Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Escultura

I. Escultura de piedra

Texte intégral

  • 1 Notas sobre la escultura. D’Orbigny, L’homme américain, LI, p 29. Ver Antiquités, pl. X, figs. 4, (...)

1La escultura antigua1 es uno de los temas más curiosos de los estudios etnográficos; a pesar de los grandes defectos de las obras, se experimenta una especie de admiración simpática por sus autores. El pobre artista, sin cincel de acero, sin instrumentos perfeccionados, venció al granito, la diorita, el pórfido. No nos sería posible hacer comprender mejor todos los pacientes esfuerzos necesarios para la realización de estas obras que citando la opinión de nuestro erudito amigo, el señor Emilio Soldi:

2“La manera de ejecutar el bajo-relieve de piedra dura por los peruanos se deriva enteramente del tratamiento que se da a la materia.

Terracota de Puno, que representa un indio que esculpe un bajo relieve. Detrás una figura terminada, que recuerda los bajo-relieves del dintel de Tiahuanaco.
(Red. a la séptima)

3“El escultor peruano se halla dominado por ésta, y es su esclavo. Ningún arte ha mostrado hasta qué punto la impotencia técnica puede dar a las producciones de un pueblo, sin embargo muy bien dotado, un lado grotesco originado en el hecho mismo de que no quiere declararse vencido.

4“Todos los bajo-relieves están igualmente formados por una simple silueta recortada en plano sobre un fondo también plano.

5“El cuerpo del hombre o del animal, realzado así sobre el fondo de la piedra, sobresale desde un centímetro hasta un decímetro. La forma se atiene siempre a la imagen geométrica del primer esbozo, y la forzada simplicidad de la silueta ocasionaría dificultad a la comprensión del tema si algunos rasgos determinantes, obtenidos por rayaduras o incisiones sobre las formas o planos en resalte, no permitieran entender que dos asas representan, a veces, dos brazos terminados por dos o tres líneas grabadas, que indican los dedos. El tema expresado de esta manera no carece de analogía con las figuras de los jeroglíficos egipcios; pero se halla tan lejos de éstos como la herramienta de piedra es inferior a la de acero.

  • 2 Esta obra así obtenida, con pocas excepciones (Tiahuanaco, Chavín de Huántar, etc.), servía de orn (...)

6“La perfección más alta a la que se haya elevado el artista, es la de haber sabido poner varios planos recortados unos sobre otros, formando hasta siete u ocho pisos, correspondiendo a cada uno la saliente de un miembro del cuerpo o de un órgano del rostro. Particularidades como éstas tornan probable la siguiente explicación de la técnica que siguieron: el granito o el pórfido eran aserrados en placas con hilo de agave y de esmeril. Un dibujo grosero del contorno indicaba la parte de espesor que había que retirar. Se obtenía ésta ya sea por el aserrado de cierta porción que se trabajaba hábilmente, ya sea por el martilleo con punta de sílex; en fin, con ayuda de piedras chatas o pulidoras, y agua mezclada con esmeril, se frotaba la superficie de los planos, de manera que desaparecieran las huellas del desbaste y de la división2”.

7El escultor peruano hizo a veces obras de bulto, caso en cual se puede, más que en cualquier otro, decir que fue dominado por la materia; se apoderaba de un bloque que tenía las formas generales de un rostro o del cuerpo humano; acentuaba estas formas, pero el sistema mismo explica que es imposible hablar de un canon de proporción. He ahí por qué sus estatuas se quedan siempre en el estado de esbozos, por qué sus atributos no pueden ser considerados como deliberados. El azar hizo el canto rodeado, el escultor completó la obra del azar, veremos en la descripción de algunas obras escultóricas subsistentes, que, si el artista no hallaba en las formas generales del bloque dónde alojar un brazo, poner la nariz, pues hacía mancos o ñatos a los seres que representaba.

8Pasemos revista rápidamente a las principales representaciones humanas, y de animales, frutos, que nos quedan. La escultura de piedra no existe en la costa, y los únicos ejemplares que allí se encuentran son morteros que servían para moler el maíz. Pero éstos no son en realidad sino resultado del uso a que estaban destinados. Me explico. Es evidente, cuando se los observa con atención, que no fueron hechos por escultores y entregados a quienes los iban a utilizar; el peruano tomaba una piedra chata, sobre la cual aplastaba los granos con ayuda de una segunda. La continua fricción gastaba la piedra, y excavaba en ella, poco a poco, una especie de cavidad; es así como se llegaba a confeccionar un mortero sin habérselo propuesto.

9El trabajo más simple del escultor consistía en la confección de torteras, esto es una piedra chata con un hueco en el centro. Pero no nos equivoquemos; entre las torteras, hay algunas que son de piedra dura, adornadas con dibujos grabados en la resistente materia. Agrándese la tortera ocho o diez veces, y se llega al rompe-cabezas: la macana. Estrellas de 6 y 8 puntas, de granito, son las obras más bellas de este tipo.

Mazorca de maíz, basalto negro. Sacsayhuamán. (Red. a la mitad)

Plato de mote, basalto negro y estuco marrón. Cerca de Quencco. (Red. a la mitad)

Mortero de granito. (Red. a la sétima)

Mármol blanco, escult. inconclusa, cerca de Puno. (Red. al tercio)

Mazo de granito. (Red. al cuarto)

Torteras de piedra dura. Paramonga.

10Junto a estas obras llamadas primitivas, se encuentra en el interior, sobre todo en la región sur, morteros hechos con el mayor cuidado. Allí se obtenía el hueco de una manera ingeniosa. Se hacía una serie de huecos muy próximos entre sí y semejantes a los alveolos de una colmena, luego se rompía los paramentos que los separaban, y, por medio de la fricción, se igualaba el fondo. El jefe de correos de Casabamba posee dos piezas de este género en serpentina verde, encontrados en el Chuquilín: una palangana y un mortero. La primera tiene 55 centímetros de diámetro y 11 de profundidad. El diámetro del mortero es de 28 centímetros, su altura exterior de 22, y su profundidad 16.

Cabeza de lechuza, granito. Monte Chucana. (Red. al 10)

Serpiente, basalto negro. (Red. a 1/12)

Pez (?), granito. Reg. de Puno. (Red. a la quinta)

Cabeza de cuy, granito. Monte Chucana. (Red. a 1/10)

Paloma, monte Chucana. (Red. a 1/10)

Mortero de mármol rojo inconcluso. Quenco. (Red. al cuarto)

Mortero de granito. (Red. a la sexta)

Mortero de granito. (Red. a la sexta)

Mortero y mano de serpentina. (Red. a la séptima)

Morteros hallados en San Sebastián, cerca del Cuzco.

11Hemos encontrado en una gruta de Sacsayhuamán un mortero de mármol rojo en el cual no se llevó a cabo el último trabajo de pulimiento, y, que, en su estado imperfecto, nos devela los procedimientos de fabricación.

12Las asas de los morteros en el interior representan a veces cabezas de animales, o animales completos. El escultor se valió del modo ya descrito de desbaste y fricción. Citemos aquí uno de estos morteros, al que sirven de asas dos cabezas de felino; un par de otros en cuyas asas se ven felinos en bajo-relieve; un tercero cuyas paredes están adornadas con llamas en alto-relieve; y, en fin, el mortero más perfecto que hayamos encontrado y en el cual se ven dos grandes lagartijas de bulto, que parecen aferrarse a los bordes del utensilio y mirar con curiosidad su interior. El movimiento general de estos animales no es sólo una imitación exacta de la naturaleza, sino que es también notable por su disposición ornamental.

Morteros o incensarios, en forma de llamas sentadas. (Red. a la mitad)

13En el sur el escultor supo dar a las asas la forma de una llama sentada. Perforó el lomo del animal y obtuvo así incensarios de una forma convencional. Las actitudes de los animales son bastante variadas, a pesar de la falta de variedad absoluta del tema. En dimensiones pequeñas como éstas, el escultor dominó su materia; la domina aún en los bajos-relieves de uno o de varios planos. Mencionemos los principales:

14Elemento de friso de granito de una de las salas del templo de Pashash.- Hay dos ejemplos en Pashash y en Cabana.

15Friso (meandro).- Se halla en Pashash, en Cabana y en Chucana, cerca de Huandoval, granito gris.

16Pato de la puna.- Bajo-relieve en el plano, granito gris. Procedencia, Pashash. Actualmente en Cabana.

17Bajo-relieve en plano.- Animal fabuloso. La melena y lengua se terminan en una cabeza de felino. Granito amarillento. Actualmente en Cabana.

18Bajo-relieve sobre tres planos.- Buho. Esquisto amarillento. Procedencia, Pashash. Actualmente en Cabana.

19Bajo-relieve en plano.- Ave de presa (quizás cóndor), con una cabeza humana entre sus garras. Gres amarillo. Procedencia, Pashash. Actualmente en el muro sur de la iglesia de Cabana. Animal fabuloso (ligeramente indicado). Bajo-relieve de varios planos chatos. Esquisto amarillento. Procedencia Pashash. Actualmente en Cabana.

Cabeza con bola de coca. Granito. Cabana. (Red. a la sexta)

Mármol blanco, región de Puno. (Red. a 2/3)

Cabeza. Granito. Cabana. (Red. 1/8)

Bajo-relieve de serpentina. Cajabamnba

Cabeza de granito. Cabana. (Red. a la octava). Granito gris, región de Puno. (Red. a1/11)

20El dios sol rodeado por cuatro animales fabulosos.- Bajo-relieve en plano. Pórfido marrón rojizo. Procedencia, Pashash. En el muro de la iglesia de Cabana.

21Figura de hombre indicada muy sumariamente.- Granito gris. Procedencia, Tiahuanaco. Propiedad del Museo de La Paz.

Bajo relieve, esquisto pizarroso. Puente de Chavín de Huántar. (Red. a 1/16)

22Cabeza humana de granito.- En Huari (departamento de Ancash, Perú). Antiguamente, por la boca abierta, salía agua de una acequia.

23Bajo-relieve en plano.- Guerrero adornado con una corona de plumas, con una masa en una mano, y la cabeza de un enemigo en la otra. Pórfido marrón negro. Procedencia, Pashash. Actualmente en Cabana.

24Dos cabezas de columnas.- Estas tienen sólo 1.45 m. de alto. La parte delantera está adornada por una cabeza de cuy; los demás lados ostentan grabados en dos planos. Procedencia, Huamachuco. Entrada del templo.

25Bajo-relieve.- Actualmente en el puente de Chavín de Huantar, en un nicho de las bases. Esquisto pizarroso amarillento, una capa del cual ha proporcionado el relieve sobre una segunda capa que sirve de fondo.

26Cabeza de estatua colosal.- En pórfido azulado, cubierto de dibujos simbólicos grabados, actualmente en Collo-Collo (Bolivia), a 2 leguas al sur de Tiahuanaco, a 10 leguas al nor-oeste de La Paz.

27Monolito de Chavín de Huantar.- Granito azulado cubierto de bajo-relieves en plano, bloque que soporta actualmente una de las galerías subterráneas de la antigua fortaleza de Chavín.

Monolito con bajos relieves del subterráneo de Chavín.

Estatua, Tiahuanaco. Altura 2.31 m.

Estatuilla. Lago de Umayo. (Red. a 1/12)

Estatua de mujer. Tiahuanaco. Altura 2.28 m.

28Estatua de Tiahuanaco.- Escultura de gres, que representa un hombre sentado, vestido con una camisa y cubierto con un turbante. La segunda estatua de Tiahuanaco representa una mujer con turbante, que sostiene su seno con la mano izquierda; hace par con la anterior.

29Estatua de pórfido.- Representa a un hombre de pie, con un bonete, y sostiene en cada mano armas o cetros, grupo de Pumachaca. Esta obra tan curiosa no es la única de su clase que hayamos encontrado en el Perú. No tenemos más que citar en el norte, cerca de Cajabamba, la singular estatua propiedad de la señora Calderón, o la estatuilla de lava encontrada en la laguna de Umayo.

30Pasemos en fin a la obra capital de la escultura peruana, nos referimos a la fuente de Quonncacha.

31La vista de esta obra recuerda la leyenda de Atlas sosteniendo el mundo sobre sus hombros. Mundo que no era todavía el globo terrestre cuya existencia en la imaginación popular data apenas de mediados del siglo xvi, sino uno que tenía un lado bueno y su reverso. Ahora bien, el bloque de Quonncacha es también un mundo, el mundo incaico en un vaso inmenso, una de esas ollas de las que conocemos tantos ejemplares y tantas variedades.

32La naturaleza y el arte se han reunido allí: la montaña y la casa, el torrente y el canal de irrigación, el lago y la alberca, la vertiente y la escalera, la colina y el terraplén, la garganta y el túnel, la bocamina, el socavón, están representados en él. Es una obra de filósofo: el pensador que la concibió había observado y comprendido la lucha del civilizador indígena contra la naturaleza rebelde. Sintió la grandeza imponente de estas regiones y dio expresión a un conjunto de hechos por medio de los cuales la industria humana conquistó inmensos dominios inhóspitos. Nos muestra esa orgullosa cordillera de entrañas de fuego, de flancos ardientes, con una melena de nieve que sostiene desde hace siglos la obra del vencedor. Nos muestra torrentes devastadores embalsados, domados, que prestan sus aguas ya inofensivas para los cultivos del indígena. Nos muestra el trono de granito del amo soberano de estas regiones, de donde partió ese gran movimiento de progreso benéfico, de donde se propagó.

33Es la obra de un artista cuya imaginación hace conocer la verdad bajo formas poéticas y pintorescas, percibe y representa en los contornos caprichosos de las rocas y las montañas figuras animales, formas humanas. Bajo los efectos del color de los vivos matices de estas rocas ve animarse esos seres fantásticos: cuando la brisa pasa por el techo de paja, es su melena que se mueve; cuando bajo los rayos del sol se elevan, por bocanadas, los blancos vapores que durante la noche reposan sobre la fría vertiente, piensa que ve exhalarse el aliento de esos monstruos gigantescos. Hijo de la montaña la Sierra inanimada se impregna en su imaginación de ese poderoso hálito de vida que caracteriza a la naturaleza a ojos de quien, viviendo siempre en medio de ella, comprende su eterno movimiento.

Hachita de basalto. Cerca de Qonncacha.

Asiento de granito. Rodadero.

34Es el trabajo de un virtuoso en su arte, que ama su obra, que quiere que ella viva. La lluvia habría corroído el bloque; supo disponerlo de tal manera que, lejos de destruirlo, ella lava, limpia esta escultura que resiste también todas las intemperancias del clima.

Camero en piedra deHuamanga. (Red. a la mitad)

  • 3 Estampé y dibujé esta obra que no ha sido vista ni dibujada más que una vez (en 1849) por el señor (...)

35Los canales de irrigación y las albercas permiten una salida regular de las aguas; las mesetas, las terrazas, los terraplenes, los asientos, están ligeramente inclinados, de modo que pocos instantes después de que cayó sobre el bloque la última gota de aguacero, el agua se ha escurrido y no corroe ya la materia. ¿No hay allí también una imitación de la naturaleza, que, bajo los fenómenos de la intemperie, de los elementos desencadenados, renace, refrescada, a una savia y una belleza nuevas? Es verdad, este inmenso bloque esculpido es uno de los ejemplos más curiosos y más completos de la ingenua fantasía, de la exactitud de observación, de la imaginación que concibe y del talento que reproduce. Es peruana esta obra, muy peruana y nada más que peruana3.

36Y si, ahora, consideramos en conjunto la obra escultórica de piedra de los peruanos, debemos reconocer los esfuerzos increíbles de aquéllos que manejaban el cincel y triunfaban, a fuerza de paciencia y de energía, sobre la materia más resistente. Si su obra no alcanza la belleza de la obra griega ni la majestad de la egipcia, ni la vida de la india, dice lo que tiene que decir, ingenuamente es verdad, pero claramente. Ello era suficiente para el escultor autóctono y basta hoy al historiador.

  • 4 Es interesante ver qué sucedió con este arte luego de la conquista. Durante el virreynato la escul (...)

37La escultura peruana en piedra ha servido para representar seres o símbolos venerados, ha servido para hacer los vasos que necesitaba el sacerdote en su altar, ha servido también para representar a los reyes, los amos del país; y tuvo, en fin, un objectivo doméstico, pues produjo utensilios de cocina y asientos de lujo. Incluso, en ciertos casos, envolvió con un sarcófago indestructible el cuerpo de aquél cuya existencia engrandeció y cuyo poder afirmó4.

Plato en piedra de Huamanga. Trabajo de aficionado de Ayacucho. Imitación de obras españolas. (Red. a la mitad)

Notes

1 Notas sobre la escultura. D’Orbigny, L’homme américain, LI, p 29. Ver Antiquités, pl. X, figs. 4, 5, 6; pl. 9, fig. 5 (parte histórica). “Su escultura estaba en la infancia, ya que a menudo los miembros de sus estatuas no estaban separados del cuerpo. (D’Orbigny, L’homme américain, t. I, p. 155).- Cuzco, Temple con escultura (Tschudi, cap. XVI, p. 496). Cuzco (Gibbon, Exploration, cap. XVI, p. 496). Cuzco (Gibbon, Exploration, cap. III, p. 58).- Cuzco, Idoles sculptés, pájaro Quetzalcohuatl, granito. (Gibbon, ibid, cap. III, p. 63, fig. 10).- Tres serpientes ondulantes (p. 67, fig. 23).

2 Esta obra así obtenida, con pocas excepciones (Tiahuanaco, Chavín de Huántar, etc.), servía de ornamento a los muros de construcciones peruanas en las que fueron selladas por el arquitecto.

3 Estampé y dibujé esta obra que no ha sido vista ni dibujada más que una vez (en 1849) por el señor L. Angrand. Es gracias a sus esbozos admirables que se ha podido llevar a buen término una reconstitución completa de esta obra. En esta tarea hemos sido admirablemente secundados por el señor E. Soldi, gran premio de Roma. El facsímil vaciado en primer lugar en yeso, y más tarde en hormigón aglomerado, figuró en la Exposición Universal (grupo VIII, sala de las Misiones Científicas del Ministerio de Instrucción Pública). Se hizo de él una verdadera fuente, y el agua que llenaba las cavidades y los canales hacía comprender al observador esta obra única en su género.

4 Es interesante ver qué sucedió con este arte luego de la conquista. Durante el virreynato la escultura se limitó al papel decorativo que le asignó el arquitecto. Cabezas de ángeles, santos y santas, en la posición rígida y recta que ordena la beatitud, por un lado, y la estrechez del nicho a que estaban destinadas, por el otro, arabescos, columnitas, rosáceas, pequeños frisos, crucesitas, he allí lo que se solicitó durante tres siglos al escultor peruano. En una palabra, este arte no se desarrolló después de la conquista; la importación española no se injertó sobre los elementos indígenas. Estos quedaron en su infancia. En Ayacucho hay aficionados que esculpen, en la linda piedra de Huamanga, especie de alabastro blanco y transparente, figuritas que no dejan nada que desear en cuanto a rigidez, y que, sin que el autor tuviese que luchar contra las dificultades de las esculturas antiguas, tienen todos los defectos de las obras antiguas.

Table des illustrations

Légende Terracota de Puno, que representa un indio que esculpe un bajo relieve. Detrás una figura terminada, que recuerda los bajo-relieves del dintel de Tiahuanaco.(Red. a la séptima)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 77k
Légende Mazorca de maíz, basalto negro. Sacsayhuamán. (Red. a la mitad)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 70k
Légende Plato de mote, basalto negro y estuco marrón. Cerca de Quencco. (Red. a la mitad)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 23k
Légende Mortero de granito. (Red. a la sétima)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 37k
Légende Mármol blanco, escult. inconclusa, cerca de Puno. (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 31k
Légende Mazo de granito. (Red. al cuarto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 70k
Légende Torteras de piedra dura. Paramonga.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 29k
Légende Cabeza de lechuza, granito. Monte Chucana. (Red. al 10)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 69k
Légende Serpiente, basalto negro. (Red. a 1/12)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 33k
Légende Pez (?), granito. Reg. de Puno. (Red. a la quinta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 45k
Légende Cabeza de cuy, granito. Monte Chucana. (Red. a 1/10)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 65k
Légende Paloma, monte Chucana. (Red. a 1/10)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 62k
Légende Mortero de mármol rojo inconcluso. Quenco. (Red. al cuarto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 35k
Légende Mortero de granito. (Red. a la sexta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 29k
Légende Mortero de granito. (Red. a la sexta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 26k
Légende Mortero y mano de serpentina. (Red. a la séptima)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 46k
Légende Morteros hallados en San Sebastián, cerca del Cuzco.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 369k
Légende Morteros o incensarios, en forma de llamas sentadas. (Red. a la mitad)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 107k
Légende Cabeza con bola de coca. Granito. Cabana. (Red. a la sexta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 110k
Légende Mármol blanco, región de Puno. (Red. a 2/3)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 71k
Légende Cabeza. Granito. Cabana. (Red. 1/8)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 209k
Légende Bajo-relieve de serpentina. Cajabamnba
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 36k
Légende Cabeza de granito. Cabana. (Red. a la octava). Granito gris, región de Puno. (Red. a1/11)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 65k
Légende Bajo relieve, esquisto pizarroso. Puente de Chavín de Huántar. (Red. a 1/16)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 189k
Légende Monolito con bajos relieves del subterráneo de Chavín.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 212k
Légende Estatua, Tiahuanaco. Altura 2.31 m.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 104k
Légende Estatuilla. Lago de Umayo. (Red. a 1/12)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 46k
Légende Estatua de mujer. Tiahuanaco. Altura 2.28 m.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Légende Hachita de basalto. Cerca de Qonncacha.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 21k
Légende Asiento de granito. Rodadero.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 135k
Légende Camero en piedra deHuamanga. (Red. a la mitad)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 26k
Légende Plato en piedra de Huamanga. Trabajo de aficionado de Ayacucho. Imitación de obras españolas. (Red. a la mitad)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7849/img-32.jpg
Fichier image/jpeg, 372k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr