Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Divinades y cultos peruanos

III. Culto solar

Texte intégral

1A veces se ha pretendido, al hablar del culto al sol en el Perú, que los indios supieron construir verdaderos aparatos astronómicos destinados a verificar de manera precisa la época de los equinoccios. Un pozo vertical excavado matemáticamente, según la línea cenital, habría dado paso, dos veces por año, en primavera y en otoño, a los rayos del sol, y alumbrado en su profunda obscuridad el vasto túnel encima del cual había sido horadado. Tales observatorios se llamaban intihuatanas.

  • 1 Uno de los bajo-relieves me hizo entrever por primera vez una huella muy curiosa de este culto del (...)

2Sin duda los intihuatanas son cosas reales, asignarles semejante finalidad es dejarse llevar por la pura imaginacion. El culto solar1 se manifestaba bajo dos formas distintas, el culto solar directo y el culto solar idólatra.

A

3El culto del intihuatana consistía en la adoración del astro mismo. Se le consideraba como un ser que, después de su trayecto cotidiano, venía a descansar durante la noche en el recinto inaccesible del santuario intihuatana, palabra quechua que significa “sitio en que el sol es atado”. Los hay en Quonncacha, en Sacsayhuamán, Vilcas Huamán, Ollantaytambo, Pisacc. El objeto sagrado, en Quonncacha y Vilcas Huamán consiste en dos bloques graníticos de más o menos un metro de altura; en sus caras interiores se ven dos huecos de más o menos 15 centímetros de profundidad por 9 de diámetro. Creemos poder afirmar que en aquellos tiempos se encajaba un cilindro de metal en las piedras para unirlas así.

4En Sacsayhuamán la piedra llamada intihuatana es de un solo bloque. La parte superior, esculpida en forma de pirámide muy aplanada, está perforada por una especie de túnel de 30 centímetros de alto por otros tantos de ancho. En Pisacc, cerca de Taray, el santuario del mismo nombre consiste en una roca de 4.50 m. de largo por otro tanto de ancho. La plataforma circular está coronada, en el centro, por una especie de verruga de 30 centímetros de alto por otro tanto de diámetro.

Intihuatana de Quonncacha.

Intihuatana de Sacsayhuamán.

5En Ollantaytambo el bloque de granito dedicado al mismo culto tiene dos verrugas.

6En Pisacc sólo ha sobrevivido, en la memoria de los indios, la leyenda del antiguo objeto del santuario. Leyenda según la cual antiguamente esa verruga o saliente estaba cubierta por una especie de dado de oro, que tenía en su parte superior un anillo del mismo metal. Una cadena de oro que pasaba por el anillo le servía al sacerdote del Sol para atar al astro poniente hasta el momento en que debía levantarse de nuevo. He allí de donde proviene el nombre de intihuatana. Y he allí por qué debemos afirmar la existencia de una barra de metal en Quonncacha y Vilcas, bajo la cual, tal como en el túnel de la piedra de Sacsayhuamán, pasaba una cadena de oro. Dos dados de metal precioso unidos entre sí por una especie de asa, bajo las salientes del bloque de Ollantaytambo, completaban sin duda este santuario tan esencialmente peruano.

Intihuatana de Pisacc.

Intihuatana de Ollantaytambo.

B

7El sol era adorado bajo la forma de una faz circular en que estaban marcados los ojos, la nariz y la boca humanos. Estas representaciones estaban esculpidas en piedra dura, y con más frecuencia aún hechas de metal. Los famosos discos solares de los templos del Sol en el Cuzco, Pachacamac, etc., han desaparecido, es verdad, pero su antigua existencia es absolutamente segura, gracias a las informaciones históricas de los conquistadores, que se vanaglorian de haberlos capturado, y que proporcionan tanto una descripción precisa del objeto como la época de su destrucción y los nombres de los afortunados propietarios españoles del ídolo indígena. Examinemos las diferentes representaciones del astro que hemos hallado a lo largo de nuestra exploración.

Bajo-relieve del Sol, Pachash, hoy en la iglesia de Cabana. (Red. al/12)

Figurilla de bronce, con imagen del Sol, de una caverna funeraria de Pashash. (Red. al tercio)

8Citemos en primer lugar un bajo-relieve plano que representa una cabeza adornada por una bandeleta frontal. Los ojos terminan en un arabesco semejante a un ala. Esta cabeza, probablemente una faz solar, está rodeada, a manera de rayos, por cuatro animales fabulosos, quizás leones, que gravitan en torno a ella. Hemos encontrado en la región de Tiahuanaco, antes que otra cosa, el dintel de la puerta del Sol con los bajo-relieves planos que lo cubren, los mismos que en realidad se dividen en tres grupos diferentes: el primero se compone de una gran figura alegórica que representa un personaje visto de frente, cuya cabeza ocupa la mitad de la altura total. Esta cabeza, de la que con razón se dice que es una representación simbólica del sol, está rodeada por veinticuatro rayos, de los que seis se terminan en cabezas de león, signo de fuerza. El rayo central de arriba representa una cabeza con el tocado del casco real indio. Los diecisiete restantes son figuraciones de la potencia viril, alusión a la fuerza creadora del sol. La figura misma está enmarcada por una serie de líneas que, a primera vista, parecen ser meandros, pero cuya disposición permite adivinar el símbolo de la generación. Debajo de los ojos, provistos de alas, se ven lágrimas, alusión a la lluvia fecundante por causa del sol mismo. En el pecho se ha dibujado un pez y cabezas de cóndor, habitantes del agua y de los aires. Entre ambos reinos, se ve aparecer el signo característico del principio fecundante, la tierra.

9Los brazos sostienen cabezas de león para señalar su vigor. Tanto en la mano izquierda como en la derecha, que no tienen más que tres dedos y el pulgar, se ven cetros cuya extremidad inferior está adornada por grandes y coronadas cabezas de cóndor. La parte alta del cetro de la mano derecha representa una fortaleza debajo de la cual aparece un perfil humano. El cetro de la mano izquierda se divide en dos ramas terminadas en cabezas de cóndor. Los brazaletes se terminan en cabezas de cóndor que enmarcan figuras humanas que, a su vez, cuelgan por debajo de los codos. El cinturón que, a la altura de los riñones, lleva cabezas de león, está sostenido por tirantes en los que están representadas ocho cabezas de cóndor que emergen del símbolo de la fecundidad. El cinturón mismo está adornado con seis figuras humanas, que sirven también de adorno a la parte baja de la vestidura real. El dios-sol se halla de pie sobre un pedestal de tres gradas, de un relieve plano en el que se observa, al centro, un pez semejante, por su dibujo general, pero diferente en los detalles, al pez que ocupa el medio del pecho del dios. Semejantes a rayos, seis cabezas de cóndor, al extremo de largos cuellos, y cuatro cabezas de león, rodean este escudo inferior. Hay dos pedestales que están unidos al pedestal central por listones horizontales, y sobre ellos sobresalen, en relieve plano, cabezas coronadas de león con ojos alados, sobre las cuales se ven símbolos de la fuerza fecundante.

Dios Sol. Bajo-relieve central de la puerta del Sol en Tiahuanaco. (Red. a 1/16)

10El astro aparece allí, nos lo dicen sus atributos, como el elemento fecundante por excelencia; sus rayos llevan en todas direcciones la fuerza (representada por el león) y la reproducción (representada por el príapo). El rayo culminante representa, como vemos claramente en la imagen central de la puerta de Tiahuanaco, en las grandes estatuas que coronaban los teocallis de estos santuarios, al soberano señor de la tierra como emanación de luz y de calor vivificante. La fecundidad, principio inferior, no viene sino en segundo término; parece estar dibujada por el disco lunar que el indígena observaba en sus reflejos en medio del elemento húmedo, y que representaba en forma de un pez arqueado. Este elemento parece arrastrado por el poderoso señor de los aires hacia la fuerza superior, el elemento masculino. He allí por qué, en el ídolo solar de Tiahuanaco, vemos el símbolo de la mujer, uncido a cóndores, elevarse hacia el elemento masculino. No parece haber duda para nosotros de que la lechuza, ave de la noche, lanzada en el santuario frente al sol, tiene el significado de un guía que ve claro en la obscuridad para conducir al hombre en las tinieblas. Pero no se detienen ahí las consideraciones a que dan lugar los diversos atributos del astro del día. Sin insistir más en la imagen a la vez poética y filosófica del ojo de la divinidad provisto de alas, para indicar la rapidez de la mirada, la facilidad para recorrer los espacios, diremos solamente unas palabras sobre esas lágrimas fecundantes del cielo, que caen del ojo divino y que son objeto de un culto especial de la lluvia personificada por el dios Quonn, cuyo principal santuario se encontraba en Quonncacha.

11Haremos notar un fenómeno numérico bastante singular. La cabeza está rodeada por 24 rayos, entre los cuales 6 cabezas de león; el número de los símbolos de reproducción de la especie es de 18; los dedos que retienen los cetros son 3; los campos que aparecen sobre los cetros, exceptuando la parte superior del cetro de la izquierda, son en número de 3, así como los pequeños campos que adornan las coronas de los cóndores, en el extremo inferior de los cetros y de las coronas de león sobre los pedestales laterales. Sucede lo mismo con los campos del cinturón, que en la primera franja son 3, y en la segunda 6. Las cabezas humanas son igualmente 6, así como las cabezas de cóndor en el campo inferior. Recordemos que la gradería central tiene 3 peldaños, de manera que la cifra de 3 y sus múltiplos predominan en toda la disposición y en la ornamentación general de esta importante pieza.

12En cuanto a lo que llamamos segundo grupo, se compone de cartuchos de igual tamaño, pero de desigual relieve. Son cartuchos que comprenden grupos hábilmente dispuestos y que expresan, según parece, una idea impregnada de filosofía. Los personajes que se aproximan a la imagen central están profundamente grabados; la incisión es tanto menos honda cuanto más se aleja el personaje.

13De lejos los personajes se ven, como por un efecto de perspectiva, sobre planos diferentes, como si el dios no estuviese ya a luz y diese más brillo y fuerza vivificante a quienes gravitan más cerca a su alrededor.

Dintel de la puerta monolítica de Tiahuanaco. (Red. a 1/16).

14El tercer grupo está formado por el friso que corre a lo largo de la parte inferior de los dinteles. Ya no se trata de representaciones de la divinidad; ya no la representación del ser humano bajo una forma más o menos alegórica; no más cabezas acumuladas unas al lado de otras y unidas entre sí por dibujos de meandros. Pero lo que sorprende es la extrema variedad de los tipos. Ninguna figura se parece a las que la rodean, y es con un vivo sentimiento de pesar que uno constata el estado de deterioro a que ha llegado la piedra del friso, y la imposibilidad de reconstituir de manera completa esta guirlanda de cabezas tan plena de interés y de originalidad.

15Sobre los ritos de este culto no se poseía más que los datos muy vagos transmitidos por los autores de la conquista. Las pinturas de un vaso, encontrado por el doctor Macedo en las excavaciones de Pachacamac, nos permiten darnos cuenta de las principales prácticas de este culto exterior. En esta pintura advertimos, en efecto, tres grupos perfectamente distintos unos de otros. El grupo central se compone de la imagen solar rodeada por nueve rayos terminados en los símbolos fecundantes. Dos hombres colocados a derecha e izquierda parecen tocar flautas de Pan. El grupo de la izquierda está formado por cuatro individuos, dos de los cuales tienen tocados de plumas reales. Este grupo ejecuta una danza, mientras que el tercero representa la misma faz solar y el sacrificio acompañado por la música que se toca en su honor. Vemos en efecto vasos de diferentes formas, que probablemente contenían la bebida sagrada, y al oficiante que acerca una mano a una de las grandes urnas, mientras que con la otra sostiene el vaso o cuenco en el que ha de beber la chicha consagrada al sol.

Pintura de un vaso hallado en el Cuzco, que representa el culto al Sol. (Red. a la quinta)

Terracota rojo ladrillo, dibujos amarillos, Pachacamac. (Red. a 1/10)

Terracota marrón, dibujos amarillos, Pachacamac. (Red. a 1/17)

16Los personajes principescos que tienen derecho a aproximarse al sol llevan cascos con plumas reales, camisetas que descienden hasta debajo de la cintura y adornos en la parte baja de las piernas y en los pies. Los músicos, en número de cuatro, dos de los cuales tocan la flauta de Pan y dos la quena, se distinguen por unos bonetes sin plumas y una especie de mantos sujetos alrededor del cuello por una banda que flota detrás de ellos. Los sacerdotes, en fin, de los cuales uno es oficiante y el otro danza tras de los personajes principescos, llevan un bonete semejante al de los músicos (que muy probablemente pertenecen a la misma casta); tienen el rostro pintarrajeado.

17Los vasos mismos que servían para este rito exhibían la imagen del sol. Con mucha frecuencia representaban figuras humanas. En el pecho aparecía la faz solar. Tales son los admirables vasos que fueron encontrados, uno por mí, en Paramonga, y otro por el doctor Macedo, en Pachacamac. Este último muestra emblemas únicos hasta donde sabemos: unos relámpagos salen del sol y se dirigen hacia abajo, mientras que la frente está coronada por un penacho de cinco rayos; sobre sus hombros se ven espigas de maíz. No se ha hallado semejante atributo de fertilidad en ningún otro lugar.

Notes

1 Uno de los bajo-relieves me hizo entrever por primera vez una huella muy curiosa de este culto del Sol, del que tanto se ha hablado. La cabeza de la divinidad india fue representada por el escultor en un hermoso pórfido marrón-rojo, con la frente ceñida por la bandeleta real, en medio de cuatro animales fabulosos que gravitan en tomo al círculo probablemente sagrado. Esta piedra se encuentra actualmente en la iglesia de Cabana. Empotrada en el muro, más o menos a un metro arriba del suelo, a la izquierda del altar mayor, la representación del dios-sol constituye el único ornamento verdaderamente curioso del interior. Varios otros bajo-relieves, que en esos tiempos adornaban el templo de Pashash, fueron aceptados por el arquitecto católico para adornar la torre de su obra cristiana. Garcilaso, Coment. real., lib. III, cap. XX, p. 98 y 99. Templo situado en Herbay, y descrito por Ulloa, Noticias americanas, p. 565. Cieza de León, Chrónica del Perú, cap. LIV; Garcilaso, ibid., lib. I, cap. XI, p. 14. “Estaban pues dedicados al Sol los templos del Cuzco y Tumbez”. (D’Orbigny, Antiquités, p. 139). Templo del Sol, en el Cuzco, en la plaza del Coricancha. Montesinos, cap. III, p. 28. “Vienen allí a construir templos suntuosos, en los que, todos los años, agradecen al Sol por haberlos hechos nacer en esos lugares.” (El mismo autor citado por d’Orbigny, ibid., p. 136). Los incas conservaban en el templo del sol los ídolos de los pueblos conquistados. (Garcilaso, ibid., lib. V, cap. XII). “Los españoles comenzaron por destruir todas estas riquezas históricas. Uno se puede preguntar si estos primeros conquistadores, ¿no mostraban acaso mayor barbarie y vandalismo que los incas? Los pueblos sometidos eran tratados bien; sus ídolos eran llevados al templo del Sol en el Cuzco.” (D’Orbigny, ibid., p. 138). Acosta (Historia natural de las Indias, 1591, lib. VI, cap. III, p. 249) dice que el año solar de los incas comenzaba en enero, como el nuestro. Garcilaso, ibid., lib. II, cap. XXII, p. 22. De los hombres que se habían dado cuenta del año solar. (D’Orbigny, ibid., p. 136, Se ha dicho por lo general que no adoraban más que al sol. (Robertson, Hist. de Amer., ed. esp., t. IV, p. 56). “La religión de los quechuas era más compleja de lo que piensan muchos autores” (D’Orbigny, ibid., p. 139). “Ellos concebían, según ciertos autores, un Dios invisible. Su templo estaba en el valle del Rímac, cerca de Lima.” (Garcilaso, p. 73 y p. 209. Ulloa, ibid., p. 356). “Se le adoraba al aire libre, sin consagrarle ninguna imagen.” (D’Orbigny, ibid. p. 139).

Table des illustrations

Légende Intihuatana de Quonncacha.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7869/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 53k
Légende Intihuatana de Sacsayhuamán.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7869/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Légende Intihuatana de Pisacc.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7869/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
Légende Intihuatana de Ollantaytambo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7869/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 34k
Légende Bajo-relieve del Sol, Pachash, hoy en la iglesia de Cabana. (Red. al/12)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7869/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 74k
Légende Figurilla de bronce, con imagen del Sol, de una caverna funeraria de Pashash. (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7869/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 16k
Légende Dios Sol. Bajo-relieve central de la puerta del Sol en Tiahuanaco. (Red. a 1/16)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7869/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 33k
Légende Dintel de la puerta monolítica de Tiahuanaco. (Red. a 1/16).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7869/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 86k
Légende Pintura de un vaso hallado en el Cuzco, que representa el culto al Sol. (Red. a la quinta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7869/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 30k
Légende Terracota rojo ladrillo, dibujos amarillos, Pachacamac. (Red. a 1/10)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7869/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 18k
Légende Terracota marrón, dibujos amarillos, Pachacamac. (Red. a 1/17)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7869/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 21k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr