Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Divinades y cultos peruanos

VI. Resumen sobre las divinidades y cultos del Perú de los autóctonos

Texte intégral

  • 1 Así en Tiahuanaco, fuera de la puerta del Sol, hemos encontrado en el grupo vecino de Pumacahua un (...)

1Nos parece que el culto solar predominaba sobre todos los demás: las divinidades secundarias que existieron entre los diferentes pueblos que fueron conquistados poco a poco unos por otros, y sometidos finalmente a un solo cetro, fueron unidas bajo la forma de atributos al dios principal. El león de Huánuco Viejo, la serpiente de Chavín, la lechuza de Huama-chuco, el ojo alado venerado en este sitio, los encontramos reunidos en diferentes grandes santuarios del Perú1, en Cabana, en Tiahuanaco, y no creemos exagerar diciendo que estas mismas divinidades debieron ser adoradas con seguridad en Pachacamac y en el Cuzco, pues hallamos ahí una disposición análoga de los sitios: el terraplén y el santuario rodeado de muros y a cielo abierto. Si ahora no encontramos en estos lugares ídolos como los que resistieron la acción del tiempo en Tiahuanaco, Cabana, Huánuco, Chavín o Huamachuco, es que en estos lugares, como por lo demás señala la leyenda, estaban hechos de metal precioso. Estos dioses de oro fueron destruidos, cuando la conquista, en honor del dios plata. Pero, ¿cuál era el sentido que se atribuía a estas imágenes? ¿Se trataba de un simbolismo? ¿Era idolatría, propiamente dicha? No lo creemos. Había en el culto indio un naturalismo razonado, quizás grosero en la forma, pero de esa lógica fría que caracteriza aún hoy a la raza indígena. Lo hemos dicho desde el comienzo: el culto solar, que hallamos entre los egipcios, los asirios, los partos, e incluso, según algunos, en los orígenes del judaismo, indica una edad climatérica en el desarrollo normal de las razas.

2En el Perú tomó una fisonomía típica y de una originalidad absoluta. Uno tiene todo el derecho de preguntarse si alguna vez el espíritu de los autóctonos conoció las profundidades y audacias de las religiones filosóficas: pues hay que constatar el hecho de que los diferentes cultos de las tribus no han ocasionado jamás dificultades religiosas. Los dioses de las tribus reducidas por la fuerza de las armas fueron sometidos al dios del vencedor, como el hombre vencido a la raza triunfante. Se les permitió ingresar en el Olimpo, y, según su valor, se les asignó un lugar más o menos grande cerca del Sol. Es así cómo la serpiente, la lechuza, el león, el supay, el dios Quonn, se convirtieron en satélites, atributos del gran dios de los Incas. La buena voluntad con que éstos incorporaron a esos dioses, y la facilidad con que las tribus dividieron sus sentimentos de adoración, constituyen un fenómeno único en su género.

Figuras encontradas en Paramonga.

  • 2 Hemos evitado hablar de ídolos y hemos dado la denominación menos precisa de figuritas a las repel (...)

3Resulta de todas estas observaciones que hay que hacer remontar a dos orígenes diferentes todos los vestigios religiosos del antiguo Perú. Uno, de superstición vulgar, otro menos de especulación filosófica que de filosofía experimental. Existieron así en el Perú dos religiones: una científica, y otra popular; la primera hecha de abstracciones, la segunda de idolatría y ritos materiales2. Parece evidente que la actividad del sacerdote debía dividirse entre ambos cultos, que se esforzaba en conciliar dándoles una sola forma.

4Así el vulgo adoraba al disco solar sin comprender sus atributos, mientras que la casta educada por los sacerdotes comprendía y veneraba la eterna fuerza vivificante del calor celeste y de los efectos atmosféricos de que es principio. Para el vulgo, el sacerdote sujetaba al sol con una cadena, mientras que los hombres que supieron cifrar en sus dibujos alegóricos las ideas que les sugería la acción del gran astro, asignaron por cierto a este acto material el único significado que puede tener, el de influencia de las actividades humanas sobre el mundo físico, cuyos efectos y fenómenos puede domar y regular hasta cierto punto

5Mientras que el vulgo adoraba a Quonn, dios de la lluvia, su altar no fue para el sacerdote más que un observatorio higrométrico, y los templos (la orientación de sus plantas parece indicarlo) no fueron quizás otra cosa que observatorios astronómicos.

Notes

1 Así en Tiahuanaco, fuera de la puerta del Sol, hemos encontrado en el grupo vecino de Pumacahua una gran estatua derribada. Se halla en mal estado de conservación, pero en varios sitios se puede constatar aún que estuvo cubierta de grabados semejantes a los que se observan en la puerta del Sol. Representa un ser humano con la frente ceñida por una bandeleta y cinco plumas que indican la diadema principesca. Los brazos, colocados sobre el pecho, se terminan en manos que sostienen un hacha corta y un cetro.
La lechuza subsiste, y está colocada hoy frente a la iglesia de la aldea moderna. Puede verse un conjunto semejante en Cabana. Fuera de la cabeza del Sol, un gran bajo-relieve representa un buho visto de perfil, cuya cabeza sola mira completamente hacia el espectador. Una tercera pieza, igualmente en bajo-relieve, representa una especie de guerrero con una diadema de cinco ramas ascendentes. El cinturón está hecho con una serpiente que se termina en dos cabezas. En una mano sostiene el cetro, y en la otra una cabeza humana. No lejos del santuario existe una serie de palacios de menores dimensiones, divididos en salas y galerías por muros que aún se hallan en pie. En varios sitios, en estos muros, hemos visto aberturas junto a las puertas, que en un primer momento tomamos como ventanitas, pero pronto pudimos convencernos de que procedían del desempotramiento de piedras llevado acabo por los españoles que habitaban en el pueblo vecino. Piedras que hallamos luego empleadas en casas particulares, en la del cura y en la iglesia de Cabana. Son cabezas humanas de bulto, cuyo cuello, alargado horizontal mente, sirve para mantener la obra escultórica en el lugar que le destinó el artista indígena.

2 Hemos evitado hablar de ídolos y hemos dado la denominación menos precisa de figuritas a las repelentes muñecas que se encuentra generalmente en las sepulturas.
Un filósofo alemán (Schelling) ha dicho que si los caballos concibiesen una divinidad, sena en forma de un hermoso caballo. Schelling quiso decir lo siguiente: En todo espíritu que concibe a Dios, esta idea toma las formas del ser mismo que lo concibe, sólo que amplificadas; y, según el sentido que se atribuya al concepto, son embellecidas o afeadas. Sucede lo mismo con las cualidades y facultades de la divinidad y sus relaciones con las “del inventor de su Dios.”
El negro da a su Cristo en la cruz un rostro negro. El Cristo de Van Dyck es holandés; el de Rafael, lombardo; el de Dürer, alemán. ¿Por qué el dios del quechua no sería quechua? ¿Por qué no habría de ser hombre al menos? Todo lo que se pretende que son ídolos son caricaturas grotescas. Pónganse estas pequeñas estatuas junto a vasos hechos de la misma materia y que representen hombres, animales o imágenes simbólicas, o una alegoría, y se experimentará el mismo asombro que nosotros ante el hecho de que sólo tratándose de sus dioses hayan producido una imagen ridicula, repugnante y estúpida. Si nuestra civilización se hundiera en un gran cataclismo, nuestros sucesores en la superficie del globo efectuarían excavaciones en las ruinas de París y declararían que los habitantes de la ciudad que contenía tantas obras de arte adoraban el perro de porcelana del que se encuentran especímenes por todas partes. Ellos se equivocarían de manera tan lógica como los que quieren ver en la muñeca gesticulante quechua un ídolo, una imagen de la divinidad. Considérese la manera en que era enterrada, ya sea ella de arcilla, de madera o de telas rellenas: es muy poco frecuente hallarla bajo la envoltura de una momia, y, ¿acaso la protección de los penates colocaría a éstos en medio de alimentos y de instrumentos de trabajo? Me parece muy poco lógico.

Table des illustrations

Légende Figuras encontradas en Paramonga.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7872/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 84k
Légende Tamaño natural.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7872/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 137k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr