Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Síntesis arqueológica e histórica

Síntesis. Arqueológica e histórica

Texte intégral

Pintura de un vaso del Cuzco, que representa una fiesta bajo los soberanos autóctonos.

11. El indio autóctono, reconstitución de su vida social y de su vida de familia. 2. Llegada de los españoles. Transferencia del poder de los Incas a los conquistadores. Datos históricos sobre la antigüedad peruana, resumidos y opuestos a las informaciones recogidas a lo largo de nuestra misión.- Conclusión.

I. El indio autóctono, reconstitución de su vida social y familiar

2Acabamos de recorrer la morada de los antiguos señores de estas regiones. Hemos visto la fortaleza, el templo, el palacio y la humilde cabaña de los indígenas.

3La fortaleza estaba abandonada; ningún guerrero en sus bastiones, ningún arma en sus nichos, no más sacerdotes en los templos ni creyentes en sus alrededores, para evocar a nuestros ojos las escenas de otrora en este teatro de arcilla y de granito. En las galerías de los palacios el eco repite sorprendido el ruido de las grandes espuelas del viajero curioso, o los juramentos del pastor que va en pos de un animal extraviado de su rebaño. Y, sin embargo, estos monumentos que revelan la orgullosa majestad de su autor, resonaban en otros tiempos con las enérgicas órdenes de un soberano inteligente, y el silencio de las ciudades muertas oculta con celoso cuidado su imagen, sin podernos esconder su actividad ni su genio.

4Es en busca de ese creador ingenioso, de esos pacientes trabajadores, de esa sociedad pacífica por dentro y conquistadora por fuera, que extendía su poder, propagaba sus ideas, obedecía sus propias leyes y era obedecida por sus súbditos, que hemos descendido a las sepulturas, y hemos hallado ahí al hombre a quien perteneció la tierra del Perú. Lo hemos encontrado rodeado por su mobiliario y por las cosas familiares de su vida. El guerrero con sus armas, el artesano con sus herramientas, el rico con sus vasos de oro y el pobre en su desnudez.

5Pudimos estudiar el hombre físico, el ser moral, la molécula social; su carácter, sus gustos, sus aptitudes, sus aspiraciones, fueron comentadas por sus obras.

6Este espectáculo nos permite hoy volver a situar al guerrero en sus murallas, al sacerdote en su templo, al soberano en su trono y al pueblo en sus cabañas.

7Supongamos un momento que este mundo momificado se despierta por un día, que sus crispadas manos se abren, que sus músculos se distienden, que sus nervios recobran su elasticidad. Sigamos el movimiento general renaciendo con el sol que se alza, asistamos a una jornada del quehacer de una gran nación. Nada más fácil. Los monumentos, las ciudades, están ahí; tenemos ante nuestros ojos los trabajos que realizan los ingenieros, los agricultores, los mineros. Hemos visto al indio, apreciado su talla, tomado nota de su tez, sorprendido su mirada, grave y penetrante —he allí sus vestidos, sus armas, su mobiliario. Nos rodean todas las pruebas materiales de su actividad: hagamos, pues, que ella resurja, y que este pueblo, otrora tan vivaz, reaparezca una vez más en su efectiva grandeza.

8Los sudarios caen de la momia amarilla, y ésta se yergue de su posición en cuclillas. Sus ojos se encienden de nuevo, una bandeleta de oro ciñe su frente de bronce, y sujeta sobre su abundante cabellera, brillante como el jade, cinco plumas blancas de cóndor, signo de soberanía. Levanta con una mano un vaso de oro lleno de chicha, la bebida sagrada; con la otra sostiene, al extremo de un bastón de chonta, la estrella de oro, emblema de su padre, el Inti; envuelve al resurrecto un amplio manto real, cubierto de dibujos extraños, y de vivos colores, sujeto al hombro por un broche reluciente. Los caracteres de la tela, indescifrables jeroglifos para el vulgo, informan al conocedor a qué sangre ilustre pertenece el monarca, a cuántos enemigos ha vencido, a cuántas mujeres ha honrado recibiéndolas en su real lecho, y cuántos hijos, futuros administradores del imperio, ha engendrado para bien de la nación; sus brazos y manos están ceñidos de brazaletes preciosos; en el jubón que cubre su pecho resplandece la imagen del sol, fundador de su raza. Y descansa en una litera de oro llevada por Hércules indios.

9Lentamente suben éstos con su esplendente carga por un terraplén a cuyo lado se extiende, sobre la vasta meseta, como una inmensa cinta blanca, el camino imperial que desciende al otro lado a la fértil llanura.

10Y sobre los peldaños del terraplén vienen a alinearse los capitanes; sus vestidos escarlatas y dorados caen hasta por debajo de las caderas, y adornan los muslos bandas de tejido brillante, y sujetan las sandalias trenzas cuya malla sube hasta más arriba del tobillo. Sus penachos ondean con el viento, y las lanzas, insignias de mando, las estrellas de oro y de plata, las banderas, las astas finamente talladas, resplandecen al sol.

11Por el camino desfilan, alertas y vigorosos, millares de hombres trigueños, de negros cabellos. Las mazas, las hachas de bronce, las lanzas de cobrizos reflejos, dibujan por el camino un surco de chispas. Y el torrente que abre así una ruta a la voluntad soberana del inca, recorre la meseta, desciende a la llanura, atraviesa los pliegues de la cordillera, franquea la blanca cúpula de los Andes. Tan lejo como llegue la mirada de águila del señor, se ven esos ejércitos poderosos que marchan a la victoria. En las arenas de la costa someten a las razas yungas, y en los valles de la cordillera doblegan a los poderosos reyes de Amancay, y a los vilcas y huancas, y a yauyos y huamachucos, e incluso los príncipes cañaris se inclinan, y, como el sol en el firmamento, brilla así la diadema de oro del poderoso Inca sobre la tierra americana.

12¡Incomparable grandeza! Bajo el primer hijo del sol, fundador de la dinastía, los puestos avanzados del imperio se hallaban a 12 leguas de la capital; bajo el duodécimo inca, estaban a más de 400 leguas al norte, y a más de 400 al sur del Cuzco. Y estas inmensas regiones, adquiridas poco a poco, no son fruto de la conquista, sino un país asimilado. Las guerras del inca no fueron guerras de exterminio, sino guerras civilizadoras.

  • 1 Se llama mitimaes a las naciones sometidas y desplazadas por los incas.

13Ingresemos a la capital: un mar humano se dirige a la plaza pública. En medio de los guerreros victoriosos llega una inmensa columna de prisioneros, hombres, mujeres y niños. Un pueblo entero es conducido ante el Inca, y la palabra mitimae circula entre la multitud1.

14Los lugartenientes del rey han sometido por fin a su obediencia a los poderosos señores de las razas enemigas; una nueva vía se abre. Los límites del poder de los incas han sido llevados aún más lejos. Hoy, es un pueblo debilitado por el bienestar logrado; incapaz ya de sostener una gran guerra, es, sin embargo, una raza de hábiles artistas y de pacientes artesanos.

15Y cuando hombres y mujeres yungas terminan su desfile ante el palacio real, se envía a unos a las zona donde faltan arquitectos experimentados, a otros allí donde no hay ceramistas, a otros a las casas donde se tejen los vestidos de la nobleza, y pronto los mitimaes enseñan a sus vencedores las artes que en otros tiempos los hicieron grandes y poderosos. Es así cómo el inca translada las naciones vencidas y las pone en medio de sus propios pueblos. Los centros de odio son diseminados; no más venganzas por esta derrota, ni reveses por esa victoria. Al vivir así, cada nación sometida, dispersa entre sus enemigos de la víspera, se asimila al medio que la rodea, por efecto del hábito y de la vida común.

16Y este obligado y continuo contacto enseña a los vencidos la lengua de los vencedores. El Inca sabía bien que la lengua cimentaba la unidad de un pueblo. Pronto, al adquirir cada raza el dominio de una especialidad, la nación quechua posee maestros especialistas que viven en su seno, aportan nuevas y prácticas concepciones, y le enseñan, por ejemplo, la técnica de los procedimientos. Y así en las grandes plazas y las anchas calles de las ciudades de la cordillera, millares de individuos, hombres, mujeres, niños, se apresuran a llevar sus productos, pagar los tributos al jefe delegado del imperio, hacer ofrendas a los templos, cambiar el tejido esplendoroso por el vaso elegante, la oca de los altiplanos por la chirimoya de los valles; platican, negocian, se desplazan, alertas pero indiferentes, dinámicos pero serios.

17Comprendidas así, las guerras tuvieron una utilidad tan nítidamente definida.que los incas supieron perpetuarlas tanto como su poder. No obstante, las sucesivas victorias acarrearon consigo, junto con las ventajas que supo extraer el sentido práctico del triunfador, una especie de lenta y peligrosa embriaguez. La completa deificación del señor transforma el carácter de su poder. Al comienzo el inca se muestra al pueblo, al lado de su compañera, bella y amada. Se la vio en su trono, con el huso en la mano, en tanto que a sus pies reposaba, junto a las lanzaderas, su telar, en medio de tejidos y lanas. Entonces la pareja soberana ofrecía un ejemplo de simplicidad doméstica y de amor al trabajo. El fundador de la raza inculcaba a los hombres el sentimiento de la propiedad, sentimiento que aplicaba antes que nada a la mujer; el indio se hizo monógamo; pero pronto, sin dejar de mantener como base de la familia el deber rigurosamente cumplido, el rey se dedicó a una vida de placeres que desacreditó su poder y acarreó la ruina del país. A su orden centenares de vírgenes consagradas al sol, elegidas entre las más bellas de sus dominios, eran reunidas en edificios vecinos a los palacios reales; allí pasaban su existencia en una castidad respetada por el pueblo. Sin embargo, sus perfumados cuerpos despertaban deseos sensuales. Y cuando llegaba el rey, se adornaba a la más hermosa, que era conducida a su presencia, y el soberano, de divina esencia, se dignaba, por el contacto con la bella escogida entre su pueblo, establecer lazos materiales entre su persona y la raza cuyos destinos dirigía.

18He allí el ingenioso pretexto que el todopoderoso señor lanzaba a la multitud en forma de ley y de gracia. Mas no por ello dejaban de subsitir los efectos inevitables de un sistema inmoral, y, antes bien, se extendían y acentuaban. Obsérvese a esos ancianos de raza noble, a los que la edad ha afectado, bebiendo chicha en vasos que un artista complaciente ha modelado en formas que recuerdan los antiguos placeres o los gozos de un gusto malsano y contra natura. Su lúbrica imaginación se deleita con la vista de tales modelos, y se adormecen en la innoble excitación de sus sentidos pervertidos.

19Las influencias fisiológicas del mal se expanden. Un día se hace obligado arrojar a unas mujeres del recinto de las ciudades. Seres proscritos, que deambulan y mueren solitarias, son víctimas de una plaga terrible y contagiosa, fruto de los desórdenes de una sociedad dedicada al placer. La vigorosa savia de la raza se transforma en un virus lo suficientemente poderoso como para envenenar el mundo.

20Como en todas las sociedades corruptas, las clases que viven de su trabajo son las que por más tiempo se defienden del contagio. Fue así cómo los reyes no se asemejaron ya a sus antecesores civilizadores, plenos de vigor, mientras que el pueblo conservaba cuidadosamente las tradiciones de vida laboriosa que le habían legado los suyos.

21Es pueblo grave, el pueblo indio. Grave en su apariencia y de melancólica fisonomía. A los pueblos hechos así, poco les cambian las revoluciones su carácter exterior. El indio que hoy se ve rebajado, sometido, es el que en otros tiempos era libre y feliz. El esclavo negro siguió siendo alegre en su servidumbre; el coolí amarillo charla mientras lleva su existencia de animal de carga; el indio ha sido siempre lo que hoy es, soñador y serio. La risa es sin embargo una manifestación de juventud del hombre así como de la raza. Cuanto más se avanza en civilización, tanto más se depuran las costumbres, se elevan más los gustos y la alegría asume una apariencia más sosegada. Entonces de la risa, sacudida violenta que la alegría imprime al cuerpo, surge la sonrisa, manifestación de alegría refrenada por el decoro. El indio reía raras veces, pero reía. La prueba está en los numerosos ceramios que lo muestran riendo a carcajadas.

22Creemos no obstante que estas obras representaban sin duda una manifestación rara en este pueblo. El andar elástico de los autóctonos contrasta con su aire preocupado. El poncho cubre su pecho y su espalda. La cabeza está abrigada por un tejido amarrado como turbante, en torno al cual hay enrollada una honda. Una bolsita colgada del cuello contiene piedras. Otra está llena de hojas de coca, y una calabaza de cal líquida, con que el indio sazona la coca que mastica con tanta satisfacción. Las piernas van desnudas; al caminar el hombre hila el algodón y su brazo izquierdo parece rodeado así de una manga de nieve; delante suyo, en la punta del hilo que se forma, el pequeño huso parece bailar dando vueltas. Sin embargo, para el indio hilar no es un oficio. Mientras se dirige al trabajo, al volver de su labor, se ocupa en preparar de ese modo la tarea de las tejedoras. Apenas llega, cada cual se ocupa en lo suyo, unos cultivan los campos, otros trabajan en construcciones a medio terminar, otros en los hornos, otros en los talleres de cerámica. Una multitud de obreros canaliza un río, coloca afirmado en los caminos; un ejército se pone en marcha para reunirse con los combatientes en lejanas fronteras.

23Los agricultores no tienen carretas. La madera de chonta les sirve de azada, voltean la tierra, la desmenuzan con una piedra ahuecada, sujeta a un mango largo; otros van detrás, y siembran maíz. Los siguen hombres que recubren la tierra con simiente traída en mantas.

24En parques inmensos centenares de hombres cuidan de millares de llamas; las alimentan y las esquilan; otros las cargan; las caravanas se ponen en camino. Lentamente avanzan los graciosos animales, de cuello largo y ondulante, de ojos dulces e inteligentes, por las punas áridas, guiadas por los indios.

25En la cima de la cordillera se oye un silbido agudo: es la vicuña acorralada, la caza regia, en la que no se mata sino que se atrapa al esbelto animal de los Andes para cortarle su lana; mas se le perdona la vida y se le devuelve su libertad. Se trata de la gran batida en que los hombres rivalizan en rapidez, en energía, en coraje, con el animal más veloz y ágil de toda la región.

26En medio de la muchedumbre que trabaja circulan hombres vestidos con telas más ricamente tejidas, de colores más deslumbrantes. Son los inspectores de los trabajos agrícolas, los ingenieros que vigilan el mantenimiento de los caminos, que construyen los puentes, que excavan los canales, los arquitectos que levantan los palacios, los ceramistas que supervigilan el diseño de los vasos, los orfebres que inspeccionan la fundición y aleación de los metales, los capitanes que velan por la fabricación de las armas, los correos que transmiten muy lejos las órdenes reales y traen noticias de las provincias lejanas.

27Y, sentadas en el umbral de sus cabañas, en el atrio, las mujeres de los trabajadores cosen, bordan, tejen; el telar está por un lado sujeto a su cintura, y por el otro al dedo mayor del pie, y unos pasos más allá los niños vigilan el fogón, en el cual, sobre la taquia ardiente, está la marmita en que se prepara, envuelto en hojas de maíz, el tamal, torta nacional.

28Mientras el sol sube al cenit. Entonces las mujeres enrollan su telar, ponen la olla en el poncho que llevan colgado del brazo. Cargan al recién nacido sobre su espalda con ayuda de una manta, y se dirigen, confeccionando siempre mientras caminan el hilo de algodon o de lana, hacia el campo, el puente, el palacio o el templo donde trabaja el marido. Come luego el indio, apoyado a un muro, en compañía de la madre de su hijo. Acabada la hora del yantar, la mujer retoma a su cabaña. Continúa tejiendo mientras prepara la cena. El indio sigue en su labor, y el templo se edifica, se concluye el puente, llega la cosecha, el granero de abundancia se llena.

29En otro lugar, en una vasta sala, una joven india sentada sobre un tapiz de colores resplandecientes atiende a su noble esposo; ondulan densas cortinas, colgadas a lo largo de una esbelta serie de columnas; sus cabellos están más ricamente trenzados que los de las servidoras que la rodean, humildemente de cuclillas sobre el suelo; un hilo de oro atraviesa la cuádruple trenza, y pompones brillantes adornan la camisola que se usa debajo del largo vestido de encajes transparentes, recamados allí donde es menester esconder un detalle de belleza. Bajo el cielo equinoccial, se reprocharía a la bella no ser morena; si fuera blanca, se la vería incolora.

  • 2 Ver el capítulo relativo a la cerámica.

30La servidora toma de un nicho un vaso en forma de chirimoya, y le presenta el jugo fermentado de esta fruta. La caprichosa beldad lo rechaza; se le lleva entonces, en un bocal en forma de mazorca, la fresca y sagrada bebida de maíz, y, en una terracota que se asemeja a una calabaza, la pulpa fermentada de este fruto, y en otro vaso que se parece al del agave, la embriagadora bebida del agave; acepta ella, en fin, y luego se reclina y sueña. Por encima de donde se halla, en una cuerda tendida entre las columnas, hay un elegante silbador2 de formas extravagantes, que representa a un pájaro posado al borde de su nido; toma ella entonces una larga caña, toca el vaso, y el pájaro sobre el nido se balancea como si el soplo del viento moviese la rama que sostiene su leve morada, y, a cada movimiento, a cada balanceo, el ave grita, el ave canta, y entonces la bella deja caer inerte su brazo, bebe y escucha el encantador juguete; su pequeña boca de pronunciados labios se abre en una alegre sonrisa, que permite ver dientes blancos y brillantes como el nácar. Y, al caer el sol, el sacerdote lo sujeta al anillo de oro del santuario (intihuatana) para que pase ahí la noche; se reúne entonces el indio con su compañera, y, a través de la noche estrellada, se escucha el sonido melancólico de la quena, y el canto de los yaravíes; y se ve al resplandor de los fogones encendidos las piernas bronceadas y los descalzos pies finamente arqueados de la india que danza el huayno. Poco a poco cesan los cantos, se apaga la lumbre y reina el silencio. Y en los templos, en los terraplenes, en los vastos edificios del gobierno, los sacerdotes efectúan sus observaciones higrométricas, los quipucamayos trabajan en las estadísticas del imperio y enseñan a los hijos de los grandes a ser un día los señores y maestros inteligentes de los hijos del pueblo.

31Sin embargo el ejemplo de la depravación alcanzará pronto a las masas. El ejemplo es más poderoso que la enseñanza del sacerdote, y una religión carente de fuerza y grandeza no pudo hacer otra cosa que rebajar la naturaleza de sus adeptos. Y luego, cuando cayeron los antiguos templos, esos templos a los que convergían otrora tantas naciones, hogar de tantas luces, residencia de las antiguas divinidades americanas que se reunieron allí para ser destronadas por los apostóles de Cristo, ¿qué vemos en lugar del mundo resplandeciente que integraban, cerrados ya a los rayos de un sol benéfico que desplegaba, semejante a un parterre lleno de flores, los mil colores de su exuberante vegetación? Un mundo de pálido rostro, obscuro en su ropaje, solemne en su andar, hosco en sus actos, fanático en sus creencias. El primer monumento de los conquistadores de América meridional fue una hoguera encendida para quemar a un rey, hoguera que consumió gran parte del pasado, y, por cierto, lo mejor del porvenir del Perú.

Notes

1 Se llama mitimaes a las naciones sometidas y desplazadas por los incas.

2 Ver el capítulo relativo a la cerámica.

Table des illustrations

Légende Pintura de un vaso del Cuzco, que representa una fiesta bajo los soberanos autóctonos.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7875/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 115k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr