Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Tercera parte. Algunos datos sobre etnografía peruana

II. Contenido de las tumbas. Disposición de las momias1

Texte intégral

  • 1 D’Orbigny Antiquités, pl. XIV. “A la muerte de un quechua, se replegaba sus miembros en la actitud (...)

1La arquitectura mortuoria de la costa muestra un carácter muy diferente del de las tierras del interior, del mismo modo, el vestido de los ocupantes de las tumbas varía. En la costa, el muerto está en cuclillas, con las rodillas a la altura del mentón, las manos sobre las mejillas o colocadas una encima de otra sobre el bajo vientre. Los cabellos están trenzados, y forman una, dos o tres trenzas. Sobre la cabeza, una bandeleta de tejido, de paja o de metal, a veces un bonete completo; no es raro hallar, encima de éste o de la bandeleta, enrollados, varios metros de cuerda, a veces hondas. Rara vez las orejas están agujereadas; los aretes consisten por lo general en una rodaja al extremo de un pequeño cilindro de madera colgado de la oreja, de modo que aquélla no esté como se usa en nuestros países europeos, paralela a las sienes, sino a la frente. Los ojos están reemplazados a menudo por ojos de pez. En la boca hay siempre una pequeña bola de algodón, que, según la fortuna del individuo, contiene o pepitas del mismo, frijoles o pequeños guijarros en forma de tales, o granos de maíz, pedazos de cobre, de plata o de oro. Alrededor del cuello hay collares, y encima de éstos un grueso rodete de algodón para sostener la mandíbula inferior, la cual, en razón de la posición vertical de la cabeza, tendía a separarse. En torno a los brazos, más arriba del codo y de la muñeca, hay brazaletes, desde una simple cuerda, granos de chirimoya, de papaya e inclusive de frijoles, ensartados con hilo, hasta granos de coral, de cobre o metal precioso. Cada dedo lleva habitualmente uno o incluso varios anillos. La mano aparece abierta, y los dedos sujetos unos a otros por un hilo que los enlaza. Entre los dedos se halla con frecuencia cañas llenas de polvo mineral rojo y amarillo. Desde el cuello hasta el tobillo, los vestidos son variables. En primer lugar el poncho, muy corto, sobrepasando apenas la boca del estómago, completado las más de las veces por una banda que ciñe los riñones. Los dos lados del poncho están cosidos por debajo de los brazos, de manera que se transforma en una especie de camiseta, la cual se termina a veces en mangas de 15 a 20 centímetros de largo. A veces se añade a ella una especie de falda que cubre el cuerpo desde el estómago hasta debajo de los ríñones, y que consiste en una red de malla ancha. La región de los ríñones está adornada por un tejido muy firme, y, desde los muslos hasta las rodillas, cae una red semejante a la primera, bordeada por una franja de hilos y plumas.

Mano de una momia con anillos; entre los dedos tubitos de afeites. Chancay.

Cabeza postiza en tejido relleno de algas, y plata repujada. Chancay. (Red. a la quinta)

2En las regiones más frías se encuentran vestidos que tienen forma de batas, otros que son blusas o blusones que caen hasta las rodillas; por encima de esta ropa, colgados del cuello, uno o varios saquitos con hojas de coca, cal quemada en polvo, alimentos, y a veces todavía unas bolsitas en menor o mayor número. Sucede también que los sobrevivientes pusieran, en los huecos que forman las piernas o los brazos replegados, una envoltura de algodón bruto, pequeños vasos con alimentos recubiertos de partes del fondo de cucurbitáceas. Allí se colocan también estatuillas de metal, de terracota o de madera, las que han sido consideradas, no sé por qué, como ídolos o lares. Encima del tobillo, brazaletes semejantes a los que se hallan en los brazos. La mayor parte de las momias tienen calzado de cuero de llama, de soga de áloe o de estera, zapatos primitivos o sandalias.

Cabeza postiza de madera. Islas Lobos. (Red. a la octava)

3La momia así puesta y vestida está rodeada a veces de hojas de coca, de maíz o de algodón, y cosida en un sudario de trama muy fina, a menudo transparente. Las desigualdades que pueden quedar aún, están rellenas con algodón, todo contenido en un segundo sudario de trama más fuerte, y así por el estilo. Las momias más ricas tienen hasta 9 sudarios. Se encuentra a veces, encima del exterior, un saco trenzado en paja de maíz y una red de malla ancha, de paja o de cuerda de áloe. En ciertos lugares, como Ancón, Chancay, norte de Ancón, y Pachacamac, la momia constituida así está coronada por una cabeza postiza grotesca, hecha con un cojín las más de las veces cuadrado, relleno de algas, con una peluca de hilo negro, con tocado que consiste en una banda de paja o metal, coronada de plumas brillantes. Los ojos son de plata o de hueso. La nariz está representada por una pirámide de hueso o de madera. La boca es casi siempre esculpida; aretes como los que hemos descrito más arriba cuelgan a ambos lados. No es raro ver cabezas de tela marrón, en las que se indica los órganos por medio de una sumaria pintura; otras veces toda la cabeza está tejida a mano, o tallada groseramente en madera. Debajo de la cabeza postiza se ataban a veces a la momia, cubiertas por una red que las sostenía, pancartas cuadradas hechas por tela blanca grosera, tensada sobre un armazón de cañas y cubierta de dibujos rojos y negros, o rojos y azules.

Inscripciones funerarias rojas y negras sobre algodón blanco. Chancay. (Red. a la sexta)

Inscripciones funerarias. Chancay. (Red. a la sexta)

Inscripciones funerarias. Pachacamac. (Red. a la sexta)

  • 2 Las carnes de estas momias se han conservado mal y transformado en una materia negra y pegajosa. N (...)

4Tal es el aparato en que se presenta la momia de la costa. La descripción misma hace entrever que aquél es más o menos completo; en efecto, la momia más pobre es arrojada, desnuda y cosida en un único sudario, en medio de la arena, y, según la riqueza, los elementos de los vestidos descritos aumentan en cantidad y en valor. Sin embargo, si tal es la regla general, hay que consignar también excepciones. Así, en Paramaya hemos encontrado momias completas diferentes de las que habíamos visto hasta entonces. Estaban acostadas sobre la espalda, y las cabezas descansaban sobra una almohada larga de paja. Cosidas dentro de dos sábanas, no estaban sostenidas por ninguna red. Los brazos están pegados a lo largo del cuerpo. El muerto se halla completamente vestido. Lleva una camisa, y en torno a las caderas, una faja que oculta las partes sexuales; calza sandalias de cuero o de paja trenzada, y sobre la cabeza, lleva un bonete relleno de algodón2.

Inscripciones funerarias. Ancón. (Red. a la quinta)

Contenido completo de una tumba. Ancón.

Contenido completo de una tumba. Ancón (continuación).

5Debajo de la momia un cesto de trabajo guarda los husos, muestras de telas, pequeñas lanzaderas, potes o bolsitas de afeites, momias de conejillos de Indias, estatuitas de metal, de terracota o de madera, que representan hombres, mujeres y llamas, dos o tres conchas, mates, ovillos o madejas de algodón de diferentes colores, flautas de caña, de tibias humanas o de huesos de aves, flautas de pan y maichiles, cascabeles de metal, conchas o cáscaras de diferentes frutos. Esta canasta está envuelta en una tela. Al lado se halla un paquete de bastones de diferentes tamaños, unos para servir de telar, otros como estacas que el tejedor plantaba en el suelo, ya sea para enrollar sus madejas, ya sea para dar un punto de fijación al telar. La vajilla y los jarros, las más de las veces llenos de comida sólida o de chicha, y un haz de armas, completan el contenido de la tumba, en la cual no es raro encontrar además perros y llamas momificados.

Contenido completo de una tumba. Ancón (continuación)

Contenido completo de una tumba. Ancón (continuación)

Contenido completo de una tumba. Ancón (continuación)

6En el interior del Perú es imposible establecer de manera igualmente precisa lo que encerraban las sepulturas, ya que, a pesar de todas las precauciones, el clima húmedo ha corroído las materias textiles, la paja y la madera. Incluso se han hallado pocas momias completas. Sin embargo, se posee un número suficiente para poder dar una idea exacta de su modo de preservación. Se puede decir en general que es el mismo que el de la costa; no obstante, las telas son a menudo de lana de vicuña; pero la principal diferencia consiste en el arte que tenían los hombres del interior de conservar en sus sudarios y en su saco las formas del cuerpo de la momia. No la convertían en un pesado fardo, como es en la costa, y la cabeza, o al menos la máscara que se ve asomar encima de los hombros, se halla a la altura de la cabeza misma. Los indígenas del interior tienen también la costumbre de hacer pasar la punta de los dedos de los pies fuera de la envoltura exterior, y conviene añadir que incluso ésta difiere sustancial-mente de las utilizadas en el litoral. La momia no está rodeada nunca por una red, y de ordinario está cosida en una gruesa estera, cortada sobre medida, de manera que toma las formas de la momia sentada. Las momias de niños, tanto en la costa como en el interior, se hacen de la misma manera que las de los adultos; sin embargo es bastante frecuente ver recién nacidos, y también niños de uno o dos años, momificados, entre los brazos de la momia de la madre. En cuanto a la disposición de las momias en las tumbas que contienen varios muertos, es esencialmente diferente en el interior y en la costa.

7En la costa las momias están por lo general amontonadas unas sobre otras, y a juzgar por la riqueza de los vestidos y el valor de los objetos que acompañan a los cadáveres, los señores están colocados al fondo, vienen luego los niños, y los servidores y los animales están inmediatamente debajo de la techumbre. Se adopta la misma disposición cuando la tumba tiene varios pisos. Se efectúan hallazgos cada vez mejores a medida que se desciende. Sin embargo, sucede que las momias estén adosadas al muro de la sepultura en un mismo plano. Todos los intersticios están rellenos con arena suelta, que sirve de aislante contra las influencias climatológicas.

  • 3 Ancash,p. 192.

8En el interior las momias no se hallan nunca amontonadas, sino apoyadas a lo largo de las paredes, y, en las grandes sepulturas circulares, alineadas en círculo. Vasos, armas e ídolos están amontonados en medio del mausoleo. Raimondi3 escribe: “Parece que los antiguos habitantes del Perú pusieron un cuidado especial en proteger los restos de sus muertos colocándolos en los sitios más inaccesibles”. Esta observación es en términos generales verdadera, pero habría que añadir que los autóctonos a menudo vivían en lugares tan inaccesibles como sus sepulturas, y sus viviendas son a veces verdaderos nidos de águila. La tumba de los antiguos peruanos está situada apenas a unos metros de su cuna.

Momia considerada aymara, en saco de paja trenzada, hallada en una caverna de Anta.

9Cuando por casualidad se descubren estas moradas sagradas, el secular reposo de los muertos se ve en ese momento interrumpido brutalmente; pues, hay que decirlo, los que abren las sepulturas las profanan inútilmente, despedazan las momias con una curiosidad ávida que no respeta nada, y, que, de todos los misterios encerrados en una tumba peruana, no quieren conocer más que uno solo: la cantidad de metal precioso enterrado con la momia.

10Se diría que los antiguos temían la violación y que buscaron, mediante tantas minuciosas precauciones, preservar a los fundadores de su civilización de la triste suerte que les espera desde el momento en que se descubre su tumba. Se diría que, conscientes de la eterna duración de los monumentos de granito, quisieron conservar cerca de sus obras las cenizas de aquéllos que, débiles y mortales, supieron levantar monumentos que rivalizaban con la obra imperecedera de la naturaleza.

11Sin embargo, las tumbas que tuvimos ocasión de abrir nos han enseñado a conocer la vida del antiguo habitante. Toda la etnografía peruana está allí, y se puede clasificar el conjunto en sepulturas aisladas, sepulturas de familia con los servidores, a menudo con animales domésticos, y sepulturas comunes.

Notes

1 D’Orbigny Antiquités, pl. XIV. “A la muerte de un quechua, se replegaba sus miembros en la actitud de un hombre sentado” (l'Homme américain, t. I, p. 131). “En estas tumbas hemos recogido muchos vasos que hemos reproducido. Allí, rodeado de lo que le pertenecía en vida y de vasos llenos de bebidas, se encontraba la momia”, (ibid. p. 132). “Se le encerraba con todos sus vestidos, ya sea en una tumba excavada, provista de muros de adobe y cubierta de tierra, ya sea, como en el Perú, en un lugar conocido de sepultura donde cada familia tenía, por pisos, un asilo preparado para sus muertos, ya sea todavía en un recinto de la casa habitada por la familia misma” (D'Orbigny, ibid., p. 131).

2 Las carnes de estas momias se han conservado mal y transformado en una materia negra y pegajosa. Ningún objeto de trabajo acompaña al muerto. Me fue imposible procurarme una caja suficientemente larga como para poner allí a uno de estos muertos en su sudario. Debí contentarme con enviar una momia de niño.

3 Ancash,p. 192.

Table des illustrations

Légende Mano de una momia con anillos; entre los dedos tubitos de afeites. Chancay.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7860/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Légende Cabeza postiza en tejido relleno de algas, y plata repujada. Chancay. (Red. a la quinta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7860/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 262k
Légende Cabeza postiza de madera. Islas Lobos. (Red. a la octava)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7860/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Légende Inscripciones funerarias rojas y negras sobre algodón blanco. Chancay. (Red. a la sexta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7860/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 179k
Légende Inscripciones funerarias. Chancay. (Red. a la sexta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7860/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Légende Inscripciones funerarias. Pachacamac. (Red. a la sexta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7860/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 167k
Légende Inscripciones funerarias. Ancón. (Red. a la quinta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7860/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 199k
Légende Contenido completo de una tumba. Ancón.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7860/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 163k
Légende Contenido completo de una tumba. Ancón (continuación).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7860/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 210k
Légende Contenido completo de una tumba. Ancón (continuación)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7860/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 336k
Légende Contenido completo de una tumba. Ancón (continuación)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7860/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 229k
Légende Contenido completo de una tumba. Ancón (continuación)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7860/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 619k
Légende Momia considerada aymara, en saco de paja trenzada, hallada en una caverna de Anta.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7860/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 277k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site