Desktop versionMobile Version
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Segunda parte. Notas arqueológicas

IV. Ornamentación de los muros. Pinturas, bajo-relieves

Volltext

1Se ha repetido que el indígena del Perú no conocía ningún medio de decoración arquitectónica. Y es que en efecto los siglos nos han conservado sólo pocos ejemplos. Si los temblores parecían impotentes para derribar estas obras enormes, en cambio la rapacidad, la sed de oro, que trajo tantos aventureros a América, pudo cumplir una obra destructora que sobrepasa la imaginación. Se sospechaba tesoros escondidos en todas partes. Se echaba todo abajo para descubrirlos, y, cuando no se encontraba nada, se daba curso a la rabia estúpida de la desilusión en los vestigios de ese pasado que no había realizado las esperanzas que había suscitado. Es por eso un milagro que un cierto número de ejemplares haya escapado al cataclismo, que, al hacerse crónico, transformó la aniquilación del mundo autóctono del Perú en asqueante agonía.

2Y, sin embargo, estos pocos restos nos permiten apreciar los trabajos; gracias a los raros vestigios podemos darnos cuenta de los esfuerzos artísticos de los arquitectos, de los medios decorativos de que disponían, y de la manera cómo supieron aprovecharlos.

Friso de las ruinas del monte Chucana (granito gris).

3Los indígenas se esforzaban evidentemente en emplear los dos recursos principales de que disponían: la línea y el color. Vemos las huellas de una y otra. Si los medios técnicos eran primitivos, el efecto general no fue por ello menos impactante, y si los meandros en relieve en los muros de los palacios son bastante semejantes a los trabajos decorativos hechos por los pueblos del viejo mundo, el uso que hacían de la policromía recuerda los sueños coloreados que, en otras longitudes, han caracterizado la imaginación dorada de los pueblos del sol.

4Como el sol peruano proyecta sombras de una nitidez y de un negro incomparables, los bajo-relieves ganan en vigor y en valor. Las salientes de vivas aristas y las superficies paralelas al campo constituyen relieves planos, de un efecto sorprendente.

5Los autores de Chimú nos han legado trabajos encantadores de este tipo, tanto más que la ausencia de ventanas les ha dejado grandes superficies que se prestaban admirablemente para el despliegue de los meandros, que ellos dibujaron con una inspiración de ceramistas eméritos.

6Mencionaremos los muros del palacio real del norte, las galerías de honor del barrio central y los parapetos, los grandes palcos del foro.

Muro exornado del Gran Chimú (se ven las cañas que guiaron al albañil en su trabajo).

7Los parapetos fueron, a no dudar, construidos más o menos como se construiría espaldares, con un enrejado de caña revestido de tierra greda. El mismo procedimiento fue empleado para los bajo-relieves. Se aplicaban tallos de caña en la capa suave del muro, y el dibujo en relieve recubierto de arcilla se secaba al sol lo bastante rápido como para adquirir casi la resistencia de una terracota.

  • 1 En la fachada sur del palacio aislado de Pachacamac hay dos columnas de base cuadrada, en forma de (...)

8Los muros, cuyo fondo está cubierto de listones horizontales, eran preparados, para comenzar, con una tierra muy suave; se aplicaban luego tallos que se presionaban fuertemente contra la arcilla. Una vez retirados, se aplicaba sobre este fondo los dibujos en bajo-relieve que se ven todavía hoy en los paramentos1.

Fresco en un muro de viviendas en la plataforma superior de la fortaleza de Paramonga (siluetas rojas sobre fondo amarillo, longitud del muro: 7.20 m.).

9He allí pues el uso que las razas yungas sabían hacer del bajo-relieve. En cuanto a la policromía decorativa, los chimús llegaron, por medio de procedimientos en extremo simples, a brillantes efectos de conjunto. Mediante el empleo del ladrillo esmaltado, los pueblos del Asia Central alcanzaron un fin artístico semejante, muy próximo a la perfección. En tanto que éstos preferían el blanco y todos los matices del azul, los autóctonos de la costa del Perú aplicaban en sus muros el amarillo y el rojo. Se trataba de ocres que les proporcionaban las canteras situadas en las vertientes de los últimos contrafuertes de la cordillera.

Motivo de los bajo-relieves de tierra de un muro del gran palacio del Gran Chimú. Dibujo en esteras de paja de los lechos de las huacas subterráneas de Moche.

  • 2 En Pachacamac los muros fueron cubiertos por una capa muy uniforme de arcilla. Sobre sus paramento (...)

10Mezclaban los colores en una solución muy diluida de arcilla, con la que pintaban al fresco los paramentos de sus palacios, de manera que los colores, penetrando en el cuerpo de la construcción, han conservado en muchos sitios todo el esplendor de su matiz original primitivo2.

11Según la finalidad de la construcción, los muros eran rojos o amarillos, o incluso estaban cubiertos por un damero de ambos colores; a veces también se destacaban, sobre un fondo rojo, dibujos amarillos, y a la inversa. Ahí también la ausencia de ventanas permitió el despliegue ancho e ininterrumpido del motivo, cuyo colorido, en la luz dorada del clima ecuatorial, no produce de ningún modo el efecto chillón que una gama de colores semejantes ocasionaría en nuestras grises regiones. Al contrario, esos tonos se conciertan perfectamente con el suelo amarillo, con la vegetación de un verde uniforme, con el cielo de un solo tono, por así decir sin matices, de manera que el todo causa la impresión de un rico conjunto de colores francos, agradables a los ojos como un tapiz de oriente que exhibe sus tonos cálidos a la luz resplandeciente del suelo nativo.

12En el interior la ornamentación de los muros fue excepción, o quizás, para hablar más exactamente, no subsisten al respecto más que muy raros ejemplos. Ornamentación que consistía ya sea en bajo-relieves planos (como en Cabana, Huaraz, Vilcas, Huánuco Viejo, un dintel de puerta en la fachada lateral de la Compañía en el Cuzco, el dintel de la Puerta del Sol en Tiahuanaco), o incluso en esculturas de bulto selladas en el muro. Hay muestras al respecto en Chucana, Cabana, Chavín. Recordemos en último lugar especímenes en extremo raros de grabado usado como ornamentación o como dibujo en los bajo-relieves mismos (Tiahuanaco-Collo-Colli), o como dibujos independientes de toda otra obra escultórica. Hemos visto varios en Huandoval, que provenían de Chucana. El efecto producido por los bajo-relieves es original y pintoresco, porque están ejecutados en piedras cuyos colores difieren del tono del muro, de modo que se destacan de una manera muy nítida sobre el fondo gris o amarillo del paramento. No tenemos más que citar a este respecto los bellos pórfidos marrones de Cabana y el aparejo de gres y esquisto amarillento de las paredes de Pashash, en las que estaban encajados.

Guerrero antiguo, bajo-relieve en pórfido marrón, de Pashash, actualmente en Cabana

13Sin embargo, conviene añadir que los peruanos empleaban este procedimiento con mucha moderación, y sus sucesores en la tierra de los incas, menos artistas que ellos, no comprendieron esa sobriedad en la ornamentación. Por eso arrancaron un gran número de bajo-relieves semejantes a los de Cabana, cerca de Recuay, e hicieron con ellos una especie de mosaico en el muro del panteón de Huaraz; el efecto es horrible, y parece incluso que tal aglomeración de figuras feas en sí mismas, aumenta su fealdad por el aire grotesco que les es propio.

Cabeza humana que adomó, en alto-relieve un muro de Pashash cerca de Cabana.

Anmerkungen

1 En la fachada sur del palacio aislado de Pachacamac hay dos columnas de base cuadrada, en forma de pilones y entre tres puertas, columnas que se ensanchan en su parte superior de modo que presentan las formas redondeadas de un seno de mujer.
Faltan las cabezas. Sin embargo parece seguro que se trata de antiguas cariátides.

2 En Pachacamac los muros fueron cubiertos por una capa muy uniforme de arcilla. Sobre sus paramentos, preparados así, hubo pinturas rojas y amarillas. Los fondos, y partes irreconocibles de las mismas, existen todavía en muchos lugares. Así la fachada del templo del Sol, orientada hacia la necrópolis, ha conservado una capa del más hermoso rojo. En éste la pintura es incluso de las más complicadas. Sobre el fondo de tierra, hay una capa de arcilla amarilla cubierta por otra de arcilla roja. Las capas de colores tienen más o menos 1 centímetro y 1/2 de espesor; son muy duras, brillantes y pulidas como esmalte.
Muchas paredes de Pativilca están cubiertas de una especie de damero rojo y rosa perfectamente conservado. En el muro de un callejón (galería entre dos palacios), cerrando con adobes, y que yo hice abrir, hay un fresco completo y muy bien conservado. El muro tiene 7.20 m. de largo por 1.80 de alto. Hasta la altura de 90 centímetros está cubierto por un damero que termina en una orla roja. El damero tiene 48 campos a lo ancho y 8 en la altura. La parte alta del muro está coronada por un damero que no tiene más que dos campos superpuestos.
Entre ambos dameros, sobre un amarillo ocre, se ven dos grupos de tres animales rojos, con las cabezas mirando al medio: dos llamas y cuatro huanacos. El pintor utilizó estos animales como elemento decorativo, yo diría incluso como arabesco; exageró la curva del cuello y la parábola de la espina dorsal, y supo crear con mucho gusto lo que el artista moderno llama un capricho. En el muro opuesto, sobre fondo rojo, aparecen pólipos amarillos.

Abbildungsverzeichnis

Bildunterschrift Friso de las ruinas del monte Chucana (granito gris).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7836/img-1.jpg
Datei image/jpeg, 97k
Bildunterschrift Muro exornado del Gran Chimú (se ven las cañas que guiaron al albañil en su trabajo).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7836/img-2.jpg
Datei image/jpeg, 369k
Bildunterschrift Fresco en un muro de viviendas en la plataforma superior de la fortaleza de Paramonga (siluetas rojas sobre fondo amarillo, longitud del muro: 7.20 m.).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7836/img-3.jpg
Datei image/jpeg, 72k
Bildunterschrift Motivo de los bajo-relieves de tierra de un muro del gran palacio del Gran Chimú. Dibujo en esteras de paja de los lechos de las huacas subterráneas de Moche.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7836/img-4.jpg
Datei image/jpeg, 51k
Bildunterschrift Guerrero antiguo, bajo-relieve en pórfido marrón, de Pashash, actualmente en Cabana
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7836/img-5.jpg
Datei image/jpeg, 154k
Bildunterschrift Cabeza humana que adomó, en alto-relieve un muro de Pashash cerca de Cabana.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7836/img-6.jpg
Datei image/jpeg, 48k

© Institut français d’études andines, 1993

Nutzungsbedingungen http://www.openedition.org/6540

Lesen

Exklusiver Zugang

open access

Angeboten von L’éditeur de ce site

Kaufen

Printversion

amazon.fr