Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Segunda parte. Notas arqueológicas

X. Mobiliario. Asientos de piedra, de madera esculpida, de agave. Reminiscencias antiguas en el mobiliario hispano-americano

Texte intégral

  • 1 No podía subsistir duda sobre el carácter sagrado de estas regiones; hay que subrayar a este respe (...)

1La meseta de la montaña del Rodadero, y todo el valle de Quonncacha, están erosionados, y el autóctono transformó los bloques de granito en mobiliario sagrado; excavó peldaños que conducen a los asientos, hizo galerías que conducen a los altares. En las paredes se ven nichos y garitas provistas de bancos adornados de dibujos pacientemente tallados. ¡Cuánta variedad en este mobiliario, y de que modo el antiguo escultor supo sacar provecho ingeniosamente de las formas caprichosas que le ofrecía la naturaleza! ¡Qué aspecto curioso y pintoresco supo dar a esos bloques informes, que alcanzan a veces dimensiones enormes1! ¡Y qué cuidado en el trabajo! Sin duda fue siempre con el procedimiento de la frotación, precedido por el estallido a percusión, que ese inmenso trabajo fue llevado a buen término.

2No tenemos que hacernos eco de las fábulas y leyendas que circulan a propósito de estos trabajos. Nos ha sido imposible encontrar ahí la menor huella de un recuerdo antiguo. Son cuentos sin valor alumbrados por imaginaciones infantiles que se embriagan con su fecunda inventiva. Entre todas las opiniones que hemos recogido, sólo una nos ha interesado: la que nos manifestó el coronel Manuel Delgado, arqueólogo aficionado que por largo tiempo ha recorrido y estudiado el país.

3Cualquiera que sea el enigma que parece planear sobre ciertos bloques esculpidos de esta altiplanicie, la más rigurosa lógica nos lleva a pensar que estamos en presencia de monumentos hechos con un fin definido y según un plan trazado de antemano. Conclusión que se impone cuando se está ante un simple asiento, luego ante uno doble, y después ante uno elevado al que conducen unos peldaños. Cuando se llega, a través de una galería con nichos a derecha e izquierda, a un altar levantado sobre un verdadero pedestal; cuando uno reconoce gradualmente formas cada vez más complicadas, y menos comprensibles para nuestras costumbres europeas, se acaba por concebir la existencia de una serie de concepciones que han debido tener su razón de ser, su encadenamiento, su objeto.

4Al constatar por mil detalles de su industria el admirable espíritu práctico de estos hombres, no se podría dudar de su buen sentido, facultad predominante de las grandes razas. Es cierto, el fin útil de estos virtuosismos de escultor no aparece claramente; la razón que llevó a este pueblo a gastar un tiempo tan considerable en trabajos tan inmensos no ha sido explicada aún de manera suficiente. Pero ese fin, esa razón, han debido existir, y estudios ulteriores permitirán definirlos. Desde ahora podemos clasificar el mobiliario del Perú antiguo en dos grupos: el mobiliario de piedra y el de madera. Las piezas que se hallan se reducen casi exclusivamente a asientos. Creíamos haber encontrado una mesa (la del cabildo de Vilcas Huamán), pero un examen atento nos ha convencido de que el bloque era una especie de cuba, quizás un sarcófago, que, derribado por los morochucos, presenta el aspecto de una mesa.

Meseta del Rodadero.

Bloque esculpido, fachada este (Extremo sur del Rodadero).

Fachada oeste, punta sur del Rodadero.

5En cuanto a los asientos, no parecen haber estado destinados al uso doméstico. El material con que fueron confeccionados puede servir de argumento en tal sentido. En efecto, es inadmisible que bloques imposibles de ser desplazados, de formas variadas y curiosas, hayan sido hechos en atención a otro fin que el de servir de asiento a los sacerdotes, de trono a los reyes. Es cierto, si el poder quería afirmarse por medio de un trabajo imperecedero y de valor inapreciable, lo ha logrado con mayor éxito al trabajar la piedra indestructible que construyendo un trono de oro, materia maleable muy fácilmente fundida en el incendio que destruyó la soberana majestad de los incas. Entre los asientos, unos fueron tallados en la roca viva, otros en bloques exentos. Entre los primeros citemos en primer lugar los que, en forma de grandes nichos, fueron excavados en la pared de roca. Hay cierto número de ellos en Ollantaytambo, donde fueron conocidos bajo diferentes nombres. Algunos están notablemente trabajados y decorados con dibujos, y no nos asombraría que en esos tiempos hubiesen estado incluso adornados con incrustaciones de otras piedras; las cavidades que debían recibirlas subsisten y justifican nuestra aseveración. Los asientos esculpidos en bloques graníticos en medio de erosiones no están en absoluto, como los primeros, protegidos por doseles o bóvedas. Son los de Quonncacha, el Collactianan (asiento de la reina), el Ñustatianan (asiento de la princesa), el doble asiento que los habitantes de la zona llaman hoy el Confesionario, y el Yaya, Churi y Espíritu Santo. La finalidad de los tronos de granito es difícil de precisar, pues no se hallan ni en el centro de un santuario ni en medio de un patio, ni adosados a un palacio. Están allí donde el azar hizo que el bloque granítico sobrepasara el nivel del suelo. Es probable que en sí mismos constituyesen el centro de un santuario, y que el hombre que tenía el derecho de sentarse en ellos estuviese en el centro de un lugar venerado. Podemos decir lo mismo de los asientos en extremo numerosos excavados en las rocas del Rodadero. No forman un todo, no están orientados, y nada permite comprender su antiguo empleo.

Ñusta-tianan, noreste de la fortaleza de Ollantaytambo.

El Confesionario, granito, Quonncacha.

Collac-tianan, Quonncacha.

Ñusta-tianan, Qonncacha.

6Es verdad indudable que el escultor sintió un día la necesidad de colocar los asientos en un santuario, de ponerlos en las terrazas de su terraplén, y de esta preocupación nacieron los asientos que existen todavía en número de cuatro en Vilcas Huamán. Son de una simplicidad y regularidad extremas. El mayor es un doble trono con espaldar y brazos, los otros son sillones simples igualmente provistos de apoyos para la espalda y las manos. Es incuestionable que exornaron otrora la plataforma superior del castillo en que el señor Angrand vio todavía uno, el más grande, en 1848. Un deslizamiento que se produjo en el lado norte del castillo lo ha hecho caer en el patio. A pesar de la caída, ha permanecido intacto. Añadamos que entre las razas sometidas al inca, hay una que se halla al norte, en los alrededores de Puerto Viejo, antiguo reino de los Cañaris, que llevó aún más lejos el arte de los asientos monumentales. Allí se ha encontrado, y tuvimos ocasión de ver hermosos ejemplares en Guayaquil y en Lima, asientos de una concepción verdaderamente artística. El gres muy duro representa un hombre o un mono en cuclillas, portando sobre la espalda una especie de ancha herradura, cuyos dos brazos volteados hacia arriba sirven de apoyo; no tienen espaldar.

Asiento de gres de Puerto Viejo (llamado asiento de Guayaquil).

7Se puede igualmente subdividir los asientos de madera en dos grupos: los asientos artísticos en madera dura (chonta) y los brindados por la naturaleza misma, y que los indígenas dejaron en el estado en que los habían hallado, sin gastar allí ni arte ni esfuerzo. Los primeros son una especie de banquetas ligeramente huecas a las que sirven de pies animales, sobre todo leones. Los otros no son más que troncos de maguey. Los indios actuales cortan los troncos de maguey, cuya forma es por lo general la de un cilindro de 20 a 30 centímetros de alto, a ras del suelo, los hacen secar al sol y los utilizan como asientos. A veces recortan el tronco de tal manera que queda un pequeño espaldar en el bloque.

Asiento con espaldar de tronco de maguey.

8Lo que nos permite concluir la antigua existencia de tales muebles es antes que nada el hecho de que son usados aún hoy en todas las regiones donde hay agaves, y que además hemos encontrado la imitacion exacta de uno de estos asientos en las tumbas de Sipa. He visto en la casa de don Jerónimo Cisneros cuatro asientos de este tipo, trabajados con arte admirable. Fueron hallados en una gran sepultura. Unas momias descansaban sobre ellos. Los cuatro asientos tienen más o menos de 30 a 40 centímetros de alto y cuentan con espaldares de 15 a 20 centímetros.

Asientos tallados en la roca viva (Rodadero).

9Los españoles introdujeron en América los asientos del siglo xvi, y los artesanos indios aprendieron pronto a confeccionarlos. Sus formas angulosas guardan una cierta analogía con la de los grandes asientos monumentales de Vilcas Huamán. El asiento mismo y una parte del espaldar fueron confeccionados de cuero, el cual en muchos sitios exhibe dibujos de origen incuestionablemente indio. Fue así que el elemento artístico indígena influyó en el arte de los conquistadores. Los asientos fueron además, a menudo, incrustrados con nácar, con concha o compartimentados con plata. Desde que la industria europea invadió, con sus productos de exportación, el suelo peruano, estos dibujos típicos, severos y originales, últimas reminiscencias de la independencia americana, se han eclipsado ante el material ligero, la forma a la moda, el carácter convencional, y el arte y la originalidad han sido matados por su más mortal enemigo: lo barato.

Asientos en el Rodadero.

Asiento de maguey.

Asiento con espaldar de maguey.

Asiento de granito encontrado en una sepultura del cerro Sipa.

Notes

1 No podía subsistir duda sobre el carácter sagrado de estas regiones; hay que subrayar a este respecto la particularidad de estos terrenos erosionados, para los cuales la eminencia del Rodadero puede servir de tipo: como resulta del plano adjunto, no se encuentra allí ninguna huella de muro, sino únicamente los bloques de granito de contornos informes e irregulares. Es en esos bloques que los antiguos ejecutaron los trabajos de escultura mencionados en el texto, y de los que damos numerosos ejemplos.

Table des illustrations

Légende Meseta del Rodadero.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7842/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 565k
Légende Bloque esculpido, fachada este (Extremo sur del Rodadero).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7842/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 334k
Légende Fachada oeste, punta sur del Rodadero.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7842/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 324k
Légende Ñusta-tianan, noreste de la fortaleza de Ollantaytambo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7842/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 226k
Légende El Confesionario, granito, Quonncacha.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7842/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 123k
Légende Collac-tianan, Quonncacha.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7842/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Légende Ñusta-tianan, Qonncacha.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7842/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 110k
Légende Asiento de gres de Puerto Viejo (llamado asiento de Guayaquil).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7842/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 101k
Légende Asiento con espaldar de tronco de maguey.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7842/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 143k
Légende Asientos tallados en la roca viva (Rodadero).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7842/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 325k
Légende Asientos en el Rodadero.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7842/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 345k
Légende Asiento de maguey.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7842/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 30k
Légende Asiento con espaldar de maguey.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7842/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 58k
Légende Asiento de granito encontrado en una sepultura del cerro Sipa.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7842/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 30k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr