
Datei image/jpeg, 436k
Bildunterschrift A. Hallado en Ancón (Red. al cuarto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-2.jpg
Datei image/jpeg, 246k
Bildunterschrift B. Hallado en Ancón (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-3.jpg
Datei image/jpeg, 185k
Bildunterschrift C- Hallado en Arica (Red. al cuarto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-4.jpg
Datei image/jpeg, 171k
Bildunterschrift D.- Hallado en Ancón (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-5.jpg
Datei image/jpeg, 205k
Bildunterschrift E.- Hallado en Chimbóte (Red. al quinto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-6.jpg
Datei image/jpeg, 197k
Bildunterschrift F.- Hallado en Chimbóte (Red. al cuarto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-7.jpg
Datei image/jpeg, 130k
Bildunterschrift G.- Hallado en Ancón (Red. al cuarto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-8.jpg
Datei image/jpeg, 229k
Bildunterschrift H.- Hallado en Moliendo. (Red. al cuarto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-9.jpg
Datei image/jpeg, 181k
Bildunterschrift I.- Hallado en Ancón. (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-10.jpg
Datei image/jpeg, 144k
Bildunterschrift J.- Hallado en Ancón. (Red. al cuarto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-11.jpg
Datei image/jpeg, 211k
Bildunterschrift K. Hallado en Santa. (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-12.jpg
Datei image/jpeg, 143k
Bildunterschrift L.- Hallado en Ancón. (Red. a la mitad)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-13.jpg
Datei image/jpeg, 230k
Bildunterschrift M.- Hallado en Chancay. (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-14.jpg
Datei image/jpeg, 120k
Bildunterschrift N.- Hallado en Pachacamac. (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-15.jpg
Datei image/jpeg, 159k
Bildunterschrift O.-Hallado en Santa (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-16.jpg
Datei image/jpeg, 156k
Bildunterschrift P.- Hallado en Pachacamac. (Red. al cuarto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-17.jpg
Datei image/jpeg, 125k
Bildunterschrift Q.- Hallado en Matalechuza. (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-18.jpg
Datei image/jpeg, 143k
Bildunterschrift R.- Hallado en Chancay. (Tamaño nat.)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-19.jpg
Datei image/jpeg, 190k
Bildunterschrift S.- Hallado en Ancón. (Red. a la mitad)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-20.jpg
Datei image/jpeg, 172k
Bildunterschrift T.- Hallado en Tambuinga. (Red. a la mitad)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-21.jpg
Datei image/jpeg, 134k
Bildunterschrift U.- Hallado en Moche. (Red. a la milad)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-22.jpg
Datei image/jpeg, 223k
Bildunterschrift V.- Hallado en Ancón. (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-23.jpg
Datei image/jpeg, 132k
Bildunterschrift X.- Hallado en Chimbote. (Red. al tercio).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-24.jpg
Datei image/jpeg, 158k
Bildunterschrift Z.- Hallado en Santa. (Red. al tercio).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-25.jpg
Datei image/jpeg, 284k
Bildunterschrift a.- Hallado en Moche. (Red. al cuarto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-26.jpg
Datei image/jpeg, 142k
Bildunterschrift b.- Hallado en Ancón. (Red. al cuarto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-27.jpg
Datei image/jpeg, 144k
Bildunterschrift Hallado en Ancón. (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-28.jpg
Datei image/jpeg, 84k
Bildunterschrift Hallado en Ancón. (Red. al cuarto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-29.jpg
Datei image/jpeg, 143k
Bildunterschrift c- Hallado en Ancón. (Red. al cuarto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-30.jpg
Datei image/jpeg, 107k
Bildunterschrift Hallado en Ancón. (Red. a la quinta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-31.jpg
Datei image/jpeg, 160k
Bildunterschrift Hallado en Mansiche. (Red. a la quinta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-32.jpg
Datei image/jpeg, 130k
Bildunterschrift Hallado en Ancón. (Red. a 1/6)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-33.jpg
Datei image/jpeg, 52k
Bildunterschrift Hallado en Sicasica. (Red. a la quinta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-34.jpg
Datei image/jpeg, 179k
Bildunterschrift Hallado en Paucartambo. (Red. a la quinta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-35.jpg
Datei image/jpeg, 91k
Bildunterschrift Hallado en Paucartambo. (Red. a la quinta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-36.jpg
Datei image/jpeg, 216k
Bildunterschrift Quipos, hallados en Paramonga. (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-37.jpg
Datei image/jpeg, 51k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-38.jpg
Datei image/jpeg, 72k
Bildunterschrift Contador hallado en Chucana.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7878/img-39.jpg
Datei image/jpeg, 121k

© Institut français d’études andines, 1993

Nutzungsbedingungen http://www.openedition.org/6540

Lesen

Exklusiver Zugang

open access

Angeboten von L’éditeur de ce site

Kaufen

Printversion

amazon.fr