Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Primera parte. Relación del viaje

XXV. Regreso al Perú. Puno. Arequipa. La costa. Mollendo. Arica. Tacana. Retorno a Lima

Texte intégral

  • 1 Cieza de León da un itinerario para todo el Collao que es exactamente el mismo que hoy día. Cita C (...)

1Dejé la región con mi álbum enriquecido por una serie interesante de esbozos. Dos días después, hacia las cinco de la tarde llegué al río Desaguadero1. Es un emisario del lago Titicaca, que ha sido adoptado como límite natural entre la república de Bolivia y la del Perú. Se ha tendido allí un puente a medias entre uno flotante y otro colgante. El tablero está sostenido por cadenas de fibras vegetales que reposan sobre pilares, entre los cuales hay puertas de doble batiente. Tablero que, formado por una decena de capas de totora, flota sobre el agua. A las seis de la tarde, la república boliviana cierra la puerta de su país con doble vuelta de llave; el Perú hace lo mismo, y ambas repúblicas no abren sino a las ocho de la mañana. Desde la época de la independencia los dos países vecinos no han podido entenderse sobre la contabilidad del peaje, de modo que se ha tomado un término medio, no precisamente favorable a los viajeros. Los bolivianos, en la orilla sur, cobran una cierta cantidad de reales, luego de lo cual se detiene al transeúnte en la orilla norte, donde el vigilante peruano le obliga a pagar por segunda vez.

  • 2 Estas iglesias fueron construidas desde la llegada de los españoles, y se encuentra la prueba de e (...)

2El día de mi llegada, los habitantes del Desaguadero boliviano estaban en plena chupería; estaban todos ebrios, no en honor de un santo, sino para festejar la terminación del camino que, de las explotaciones metalúrgicas de Coro-Coro, lleva a las orillas del lago Titicaca, donde se embarca el cobre a Puno. El vigilante de los trabajos, al que llamaban señor comandante general, especie de militar en vestido fantasioso, me pidió mis papeles con la descortesía más perfecta, añadiendo a su pedido una serie de juramentos y epítetos absolutamente nada gentiles para con mi persona. En lugar de mostrarle los papeles le mostré, para comenzar, el puño. El sacó su revólver. La cosa podía tornarse seria, así que hice retroceder unos pasos a mi cabalgadura, y, mientras el infeliz me apuntaba, piqué con ambas espuelas, arremetí a fondo, lo derribé como un soldado de Nuremberg y pasé a galope hasta el puente, seguido por mis compañeros y mis muías de carga. Allí, nuevo inconveniente: las muías se negaron con energía a arriesgarse sobre el piso móvil. Debí desmontar y jalar a mi animal por la fuerza, mientras que el joven Ocampo lo empujaba por detrás. Fue todo a tiempo, pues el comandante general se levantó y llegó al puente cojeando y jurando en el momento mismo en que nosotros terminábamos de franquearlo, y le tirábamos, sin mayor trámite, la puerta del Perú en las narices. El honorable representante de la fuerza armada boliviana descargó las siete balas de su revólver, pero éstas no atravesaron la muralla de madera que nos protegía. Unos minutos más tarde nos encontrábamos instalados en el tambo real del Desaguadero peruano, al abrigo de las iras alcohólicas de un guerrero munido de excesivos atributos de la civilización moderna para ser calificado de salvaje, pero aún demasiado salvaje para contarse entre las gentes civilizadas. En el trayecto de Copacabana a Puno no se ofreció nada interesante a mis ojos, excepto las soberbias iglesias2 de Pomata y de Juli. La primera imprenta de América meridional fue instalada en el convento de los jesuitas de Juli. La pequeña ciudad, fundada y llevada a un grado de cultura notablemente elevado gracias a la Compañía, no es hoy más que un villorrio donde viven indios miserables e ignorantes. Hicimos rápidamente el resto del trayecto hasta Puno. La febril impaciencia que se apodera del viajero que se siente próximo a su destino, se había apoderado ya de mí, y recorrí las veinticuatro leguas que me separaban de Puno de un solo tirón, en menos de dieciocho horas, lo cual, en el Perú, dados los malos caminos, representa una considerable velocidad. Al entrar en el gran puerto del lago Titicaca, lancé un suspiro de alivio; me hallaba a unos pasos de la vía férrea, por la cual, cómodamente, como hombre civilizado, me iba a trasladaren tres días a la costa. Al día siguiente dejé por primera vez mi ropa de viaje, las polainas, el poncho, el sombrero, los guantes de manga, para ponerme de nuevo, con indecible satisfacción, el traje europeo. En la escalinata del ferrocarril me separé del joven Ocampo, compañero de viaje valeroso y leal, que tuvo tanto mayor mérito en seguirme por cuanto no estaba acostumbrado a las fatigas de excursiones semejantes, fatigas que lo habían afectado desde los primeros días, sin que jamás se quejara, y conservando hasta el último la calma, sin la cual es imposible lograr éxito en empresas de esta naturaleza. El tren partía a las siglos, está colmado hoy por nieves eternas. La actividad subterránea del volcán produce en la ciudad temblores continuos. Las sacudidas se repiten una o dos veces por semana. La gente está acostumbrada; las casas están construidas con las previsiones del caso; no obstante, con frecuencia los temblores las derriban, las torres de las iglesias se vienen abajo, y se mencionan estos hechos menudos sin asignarles la menor importancia. Se entierra a las víctimas; se reconstruye las casas, y se vuelve a levantar, con obstinación digna de mejor suerte, los templos del Señor. El arequipeño ama su ciudad , que disfruta de la temperatura cálida de los trópicos, perosiete de la mañana y me dejaba a las cuatro de la tarde en la estación de Vincocaya, a 15.042 pies ingleses sobre el nivel del mar. Es uno de los puntos más elevados en que habita el ser humano. Mis compañeros de viaje, negociantes de la costa, sufrían ahogos y esperaban, por razones todas de orden físico, con una impaciencia tan grande como la que yo experimentaba por razones de orden moral, el descenso a Arequipa. A las tres de la tarde la locomotora hacía su ingreso a la estación de la segunda ciudad del Perú, ciudad realmente maravillosa por su situación en una vasta llanura cultivada, dominada por el cono del Misti, cuyo cráter, apagado desde hacede revueltas, que más de una vez han derribado el gobierno de Lima: por eso el orgullo de sus hijos no conoce límites. Cuando dicen que son arequipeños, creen sinceramente haber dicho la última palabra. Para ellos, Lima es apenas una copia de su ciudad; y desde que un tranvía pasa dos veces al día por sus calles, desde la estación a la catedral, nada podría dar una idea de su íntima convicción de que París y Londres deben poner mucha atención si quieren seguir a la altura de su ciudad. E incluso, por boca de sus diputados en el congreso nacional, Arequipa ha hecho declarar que es una ciudad de la costa, y no admitía que se tomaran en cuenta los moderada por una elevación de 2,000 metros sobre el nivel del mar. Los habitantes no son tan flemáticos como los de la costa, ni tan melancólicos e inactivos como en el interior. En Perú se es muy católico, muy prácticamente, y lo hemos comprobado durante nuestro viaje. Sólo en Arequipa el peruano es fanático. En todas partes del país el cura es poderoso; en Arequipa es soberano; su palabra inflama a las masas; rodeado y sostenido por la sociedad, seguido por el pueblo, el religioso goza en esta ciudad del papel de amo absoluto, venerado sin reflexión y obedecido sin escrúpulos. Es por eso que Arequipa ha sido desde la independencia un continuo focociento sesenta kilómetros que la separan de las orillas del mar. Este chovinismo, que tiene quizás ribetes ridículos, se justifica desde ciertos puntos de vista. Por su cielo incomparable, por la fertilidad de su suelo, la línea grandiosa de su paisaje y aun su existencia entera, confiada a la benevolencia riesgosa de un volcán, Arequipa recuerda la peligrosa belleza de Nápoles y la despreocupada alegría de sus habitantes. Una gran parte de esta admirable región pertenece a la misma familia Goyeneche de la que hemos hablado a propósito de nuestra excursión de Chorrillos a Lurín, pasando delante de su hacienda de Villa. Fuera de los palacios que poseen en Arequipa, son propietarios de las tierras de Sachaca. La hacienda misma presenta el carácter típico de las construcciones señoriales del Perú español, que el Perú peruano no ha podido hacer olvidar.

Calle de la Merced, en Arequipa.

Propiedad en Sachaca.

3Me puse en camino hacia Moliendo, que me esforcé en considerar como un suburbio de Arequipa, a pesar de las seis horas que toma el viaje por ferrocarril. En Arequipa recogí las cajas de antigüedades expedidas unas horas antes de mi partida del Cuzco. El señor Poncignon, agente consular de Francia, me ayudó con sus consejos, y enviamos el precioso cargamento a la costa, de donde fue embarcado a Europa por la vía de Magallanes. Una excavación arriba del Morro me dio resultados muy satisfactorios. Empujado por un sentimiento de curiosidad, resolví dirigirme, antes de regresar a Lima, a Arica, que había sido tan duramente castigada por el terremoto del 9 de mayo de 1877. Su aspecto era lastimoso, y llenaba el corazón de tristeza: todas las casas se habían convertido en escombros; los habitantes se alojaban en pequeñas cabañas de madera; el local de la aduana, que era de fierro, se había desplomado en la arena sobre la que había sido erigido, no dejando ver más que el techo; en medio del cuadrilátero que marcaba el recinto del patio antiguo, estaban amontonados una locomotora y varios vagones, lanzados allí por la violencia de la sacudida; la estación había desaparecido por completo bajo la arena; el buque al que una ola furiosa del Pacífico lanzó, en el terremoto de 1868, a una legua del mar, y al que vimos allí veinte meses antes, había sido traído por la ola de 1877 a unos ochocientos metros del oceáno; por suerte para las numerosas familias que moraban en su reseco esqueleto, el inválido veterano se acordó, en tan críticas circunstancias, de su antiguo oficio: no zozobró, y encalló de nuevo en la arena, de pie y sin ninguna avería. La enorme carena negra se levanta siempre en la amarillenta playa.

Mulata casada de Tacna.

4Desde hace mucho tiempo se conoce una antigua necrópolis situada detrás del morro de Arica. Una excavación aumentó mis colecciones con una serie arqueológica muy interesante. Descubrí allí el único ejemplar que he visto de un “encendedor” antiguo. Consistía en una vara de madera muy dura, mostrando por un lado las huellas de quemaduras bajo la forma de huecos redondeados y carbonizados en la arista superior. Los huecos han sido causados por la frotación de pequeñas cañas que los indios hacían dar vueltas entre sus manos. Las cañas estaban envueltas en un tejido al lado de pedazos de madera de pisonay. Las tribus salvajes del Ucayali hacen aún fuego con el mismo procedimiento, y les hemos visto encender hojas secas en menos de dos minutos. Los indios de las altas mesetas se sirven del mechero español, es decir del encendedor ordinario. En la costa la cerilla química se ha introducido incluso en las chozas más humildes. La semejanza de las tumbas con las de Paramonga me sorprendió en este sitio, en el que encontré igualmente momias acostadas sobre la espalda y no en cuclillas.

Negras rabonas, mujeresde soldados de la guarnición de Tacna.

  • 3 Almagro, al volver, fue probablemente el primer europeo que pasó por esta región. Debió descubrir (...)

5Una última excursión a la pequeña ciudad de Tacna3, depósito de mercancías que, por las alturas del lugar, se transporta directamente a La Paz, me hizo conocer una ciudad encantadora, de carácter europeo, habitada en su mayor parte por comerciantes de nuestro continente, en medio de una población de negros, mulatos e indígenas.

6¿Es que el buen humor que experimentaba por el término de mis trabajos me hacía ver todo a través de cristales color de rosa, o bien la ciudad de Tacna es superior a todo lo que había visitado en las zonas altas? Lo cierto es que la plebe, bien adiestrada por la población rica, es cortés, limpia y casi coqueta en su atuendo. Cerca de la ciudad, al borde de una alberca, asistí a un espectáculo natural entre nosotros, inaudito en el Perú: mujeres que se bañan. Eran dos negras de trece y catorce años. Si se considera que los indios no se lavan jamás, y que contagian este mal hábito a los negros que los rodean y a las mezclas colaterales, la cosa era para asombrarse. Mi sorpresa aumentó cuando advertí que mi presencia no asustaba a las ninfas negras, y que proseguían a mi vista sus caprichosos retozos con ingenuo impudor. Como estaba acompañado por mi cámara fotográfica, por la intención de tomar una vista panorámica de Tacna, resolví aprovechar la ocasión. A cambio de unas monedas y de dos collares de perlas rojas, obtuve de las Venus de ébano permiso para “apuntarlas con mi objetivo”.

India casada de Tacna.

7Al día siguiente entregué, a cada una, la copia que me habían solicitado, y lamentaré siempre que mi inmediata partida no me permitiese saber a qué Marte negro, con pantalones colorados, miembro titular de la guarnición de Tacna, estaba destinado el precioso retrato.

8Las indias, más blancas de tez que las de la mayor parte de las tribus que yo he visto, recuerdan por su vestido la ropa pintoresca de las napolitanas. Me llevé, pues, una última impresión simpática de esta raza en medio de la cual acababa de pasar tantos meses. Dos días más tarde, me encontré a bordel del Eten, que me condujo a Lima.

9Alimentado, en este barco inglés, con roastbeef sangrante, papas y legumbres sancochadas, y tomando té en cantidades, podía creerme ya en esa Europa a la que debía dirigirme en pocos días.

Notes

1 Cieza de León da un itinerario para todo el Collao que es exactamente el mismo que hoy día. Cita Chuli, hoy Juli; Chilave, hoy llave, Acos, hoy Acora, Pomata, Cepita, hoy Zepita, y el Desaguadero. Es interesante dar al mismo tiempo la ortografía de estos nombres de acuerdo al más autorizado de todos. Garcilaso escribe: Illavi, Chulli, Pumata y Cipita.

2 Estas iglesias fueron construidas desde la llegada de los españoles, y se encuentra la prueba de ello en la obra de Cieza de León, comenzada en 1541, terminada en 1551 y publicada en 1555. En esta obra vemos citados los monumentos a los que aludimos, y que, en consecuencia, pertenecen a una época de las más curiosas.

3 Almagro, al volver, fue probablemente el primer europeo que pasó por esta región. Debió descubrir entonces Pisagua, Camarones, Arica, Tacna, Sama, Locumba y Tambo antes de llegar al sitio llamado Arequipa.

Table des illustrations

Légende Calle de la Merced, en Arequipa.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7830/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 294k
Légende Propiedad en Sachaca.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7830/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 223k
Légende Mulata casada de Tacna.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7830/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 238k
Légende Negras rabonas, mujeresde soldados de la guarnición de Tacna.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7830/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 604k
Légende India casada de Tacna.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7830/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 293k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr