Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Primera parte. Relación del viaje

XXI. Pisacc. Tarai. Paucartambo. Partida del Cuzco. San Sebastián. Hacienda y Manufactura de Lucre. Juliaca y el Ferrocarril a Puno

Texte intégral

1Sin embargo, yo no conocía esta maravillosa región de una manera completa. El antiguo imperio se llamaba, como hemos dicho, "el Tahuantin Suyo", o país de las cuatro regiones. Estas eran, cuando se constituyó el imperio, según los actuales habitantes del Cuzco: al norte, Limatambo, que vi en el camino entre Apurímac y Anta; al este, Ollantaytambo, que acababa de visitar; me faltaba conocer el oeste con su castillo de Paucartambo, antes de encaminarme al sur, donde todavía me esperaba la inmensa región del lago Titicaca.

  • 1 Cuando acabó la guerra entre los hermanos Pizarro y Almagro, hubo en el Cuzco un gran número de ho (...)

2Al dejar la vieja ciudad para dirigirme a Paucartambo1, seguí las huellas del valeroso coronel Latorre, prefecto del Cuzco, que había recorrido la zona dos años antes que yo y había caído víctima de su abnegación. Se desconoce por completo el curso superior del río Madre de Dios, así como el punto exacto en que se vierte en el inmenso afluente del Amazonas. Fue precisamente para estudiar su navigabilidad que el coronel peruano se aventuró con treinta hombres en esas regiones desconocidas, en las que había perecido, diez años antes, el valeroso explorador Faustino Maldonado. Las tribus salvajes, irritadas por las exigencias de tantas bocas, se desembarazaron del jefe de la expedición, asesinándolo a traición, así como a sus dos secretarios; se apoderaron de los cuerpos, que nunca se pudieron encontrar. El resto de la gente regresó profundamente desmoralizado, enfermo y trayendo al Cuzco la noticia del fatal desenlace de una expedición tan brillantemente iniciada, y que costó a la república uno de sus hijos más instruidos y valientes, uno de sus soldados más emprendedores a la vez que más razonables.

3La ruta a Paucartambo se diferencia, en todos los aspectos, de la que lleva a los valles cálidos del Ucayali. Los contrastes climáticos son menos bruscos, el terreno menos accidentado; antes de llegar a Paucartambo, a cuatro leguas del Cuzco, en Tarai, se me mostró las considerables ruinas que dominan el caserío de Pisacc, que se alza en la margen derecha. Ruinas que fueron, por sus dimensiones, por la belleza de su aparejo, por su situación maravillosamente pintoresca y original, una de mis más grandes sorpresas, y, quizás, uno de mis mejores hallazgos. Las ruinas se dividen en tres grupos: un santuario que domina, de la cumbre de la abrupta montaña que avanza en el valle, a una altura cercana a los mil metros, esta llanura inmensa, que se despliega con sus cultivos reverdecientes, de este a oeste; la fortaleza, que corona el otro extremo de la montaña, de poderosas murallas de un aparejo perfecto; y, en fin, el pueblo o la ciudad antigua, situada en el valle, al pie de terrazas que, en las faldas circunvecinas, se elevan ahora desprovistas de cultivos, pues los actuales dueños de la zona no han sabido conservar en buen estado los canales que antaño regaban el conjunto.

Plano de Pissac. Intihuatana, andenerías y fortaleza.

  • 2 Fueron mis guías los señores Manuel Usandivaras y Pascual del Castillo; trajeron con ellos una doc (...)

4El ascenso a las ruinas es largo y muy penoso2; no obstante, ha sido intentado varias veces; se ha vencido así el primer grupo, que nosotros hemos llamado santuario. Nada más difícil que franquear las terrazas, que a menudo tienen de tres a cuatro metros de alto, y cuyos muros de sostén se hallan cubiertos de plantas espinosas que crecen en abundancia entre las piedras del aparejo. Hay que escalar cuarentaidós de esos grandes peldaños; la terraza superior está separada de la plataforma por una pendiente abrupta y muy resbalosa, de más o menos trescientos metros; ofrece, con pequeñas interrupciones, una cuesta que varía entre 35 y 45 grados de inclinación, lo cual toma la subida horriblemente fatigante. Sin embargo, el aspecto de las ruinas compensa ampliamente las dificultades. Se componen de un Intihuatana, santuario del Sol, entre dos construcciones cuadradas, provistas en el interior de nichos. Veinte metros atrás se encuentra un fortín, levantado con grandes morrillos de gres, mientras que las otras tres construcciones son de granito gris. Las piedras del aparejo son cúbicas, muy bien pulidas; aún hoy tienen sus paramentos perfectamente unidos. Las construcciones vecinas al Intihuatana dan una idea precisa del interior de una anrigua sala peruana, que, en su severa simplicidad, presentaba un gran sentimiento de la arquitectura civil. Este primer grupo de ruinas era tan interesante y se hallaba tan bien conservado, que hizo nacer en mí el vivo deseo de ver la fortaleza de Pisacc. Los indios me dijeron que ningún blanco la había visto nunca, razón demás para tentar su ascenso. Vencí con diez piastras la renuencia de mis guías; nos pusimos en marcha. La distancia es algo superior a dos kilómetros. Luego de los primeros quinientos metros, la maleza nos obligó a seguir el borde de la montaña, la misma que a lo largo de más de un kilómetro cae verticalmente a ochenta o cien metros de profundidad. El abismo está orillado por grandes piedras talladas y alineadas con el mayor cuidado; fue sobre ellas que debimos costear la montaña, pues el resto del terreno está cubierto por arbustos erizados de espinas, que arrancan a quien va por entre ellos tanto la ropa como la piel. El camino es vertiginoso; en dos sitios la vegetación nos obligó, ya que ocupaba todo lo ancho —unos treintaicinco centímetros— del sendero, a echamos boca abajo y a rampar para vencer el obstáculo aparentemente mezquino que cerraba la ruta. Mi fatiga fue ampliamente recompensada, pues nunca tuve ocasión de contemplar una obra peruana de carácter tan colosal. El baluarte, sobre un zócalo de granito de doscientos metros, sobrepasa en sus proporciones a Ollantaytambo. La montaña entera, gigantesco terraplén, transformada por las terrazas en una fortaleza, está coronada en su plataforma superior por siete fortines. Como la cuesta es muy abrupta, las terrazas son estrechas y los muros de sostén se suceden con ligeras interrupciones, formando un conjunto de más de doscientos cincuenta metros de altura, monumento sin par tanto como fortaleza como ruina.

Fortín en el grupo del Intihuatana, en Pisacc.

  • 3 Los indios de Pisacc temen que si tocan cadáveres o momias de indios contraerán la Mochuscca o con (...)

5Al atardecer, al volver a nuestro punto de partida, llevábamos con nosotros, por añadidura, dos soberbias momias y algunos cráneos, que, en nuestro descenso, tuve la suerte de encontrar en cuevas funerarias. Los tres mausoleos donde efectué excavaciones estaban sostenidos por pilares de albañilería y provistos de un dintel; la entrada se asemejaba así, de algún modo, a un marco amarillento destacándose sobre un fondo gris. Para vencer la renuencia de mis guías que no querían encargarse de los restos de sus ancestros3, debí aflojar una vez más la bolsa, con lo cual adquirí la convicción de que el verdadero talismán para ilustrar al pueblo, para lograr que abandone las supersticiones estúpidas, es el dinero; lo cual quiere decir que, para hacer progresar a un pueblo, hay que proporcionarle los medios de enriquecerse.

6El resto de la excursión no me reveló nada especialmente interesante. Las ruinas, demasiado famosas, de Paucartambo, se componen de cuatro grandes cercos y de una serie considerable de casitas en mal estado. No nos detuvimos por eso en ellas, y retomamos al Cuzco al día siguiente. Pude considerar inútil desde entonces una permanencia más prolongada; no quise realizar más que una última proeza, para la cual tuve que tomar ciertas precauciones, bajo pena de comprometer mis trabajos en la ciudad.

7He aquí de lo que se trataba. Los cuzqueños han conservado con religioso cuidado una serie de leyendas sobre su pasado; una de ellas versa sobre el modo de tallar las piedras de los grandes edificios antiguos. Cuentan que los antiguos constructores conocían una hierba por medio de la cual se hacía enteramente maleables los gres más duros, así como los granitos y las dioritas. Se habría recortado en esa masa suave las piedras del aparejo, y éstas se habrían endurecido de nuevo al sol, tal como sucede, más o menos, con la tierra apisonada. Muestran en apoyo de esa versión varias piedras en las que ora se ve la huella de un pie, ora la de una mano. Yo abrigaba el más vivo deseo de completar las colecciones que había ya reunido con uno de esos especímenes. Todas esas huellas, con excepción de una, sólo se encuentran en piedras tan enormes que no se habría podido pensar en sacarlas de donde estaban. Sin embargo, se me había mostrado, en el camino de la Recoleta, en el muro antiguo que bordea la calle por el norte, la impresión de diez dedos en un bloque de sesenta por cuarenta centímetros. Puse mis miras en dicha piedra, y tomé la resolución de llevármela. Organicé para el efecto una pequeña expedición la víspera de mi partida. El señor Ocampo, hijo de la señora de Montes, y varios de mis jóvenes amigos, munidos de ganchos y picos de fierro, me acompañaron un poco antes de media noche por la calle desierta. Obligados a pasar delante del cuartel, escondimos las herramientas bajo los ponchos, para no despertar la atención de los que montaban guardia. Sin embargo, uno de los vigías, sospechando una aventura amorosa de inusitadas proporciones, nos siguió. Pedí a Ocampo que trabara conversación con él y lo llevara a una chichería. En la segunda tienda, nuestro hombre no resistió más al placer de brindar con el caballero.

  • 4 El Cuzco. Arcupuncu. Chachacomayocc (hacienda de Chachacoma). Casa de Pólvora. San Sebastián, 1 le (...)

8Mientras tanto llegamos al sitio; la noche era negra, y aunque nos habíamos proveído de linternas, gastamos más de media hora en hallar la piedra. Después de dos horas de asiduo trabajo, nuestros esfuerzos se vieron coronados por el éxito, y a las tres de la madrugada volvimos con nuestro botín. Una hora más tarde, siete muías de carga, con los resultados de mis excavaciones, emprendieron viaje directo a Arequipa, en tanto que yo, luego de un descanso de unas horas, dejé la ciudad para dirigirme a Puno, escoltado amablemente por un centenar de jóvenes. En San Sebastián, a una legua del Cuzco, me dieron un apretón de manos, y, acompañado por el señor José María de Ocampo, continué mi ruta hacia la frontera boliviana4.

Fortaleza de Pisacc.

9El pueblo indio de San Sebastián, donde me separé de mis amables huéspedes, posee una iglesia admirable construida en piedra como los tres grandes templos del Cuzco, y provista de una fachada cubierta de esculturas de bulto y de bajo-relieve. Frente a la fachada lateral, a la derecha de la iglesia, se levanta una miserable capilla de tapia. Alberga un San Sebastián de renombre. Los habitantes de la aldea y los beatos devotos del santo no van sino a las misas de la capilla, y ni siquiera ponen los pies en su maravilloso templo, cuyo techo amenaza caerse. A una legua y media más adelante, en Hininroccro, las excelentes gentes de la finca tenían la casa llena de gente. Se bebía, y parecían alegres; no sé si se festejaba un bautizo, un matrimonio o un entierro. La cosa es que en lugar de aprovechar su amable invitación, me contenté con echarme un vaso de chicha que se me obligó a aceptar, y continué mi camino a una finca situada a dos leguas de allí, conocida en todo el Perú con el nombre de Pequeño Versalles, aunque su verdadero nombre es Lucre.

10Su fundador, el señor Garmendia, antiguo vice-presidente de la república y uno de los raros industriales indígenas, ha establecido en su hacienda, como el señor Théry en Urcon, una fábrica de tejidos. Las instalaciones de la manufactura son enteramente francesas, y los obreros forman una especie de batallón, y visten uniformes confeccionados en la misma firma; parecen muy orgullosos de ellos, y exhiben, en lugar de la letargía habitual de los indios, y a pesar de un cierto aire melancólico, el semblante confiado de todo obrero que se gana la vida con facilidad. Educando a los indios en torno suyo, dándoles un bienestar que según algunos no podían alcanzar, el fundador de la fábrica ha hecho una fortuna colosal. El problema económico que se planteó a sí mismo no parece mayormente difícil de resolver: 1) La fuerza hidráulica de que disponía el ingeniero que instaló la maquinaria proporciona en promedio 550 caballos de vapor; por lo tanto, supresión de gastos de combustible. 2) La principal fuente de riqueza en las tierras altas es la crianza de ganado; es posible por tanto comprar la lana a los mismos criadores; en consecuencia no más las comisiones pagadas de ordinario a los intermediarios, ni los gastos de transporte de la materia prima. 3) El patrón daba a sus obreros vestidos para ellos y sus familias, garantía de buena higiene. Les otorgaba además un terreno, del que se convertirían en propietarios siempre y cuando lo explotasen durante doce años. La administración de la fábrica acostumbraba adquirir a los indios sus productos en caso de que no encontrasen comprador; a veces incluso organizaba una venta en la plaza pública del Cuzco, y entregaba lo recaudado a los indios. Nótese que la propiedad del señor Garmendia es tan inmensa que, a pesar de su liberalidad, ha cedido a sus cuatrocientos obreros apenas un uno por ciento de la superficie total de sus dominios. Era en consecuencia una fuerza de trabajo asegurada sin abrir la bolsa, e incluso las tierras señoriales mismas aumentaban de valor, al hallarse así junto a un considerable emporio de productos agrícolas. El inteligente patrón no pagaba más que un medio por día, es decir cinco centavos, como salario a sus obreros; y es así como impedía de modo definitivo las orgías que por lo general embrutecen a esta desdichada raza, exceso que no podría cometerse sino con gastos bastante fuertes. Al no poder tomar aguardiente, el indio de Lucre se contentaba con la cerveza de maíz, que es fortificante y no produce los funestos efectos de los licores alcohólicos.

11La mano de obra resultaba así tan barata como las materias primas y los gastos de fabricación. Sin embargo los paños de origen europeo se venden a un precio muy elevado en el mercado. Estos artículos importados, de inferior calidad, tenían que luchar contra la excelente mercancía de la fábrica de Lucre, puesta bajo la dirección de un jefe que fue alumno de la Escuela de Artes y Oficios de París. En cuanto a las telas que vienen del extranjero, se paga el cuarenta por ciento del precio como derecho de aduana, en tanto que los productos del Pequeño Versalles no pagan ninguno, ya que para estimular la industria nacional en sus comienzos, el gobierno peruano ha suprimido la patente. Hemos calculado que, tomando en cuenta todas las ventajas mencionadas más arriba, y considerando los precios promedio del mercado peruano, se ha debido trabajar en Lucre con ganancias del doscientos por ciento.

12El señor Garmendia, hombre práctico, inteligente y fundamentalmente bueno, deseoso de hacer progresar con él a quienes le ayudaban a su propio progreso, era igualmente un hombre de gusto. Se experimenta una viva sorpresa al entrar en su gran morada, la misma que, en medio de un parque, merecería más el sobrenombre de Trianón de los Andes que el de Pequeño Versalles. El parque, dispuesto de acuerdo al gusto del siglo xvii, comprende albercas, cascadas, alamedas que se cortan en ángulo recto y tresbolillos, cuadros de césped bordeados por plantas de boj recortadas con una precisión nada menos que peruana. Los accesos de la casa están decorados con grandes parterres; ello constituye el conjunto más sorprendente que pueda presentarse en una meseta de la cordillera.

13El señor Garmendia, muerto desde hace algunos años, dejó una viuda que, rodeada por sus hijos, habita la casa; ella vivió por largos años en París, en donde su marido, joven por entonces, recorría los talleres y seguía cursos en las escuelas de aplicación. Es ahora una mujer de más o menos cuarenta años, de una altivez castellana moderada por una gracia completamente francesa. Por largo tiempo no olvidaré la acogida que me dispensó, en el umbral de esa casa que semejaba un rincón de Francia, saludándome en mi lengua sin preguntarme siquiera de dónde venía, y presentándome a su joven hija y a sus hijos. “Mientras usted quiera permanecer aquí, señor”, me dijo, “considérese como en su casa. Mis hijos lo apreciarán como si fuese usted de la familia, pues aman Francia como si fuesen franceses”. Pasé tres deliciosos días en la finca, y, detalle digno de nota, fue allí que escuché gracias a la señorita Garmendia las últimas composiciones de Massenet y de Saint-Saens con fecha de 1876, siendo así que estábamos en mayo de 1877. La encantadora muchacha tocó esos aires en un piano vertical muy hermoso, un Pleyel, que doce indios habían llevado en doce días sobre sus hombros desde Puno hasta la hacienda. Expediciones como ésta son muy curiosas. Los cargadores se dividen en grupos de cuatro, precedidos por un tambor y una flauta; es al son monótono de su música, especie de danza, que se ponen en camino, con un trote menudo, a compás. Al término de una coqueada, es decir cuando han acabado su chique de coca, transfieren la carga al segundo grupo, y así por el estilo. Y de ese modo el piano, que en razón de sus dimensiones y de su peso no podría ser transportado a lomo de mula, avanza con mayor rapidez que si lo llevasen estos animales de natural lento y sosegado. En cuanto al costo de semejante medio de transporte, hay que considerar por lo menos, para esta excepcional labor, una piastra por indio y por día, o sea veinte piastras por día y 240 (1200 francos) por doce días de marcha; de manera que el transporte de Puno al Pequeño Versalles cuesta más o menos una suma igual al precio de compra de un piano en París.

14De Lucre a Juliaca nada de notable. Yo avanzaba triste, sombrío. Cuando un pintor mira por demasiado tiempo un cuadro, termina, para servirnos de una palabra de taller, por no tener ya los ojos frescos. Yo había llegado a uno de esos momentos de extenuación física y de irritación moral que siguen con frecuencia al trabajo material demasiado sostenido; me esforzaba sin embargo en tomar notas meteorológicas y en observar las altitudes.

15Habíamos llegado cerca de una finca llamada Tintaccmarca, perteneciente a don Gervasio Mercado. Eran las diez de la mañana; nos retuvo a almorzar. Conociéndome de nombre, y enterado de que había reunido colecciones considerables, me dijo:

  • ¿Por qué no se lleva un indio con usted, para dar a los estudiosos europeos una idea de la raza india?
  • Los indios adultos no tienen ganas de seguirme —contesté.— Les he pedido varias veces; en cuanto a los niños, es muy difícil conseguir uno.
  • ¿Qué ofrece usted?—Y agregó con un gesto asaz divertido:—Dios me guarde de hablar de compra o venta. Dé usted unas piastras a una pobre chola que se muere de sed y que hace morir de hambre a su retoño; se trata de una india horriblemente alcohólica. A cambio le regalará a usted su pequeño. Hará usted, además, una buena acción.

16Acepté la propuesta; se fue en busca de la mujer y del niño; la madre estaba en un estado de borrachera casi completo.

  • ¿Cómo se llama el chico? —le pregunté
  • Juan.
  • ¿Juan qué?

17Silencio.

  • Dime el nombre de su padre.
  • Manan canchu. (No tiene).
  • ¿Hay un gobernador en el pueblo? —pregunté.

18El señor Mercado me explicó que el villorrio contaba sólo con un alcalde indio, ignorante él mismo, que no sabía leer ni escribir. Mientras tanto la india se había dormido y roncaba en un rincón. Muy pocas veces he visto un espectáculo más repugnante. Esta madre, joven aún, roída por todos los vicios, y el pequeño ser que no tenía otra ropa que un poncho que apenas si le llegaba a la cintura. Tomé pronto una decisión

  • Me llevaré al niño —dije a don Gervasio.

19Se despertó a la madre, y efectuamos el intercambio de "regalos" proyectado. Exhorté al niño a despedirse de su madre; parecía no entender qué le solicitaba; pero la madre comprendió muy bien, y, con su mano temblorosa por el alcohol, hizo la señal de la cruz en su hijo. Tuve un estremecimiento de disgusto al ver tal bendición del vicio; puse al pequeño sobre una mula. Para que no se cayera, lo sujeté con dos ponchos; después un golpe con el laso, un adiós al dueño de casa, y henos en marcha. El pequeño Juan comprendió entonces y se creyó obligado a lanzar algunos alaridos. Le pregunté qué quería. ¿Piensan ustedes que pidió regresar al lado de su madre y no dejar su tierra y seguir salvaje como era? Nada de eso: ¡me pidió aguardiente!.

20A partir de entonces y hasta hoy, hace más de dos años, he seguido con atención el desarrollo moral e intelectual del niño, que ahora comprende el francés y se hace entender. Es muy inteligente y lo que se acostumbra llamar bien educado. Me ha dado la prueba de que esta raza, para progresar, no tenía necesidad más que del ejemplo y de la enseñanza; la naturaleza no ha sido una madrastra con ella, y la responsabilidad del bajo estado en que se encuentra recae únicamente en aquéllos que no supieron ser buenos señores. Sin embargo los comienzos del pequeño Juan en la vía de la civilización fueron particularmente arduos. El pobre no tenía pantalones, y me fue imposible procurárselos antes de llegar a Puno. Fueron tres jornadas muy duras. Después de descansar en Sicuani, pudo continuar sin demasiado padecimiento hasta Santa Rosa, pero aquí su estado era verdaderamente lastimoso. Para colmo de males sobrevino un incidente que me impidió pasar la noche en este villorrio. Yo había partido una hora después de mis muías de carga, y aunque no fue poco lo que caminamos en todo el día, no pudimos alcanzarlas, y al llegar a las siete de la noche a Santa Rosa, fuimos informados de que no las habían visto. Resolví entonces, luego de que los animales comieran durante una hora, continuar viaje para darles alcance. En Santa Rosa hay algo semejante a un tambo; cuando entramos, todo el mundo dormía. Despertamos al dueño, que nos recibió no como un posadero sino como un propietario de muy mal humor, pronto a echarnos y a volver a su tibia cama. Para poder obtener un poco de forraje para las bestias y alimentos para nosotros, dinero por medio, seguí paso a paso, látigo en mano a ese mesonero modelo, que luego de manifestar que no tenía absolutamente nada en su casa, acabó por encontrar, con cada zumbido de la fusta, un nuevo depósito de comestibles, tanto que media hora más tarde me vi instalado frente a una mesa bien servida.

  • 5 Esta región fue conquistada por el inca Lloque Yupanqui. Garcilaso no cita el nombre de la ciudad, (...)

21Una hora después, con la luna ya sobre el horizonte, reinicié viaje, y luego de tres horas, hacia medianoche, alcancé a mi mulero, que ese día había avanzado como por encanto. Feliz de ver terminada así mi desventura, me dormí muy contento a la intemperie, hasta el día siguiente. Llegué a eso de las tres de la tarde a Juliaca5. El ferrocarril de Puno al Cuzco, en construcción, llega hasta este punto, y cuando entramos había un tren en la estación con materiales de construcción. Mediante unas piastras obtuve permiso para poner mis cajas metálicas en los vagones, y de instalarnos yo y mis compañeros, en el ténder. Don José María de Ocampo y el pequeño indio Juan no habían visto nunca un tren; más aún, no habían visto nunca un coche, ya que el único medio de locomoción en el interior son el caballo y la mula.

22Don José María conocía los ferrocarriles por los libros. Aunque realizó grandes esfuerzos para no parecer demasiado sorprendido a la vista de la locomotora, no pudo ocultar una gran emoción. De pronto se volvió hacia mí, muy pálido, y me dijo: “El Perú es un gran país, ¡tiene ferrocarriles!” palabras ingenuas en apariencia, pero que resumían toda la patriótica alegría del hombre que se da cuenta, instintivamente, de la significación de las comunicaciones rápidas, fáciles y seguras, y toda la admiración que suscita esta “calle que se mueve y que humea”, como la llama Juan desde que se acostumbró a Europa. Pero en Juliaca no dijo nada en absoluto; lanzó grandes alaridos cuando se le quiso hacer subir al ténder, y no fue sino con mucho trabajo que pudimos retenerlo allí cuando la máquina, silbando y vomitando bocanadas de vapor y de humo, comenzó a deslizarse sobre las rieles.

Notes

1 Cuando acabó la guerra entre los hermanos Pizarro y Almagro, hubo en el Cuzco un gran número de hombre desocupados, que sin puesto alguno en el ejército, pidieron autorización para marchar a descubrir nuevas tierras. Entre ellos estuvo Pedro de Candía (Décad., VI, lib. IV, cap. VII y VIII), quien se fue al valle de Paqual, a 10 leguas del Cuzco, a S leguas de los Andes, donde permaneció un mes y medio. Según Raimondi (El Perú, t.II, p.95), Paqual corresponde al valle en que hoy se encuentra la ciudad de Paucartambo. Es bastante curioso que en el relato de Herrera no se cite Paucartambo, tanto más que Garcilaso (Coment. real., lib. IV, cap. XVI) dice que Inca Roca envió a su propio hijo a la conquista de Antisuyo, y que éste llegó con felicidad hasta el río Paucartambo. Por lo demás este nombre ha sido torturado por la mayor parte de los escritores. Así Simón Pérez de Torres (ver Barcia, Historiadores primitivos de Indias, tomo IB, Discurso sobre el viaje, etc., p. 11) escribe Pacuartambo. Antaño Paucartambo era el cuarto corregimiento del obispado del Cuzco, y en la época en que Ulloa redactó su obra sobre el Perú, la provincia estaba en decadencia.
Cuzco. Recoleta, 1/3 de legua. Cuesta del Socoro. Cebollahuaicco (quebrada), 1/2 legua. Yuncaipampa, 1/2 legua. Ch-tapampa (abra) 1 legua. Ccoraupampa, 600 metros. Ch-tapampa, 400 metros. Ccohuahuasi 1/2 legua. Runcuhuasi, 1/4 de legua. Huaucalle, 800 metros. Malquihuaico, 500 metros. Tarai, 300 metros. Puente colgante moderno (puente de Alambo Pisscac).

2 Fueron mis guías los señores Manuel Usandivaras y Pascual del Castillo; trajeron con ellos una docena de indios con lasos, hachas y ganchos.
El señor Ocampo, que había decidido acompañarme hasta mi partida a Europa, hizo sus comienzos como viajero científico bajo mis órdenes.
Bibliografía de Pissac (pisac, Pisa o Pizac):
Pisac- Pueblo capital del distrito de la provincia de Calca, en el departamento del Cuzco; situado al este 1/4 nor-este de la capital del departamento, en la margen derecha del Vilcamayo (o Urubamba), a 1 legua 1/2 del río. Posición aproximada: 13° 21' lat. sur, 73° 25' long. oeste de París (Paz Soldán, Atlas de la República del Perú, lam. XXXII). Hay allí un error absoluto, ya que Pisacc está situado en la orilla misma del río.
Pizac- Pueblo de la provincia y corregimientgo de Calca y Lares en el Perú (Alcedo, Diccionario geogr. hist. de las Indias Occidentales, t. IV, p. 242, art. Pizac).
Pisa (Pisac).- Localidad de la provincia de Calca, departamento del Cuzco, Perú; situada a 9 leguas nor-este de esta ciudad y a 2 leguas este-sud-este de Calca; en la margen derecha del Vilcanota, a 3 leguas del río. Posición aproximada: 13° 10' lat. sud; 73° 25' long. oeste de París. También hay allí error, pues la distancia entre el Cuzco y Pisacc es inferior a 5 leguas (Castelnau, Cortes des républiques de l'Equateur el du Pérou).
Pisac.- Capital de Cantón en la provincia de Calca, departamento del Cuzco, república del Perú (Paz Soldán, Geografía del Perú, p. 388).
Pisac.- Localidad situada al este de la ciudad del Cuzco, en la margen derecha del Urubamba, que lleva en esta parte de su curso el nombre de río de Calca. Puente(?) sobre el río, que pone en comunicación las dos márgenes para dar paso a la ruta del Cuzco a la montaña de Paucartambo, pasando por Taray. El camino habitual para ir del Cuzco a Paucartambo pasa por Oropeza. El camino de Taray y Pisac va a reunirse con el primero en Guasas. Posición aproximada: 13o 38' lat sud; 73° 24' long. oeste de París (Colpaert, Mapa del departamento del Cuzco, 1865).
Adviértase el curioso hecho de que en ninguna de estas notas se hace mención de monumentos antiguos.

3 Los indios de Pisacc temen que si tocan cadáveres o momias de indios contraerán la Mochuscca o contagio postumo.

4 El Cuzco. Arcupuncu. Chachacomayocc (hacienda de Chachacoma). Casa de Pólvora. San Sebastián, 1 legua 1/4. Santotis (con el Huatanay). Pitipuquio o Versallesdel Perú. San Jerónimo. Patapata (hacienda). Angostura (hacienda). Condebamba (hacienda). Saillacc o Qquauhiri. Quaillapuquio. Patapaula. Quispicanchi (hacienda). Chinicara (grande). Chinicarachiuco. Parcohuaia. Emita (hacienda). Auchibamba. Tongobamba (hacienda). Santa Rosa (hacienda). Lucre, Pequeño Versalles, fábrica de paños, 28 kilómetros del Cuzco. Rayallacta. Anhuaylillas (pueblo). Rinconada (hacienda). Marabamba (hacienda). Punto (hacienda). Yahuasi (hacienda). Huaro. Caninruca (capilla). Urcos. Ninabamba. Quiquijana. Occobamba (finca). Checcacupe. Combapata. Tintaccmarca (finca). Tinta (pueblo), 16 leguas del Cuzco. Ccea. Checa-Cacha. San Pablo de Cacha. Sicuani. Maranganí, 30 leguas del Cuzco. Agua Caliente (posta), 9 leguas de Maranganí. Santa Rosa (pueblo), 5 leguas de Ayaviri. Ayaviri, 6 leguas de Santa Rosa. Juliaca, ferrocarril (3 leguas de Ayaviri). Puno, 19 leguas de Juliaca.

5 Esta región fue conquistada por el inca Lloque Yupanqui. Garcilaso no cita el nombre de la ciudad, pero ella está comprendida en la región que se extiende desde Ayaviri hasta Desaguadero. Cieza de León escribe Xullaca.

Table des illustrations

Légende Plano de Pissac. Intihuatana, andenerías y fortaleza.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7826/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 134k
Légende Fortín en el grupo del Intihuatana, en Pisacc.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7826/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 321k
Légende Fortaleza de Pisacc.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7826/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 337k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr