Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Divinades y cultos peruanos

I. El cullo a los animales

Texte intégral

1Es natural que, en el interior de la cordillera, se encuentren huellas del león y de la serpiente, y, en la costa y en el interior, vestigios de la adoración de ese animal de aire extraño, la lechuza, cuyo despertar y mirada brillante en la obscuridad parecen haber temido los indios, como sucede en nuestros días.

2Hemos hallado en Cabana, Huamachuco, Huandoval y Tiahuanaco representaciones en piedra de lechuzas. Este animal, por lo demás, es hoy todavía objeto de un respeto supersticioso por parte de los indígenas, que le llaman huaco lechuza. Hemos recogido en varios lugares en que oímos tal nombre los informes más circunstanciados en torno al legendario ser al que designa. En la imaginación popular, tanto en la costa como en el interior, se trataría de un buho muy grande, de más o menos 60 centímetros de alto, con rostro humano provisto de dientes que muestra rechinando, y provista de una cara fabulosa con pico en forma de nariz y plumas como orejas.

3Su grito, semejante al de otras lechuzas (huac-huac) habría dado lugar a su nombre de huaco, así como entre nosotros llamamos cucú y cacatúa a los animales cuyas onomatopeyas reproducen su grito.

  • 1 El señor Manuel Munares, de Paramonga, me proporcionó a este respecto detalles muy precisos. Don N (...)

4Muchos vasos procedentes de tumbas anteriores a la conquista presentan figuras gesticulantes, con los dientes apretados y la nariz aquilina; se les ha dado el mismo nombre que se extendió más tarde a todos los objetos de la cerámica antigua1.

5Hemos hallado representaciones de leones (pumas) en Huánuco Viejo, Huamachuco, Cabana, el Cuzco, Tiahuanaco y Quonncacha. En Huánuco el animal aparece bajo aspectos diferentes, primero de perfil en bajo-relieve, luego en bulto, al lado de una hembra. El grupo está dispuesto de tal manera que mira en dos direcciones opuestas. El león, en Cabana, está sentado y de perfil; es un relieve plano de varias capas. En Huamachuco y Tiahuanaco no hay estatuas completas de leones, sino sólo cabezas. En Huamachuco la escultura es de bulto, y en Tiahuanaco grabada en un plano pulido. El león que descubrimos en el Cuzco, todo de bulto, está sentado; los de Quonncacha son de muy alto relieve y parecen correr a lo largo de una cuesta. En todos estos casos no se observa ningún canon de proporciones. El artista parece haber atribuido la mayor importancia a la cabeza, en la cual predominan los dientes, en tanto que la fuerza de las garras no está ni siquiera indicada.

6La lógica inconsciente que preside el nacimiento y desarrollo de los cultos asignó a la llama —animal doméstico por excelencia en el Perú antiguo—, en el recinto de los templos, un papel muy adecuado a sus habilidades. En muchos lugares, tanto de la costa como de la región serrana, hay reproducciones en piedra, metal, madera, hueso y terracota, de estos carneros americanos. Hasta hoy en día, tanto los estudiosos como los indígenas, consideran estas figurillas como ídolos. Pues bien, parece que no se ha advertido que todas estas piezas arqueológicas son huecas, y por lo tanto acondicionadas para recibir líquidos; y, en efecto, se trataba de vasos sagrados o de incensarios. Así la llama desempeñaba dentro del templo el papel auxiliar que cumplía fuera. Otro detalle de observación bastante curioso de parte de los antiguos. En el interior los indios representaban a la llama en reposo, con las piernas replegadas bajo el cuerpo, posición preferida por el animal. Los de la costa lo muestran siempre de pie, a veces muerto. He aquí la razón. Las llamas no pueden vivir sino en las altas mesetas, en tanto que en el litoral mueren a los pocos días - zona a la que, por otra parte, eran llevadas sólo por los peregrinos, o por la familia de un difunto cuyos restos momificados se había enterrado en una tumba excavada en medio del arenal.

Notes

1 El señor Manuel Munares, de Paramonga, me proporcionó a este respecto detalles muy precisos. Don Nicolás Becerra, su primo, objetó que los huacos que existían en la puna de Chiquián tienen el pecho blanco, y no la cabeza humana y los dientes que se pretende haber visto. Huaco, dijo el señor Becerra, es una palabra quechua que significa carnero (?).

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr