Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Cerámica

I. Algunas ideas sobre el origen de la cerámica y de la cerámica peruana en particular

Texte intégral

1Tanto en los pueblos primitivos como en los civilizados, el estómago es el centro, el móvil y fin de toda actividad. Fedro lo hizo comprender en su famosa leyenda de Ventro. En los primeros, el móvil y el fin son directos, en los últimos son indirectos. Las tribus de cazadores y pescadores, los pueblos pastores, las naciones de agricultores, pasan su existencia en buscar alimentos. Arrancarlos al bosque, al agua, al suelo, es su única preocupación.

2Las razas civilizadas delegan tal trabajo material a la gran mayoría del pueblo, mientras que la minoría persigue un fin más elevado; no es sino por una segunda mano que tratan de procurarse lo que los pueblos niños obtienen de primera mano. Hay que estudiar, pues, la cocina, este santuario del estómago. Los objetos que forman su arsenal nos informarán sobre las exigencias cada vez más refinadas del hombre, y nos podrán dar cuenta de la manera en que ha compendido, desarrollado y ennoblecido la necesidad que le ha impuesto su constitución fisiológica.

3No es exagerado decir que, desde cierto punto de vista, cada nueva forma de plato indica un progreso del género humano. Del molusco que la naturaleza sirve al hombre en su concha, plato natural, a la carne asada en un brasero, a la carne cocida en una marmita, hay dos importantes revoluciones en las concepciones de una raza, las mismas que se traducen en obras en arcilla, en las que se puede reconocer una síntesis de su imaginación y de la habilidad que caracteriza una época entera. Remontémonos al primer recipiente destinado a recibir alimentos líquidos o sólidos.

  • 1 Lubbock cuenta que los indígenas del cabo Murray untan con esta materia jarras de madera y cestos. (...)

4Es el hueco de la mano, es la concha, la corteza de un fruto o de un árbol. Cuando el hombre sintió necesidad de tomar alimentos calientes, y cuando el fuego consumió el recipiente de corteza que expuso a su acción, probablemente la recubrió con arcilla gredosa para preservarla de la destrucción1. Sin embargo, el hombre no es el primer ser de la creación que se haya servido de la arcilla para fabricar recipientes. ¿Cuántos nidos de pájaros, de avispas, son hechos de esa misma materia? El hombre es el primero en darle solidez, en cocerla. Pero el arte de cocer la arcilla debe haber sido, por decirlo así, inventado simultáneamente con el empleo de la arcilla gredosa. La arcilla protegía la corteza, el fuego la endurecía, la corteza se gastaba y se convertía pronto en una duplicación inútil; lo que quedaba era un vaso de terracota. El primer paso había sido dado y se hacía posible el desarrollo del arte. Citemos sin embargo una observación del señor Hartt, profesor en la Conseil University, y jefe del servicio geológico del imperio del Brasil; este notable estudioso ha visto entre las tribus salvajes del Amazonas tiestos secados al sol. Se trataba de pequeñas copas que servían para la recolección de la leche del árbol del caucho.

  • 2 Antiquités celtiques, t. I, cap. V., p. 73.

5Opongamos también a nuestra opinión sobre los comienzos de la cerámica el punto de vista de Boucher de Parthes2, quien estima que el hombre primitivo había usado en primera instancia artesas excavadas en la madera misma, en piedras suaves, en yeso, creta.

6La frecuente ruptura de estos utensilios habría dado la idea de juntar las partes, y de unirlas luego por medio de una capa terrosa. Era el primer esfuerzo hacia el arte de la alfarería; el segundo fue advertir que esta tierra podía servir para igualarlas, darles mayor solidez, así como para esconder las imperfecciones o rellenar las grietas.

  • 3 Bumey, Second voyage de Sébastien Viscaino, South Sea Described, p. 248.
  • 4 Hartt, Notes sur la céramique américaine.

7Añadamos que, según Burney, los indios de la isla Santa Catalina3, en California, que no conocen todavía la cerámica, utilizan para transportar agua cestos de mimbre. A menudo se les da una absoluta impermeabilidad por medio de pez vegetal. El mayor Powell ha traído ejemplares análogos del Colorado. Los manes del Amazonas4 también los tienen.

  • 5 Conto de Magalhaes.
  • 6 Relations des Jesuites, t. I, Rélations de la Nouvelle France en l’année 1933, p. 4.
  • 7 John Smith’s Report, p. 66, 321.

8Para llegar a una certeza absoluta a este respecto, habría que observar el desarrollo natural de algunas poblaciones primitivas que no conocen todavía el empleo práctico de la arcilla, pues es incuestionable que algunas, en el último escalón de la cultura, no lo conocen, y las tribus que se hallan en tal situación en América son aún numerosas. Así Georges Schieber, que ha estudiado en especial a los botocudos en el distrito de Macury, asegura que no hay entre ellos ninguna forma de alfarería. Los indios al norte de América septentrional, están en la misma situación. Los gradahús, gurutires, xingú, garahós de Maranhao, y los cayapós del Mattogrosso, se encuentran en la misma categoría5. Entre las tribus de los algonquinos del Canadá y las regiones del nor-este de los Estados Unidos a menudo se cuece la carne en platos de corteza llamados uragaua6. A veces ponen en el líquido que quieren calentar piedras que han sido previamente expuestas al fuego7.

  • 8 Hartt, p. 8, 9.

9El señor Hartt ha visto que los indios mic-mac de la Nueva Escocia hacen platos cuadrados u ovales de la corteza de birch (abedul, Betula payracea), en los que hacen hervir el líquido como se puede hacer en una copa de papel sobre un fuego poco intenso8.

10Sin embargo este asunto permanecerá probablemente en el plano de las hipótesis, menos tal vez en el caso de los peruanos que en el de otras razas, ya que en las altas mesetas del Perú, así como en la costa antiguamente civilizada, el mimbre es raro. La cordillera ofrece relativamente poco yeso, toba u otras piedras suaves, en tanto que las cucurbitáceas abundan. Es pues la corteza de este fruto lo que debió constituir el primer recipiente; la arqueología viene, por lo demás, en apoyo de nuestra afirmación, pues nada más común que encontrar en las tumbas ceramios de terracota que imitan las formas de la calabaza. Nuestra explicación sobre los orígenes de la cerámica en el Perú concuerda así con la lógica, la constitución física del país y los datos de la arqueología.

Notes

1 Lubbock cuenta que los indígenas del cabo Murray untan con esta materia jarras de madera y cestos. Este hecho apoya nuestra hipótesis. Añadamos en esta ocasión que los mismos indígenas tienen la costumbre de hacer un hueco en la tierra, revestirlo de arcilla y cocer ahí sus alimentos. (Notas de viaje en la obra Preshistoric Times, p. 482). Digamos al respecto que el capitán Cook vio en Unalashka jarros cuyo fondo consistía en una piedra chata y las paredes eran de terracota. Excelente manera para cocinar, ya que la piedra resiste naturalmente mejor que calor que la arcilla. (Cook, Voyage à l’océan Pacifique, vol. II, p. 510).

2 Antiquités celtiques, t. I, cap. V., p. 73.

3 Bumey, Second voyage de Sébastien Viscaino, South Sea Described, p. 248.

4 Hartt, Notes sur la céramique américaine.

5 Conto de Magalhaes.

6 Relations des Jesuites, t. I, Rélations de la Nouvelle France en l’année 1933, p. 4.

7 John Smith’s Report, p. 66, 321.

8 Hartt, p. 8, 9.

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr