Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Segunda parte. Notas arqueológicas

XI. Sepulturas. Caracteres generales. Carácter arquitectónico. Clasificación metódica de las principales necrópolis peruanas de la costa y del interior. Ancón, Chancay, Santa, Casma, Virú. Necrópolis del Gran Chimú y Arenal entre el Sol y la Luna. Huacas de Chorrillos, de Infantas, de Ica, Iquique, Santiago de Cao. Tambuinga y la llanura entre el Callao y Lima. Huacas de Pachacamac. Huacas de Trujillo, la Luna, el Sol. Toledo, Esperanza, Obispo y el Valle de Chicama. El Coyor. El Chuquilín. Las tumbas de Sipa. Pasacancha. Vilcabamba. El Chulluc. Las tumbas en cavernas: Cajamarca, Cajabamba, Taparaco, Tarma, Jauja, Andahuaylas, Abancay, Quoncacha, San Sebastián, Rodadero, Pisacc. Tumbas en las erosiones. Lircay, Huanta. Las chulpas. El Panteón

Texte intégral

1Cuanto más se eleva un pueblo en las gradas de la escala de la civilización, más respeto profesa al valor individual; cuanto más los lazos de familia y de la amistad se estrechan, más se acrecienta la piedad hacia los muertos: la esperanza de volver a verse en un mundo de ultrabumba se acentúa, y el cuerpo inanimado es tanto más rodeado de cuidado y precauciones. Si las creencias de la raza son materiales, la tumba contendrá especímenes de la vida que el muerto ha llevado antes de entrar para siempre en su última morada, y, a medida que las creencias se inmaterializan, la sepultura se verá desprovista de todos los accesorios que constituyen más bien provisiones que símbolos.

2Todas las sepulturas de los pueblos civilizados de la región de los Andes pertenecen a lo que con agrado llamaríamos época material. Esta convicción está tan claramente acentuada que la sepultura peruana del autóctono no es más que la reproducción de su casa, que, herméticamente cerrada y protegida contra las influencias climatológicas, contiene al hombre momificado o reseco, en medio de sus vestidos, sus armas, sus utensilios de trabajo, sus alimentos y de ciertas figuraciones humanas que se ha convenido en llamar lares o ídolos de los peruanos.

3Habremos de examinar aquí, en primer término, estas construcciones mortuorias, y sus detalles arquitectónicos nos permitirán más tarde esbozar sus disposiciones interiores.

4Tal como sucede con el trabajo del botanista, que por el estudio razonado de un herbario, cuidadosamente recolectado por otros, reconstruir una flora desconocida, el arqueólogo peruano puede reconstituir el edificio de la vida doméstica e incluso, hasta cierto punto, el de la vida social, mediante el estudio de este inmenso hombrario hecho con la solicitud, el esmero y el arte que han inspirado y desarrollado el respeto a la tumba, el amor de la familia, la esperanza de una vida que se amaba y a la cual se apreciaba tanto.

A. Las sepulturas del litoral

5La primera preocupación del peruano que construía una tumba para sus seres queridos era preservar el cuerpo de la humedad que lo corroe y destruye, pudre los alimentos y enmohece los vestidos.

6En el litoral, la conservación de las momias era fácil, ya que el clima era esencialmente conservador: la lluvia es rara, la región poco irrigada, el suelo arenoso; un medio particularmente seco ayuda los esfuerzos del sepulturero peruano. Por eso las construcciones funerarias en esta parte del país responden, sin mayor esfuerzo del arquitecto, a todos los desiderata religiosos y sociales. En efecto, el indígena ora cavaba la tumba en la arena que ha preservado al muerto de toda influencia exterior, ora lo colocaba por encima del suelo en construcciones protegidas por ladrillos secados al sol, que al no tener que luchar con la lluvia, eran absolutamente impermeables al abundante rocío de la región; el sol tropical las endurecía cada vez más, tanto que el tiempo, en lugar de destruir la obra, la solidificaba.

  • 1 En el norte, sobre todo en la parte vecina al Ecuador, la palabra huaca es reemplazada por la pala (...)

7Tendremos que examinar, pues, en lo que concierne a la costa, dos formas diferentes de sepulturas: el pozo y la pirámide; uno y otro llamados huacas1.

8El pozo, o tumba subterránea, tiene a veces varios pisos en profundidad. La forma más común representa en todos sus detalles la casa antigua; cuatro muros de adobe, en cuyas paredes se había acondicionado nichos; por cobertura, un techo ya sea plano, ya sea a dos aguas, sostenido por ménsulas o por troncos de árbol escogidos en razón de su forma ahorquillada. Una viga central sostenía los cabrios de caña (caña brava).

9La horqueta era cubierta a menudo de adornos; en el sitio en que el tronco se divide en dos ramas, el indígena esculpía una figura humana que, sobre la frente, lleva cuernos (que reciben la viga central); generalmente un collar da vuelta al cuello.

Corte de una huaca del litoral. - Reconstitución de una pirámide funeraria. -Mausoleo principesco.

10Esta forma primitiva de pozo fue modificada con frecuencia. Sin insistir en sus dimensiones, que alcanzan a menudo e incluso sobrepasan los 250 metros cuadrados, debemos mencionar tumbas circulares. Con frecuencia, tanto para unas como para otras, se empleó la tierra apisonada en la masa en lugar de ladrillos secados al sol; incluso a veces los muros son de hormigón. Las tumbas de varios pisos no son más que la superposición de tumbas simples; sin embargo, los pisos no están dispuestos verticalmente uno encima de otro, sino construidos en receso, de manera que se formaba una especie de escalera, cuyos peldaños alcanzan más o menos de 1 metro y medio a 2 metros de altura.

Corte y planta de una huaca subterránea de familia en Ancón.

Corte y planta de una huaca cilíndrica de Ancón.

Corte y planta de una huaca subterránea de tres pisos, Ancón.

11Las tumbas que se encuentran encima del suelo tienen, en principio, la misma disposición que las subterráneas; los muertos, o al menos cada familia, se hallan en una tumba particular; estos tumuli son colinas, o, si se prefiere, colmenas de muertos; los pequeños mausoleos que acabamos de describir están cubiertos por una eminencia que a su vez sirve de base a un nuevo mausoleo cubierto de la misma manera, y así por el estilo; de manera que gracias a tal sistema existen montículos o altozanos de 15 a 30 metros de altura por 40 a 50 de diámetro. Semejantes necrópolis no tienen exteriormente ninguna apariencia arquitectónica; por eso no contienen, sino rara vez, sepulturas opulentas. Los grandes personajes de la región, jefes reinantes o de sangre principesca, levantaban, en lugar de eminencias más o menos informes, verdaderas pirámides, en las que se hacían enterrar ellos, su familia y sus domésticos.

Corte de una Huaca (tumulus).

12Los mausoleos se componen de cuatro muros dispuestos en cuadrado; miden en la base hasta 8 metros de espesor, y en la cima 1 ó 2 metros. Las dos caras de las murallas no forman planos inclinados: fueron transformadas en terrazas, cada una de las cuales mide en promedio de 1 metro a 1.50 de alto. La entrada se halla del lado este. Los muros fueron construidos de tierra o de hormigón, y cuando el sepulcro se llenaba, un revestimiento de arcilla hacía desaparecer la gradería exterior y formaba un plano inclinado en ángulo de 45°.

13El jefe reposa en la sala formada por las paredes de la última grada o terraza interior, situada bajo el nivel del suelo. La momia real está rodeada por sus riquezas, su mobiliario, sus armas. La tumba así dispuesta se llenaba con arena, obteniéndose un excelente cierre hermético. Un techo plano de cañas lo separaba por arriba del resto de la tumba, que se abre en embudo, y donde se depositaban a los parientes y servidores del príncipe en orden jerárquico, de manera que los más humildes servidores quedaban más lejos de su persona. De este modo, con cada grada interior, el espacio reservado a los muertos se acrecentaba. Cuando el piso formado por la última grada o terraza superior se llenaba de momias, se continuaba la construcción del monumento; se levantaban sobre la plataforma de la pirámide truncada gradas o terrazas en receso progresivo, y se llegaba a dar así al conjunto del mausoleo el aspecto de una pirámide completa. Los vanos eran llenados con arena suelta; la entrada era tapiada, disimulada por la capa exterior de arcilla.

Tronco de huaca (reconstitución).

  • 2 En una misma región arqueológica, a veces en una sola necrópolis, el pozo existe al lado de la hua (...)

14Se diría que el indígena quiso ilustrar, con sus sepulturas, la verdad de que la muerte nivela todo lo que es ordinario, pero que las grandes personalidades sobrepasan, incluso más allá de la tumba, la vulgaridad de la masa. En resumen, en el litoral encontramos las grandes necrópolis que se componen de pozos excavados en el suelo y nivelados por la arena que cubre todo con su manto uniforme e incoloro. Las eminencias se elevan a 3 y 4 metros, los tumuli alcanzan a menudo 10 y 12 metros, y las huacas más grandes, como las de Toledo, de la Esperanza, del Obispo y del Sol, tienen, sobre una base de cerca de 10,000 metros cuadrados, una altura de 40 a 60 metros2.

B. Las sepulturas en la zona interandina

15En el interior del Perú no encontramos, como en la costa, necrópolis inmensas.

16El recuerdo de los que crearon y desarrollaron la sociedad indígena y el bienestar de que ésta disfrutaba no se imponía a las miradas de los habitantes de las ciudades situadas entre las cordilleras como a los del litoral, de lo alto de las huacas piramidales. Y sin embargo el culto de los muertos existió en toda la región civilizada del alto y bajo Perú.

17Es sin embargo seguro que no existieron mausoleos tan cerca de las ciudades del interior como en la costa; la razón de esta aparente laguna reside en el carácter particular de las condiciones atmosféricas de estos territorios. En lugar del clima seco, soleado, conservador, de la costa, estamos en la zona húmeda de las lluvias perpetuas, y el pueblo, preocupado por la preservación de sus muertos, debió ante todo, como en el litoral, tener cuidado de asegurarles un abrigo bajo un techo impenetrable.

18Este era el granito, protección que se halla ya en las grutas. Por eso los flancos de la cordillera contienen, en cavernas cuidadosamente disimuladas, los restos de los que animaban en otros tiempos los monumentos y campos con su incesante actividad.

19Las grutas más grandes estaban reservadas a los nobles, grutas de las que se han hallado considerables en las colinas de las altas mesetas. Contenían hasta una docena de muertos adosados a las paredes en torno a la comida mortuoria dispuesta en vasos preciosos. Se puede distinguir las cavernas simples, y la reunión de varias agrupadas en una sola por corredores naturales o túneles artificiales. Las grutas más grandes se componen de una galería central y de galerías laterales que, a derecha e izquierda, de sembocan verticalmente en la nave central.

Entrada a una galería funeraria excavada en el granito (Rodadero).

20Las cavernas, grandes o pequeñas, fueron cerradas con muros con el mayor cuidado. Los arbustos recubren la entrada. A menudo están situadas a 100 ó 200 metros por encima del nivel del valle y a una distancia igualmente considerable del borde del altiplano.

21¿Cómo se puede transportar allí los muertos? ¿Cómo pudo el indio llegar a esa altura sobre una pared de piedra con frecuencia casi vertical? Apenas si hay una explicación posible. Quienes tenían a su cargo los funerales descendían por una capa inclinada de esquistos, teniendo cuidado de romper detrás de sí el estrecho sendero por el que habían bajado. Depositaban al muerto en una gruta natural o en una caverna excavada para el efecto. Continuaban luego su peligroso descenso, quebrando siempre detrás de sí la roca en que se habían apoyado, y llegaban al valle, en tanto que el muerto quedaba en su inaccesible morada. Es casi imposible designar geográficamente una región especial en que esta modalidad fuese particularmente practicada. En todo el Perú se encuentran huellas indudables. La constitución física de la región, sin montañas en el litoral, hizo que se adoptara allí el pozo, el tumulos, la pirámide; pero allí donde hay grutas en la costa se encontrarán muertos. No tenemos más que citar la gruta del cerro de la Horca en tierras de Paramonga; la caverna cae allí casi a pico sobre el mar. En el interior hay grutas funerarias desde Cajamarca hasta La Paz: en Cajamarca y en Cajabamba, en Huamachuco, en Taparaco, en Chavín, en Huánuco Viejo, en el cerro de Pasco, en la cordillera de Tarma a Jauja, en Lircay, al sur de Huancavelica, en Vilcas Huamán, en Ocros, en Sondor y Cotahuacho, cerca de Abancay, en el ámbito de Quonncacha y Sayhuite, en las riberas del Apurímac, en toda la región del Cuzco, e incluso en los altiplanos de Vilque. La gruta está por doquiera junto a las formas más diversas de sepulturas que vamos a examinar.

Gruta con nichos-altar y escalera de una gruta subterránea. Bloque de granito del Rodadero.

22Las grutas son ora rústicas, ora provistas en el interior de pilares de sostén. Tales son, por ejemplo, las cavernas de Tarmatambo y de Quonncacha. A veces aun la entrada reposa sobre pilastras de albañilería, como en Pisacc, donde se distribuyen en dos pisos.

23En los bloques de granito o de gres duro puestos al descubierto por la erosión del terreno, los indios excavaron nichos de más o menos 6 metros cúbicos, en los que depositaban sus muertos. Lircay, Paucartambo, al sur de Ayacucho, cuentan con un considerable número de tumbas de este tipo. Constituyen el paso de la tumba que el sepulturero desea disimular, a la tumba destinada a ser un monumento.

24En el interior son frecuentes las sepulturas que forman edificios más o menos considerables, que se levantan por encima del suelo. Señalemos ante todo que en el Perú hay dólmenes. Hemos podido estudiar algunos muy hermosos en el Chulluc. Tienen hasta 4 metros de largo por 1.20 de ancho y 1 de alto. El primitivo desarrollo de las razas que estudiamos, comparado con el de las razas del viejo mundo, parece absolutamente normal; las sepulturas son tan poco típicas, que la planta, el corte y el aparejo de cualquier dolmen de Europa puede aplicarse rigurosamente a los monumentos funerarios de las regiones andinas. Sólo en un lugar (el monte Sipa), en la finca de Andaymayo, he podido ver dólmenes de construcción original. Se componen de 4 piezas de dimensiones considerables que reposan sobre una quinta, que sirve de base. Las piedras han sido talladas, pero no pulidas. La mano del maestro no ha pasado por ellas. Dos, tres, a menudo cuatro losas sirven para cerrar el interior. Estas tumbas se hallan a medio metro, a veces a un metro por debajo del suelo. En la misma región se encuentran tumbas megalíticas de dos y tres pisos, como la sepultura que limpiamos de escombros en el monte Sipa.

Sepulturas en las grutas de un paramento de roca, en Pisacc.

  • 3 El muerto fue emparedado en estos torreones: el arquitecto acondicionó allí una pequeña ventana, y (...)

25Al pasar revista a los mausoleos en albañilería propiamente dicha, uno queda sorprendido ante la extremada variedad de formas. Las tumbas más pequeñas, la mitad de las cuales encima y otra mitad debajo del suelo, son las que se ven en Incatambo (el Coyor); están hechas de tres sepulcros cerrados en esos tiempos por medio de grandes losas. En el cerro de Sipa hay tumbas que se elevan hasta un metro de altura. Su aparejo es relativamente poco cuidado. Son edificios ya sea circulares, ya sea cuadrados3.

Tumba (dolmen) del Chulluc, cerca de Vilcabamba.

Tumba (dolmen) del Chulluc.

  • 4 Esta forma es en suma la misma en uso en Italia, en ciertas ciudades de España y casi en todas las (...)

26Cada una de ambas formas se desarrolló, convirtiéndose así en punto de partida de construcciones funerarias más perfeccionadas. Las torrecillas cuadradas estaban yuxtapuestas al comienzo, dispuestas una frente a otra luego, de manera que formaban una especie de pequeña calle sin salida y terminada por una tumba del mismo tipo. En el Coyor se superpusieron incluso tumbas como éstas, constituyéndose así galerías de tumbas de dos pisos4, e incluso tres, semejantes al columbarium de los romanos. Los torreones circulares del cerro de Sipa son, en suma, el modelo más pequeño y más imperfecto de los grandes y soberbios mausoleos que se pueden admirar en toda la región de los altiplanos de Vilque, y que se designan con el nombre de chulpas, torres de 5 a 12 metros de alto, de un aparejo por lo general poligonal de pequeñas dimensiones.

Tumba en la vertiente sur del Coyor (Incatambo), cerca de Namora.

Corte vertical de una tumba del monte Sipa (Andaymayo).

Aspecto del cierre de una tumba subterránea en el cerro Sipa.

27El aparejo, como por ejemplo el de las torres de Sillustani, en la laguna de Umayo, es a veces muy cuidado y vale tanto como el de los más bellos templos antiguos. La techumbre de piedra de las chulpas constituye el único ejemplo que se puede citar de salidizos cuyos ángulos fueron con frecuencia rebajados, y que, tanto interior como exteriormente, presentan formas redondeadas, de un lado la bóveda, del otro la cúpula. La cámara mortuoria que contiene resulta extremadamente pequeña en proporción a las dimensiones del monumento, ya que a menudo no tiene más que un cuarto del cubo total de la construcción. Los muros no son sólo gruesos, sino con frecuencia dobles y adornados con rellenos. Así el techo de Hatun-Chulpa, cerca de Puno, no tiene menos de 4 metros de espesor, en tanto que el monumento en su integridad mide, de la base a la cima, 10.60 m. A una centena de metros de allí subsiste uno de estos mausoleos en ruinas; nunca fue terminado por completo, y en él puede estudiarse con detalle el trabajo del arquitecto, ya que una parte del techo, en efecto, no fue entregada aún al cincel del obrero, y los ángulos de las piedras no han desaparecido todavía.

Tumba de la necrópolis sobre las faldas del cerro Sipa.

Cementerio de Santiago de Cao (panteón); ampiación de las galerías funerarias antiguas, semejantes a un columbarium.

Chulpa, sepultura a 3 leguas al S.O. de Puno.

Hatun chulpa, sepultura a 3 leguas al S.O. de Puno.

28Debemos citar, en último lugar, los mausoleos que resultan más de la mano del escultor que del albañil : en la región de Sipa se encuentran tumbas monolíticas o bilíticas. Es también allí que hemos hallado dos tumbas ovoides, verdaderas urnas funerarias: los demás mausoleos, o más bien los demás sarcófagos, tienen más o menos la forma de un paralelípido de base rectangular. Se dejó exento, cavando en la cara superior, un cubo de más o menos la mitad del volumen total del bloque que se comenzó por desbastar y pulir exteriormente. Los bordes de la cavidad fueron transformados en gradas de 10 a 15 centímetros, sobre las cuales venían a encajar dos, tres o cuatro losas que cerraban el interior. A menudo estos sarcófagos se componen, sin hablar del cierre, de dos piezas muy bien adaptadas una a otra. La urna de Pasacancha fue cerrada mediante una piedra convexa que completa la forma ovoide del objeto. De 12 a 18 piedras graníticas plantadas en el suelo sirven para señalar el emplazamiento de todos los mausoleos de la región. Ahora bien, como la montaña está cubierta de pasto, es fácil equivocarse y creer que se debe al azar la disposición de las rocas no trabajadas que se ofrecen a la vista.

Corte y planta de una chulpa, a 3 leguas al S.O. de Puno.

C. Clasificación metódica de las sepulturas

29Las sepulturas pueden ser clasificadas, de acuerdo a su posición topográfica, en tumbas por encima del suelo y en tumbas troglodíticas o situadas en cavernas abiertas natural o artificialmente en las paredes de roca.

30Según los materiales que sirvieron a su construcción, se puede distinguir tumbas establecidas en la arena o en las grutas, sin ningún otro arreglo; tumbas construidas de adobe o de adobe y piedras, en cavernas apuntaladas y transformadas por trabajos de albañilería; sepulturas elevadas de piedras trabajadas; y mausoleos monolíticos, es decir obras escultóricas.

Urna funeraria de serpentina, Pasacancha.

31Cronológicamente, se puede decir que las grutas siguen a los dólmenes, y que el aparejo ciclópeo y los monolitos vienen a continuación. El aparejo rectangular, las grutas trabajadas, las tumbas construidas con piedras esquistosas, son probablemente la última forma.

32En la costa, una clasificación análoga de las formas de aparejo se hace imposible. En cambio el techo desempeña un papel importante. Se tiene la sepultura sin techo (cubierta de arena), el mausoleo con techo de paja, de cañas, uno y otro planos, el techo con armazón y cañas dispuestas en cabrios, con paja y arcilla como cobertura. Agreguemos a esta lista de formas importantes empleadas en la zona entre las cordilleras el techo de losas, y, en fin, la techumbre en bóveda o cúpula.

33Las tumbas tienen desde 50 centímetros de alto, 35 de ancho y 30 de profundidad hasta 50 metros de alto y 250 de diámetro.

34Desde el punto de vista geográfico, se puede agruparlas de la manera siguiente:

35En la costa: 1o Ancón, Paramonga, Santa, Virú, Casma, tumbas de guerreros muertos durante las campañas, y sepulturas de las momias transportadas del interior a la costa;

362° Pachacamac, necrópolis de los habitantes y peregrinos de todo el Perú;

373o Infantas, Tambuinga, Chorrillos, huacas de Iquique, de Arica, etc., sepulturas reservadas a los habitantes de la costa;

384oHuacas y necrópolis de Chimú llenas de momias de príncipes, de sus familias y de sus servidores;

395o El Coyor y Chuquilín, momias de los miembros de la tribu que viven en estos lugares, aislados del resto de la zona;

406o Andaymayo, y 7o Chulluc, restos de los habitantes de la región de Pomabamba;

418o Excavaciones en bloques de granito en medio de erosiones con las momias de los autóctonos de la zona entre las cordilleras, en tierras de los morochucos, talaverinos y probablemente de los antiguos vilcas;

429oChulpas, construidas por los habitantes aymaras de la zona interandina, en los altiplanos de Vilque;

4310o Grutas que contienen momias de los antiguos en todas las vertientes abruptas de la zona entre cordilleras e incluso en los últimos espolones de los Andes que avanzan al litoral.

Notes

1 En el norte, sobre todo en la parte vecina al Ecuador, la palabra huaca es reemplazada por la palabra tola, y en el sur del Perú y en Bolivia por la denominación de chulpa. Se podía traducir estos vocablos de una manera general por tumuli; ahora bien, en el Perú se llama tola a una especie de siempreviva (tola o yareta bolax glebaria, según Weddell, Voyage dans le nord de la Bolivie, p. 292), que crece en las partes más desoladas de las mesetas de los Andes y toma una forma hemisférica que ofrece, en pequeño, la imagen de tumuli compuestos solamente de tierra o de guijarros acumulados sobre las sepulturas de ciertos pueblos nómades y bárbaros (L.A.). Tola, según Paz Soldán, Geog. du Pérou, especie de Baccaris, p. 139 y 141. Huacas, sepulturas en las habitaciones. Stevenson, traducción de Setier, París, 1828, t. I, cap. Ш, p. 46 y 47; capítulo XV, p. 359 y 364, 367. Tomo II, cap. I, p. 21 y 24; cap. I, p. 67; cap. V, p. 169, 172; cap. ХП, p. 403, 404. Tomo Ш, cap. IV, p. 91. Recordemos aquí, fuera de las grandes necrópolis ya mencionadas, las chulpas a 1 legua y 1/2 de Aucato, en el camino de Oruro a La Paz (Bolivia). Castelnau, t. Ш, p. 354 y 355, entre Poopó y Machamaria; t. Ш, p. 357, 364, cerca de Caracollo. En la hacienda de Marca Machay, a 10 leguas de Cajabamba, en la ruta de la costa, hay muchas huacas en las que se han hecho interesantes descubrimientos en cerámica, tejidos y esculturas de madera. En Suquilla-Pucará, muy cerca de Jauja, y en Carhuamayo, cerca de Tarma, hay igualmente sepulturas considerables.

2 En una misma región arqueológica, a veces en una sola necrópolis, el pozo existe al lado de la huaca. En Chancay, al norte de Ancón, en Ancón y en Pativilca, hay grandes necrópolis subterráneas. En este último sitio, se conocen muchos panteones de gentiles, es decir varios millares de pozos y varios tumuli de los que hemos demolido un número muy considerable. Se puede decir lo mismo de Pachacamac y sobre todo del Gran Chimú. En Paramonga hay que citar un tercer modo de entierro que no se empleaba en el litoral. Los indios se servían de grutas formadas naturalmente en terrenos esquistosos de las montañas. Ponen allí a su muerto exactamente en la misma posición que en el pozo, y cierran el nicho por medio de un muro de ladrillos secados al sol (adobes). He dibujado en la vertiente este del cerro de la Horca uno de estos mausoleos, cerrado por un muro hemisférico muy bien conservado.
Después de haber estudiado las huacas de Infantas, de Tambuinga y de Matalechuza, al norte de Lima, las de Chorrillos y Miraflores al sur de la capital, se comprende que se desarrollaban de la manera siguiente. En las dunas de arena, tan frecuentes en medio de terrenos cultivados o cultivables del litoral peruano, los indios excavaban en primer término pozos. En seguida, para no sacrificar terrenos arables, se amontonaban cadáveres, en lugar de enterrarlos uno al lado de otro. Por eso, en las huacas tal como se las encuentra generalmente, la tumba de adobes existe al lado del cadáver simplemente cubierto de arena o de arcilla. Los muertos no están dispuestos por capas regulares. En las excavaciones se pone a descubierto con frecuencia, mezclados en desorden, cadáveres, huacas, ídolos, herramientas, armas, todo ello conservado en una especie de estuco que torna las excavaciones, a veces, estériles, es más duro que la arcilla, y es casi imposible no romper los objetos de madera y no desgarrar por completo tejidos seculares, en parte enmohecidos.

3 El muerto fue emparedado en estos torreones: el arquitecto acondicionó allí una pequeña ventana, ya sea para pasar por allí objetos, sobre todo vituallas (uso que debe haber existido, pues se da en muchos lugares), ya sea para abrir de tiempo en tiempo la última morada del pariente difunto para conversar con él, hábito que igualmente se ha conservado.

4 Esta forma es en suma la misma en uso en Italia, en ciertas ciudades de España y casi en todas las ciudades sudamericanas conocidas con el nombre de panteones.

Table des illustrations

Légende Corte de una huaca del litoral. - Reconstitución de una pirámide funeraria. -Mausoleo principesco.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 507k
Légende Corte y planta de una huaca subterránea de familia en Ancón.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 157k
Légende Corte y planta de una huaca cilíndrica de Ancón.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 117k
Légende Corte y planta de una huaca subterránea de tres pisos, Ancón.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 113k
Légende Corte de una Huaca (tumulus).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 348k
Légende Tronco de huaca (reconstitución).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 283k
Légende Entrada a una galería funeraria excavada en el granito (Rodadero).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 263k
Légende Gruta con nichos-altar y escalera de una gruta subterránea. Bloque de granito del Rodadero.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 380k
Légende Sepulturas en las grutas de un paramento de roca, en Pisacc.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 195k
Légende Tumba (dolmen) del Chulluc, cerca de Vilcabamba.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
Légende Tumba (dolmen) del Chulluc.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 284k
Légende Tumba en la vertiente sur del Coyor (Incatambo), cerca de Namora.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 349k
Légende Corte vertical de una tumba del monte Sipa (Andaymayo).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 269k
Légende Aspecto del cierre de una tumba subterránea en el cerro Sipa.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 35k
Légende Tumba de la necrópolis sobre las faldas del cerro Sipa.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 118k
Légende Cementerio de Santiago de Cao (panteón); ampiación de las galerías funerarias antiguas, semejantes a un columbarium.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 300k
Légende Chulpa, sepultura a 3 leguas al S.O. de Puno.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 200k
Légende Hatun chulpa, sepultura a 3 leguas al S.O. de Puno.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 226k
Légende Corte y planta de una chulpa, a 3 leguas al S.O. de Puno.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 94k
Légende Urna funeraria de serpentina, Pasacancha.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7843/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 140k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr