Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Primera parte. Relación del viaje

X. De Corongo a Andaymayo. Fortaleza de Huaullang. Manufactura de Urcón. Creencias del indio. Andaymayo. Las ruinas de Sipa. La hospitalidad en el Perú

Texte intégral

  • 1 Estancia de Sugcha, 1 legua 1/4; hacienda de Yantacón, 3 leguas 1/2; alto de Huaullang con sus rui (...)

1Al dejar Corongo1 debimos escalar una de esa cuestas espantosas que tan a menudo se encuentran en la cordillera de los Andes.

2A dos leguas de distancia apareció la estancia de Aco, compuesta por tres casitas y una capilla. No sé en honor de qué santo se hallaban ese día los moradores de las casas, y los compadres y comadres de los alrededores, reunidos en la capilla, transformada en sala de baile. Dos indios tocaban la caja y la quena, en tanto que los demás danzaban delante del Eterno. Los vasos con chicha y los platos llenos de ajiaco y de picante estaban ahí sobre el umbral del santuario. Mi mulero se persignó, tomó un trago de chicha, y continuamos nuestro camino.

  • 2 Hemos seguido la ruta de Hernando Pizarro sólo hasta Corongo, luego tomamos la que escogió cuando, (...)

3Nos fueron necesarias once horas para recorrer las siete leguas que separan Urcón de Corongo. Hacia las cuatro de la tarde llegamos al cuello del cerro de Huaullang2.

4La meseta estaba cubierta de nieve. Los negros muros de las fortificaciones antiguas se destacaban sobre el blanco manto. En menos de dos horas levanté el plano de esa construcción estratégica. La cordillera se elevaba delante de mí, negra y majestuosa. Una dilatada brecha parecía abrir esa muralla gigantesca. A derecha e izquierda de ese agujero, avanzaban poderosos espolones de la cadena madre e iban a reunirse en el abra que el ingeniero indígena había escogido como punto de fortificación.

5Después de tomar una perspectiva caballera del lugar, volví a montar en mi mula y reemprendimos la marcha.

6Me había sentido abatido y triste durante toda la jornada. El cielo había estado gris, el viento frío, el paisaje sombrío y desolado. Hacia las seis llegamos a una puna de apenas cien metros de ancho. Al alcanzar la meseta, el horizonte pareció a lo lejos dibujado por las crestas de la cordillera con sus nieves, y por encima de las montañas nubes negras enmarcaban una gran mancha luminosa y dorada, en el cielo, semejantes a una inmensa ventana gótica.

7De pronto me sentí presa de un acceso de nostalgia de extrema violencia, y no sé por cuánto tiempo quedé bajo el golpe doloroso de ese mal extraño cuyos efectos fisiológicos a veces se ha querido negar.

8Cuando volví en mí, estaba en el mismo lugar, la mula se había detenido en lo alto de la cresta, y no oí incluso los pasos de mi mula de carga. Las nubes se habían deformado y desgarrado; nadaban en un cielo decolorado, pálido y transparente. Puse mi animal al paso y pronto descendí la cresta en el crepúsculo, abandonando la preocupación de buscar la ruta a mi cabalgadura, más hábil en ese oficio que el mejor de los jinetes.

9Me hallaba transido. El camino me condujo por varios pretendidos puentes a zonas menos frías. La obscuridad aumentó rápidamente, de manera que, al no poder distinguir la ruta, creí por un rato que me había extraviado.

10Era de noche cuando los ladridos furiosos de la jauría de guardia me anunciaron la proximidad de la hacienda, término de la etapa. En el patio encontré a mis animales y a mi indio, llegados desde hacía más de una hora.

11Urcón es una de las raras propiedades en el Perú en que se ha tentado un ensayo industrial. El señor Théry ha establecido ahí una fábrica de paños para vestir a los defensores de su patria.

12Cuando se está a ciento cincuenta leguas de la costa, detrás de veinte murallas naturales que tocan las nubes, sin otro camino que senderos vertiginosos en los que la mula misma no camina sino con un paso titubeante, en presencia de grandes máquinas europeas que mueven sus miembros de hierro y acero, cuando se ve el torrente salvaje utilizado por un hábil ingeniero europeo y a cien indios que trabajan seriamente, por incrédulo que uno sea, se cree casi en un milagro.

  • 3 Véase el capítulo relativo a la Escultura.

13Fui admirablemente recibido. Apenas se conoció la finalidad de mi viaje, se me mostró los objetos antiguos hallados por el señor Théry en las excavaciones que había mandado ejecutar en Huaullang. Había ahí algunos ceramios muy bellos, uno de esos mostradores3 de los que hemos visto un primer ejemplo en Huandoval, y algunos objetos de piedra dura. En el interior de la antigua capilla, hoy en ruinas, existe un gran pedazo de pórfido azulado, esculpido con extremo cuidado.

Vista de la plaza de Andaymayo

14No comprendí nunca tan bien el carácter particular de la manera de creer del indio como durante el trayecto de Urcon a Andaymayo; lo hice en compañía de un indio y de una india. Emprendían un viaje de sesenta leguas a través de la cordillera con la esperanza de encontrar, con la intervención de San Juan de Sihuas, al ladrón de dos asnos que constituían su principal fortuna.

15Les desée un buen resultado para ese singular peregrinaje, admirando la absoluta confianza de esos dos pobres seres. Di cigarrillos al marido, un par de tijeras de la joven mujer, luego espolée a mi animal y abandoné rápidamente el paso de la cordillera.

  • 4 Garganta en medio de montañas escarpadas.

16Sí, era el pasaje que había visto desde el altiplano de Huaullang. La cadena se interrumpe allí. Se sube a 11,500 pies y se baja después hacia una hermosa quebrada4 pintoresca y bien cultivada, la quebrada de Andaymayo.

17Recorrí durante una semana esta región llena de ruinas y de tumbas de los autóctonos, cuyo nombre ni conocían los autores de la conquista.

18La montaña que fue morada de los industriosos hombres de los pasados tiempos se llama cerro de Sipa, a cuyo pie se encuentra la finca del señor Cisneros. Las antigüedades que se hallan ahí se pueden dividir en dos categorías: las ciudades y las necrópolis. Sorprende al observador la singular desproporción entre dos tipos de albañilería que caracterizan los diferentes grupos. Los edificios de las ciudades antiguas eran bajos, el aparejo miserable (esquistos pizarrosos mal ajustados), y en medio de las casas no se levantaba ningún gran palacio.

Veranda de la hacienda de Andaymayo. Criados, tejedora.

19Las sepulturas de la necrópolis, al contrario, son de un trabajo admirable. Bloques inmensos de granito trasformados en sarcófagos, tumbas a veces monolíticas, dilitos, trilitos, a menudo megalíticos, albergaban las momias. Se comprende a partir de ello que las ciudades de los muertos pertenecen a otra época que las ciudades muertas. Y, al examinar en detalle los dos grupos de restos, no se duda de que fueron razas diferentes las que dejaron ahí huellas de su existencia.

20La más antigua no es por cierto la que nos ha legado la obra menos perfecta.

21Los constructores de las pequeñas viviendas no han dado prueba de la admirable paciencia con la que se edificaron los grandes mausoleos; su obra fue apresurada, y cuando una raza no dispone de ocio para vivir, olvida la ciencia de morir con grandeza. Cuando uno echa raíces en una choza hasta la hora de la muerte, no se siente necesidad de reposar en sarcófagos imperecederos.

22Gracias a la amabilidad del señor, en el sentido arcaico del término, pude efectuar una excavación; me fueron prestados diez indios, y después de algunos tanteos encontramos una sepultura en extremo curiosa desde el punto de vista constructivo. Comportaba tres pisos; los primeros parecían ser las antecámaras del mausoleo, que estaba a seis metros debajo del nivel del suelo.

23Durante los dos días que duró la excavación me fue necesario un gran esfuerzo para no abandonar el lugar; jamás había experimentado el soroche como lo hice en el cerro de Sipa varias veces; se manifestó con violentas náuseas y una sordera instantánea de las más penosas cada vez que deseaba poner manos a la obra.

24Tuve al fin la desagradable sorpresa de hallar vacío el mausoleo, tal como lo estaban los pisos superiores.

25¿Es que el tiempo transformó en polvo impalpable al cadáver que había permanecido allí, o bien ese ataúd de piedra no recibió nunca a un muerto? La pregunta se planteó aquí tal como se había planteado en relación con las demás sepulturas excavadas anteriormente por don Jerónimo Cisneros y don Antonio Raimondi. ¿Quién podría dar con suficiente certidumbre la respuesta?

26Una hermosa obra hidráulica, consistente en inmensos vasos comunicantes, llevaba otrora agua del cerro de Pasacancha al cerro de Sipa, a una altura considerable.

27Junto a esa rica cosecha arqueológica, tan inesperada para mí y tan nueva para los americanistas de la vieja Europa, ¡qué encantador recuerdo de viaje se vincula, en mi memoria, con esa finca aislada del resto del mundo!

28Los propietarios, la familia del señor Jerónimo Cisneros, me produjeron la impresión de una galería de esas buenas figuras de un tiempo fenecido, y de las que apenas si se encuentra siluetas borradas a medias en las novelas.

29Se puede decir que en los propietarios de estas regiones la hospitalidad es la virtud dominante. Es tan completa, tan bella en su ingenuidad, tan desinteresada, tan confiada, que difícilmente podemos hacernos una idea entre nosotros. Cuando se llega al patio de una finca como aquélla, el patrón se adelanta y lo recibe a uno con estas palabras: "¿Cómo está usted? Sírvase desmontar."

30A partir de ese momento usted está como en su casa; da su nombre y el propietario le presenta a los miembros de su familia, cuya vida compartirá todo el tiempo que le plazca. Lo llaman por su nombre de pila, precedido por el sacramental don. Nadie verá mal que, introducido así por azar en la familia, usted pase un mes o más con ellos.

31Se le asigna una habitación tan buena como la de los dueños de casa. Come en su mesa, y a cambio de tan afectuosa bondad, en los departamentos del interior, usted debe dar información sobre la costa, y en los departamentos de la costa, noticias de París. Nadie se cansa de escucharle, con una curiosidad antigua que desafía la fatiga, fumando un cigarro y bebiendo unos vasitos de pisco (hecho de los moscateles de la costa), o del simple cañazo (el ron de la región).

32Bronceados domésticos, en cuclillas en el umbral de la puerta, guiñan los ojos con aire de escucharlo a usted. Por lo general no comprenden incluso español, pero desean, al menos en apariencia, tomar parte en las alegrías de la familia.

33Cuando un buen día usted anuncia su partida, no quieren dejar que se vaya. Se le pide de manera tan apremiante no abandonar la casa, y le dan tan calurosas expresiones de amistad, y el dueño de casa le estrecha tan fuertemente la mano, y en ciertos bellos ojos negros se ve, a través de una encantadora sonrisa, un ruego tan elocuente, que usted se queda todavía. Y cuando al fin parte, porque hay que hacerlo, se le despide de modo tan afectuoso, que a pesar suyo el corazón se le contrae como cuando se deja a amigos a los que se tiene afecto desde hace muchos años.

34Las mujeres, bajo la veranda, miran cómo se aleja usted, y toman otra vez ese aire de melancolía resignada que las caracteriza, y que la presencia del viajero disipó por unos días.

35Los hombres lo acompañan a usted a caballo. Y una legua más allá, le estrechan la mano y regresan.

  • 5 Al salir de Andaymayo, pasamos en primer lugar por Huachina Chacra, luego sucesivamente por Inca-Y (...)

36A la caída de la noche, usted se acuesta a la intemperie, y, mientras se descarga la mula, a menudo encuentra una bolsita llena de comestibles que esas excelentes gentes pusieron, sin que usted lo advirtiera, en el equipaje. Esa hospitalidad admirable es general en ciertas regiones del Perú, y las excepciones simplemente confirman la regla. ¡Qué diferencia entre la estrechez de corazón del habitante de pueblo y la generosidad del hombre de hacienda! Uno da con la renuencia a veces divertida del avaro, el otro con el abandono pródigo del gran señor que parece incluso ignorar su largueza. Modos de proceder tan opuestos ahondan el abismo que separa a las dos clases sociales del Perú, y la oligarquía nace inevitablemente por el hecho de que la mayoría del pueblo se excluye voluntariamente de todo lo que es susceptible de elevarlo5.

Notes

1 Estancia de Sugcha, 1 legua 1/4; hacienda de Yantacón, 3 leguas 1/2; alto de Huaullang con sus ruinas, 1 legua 1/4; haciendita de Hualcallanca, 1 legua; Urcon, 500 metros.

2 Hemos seguido la ruta de Hernando Pizarro sólo hasta Corongo, luego tomamos la que escogió cuando, en compañía del lugarteniente de Atahualpa, Chilicuchima, jefe en Jauja (Sausa), volvió a Cajamarca por Huari y Piscobamba (Xerez, Conquista del Perú, t. III).

3 Véase el capítulo relativo a la Escultura.

4 Garganta en medio de montañas escarpadas.

5 Al salir de Andaymayo, pasamos en primer lugar por Huachina Chacra, luego sucesivamente por Inca-Yacu, fuente viva que otrora estaba rodeaba por un pequeño monumento del cual quedan aún vestigios; Mitobamba Hacienda 1 legua; Chinchobamba Hacienda 1 legua 1/2; de allí se sube a la pampa de Palo Seco, 2 leguas; Tambillos Vaquerías, 4 leguas; Socsie Hacienda; Pomabamba, capital, 1 legua 1/4; Huayopuquio Hacienda, 1 legua.

Table des illustrations

Légende Vista de la plaza de Andaymayo
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7815/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 440k
Légende Veranda de la hacienda de Andaymayo. Criados, tejedora.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7815/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 371k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7815/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 513k
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7815/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 578k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr