Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Primera parte. Relación del viaje

XXIII. Partida de La Paz al Illimani. La hacienda de Cotana. Ascenso a uno de los picos del Illimani: el pico de París. Retorno a La Paz. La finca de Cebollulo. Comienza una revolución en la capital

Texte intégral

  • 1 Mecapata. Huaricana. Millocato. Tirata. Ticcrata. Lurata. Cotaña, desde Macapata, más o menos 14 l (...)

1Había resuelto intentar, antes de mi retorno, el ascenso a uno de los picos de la cordillera, a fin de obtener, con ayuda del barómetro y del termómetro de ebullición, una medida tan exacta como fuese posible, de la altitud, ya que las observaciones efectuadas con el teodolito, a pesar de toda la precisión que se puede lograr, y a pesar de una base de observación bien elegida, dan muy a menudo resultados inciertos, lo cual se explica por las reverberaciones del sol equinoccial en las nieves de las altas cumbres. El punto elegido era el Illimani. Me procuré animales de carga y me puse en marcha hacia ese punto, que debía ser el extremo sur de mi expedición. Estaba acompañado por los señores José María Ocampo y de Krumkow. Este último, ingeniero del gobierno boliviano, se había unido con entusiasmo. Dejé la capital el 10 de mayo. Luego de atravesar Obrajes, lugar de veraneo de los paceños, pasamos la primera noche en el miserable villorrio de Mecapata1, situado a unas seis leguas de La Paz. La región ofrece un gran interés, ya que las vertientes han sido transformadas en erosiones fantásticas, como habíamos visto en Lircay, cerca de Ayacucho, en Yanahuara, en el camino al Cuzco, en Ollantaytambo. No he encontrado nunca, en mi largo viaje, pendientes tan abruptas como al sureste de La Paz, y es curioso ver las pequeñas muías criollas escalando caminos por los que el hombre avanza con gran trabajo.

2Efectuamos el trayecto bastante fatigante de Mecapata a Illimani por el cauce mismo del río de La Paz, que en esta época del año está en gran parte seco; en muchos sitios el torrente se ha excavado un lecho de un kilómetro y medio de ancho, pero sus aguas, divididas en cien brazos, no son torrentosas sino en los lugares en que el cauce se estrecha entre rocas poderosas, a menudo tan próximas como para no dejar a la masa líquida más que un paso de veinte a treinta metros.

3En estos estrechos pasajes, llamados angosturas, los animales pasan con la mayor dificultad; arrastrados por la corriente, no recobran pie sino a unos cincuenta metros aguas abajo del punto peligroso. Franqueamos estos pequeños rápidos sin otro accidente que el de mojarnos por completo.

4En el segundo día de viaje llegamos a Cotana, propiedad del señor Pedro Guerra, antiguo ministro de Bolivia en París y Roma. Don Pedro, anciano venerable de más de setenta años, nos recibió en su finca, que es un soberbio palacio en medio de un parque maravilloso. Nada es más bello y extraño a la vez que la gran avenida, con los árboles majestuosos que dan acceso a la mansión, los naranjos y los limoneros, alineados delante de la fachada principal, los bosquecillos de bananos plantados aquí y allá, todo un conjunto de vegetación tropical frente a las nieves eternas y la espantable desnudez del Illimani, cuyos tres principales picos, los Cóndores Blancos y el Achoccpaya, se destacan luminosos en el cielo azul, transparente como el zafiro. Cuando expuse a don Pedro Guerra el objeto de mi viaje, sonrió, me recordó los esfuerzos inútiles de Pentland y de Gibbon, pero me prometió sin embargo ayudarme en mi empresa. Cumplió su palabra y puso a mi disposición siete vigorosos indios para que me acompañaran en la ascensión. Entre tanto, en los dos días subsiguientes, el tiempo fue brumoso y las nubes parecían hervir en la atmósfera.

5El 17 de mayo el tiempo se aclaró, y pude tomar el punto que las observaciones barométricas me habían dado desde hacía tres días: Cotana está a 2,441 metros sobre el nivel del mar.

6El Illimani se eleva sobre una base casi rectangular. Uno de los ángulos de ésta se halla orientada hacia el norte, de manera de que, de La Paz, se divisa el lado noreste, y, de Cotaña, el sureste.

7El 18 preparamos todo para realizar la ascensión al día siguiente. Hubiera sido posible pasar la noche a una altura superior a la de Cotana, donde la temperatura media es de 20 a 22 grados centígrados, pero no quise correr el riesgo de acampar a una altitud excesiva, pues la experiencia me ha enseñado que el cuerpo se pone lánguido, que la voluntad se debilita sin que uno tenga conciencia de ello. Preferí, pues, intentar la empresa partiendo de un nivel inferior. A las dos de la mañana nos pusimos en camino.

8Los indios, estimulados por el cebo de la recompensa prometida, caminaban alegremente. Llegamos así, a las seis, a una altura de 14,027 pies ingleses. Debimos dejar allí las cabalgaduras y continuar a pie. En la primera pendiente, a unos cincuenta metros arriba del sitio en que se quedaron los animales y el mulero, encontré rastros de una acequia, último vestigio de las obras de los autóctonos. A unos cien metros más arriba se pasa a proximidad del torrente que debió alimentar la antigua toma de agua. A 14,902 pies abandonamos el límite de la vegetación para entrar en el ámbito de las nieves eternas. Es allí donde comenzaron las dificultades. El flanco del cerro es muy abrupto, y nos vimos obligados a contornear la pendiente formada por esquistos pizarrosos, dispuestos a contralecho en placas inmensas mezcladas de hojas más pequeñas. El terreno movedizo cortaba dolorosamente los pies de los viajeros y atravesaba nuestros sólidos calzados europeos. Uno de los indios se hirió por debajo del tobillo, a pesar de la solidez de la piel cornificada que abriga los pies de estos caminantes incomparables.

Camino entre La Paz y Obrajes.

Cholos de Obrajes a una legua al sur de La Paz.

9Esquivando un pequeño pico separado, al noroeste, del pico principal, por una grieta, entramos a una extensión de nieve suficientemente endurecida como para soportarnos a partir de los 15,092 pies; hasta allí habíamos avanzado con la mayor dificultad, hundiéndonos a veces hasta arriba de la rodilla en la nieve, dura sólo en la superficie. Nos dirigimos hacia el noroeste, hacia el pico principal, el Cóndor Blanco. El primer obstáculo serio con que topamos fue un muro natural de roca de unos ocho metros de alto. Escogimos un punto en que, en medio de la muralla, se veía una especie de terraza. Los indios se encaramaron uno sobre otro. El quinto alcanzó la plataforma, nos lanzó un laso y nos izó. El mismo procedimiento nos permitió alcanzar la segunda mitad de la muralla. La pendiente se hacía cada vez mas empinada; variaba entre 35 y 40 grados de inclinación, y nos vimos obligados las más de las veces a servimos de las manos para poder escalar. A 16,862 pies, un nuevo obstáculo; una inmensa grieta, de más o menos cien metros de ancho, llena de nieve hasta cerca de cincuenta metros debajo del borde, detuvo nuestros pasos y nos forzó a desviarnos hacia el este.

Familia de Indios de Mecapata.

10Caminamos durante cerca de una hora, y comprendí que debía contentarme con subir la segunda cumbre de la montaña, pues la grieta se prolongaba y el sol estaba ya alto sobre el horizonte. Hacia las dos y cuarto llegamos al pie de una segunda muralla de un poco más de cuatro metros de alto. Los esfuerzos a los que debíamos el primer éxito nos permitieron alcanzar la cresta superior; estábamos a 5,400 metros. El señor de Grumkow tenía los ojos que sangraban. Un poco de extracto de coca, mezclado con coñac, le permitió proseguir. A 18,312 pies el señor de Ocampo sufrió vértigos. El remedio que hizo bien al señor de Grumkow le dio ánimos; pero, fastidio imprevisto, los indios se negaron a continuar.

Avenida de la hacienda de Cotana, en la vertiente sur-este del monte Illimani.

11A pesar de las exhortaciones y amenazas, se aprestaron a bajar. De acuerdo con las ideas superticiosas del país, era ir contra la voluntad del cielo atreverse a vencer el monte Illimani. Terribles castigos aguardaban al osado que intentara semejante empresa; el que sube a la cumbre no baja jamás: por eso los indígenas no nos siguieron sino rechinando hasta los 19,512 pies.

12Eran las tres y veinte minutos de la tarde; a pesar del cansancio, a pesar de un cierto malestar que no era aún el mal de las montañas, pero que podía llegar a serlo, resolvimos proseguir la expedición. Miré a mis compañeros, no sin inquietud; sus caras no tenían ya apariencia humana; se veían verdosas, con placas violetas; el blanco de los ojos era rojo, color de sangre. Sin embargo no faltaba más que un último y supremo esfuerzo para alcanzar la cima del pico que se elevaba ante nuestros ojos. No titubeamos.

Hacienda de Cotana

13El sol desapareció detrás de la montaña; no nos importó. Tres indios permanecieron fieles. Después de una marcha de las más extenuantes sobre la pendiente nevada alcanzamos el punto más alto, pequeña meseta expuesta a todos los vientos; una ancha grieta, valle de nieve, divide la plataforma, que mide doce pasos por quince, en dos mitades más o menos iguales, de suroeste a noreste. El aire era muy vivo. La atmósfera parecía de una incomparable transparencia cuando mirábamos a nuestros pies los centenares de valles que, semejantes a los amplios pliegues de un inmenso manto, rodeaban el macizo del Illimani y las vertientes de las montañas circundantes; en la bóveda del cielo, de un azul oscuro casi negro, el sol ardiente planeaba como un disco de hierro rojo. Nos bastaron unos instantes para efectuar la lectura del barómetro: marcaba 318 mm.; el punto de ebullición del agua era de 79°4. El resultado de las observaciones fue inscrito en un pergamino preparado de antemano, que encerré en un doble tubo de vidrio y metal, con la mención de la fecha, y firmado por mis compañeros y refrendado por mí en nombre de los tres fieles indios, que tenían más coraje que ciencia.

Condor Blanco. Pico de París. Achoccpaya. El Illimani desde la finca de Cotana.

14Hundí el tubo, envuelto en una bandera con los colores nacionales en la nieve de la grieta, dando a este sitio el nombre de Pico de París.

15He aquí el tenor del documento, cuya copia he trasmitido al Ministerio de Instrucción Pública:

  • 2 Ver los retratos de estos indios en las págs. 440 y 441.
  • 3 Las medidas señaladas en itálica reemplazan las indicaciones no calculadas del documento depositad (...)

Illimani, a 20,112 pies sobre el nivel del mar,
19 de mayo de 1877, a las 4.50 p.m.
Yo suscrito, encargado por el gobierno de la República Francesa de una misión científica en América Meridional, acompañado por el señor Georges B. de Grumkow, ingeniero, y señor José María de Ocampo, he ascendido hoy a esta montaña.
El barómetro aneroide y el punto de ebullición del agua indican una altura de 20,112 pies sobre el nivel del mar, altura no alcanzada antes por nadie, por lo cual hago uso de mi derecho, consagrado por la costumbre, de dar nombre a la tierra sobre la cual he sido el primero en poner pie y bautizo el punto en que me encuentro actualmente, situado a la latitud de 16° 33' 10“, una longitud de 70° 6' 21”, y a una elevación de 6,131 metros sobre el nivel del mar, con el nombre de PICO DE PARIS —limitando esta denominación al pico sureste del grupo llamado Illimani, pico vecino de la elevación principal. En fe de lo cual firmo,
C. Wiener, m.p., y la firma de mis compañeros
Georges B. de Grumkow, ing. civil, m.p.,
José María de Ocampo, m.p.
En nombre de los tres guías indios, Jerónimo Quispe de La Paz, Simón López y Manuel Ttule de Cotaña2.
C. Wiener, m.p.
Copia hecha el 20 de mayo, a mediodía, en la hacienda de Cotaña. Conforme. Wiener. De Grumkow. De Ocampo.
Cotaña, 20 de mayo de 18773.

16Fue uno de los raros momentos de entusiasmo experimentado durante mi viaje; pero pronto debimos volver a la realidad. Sentíamos helados nuestros pies, aunque la insolación fuese viva. El termómetro marcaba en efecto, a las cuatro y media, 7 grados sobre cero. Durante el día, ni una sola nube había nublado el cielo. Consideramos que era momento de bajar. Eran las cinco y diez. A las cinco y media habíamos alcanzado a nuestros cobardes indios. La inmovilidad de una hora los había puesto pesados. Estaban, a pesar de su color bronceado, tan pálidos y verdosos como nosotros.

17Me pidieron aguardiente. Les di de inmediato; pero, por desgracia, me equivoqué de cantimplora, y les tendí la que contenía alcohol rectificado, del que tenía necesidad para tomar el punto de ebullición. El indio que tomó un sorbo se embriagó al instante; vacilando y perdiendo el equilibrio rodó por una pendiente de veinte metros. Quedó allí inerte como una masa. Creí que había muerto; bajamos tras de él, y una vez que le frotamos las sienes con alcohol, volvió en sí. Estas naturalezas, prodigiosamente fuertes, resisten las sacudidas más violentas; tenía el brazo izquierdo dislocado, pero se declaró en condiciones de intentar el descenso; llegado a la parte baja de la muralla vertical de cuatro metros, la oscuridad, a la caída de la tarde, fue casi completa, y debimos esperar, no sin ansiedad, la aparición de la luna. Después de una media hora de inmovilidad forzada, se elevó la luna nueva por encima de la cresta del pico de París.

Simón López, cholo de Cotaña.

18Pudimos continuar entonces, a su incierto resplandor, un descenso pleno de dificultades y peligros. No sé cómo no sobrevino a ninguno de nosotros un accidente más serio, además de algunas desolladuras sin importancia.

19Luego de una marcha de dieciocho horas a pie, sin contar con cerca de tres horas a lomo de mula, volvimos a la casa del ilacata (vigilante de los linderos de las haciendas), a 3,340 metros de altura. Al día siguiente, a las diez, entrábamos a Cotaña, desde donde se nos había observado con un largavista hasta más arriba de los 4,500 metros. Se nos vio entonces, se nos dijo, como puntos negros sobre un mantel blanco. A partir de las diez de la mañana habíamos desaparecido del campo visual de los habitantes de la finca.

20A pesar de nuestra completa extenuación, el señor de Grumkow y yo nos lanzamos con ardor a las tablas de logaritmos para calcular nuestras observaciones.

21Yo había acariciado desde hacía largo tiempo la idea de escalar el Illimani. Había visto en su ascensión no sólo un interés científico en general (nunca había sido intentada), sino también un interés particular para una expedición francesa, en la cual era para mí muy importante imprimir el sello imborrable de su origen.

22El señor Gibbon, a cargo de una misión semejante a la mía por el gobierno de los Estados Unidos, inscribióen su Profil des Andes, a una altura de 13,500 pies, estas palabras: “United States Tent” Tienda Estados Unidos. Creí mi deber hacer todo lo posible para inscribir a una altura aún mayor dos palabras: “Pabellón Francés”; y lo conseguí.

Manuel Ttule, cholo de Cotana.

Gerónimo Quispe, indio de La Paz.

  • 4 He aquí los datos principales de las observaciones:
    Altura de Cotaña sobre la meseta, al pie del pi (...)

23Fue con alegre emoción que encontramos, para la altura alcanzada, la cifra de 6,131 metros sobre el nivel del mar, longitud O. de París, 70° 6' 21“, latitud S., 16° 33' 10”4. La altura del Cóndor Blanco, que se hallaba, a vista de ojo, a unos tres cuartos de legua del pico de París, sobrepasándolo por unos doscientos metros, se eleva, según mis cálculos ulteriores, a 6,386 metros sobre el nivel del mar, y a 300 metros sobre el nivel del pico Achajpaya (o más bien Achoccpaya). Ese día, a las diez de la mañana, me arrojé a una cama y no me desperté hasta las cuatro de la mañana del día siguiente.

El Illimani, visto del cauce del río de La Paz, a 5 leguas al nor-ocste de Cotana.

  • 5 Callampaya. Atahuallani. Cuesta de Tanimpata. Ruinas de los autóctonos. Cohoni. Cebolullo. Tahuapa (...)

24El 22 de mayo nos pusimos en camino a La Paz; sólo que en lugar de tomar el cauce del río La Paz, contorneamos las vertientes del Illimani5. Hacia la una, después de pasar por Callampaya y Atahuallani, dos pueblecitos que dependen de Cotana, escalamos la cuesta de Tanimpata, en lo alto de la cual subsisten muros levantados otrora por los autóctonos, que erigieron ahí un puesto fortificado. Hacia las dos de la tarde entramos en Cohoni, en tierras de Cebolullo, uno de los puntos más pintorescos del mundo. Cebolullo es una finca situada en un valle formado por los contrafuertes que el Illimani extiende en este lugar, en la ribera del río de La Paz. La finca misma, especie de atrio adornado en el interior por una inmensa baranda, está decorada con un parterre. Plantas trepadoras rodean las columnitas, y, como espeso tapiz verde, caen sobre la balaustrada del balcón. Enormes tejos cubren con su follaje sombrío las colinas que flanquean la depresión en que se ha construido la casona. Al norte se elevan montañas abruptas, y los paramentos de granito, adornados de musgo, se asemejan a un fondo cubierto de una cortina de terciopelo, para poner mejor de relieve el paisaje que domina el lado sur del Illimani, con una cresta suavemente ondulada y de resplandeciente blancura. El camino estaba animado por indios que conducían sus llamas. ¿Lo confesaré? Tuve casi un estremecimiento de pena al pensar que dejaba los Andes. La Cordillera tiene su poesía, como el desierto, extraña y arrayente, ensombrecida por nubes negras, alumbrada por el sol ecuatorial, salvaje con los torrentes furiosos, tranquila con sus lagos serenos; imponente con sus cumbres cuya altura todavía no se ha medido, y siempre triste, como si ese mundo lamentase la ausencia del hombre.

Indio y llama en La Paz.

25Después de una noche de descanso perturbada por un acceo de fiebre del señor de Grumkow, llegamos al día siguiente, al ponerse el sol, a La Paz. Al anochecer de ese mismo día el presidente envió a uno de sus ayudantes de campo para pedir noticias de la expedición y de mi salud. Yo me encontraba bien; pero desgraciadamente el señor de Grumkow cayó gravemente enfermo; se declaró una fiebre cerebral cuarentiocho horas después de nuestro regreso, afección de la que yo era causa involuntaria, y que me obligó a postergar por unos días mi partida al Perú. A mi pedido el gobierno boliviano ratificó el nuevo nombre del pico que yo había escalado; desde entonces se llama en todas y partes y para todos pico de París. El diario oficial, El Ferrocarril (número del 24 de mayo de 1877), publicó un artículo muy gracioso a este respecto, en el cual se decía que si Francia no había enviado desde hacía buen tiempo ni ministro plenipotenciario ni cónsul a la república, poseía en adelante en estas regiones un representante inmutable y eterno, que recuerda a los bolivianos el centro intelectual de la primera nación de raza latina.

  • 6 Era la segunda misión honorífica de confianza que me valió mi misión. La república del Perú me hab (...)

26En una velada el presidente me dijo, en una alocución muy calurosa, que si desde el punto de vista de la raza se llama a los bolivianos hispanoamericanos, desde el punto de vista de las tendencias, de las preferencias y simpatías, debía llamárseles franco-americanos. Luego me entregó una soberbia patente de dimensiones considerables, que me nombraba representante de la república en la Exposición Universal de París, que debía abrir sus puertas en el Campo de Marte un mes más tarde6. La poesía misma se vio mezclada en el asunto, y estuvo a punto de comprometer, por sus impulsos líricos, el lado serio y científico de la excursión. Sin embargo estas ocupaciones y preocupaciones no fueron de larga duración. La política, volcánica como el país mismo, había reservado para los día subsiguientes una de sus terribles sacudidas, que estuvo a punto de desencadenar una erupción formidable, conjurada por lo demás por la feroz energía de los detentadores del poder.

27He aquí lo que había sucedido. El presidente Melgarejo había acuñado moneda con su efigie, pero las piezas, a pesar de la pomposa inscripción que rodeaba a la cabeza del dictador—“Al valor y al talento”—, adolecían de un grave defecto: no eran de buena ley. En razón de un accidente inexcusable, la plata acuñada bajo este régimen presentaba una aleación 25 por 100 debajo por debajo del título legal. Plata que, depreciada de imediato en los países vecinos, comprometió el crédito de Bolivia hasta entonces intacto. El presidente Daza quiso poner fin de inmediato a tal estado de cosas, y, de un día a otro, declaró que las piastras no valdrían más que seis reales, que las medias piastras (tostones) no valdrían más que tres reales, y que dos piezas de un real tendrían que ser aceptadas por el valor de una sola. Anunció al mismo tiempo que iba mandar acuñar moneda de buena ley. Se podría cambiar la moneda corriente contra las nuevas piezas. Todos, desde el más humilde hasta el más rico, fueron alcanzados por la radical medida. Siguió un pánico general. La gente concurrió en masa al Banco de La Paz, al que se acusó de manipulaciones. Los soldados mismos se negaron a someterse. El presidente ordenó que se detuviera a algunos, y, en el patio del cuartel, al son de la música militar, en presencia del batallón entero, alineado en formación de batalla, los hizo ejecutar a palazos. La gendarmería apresó a las cuatro de la mañana, en su cama, a los redactores de dos diarios que se habían permitido formular observaciones, los amarró a muías de carga, y los deportó a las márgenes del río Beni, en los valles cálidos de los yungas. El orden se restableció; una calma que me produjo la impresión no de la serenidad que sigue a las descargas eléctricas de la atmósfera, sino de la calma inquietante que precede a la tempestad. Por lo demás, el señor de Grumkow entró en convalescencia, y nada me retenía ya en La Paz. Ofrecí, pues, a las personas que en esta ciudad me habían manifestado su simpatía y sus atenciones, una cordial reunión de adiós; y al día siguiente dejé La Paz y la hospitalaria casa del señor Fernando Steinert, donde pasé algunas semanas plenas de encanto y de complacencia.

  • 7 De La Paz a Laja 12 kilóm.
    A Tambillo 25
    A Collo-Collo 39
    A Tihuanaco 44
    A Guaqui 56

28Al subir por la cuesta7, traté de definir el efecto de conjunto que me había producido la capital de Bolivia. Ninguna ciudad, en toda América, me ha dejado más indeciso sobre mis propias impresiones. En suma, pienso que es una gran ciudad con hábitos de una pequeña, una capital europea por la ropa de la gente de mundo, y un burgo de indios por el gran número de habitantes de color, ciudad democrática según el código, aristocrática por las disposiciones de la raza dirigente, centro comercial por la posición geográfica, residencia a pesar suyo de tiranuelos, ciudad de guarnición por la dictadura militar que se impone a pesar de todo y a pesar de todos, ciudad del pasado sin duda, ciudad del futuro quizás, y que apenas si cuenta a la hora presente.

  • 8 En especial don A. de Escobari, cura de Sica-Sica, antiguo jefe de la Universidad de La Paz, lingü (...)

29Sin embargo, había conocido gente excelente en La Paz, hombres de ciencia8, jóvenes poetas, oradores, escritores, todos los elementos de una sociedad que merece algo mejor que un régimen de pronunciamientos y la pesadilla perpetua del sable.

30Cuando llegué al altiplano, me volví una última vez para disfrutar del maravilloso panorama cuyo fondo está formado por el grupo del Illimani. Justo desde allí, por un efecto de perspectiva, el pico de París dominaba incluso al Cóndor Blanco. Contemplé por un momento esta diadema cristalina brillando al sol, y, con un gran sentimiento de satisfacción, el del retorno, mezclado con el pesar que se experimenta cuando se abandona un campo de acción, me puse en marcha hacia Laja. El coronel Flores, jefe de la artillería boliviana, en guarnición en este lugar, me recibió con toda amabilidad. Contaba al margen de algunos pequeños cañones que podían ser cargados a lomo de mula, con cuatro ametralladoras cuyos devastadores efectos han sido neutralizados felizmente por la completa ignorancia de los llamados a atenderlas. El coronel Flores me rogó que le procurase un tratado sobre el manejo de esos artefactos. Le prometí ocuparme al respecto en cuanto pudiese. Tengo el agrado de decir que no he encontrado, hasta hoy, tiempo de procurar a ese comandante el medio de matar al por mayor. Sin embargo, en lo personal, tiene derecho a mi reconocimiento, pues me trató muy amigablemente, y me gratificó, por la noche, con una serenata que comenzó con el himno nacional boliviano, continuó con algunas zamacuecas, y acabó con una imitación de la Marsellesa. s.g.d.g.

Notes

1 Mecapata. Huaricana. Millocato. Tirata. Ticcrata. Lurata. Cotaña, desde Macapata, más o menos 14 leguas.

2 Ver los retratos de estos indios en las págs. 440 y 441.

3 Las medidas señaladas en itálica reemplazan las indicaciones no calculadas del documento depositado en el pico de París

4 He aquí los datos principales de las observaciones:
Altura de Cotaña sobre la meseta, al pie del pico
2da. estación. Casa del ilacata
3a. estación. Plantación de oca
4ta. estación. Ultima vegetación
5ta. estación. Acequia.
6ta. estación. Punto en que debimos dejar nuestras cabalgaduras
Límite de las nieves
Observación realizada en la cumbre del pico que he denominado pico de París. Ebullición del agua, 79°,4 (20,288 pies).
Retorno del pico de París: durante media hora con sol, una media hora sin sol y sin luna, luego, primer cuarto de luna.
Llegados a la plantación de oca a las 8 y 45, hemos subido a mula y hemos alcanzado la caseta del ilacata a 9.43 de la noche.
El viajero americano, señor Gibbon, que, antes que yo, había intentado la ascensión del Illimani, llegó a una altura de 13,500 pies.
El pico de París es el punto más elevado de la cadena de los Andes alcanzado hasta hoy día.

5 Callampaya. Atahuallani. Cuesta de Tanimpata. Ruinas de los autóctonos. Cohoni. Cebolullo. Tahuapalca. Mecapata.

6 Era la segunda misión honorífica de confianza que me valió mi misión. La república del Perú me había confiado igualmente el cuidado de representarla en París ante el comisariado general de la Exposición Universal. Compartí este honor, en cuanto a Bolivia, con el señor Arsola, cónsul del país en París, y en cuanto al Perú, con los señores Goyencche, Martinet, Gonvers-Leubel, Delbois y Albertini.

7 De La Paz a Laja 12 kilóm.
A Tambillo 25
A Collo-Collo 39
A Tihuanaco 44
A Guaqui 56

8 En especial don A. de Escobari, cura de Sica-Sica, antiguo jefe de la Universidad de La Paz, lingüista muy distinguido.

Table des illustrations

Légende Camino entre La Paz y Obrajes.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7828/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 915k
Légende Cholos de Obrajes a una legua al sur de La Paz.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7828/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 253k
Légende Familia de Indios de Mecapata.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7828/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 284k
Légende Avenida de la hacienda de Cotana, en la vertiente sur-este del monte Illimani.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7828/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 494k
Légende Hacienda de Cotana
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7828/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 361k
Légende Condor Blanco. Pico de París. Achoccpaya. El Illimani desde la finca de Cotana.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7828/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Légende Simón López, cholo de Cotaña.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7828/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 272k
Légende Manuel Ttule, cholo de Cotana.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7828/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 70k
Légende Gerónimo Quispe, indio de La Paz.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7828/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 164k
Légende El Illimani, visto del cauce del río de La Paz, a 5 leguas al nor-ocste de Cotana.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7828/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 394k
Légende Indio y llama en La Paz.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7828/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 278k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr