Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Segunda parte. Notas arqueológicas

III. Puertas, ventanas, nichos, en la costa y en el interior. Elevación. Plantas

Texte intégral

  • 1 Don Jorge Juan y Ulloa, loc. cit,. t. II, lib. VI, p. 626, grab. XVII. Humboldt, Vues, t. I, p. 31 (...)

1Las puertas, las ventanas, como los nichos, son ora a jambajes paralelos, ora inclinados1. El número de puertas es relativamente poco considerable; las ventanas son raras y parecen incluso absolutamente desconocidas en ciertos lugares. En cuanto a los nichos, juegan un gran papel en la economía arquitectónica del Perú autóctono.

Puerta con jambas apartadas y redondeadas (tierra), Pachacamac.

Modelo en granito de las puertas de Huánuco Viejo (hallado en Baños).

2Como la locomoción se efectuaba exclusivamente a pie, no sorprende que no haya habido mayores diferencias entre las puertas de entrada de los palacios y casas, y las que comunicaban las diferentes piezas de un mismo edificio. Se puede observar cuatro tipos de puertas, que se dividen en dos grupos: aquéllas por las que el hombre pasaba erecto y aquéllas por las que no penetraba sino inclinándose o rampando. Estas últimas, aunque a veces se usasen en las casas, fueron más comúnmente adoptadas para los mausoleos. Las jambas consisten por lo general en varias hiladas, y, con pocas excepciones, no tienen estrías ni entrantes de ninguna clase. Una puerta de Pachacamac, cuyos jambas son redondeadas, la puerta de entrada de la torre del palacio del Inca en Cajamarca, las grandes puertas de los leones de Huánuco Viejo, que tienen una entrante, y una puerta de Tiahuanaco situada entre la del Sol y la aldea, y que ofrece tres canaladuras, son las únicas excepciones que hemos encontrado.

3La mayor parte de las puertas, en la costa, son de jambas rectas. Apenas si hay dos puertas en Pachacamac, y la gran puerta de entrada de la huaca de Toledo, cuyos jambajes son inclinados. En el interior las puertas de Cajamarca, de Huamachuco y las de Chavín son rectas. Todas las puertas de Huánuco Viejo tienen jambas inclinadas. La gran puerta de entrada del terraplén de Vilcas Huamán tiene jambas inclinadas, mientras que todas las demás del mismo grupo de monumentos son rectas, como las que existen todavía en el Cuzco. En Ollantaytambo las jambas son inclinadas. Las puertas de entrada de los mausoleos de la región de Puno ofrecen formas diversas, por ejemplo la de Hatun Chulpa es cuadrada, en tanto que las de muchas otras sepulturas forman un triángulo isósceles. Los dinteles son, en la costa, de tierra, y en el interior de piedra; tanto en el litoral como en el interior hubo seguramente dinteles de madera. No subsiste ninguno. Los dinteles de tierra apisonada son sostenidos por la caña brava con que se ha llenado la masa. Por lo general, como las puertas no eran muy anchas, el dintel consistía en un solo adobe de 2 a 5 metros. A veces incluso los dinteles se componen de 3 o de varios adobes. El ejemplo más curioso de esta singular disposición es ofrecido por la gran puerta del mausoleo de la huaca de Toledo.

Dintel de tierra (los ladrillos, de doble bisel, encajados, formando claves de bóveda).

4Algunos de estos dinteles miden 12 metros de ancho; hechos de arcilla, no están ni siquiera agrietados después de tantos siglos. El procedimiento empleado es de los más simples: dos adobes enormes que hacen cuerpo con los soportes laterales forman en sus dos extremos biseles dobles, sobre los cuales viene a encajar un tercer adobe moldeado en sus extremos en cola de milano, de manera que los tres adobes, que contienen por cierto cantidades considerables de caña, forman una especie de esqueleto protegido contra la acción de la intemperie por la arcilla que lo rodea, se sostienen mutuamente, y constituyen un conjunto que resiste la acción destructiva de los siglos como lo haría el arco de medio punto mejor construido.

5En el interior los dinteles de piedra alcanzan a veces dimensiones muy considerables: no es raro encontrar algunos de 4 y 5 metros (Huánuco Viejo, Vilcas Huamán, Ollantaytambo, Pisacc, etc.).

6Existen aún dinteles en forma de salidizo: una de las puertas del palacio de Cajamarca y una en el palacio de la isla del Sol en el lago Titicaca están hechas así. El único ejemplo de puerta con arco de medio punto es el del palacio tan curioso al norte de Pachacamac. Los adobes están dispuestos igualmente en salidizo y los ángulos rebajados. Los peruanos daban acceso a ciertos monumentos por medio de puertas desprovistas de dintel. Las jambas, que en este caso no sobrepasaban la talla humana, están a menudo coronadas de figuras de hombres o de animales. El principal modelo de este tipo se encuentra en Huánuco Viejo, como se ve en las fachadas este y norte del terraplén, antiguo santuario. Esta forma es de una gran simplicidad y produce en el espectador cierta sorpresa. Esta barrera abierta, los postes adornados, el peldaño que se franquea antes de ingresar en el interior, constituyen una idea arquitectónica de valor original y efecto feliz. No es ordinaria, es peruana, imprime un sello personal al monumento. De todas las formas de puertas que conocemos en el Perú es la más bella, la mejor comprendida desde el punto de vista del arte.

Puerta del patio del palacio del Inca, en Cajamarca.

7Hemos dicho que las ventanas eran muy raras. No hemos encontrado ninguna en la costa. En el interior las hay en Marca Huamachuco, en Tarmatambo, en Incahuasi, y en Vilcabamba. La más grande mide 90 centímetros de alto por 35 de ancho. En cuanto a su disposición desde el punto de vista del aparejo, difiere de las de las puertas por el hecho de que las jambas se componen a menudo de un único bloque. Si en el exterior los vanos de las ventanas no interrumpen las grandes superficies planas, las salas poseen nichos de diferentes dimensiones, según el uso a que estaban destinados.

Elevación y planta de una puerta del palacio del Inca.

Puerta del palacio del Inca, en la Isla Titicaca, o del Sol.

  • 2 Recuérdese el palacio llamado del Inca en la isla de Titicaca, o también la fachada sur del Colcam (...)
  • 3 Es probable que los guardas tuviesen que mantenerse ora en cuclillas, ora de pie, lo cual parece i (...)

8Se ha creído estar ante un pueblo que practicaba un culto que hacía de la morada de todo creyente una suerte de santuario, como sucedía entre los conquistadores. Los españoles, católicos fervientes, pensaban, con lógica en extremo personal, que el nicho implicaba un santo, o, en un pueblo pagano, un ídolo. Sin embargo estos nichos tenían de todos modos un empleo más práctico. Así servían de garitas para el guardia de corps, uso indicado ante todo por el lugar que ocupaba la sala en donde se les encuentra con más frecuencia. Esta sala longitudinal, especie de galería, precede por lo general a las más hermosas del palacio, morada probable de los señores soberanos. A veces incluso estos nichos-garita se hallan en los ángulos de las salas más vastas y de los laberintos2 ; allí un centinela debía impedir el paso o guiar al que tenía derecho o deber de penetrar en estas galerías de paseo misteriosas. Allí guardaban sus armas y colgaban sus vestidos. Por eso hemos hallado a menudo perchas de piedra3.

Puerta de los pumas, del terraplén de Huánuco Viejo.

Nicho del palacio del Inca, Cajamarca.

Elevación y planta de un nicho en la fachada norte del palacio del Inca en Cajamarca.

Elevación y planta de nichos en Olíanlaytambo.

Elevación y planta de un nicho en Marca Huamachuco

9Los nichos de dimensiones menores servían evidentemente de armarios. Se les encuentra en todas las viviendas, desde la más bella hasta la más humilde. Como la cerámica desempeñaba un gran papel en esta vida de interior, el nicho ofrecía un excelente abrigo para estas frágiles obras del arte doméstico. Los vasos se hallaban así al alcance de la mano, y estaban bien a la vista para constituir el principal adorno de la pieza. Tales credencias tienen por lo general las dimensiones de las ventanas. Sus jambas son rectas o inclinadas, según el estilo general de la construcción. El indígena percibió tan bien la trascendencia artística de tales nichos al producir manchas negras en los muros, que con toda seguridad los consideró ornamento de sus construcciones. Siempre están dispuestos simétricamente, e interrumpen de modo agradable la monótona desnudez del paramento. Tanto ello es así, a pesar de la rareza del hecho, que hemos encontrado, sobre todo en Tiahuanaco, bloques de piedra cuya superficie fue cubierta de dibujos en hueco, y que representan nichos de las dimensiones indicadas arriba, sólo que están representados en reducciones considerables, y sobre todo no tienen más que un centímetro y medio de profundidad. Se trata, pues, hablando propiamente, de un efecto de bajo-relieve buscado por el artista, y que, aplicado sobre una gran superficie, debió producir, cuando se veía el monumento así adornado de lejos, una impresión de las más singulares. Nos parece indudable que el alto número de nichos y las sombras consiguientes, que son extremadamente negras en estas regiones cercanas al Ecuador, agrandaban, si puedo expresarme así, el monumento, por un desplazamiento de las leyes de proporción que sirven al espectador de guía en su apreciación del tamaño de los objetos. Así entendidos, los nichos constituyen, para nosotros, el paso natural del trabajo del constructor, propiamente dicho, al artista, al escultor y al pintor decorador de los paramentos exteriores y de las salas de los monumentos.

Muro de la fortaleza de Ollantaytambo. Nichos que dan a una terraza.

Ejemplo de percha en Chavín.

Percha en Chavín de Huántar (p. 521).

Pórfido azulado de un palacio de Tiahuanaco, con nichos ornamentales (Grupo de Pumachaca).

Notes

1 Don Jorge Juan y Ulloa, loc. cit,. t. II, lib. VI, p. 626, grab. XVII. Humboldt, Vues, t. I, p. 312 y t. II, p. 100 y ss. Véanse las ilustraciones de Antigüedades, № 12 (templo del Titicaca), de DʼOrbigny. “Había vastos templos sin ventanas y cuyas puertas eran en plano inclinado”. (D'Orbigny, p. 133).

2 Recuérdese el palacio llamado del Inca en la isla de Titicaca, o también la fachada sur del Colcampata del Cuzco; considérese la planta del Gran Chimú, y en éste sobre todo el laberinto del sur, y se verá el papel que los nichos de grandes dimensiones han desempeñdo en la economía arquitectónica del artista indígena.

3 Es probable que los guardas tuviesen que mantenerse ora en cuclillas, ora de pie, lo cual parece indicado por las diversas dimensiones de los nichos.

Table des illustrations

Légende Puerta con jambas apartadas y redondeadas (tierra), Pachacamac.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 62k
Légende Modelo en granito de las puertas de Huánuco Viejo (hallado en Baños).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 67k
Légende Dintel de tierra (los ladrillos, de doble bisel, encajados, formando claves de bóveda).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 42k
Légende Puerta del patio del palacio del Inca, en Cajamarca.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 205k
Légende Elevación y planta de una puerta del palacio del Inca.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 34k
Légende Puerta del palacio del Inca, en la Isla Titicaca, o del Sol.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 357k
Légende Puerta de los pumas, del terraplén de Huánuco Viejo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 93k
Légende Nicho del palacio del Inca, Cajamarca.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 227k
Légende Elevación y planta de un nicho en la fachada norte del palacio del Inca en Cajamarca.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 34k
Légende Elevación y planta de nichos en Olíanlaytambo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 45k
Légende Elevación y planta de un nicho en Marca Huamachuco
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 33k
Légende Muro de la fortaleza de Ollantaytambo. Nichos que dan a una terraza.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 351k
Légende Ejemplo de percha en Chavín.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 96k
Légende Percha en Chavín de Huántar (p. 521).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 47k
Légende Pórfido azulado de un palacio de Tiahuanaco, con nichos ornamentales (Grupo de Pumachaca).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7835/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 168k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site