Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Primera parte. Relación del viaje

XXIV. Collo-Collo y Tiahuanaco. Antigüedades. Copacabana. Convento. Vestigios antiguos. Islas del Titicaca

Texte intégral

1Al día siguiente partí, y hacia las tres de la tarde, luego de pasar Tambillo, alcancé un punto llamado Collo-Collo. A mitad del camino se encuentra la cabeza colosal de un ídolo de hermoso pórfido azulado, enteramente cubierto de dibujos finamente grabados. No pude hallar por ningún lado el cuerpo de esta sorprendente estatua, que ha debido medir más de ocho metros, ya que la cabeza sola sobrepasa 1.37 m. de altura. Su disposición hace adivinar que la estatua debió ser un paralepípedo. Las aristas fueron redondeadas o pulidas; en los paramentos se indicó todos los órganos mediante bajo-relieves planos o por rasgos grabados, que subsisten en su totalidad. Fuera de los miembros, los adornos y los atributo del guerrero o del jefe, la figura está cubierta de signos que se repiten, y, en consecuencia, parecen no ser dibujos fantasiosos. Se trata sin duda de comentarios a la estatua, signos jeroglíficos aún no descifrados. La leyenda dice que la estatua estuvo otrora en Tiahuanaco, lo que consideramos perfectamente posible. Se dice que los españoles quisieron trasladarla a La Paz, pero como su peso era grande, la cortaron en dos pedazos. Puede constatarse el hueco de mina por debajo del cuello. Como la cabeza resultaba demasiado pesada para el transporte, la abandonaron, y hoy la superstición popular ve en esta obra admirable de la escultura antigua un mal demonio. El mulero que pasa montado en su animal, el indio cuyo camino pasa por ahí, arroja al rostro del pobre dios un puñado de barro, en la creencia de que con tan estúpido insulto pueden neutralizar su funesto poder. Tomé un calco completo de la cabeza, y pasé la noche a unos metros de ella, y más o menos a doscientos metros de unas chozas de indios, a los que envié, para hacerme de amigos, una media botella de aguardiente de caña. Vinieron, uno a uno, a agradecerme, y se regresaron de inmediato a sus cabañas. La noche caía, y pronto la luna plateó la llanura. Vi elevarse, en la límpida atmósfera, un humo ligero; pronto los indios, dejando su posición de cuclillas, pusieron al descubierto unas brasas, que brillaban en la oscuridad. La brisa de la noche me traía los sonidos de una melodía lastimera, la misma que producía, a medida que aquélla se intensificaba o se atenuaba, crescendos o decrescendos de un efecto encantador. Las siluetas de los indios bailando se destacaban en negro sobre el horizonte luminoso; poco después cesó la música, y todo se sumergió en el silencio.

Indio de Collo-Collo.

2Al día siguiente me dirigí a Tiahuanaco, situado a dos leguas más al norte. El terreno, ligeramente ondulado hasta estos parajes, se hizo plano.

3Acababa yo de ingresar en un cuadrilátero formado por bloques mEgalíticos: delante de mí, roto por el medio y tristemente inclinado como si meditara en antiguas glorias, se apareció el antiguo monolito, cubierto por completo de relieves, conocido con el nombre de Puerta del Sol. Me encontraba en Tiahuanaco.

4Se ha debatido mucho sobre el origen del nombre de Tiahuanaco. Discusiones estériles, en nuestra opinión. Sin embargo, tratándose de algo de tanta importancia, creemos nuestro deber consignar brevemente las diversas opiniones que se han expresado al respecto, y que, como era de esperar, no han proyectado ninguna luz sobre el pasado de la región. Se dan, como sucede con todos los nombres de la antigüedad peruana, dos etimologías: la quechua y la aymara. Ya sólo el hecho de que ambos orígenes dan al oído soluciones satisfactorias prueba su inanidad. Prueba que los estudios de filología aplicada, y esta autopsia lingüística que da a veces resultados tan sorprendentes en lo que respecta a las lenguas arias, resultan infecundos y anticientíficos en lo que concierne a los idiomas de América, que se han desarrollado sin escritura propiamente dicha, y en los cuales, por consiguiente, no existe el sólido esqueleto que caracteriza a las lenguas clásicas.

5Tiai es el imperativo del verbo quechua sentarse, y quiere decir, por lo tanto, siéntate. Guanaco o huanaco puede ser considerado como el vocativo del nombre de este animal de la cordillera, y el sentido de Tiahuanaco sería: Siéntate, huanaco. No queremos insistir en la puerilidad de tal etimología y sobre la leyenda igualmente infantil que se ha armado sobre esta base que se pretende científica.

6La etimología aymara da este resultado: Thia, orilla; borde: guañaco, participio pasado del verbo secar. El sentido aymara de la palabra sería entonces ribera seca, en oposición a los pantanos vecinos de Chucuito.

7A primera ojeada esto parece muy lógico, pero, para llegar a tal solución satisfactoria, se ha torturado a ambas palabras: así, el vocablo thia, orilla, se pronuncia de una manera muy particular; la th, (que los autores del siglo xvi escriben a veces tt) es una explosiva que de ninguna manera se oye en la palabra Tiahuanaco, y no vemos además con qué razón se reemplazaría, en Guañaco, la n por la ñ, letras absolutamente diferentes. No podríamos, pues, considerar esta segunda etimología más seria o más científica que la primera. Nos apresuramos a repetir que, por lo demás, no atribuimos ninguna importancia a la etimología de estos diversos nombres. Es sólo el estudio de los monumentos lo que interesa, y lo que puede iluminar la ciencia mediante lentas investigaciones sobre la verdad.

8Las antigüedades de Tiahuanaco se dividen en dos grandes grupos llamados, a la hora actual, por las gentes de la zona, el Acapana y el Pumachaca o también Rumacocha.

9El grupo de Acapana comprende un terraplén y enormes alineamientos megalíticos.

10La montaña, o al menos el terraplén del Acapana está hoy, en su mayor parte, desprovisto del revestimiento de granito. No es más que un montículo de veinticinco metros de alto, en el que se ha realizado una inmensa excavación, con la esperanza de encontrar en los cimientos del templo tesoros que se sospechaba por doquiera. Naturalmente no se hallado nada, y se ha destruido una de las obras más maravillosas de la época incaica. Todavía existe en la plataforma una serie de piedras que antiguamente formaban el borde, y una parte dispuesta en forma de era. Como subsisten en estas piedras pequeñas cavidades dispuestas ya sea en forma de recipientes, ya sea en forma de arroyuelos, no nos sorprendería que se hubieran efectuado allí las mismas observaciones higrométricas que en el Rumihuasi de Quonncacha. En cuanto a las piedras del revestimiento exterior, eran casi sin excepción de granito trabajado de una manera notablemente superior a lo que hemos podido constatar en las demás fortalezas. Hemos dibujado y fotografiado un gran número, trabajo que no ha sido llevado a cabo de manera completa más que por un solo hombre, el señor Angrand, que en 1849 calcó, por así decir, todas las piedras que se hallaban dispersas en el terreno mismo, y en el pueblo actual de Tiahuanaco, de modo, que al recortar todos esos dibujos, se puede llegar a reconstituir completamente las fachadas del terraplén. El número y aspecto de los nichos esculpidos en los bloques de granito son muy notables, los nichos son más pequeños y de formas más variadas. No hay duda pues de que el nicho servía, fuera del uso al que se le destinaba por lo general, de ornamento arquitectónico. Sobre la palabra Acapana se han construido las hipótesis más extraordinarias. Se ha dicho, apoyándose en el vocabulario quechua de Fidel Vicente López (las Razas arias del Perú), que acapana quería decir imagen coloreada por el sol, y que acapanu significaría pintado de colores. Uno de los numerosos viajeros que han opinado al respecto pretendería que el nombre se aplicaba maravillosamente al montículo. Ha encontrado incluso una multitud de pequeñas piedras y de cristales que justificaban el vocablo. Lo que decíamos más arriba prueba que, como quiera que sea el terreno a la hora actual —el mismo que, sea dicho entre paréntesis, no se distingue casi del de otros terraplenes de guijarros de cuarzo y otras piedras—, antaño no existía más que como fundamento de una fortaleza. No puede por lo tanto haber influido, de ninguna manera, en el nombre del sitio. Otros, desarrollando la teoría basada sobre una etimología quechua, han inventado la divertida hipótesis de que antaño la plataforma estaba cubierta de Flores Vivas, a fin de que la cima del montículo presentase de alguna manera una corona brillante y coloreada. Sería interesante citar un solo ejemplo de un terraplén revestido así de un parterre. Otros incluso han querido explicar el nombre por una etimología aymara. Han admitido la forma actual del Acapana como la forma real primitiva y han creído con toda sinceridad que este terraplén, con su hueco abierto al medio (consecuencia evidente de una excavación), fue algo así como una laguna sagrada. En efecto, hoy las aguas pluviales forman ahí un pequeño estanque durante la estación húmeda, estanque absolutamente seco durante seis meses al año. Las aves acuáticas del lago vecino del Titicaca vienen a menudo hasta estos parajes, y esos fantasiosos arqueólogos declaran al punto que Acapana es una derivación de aico pana, grito de pato. Pongamos fin aquí a estas teorías extravagantes, que enredan la ciencia mucho más que la ayudan. No sabemos de dónde deriva el nombre, y no nos atrevemos a afirmar su origen aymara o quechua. Por lo demás, los nombres de lugar no tienen nada que hacer en el asunto, pues, cuando pasan los siglos y las razas se suceden en una tierra, los nombres siguen por la general la evolución y las transformaciones de la pronunciación. Se puede decir como tesis general que en la historia no se conoce jamás los pueblos con el nombre que se dan a sí mismos, sino con la denominación con que sus vencedores lo designan.

Puerta del Sol en Tiahuanaco (fachada este).

Cabeza colosal de pórfiro, Collo-Collo, camino entre Tiahuanaco y La Paz.

11Sin embargo, como esta teoría, a pesar de su lógica, puede sufrir numerosas excepciones, repetimos que es menester, en interés de la verdad, restringir lo más que sea posible el papel de lo arqueológico. Así, las personas más autorizadas que han pasado por este lugar antes de 1850, es decir un cuarto de siglo antes que nosotros, y entre ellas el americanista más competente, el señor Léonce Angrand, han declarado que el sitio en cuestión no era conocido, por entonces, como Acapana, sino como el Castillo, tal como sucede de ordinario en el Perú con todos los terraplenes, de una o de varias terrazas. El nombre de Acapana, que no tiene, pues, más de veinte o veinticinco años, que ha nacido de alguna fantasía popular, de algún azar independiente de la historia como de la arqueología, ha servido no obstante, desde hace algunos años, de base a las más aventuradas teorías sobre el origen de las razas americanas, y de fundamento a la tesis de la anterioridad de los aymaras con respecto a los quechuas, o de los quechuas con respecto a los aymaras, en las regiones andinas.

12Al pie del Acapana se encuentra un inmenso cuadrado de bloques megalíticos, dividido por un quinto alineamiento en dos partes de desigual extensión.

Alineamientos de Tiahuanaco, grupo del Acapana.

13Al extremo oeste se halla la famosa puerta del Sol, monolito de tres metros de alto por cuatro de ancho, y uno de espesor. Es un bloque de pórfido esculpido en todas sus caras. El trabajo principal del artista se concentró en el dintel de la fachada este; es ahí que aparece el bajo-relieve el gran dios Sol, y series de figurillas que parecen aproximarse a él a la derecha y a la izquierda. Los bajo-relieves están cubiertos de dibujos grabados que no podrían ser considerados como líneas trazadas al azar. Se puede afirmar que poseen un sentido, menos simbólico quizás que ideográfico.

Puerta del Sol en Tiahuanaco, fachada oeste.

14El segundo grupo de ruinas llamadas Pumachaca se halla sobre un terraplén semejante al Acapana, pero menos elevado. Pertenecían a la misma época que las del Acapana, evidentemente posteriores al gran santuario de la puerta del Sol.

15El suelo está cubierto ahora de piedras admirablemente talladas, que pertenecieron a monumentos que se levantaban otrora sobre este pedestal imponente. Tuve cuidado de levantar y fotografiar una gran estatua de granito, caída con la cara contra el suelo (ver pág. 463), y que me daba una idea exacta de lo que debió ser la estatua colosal cuya cabeza encontré en Collo-Collo.

16Fuera de estos dos grupos, se levantan aún numerosos vestigos en el pueblo moderno de Tiahuanaco. No hay ninguna duda de que todos pertenecieron a los antiguos santuarios, y que fueron transportados por los indios a la aldea española durante los siglos que siguieron a la conquista.

17Delante de la iglesia del pueblo hay dos grandes estatuas de bulto y una pequeña, que representan un hombre, una mujer y un niño. Los tocados indican personajes de sangre real. No se ve ninguna huella de grabado. Por el lado opuesto de la plaza de Tiahuanaco, se puede observar una piedra singular que representa una especie de pájaro parecido al buho. Los grabados de que está cubierta se han borrado en gran parte. He aquí, de acuerdo al estudio que emprendimos, nuestra apreciación sobre la antigua disposición de todas las estatuas.

Bloques de pórfido tallado provenientes de un antiguo palacio de Tiahuanaco. (Grupo de Pumachaca)

18Digamos en primer término que hacemos una diferencia absoluta de origen y de intención artística y religiosa entre las tres estatuas de la iglesia de Tiahuanaco y las demás. Frente a la puerta del Sol, un metro más adelante hacia el interior en el alineamiento de menhires, se puede ver un zócalo de granito muy bien conservado, de unos sesenta centímetros cuadrados por noventa de altura. Sobre él debió reposar, en nuestra opinión, el buho de la plaza de Tiahuanaco. Su base mide efectivamente sesenta centímetros cuadrados. En cuanto al terraplén del Acapana, estuvo muy probablemente coronado por la majestuosa estatua de Collo-Collo, así como el terraplén de Pumachaca estaba coronado por la estatua similar que aún existe allí. En cuanto a las tres representaciones esencialmente humanas, el hombre, la mujer y el niño, quizás tuvieron su lugar delante del palacio real cuyos últimos vestigios, sobre todo una pequeña puerta monolítica al suroeste de los santuarios, subsisten entre la puerta del Sol y la aldea moderna. Este trabajo mental de reconstitución me permitió entrever la región, ahora tan triste, revestida de la incomparable majestad de sus seculares monumentos. Estos recuerdos indígenas se han conservado sobre un terreno en que la civilización europea no ha dejado más que las huellas de sus fuerzas destructivas, sin borrarlas por una obra reparadora, por creaciones vivaces, por una actividad seductora, contagiosa, por un trabajo fecundo en resultados.

Entrada de la iglesia de Tiahuanaco.

19Esta extrordinaria región, que conserva los recuerdos quizás más artísticos del cincel americano: bajo-relieves, estatuas, paramentos tallados de casas, presentaba a mis ojos un conjunto verdaderamente maravilloso para cerrar el registro de las antigüedades peruanas, registro que abrí con mi visita a Ancón e iba a cerrar con Tiahuanaco y Copacabana.

  • 1 Tiahuanaco a Guaqui. 6 leguas
    De Guaqui a Desaguadero. 5 leguas
    De Desaguadero boliviano a Desaguade (...)

20Después de haber tomado moldes, calcos, y dibujado todos los monumentos que se ofrecían a mi mirada, levantado unos y limpiado de escombros otros, reinicié mi camino1 hacia el último sitio en que iba a efectuar ua estación arqueológica, la estación de Copacabana y de las islas del Titicaca. Copacabana goza en América meridional de la misma reputación que Nuestra Señora de Lourdes o Nuestra Señora de la Salette en Francia. Los milagros que han tenido lugar allí llenan un grueso volumen redactado por el P. Sanz. Que el lector nos perdone si no los citamos; hemos precisado desde el comienzo de este trabajo que no mencionaríamos sino lo que nuestros ojos viesen. La iglesia que alberga a la milagrosísima virgencita es admirablemente pintoresca, sin estilo bien definido, pero formando un conjunto que, a pesar de detalles corintios, dóricos, españoles del Renacimiento, a pesar de cumbreras que recuerdan el Partenón, cúpulas que parecen reminiscencias bizantinas, y paramentos que no recuerdan nada, se destaca con una silueta variada contra un cielo incomparable, y produce, en medio de las míseras cabañas del villorrio, una impresión de elegancia y gracia que sorprende y cautiva. Me pareció interesante fotografiar a la famosa Virgen que ha revelado la existencia de tantos tesoros escondidos. Ofrecí a los curas una cincuentena de fotografías, y obtuve permiso para instalar mis aparatos; pero la capilla de la Santísima Virgen de Copacabana era demasiado oscura, y no logré nada al primer intento. Entonces los sacerdotes, deseosos de obtener las fotografías prometidas, me propusieron desplazar la imagen y llevarla al atrio. Acepté su ofrecimiento y se procedió de inmediato, con muchas Ave Marías, a la mudanza de la reina del cielo. A fin de no dañar el venerado objeto, fue desmontado; se tomó primero al niño Jesús, fajado y coronado, que la Virgen aprieta bajo su brazo izquierdo contra su corazón; después se sacó la cabeza y las manos, desmontando así, pieza a pieza, a aquélla que ha curado tantos males, enderezado a tantos cojos, dado la palabra a tantos tartamudos y la luz a tantos ciegos. En seguida se retiró la túnica de damasco forrada de una armadura de madera; el resto, una percha de agave, había servido de cuerpo a la Virgen, o al menos de soporte para la cabeza y el vestido. Esta vez nuestra fotografía resultó de inmediato, lo que no fue un milagro, pues el sol era radioso, y la estatua, armada de nuevo en el patio de la iglesia, se destacaba con claridad contra el fondo gris del muro.

Estatua de granito, en Tiahuanaco. (Grupo de Pumacocha)

Virgen de Copacabana.

21A la mañana siguiente, después de sacar las copias, me puse a estudiar las antigüedades del lugar. Las “ruinas” de Copacabana comprenden, lo mismo que Quonncacha, y, en la zona del Cusco, el Rodadero, Quenco, etc., trabajos escultóricos en la piedra dura que pertenece a una civilización extremadamente antigua, y algunas construcciones que datan de una época evidentemente posterior. El Tribunal del Inca y la Horca son ejemplos admirablemente conservados de arte megalítico. El primero no es más que uno de esos asientos, una serie de esos peldaños que tanto hemos visto en el Rodadero; en cuanto a la Horca, llamada así a causa de la disposición de las piedras, que presenta una figura más o menos parecida a un patíbulo, es un trilito, quizás también resto último de un enorme dolmen cuyas otras piedras han caído a derecha e izquierda y cubren el suelo. En lo alto del cerro de Llallagua, a cuyo pie se encuentran la iglesia y el convento de Copacabana, se hallan galerías semejantes a las que hemos visto en el Rodadero, con la diferencia de que allí donde los bloques de granito presentaban soluciones de continuidad, los antiguos arquitectos trajeron otros bloques, que colocaron sobre los primeros después de esculpirlos y pulirlos con cuidado. Las termas, Baños del Inca, están admirablemente conservados, y el agua se precipita todavía hoy por tres aberturas en la alberca de granito.

22De la casi isla de Copacabana me dirigí a las islas del Titicaca (o del Sol) y a la isla de Coati (o de la Luna). Las embarcaciones de los indios que utilicé para esta pequeña travesía son canoas de cañas de una gran ligereza, hábilmente manejadas por sus bronceados patrones. El viaje es corto y no podría ser más pintoresco. Por todas partes islotes cubiertos de vegetación emergen de las tranquilas aguas. Al ruido de la embarcación, al deslizarse entre la totora, numerosos pájaros levantan vuelo ruidosamente. Los indios, por lo general silenciosos, cantan viejas canciones en lengua aymara: melodías graves, tranquilas, gritos de dolor secular a los que el miedo ha puesto sordina.

23Los monumentos de la isla de Coati están en un estado de completa destrucción. En la pedrería, montones de piedra cubren un suelo otrora sagrado para los peruanos, y unos pobres pescadores, viviendo en sus tristes cabañas, cultivan oca en los antiguos jardines de los viejos señores de los Andes.

Iglesia de Copacabana.

Tribunal del Inca en Copacabana.

La Horca, trilito de Copacabana en las orillas del lago Titicaca.

24Las construcciones que se han conservado en la isla Titicaca no pertenecen, con excepción de un muro de una galería esculpida en roca viva, a la época ciclópea. Constatamos por todos lados trabajos en esquistos pizarrosos suficientemente ajustados, del tipo de los de Incahuasi. Los más perfectos, tales como los del palacio del inca, son obras absolutamente análogas, en cuanto a pared, estilo de puertas y nichos, etc., al Colcampata del Cuzco. La leyenda dice que esta región fue cuna del poder de Manco-Capac, iniciador de la dinastía de los incas. Las características del arte incaico son en efecto visibles, pero hay una exagerada disposición a creer que la familia de los incas, antes de su acceso al poder, elevó estas construcciones y ha exportado su arte y su industria. Creemos que este razonamiento peca en su lógica, pues nada prueba que los palacios pertenezcan a una época anterior al siglo xii, y, todo, al contrario, lleva a estimar que los incas, luego de su advenimiento, cuando pudieron disponer de una mano de obra numerosa y bien disciplinada, tomaron en préstamo a las construcciones antiguas la forma arquitectónica, y al espíritu práctico de una nueva civilización una técnica más fácil, gracias al empleo de materias menos resistentes y más manejables.

Embarcaciones de totora en el lago Titicaca.

Baños del Inca, en Copacabana.

Isla de Titicaca o del Sol, con las ruinas de las dependencias del palacio del Inca.

Fachada este y sur del palacio del Inca, en la isla Titicaca o del Sol.

Construcción en ruinas, en la isla Titicaca.

Galería ciclópea con nichos en la roca (isla Titicaca.)

Notes

1 Tiahuanaco a Guaqui. 6 leguas
De Guaqui a Desaguadero. 5 leguas
De Desaguadero boliviano a Desaguadero peruano. 250 metros.
De allí a Zepita. 4 leguas y ½
A Quilca. 1 legua y ½
A Tambillo. 3 leguas y ¼
A Pomata. 5 leguas ¾
A Juli. 5 leguas ¾
A llave. 5 leguas y ¼
A Acora. 4 leguas y ½
A Chucuito. 4 leguas
A Puno. 3 leguas y ¼

Table des illustrations

Légende Indio de Collo-Collo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 161k
Légende Puerta del Sol en Tiahuanaco (fachada este).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 680k
Légende Cabeza colosal de pórfiro, Collo-Collo, camino entre Tiahuanaco y La Paz.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 438k
Légende Alineamientos de Tiahuanaco, grupo del Acapana.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 720k
Légende Puerta del Sol en Tiahuanaco, fachada oeste.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
Légende Bloques de pórfido tallado provenientes de un antiguo palacio de Tiahuanaco. (Grupo de Pumachaca)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 229k
Légende Entrada de la iglesia de Tiahuanaco.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 400k
Légende Estatua de granito, en Tiahuanaco. (Grupo de Pumacocha)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 106k
Légende Virgen de Copacabana.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 277k
Légende Iglesia de Copacabana.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 746k
Légende Tribunal del Inca en Copacabana.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 342k
Légende La Horca, trilito de Copacabana en las orillas del lago Titicaca.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 300k
Légende Embarcaciones de totora en el lago Titicaca.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 283k
Légende Baños del Inca, en Copacabana.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 803k
Légende Isla de Titicaca o del Sol, con las ruinas de las dependencias del palacio del Inca.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 379k
Légende Fachada este y sur del palacio del Inca, en la isla Titicaca o del Sol.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 415k
Légende Construcción en ruinas, en la isla Titicaca.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 424k
Légende Galería ciclópea con nichos en la roca (isla Titicaca.)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7829/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 387k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr