Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Primera parte. Relación del viaje

XXII. Puno. El lago de Chucuito o Titicaca. El camino a La Paz

Texte intégral

  • 1 Cuando en 1536 Almagro dejó el Cuzco para ir a la conquista de Chile, por fuerza debió pasar por e (...)

1Tres horas después, habíamos recorrido las diecinueve leguas que hay de Juliaca a Puno1. Es una ciudad neutra. Nada de la majestuosa antigüedad del Cuzco; nada del arcaísmo pintoresco del pasado español. Ninguna iglesia bella, ni casas hermosas, ni siquiera muros de convento, tediosos y característicos. Casas desnudas, tontamente pintarrajeadas de rosa o de azul; una fuente de zinc, en medio de la plaza; en las tiendas, vendedores que hablaban español, unos con acento tudesco, otros con acento inglés. En todas las esquinas anuncios de pale ale de Bass y Co. Al día siguiente de mi llegada, día de feria, la ciudad se llenó de indios e indias. En este lugar las dos razas que habitan al norte y sur de los alrededores de la ciudad, y en la ciudad misma, quechuas y aymaras, no se mezclan mayormente. Se los distingue no sólo por el tipo, ya que los aymaras son más robustos y oscuros que los quechuas, sino también por el vestido de las mujeres. Las mujeres adoptaron, cuando llegaron los españoles, los tocados tan pintorescos que por entonces se usaban en Europa, y que conocemos por los retratos de Isabeau de Bavière o de Agnes Sorel. Los han conservado hasta hoy sin el menor cambio. Tocados que se elevan en punta, y, en la cabeza de una mujer de buena talla, producen un efecto encantador. Por desgracia las mujeres aymaras son pequeñas, y esta especie de mitra hace que parezcan aún menos altas. Sin embargo los sombreros negros, de un rojo vivo por el reverso, forman un excelente marco para los rostros oscuros y las mejillas de reflejos casi negruzcos de las autóctonas de la altiplanicie del Vilque.

Plaza Mayor de Puno.

India rica aymara, casada, comerciante en Puno.

  • 2 Esta región fue conquistada por el Inca Lloque Yupanqui. Garcilaso no menciona el nombre de la ciu (...)

2Recorrí en todos sentidos la región de Puno. Fue en la laguna de Umayo, en un sitio llamado Sillustani, donde realicé la excursión más interesante. Tres torres de granito negro, dos de las cuales aún de pie casi por entero, se levantan a orillas del lago. Mausoleos de un estilo simple e imponente, que surgieron ante mis ojos en mitad de una noche alumbrada por la luna de las grandes altitudes. El aparejo de las chulpas tenía reflejos de mármol negro. Me acosté sobre la cobertura de la montura en la torre más alta, y cuando, a la mañana siguiente, mi mulero me vio así en el monumento, me despertó con terror, persignándose una y otra vez y suplicándome que saliese del “ataúd maldito de los gentiles”. En tomo a Puno se encuentra un gran número de tumbas semejantes, en cuanto a su disposición general, a las de Sillustani. Son por lo general torres circulares; hallamos sin embargo una de base rectangular, la Hatun Chullpa (alta tumba). Las coronan cúpulas en salidizo. Su situación es admirablemente pintoresca. El terreno de las punas de Vilque se compone de inmensos vaciados de lava que forman terrazas, semejantes por su regularidad, en esas altas mesetas casi sin ondulaciones, a inmensos terraplenes. Es sobre elevaciones así que se dibujan las siluetas de las torres, destacándose desnudas y negras contra el horizonte. La ciudad de Puno está ubicada en la margen del Titicaca2, cuyas tranquilas aguas cubren cerca de ciento diez kilómetros de largo; la mayor anchura del lago es de treinta kilómetros. Dos pequeños vapores de diez caballos de fuerza, el Yavarí y el Yapurá, fueron llevados allí desarmados, a lomo de mula y vueltos a armar por sus constructores norteamericanos. Para la calefacción de ambos buques se emplea la taquia, excremento seco de vicuña, de carneros y de llamas. Como esta materia, en razón de su poca densidad, representa un volumen muy grande, se carga en cada estación cantidades considerables. Por otra parte es casi el único combustible utilizado en el altiplano; lo cual hizo que un chistoso, a quien se brindó una mala cena, diciéndole que no había habido suficiente taquia, diera esta definición del Alto Perú: “¡Maldito país, donde la gente espera para comer que los animales hayan acabado su digestión!”.

3Visité a bordo del Yavarí el contomo del lago Titicaca, exceptuando no obstante la orilla suroeste. Partí de Puno y enrumbé hacia el norte, tocando el pequeño puerto de Huancané, situado al fondo de una bahía del mismo nombre; cerca del miserable villorrio de Paraparo, emergen del suelo pantanoso unos muros antiguos y en ruinas. Tocamos en Moho, Conima, Kelima, Ancoraimes, Huachacache, antes de entrar en el estrecho de Tiquina. Todos estos pequeños puertos se hallan a dos e incluso tres kilómetros de la orilla, de manera que no parece imposible que el lago se hubiese retirado de estos parajes. Como las riberas son planas, el menor cambio de nivel puede cubrir o descubrir superficies considerables. Es difícil hacerse una idea de la pobreza de la zona. Los habitantes carecen de todo, y su absoluta miseria explica por qué les falta incluso honradez. Uno es robado sin escrúpulo ni consideración. El ladrón atrapado se pone a llorar: un bandidismo sentimental.

Sepulturas de Sillustani (Chulpas), sobre la laguna de Umayo, en la región de Puno.

4En Ancoraimes vi una corrida de toros de nuevo tipo. Como estos infelices no poseen ganado mayor, y que, en consecuencia, no hay por allí ni un solo toro, las corridas de toros, de las que no se puede prescindir en América, son imposibles. Los indios saben cómo remediar la ausencia del principal personaje. Compran en Puno cabezas de buey o de vaca con la piel y los cuernos intactos, los hacen secar al Sol, y, en los días de fiesta, los amarran a su cintura, disfrazándose de la manera más extravagante. Otros indios hacen de toreros, y ahí en la plaza se divierten dándose sablazos, palazos y cornadas. A la noche, según las suertes de la victoria, toros y matadores pagan las libaciones.

5Las islas de Amantani, de Soto y el Campanario están cubiertas de vegetación. En las aguas poco profundas que las rodean, en medio de los totorales, las aves se mecen y se ofrecen como presa fácil al cazador.

6Tuve la satisfacción de poder efectuar una serie de sondajes que me dieron, en muchos sitios, la profundidad de 530 metros. El paso de Tiquina, de apenas cuarenta metros de ancho, no tiene menos de setenta de profundidad. Las orillas de la parte norte son chatas y monótonas; hacia el este, el panorama se torna grandioso: la cordillera nevada de Sorata se levanta a más de treinta leguas de la ribera, y sus ramales del sur se hallan a cuarenta leguas del Titicaca; pero su resplandeciente corona blanca parece tan cerca del lago, que se diría que la base de las montañas sale de las aguas.

7Llegamos a Chililaya, nuevo puerto con cuatro casas, donde me procuré a gran precio tres muías y un guía, que me condujeron en una jornada a La Paz.

8La distancia entre Chililaya y la capital es de catorce leguas. En el Perú este número de leguas representaría dos buenas jornadas de marcha; sucede que en estos países se cuenta con leguas de costa y leguas de Sierra, leguas de posta, leguas largas y legüitas. Se usan las diferentes medidas según el viajero, y es así por ejemplo que, cuando se paga a un indio, que ha servido de correo, un recorrido de dos leguas de posta, se hará pagar al caballero que quiere alquilar bestias tres o cuatro legüitas para un recorrido igual. Economía por un lado y ganancia por el otro. En el altiplano de Vilque, entre Puno y La Paz, hay correos regulares. El administrador tiene en su caballeriza algunas muías, y están a sus órdenes chasquis que, por lo general, se hacen escoltar por su mujer, cargada con la progenie. Servicio que incluso es eficiente. A dos leguas de la estación, el indio correo toca su cuerno, y, a su señal, se lleva al patio de la posta animales que son cargados tan pronto como llega aquél. El retraso que se experimenta así es de apenas una media hora por estación. Existe incluso una posta en Chililaya que sería inútil si un servicio de diligencia, único en el Perú y en Bolivia, que se ha tratado de organizar para el pequeño trayecto del Titicaca a La Paz, funcionase con regularidad.

9Era de noche cuando llegamos cerca del profundo valle donde vimos aparecer las luces de la capital. La luna llena proyectaba su luz, de una claridad desconocida en nuestros países, sobre el más majestuoso de los espectáculos. Se habría dicho, ante el panorama que de súbito se desplegó ante nuestros ojos, que Dios, cuando creó el mundo, quiso dejar un recuerdo del caos primitivo y no dio forma a este rincón de la tierra.

Los toros en Ancoraimes, en las riberas del Titicaca.

10Una mano poderosa parece haber removido, trastornado, empujado, estas extrañas regiones, para fijarlas en su estado más salvaje. La gigantesca cuba a cuyo fondo se halla La Paz es un terreno aluviónico que presenta el aspecto de un inmenso y antiguo lago, de un mar desecado. Por el sur se creería ver altos acantilados, y toda la ciudad no se levanta sino sobre el deslizamiento colosal del acantilado del norte. La impresión se acentúa aún más cuando se desciende por un terreno sembrado de grandes guijarros, que se deslizan y resuenan bajo los cascos de las bestias, cuando se entra en las primeras calles, que se elevan unas por encima de otras, en anfiteatro, hasta que al fin, después de pasar la plaza Mayor, única terraza en la vertiente, se desciende aún por cuestas abruptas, transformadas hoy en calles, hasta el fondo del valle, surcado por el impetuoso río de La Paz, cuyas orillas, así como las montañas circundantes, están constituidas por rocas casi a pico.

  • 3 El gran lago de Chucuito o de Titicaca era conocido con este nombre en la época de los incas. Segú (...)
  • 4 Cuando Pedro de Candia volvió al Cuzco de su viaje a Paucartambo, pasó, según Herrera (Décad., VI, (...)

11En la actualidad se considera que La Paz es la capital de Bolivia; la denominación no es, sin embargo, absolutamente exacta, ya que la verdadera capital es Chuquisaca3, llamada aún Sucre, por el apellido famoso del héroe peruano [sic]. En realidad los gobiernos de Bolivia son de naturaleza nómade, semejantes a los caballeros errantes de la Edad Media, se hallan siempre en busca de una sede ideal, pero el ideal no tiene lugar en la tierra, y mucho menos en la suya. La residencia del jefe de estado ha sido fijada ya sea en Chuquisaca, ya sea en Oruro, ya sea en La Paz. Desde hace un tiempo el poder ejecutivo se ha instalado en esta ciudad. La razón es la proximidad del lago Titicaca, y con ello las facilidades de comunicación con la costa; pues, se podría creer, si uno se guía por los mapas, que Bolivia posee un litoral, lo cual, por lo demás, es un hecho geográfico innegable; sólo que entre la parte habitada de la parte septentrional de Bolivia y el Pacífico se extiende por desgracia el desierto de Atacama, que hace imposibles las comunicaciones con el litoral. Por ello los bolivianos, para dirigirse a la costa de su propio país —costa muy rica en yacimientos de guano, de salitre y de metales preciosos —, están obligados a pasar por el Perú, ya sea tomando la ruta de Tacna y Arica, ya sea la vía del Titicaca, Puno, Arequipa y Moliendo4. En tales condiciones administrar el litoral es cosa muy difícil a pesar de la relativa proximidad de la sede de la presidencia.

Chasqui (correo entre Chililaya y Puno) y su familia.

12Hasta ahora me pregunto si La Paz es una ciudad bonita, si tiene un sello definido, y si es así, en qué consiste. Se levanta, como dijimos, sobre pendientes abruptas, e incluso la plaza Mayor está ligeramente inclinada. De allí una gran limpieza; pero en tales condiciones el desplazamiento a pie es en extremo penoso; los pulmones por poco se niegan a funcionar a tan gran altitud, cuando a la fatiga causada por la rarefacción del aire se añade el esfuerzo de subir continuamente por pendientes casi a pico. Los indios son los únicos que parecen no advertir los rigores del clima y del estado normal de la atmósfera creada por la gran altura; se divierten y bailan, soplan vigorosamente en sus quenas, duermen luego a la intemperie, medio embriagados por varios vasos de cerveza de maíz tomados en el puesto de una chichera instalado en una esquina cualquiera. Las mujeres del pueblo son a veces muy bellas, y la gravedad de su fisonomía les presta un aire extraño y simpático. En cuanto a los blancos, sobre todo los inmigrados, pueden pasear sin sufrir demasiado sólo en la parte baja de la ciudad, al sur del puente (hermosa construcción de piedra, que data de la época virreynal), en el paseo público, o la Alameda o el Prado.

La ciudad baja de La Paz. Vista de la Alameda.

13Todos los parques o squares españoles están hechos según el mismo modelo. Su disposición es de las más simples. Consisten en una doble o triple fila de árboles plantados en línea recta. Se ingresa por una reja o un pórtico. Adorna el centro una fuente, y a un extremo, se eleva una construcción más o menos elegante, una glorieta, al gusto del siglo xvi, pequeño templo cuyo piso, a uno o dos metros por encima del suelo, permite abarcar de una mirada todo el paseo.

14El arquitecto previó la colocación de bancos entre los árboles, o, para ser más exactos, de banquetas de piedra, en las que, a la hora establecida por la moda del país, se muestran las más lindas toilettes, marco de los rostros más lindos. El sexo fuerte acude para contemplar tanto toilettes como caras en ese lugar de concurrencia general, decoroso ya que público, íntimo porque en ciudades de poca población todos se conocen, agradable porque la sociedad española que se ofrece a sí misma como espectáculo es de una extrema elegancia. Sin embargo el carácter de estos Prados cambia extrañamente con la naturaleza de la vegetación de la zona. La famosa avenida de palmeras del jardín botánico de Rio de Janeiro es quizás el ejemplo más maravilloso, en América meridional, de tales paseos; es también el que expresa más claramente la idea primordial que inspiró al arquitecto. Los árboles alcanzan hoy allí más de treinticinco metros de altura, y las ramas, graciosas y ligeras, forman al reunirse una bóveda sostenida por troncos alargados y rectos, semejantes a las columnas inmensas de una nave majestuosa. Después de cansarse arrodillados en la nave de la iglesia, después de haber visto elevarse el incienso de los altares, los creyentes hispanoamericanos gustan de ver los vapores dorados del atardecer alzándose en el horizonte. Por eso toda ciudad del Perú que se respete tiene su alameda, y cuando la ciudad crece, a veces dos.

Indios de La Paz en vestido de fiesta.

15Lima tiene la vieja alameda de Hacho y la de los Descalzos, Trujillo posee un paseo entre la ciudad y Mansiche, y la alameda de Huamán; Taima, la hermosa avenida que, al sur de la ciudad, conduce en dirección de Tarmatambo; Cuzco, la alameda al final de la calle de San Andrés. Esta última es casi exactamente semejante al Prado de La Paz. Cuanto más se asciende en la cordillera, y los árboles se hacen más raquíticos, tanto más se desvanece el carácter de las avenidas; y a medida que Europa penetra en estas regiones los criollos dejan de lado la cita nacional. Se inventan nuevos placeres, el teatro y las carreras son adoptados por una sociedad que aspira a hacerse moderna, y los negocios, enemigos de la vida contemplativa que caracterizaba no hace mucho esas vidas de grandes señores, hacen brotar nuevas aspiraciones, nuevos quehaceres, preocupaciones que ayer nomás no se conocían. La gente se da siempre cita, pero no ya a plena luz, sino de noche, y a medida que se deja de lado la alameda, se llenan los salones, y el paseo a la hora de vísperas cede lugar a los bailes, a las veladas y a otros placeres convencionales de la sociedad europea del siglo xix. Por eso las alamedas, y en especial la de La Paz, no son hoy más que una nota arcaica, un recuerdo en estas ciudades en trasformación. Los árboles no se ven ya podados, las glorietas se caen en ruinas, la avenida se cubre de hierba, y en lugar de mujeres plenas de gracia y de señores elegantes que se dan allí citas galantes, no es raro ver un borrico o una mula pisoteando el rincón en que se desarrolló la historia de los amores de varias generaciones. La decoloración general del viejo mundo español en América se manifiesta en éste como en otros detalles. Cuando los temblores, o las revoluciones o las guerras echan abajo un edificio, se le reemplaza con construcciones pretendidamente europeas. En La Paz, como en las ciudades americanas que no han sido puestas a prueba por los temblores y podrían subsistir en paz, se ven las huellas materiales de las sacudidas políticas. Llegué un año después del ascenso del general Daza, y encontré todas las casas de esa gran plaza y de las calles vecinas con las fachadas agujereadas por las balas. El antiguo palacio de gobierno, con las heridas aún no cicatrizadas de la lucha, ha resultado por completo inhabitable, y el gobierno, con sus cuatro ministerios, ha debido instalarse en una casa vecina. Esta construcción se compone de un solo piso; cada uno de los ministerios tiene una habitación, y en la pieza que le da acceso se han instalado, a lo largo de los muros, los ocho o diez empleados de su departamento; los dos jefes de división (oficiales mayores) atienden detrás de escritorios colocados sobre un podio semejante al que, en nuestras escuelas, sirve para que hable el maestro.

Aymara de La Paz, vendedora de cerveza de maíz (chichera).

Familia de indios de La Paz.

Uniformes del ejército boliviano.

16El ministerio de guerra es objeto de una solicitud especial por parte del presidente. Se discute allí y se diseña definitivamente los uniformes del ejército, el mismo que cuenta con un batallón de granaderos con bonetes a pelo. La carrillera, también con pelo a la vista, sirve de barba a soldados a los que la naturaleza ha negado este ornamento. Los cazadores y la infantería de línea llevan pantalones blancos tan anchos que se los tomaría por faldas. Los músicos de esta unidad usan zapatos azules y turbantes coronados por una media luna. Ejército que recorre la ciudad de la mañana a la noche, subiendo calles en que los mismos animales de carga se arrastran apenas, y donde los músicos hacen resonar unos allegro appasionatotempo di marcia en sus instrumentos de cobre.

  • 5 Arequipa era a la vez corregimiento y obispado. Este datadel20de julio de 1609; hasta entonces la (...)

17No queremos de ningún modo contar aquí dramas cuyos héroes han sido los Belzú, los Melgarejo o los Morales. Nos interesa el menor monumento indígena, pero no las grandes caricaturas que ha hecho nacer el plagio de costumbres europeas.5

Notes

1 Cuando en 1536 Almagro dejó el Cuzco para ir a la conquista de Chile, por fuerza debió pasar por el sitio llamado hoy Puno. La única información que se tiene a este respecto se halla en Herrera (Décad., V, lib. X, cap. I). Se dice ahí que Almagro pasó por Canches, Canas y Collas. Canches se llama hoy Canchis (capital Sicuani), en el camino actual a Puno. Cañas es laprovincia de Cañas, que no se encuentra en línea recta, pero que sin embargo no constituye una desviación importante. En cuanto a Collas, es sin duda el Collao, cuyo lugar más poblado, hoy, es precisamente la ciudad de Puno. Fue en 1796 que Puno fue agregado al virreynato de Buenos Aires. El decreto rea] que separó estas provincias de La Plata las puso, políticamente hablando, bajo las órdenes del virrey del Perú, jurídicamente bajo la autoridad de la corte real con sede en el Cuzco.

2 Esta región fue conquistada por el Inca Lloque Yupanqui. Garcilaso no menciona el nombre de la ciudad, pero ella está comprendida en la región que se extiende desde Ayaviri hasta el Desaguadero. Cieza de León escribe Xullaca.

3 El gran lago de Chucuito o de Titicaca era conocido con este nombre en la época de los incas. Según Garcilaso Tai quiere decir plomo, y caca (las dos c son más aspiradas y guturales que la ch alemana), cadena de montañas. Toda la región habría sido conquistada poco a poco por Sinchi Roca, Lloque Yupanqui y Mayta Capac. El nombre de Chucuito proviene del corregimiento del mismo nombre que se halla al este de la ciudad de La Paz. Según Ulloa el lago, o como él dice, la laguna, recibe de diez a doce afluentes. La profundidad sería de 70 a 80 brazas. Su agua no es amarga ni salubre, pero de un mal gusto que impide bebería. El señor Alexandre Agassiz da como la mayor profundidad 154 brazas (expedición de 1876). El señor Raimondi (El Perú, t. II, p. 325) dice que la observación de Ulloa, a propósito de la calidad del agua, no es absolutamente exacta, pues su análisis no ha dado como resultado sino un medio gramo por litro de materias minerales. Ulloa habla también del Desaguadero y de la laguna que éste forma, que él llama Paria, y que llevaría también el nombre de Poopo, o aun Aullaga. El señor Raimondi (op. cit.,p. 326) hace notar con razón que las afirmaciones de Cieza de León y de Ulloa, quienes pretenden que las aguas del lago se pierden por desagües subterráneos, son aventuradas, ya que en estas altas mesetas la evaporación es tan fuerte que basta ampliamente para explicar el nivel constante de estas lagunas, a pesar de sus afluentes y de las lluvias.

4 Cuando Pedro de Candia volvió al Cuzco de su viaje a Paucartambo, pasó, según Herrera (Décad., VI, lib. VI, cap. II), a Chuquiabo, hoy La Paz. Herrera (Décad., VI, lib. VI, cap. X), hablando de los hechos que tuvieron lugar en 1539, dice que Francisco Pizarro, luego de salir del Cuzco y enviar a su hermano Hernando a España, fue al Collao, donde llegó hasta Chuquiabo, antes de fundar la ciudad de Arequipa. Según Herrera la ciudad española data de 1548, según Cieza de León, que en esa época se hallaba en el Perú, ella no fue fundada sino en 1549, con el nombre de Nuestra Señora de La Paz, por Alonso de Mendoza, por orden de Pedro de Lagoslonda, presidente del Perú. Fue después de la famosa batalla de Ayacucho, en que venció Sucre, que se añadió a este nombre el de Ayacucho, de manera que el nombre oficial de la ciudad es La Paz de Ayacucho.

5 Arequipa era a la vez corregimiento y obispado. Este datadel20de julio de 1609; hasta entonces la ciudad pertenecía a la diócesis del Cuzco. En 1537 el sitio en que debía hallarse la ciudad más adelante fue determinado por Almagro. Según Garcilaso (Coment. real., lib. III, cap. IX), el lugar se llamaba por entonces Arequepa. Según Calancha (Chrónica moralizada..., lib. III, cap. XXX), el nombre habría sido Arequipay. En este sitio había, cuando llegaron los españoles, una aldea de indios fundada por el inca Mayta Capac. Cieza de León (Chrónica del Perú, cap. LXX VI) habla del volcán que se encuentra cerca de la ciudad (el Misti). Este autor dice que la ciudad fue fundada por Francisco Pizarro en 1550. Sin embargo como el texto dice treinta y años, es evidente que falta una palabra. Herrera (Décad., VI, lib. VI, cap. X) dice que en 1539, de regreso de Chuquiabo (La Paz), Francisco Pizarro tuvo éxito en poblar la ciudad de Arequipa. Moliendo era, según Fitz Roy (The South America Pilot), durante el siglo pasdo, el puerto de Arequipa; sin embargo de cuando en cuando se escogía Islay; hoy en día se ha vuelto a dejar Islay por Moliendo. Cuando en 1784 se dividió el Perú en intendencias, es decir cuando, por primera vez, se sustituyó la división eclesiástica por una política y administrativa. Arequipa fue una intendencia dividida en cinco partes: la ciudad de Arequipa, Cabana, Condesuyo, Collaguas y Moquegua. Intendencia que comprende una de las regiones más fértiles y más pobladas del país entero; según Garcilaso (Coment, real., part. I, lib. III, cap. IX) Mayta Capac llevó allí 3000 familias de colonos.

Table des illustrations

Légende Plaza Mayor de Puno.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7827/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 237k
Légende India rica aymara, casada, comerciante en Puno.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7827/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 218k
Légende Sepulturas de Sillustani (Chulpas), sobre la laguna de Umayo, en la región de Puno.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7827/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 930k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7827/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 228k
Légende Los toros en Ancoraimes, en las riberas del Titicaca.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7827/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 403k
Légende Chasqui (correo entre Chililaya y Puno) y su familia.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7827/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 330k
Légende La ciudad baja de La Paz. Vista de la Alameda.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7827/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 362k
Légende Indios de La Paz en vestido de fiesta.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7827/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 329k
Légende Aymara de La Paz, vendedora de cerveza de maíz (chichera).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7827/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 186k
Légende Familia de indios de La Paz.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7827/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 280k
Légende Uniformes del ejército boliviano.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7827/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 529k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr