Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Primera parte. Relación del viaje

XIV. De .Junín a Huancayo. Taima. Camino Real a Jauja. El valle de Jauja. La tisis en los altiplanos. Santa Rosa de Ocopa y los misioneros apostólicos. Costumbres indígenas

Texte intégral

  • 1 Todo el departamento actual de Junín fue descubierto, tal como sucedió con las provincias de Huari (...)

1De Junín1 a Tarma el viaje es fácil, pintoresco e interesante. En lugar de la gris monotonía del altiplano, aparecen pronto queñoas de obscuro follaje. El descenso al sur del cerro se efectúa en medio de terrenos esquistosos, cuyas formas angulosas se destacan en las pendientes como ruinas de monumentos gigantescos. A veces parecería que se transita por una calle antigua, pues rocas paralelas forman estrechos senderos a lo largo de treinta o cuarenta metros. La temperatura se suaviza rápidamente. El aire que se respira parece tibio, y los pulmones retoman su actividad normal. La opresión que se experimenta por lo general en las altas mesetas, opresión siempre molesta, aun cuando no es dolorosa, desaparece por debajo de los tres mil metros de altitud.

Vista de Tarma, con la Plaza Mayor en primer plano.

  • 2 Garcilaso de la Vega (Coment., lib. VI, cap. XI) dice que las provincias de Taima y de Pumpu (se t (...)
  • 3 Los sastres indígenas, generalmente cholos, tienen costumbre en las ciudades del interior del Perú (...)

2Llegué a Acobamba hacia las ocho de la noche, a dos leguas al noreste de Tarma. Pasé la noche allí. El aire dulce y acariciante del valle me hizo sentir un bienestar difícil de describir. Al día siguiente por la mañana, hacia las diez, llegué a un camino bordeado, a derecha o izquierda, de vastos campos de alfalfa, y poco después entré en la linda ciudad de Tarma2 bajo una especie de arco de triunfo custodiado por dos gendarmes enormes, auténticas imágenes de Epinal, pegados a las jambas de la puerta. Hermosos álamos interrumpían, en jardines y campos, la monotonía de las casas bajas de techo a menudo plano. Me detuve ante el tambo y me dirigí de inmediato al correo. Desde que había partido de Lima, hacía más de siete meses, me hallaba absolutamente sin noticias de Europa. Tarma, situada en la misma latitud que Lima, en continua comunicación con la capital, era un lógico punto de referencia en mi viaje. Mi esperanza se vio, pues, recompensada, y fue con viva felicidad que abrí una cincuentena de cartas y de diarios, algunos de los cuales tenían más de ocho meses de antigüedad. Respondí a mi familia, a mis amigos, y dirigí un informe al ministerio; luego hice arreglar, en el taller de un sastre chino3, mi guardarropa, que estaba en un estado deplorable, y asistí, para ponerme al tanto de la vida artística y científica, a una representación de funámbulos, condimentada con una sesión de prestidigitación. Renicié luego con el mayor ardor mis estudios arqueológicos.

Grave par Erhard
Plano de Taima y Tarmatambo.

  • 4 Es probable que sea de este sitio que hablan los autores antiguos y no de la ciudad actual, que da (...)

3A una legua de Tarma subsiste, en una meseta de la cordillera del mismo nombre, un grupo de ruinas que recibe el nombre de Tarmatambo, algunas de cuyas partes se hallan bastante bien conservadas4.

4Allí vi por primera vez un aparejo de piedra cubierto de estuco.

Fortín y muro de la ciudad de Tarmatambo.

5Tarmatambo fue en otros tiem pos una gran ciudad, pero se encuentra ahora en su mayor parte en tal estado de destrucción que me fue imposible levantar un plano completo. No pude tomar nota sino de la parte que comprendía los antiguos palacios principescos, los mismos que, construidos con mayor cuidado y solidez que las habitaciones de los subditos, han resistido mejor la acción del tiempo.

Fachada oeste del palacio llamado del inca, y fortificaciones en la montaña, Tarmatambo.

6La ciudad antigua, dominada por montañas elevadas, está situada sobre una terraza al sur de la ciudad actual. El camino de los incas, del cual quedan numerosos vestigios, pasaba por la altura, a cien metros más o menos arriba de la ciudad fortificada, en una extensión de más de dos kilómetros. Las fortificaciones dominaban y protegían el recinto. Estaban dominadas a su vez por una segunda línea de baluartes, situados a doscientos metros más o menos por encima de la primera zona, en la pendiente de la montaña.

7Los palacios aún subsistentes se componen de salas inmensas y de imponentes galerías adornadas con pilares, los que, por sus salientes regulares, transforman los muros en una serie de nichos. En varios sitios las murallas, así como las casas de los guardas, se hallan en un excelente estado de conservación. Las sepulturas han sido casi todas violadas.

Indios de Tarmatambo.

8A unos metros del grupo principal de construcciones hay antiguos parques de llamas. Su escalonamiento a lo largo del camino hace suponer que los animales de carga estaban destinados a servir de relevo para el transporte. Nada más singular que ver los indios que moran hoy día en esos palacios inmensos. ¡Los descendientes de esos reyes son hoy mendigos cubiertos de miserables harapos! La ignorancia y la estupidez de estos pastores concuerda muy bien, por desgracia, con su ropa en jirones, en la que no se reconoce ya huella alguna de estilo o de originalidad. Al verlos así uno no puede dejar de admitir, a partir de tan triste verdad, que la miseria deforma al ser humano, lo rebaja, lo disminuye y atrofia su ser y lo torna irreconocible.

9A tres leguas de Tarma, en un sitio llamado Huichay, hay ruinas en muy mal estado.

  • 5 De Tarma a Tarmatambo, 5 kilómetros; a Huarantambo, 6 kilómetros; ahí comienza la subida a la puna (...)

10Al dejar estos lugares5, me dirigí a Jauja por caminos que, en compa ración con los que habíamos recorrido hasta entonces, podían parecer excelentes.

11En la margen derecha del río de Tarma, desde Tarmatambo hasta la subida de Pucascara, se levantan montañas de paramentos esquistosos de aspecto singular. Son terrazas que se llaman en la zona Andenerías o Andenes. Hoy, como en el pasado, están cubiertas de cultivos.

12Se diría que la naturaleza misma ha enseñado a los quichuas la manera de llevar a cabo esos bellos trabajos, pues en muchos lugares los terraplenes son naturales. Enormes esquistos han sido dispuestos por el azar de tal modo que forman gradas o terrazas en retroceso, especie de escaleras gigantescas de anchos peldaños. La tierra arable que cubre hoy esos peldaños ha sido llevada ahí ya sea por la mano del hombre, ya sea por las lluvias, que arrancaron la tierra vegetal al flanco de la montaña para depositarla en las plataformas.

13En la fragosidad de las rocas hay muchas sepulturas. Todas las que he visitado se hallaban vacías. Se trata de pequeñas grutas excavadas por la mano del hombre, algunas con trabajos de albañilería.

14Casi en la cima de la cuesta, y en una gran parte de la pampa, subsiste aún el camino de los incas, bien conservado, a la izquierda de la vía actual. Al comienzo de la cresta, nítidamente acusada, de la meseta, se ven tres tramos de una antigua escalera, cada uno de cuatro peldaños en buen estado; a izquierda de la ruta se eleva un pequeño terraplén que ha conservado el nombre de descanso (trono) del inca.

  • 6 Este descubrimiento del señor Angrand, sus dibujos y sus planos tienen un valor tanto más grande p (...)

15El señor Angrand me señaló, antes de mi partida, las ruinas de dos ciudades antiguas, Tunumarca y Ocomarca, situadas más o menos a una legua a la derecha del camino, en la altiplanicie de Pucascara. Visitó esas ruinas en 1838. Yo las he buscado, pero, gracias a la mala voluntad de mis indios, que fingían ignorancia, me fue imposible, a pesar de dos días de marcha, encontrar sus huellas. Felizmente para la ciencia existen dibujos de esas ciudades en los álbumes de viaje que el sabio agente francés en esos territorios legó a la Bibliothèque Nationale6.

16Dos leguas antes de descender al valle de Jauja se encuentra una especie de pueblo cuyas casas se escalonan en una extensión de más de dos kilómetros. Se llama Acolla y presenta la particularidad de que todas las viviendas tienen sobre la cumbrera cruces lo bastante grandes como para darles una falsa apariencia de iglesia o de capilla. Los habitantes colocan al lado de esa cruz figurillas de terracota, y, encima de las puertas, abrigados por una saliente del techo, grupos enteros de un valor artístico dudoso pero de un efecto decorativo tanto más sorprendente cuanto más imprevisto en ese lugar, y más raro en la región.

Plaza de Armas de Jauja.

  • 7 Según Garcilaso el verdadero nombre del lugar es Sausa. Según el historiógrafo de la expedición de (...)
  • 8 Los indios poseen un sentimiento real del color: así los ribetes verdes de una lliclla color naran (...)

17La ciudad de Jauja7 es aún más pintoresca que Tarma. Al día siguiente de nuestra llegada había una gran feria en la plaza y en las calles vecinas. Las vendedoras se hallaban instaladas bajo enormes parasoles, y entre sus primitivos escaparates hormigueaban indios e indias. Los vestidos de éstas son de color más obscuros que los vestidos de las cholas. Unas y otras usan una prenda que les queda muy bien y que se llama lliclla; consiste en un pedazo de tela que mide más o menos un metro por sesenta centímetros, con el que se cubren, sujetándolo ya sea sobre un hombro, ya sea en la garganta por medio de un alfiler a menudo trabajado con arte. Las telas son de colores muy vivos y siempre de un feliz contraste: así una lliclla de color naranja estará bordada de verde; una lliclla de rojo granate de azul8. Esas mantillas se destacan sobre un monillo rosa en armonía con una falda índigo flotando alrededor de un tobillo fino y bronceado. Los pies, pequeños y elegantes, calzan zapatos sin tacón. Los zapatos sirven por lo general, a indios e indias, de monederos. Las condiciones económicas, y sobre todo la cerca nía de la capital han hecho que los indios de Jauja acepten los billetes de banco de Lima. Como las mercancías de los indígenas son generalmente huevos, aves de corral, legumbres y frutos, que despachan al por menor, la necesidad de monedas de baja denominación se ha hecho sentir viva mente. Ahora bien, la más pequeña que se emitió en 1875 equivalía a dos reales, es decir un franco. Por un convenio tácito se acordó admitir la circulación de las mitades de tales billetes, a fin de disponer de una moneda corriente con el valor de cincuenta céntimos. Figúrese el estado de esos billetes, los mismos que efectuaban, entre el pie y la suela de los negociantes, viajes a menudo considerables. Eran pequeños retazos informes y sucios. Un proverbio dice que jamás el dinero huele mal; no es por cierto, en esas regiones, donde semejante proverbio fue inventado.

Cholita de Jauja, con lliclla (mantilla sujeta por alfiler de plata).

  • 9 En Jauja, y en toda la región, se da el nombre de tumpe o tunpe a los alfileres enormes que usan l (...)

18El alfiler9 de que hablábamos más arriba, y que sirve para sujetar el pequeño chal tan característico de las mujeres del pueblo, se presta además, los mismo que los zapatos, a diferentes menesteres. Por lo general se ensancha y transforma, en su parte superior, en cuchara. Es curioso en verdad ver a una india sacar el alfiler de esa prenda, que de inmediato se desliza del hombro ordinariamente desnudo, y hundir su instrumento de dos filos en el chupe. Después de comer, lo pasa cuidadosamente entre sus labios, y le hace retomar su papel de ornamento en su arreglo personal.

  • 10 Les Altitudes de l’Amérique tropicale, comparées au niveau des mers, au point de vue de la constit (...)
  • 11 Ruinas de Sausa,hoy Jauja, prefectura de Jauja, valle de Jauja, departamento de Junín. Gibbon (Exp (...)
  • 12 No confundir con la aldea de Tambo o Tampu, llamada hoy Huarau, situada al lado izquierdo en el va (...)
  • 13 La mayor parte de los indios tienen un fetiche en todo el valle de Jauja hasta Huancayo; es una pi (...)

19A pesar del aspecto de la feria y de las calles de la ciudad, donde casi no se ven más que hijos de la Sierra, Jauja no tiene nada de una ciudad de indios. Más aún que Tarma, es un lugar de cura recomendado a los numerosos tísicos de la costa. Se conocen desde hace tiempo los efectos de la atmósfera pobre en oxígeno de las punas sobre la terrible enfermedad de los pulmones, y el sabio estudioso doctor Jourdanet10, luego de observaciones y una práctica de muchos años en las altas mesetas de la cordillera de los Andes, llegó a dar una explicación científica de las curas verdaderamente maravillosas obtenidas en casos de tisis de segundo y tercer grado. Según el eminente médico la enfermedad no puede presentar se más allá de la línea media entre el nivel del mar y el límite de las nieves eternas, de manera que en un sitio como Tarma, en una latitud donde el límite inferior de las nieves se encuentra alrededor de cuatro mil quinientos metros, la tisis cesaría a dos mil doscientos cincuenta. En las ciudades de que hemos hablado anteriormente, situadas a cerca de tres mil metros de altura, otras razones de salubridad se añaden a esa principal condición climatológica. La cordillera cierra esos valles, los protege contra las tempestades y suaviza considerablemente su temperatura. Por la misma razón el calor solar adquiere allí una intensidad mayor, de modo que el clima de los valles de Tarma y de Jauja es de una dulzura y de una estabilidad poco ordinarias en la región andina. Para vencer por completo un caso de tisis, para dar a las llagas de los pulmones corrompidos por este mal terrible tiempo de cicatrizar, es necesario que el paciente se resigne a una permanencia de dos y a veces tres años en tales alturas. Es por eso que las familias de los enfermos van a instalarse allí con frecuencia, y es así cómo en estas pequeñas ciudades puede uno volver a encontrar la sociedad de Lima con todas sus costumbres llenas de gracia, su conversación fácil y agradable, su benevolencia y despreocupada alegría. Cerca de la actual ciudad de Jauja se hallan los antiguos centros llamados ahora Hatun Sausa y Hurin Sausa11. Sus ruinas forman dos grupos perfectamente diferenciados el uno del otro: 1° las ruinas en la llanura, y 2° las ruinas que coronan los cerros, bordeando el lado oeste de la ciudad. Si decimos que estas ruinas coronan las montañas, debe tomarse el término al pie de la letra. Las montañas que forman, en este lugar, una cadena ininterrumpida, se destacan a cierta altura unas de otras para formar eminencias aisladas. Casitas circulares, como garitas grandes, están dispuestas en círculo alrededor de las cumbres, de manera que desde el fondo del valle se cree percibir la silueta elegante de una corona mural. Las ruinas del llano12, en medio de las cuales se elevan hoy en día las chozas del caserío del Tambo, son construcciones probablemente más grandes de lo que fueron las de Tarmatambo. Pertenecen sin embargo, por su disposición general, al mismo tipo arquitectónico. Se observan ahí no solamente los restos de una residencia real, palacio de vastas galerías y grandes patios, sino además monumentos que constituyen un importante santuario. El centro estaba formado por un terraplén semejante al que hemos visto en Huamachuco, y sobre el cual los españoles han levantado, como era de esperar, una capilla, hoy más deteriorada que las ruinas del santuario al que ese minúsculo templo ha sucedido13.

20Al salir de Jauja, en la última casa, nos topamos con una gran procesión de la Santa Virgen de la Concepción, seguida por un San José que mostraba un aire más melancólico y fatigado que sus cargadores. Mis guías me explicaron que Jauja posee una imagen milagrosa de San Santiago, que garantiza la salud de los animales de carga. La santa virgen de Concepción goza de una gran veneración entre las jóvenes casadas. Una vez por año San Santiago visita a sus clientes de Concepción, y, a cambio de ello, la virgen viene a visitar las calles y capillas de Jauja. Gracias a este intercambio de cortesías, las mujeres, los hombres y sus cabalgaduras disfrutan de una salud fuera de lo común. El doctor Jourdanet asigna una razón adicional para ese bienestar general, pero las gentes de la zona se lo explican por medio de su fe ingenua y convencida. Tomé mi álbum para trazar allí, al paso, un esbozo rápido de la pintoresca escena que se desarrollaba delante de mis ojos. El cura reparó en mí, mandó hacer alto, se aproximó y me invitó a tomar todo el tiempo que deseara, y a retratarlos a la virgen y a él. “San José”, me dijo, “no está muy logrado en la imagen, pero después de todo es un santo sin mayor importancia”. Yo accedí con mucho gusto al deseo del buen eclesiástico, y durante una hora y media me dediqué a reproducir lo mejor que pude el conjunto de la procesión. Llegó entre tanto el juez de primera instancia, se colocó orgullosamente delante de mí, y dijo que la autoridad judicial de la región tenía que aparecer en una fiesta religiosa de tal trascendencia. Al momento de partir prometí al cura publicar su retrato y la imagen de la Virgen, la cual ingresó, vacilando, a hombros de los indios, en las calles de Jauja.

Terraplén antiguo con ruinas de una capilla española en el Tambo, al centro de las ruinas de Hurin-Sausa, a 3 kilómetros al sur de Jauja.

Procesión de la santísima Virgen de Concepción.

  • 14 Esta ciudad parece haber sido fundada por Pizarro en ruta de Jauja a Vilcas, en el mes de mayo de (...)
  • 15 Recordemos que de 1641 a 1644 los PP. Gaspar Vera y Juan Cabsas (Córdova, Chronica franciscana del (...)
  • 16 El camino pasa a la izquierda de Tambo; Huaripampa queda a la derecha, Ataura, río del Tambo. El p (...)

21El camino de Jauja a Huancayo14, por Concepción15, es maravillosa mente hermoso. El terreno es tan uniforme que uno no creería encontrarse en la cordillera. El valle, regado por el río de Jauja, está dividido en toda su longitud en dos partes casi iguales; una, la de la izquierda, es más o menos ocho metros más alta que la de la derecha. En la especie de gargantas formadas por las montañas, cuyo declive muy suave avanza a veces algunos cientos de metros en el valle, se encuentra una serie de pequeñas aldeas que emergen de bosquecillos de follaje casi negro. Se habría dicho que todo el largo valle está adornado en sus dos lados con vastos jardines artísticamente dispuestos para deleite del espectador. ¡Qué decepción, cuando se entra en esos pueblos! Las casas no son más hermosas que las de otras aldeas peruanas; nada de jardines, y los árboles que vistos de lejos forman graciosos bosquecillos, se alzan en los patios o en cercos que no tienen nada de pintoresco. Pero esa desilusión no podría destruir el aspecto encantador del camino y el agradable recuerdo que se guarda del rico valle16.

Gran plaza de Concepción.

  • 17 Los Chunchos o salvajes son conocidos sobre todo por los misioneros de Ocopa; por eso se les llama (...)

22La pequeña ciudad de Concepción no ofrece ningún interés por sí misma, pero a una hora de camino se halla el famoso convento de Santa Rosa de Ocopa. Este fue construido y es habitado aún por franciscanos descalzos, misioneros apostólicos. Desde el punto de vista civilizador propiamente dicho, no han tenido éxito en su prédica en las vertientes orientales de la cordillera, las que desde esta latitud hasta más o menos el grado cinco de latitud sur, se extienden y se pierden en las llanuras conocidas bajo el nombre genérico de pampas del Sacramento17 Los salvajes moradores de esas regiones han sido bautizados en gran número, pero ello no ha cambiado su modo de vida ni desde el punto de vista moral ni desde el punto de vista material. Sin embargo la actividad de los sacerdotes de Ocopa, muchos de los cuales han caído víctimas de su abnegación, ha tenido una importancia científica de las más considerables. Ellos han sido no sólo los primeros, sino casi los únicos exploradores de las pampas del Sacramento, los únicos que han determinado el curso del Ucayali y del Huallaga y dado a conocer los nombres desconocidos de sus innumerables afluentes. Es cierto, sus mapas, levantados en los siglos xvii y xviii, no tienen la exactitud de nuestras cartas de estado mayor, pero no por ello dejan de constituir un trabajo geográfico colosal, admirable y hasta hoy en día único.

23Varios exploradores, provistos de instrumentos geodésicos modernos, han recorrido desde entonces parcialmente esas zonas y han fijado ciertos puntos con mayor exactitud. Pero ninguno ha ofrecido un conjunto tan completo de la región como hizo, por ejemplo, el padre Sobrevida. Esos misioneros que, sin compañeros, sin dinero, con aparatos incompletos y un equipaje que portaban sobre sus hombros, han desafialo peligros inauditos — razas salvajes, un clima terrible — sin retroceder jamás ante el obstáculo que asusta más al hombre que viaja solo, cual es lo desconocido, y que han reunido una prodigiosa cantidad de datos nuevos, se han colocado, humildes pioneros de laciencia apenas conocidos por los especialistas, en la primera fila de los descubridores más intrépidos y más gloriosos de los últimos siglos.

24Los padres de Ocopa me recibieron con la mayor amabilidad. Su convento se halla floreciente; la población les guarda una gran estimación, y los religiosos sobrepasan en todo el nivel común del clero peruano. Su conversación me pareció muy interesante; consideran su monasterio como un asilo en que descansan de las fatigas de las misiones en las pampas, que, según me dijeron, han recorrido en varias ocasiones. Y a fe que se alimentan bien en su retiro, a juzgar por la comida que me sirvieron. En una mesa rústica, sobre un simple plato de madera, con una copa de cuerno de buey, me serví entre dos de ellos una cena espléndida, digna del arte culinario de Europa, regada por vinos generosos de España, que la fe ardiente de una de sus ovejas había hecho trasponer la cordillera.

25Cuando dejé Ocopa era de noche, la luna estaba muy arriba del horizonte, el cielo sereno, y, sobre la cúpula que corona el santuario, brillaban reflejos argentados, semejantes a una constelación de cristales luminosos. Las ventanas de la iglesia, alumbradas por las lámparas del coro, se destacaban como pálidos rubíes sobre las paredes grisáseas; se escuchaba, asordinada por los muros que me separaban de los coristas, la grave melodía gregoriana que los monjes y los hermanos entonaban. La campanita de la capilla del pueblo enviaba a lo lejos, a través del aire del anochecer, las vibraciones del ángelus, y cuando oí los golpes secos y regulares de los cascos de mi caballo en el camino que conducía a Concepción, creí despertar de un sueño y regresar a la realidad, luego de una de las visiones más vividas que me han cautivado a lo largo de mi viaje.

Convento de Santa Rosa de Ocopa, cerca de Concepcíon.

26Huancayo dista apenas cinco leguas de Concepción, y el camino es tan pintoresco como el de Jauja a Concepción. Uno sigue aún en este valle encantador, en este jardín del Perú, a siete kilómetros de Concepción y a más o menos tres al sur de San Jerónimo. A cincuenta metros a la derecha del camino, frente a Caccas, pequeño pueblo situado en una garganta que se abre al valle, está situada una colina (morrito) cubierta de ruinas. Se pueden encontrar algunas también en la llanura. Se han hallado ahí muchas muestras de cerámica, poco interesantes en su forma así como en su factura. Las terracotas de Huancayo son de una arcilla grosera, como la de ciertos lugares de la costa, entre otras las de Infantas y de varias necrópolis de Paramonga, de Casma, etc.

  • 18 Me ofrecieron una bebida hecha de un fruto llamado tumbo, que se convierte en una especie de limon (...)
  • 19 La Punta; Yazapallada; Pucará (hay una fuerte subida, y de inmediato una bajada al valle del Ñahui (...)

27Huancayo consiste en una sola calle, pero la más amplia, la más linda, la más alegre, de la Sierra. La bordean casas limpias, pintorescas y elegantes, pero que por lo demás ofrecen poco interés; cuenta con dos iglesias, viejas y caducas. Huancayo posee también, en su única calle, un hotel18 regido por un italiano. Es incómodo y cuesta caro, y las puertas no cierran. He ahí el principal recuerdo que me llevé. Huancayo se encuentra al extremo sur del valle de Jauja, y se trataba de hallar sin tardanza un guía que me condujera a Huancavelica. Se me previno que los caminos eran malos y que no encontraría mucha hospitalidad que digamos en las dieciocho leguas que me separaban de la capital del departamento vecino. Los amables habitantes de Huancayo me expresaron el pesar que experimentaban al verme recorrer esa región inhóspita. No pude dejar de sonreir al pensar que se me presentaba como seria dificultad un trayecto que se podía efectuar fácilmente en dos días, y me puse alegremente en camino19.

Notes

1 Todo el departamento actual de Junín fue descubierto, tal como sucedió con las provincias de Huari y Pomabamba, por Hernando Pizarro en 1535, al volver a Cajamarca luego del saqueo del templo de Pachacamac.
Según Antonio Raimondi (El Perú, t. II, pp. 46 y 47) hay la certidumbre de que el pequeño pueblo de Pombo (Bombón) se encontraba cerca del río que sale de una laguna llamada otrora Chinchi Cocha, y que es conocida hoy con el nombre de Junín. Fue un 10 de mayo, un miércoles por la mañana, que Hernando Pizarro llegó a la pequeña aldea de Pombo. El antiguo caserío de Cajamalca se hallaba en la pampa llamada hoy pampa de Junín. Se ha construido una pirámide, en recuerdo de la batalla de Junín, cuando la guerra de independencia, por don Mariano Eduardo de Rivero; se encuentra a menos de dos cuadras (más o menos doscientos metros) del caserío de Chacamarca, nombre moderno de la antigua Cajamalca.
De Junín a Cacas, 4 leguas y 1/2; Huacrupuquio, 2 leguas y 1/2; Palcamayo, 4 leguas y 1/2; Picoy, 1 legua 1/2; Acobamba, 2 leguas 1/4; Hualhuiash, 1 legua; Taima, 1 legua 1/4. De Junín a Cacas hay 4 leguas 1/2, de las cuales 4 en el altiplano; a 1/4 de lengua antes de llegar a esta pequeña ciudad comienza el descenso del altiplano del cerro de Pasco.

2 Garcilaso de la Vega (Coment., lib. VI, cap. XI) dice que las provincias de Taima y de Pumpu (se trata de Bombón) figuraban entre las principales del antiguo imperio. Véase Cieza de León (Chronica del Perú, cap. LXXXIV) y Herrera (Décadas, V, lib. IV, cap. X). Herrera copió el pasaje de Cieza de León, y se equivocó al poner Guayeos y Tomara, en lugar de Guaylas (Huaylas), y Tamara en lugar de Tarama, con la que uno se topa por doquiera. Xerez (Conquista del Perú (Barcia), t. III, p. 229) y Garcilaso (Coment., lib. VI, cap. IX) escriben Tarma, nombre actual de la ciudad. Herrera y sus compañeros fueron los primeros europeos que entraron en esta ciudad.
Ya en 1748 don Antonio de Ulloa escribe, en su Relación del viage a la América meridional, que Tarma se halla a la cabeza de uno de los más grandes correjinientos del arzobispado de Lima, con jurisdicción hasta 40 leguas al noreste de Lima, y por el lado del oriente en el territorio habitado por los indios salvajes, gentiles, que él llama tribu de los Marucochas. Cita entre los productos de la región el trigo, la cebada, maíz y ganado. Las explotaciones mineras eran, desde entonces, notablemente ricas; los habitantes teman fama de ser excelentes tejedores. Ellos han conservado esta especialidad.

3 Los sastres indígenas, generalmente cholos, tienen costumbre en las ciudades del interior del Perú, de trabajar en medio de la calle, sentados en grupos de cinco o seis, dándose así como espectáculo a la juventud y a los transeúntes: sistema de publicidad tan bueno como cualquier otro.

4 Es probable que sea de este sitio que hablan los autores antiguos y no de la ciudad actual, que data por entero de la época de la conquista.

5 De Tarma a Tarmatambo, 5 kilómetros; a Huarantambo, 6 kilómetros; ahí comienza la subida a la puna de Pucascara que separa Tarma de Jauja, y que tiene 19 kilómetros de largo; Paccha, 4 kilómetros; luego viene la bajada de Yanamarca, 5 kilómetros; Acolla, 4 kilómetros; Jauja, 9 kilómetros.

6 Este descubrimiento del señor Angrand, sus dibujos y sus planos tienen un valor tanto más grande por cuanto estas ciudades, situadas fuera del camino principal, no son conocidas por los autores españoles, y que incluso el americanista contemporáneo más notable, el señor Raimondi, no hace ninguna mención al respecto en su geografía histórica del Perú, obra capital en la materia.

7 Según Garcilaso el verdadero nombre del lugar es Sausa. Según el historiógrafo de la expedición de Hernando Pizarro, Xerez, habría que escribir Xauxa. El jefe en este sitio, subdito de Atahualpa al momento de la llegada del capitán español, se llamaba Chilicuchima. Los conquistadores hicieron su ingreso en esta ciudad el 16 de mayo de 1533. Garcilaso (Coment. Real., lib. VI, cap. X) dice que fue el Inca Pachacutec quien la sometió a su cetro venciendo a la nación Huanca. La descripción de esta ciudad, en el momento de la llegada de los españoles, es tanto más característica por cuanto sigue siendo exacta hoy día. “Esta ciudad de Jauja”, dice Garcilaso “es muy grande, situada en un valle hermoso. Su clima es templado; cerca de la ciudad, un río poderoso”.
El río de Jauja, que unas leguas corriente abajo se llama Mantaro, no desemboca, como se creyó por largo tiempo, en el Marañón; es un tributario del Apurímac, con el cual, reunidos en el Perené, forman el Tambo, uno de los brazos del Ucayali. Este último une sus aguas poderosas con las del Marañón para formar el Amazonas. “El suelo del valle de Jauja”, continúa Garcilaso, “es fértil, las calles están bien trazadas; no lejos de la ciudad hay pueblos a modo de suburbios. Los habitantes de la ciudad y de los suburbios eran numerosos, tanto que a la llegada de los españoles, se reunían en la plaza principal, cien mil personas. Las calles y los mercados estaban tan atestadas, que se habría dicho que nadie estaba ausente”. [Pasajes retraducidos de la versión francesa de Garcilaso que sirvió a Wiener. N. del T.]
El señor Raimondi recuerda que Prescott estima que el número de habitantes que se reunía en la plaza de Jauja parece exagerado. No podríamos compartir tal opinión. Las dimensiones de la ciudad, la extensión de las ruinas aún subsistentes, los restos de los antiguos campos de cultivo, permiten creer que cien mil habitantes perfectamente podían permanecer en esta inmensa y fecunda región. Simón Pérez de Torres, en su viaje (1586 a 1600) estuvo aquí viniendo del Cuzco, luego de pasar por Huamanga. Estima la distancia desde esta última a Jauja, que escribe Xauja, en 40 leguas. Los caminos sin duda eran más directos, pues hoy es imposible contar menos de una cincuentena. Ulloa (ibid.) describe con mucha precisión su posición geográfica: “El corregimiento de Jauja”, dice, “al sur del corregimiento de Taima, ocupa los valles y llanuras espaciosas situadas entre las dos cordilleras (oriental y occidental) de los Andes”. Este autor dice con razon que el río de Jauja tiene origen en la laguna de Chinchaicocha, en la provincia de Tarma, pero es también uno de los que creen que el río desemboca en el Marañón. Según él, a mediados del siglo xviii, el comercio de tránsito hacia el Cuzco, La Paz, etc., era muy activo.

8 Los indios poseen un sentimiento real del color: así los ribetes verdes de una lliclla color naranja difieren esencialmente de los ribetes, igualmente verdes, de una prenda semejante de color violeta. Mientras el primero tendrá el verde amarillento de las hojas del naranjo, los otros tendrán el verde sabroso de las hojas de violeta, y tales juegos de colores, no por audaces son, en modo alguno, chillones.

9 En Jauja, y en toda la región, se da el nombre de tumpe o tunpe a los alfileres enormes que usan las indias para sujetar su ropa. La blusa que usan los chunchos de los valles cálidos, en esta latitud, se llama cuzma.

10 Les Altitudes de l’Amérique tropicale, comparées au niveau des mers, au point de vue de la constitution medícale.- L’Air raréfié dans ses rapports avec l’homme sain et avec l’homme malade.- Influence de la pression de l’air sur la vie de l’homme. Es sobre todo esta última obra la principal de este incomprable observador, que es toda una autoridad en la materia. El señor Paul Bert ha probado desde entonces, por medio de experiencias muy ingeniosas, la admirable perspicacia del doctor Jourdanet, y, al coronar los trabajos del sabio profesor de la Facultad de Ciencias de París, el Instituto consagró la larga serie de descubrimientos de estos investigadores e iniciadores de tantas verdades desconocidas no hace mucho.

11 Ruinas de Sausa,hoy Jauja, prefectura de Jauja, valle de Jauja, departamento de Junín. Gibbon (Expéditions des Etats Unis dans l’Amérique du Sud, sous les ordres de deux chefs: Herndon, mission septentrionale; Gibbon, mission méridionale, parte II, cap. I, p. 8) y Stevenson (Vingt ans dans l’Amérique du Sud, t. II, cap. V, p. 148 y 149) hablan de baños, palacios y templos circulares en Baños (provincia de Huamalíes), de los que no hemos visto huella alguna, en tanto que Tschudi dice que en la provincia de Huamalíes (?), se hallan los Baños del Inca de Jauja, (ver Tschudi, cap. XVI, p. 496). Algo a notar es que Alcedo (Geografía, etc. t. I, p. 207) habla igualmente de un templo, una fortaleza, un palacio y el camino de los incas en Baños.

12 No confundir con la aldea de Tambo o Tampu, llamada hoy Huarau, situada al lado izquierdo en el valle de Yanahuanca, en las gargantas norte del cerro de Pasco, ni con la ciudad de Tambo, de la que no hay vestigios, y que es mencionada por Xerez (Conquista del Perú (Barcia), t. III, p. 206 y ss.), quien la sitúa a una jornada de marcha al sur de Marcahuamachuco, ni con el Tambo conocido hoy con el nombre de Ollantaitambo (Garcilaso, Coment., lib. V, cap. XXVII, la llama Tampu), en la extremidad oriental del valle de Yucay o del Urubamba; ni con el Tambo, valle que atravesó Almagro en 1537, después de haber pasado por Arica, Tacna, Sama y Locumba, para llegar a Arequipa y luego a Urcos, a 8 leguas del Cuzco. Citemos todavía, a este propósito, el río que lleva el mismo nombre. En la Noticia geográfica-histórica de las misiones de Infieles del río Ucayali, pertencientes al Colegio de Propaganda Fide de Santa Rosa de Santa María de Ocopa, encontramos: “Tambo, río que, a 12° 20’ de latitud y 303° 30’ de longitud, está formado por los ríos Apurímac, Pangoa y Chanchamayo, y que pierde este nombre al reunirse con el Parobeni”. En el mapa del P. Sobrevila, de 1830, el río Tambo aparece con las indicaciones arriba mencionadas; conviene añadir que el Chanchamayo toma, después de unirse al Paucartambo, el nombre de Perené (ver Raimondi, El Perú, t. II, p. 225). El P. Cabanes y el P. Biedma llaman a este río Ene. Estas informaciones datan de 1739. No pueden subsistir dudas sobre la identidad de los dos ríos, pues he aquí lo que dice el P. C abanes: “Desde San Luis o Jesús María el río Ene se dirige hacia el oriente; durante 20 leguas su curso lo lleva entre dos montañas cubiertas de bosques, ofreciendo algunos pasajes difíciles, y luego al entrar en la pampa, se ensancha notablemente, forma muchas islas de diferentes tamaños y se encamina hacia el norte. Después de recibir las aguas de los ríos Taraba y Paro (nombre que dan todavía hoy los Chunchos al río Vilcamayo, Urubamba o Santa Ana), se dirige hacia el noroeste”.

13 La mayor parte de los indios tienen un fetiche en todo el valle de Jauja hasta Huancayo; es una piedra hallada en el cerebro de un pez del Ucayali, que se llama Rumichallua.

14 Esta ciudad parece haber sido fundada por Pizarro en ruta de Jauja a Vilcas, en el mes de mayo de 1533. Su nombre proviene, probablemente, de una mala pronunciación de las dos tribus indias: los Huancas y los Ayuyos, que habían opuesto una inútil resistencia al paso de los españoles.

15 Recordemos que de 1641 a 1644 los PP. Gaspar Vera y Juan Cabsas (Córdova, Chronica franciscana del Perú, lib. I, p. 162) continuaron su obra civilizadora, comenzada en 1631 por Fr. Philippe Luiando, al fundar dos pueblos llamados Trinidad de Tepquis y Magadalena de Quidquidcanas. Les siguieron así en el Huallaga y Tulumayo otros misioneros; en 1650 existía en esta región, además de los pueblos de Trinidad, San Luis y San Francisco, una pequeña ciudad llamada igualmente Concepción. Según Córdova (op.cit., lib. II, p. 182), estos pueblos contaban más de siete mil habitantes.

16 El camino pasa a la izquierda de Tambo; Huaripampa queda a la derecha, Ataura, río del Tambo. El pueblo llama hoy a estas ruinas Hatun-Jauja. Frente a Ataura está Muquiyauyo. A la derecha de Muqui subsisten algunos centenares de metros del camino de los incas; a la izquierda Huamalí; a la derecha Huanyang; a la izquierda San Lorenzo y Apata; a la derecha Sincos. Se pasa por Matahuasi y se llega a Concepción. El camino tiene cerca de 4 leguas de largo.

17 Los Chunchos o salvajes son conocidos sobre todo por los misioneros de Ocopa; por eso se les llama generalmente los infieles.
He aquí en pocas palabras un recuento histórico de los trabajos de los misioneros (ver Córdova, op. cit.): Ya en 1631 intentaron penetrar en la región de la Montaña, al este de Huánuco. En 1635 descubrieron el cerro de la Sal en el Chanchamayo (ver Amich, Compendio histórico de las misiones, cap. I). De 1637 a 1639 se emprendió la exploración del río Marañón (véase la traducción francesa de la memoria que el P. Acuña publicó a este respecto en 1682). El primer mapa del Amazonas fue trazado por Sansón según los datos de Acuña. De 1637 a 1640 los jesuitas fundaron, en el alto Marañón, la misión y ciudad de Jeberas. Citemos también el hecho de que el P. Calancha publicó su obra, Chronica moralizada de San Agustín, en 1639 (Barcelona). Su traducción latina, por Brulio, fue publicada en 1651. Fray Matías Illescas se embarcó, no lejos de pueblo de Quimiri, en medio de los bosques de Chanchamayo, descendiendo por primera vez por el Perené; él y sus dos compañeros, como se supo cuarenta años más tarde, fueron asesinados por los salvajes en las orillas del Ucayali, cerca de la desembocadura del Aguaytía. Fueron los primeros europeos que, por esa vía, alcanzaron las aguas del Ucayali. De 1641 a 1644 los PP. Garpar Vera y Juan Cabsas descubrieron el curso del río Huallaga, en cuyas márgenes fundaron dos aldeas. En 1644 los PP. Irarragua, Jiménez y Suárez descendieron a lo largo del río Tulumayo, y luego de un viaje a través de la selva virgen descubrieron los dominios de la tribu de los Payansos en el valle formado por la cadena de montañas que separa el río Huallaga de las pampas de Sacramento. En 1644 los jesuitas se habían hecho señores de los indios Jeberos, Cachuapanas y Chalaritas del alto Marañón, y fundaron los pueblos de Cocamas y Cocamillas, tomando los nombres de las tribus mismas. En 1650 el general Martín de la Riba conquistó las tierras de los indios Lamas y Cumbazas (ver Tena, Misiones, Lib. I, p. 305). En 1657, el P. Alonso Caballero incursionó entre los indios Payansos, (Amich, Compendio histórico de las Misiones, cap. ITJ, y Fuentes, Biblioteca Peruana, Mercurio Peruano, 1.1., p. 94).
En 1661 el P. Tinco se estableció en estas tierras con otros religiosos, veinte soldados y doscientos indios bautizados, fundando dos pueblos, casi de inmediato destruido...por los Callizecas; los misioneros se retiraron a las riberas del Tulumayo. Otras expediciones a los dominios de los Pantaguas y Callizecas, en 1663, 1605 y 1667, no tuvieron mejor resultado. Los reverendos padres perdieron incluso cada vez más terreno, de manera que en 1691 no quedaba de toda su obra más que un pequeño pueblo que tenía apenas doscientos habitantes. En 1704 no subsistía más que el villorio de Cuchero, que aún queda todavía.
En 1662 el P. Raimundo trató de descender por el río Pastaza, que se vierte en el Marañón, entre el Morona y el Huallaga. Naufragó cerca del río Bonbonasa y perdió la vida; en 1670 el P. Lucero fundó en la margen derecha del Huallaga un pueblo llamado Santiago de la Laguna, en el que habitaron en gran número durante siete años indios cocamas, Cocamillas, Aguanos, Panos y Chamicuros. En esta época los jesuitas, a cuya orden pertenecía el P. Lucero, fueron expulsados del Perú, y esa obra declinó de inmediato. Pronto este pueblo, conocido al margen de su nombre oficial con los de Laguna de la Gran Cocama o Laguna, cayó al rango de los villorios ordinarios de las misiones (ver J. W. Mattos, Diccionario topográfico del departamen to de Loreto, p.96). De 1671 a 1673 el P. Robles volvió a los territorios en que había fracasado el P. Illescas, fundando de nuevo la ciudad de Santa Rosa de Quimiri, que pobló con indios Amages. Ese mismo año el P. Biedma fundó en las selva del Pangoa (Amich, op cit., cap. IV) el pequeño pueblo de Santa Cruz de Sonomoro, en los dominos de la tribu Antis o Camas. Estableció igualmente comunicación con Quimiri, fundando a medio camino, en la ribera izquierda del Perené, el pueblo de Pichaua. El año siguiente los misioneros fueron asesinados, y las capillas quemada por indios comandados por uno de ellos, bautizado como ellos. La obra destructora fue rematada del 4 al 9 de septiembre de 1674. En 1676 el P. Juan de Campos penetró en los dominios de las tribus Cholones e Hibitos, fundando con el P. Araujo el pueblo de Jesús de Ochanache. Más tarde se fundaron San Buenaventura de Apichoncho (ver Amich, op. cit., cap. XI, y Fuentes, op.cit., t.I,. p. 19).
Después de la muerte de los misioneros, los indios abandonaron estas ciudades y fueron a vivir en muchos caseríos. En 1677 el infatigable P. Biedma realizó un vasto esfuerzo para llegar a Sonomoro a través de las selvas de Huanta. A pesar de su coraje no tuvo éxito.Del681al 684 el mismo religioso penetró en las selvas del Pangoa, y fundó dos pueblos: Santa Rosa y San Buenaventura de Savini, poblados por unos doscientos Campas. Quiso alcanzar el Ucayali, pero las lluvias se lo impidieron. El año siguiente obtuvo un apoyo eficaz del virrey y pudo abrir un camino desde Sonomoro hasta el punto del río Perené, que se llamó desde entonces Puerto de San Luis, a tres leguas antes de la unión de este río con el Ene. Tres valientes compañeros suyos se embarcaron el 22 de septiembre del mismo año en ese punto y se dejaron llevar por la corriente del río en el Ucayali, llamado por los indios Apuparo o Gran Paro, llegaron al país de los Conibos. Dieron como nombre al pueblo allí existente, situado a 8 ó 10 leguas antes de la desembocadura del Pachitea, el nombre de San Miguel de Conibos. En 1686 el feliz resultado logrado por esta primera expedición estimuló al gobierno a efectuar una segunda, en mejores condiciones. Esta unas de las más notables que se hayan realizado, dio resultados geográficos muy interesantes, que son narrados en el libro de Amich y en la Noticia geográfica-histórica, que manifiesta el estado de las Misiones de infieles del Río Ucayali, pertenecientes al Colegio de Propaganda Fide de Santa Rosa de Santa María de Ocopa, y resumidos de una manera tan clara como completa por Raimondi (El Perú, p. 213 a 228). En 1687 el P. Vital recorrió en medio de mil peligros los ríos Tambo, Ucayali, Marañón y Huallaga. El P. Fritz recorrió de 1687 a 12707 (Jorge Juan y Antonio de Ulloa, Relación histórica del viaje a la América meridional, parte I, t. П p. 525, y Rélation d’un voyage fait dans l’interieur de l’Amérique méridionale, por La Condamine; Historia de la Academia de Ciencias de París, año 1744, p. 391) el río Amazonas, donde administró todas las misiones que existían por entonces. Fue el más grande y mayor conocedor de todos los misioneros apostólicos de esa región y compartió la gloria de ser el verdadero geógrafo de ese río con el P. Sobreviela, autor del primer y único mapa de las pampas del Sacramento.

18 Me ofrecieron una bebida hecha de un fruto llamado tumbo, que se convierte en una especie de limonada refrescante muy apreciada por los habitantes del valle de Jauja, Concepción, San Jerónimo y de Caccas, en la ruta al sur.

19 La Punta; Yazapallada; Pucará (hay una fuerte subida, y de inmediato una bajada al valle del Ñahuinpuquio); Acostambo; Casma; Hacienda de la Magdalena (desde Huancayo a este sitio hay 8 leguas y 1/2); Izcuchaca (2 leguas 1/4); Huando (6 leguas); Acobambillo, luego una subida, una puna y una bajada que se llama Chinchilla Huanca Velica. Frente a San Jerónimo, en la ribera opuesta del río de Jauja, se halla Orocotuna. Frente a Caceas Sicaya. Frente a Huancayo, Chupaca. A 2 leguas 1/2 de Chupaca, Chongos; allí acaba el valle de Jauja. Se entra en la hacienda Chauca, situada en la cuesta que conduce a la puna. Existen cuatro oroyas (puentes móviles) en el valle de Jauja: entre Chongos y Huayucachi; Jauja y Huaripampa; Concepción, Mito y Orocotuna; Huancayo y Chupaca.

Table des illustrations

Légende Vista de Tarma, con la Plaza Mayor en primer plano.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7819/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 864k
Légende Grave par ErhardPlano de Taima y Tarmatambo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7819/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 654k
Légende Fortín y muro de la ciudad de Tarmatambo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7819/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 140k
Légende Fachada oeste del palacio llamado del inca, y fortificaciones en la montaña, Tarmatambo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7819/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 364k
Légende Indios de Tarmatambo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7819/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 226k
Légende Plaza de Armas de Jauja.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7819/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 353k
Légende Cholita de Jauja, con lliclla (mantilla sujeta por alfiler de plata).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7819/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 473k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7819/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 262k
Légende Terraplén antiguo con ruinas de una capilla española en el Tambo, al centro de las ruinas de Hurin-Sausa, a 3 kilómetros al sur de Jauja.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7819/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 309k
Légende Procesión de la santísima Virgen de Concepción.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7819/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 277k
Légende Gran plaza de Concepción.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7819/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 276k
Légende Convento de Santa Rosa de Ocopa, cerca de Concepcíon.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7819/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 805k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr