Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Primera parte. Relación del viaje

XII. De Chavín de Huaillar a Baños. En las punas. Chavín de Pariarca. El camino de los incas. Sepulcros en las grutas. Excavaciones. Colpa. Huánuco Viejo. Una noche de tormenta. Baños. De Yauricocha a Yanahuanca

Texte intégral

1Suscité simpatía en ese pobre rincón perdido de Chavín de Huantar. Una veintena de hombres a caballo me acompañó hasta el punto en que dos o tres troncos de árboles formaban un puente que apenas podía soportar el peso de un hombre. Mis animales fueron descargados. Se trasladó mis cajas metálicas y las sillas de montar a la orilla derecha del Tunguragua, y después, a la fuerza, se hizo entrar las bestias, una a una, en el torrente, mientras que los muleros, apostados en las dos riberas, las sujetaban con lazos amarrados al cuello y a la cola. Fui el último en pasar el puente; mi pequeña caravana se reconstituyó de inmediato en el lado opuesto.

2Puedo decir aquí que me internaba con alegría en esas regiones reputadas difíciles y peligrosas. Comenzaba a conocer el país mejor que la mayor parte de sus propios habitantes. Desde hacía diez meses me había acostumbrado a luchar a viva fuerza contra el cielo y la tierra del Perú. Podía considerar, pues, con tranquilidad, los obstáculos, diciéndome que en buena cuenta no había sino uno por vencer en cada vez.

3Mi huésped de Chavín sostenía la brida de mi mula con una mano y me presentaba el estribo con la otra. Monté, le dije un adiós amistoso, y partimos. A un cuarto de legua el suelo pedregoso y resbaladizo no ofrecía ya al paso de la cabalgadura un terreno en el cual sus cascos pudiesen posarse con seguridad. Desmonté y ascendí lentamente por la subida de Chanyahuanco hasta el cerro Coliash, inicio de la puna.

4El aire frío y húmedo me penetró helando las gotas de sudor que corrían por mi frente.

5Continué la ruta a mula con precaución, pues el terreno estaba entrecortado por pequeñas lagunas en medio de terrenos pantanosos.

6Desde los primeros pasos la mula de carga estuvo a punto de perderse en esos terrenos pantanosos: no esperé una segunda prevención.

7A nuestra derecha, a una legua de Coliash, se elevaban ruinas en muy mal estado. El resto de la jornada, y la siguiente, estuvieron colmados por la indecible monotonía de la puna.

  • 1 Juan Begarez organizó en 1788 esta provincia, y en 1789 emprendió la construcción de un camino par (...)

8Yo contaba los pasos de mi mula: había dado 61,885 el primer día, y 74,358 el segundo. Habíamos recorrido, pues, aproximadamente setentiocho kilómetros en dos días, es decir cerca de diez leguas en once horas de caminata cotidiana. Mi mula, con su menudo trote, hacía con regularidad tres cuartas, alrededor de medio metro, con cada paso. Tomé una fuerte desviación hacia el norte para recorrer las ruinas de Chavín de Pariarca.1 Perdí una jornada viendo montones de piedras, restos de una gran ciudad. La tercera noche en la puna fue más dura que las primeras. Uno no se habitúa con facilidad a un clima semejante. Se soporta con más o menos fuerza o resignación, pero se acaba por tener la médula helada, los labios ensangrentados, el cuerpo adormecido e incluso la inteligencia hundida en una extraña torpeza. Nos despertamos al tercer día bajo una espesa capa de nieve que nos había cubierto durante la noche. Hacia las diez de la mañana pasamos por un sito llamado Taparaco, donde un pobre pastor nos dio un poco de leche de oveja a cambio de algunos cigarros.

9Acabábamos de descender a más o menos doscientos metros por debajo del nivel más bajo de nuestro viaje de los dos últimos días. A media legua de allí volvimos a encontrar el antiguo camino de los incas, que conducía a climas menos rigurosos. La antigua calzada se halla, por sitios, perfectamente conservada, y se desplaza, semejante a una larga banda gris, en medio de terrenos cubiertos de una yerba amarilla y marchita. Examiné al paso ruinas antiguas muy deterioradas, que se alzan en esos parajes.

10A eso de las tres de la tarde nos encontramos al borde de un río cuyo nombre no llegamos a saber. La calzada seguía, a partir de allí, el caprichoso rumbo del curso de agua.

11A nuestra derecha y a nuestra izquierda se levantaban enormes rocas, negras, grises o amarillentas.

12Vimos en los paramentos esquistosos de la cordillera grutas que por lo general servían para albergar muertos.

Excavaciones en grutas, en la región de Taparaco, entre Chavín y Huánuco Viejo.

13Yo deseaba vivamente excavar en una de esas cavernas, y, para ese efecto, desmonté, tomé un desvío y logré alcanzar la meseta superior de la montaña. Me había hecho acompañar por dos indios, dejando al tercero, habitante de Taparaco, para que vigilase nuestras cabalgaduras.

14Reconocí para comenzar el punto debajo del cual se hallaba una de las grutas; luego, amarrado sólidamente a un palo con cuerdas de cuero (lazos), hice que los indios me bajaran. Un viaje vertical de cien metros, hecho en tales condiciones, resulta extraordinariamente largo.

15Sin embargo llegué a la entrada de la tumba, cerrada en parte por medio de losas esquistosas amontonadas. Al excavar puse a descubierto en primer lugar dos cráneos, y, luego, al fondo de la caverna, una momia acuclillada. Todo resto de ropa o de sudario había desaparecido, pero el señor gentil estaba ahí, bien seco y todavía bastante sólido. Pasé una cuerda a través de los órbitas de los cráneos y me los amarré a la cintura, tomé después la momia en mis brazos, y, a la señal de subida que di, mis indios me izaron.

16Me defendí, con las pantorrillas tensas, contra las asperezas de la roca, y en pocos minutos me vi muy cerca del borde superior. Los indios no me habían visto subir, y no imaginaban por cierto cuál era la carga que yo portaba.

17En el momento en que el cráneo amarillento de su antepasado sobrepasó el borde, el espanto idiota de esas gentes les produjo un movimiento nervioso. Me pareció que soltaban la soga. Cosa de un segundo. Lo que pasa en un cerebro humano en semejante instante es indescriptible. Yo no había bajado ni un metro, pero experimenté la sensación terrible del hombre en el vacío. Mis manos crispadas por el terror soltaron la momia, y mientras que, pálido y cubierto por un sudor frío, escalaba el borde del precipicio, ayudado por los indios, la momia rebotaba, de roca en roca, rota en mil pedazos, y caía en migajas al fondo del abismo.

18Incluso un hombre con un temple mejor que el mío, comprenderá el estallido de cólera con que abrumé a mis culpables indios. Los infelices me manifestaron que los gentiles, molestados en su sepulcro, tienen la costumbre de besar a los indios, que perecen indefectiblemente bajo el hálito mortal de ese contacto. Uno de ellos me contó que a su padre le entró un hueso en la carne, por tocar a una momia, y le había causado una inflamación que lo condujo a la muerte. El otro me aseguró que en el momento en que la cabeza de la momia sobrepasaba el borde el precipicio había abierto la boca; y si no se hubiera caído por suerte al abismo, les habría lanzado una maldición irremediable.

19Yo conocía desde hacía mucho tiempo esos prejuicios, y, no habituado a las recriminaciones por hechos consumados, el candor con que mis guías decían esas mentiras me hizo olvidar tanto la pérdida de mi hallazgo como la caída de que estuve a punto de ser víctima.

  • 2 No confundir con Collpa, que en 1571 era uno de los 14 villorrios de la provincia de Cotabambas, l (...)

20Regresamos al fondo del valle y continuamos nuestro camino. Después de tres días de marcha llegamos a Colpa,2 donde nos hicieron pagar sumas fantásticas por alojarnos miserablemente en un establo abominable. El chupe para mis hombres y para mí, la paja casi podrida que dieron a mis pobres animales, y que no pudieron comer, me costaron lo que habría costado al menos una muy buena cena en el Café inglés. Era duro, pues me encontraba todavía a cincuenta leguas de Tarma, donde tenía crédito y ya no contaba sino con unas sesenta piastras por todo haber. Sin embargo tomé mi situación, bastante crítica, con una despreocupación absoluta; en el peor de los casos vendería mi mula, y continuaría a pie a Tarma.

Vista de la fachada este del terraplén de Huáuco Viejo.

  • 3 Xerez y Hernando Pizarra, escoltados por Chilicuchima, llegan a Guaneso (Huánuco Viejo) en la ruta (...)

21Colpa está situada al fondo de la garganta del mismo nombre, a una legua de las ruinas de Huánuco Viejo,3 que ocupan la meseta. Esa puna se encuentra a novecientos sesenta y tres metros por encima del valle, y, cosa casi increíble, hay una escalera que sube a esa enorme altura. En muchos sitios los peldaños siguen todavía intactos.

22La imponente avenida prepara al viajero de una manera particular para el espectáculo que se ofrecerá a sus miradas. ¿Cuáles habrían sido otrora los sentimientos del peregrino indio, que, en lugar de la curiosidad del europeo, llevaba consigo la fe del creyente? La alta meseta en que se hallan esos antiguos monumentos es plana como una teja de pizarra y rodeada por montañas ligeramente onduladas. A lo lejos, las nieves de la cordillera enmarcan el horizonte transparente.

23Un pequeño lago surte una corriente que atraviesa e irriga el altiplano. La antigua ciudad se levanta allí, rodeada por una poderosa muralla. Si entramos por el lado este, tenemos en primer término a nuestra derecha el gineceo, reconocible por su rigurosa separación con respecto a las demás construcciones. No es por la entrada principal que se puede ingresar, sino por un laberinto por el cual se penetra con dificultad. En la parte oriental de las ruinas se encuentran en primer lugar las termas, integradas por once piscinas de muros de piedra y coronadas por paramentos de un aparejo admirable provisto de nichos, a cuyo fondo hay bancos de piedra. Todavía se ven las aberturas por las que el agua del puquio se derramaba en las albercas.

Pumas acoplados que coronan los seis pilares de las dos entidades de la fachada este y la entrada de la fachada norte.

24Avanzando por la galería principal entramos, luego de atravesar un vasto patio, en una alameda formada por cuatro puertas monumentales, casi pilones. El dintel de cada una de esas puertas consiste en una sola piedra que mide no menos de cuatro metros y medio de ancho. Por encima de las primeras hiladas debajo de ese dintel se ven pumas, semejantes a las esfinges de un serapeo, montando guardia en la ruta sagrada. Al extremo de esa inmensa galería se eleva un terraplén de una terraza, de dimensiones considerables. Se levanta sobre una acera de piedra, y una ancha rampa, resto de una escalera antigua, da acceso a través de dos puertas a una plataforma rodeada por una balaustrada de piedra. A cada lado de la puerta parejas de leones en cuclillas sobre zócalos de piedra miran hacia la avenida. En el interior del recinto, por el norte se abre otra puerta; se orienta hacia la escalera gigantesca que da acceso, desde el valle de Colpa, al altiplano. Por el lado norte de la gran avenida que acabamos de describir, un patio inmenso, rodeado por un vasto muro, formaba un espacio cerrado que probablemente servía de abrigo seguro para las llamas. Adosadas a ese patio tres filas de construcciones, compuesta cada una por cinco piezas, y rodeadas por una ancha vereda, constituían salas en forma de atrio; al sur de la galería existía dentro de una doble muralla una ciudad singularmente trazada; en medio de tres vastos patios, separados entre sí por calles angostas o corredores, subsisten construcciones compuestas por una sola pieza. Hay dos en el primer patio; y, en los otros, una sola. En el recinto situado detrás de esos tres espacios cercados, se observan tres filas de casas. Las construcciones de una misma fila son iguales; las filas difieren unas de otras. La primera línea se compone de nueve casas exentas por sus cuatro lados. La segunda se compone de cuatro que en realidad no son sino una, provista de tres muros interiores de separación. La tercera serie se compone de dieciséis casitas muy pequeñas, que ocupan apenas un cuarto de la extensión de las últimas y de las tres casas de la fila siguiente, casas que dividen la distancia de este a oeste de este patio en cuatro partes casi iguales. Las veintiséis casitas de la penúltima línea forman una hilera; están separadas por muros divisorios. Veinte casitas acopladas de dos en dos dan remate a la serie del lado oeste; una fachada de cincuenta casitas, todas dando al patio, completan el curioso conjunto de esta ciudad contenida en otra ciudad.

Plano de las ruinas de Huánuco Viejo (guaneso). (Escala de 0.15 m. por 1000 m.)

25No insistiremos en los parques de llamas, los grandes atrios y los recintos monumentales de los barrios del oeste de Huánuco Viejo; diremos solamente que el entusiasmo del historiador español Xerez, historiógrafo del episodio que trajo a Hernando Pizarro a estos parajes, no nos sorprende en absoluto.

26Xerez dice que la ciudad antigua medía cerca de tres leguas de contorno. Hoy en que la ciudad propiamente dicha ha desaparecido, los palacios reales, las termas, los templos y los recintos que encerraban los principales edificios, tienen un perímetro de más o menos una legua.

27Y cuando se recorre esos enormes patios de honor, los palacios en medio de espacios abiertos, las galerías, los laberintos; cuando se sube al imponente terraplén, especie de pirámide truncada cuyo acceso vigilan parejas de leones; cuando se pasa por esos pórticos cuyas jambas están adornadas por esculturas, en medio de vastas salas y termas con sus garitas y nichos, de todos esos monumentos imperecederos del aparejo más cuidado y de la materia más resistente, se comprende que la corte más brillante podía desplegar ahí su lujo y su poderío. Un viejo pastor de Colpa, que se había hecho mi amigo gracias a unos pequeños regalos, se unió a mí y me condujo a galerías secretas por puertas que miden ochenta centímetros de alto por cuarenta de ancho. Me mostró en último lugar una de esas galerías: la horca (lugar de suplicio) de las mujeres. En los muros se ven dos cavidades destinadas a recibir los senos de la ajusticiada suspendida de una ménsula semejante a las perchas de los subterráneos de Chavín.

Planta y elevación del terraplén (castillo de Huánuco Viejo). (Escala de 1 mill. por 171 m.)

28Estas construcciones son de un gres muy duro; las piedras de los principales edificios están admirablemente trabajadas y ajustadas una a otra sin cemento ni mortero. Este grupo de edificios se encuentra sobre un altiplano parejo como si hubiera sido obra de la mano del hombre, rodeado a poca distancia por colinas que, a su vez, parecen estar cercadas por cimas nevadas. Sin embargo, entre aquéllas y las cimas de la cordillera, hay un abismo que aisla esta región como si fuera un islote.

29¿Cuál fue la razón para levantar este conjunto tan bien fortificado, que se hallaba ya tan admirablemente defendido por la naturaleza? Es imposible que no fuesen, sin embargo, murallas defensivas.

30La sola topografía de la región explica el hecho, enigmático a primera vista.

31El altiplano de Huánuco Viejo se halla en efecto entre dos grandes cuencas, el río Lauricocha al este y el Chapihuaranga al oeste (más adelante se convierte en el Tunguragua y el Huallaga).

32Situado en el origen mismo de los torrentes, allí donde son vadeables durante todo el año, este puesto militar permanece durante las más grandes crecidas en comunicación con las cuatro márgenes de las dos corrientes.

33Además de la importancia que la posesión de un punto como éste reviste para el dominio de una región que se extiende del 9° al 3° grado de latitud sur, no hay que olvidar que este estratégico sitio era de gran utilidad para los incas deseosos de someter el reino de Quito.

34Antes de intentar esa gran campaña que debía asegurarles el poder en toda la zona septentrional de los Andes, había que asegurar las comunicaciones con la costa, o al menos precaverse contra un retorno ofensivo mediante el cual los pueblos yungas, no sometidos aún, podrían haber estorbado el avance conquistador de los emperadores del sur.

35Fue el Inca Yupanqui quien comprendió esa necesidad prioritaria, y atacó a los chimús de cara al río de Supe, de lo que hablamos más arriba, mientras que sus lugartenientes descendían de las alturas de Huánuco. Apenas habrían atravesado el Tunguragua y ya se hallaban frente a los pasos que dan hacia la cadena marítima. Los franquearon sin dificultad, y, tomando a los chimús por el flanco, consiguieron rápidamente su objetivo. Huánuco fue así el gran puesto militar avanzado de los señores del Cuzco, y estación intermedia entre el sur y el norte del país de los incas cuando éste llegó al apogeo de su poder.

36Su importancia era tal que Pizarro, conquistador del Perú, la comprendió de inmediato. Apenas llegado y antes de intentar la conquista del Cuzco, sintió necesidad de asegurar en primer término sus comunicaciones con el norte, donde no estaba aún en posesión definitiva de Cajamarca, capital del último Inca, Atahualpa, y luego con la costa.

37Al reconstituir la historia militar de la conquista se ve que Huánuco era considerado como la clave de los puntos más importantes y centro estratégico del imperio de los Andes.

38Es la obra de una raza fuerta que, como toda raza bien nacida, afirma por medio de monumentos su existencia, su posesión de la tierra. Se estima que esos monumentos han de ser eternos, y, si esta cualidad no es propia de las creaciones humanas, al menos la duración de las obras ha sobrepasado la vida de más de una generación, mostrando a las razas nuevas el valor y la fuerza de sus predecesoras.

39Pasé cuatro días en el lugar, dibujando las ruinas, levantando planos, andando por la ciudad antigua y recorriendo las gargantas vecinas, con la esperanza de encontrar las fortificaciones que defendían otrora el sitio, morada de un rey vecino de un dios.

40A la cuarta noche, al volver de una última excursión, situé mi campamento contra un muro del templo. Armé mi catre de campaña, y como el cielo estaba cargado de nubes color de plomo, con rebordes de un matiz amarillo leonado, que anunciaban una tormenta a corto plazo, improvisé una tienda con mi poncho de jebe. Mis hombres hicieron lo mismo y nos deslizamos bajo nuestro abrigo. Eran las ocho de la noche.

41Luego de jornadas de viaje en el Perú acostarse y quedarse dormido son acciones simultáneas, y si no lo son, es que uno se duerme antes de haberse acostado.

Templo de Huánuco Viejo.

42Me desperté al estruendo de un rayo formidable. Me sentí calado hasta los huesos. Mi improvisada tienda había sido arrastrada por la tempestad; mi lecho estaba convertido en un lago; me levanté tiritando. La ropa se me pegaba al cuerpo. Mis hombres, abandonando el reducto trasformado en pantano, vinieron a reunirse conmigo. El viento glacial de la puna nos hacía estremecer de la cabeza a los pies. El granizo arrojado por el viento me cortaba la cara; caminaba como un centinela delante de su garita; sólo que no había garita alguna ni abrigo en esa meseta desnuda. La ropa empapada hacía pesados mis pasos. La respiración se veía dificultada por la ropa interior mojada, que aprisonaba mi pecho. Pequeños arroyos salían de las mangas y un agua glacial chorreaba a lo largo de mi cuerpo. Me resfrié. La tempestad cesó por algunos minutos para reiniciarse a más y mejor. Desde las once de la noche hasta la salida del sol monté esa guardia terrible, sacudido por el frío y la fiebre, la misma que, en cálidas bocanadas, me subía a la cabeza. Las muías, con cada estallido del rayo, permanecían con los ollares abiertos, la cabeza alzada, levantadas las orejas, fosforescentes, inmóviles bajo el efecto de un invencible terror. A veces, al resplandor leonado de relámpagos de calor que estallaban a lo lejos, he visto a esas desdichados animales con la cabeza baja, la orejas colgantes, las piernas encogidas en líneas convergentes. Su triste silueta se destacaba sobre el fondo eléctrico del firmamento en llamas.

43Hacia las cinco de la mañana, paralizados por el frío, insensibilizados por el viento, atontados por veinticuatro horas de fatiga y ocho horas de sufrimientos, montamos penosamente sobre nuestras muías. Un sol sin rayos, opaco, carmesí, se alzó perezosamente.

44Todos nos hallábamos, yo, los arrieros y los animales, en el más lastimoso estado, luego de esa noche con sus prosaicos sufrimientos. A eso de las tres de la tarde llegamos a Baños. La mujer del gobernador, una linda cholita, graciosa y benévola, me preparó una cena; pero la fatiga me había cerrado la garganta, no pude comer nada, y durante tres días experimenté violentos accesos de fiebre.

45Desde el castillo de Huánuco hasta Baños habíamos seguido el camino de los incas, que en mucho sitios está en buen estado. A su izquierda subsisten todavía, dos leguas al norte de Baños, parques de llamas, muchas ruinas de tambos y un gran terraplén. Las escaleras de la vía son decididamente la obra más perfecta de los ingenieros autóctonos. Las gradas tienen, según la pendiente en la que se hallan, desde 0.45 m. hasta 6 metros de ancho. Están empedradas por completo, y sus bordes han sido trabajados con el mayor cuidado.

46A un cuarto de legua al noreste de Baños brotan aguas termales. Los numerosos vestigios antiguos que se encuentran en esos parajes no ofrecen más que pedrería, muros a ras del suelo y piedras que cubren el terreno. Se ha descubierto sin embargo en estos parajes bellas esculturas contenidas en grutas funerarias. Partimos de Baños cinco días después de nuestra llegada, y dejamos a la derecha, a tres leguas del pueblo, la estancia de Agrapo. El camino se hace cada vez más difícil. Hacia las once de la mañana vemos, cosa extremadamente rara en tales regiones, a más o menos cuatrocientos metros de distancia, un pequeño puma, león de la cordillera. Parece aproximarse a nosotros, deteniéndose de rato en rato; nuestros fusiles están cargados. Es más bien la idea de que uno está en presencia de una especie de león, y no el aspecto mismo del felino, lo que produce un efecto singular.

47Le apuntamos cuando se halla todavía a ochenta metros de distancia. Recibe una primera descarga a treinticinco metros, salta furioso y verdaderamente soberbio, y, bajo el efecto de una segunda descarga, rueda a una decena de metros sobre el tapiz amarillento de la puna. Mis hombres lanzan gritos de alegría y se acercan al animal, no sin cierta prudencia. Sin embargo unas últimas convulsiones de agonía, y el león es realmente nuestro. Una bala lo ha alcanzado en la frente y otras dos le han atravesado los pulmones. Es un puma todavía joven, y de una flacura increíble. Mide 0.75 m. de alto por 1.30 m. de longitud. Mis hombres emplean casi dos horas en desollarlo, y luego atan la piel detrás de mi silla de montar, lo que hace que mi mula dé coces y se debata como una desesperada. Consigo no obstante que entre en razón, y continuamos nuestro monótona ruta. El día cae, y si los matices del cielo varían hasta el infinito, el suelo sigue siempre el mismo, con sus ligeras ondulaciones, con su aspecto apagado, sin vegetación leñosa, sin gramíneas sabrosas. En fin aparece a lo lejos, al fondo de una depresión, la hacienda de Lauricocha. Se nos niega hospitalidad. Hace mucho frío y la noche en la puna es muy dura. Obligados a vigilar nuestros animales en esta región famosa por sus ladrones, monto guardia desde la hora de nuestra frugal cena hasta el amanecer, para impedir que mis arrieros se queden dormidos. Masticaban melancólicamente su coca, y, muy cansados, remidamos el camino a Yahuanca.

48Habiendo partido a las cinco de la mañana, llegamos con los primeros rayos del sol a la altiplanicie en que se hallan las principales fuentes del Amazonas.

49Del lago de Lauricocha sale, en medio de una llanura cubierta por la hierba de la puna, el hilo de agua que más adelante se llama Tunguragua y Marañón. Su primera dirección es oeste-nor-oeste. Corre perezosamente y describe mil curvas caprichosas en la llanura, volviendo hacia atrás por momentos, de manera que los indios han tendido una serie de pequeños puentes con esquistos pizarrosos.

50Parece que esos pasajes existen desde hace siglos y que llevan nombre: Puente del Inca. Pasamos por una garganta llamada Mojón, que nos condujo a una meseta llamada Condorbamba. Se ve allí una serie de ruinas en muy mal estado. Bajamos de ahí a zonas menos frías, y, bordeando el río Huaratambo, que más lejos se llama Yanahuanca, atravesamos Bombón y Huaratambo antes de entrar en el villorrio de Yanahuanca.

Notes

1 Juan Begarez organizó en 1788 esta provincia, y en 1789 emprendió la construcción de un camino para poner en comunicación el lugar con el resto de la provincia de Huamalíes.

2 No confundir con Collpa, que en 1571 era uno de los 14 villorrios de la provincia de Cotabambas, llevada al cristianismo por el virrey don Francisco de Toledo (Calancha, Chronica moralizada de San Agustín, lib. III, cap. XXIV).

3 Xerez y Hernando Pizarra, escoltados por Chilicuchima, llegan a Guaneso (Huánuco Viejo) en la ruta de Jauja a Cajamarca (Xerez, Conquista del Perú), el 31 de marzo.
No confundir este punto con la ciudad actual de Huánuco, fundada por los españoles y situada a 16 leguas al este de la ciudad antigua. Garcilaso no llama la ciudad Huaneso (Coment., parte I, libro VIII, cap. IV), sino Huanucu, la misma que, según asegura, fue conquistada bajo el reino de Tupac Yupanqui. Este inca levantó allí un templo del Sol y la casa de vírgenes. Cieza de León (Chronica del Perú, cap. LXXX) dice que en Guanucu había una casa real de una construcción admirable; las piedras eran muy grandes y ajustadas con mucho esmero. El palacio, junto al cual hay que citar el templo del Sol con numerosas vírgenes y sacerdotes, era servido por más de treinta mil indios.
Bibliografía; Huánuco Viejo a 2 leguas de Aguamiro, departamento de Junín, provincia de Huánuco (Paz Soldán, Geografía del Perú, 271). Alcedo habla al respecto, Geografía, etc. t. II, p. 287. Llorente, El Perú, lib. II, cap. III, p. 108. Cieza de León, op. cit., cap. LXXX, p. 428, col. 2 (Historiadores primitivos de Indias).

Table des illustrations

Légende Excavaciones en grutas, en la región de Taparaco, entre Chavín y Huánuco Viejo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7817/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Légende Vista de la fachada este del terraplén de Huáuco Viejo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7817/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 164k
Légende Pumas acoplados que coronan los seis pilares de las dos entidades de la fachada este y la entrada de la fachada norte.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7817/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 204k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7817/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 702k
Légende Plano de las ruinas de Huánuco Viejo (guaneso). (Escala de 0.15 m. por 1000 m.)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7817/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Légende Planta y elevación del terraplén (castillo de Huánuco Viejo). (Escala de 1 mill. por 171 m.)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7817/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 74k
Légende Templo de Huánuco Viejo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7817/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 548k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr