Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Síntesis arqueológica e histórica

II. Llegada de los españoles. Transmisión del poder de los Incas a los conquistadores

Texte intégral

1Hojeemos las páginas de un libro de historia de la conquista de América, y veremos que los buques llevaban a esas desconocidas regiones de todo, ¡menos civilizadores! La palabra civilización pertenece al siglo xviii. En el xvi se decía: santa fe.

2No se podría reprochar a España haber escogido mal a sus apóstoles. Cuando un licor en fermentación rebasa, la hez es lo que sale primero. La hez de la sociedad española se difundió fuera. Así que nada más natural que lo que aconteció en América.

3Religiosos fanáticos, hombres de espada sin escrúpulos, bravucones sin titubeos, sedientos de oro, ignorantes en todo salvo en su oficio de matarifes y en asuntos de su fe, que se limitaba a las prácticas del culto, los conquistadores redujeron todo un mundo añada. Pasaron una esponja roja de sangre sobre una página del gran libro de las civilizaciones seculares.

4En menos de medio siglo conquistaron en beneficio de la corona de España una región casi desolada, en lugar de someter para ella un gran pueblo lleno de actividad y un país cubierto de obras de bien público, obras construidas por soberanos inteligentes e innumerables y pacientes obreros.

5En medio de este mundo, brutal hasta la ferocidad y corrupto hasta el cinismo, aparece a veces la capucha obscura y el pálido rostro del capellán convertido en misionero apostólico. Si bien no se muestra a menudo, no por ello es menos activo. Sabe hacer funcionar los resortes secretos que pueden detener o precipitar un movimiento. Tal como en España, pronto es en el nuevo mundo el gran ordenador de la vida pública y de la privada. Su saber muda de naturaleza y de objetivos según el medio que sus emprendedores feligreses eligen para desplegar su actividad, para dar curso a su fuerza y arriesgar allí su vida. Al margen de la vertiginosa existencia del soldado, es él quien domina la situación, quien la entiende. Si permite la destrucción de los vestigios del pasado, es porque tiene una meta. Si defiende el completo exterminio de la raza indígena, es porque se propone también un fin. Si permite la alianza entre hombres de sangre española y mujeres de sangre india, no lo hace a la ligera. Ha venido a plantar la cruz en el suelo de América, la cruz dominará el nuevo mundo, y será él quien la sostenga en sus manos: tal es su deber como sacerdote. En cuanto a los medios que emplea, helos aquí.

6El misionero llega al Perú, encuentra un soberano, hijo del Sol, investido del poder teocrático y del poder temporal. El Inca, este dios encarnado de América, tiene en sus manos poderosas los rayos de la guerra y los benéficos rayos de una luz civilizadora. Marcado por una augusta severidad, la sonrisa benévola fijada en los labios, tal es el supremo señor indígena.

7Frío por naturaleza, fiel por costumbre, trabajador por fuerza, e inclinado con frecuencia a ahogar sus pensamientos en torrentes de cerveza que fortifican sus músculos al mismo tiempo que embrutecen su inteligencia, tal es el pueblo. El misionero comprende que, para dominar este mundo, no tiene más que tomar el lugar del Inca.

8Llegado al Perú de una manera que al indio le parece milagrosa, ha vencido de una manera que al conquistador también le parece milagrosa. Se trata por tanto de sacar provecho de este doble respeto, de reemplazar al hijo del Sol por el hijo de Dios, y de asociar al laico español a su tarea, la misma que no debe beneficiar sino solo a él. Pero el indio no está en aptitud de comprender a Dios. Comprende la fuerza benéfica del astro, pero no la de un ser invisible, impalpable. He ahí una primera dificultad que se elude transformando a la mujer-madre de América, Mama Ocllo, en la santa Virgen; el indio comprende la fuerza fecundante, comprende la fecundidad. No conoce el sentido ni el objeto del misterio cristiano, pero se le expone, a grandes rasgos, sus contomos. Se suprime a Jesús, y es sólo la Virgen quien aparece en el templo.

9Pero he aquí un primer escollo: el indio respeta a un hombre, el Inca. Este reúne en sí la emanación divina y un soberano poder humano. Detenta la fuerza, y se le teme. Está en sus manos ejercitar clemencia, primer atributo del poder, y se le ama. Permanece en un augusto aislamiento; sabe rodearse de un entorno dueño de mil privilegios. Nada de común entre él y el pueblo que trabaja, ningún punto de contacto entre el señor supremo y el subdito; verlo es algo muy raro, y escucharlo aún más, tocarlo imposible. Se le venera. El soberano se convierte así en expresión completa del poder absoluto, encarnación de una potencia cuyo origen y vida están fuera y por encima del resto de los mortales.

10Ante esa majestuosa inmovilidad, las individualidades parecen desdibujarse, y el súbdito se convierte en inconsciente elemento de fuerza en las manos del amo.

11Para apoderarse del poder los españoles no tenían sino dos alternativas: o difundir la claridad por doquiera, o apagar la gran fuente de luz y hundir el país entero en la noche: se decidieron por este camino.

12Verifiqúese la intensidad de las tinieblas que siguió a la catástrofe en que se hundieron los soberanos autóctonos, y se apreciará con facilidad la inmensidad de la destrucción. Y, sin, embargo, la iglesia podría haberse limitado a reemplazar al Inca, o más bien a hacer de él un instrumento. Al sustituirse a él de modo absoluto, modificaba la naturaleza del poder supremo. Por más que tratase de ser una sola en pensamiento y propósito, tanto pensamiento como propósito parecían fragmentados en cada persona de sus millares de miembros. Estos no pretendían ser emanación divina. La ingenua veneración que los indios habían dispensado a la encamación de un ser celeste que vivía siempre entre ellos no podía subsistir. Tenían una apariencia humilde. Demostraban su fuerza sin hacer exhibición de ella. Tenían el poder sin la majestad: se les temía, pero no se les amaba. Estaban en los detalles ínfimos de la vida. Se atribuían el derecho del perdón supremo, pero no perdonaban en su nombre, sino en el de Dios, a quien el indio no conocía. Por eso estas inteligencias inclinadas a las ideas concretas no guardaron ningún agradecimiento a los confesores por su clemencia, de la cual no eran, como su antiguo soberano, un simple dispensador, sino depositario. He ahí por qué la Compañía no pudo sustituirse al Inca.

13El indio estaba acostumbrado al esplendor incomparable, a la majestuosa irradiación del poder personal. El sol, que era lo más deslumbrante que este pobre ser conocía, lo más hermoso, lo más fuerte, lo más fecundante, no era más que el padre del Inca; la iglesia le mostró el santísimo sacramento y le enseñó que el hijo de Dios, lejos de pedirle sacrificio alguno, se había sacrificado por él. La limitada inteligencia del indio se negó a seguir más lejos la palabra del sacerdote. Se aceptó al nuevo señor, que le pareció complaciente, ya que se había sacrificado. Pero el encanto estaba roto. Un pueblo primitivo no tiene como rey sino a seres palpables; desapareció la unidad porque se había hecho abstracta; la grandeza se había convertido en número, y parecía pequeña en la persona de los que la integraban, la majestad había abdicado; decía ella que no era de este mundo.y no enviaba sino misioneros, delegados sin insignias que impactaran en la multitud. ¡El gran sol de América se había extinguido!

14He aquí lo que nosotros vemos claramente hoy día; pero nos parece imposible que la Compañía advirtiese por entonces su error. Podía al contrario constatar resultados materiales, hechos palpables, en su favor. La conquista se había efectuado bajo sus auspicios y llevado a cabo bajo su inspiración. Se había quebrado la fuerza de estos pueblos. Los sobrevivientes carecían de voluntad, y, sumisos, eran más bien esclavos que adeptos del catolicismo. Ella tenía el derecho de triunfar, y triunfaba incluso con inteligencia, es decir con humildad.

15Convencida de su triunfo, lo celebró. Y esta misma celebración estaba llamada a completarlo y asegurarlo; la epopeya por escribir se llamaba historia de la conquista.

16Entre los conquistadores, sólo el sacerdote sabía leer y escribir; sólo él, por la austeridad de sus funciones, se elevó por encima del hombre de espada, que se decía simple soldado de Aquél de quien era representante acreditado.

17Al margen de la lucha sangrienta, hombre de partido por su raza, pero juez por sus funciones, observador por oficio, ilustrado por educación, el sacerdote se convirtió naturalmente en historiógrafo de la conquista e historiador de las civilizaciones que se desplomaban bajo los talones de hierro de Pizarro, de sus compañeros y de sus sucesores.

18El carácter sagrado de los autores de la conquista del siglo xvi es, pues, un hecho característico, lógica consecuencia de la civilización española. Por consiguiente estos hombres pertenecientes a un mismo siglo, a un mismo país, a una misma escuela y un mismo estado, tienen una sola manera de ver, de comprender, de analizar, de explicar y de contar. De todo ello es resultado necesario la sorprendente unanimidad que se constata en los grandes rasgos de su fresco histórico sobre el antiguo Perú.

19Ya se trate de Garcilaso de la Vega, quien escribió bajo la inspiración del P. Blas Valera; de Montesinos, Balboa, Herrera, Oliva, o de cualquier otro, es siempre el sacerdote español del siglo xvi el que habla.

20Su objetivo en cuanto sacerdote era definido. Acabamos de trazar su objetivo inmediato en cuanto político. Queda por ver su objetivo en cuanto historiador.

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr