Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Primera parte. Relación del viaje

IX. De Huandoval a Corongo. Mi primera noche en Huandoval. Ruinas del monte Chucana. Fiesta del Rosario. Cabana. Arquitectura india. Ruinas de Pashash. Curiosos bajo-relieves. Partida a Corongo. Antiguas obras públicas. La puna de Tuctubamba. Llegada a Corongo

Texte intégral

1Me había imaginado que Pallasca era el más triste lugar de la tierra, a pesar o quizás a causa de su aire de fiesta.

2Huandoval hizo retroceder a mis ojos los límites de la miseria humana.

3Montones informes de ladrillos secados al sol de abril y convertidos por las lluvias de octubre en una masa húmeda, paja podrida de los techos en forma de pan de azúcar, patios de paredes deterioradas, en las que unos lechones se entregaban a los retozos inocentes y sucios propios de su especie, figuras de hombres y mujeres más miserables aún que el resto, un cielo desesperado que lloraba sobre esa pobre región grandes y frías lágrimas, ¡qué deprimente cuadro para el viajero que llega extenuado de fatiga y hambre! Pregunté por el tambo; es así como se llama a las posadas que existen en ciertas ciudades privilegiadas del Perú.

4Por desgracia se me respondió con el eterno manan canshu: no hay. Es grande el fastidio que experimenta el viajero. Se duerme bien a campo abierto, ¡pero dormir en la calle!

5Una pequeña ciudad es insoportable en Europa; imagínese lo que es por fuerza en la cordillera de los Andes, donde una sociedad muy limitada se encuentra, por decir así, aislada del mundo entero, donde todos los recursos de la vida son casi exclusivamente producto del trabajo personal, donde ningún intercambio los hace aumentar, y donde ninguna de las ambiciones que nos mueven estimula al trabajador. Se es pobre en esas pequeñas ciudades, y tan francamente pobre que nadie podría ser pródigo. La indiferencia consciente y casi valeresa con la que todos aceptan su suerte tiene yo no sé qué que agrada al europeo y le hace perdonar de buen grado la falta aparente de simpatía que encuentra con frecuencia. Una cierta timidez, más lógica de lo que parece al principio, hace que esas pobres gentes nieguen hospitalidad y hace a veces que uno tenga que sufrir hambre, por el temor que abrigan de dar de comer un plato descuidado o poco apetitoso. Es solamente así que se puede disculpar el carácter reservado y a veces tan arrogante de los habitantes del interior, por el cual tanto tiene que soportar el viajero.

6Traté vanamente de obtener un asilo para la noche. El cura se había ido a enterrar a uno de sus feligreses en la comunidad de Tauca; el gobernador bautizaba al hijo de uno de sus amigos en Cabana. El teniente gobernador, en compañía del juez de paz, había hecho una larga excursión en las viñas del Señor.

7Las buenas gentes de Huandoval, al ver que yo no encontraba asilo en casa de las autoridades, me juzgaron probablemente indigno de ser acogido por ellos. Mientras que con un tono al comienzo amable, y luego seco y cortante a medida que me topaba con la fría indiferencia de los indios, parlamentaba yo con ellos sin conseguir resultado alguno, la noche se aproximaba, llovía, y los indios, bajo la puerta de sus cabañas, escuchaban sin parpadear al viajero bajo el aguacero.

8Reinicié mi camino. Cuando uno está solo y los indios son numerosos, enterados sobre todo de que la autoridad duerme bien, no hay que jugar con esa raza singular.

9A unos pasos de la plaza, una joven india, muchacha bastante bonita, preparaba las papas heladas y negras que se consumen en el interior y se llaman chuño. Detuve mi cabalgadura y pedí a esa trigueña belleza que me vendiese un poco, para mi mula y para mí. Ella me miró largamente con aire desconfiado, y luego, anudando la tela en que estaba extendido el chuño, me dijo resuelta: Manan canshu.

10Perdí la paciencia. En un abrir y cerrar de ojos desmonté y llené mis bolsillos con las papas, cerrando el paso a la india. Le dí después una moneda de cuatro reales, que representaba más o menos un valor veinte veces superior al de los comestibles de que me había apropiado. La pobre muchacha, que desde hacía mucho no veía sin duda tanto dinero en sus manos, sonrió diciéndome: "¡Que Dios se los devuelva, señor!"

11Partimos. La noche caía rápidamente. Con los primeros rayos de la luna apareció, apenas a un cuarto de legua del pueblo, la silueta angulosa de unas ruinas. Pronto distinguimos un cobertizo cerca a un muro.

12Los vivos nos habían negado hospitalidad. Los peruanos muertos desde hacía cuatro siglos habían de dárnosla en su morada solitaria. Era una pascana, especie de cabaña de choza de cañas cubierta de paja, que sirve de abrigo por una noche a los muleros que transportan sus cargas de plata de Pasacancha a la costa.

13Al entrar fui recibido por los gruñidos furiosos de una jauría de perros que había establecido ahí un protegido campamento. Mi látigo acabó pronto con sus pretensiones. Los perros se dieron a la fuga y fue con satisfacción indecible que tomé el lugar de los cuadrúpedos, mientras que nuestras muías, descargadas, se revolcaban en el suelo, cura natural a falta de otra cosa.

Vista de la gran plaza de Cabana.

14Al despertar al día siguiente, vi encima de mi rostro un enorme sombrero negro de forma cuadrada. Dicha prenda pertenecía al señor cura, que había venido a darme los buenos días. Informado por la crónica local de que un taita había ido la víspera al monte Chucana, el excelente hombre había venido a ofrecerme hospitalidad en su casa; antes que nada se constituyó en mi guía a través de las ruinas, junto a las cuales había pasado yo la noche precedente.

15Huandoval no ha sido siempre el triste villorrio que es hoy en día. La ciudad antigua, que se halla al sureste del pueblo actual, tiene mucha apariencia, como todos los monumentos legados por los autóctonos a sus pobres descendientes. Los muros de piedra estaban adornados otrora con frisos de granito. Por encima de los dinteles sobresalían, en alto-relieve, rostros de hombres gesticulando, tallados en gres. Se trabajaba en esos lejanos tiempos, se sabía vivir. Las fiestas y regocijos públicos tenían un sentido mejor definido que ahora. Había un cierto orden de cosas, y no el absoluto desorden que me parece reinar actualmente en estos parajes.

Pashash (probablemente el templo antiguo de este grupo de edificios), visto desde el sendero de Tauca

16El cura me invitó a pasar en su casa uno o dos días, y a asistir a la fiesta de Santa Rosa, que, según él, concedía a Huandoval un carácter local particularmente interesante. Era verdad. Apoyado en la puerta de la iglesia, asistí al curioso espectáculo de usos y costumbres probablemente indígenas, a los que se ha hecho concordar con el calendario católico, a fin de conciliar los hábitos del vencido con los escrúpulos del vencedor.

17Una cincuentena de individuos, con media docena de músicos a la cabeza, había traído un carnero ante la puerta de la iglesia. Danzaban en torno al animal, sostenido por un hombre adornado con un chal rojo y armado de un hacha.

18Acabada la danza, el hombre del chal mata al animal, con gran alegría de los concurrentes. Una gran mancha de sangre marca en el cementerio el lugar de suplicios en torno al cual recomienzan los bailes. A los agudos sones de la flauta y de la pita se mezclan los del carillón. Un robusto mozo carga sobre sus hombros el carnero, y, precedida por el ejecutor, que blande su hacha ensangrentada, la singular procesión se pone en marcha, efectúa un breve alto delante de todas las puertas de la calle principal, y se dirige finalmente a la casa del que, por devoción a Santa Rosa, corre con los gastos de la fiesta.

Grupo de ruinas de Pashash, ciudad y santuario antiguos, cerca de Cabana (pueblo). Escala de 1 mm por 15 m.

19Los cantos y bailes duraron todo el día. A la noche, a la luz de las fogatas que se extinguían, vemos tirados en el suelo y confundidos hombres, mujeres y niños, ebrios de chicha y de ron, y lanzando a ratos, en medio de su pesado dormir, uno de esos gritos roncos, de esos gemidos modulados de los que sus orejas estaban aún llenas a fuer de haberlos oído durante toda la jornada.

Bajo-relieve en granito encontrado en Cabana, que representa un animal fabuloso, quizás el alcocc sentado (semejante al perro); originario de Pashash. (Reducción a la sexta parte)

Bajo-relieve de granito encontrado en Cabana, que representa un animal fabuloso, un cuadrúpedo cuya melena flotante y cuya lengua, que cuelga del hocico, se terminan en cabezas de serpiente; originario de Pashash. (Reducción a la sexta parte)

20Al día siguiente, temprano, emprendí la ruta a Cabana. Este pueblo no está separado de Huandoval más que por una montaña considerable, que tiene más o menos una legua de subida y otra de bajada.

Cabeza de granito de bulto proviniente de Pashash. (Reducción a la sexta parte)

Cabeza de granito en bulto proviniente de Pashash. (Reducción a la sexta parte)

21En el sendero que, con mil zigzags, me condujo por la cresta, me topé con gran número de indios, los hombres con asnos cargados de dos botellones de terracota llenas de aguardiente de caña, y las mujeres con el "fruto bermejo de su amor" colgado a la espalda, y aprovechando del trayecto para hilar algodón, lo cual les da un falso aire de Edad Media que armoniza muy bien con la humildad que manifiestan cuando no se les pide nada, o cuando se les pide un servicio que se ven en la absoluta necesidad de prestar.

Cabeza de lechuza (bulto), sellada en el muro de la iglesia de Cabana, antiguamente en Pashash; granito gris. (Reducción a la onceava)

Cuy (conejillo de Indias), de bulto, sellado en el muro de la iglesia de Cabana; antiguamente en Pashash. (Reducción a la décima parte)

Remate de un pilar en gres, representando un ave (especie de paloma), granito rosado; proveniente de Pashash. (Reducción al quinto)

Animal (irreconocible), de granito rosado, remate de un pilar de la puerta del panteón. (Reducción a la vigésima)

22Una pequeña nota de Raimondi, el más valiente e informado viajero del Perú, en su volumen consagrado a Ancash, me había prevenido de la existencia de algunas ruinas cerca de Cabana; pero encontré allí huellas arqueológicas de una importancia muy diferente de las que se me habían señalado. En el cerro de Pashash, a un cuarto de legua del pueblo moderno, se elevan muros exteriores, rectos y desnudos, semejantes a los que vimos en Huamachuco o en las inmediaciones de Cajamarca. Sin embargo los muros de estas construcciones estaban adornados en el interior por bajo-relieves, y, si se considera que un gran número han sido arrancados de su sitio primitivo para decorar las casuchas de los habitantes de la aldea moderna, se puede decir que antaño los paramentos de las salas de estos antiguos templos debieron estar completamente cubiertos por esas obras. Su valor arqueológico sobrepasa en mucho, naturalmente, el interés artístico que pueden ofrecer. Se trata, en la mayoría de los casos, de bajo-relieves en el plano, es decir bajo-relieves cuyas principales salientes se hallan a un mismo nivel. Pasé tres días en dibujar los más importantes.

Cabeza de un cuy sellada en el muro de la iglesia de Cabana, antes en un muro de Pashash; granito negruzco. (Reducción a la sexta)

Bajo-relieve, con un cóndor que sostiene una cabeza humana; losa sellada antiguamente en un muro de Pashash. (Reducción a la vigésima)

Cabeza de granito de Pashash, sellada en el muro exterior del cementerio (hoy caído), proveniente de Pashash. (Reducción a la septima)

Alto relieve de granito, proviniente de Pashash. (Reducción a la novena)

Cabeza de hombre en alto relieve, granito gris; proveniente de Pashash. (Reducción a la novena)

Figurilla de granito gris (mujer desnuda); proveniente de Pashash. (Reducción a la catorceava parte)

23Los temas representados son en extremo variados, tanto en lo que concierne a la idea como en lo referente a la ejecución; a veces son alegorías o representaciones simbólicas, a veces imitaciones de la naturaleza.

24Cabana poseía otrora, además de la escultura, una cerámica notable, de la que pude dibujar algunas muestras. Si todos los españoles hubieran estado animados de un respeto análogo al de los habitantes de Cabana frente a las obras antiguas, muchos hechos, hoy desconocidos, de la historia peruana, serían comprensibles para la ciencia; se habrían disipado muchas dudas, y rectificado muchos errores. Desgraciadamente los habitantes de Cabana son incluso demasiado cuidadosos. Embadurnan sus casas con yeso, y llevan su amor a la limpieza hasta blanquear incluso las esculturas antiguas. Debí raspar todo, trabajo largo y costoso, pues esas buenas gentes no dejaban de hacerme pagar al contado mi curiosidad arqueológica. No lamenté el gasto: puse al descubierto, poco a poco, cerca de treinta de esas obras selladas en los muros de las casitas, encima de las puertas, a veces incluso en los peldaños de la escalinata que eleva la planta baja.

25Tres días después de mi llegada emprendí camino hacia el sureste.

26A una legua y media al sureste de Pashash subimos a la loma de Gograpargo, de donde nos desviamos para dirigirnos a Masgonga, a un sitio llamado el cerro de las Tres Acequias. Tres antiguos canales de irrigación se encuentran y se cruzan en ese punto a niveles diferentes.

27Llegamos a eso de las seis de la mañana a la puna de Tuctubamba. En la entrada misma de la meseta se ven algunas ruinas de escaso interés. Este altiplano tiene ocho leguas de largo; se halla a 4,751 metros sobre el nivel del mar: la altura, con diferencia de cincuentinueve metros, del Monte Blanco. Ninguna puna me ha parecido tan sombría como ésta. El cielo, el suelo, los charcos, las lagunas que dormían a derecha e izquierda de nuestra ruta, todo era gris, de ese color bastardo que en realidad no es color, y que algunos pueblos han adoptado, con razón, como color del duelo. Imposible pintar lo que hay de aflictivo en la temerosa desnudez de esa naturaleza, y hacer comprender la profunda melancolía que le oprime el corazón a uno en ese medio desolado. Para tener una idea al respecto hay que haber visto una puna; es necesario que la mirada se haya perdido en la inmensidad de esas tierras, cubiertas por una hierba mezquina sin sabor ni color; es necesario haberse estremecido bajo el soplo de sus fríos vientos; hay que haber quedado deslumbrado por su sol y sus relámpagos, ensordecido por los prolongados rugidos de sus truenos; hay que haber sentido vacilar bajo uno el paso de una mula extenuada, y haber pasado días enteros solo en esas inmensas soledades, con el pecho apretado como en un tomo por el aire apenas respirable, para formarse una idea exacta de un altiplano de los Andes. ¡Cuan grandes parecen entonces las obras de los antiguos civilizadores de estas regiones! ¡Cuánto se comprende entonces y con cuánta facilidad todo el valor e importancia de la victoria conseguida por un hombre desconocido ahora sobre una naturaleza rebelde, sobre una tierra inhóspita y a menudo inaccesible, sobre tal conjunto de espantosas dificultades! Hacia las cuatro de la tarde descendimos a zonas menos frías. A trescientos metros más abajo la puna se transformó en pampa. Las orillas de la laguna de Tuctucocha, que se extiende a una media legua, son muy accidentadas, y las colinas, convertidas antaño en terrazas por cultivadores tratados hoy de "salvajes", han conservado en parte, hasta hoy, las huellas de esos trabajos sorprendentes. Cada terraza tiene más o menos dos metros de alto. Su anchura depende de la inclinación de la pendiente. Para servirme de un término de geometría, diré que cada uno de estos terraplenes es el primer lado de un triángulo rectángulo, cuya hipotenusa está representada por la cuesta de la montaña, y el segundo por el muro de sostén.

Laguna de Tuctucocha, con restos de andenes

28Todas estas pampas están cubiertas por una hierba bastante alta, pero seca y de color marchito, a pesar de la vecindad de una gran laguna. Antiguamente se cultivaba ahí papas, ocas, quizás incluso maíz; hoy no queda ninguna huella de agricultura.

29El camino bajaba cada vez más por medio de mil vueltas, en medio de un terreno muy accidentado. A la izquierda mugía el río de Corongo, y de rato en rato, como única prueba de la existencia del indio moderno, veíamos pequeñas cabañas, chozas, que tomaban a veces la forma de una colmena de paja o de un gran nido invertido. Los pastores, arquitectos de esos míseros palacios de la pampa, se recogen ahí durante la noche, con su mujer, su hijo y su perro. Las triste familia del indio forma en este reducto, más poético que práctico, un ovillo informe, y es con sorpresa que uno se pregunta cómo cuatro seres vivos pueden deslizarse dentro de esa garita desprovista de puerta, para montar ahí una guardia sin fin ni tregua.

  • 1 El 16 de enero de 1533 Hernando Pizarro, viniendo de Mollebamba (Andamarca), llegó a Corongo. La v (...)

30El sol acababa de desaparecer cuando entramos en Corongo1. Los indios hablan allí sólo quechua. Por doquiera calles rectas con casas bajas. Delante de cada puerta se preparaba la comida sobre unas brasas cuya claridad purpúrea alumbraba a hombres, mujeres y niños, en cuclillas delante de la marmita. Amos y perros flacos miraban el chupe con un aire de avidez contemplativa, y apenas si encontraban un momento para lanzar una mirada curiosa al viajero, ave rara sin embargo en Corongo, que se halla fuera de toda vía de comunicación.

31Luego de pasar por un hermoso puente colonial tallado en piedra, nos dirigimos a la casa del gobernador, apellidado Izaguirre. Era un indio puro, de una soberbia pátina. Mostró al recibirnos benevolencia y casi algo de majestad en su congénita tristeza; pues cada día yo comprendía cada vez más que el indio es siempre triste, triste en la iglesia, triste al ensillar su caballo, triste al ponerse en cuclillas en el umbral de la sala, triste al beber, triste al danzar, triste al cortejar a su amada. Su canto de amores un gemido, y, si a veces, muestra algo parecido a la alegría, toma de la melancolía el acento y la fisonomía.

Caïdea del rio Corongo

Notes

1 El 16 de enero de 1533 Hernando Pizarro, viniendo de Mollebamba (Andamarca), llegó a Corongo. La víspera durmió, según Xerez (Conquista del Perú, t. III) en Totopampa. Si consideramos el camino que recorrió y las distancias que pudo vencer en buenos caminos, este lugar, que ya no existe, debe ser según Raimondi el Chindol con sus ruinas a unas centenas de metros del actual pueblo de Pallasca. (A. Raimondi, El Perú, p. 33). Nosotros creemos, a diferencia de este hombre de ciencia, que se trata de la puna de Tuctubamba (pronunciación ligeramente alterada de Totobamba), en la que hemos hallado y señalado, desde enero de 1878, antiguos vestigios (ver Tour du Monde, N° 887).

Table des illustrations

Légende Vista de la gran plaza de Cabana.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 379k
Légende Pashash (probablemente el templo antiguo de este grupo de edificios), visto desde el sendero de Tauca
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 396k
Légende Grupo de ruinas de Pashash, ciudad y santuario antiguos, cerca de Cabana (pueblo). Escala de 1 mm por 15 m.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 545k
Légende Bajo-relieve en granito encontrado en Cabana, que representa un animal fabuloso, quizás el alcocc sentado (semejante al perro); originario de Pashash. (Reducción a la sexta parte)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 113k
Légende Bajo-relieve de granito encontrado en Cabana, que representa un animal fabuloso, un cuadrúpedo cuya melena flotante y cuya lengua, que cuelga del hocico, se terminan en cabezas de serpiente; originario de Pashash. (Reducción a la sexta parte)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 138k
Légende Cabeza de granito de bulto proviniente de Pashash. (Reducción a la sexta parte)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 235k
Légende Cabeza de granito en bulto proviniente de Pashash. (Reducción a la sexta parte)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 247k
Légende Cabeza de lechuza (bulto), sellada en el muro de la iglesia de Cabana, antiguamente en Pashash; granito gris. (Reducción a la onceava)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 61k
Légende Cuy (conejillo de Indias), de bulto, sellado en el muro de la iglesia de Cabana; antiguamente en Pashash. (Reducción a la décima parte)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 50k
Légende Remate de un pilar en gres, representando un ave (especie de paloma), granito rosado; proveniente de Pashash. (Reducción al quinto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 44k
Légende Animal (irreconocible), de granito rosado, remate de un pilar de la puerta del panteón. (Reducción a la vigésima)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 54k
Légende Cabeza de un cuy sellada en el muro de la iglesia de Cabana, antes en un muro de Pashash; granito negruzco. (Reducción a la sexta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 82k
Légende Bajo-relieve, con un cóndor que sostiene una cabeza humana; losa sellada antiguamente en un muro de Pashash. (Reducción a la vigésima)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 61k
Légende Cabeza de granito de Pashash, sellada en el muro exterior del cementerio (hoy caído), proveniente de Pashash. (Reducción a la septima)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 92k
Légende Alto relieve de granito, proviniente de Pashash. (Reducción a la novena)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 55k
Légende Cabeza de hombre en alto relieve, granito gris; proveniente de Pashash. (Reducción a la novena)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 62k
Légende Figurilla de granito gris (mujer desnuda); proveniente de Pashash. (Reducción a la catorceava parte)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Légende Laguna de Tuctucocha, con restos de andenes
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 760k
Légende Caïdea del rio Corongo
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7814/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 672k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr