Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Primera parte. Relación del viaje

VI Casma. Virú. Desembarco en Salaverry. Trujillo. Moche. El Gran Chimú. La manpuestería. Excavaciones en estos lugares. La revuelta de los chinos. Resumen sobre el Costeño.

Texte intégral

Fragmentos de la camiseta de una momia, encontrada en el arenal de Casma.

  • 1 Casma se encuentra a una latitud sur de 9° 38'.
  • 2 Cuando los estudiosos quisieron averiguar la etimología del nombre Perú, que no existía cuando la (...)

1Santa y Chimbote, puertos gemelos, se encuentran en un arenal repleto, como Ancón, de antiguas sepulturas. Ambas ciudades no tienen gran importancia, pero sirven de puertos a dos haciendas admirables, la más grande de las cuales, propiedad del señor Derteano, Palo Seco, es trabajada por más de mil chinos. Más al norte, Casma1 y Virú2 son aldeas pobres, tristes y dormitando bajo el calor del desierto como los campamentos de la costa sur. Sin embargo, como esta región no es en absoluto minera, no atrae del todo o atrae muy poco a los extranjeros. Los indígenas parecen haber nacido para dormir mientras conversan, caminan, bailan, festejan a sus santos. Cuando se asiste a sus procesiones (hemos estado presentes en el Domingo de Ramos) uno creería estar viendo sonámbulos que dan un espectáculo.

2Las dos aldeas están situadas en arenales que contienen muchas antiguas necrópolis. Hemos sacado de los pozos funerarios de esta zona incolora un gran número de objetos que pertenecen al mismo estilo artístico, como cerámica y textilería, que el de la región de Paramonga.

Fragmentos de tres sudarios que envolvían a una momia en el arenal de Casma.

3Al abandonar Virú tenía yo la opción de recorrer doce leguas por el desierto o quince leguas a bordo de un buque de cabotaje inglés. Escogí esta última alternativa, y, feliz de respirar el aire suave y fresco del mar, llegué al día siguiente de mi partida, que tuvo lugar a las ocho de la noche, a la vista de Salaverry, nuevo puerto de Trujillo. El puerto viejo, Huanchaco, ha sido abandonado definitivamente acausa del gran número de accidentes causados por el oleaje siempre agitado de la rada.

4Desembarcar en estos sitios no es cosa cómoda: una enorme balsa se pone a un costado del buque; el movimiento del mar hace danzar a una y otro, sube la balsa hasta la altura del puente y la vuelve a descender luego a cuatro metros abajo. Se preparan las grúas. Se amarra al extremo de una cadena un tonel desfondado por la parte de arriba; se coloca allí a un pasajero; las cadenas rechinan en las poleas (polipastos), y uno se ve transbordado así a la balsa. Los marineros toman sus previsiones y saben hacer llegar el tonel en el momento en que la balsa desciende con las olas. No obstante, y a pesar de esta precaución, el tonel choca por lo general con la balsa con tal violencia que el viajero se ve precipitado. Es así como se carga esta pesada embarcación, y, sacudida por las olas que mojan a hombres y mercancías, se aproxima a la orilla. Allí se la hace descansar sobre la arena.

Fiesta de Ramos en Virú.

5Si digo descansar es un decir, pues se experimenta en esa operación un segundo choque que hace perder el equilibrio a todo el mundo, a pesar de la benévola advertencia que los marineros se dignan formular a los pasajeros. De inmediato la tripulación arroja enormes sogas a los cargadores que esperan en la playa, y se acodera con largos cables atados a postes más allá del límite de la marea alta.

6Vienen entonces a encargarse de usted cuadrillas de vigorosos mocetones; llevan sobre sus hombros angarillas que sostienen un tonel semejante al que sirvió para el desembarco de los pasajeros del buque, y lo invitan a usted graciosamente a tomar lugar en ese cubo. Cinco minutos más tarde usted pone pie en tierra, mojado hasta los huesos. Está ya en Salaverry.

7Es una ciudad acabada de construir y que se compone de una aduana, una estación de madera y una cincuentena de cabanas de caña brava, las más elegantes de las cuales están recubiertas de tierra apisonada. Ningún mueble en el interior. En un rincón algunas botellas de cañazo o de aguardiente de uva. Delante de la puerta, negras de piel arrugada y reluciente, vestidas con una camisa torpemente indiscreta y con algo semejante a una falda. Una pipa corta cuelga en una esquina de sus bocas enormes. Están allí, inmóviles, en cuclillas, como monas en reposo; rodean sus rodillas angulosas con sus largos y secos brazos; sus dedos huesudos entrelazados parecen de hierro, pero esos seres ya no trabajan, el hierro está oxidado. ¡Reverso de la humanidad, fealdad, pereza, embrutecimiento!

8Esos miserables son sin embargo orgullosos como hidalgos e insolentes como cargadores. La legislación peruana, que ha hecho de ellos ciudadanos libres, electores, no parece en modo alguno garantizar su felicidad; y, si son felices, su bienestar no ha suavizado siempre su carácter envidioso. Un ejemplo entre mil. Desembarcando en Salaverry yo no me sentía cómodo con la ropa que se me pegaba al cuerpo. Dirigiéndome a un negro que, echado a pleno sol, parecía no abrigar ningún temor en cuanto a su tez, apunté a una de las barracas sobre las que se había escrito, con carbón, estas palabras llenas de promesas: Gran Hotel de la patria, de los estranjeros y del dos de mayo, y le pedí cargar una de mis maletas al hotel:

9- ¿Me dará su merced por eso una media piastra?-Había unos veinticinco metros de distancia.

10Le doy la media piastra, y el negro alza la maleta.

11-Toma además esta caja-, le digo. Era un pequeño cofre que contenía un sombrero y guantes que yo no quería dejar en la playa.

12-No, su merced no me dijo nada de eso.

13-Vamos, si eso no pesa ni dos libras. ¡Tómala!

14-No, es un nuevo trato.

15Bueno, te daré un real de suplemento.

16Y el negro, después de un momento de reflexión:

17El barco del norte viene mañana. La media piastra me basta por hoy. Contrata a mi compañero para que lleve la caja. Le darás también media piastra.

18Cuando mi maleta y la caja fueron colocadas en la única habitación en que consistía el hotel, me pidió que le ofreciese un vaso de pisco y que brindase con él, pues, me aseguró, era descendiente de uno de los príncipes de su país, como podían confirmar la Pepa, la Chepa y la Pancha, comadres suyas, cuyos progenitores habían sido súbditos de sus padres. Ese acerca-miento majestuoso y amical me divirtió sin convencerme, pues creo que todos los negros del Perú descienden de principes, y que no están lejos de explicar su color pretendiendo que arrastran duelo por su depuesta grandeza.

  • 3 La costa de Trujillo (según Cieza de León, Chimo o Trujillo; según Carcilaso, Chimú) fue descubier (...)

19A seis horas de la tarde llegamos a Trujillo3, ciudad regular, sosegada, de una fisonomía que recuerda la Edad Media.

20Se pasa por algunas calles bordeadas de muros enormes sin ventanas: son muros de conventos; la calle principal y la plaza son muy españolas con sus casas de techos planos, sus balcones-verandas y su santito en un nicho al lado de la puerta o entre las ventanas. La media naranja, (pequeña cúpula) de una iglesia, el frontón de una capilla, la cruz de un oratorio autorizado, dan a las calles siluetas accidentadas. En ellas se ven monjes, blancos, verde-agua, pardos, azules, negros, descalzos, con la cabeza afeitada, montados sobre asnos de aire grave y resignado, armados de un breviario o de un parasol, sonriendo a las mujeres, bendiciendo a los niños, haciendo colecta de grandes monedas de cobre o pequeñas de plata, pollos, legumbres, fruta, recogiendo dinero en la manga y amontonando el resto en albardas enormes.

21Todo este catolicismo pintoresco, que no se conoce ya en Francia, da un color arcaico al país y un sello original a la sociedad en medio de importaciones extranjeras de toda clase, de todas las procedencias y de todos los precios.

22También nada más delicioso que un paseo por Trujillo una hora antes del ocaso. Las casas bajas, los grandes conventos, las iglesias polícromas, son de un aspecto acogedor. Negros perezosos con aire de grandes diablos roncan extendidos sobre las aceras, en tanto que las negras que los acompañan canturrean con voz cascada; las calles se animan con recuas de muías de carga que llegan alegremente al anochecer con sus arreos de colores, escoltadas por muleros de poncho, montados en elegantes caballos andaluces. Las devotas, regresando de vísperas para ir al angelus, pasan rápidas y silenciosas; los canónigos, cubiertos de verdaderas naves negras provistas de cordajes y borlas, se pasean con aire importante; y, en este cuadro que parece resucitado de una era extinta, los pantalones colorados de los oficiales uniformados a la francesa aportan la nota elegante, alegre, moderna. Vendedores de agua, de legumbres o de forraje con sus asnos, completan la carga de sus pequeños animales criollos instalándose en la grupa. Nada tan grotesco como esa cabalgata, en que la bestia no desempeña el papel más tonto.

Bandas que adornaban una camiseta de gasa negra encontrada en el arenal de Moche. (Red. al tercio)

Pieza central de un collar de pasamanería encontrado en una momia en el arenal de Moche. (Red. a la mitad)

Funerales de un negrito en la mampuestería, cerca de Trujillo.

23Este cuadro tiene como fondo los contrafuertes poderosos de la cordillera. La silueta angulosa de las enormes rocas, desnudas, maravillosamente coloreadas por el sol poniente, toma bajo el ligero vapor que flota delante de ese escenario sin igual formas indecisas, y los últimos planos azules y vaporosos se confunden con las nubes del atardecer, que se pierden en el cielo.

24Una calma animada, una actividad tranquila, alegran este cuadro sumido en una atmósfera luminosa y dorada. Pero, ay, no representa la vida tal como ella es en el Perú; es un telón de teatro tras del cual se juegan más dramas de los que se deberían para la felicidad individual de los habitantes y la prosperidad social del pueblo. Telón que apenas si se levanta, y cuando alguna vez el observador logra deslizarse adentro, ve con tristeza que la brillante cortina le ha escondido la verdad.

  • 4 Raimondi (El Perú, t II, p. 283, No. 1) coloca Moche a cuatro leguas al sur-este de Trujillo: noso (...)
  • 5 Vestido ordinario de los indios. Los hombres llevan el Uncu, camisa, camiseta; Huara; Yacolla, pon (...)
  • 6 En el Perú se llama mate a la corteza de una cucurbitácea que sirve ya sea de cantimplora, ya sea (...)

25Las aldeas que rodean Trujillo están habitadas en parte por indios, en parte por negros. El pueblo de Moche4 pertenece casi exclusivamente a indios soberbios. Las mujeres, notablemente bellas, son de un aire altivo y majestuoso, que difiere del andar ordinario de las mujeres de esta raza. Sus vestidos son simples y pintorescos5: generalmente no usan sombrero, lo que permite ver sus cabellos negros peinados con cuidado, que caen en dos trenzas abundantes más abajo de la cintura. La camisa, sin mangas y dejando a la vista uno de los senos, se destaca en blanco sobre su piel morena. Un pedazo de tela de azul obscuro, de sesenta centímetros de ancho, envuelve a la altura de los ríñones las caderas, y apenas si cae por debajo de la rodilla. Lo sostiene un cinturón de lana de colores vivos, al que están sujetas unas bolsitas y a menudo mate6.

26Así como la india, en estos parajes, parece original y encantadora, en la misma medida las mestizas son desagradables por su preocupación de imitar las costumbres de la ciudad.

27Usan corsé, una falda larga, un chal, y, por lo general, un sombrero de hombre. En cuanto a las negras y sus congéneres, son francamente horribles, desaliñadas en su ropa, innobles en sus movimientos; sus vestidos se reducen a una camisa y una falda tan sucias como sus personas.

  • 7 Se llama por lo general manpuestería, como indica la etimología de la palabra, un terreno trabajad (...)

28Es natural, por otra parte, que las costumbres populares en la región de Trujillo sean variadas, pues las mulatas que constituyen la principal población de Mansiche se distinguen en todo de los negros de Santiago de Cao, de los alrededores de la mamposterí7, y de los habitantes de Moche y de Huanchaco. Cada una de estas zonas ofrece espectáculos particulares.

29Así, la primera vez que nos dirigimos a la mampostería, nos topamos con el cortejo fúnebre de un negrillo.

Torteras halladas en Huanchaco. (Red. a la mitad)

30¡Cuán triste un entierro como éste! Hay que recordar antes que la muerte transforma al pobre pequeño en ángel del cielo que va a rogar al pie de su santo patrono por los que han quedado en la tierra. Inmediatamente luego de que expira, se amarra el cuerpo sobre una silla, se colocan sobre su espalda dos alas de papel armadas a veces sobre alas de lechuza, se le pone una corona de flores sobre la cabeza, y se le instala encima de una mesa en torno a la cual se baila y se canta; en los intermedios se bebe y se devoran platos muy picantes que excitan aún más la sed. Al día siguiente se conduce en procesión el pequeño cadáver a casa de los parientes cercanos, después a las de los amigos, y en cada una recomienzan las mismas escenas de orgía.

31En varias ocasiones me he encontrado en presencia de grupos que festejaban la muerte de un niño con tan alegres funerales. La pequeña cabeza crespa del cadáver, por efecto de las sacudidas de los danzantes ebrios que cargaban la silla, se bamboleaba de derecha a izquierda, de adelante hacia atrás. Se habría dicho que iba a desprenderse del tronco y rodar en medio de esos energúmenos. Los gritos, los cantos, las risas roncas, los saltos de los danzantes, hacían un ruido escandaloso, que contrastaba con la calma rígida del muertecito, al que los movimientos de la cabeza prestaban una apariencia de vida y que, atado a su silla, parecía sufrir en silencio.

32La fiesta acaba solamente cuando el ángel comienza a incomodar a sus amigos vivientes con la descomposición. Se le lleva entonces al panteón, como se llama en el Perú al cementerio.

33Al regreso de la ceremonia fúnebre se vuelve a beber hasta que todos los compadres y todas las comadres han perdido el conocimiento. Puede decirse que se pone si no el cuerpo, al menos el recuerdo de los muertos en alcohol, quizás para conservarlo mejor.

34Las mujeres casadas, en Huanchaco, son a menudo adúlteras; la gente cuenta sus faltas sin que se deriven consecuencias enojosas para los culpables. A pesar de tal licencia, las costumbres de la zona exigen la reparación de toda ofensa a una muchacha. Los casados se encargan entonces de dar al cholo indigno una paliza con varas de madera verde hasta que haya reparado su fechoría casándose con la agraviada.

35Las viudas lloran la muerte de sus maridos con un aire que se ha convertido en canto de circunstancias, como el treno antiguo; recuerdan los regalos, capuz, collar, etc., que el difunto les había hecho, y la descripción minuciosa de todos esos objetos sirve de letra a la triste melodía de su lamentación.

36Sentadas en el umbral de sus puertas, con un vaso de chicha en la mano, inician su canto, que va crescendo al influjo de la bebida y se apaga diminuendo en la embriaguez. Tales lamentaciones, supervivencia de hábitos del pasado, duran a veces varios días.

  • 8 Véase la nota sobre la historia de Trujillo; Bibliografía sobre Trujillo y el Gran Chimú: Paz Sold (...)

37Sin embargo el pasado nos ha legado en esta región huellas de otro modo imponentes; me refiero a las ruinas de la ciudad antigua de los chimús. Se hallan a una legua al norte del Trujillo actual. Tengamos presente que esta ciudad, fundada en 1535, se ha derrumbado y ha sido barrida tres veces por las sacudidas volcánicas, en tanto que los antiguos muros quedan como firmes testigos de los sucesivos desastres8.

38Es así porque los chimús sabían que el verdadero arte de construir consiste en la subordinación de los procedimientos arquitectónicos a las leyes especiales del medio natural.

39Pizarro había proyectado la ciudad situándola cerca del río Moche, que alimentaba la ciudad antigua, y, sin embargo, como siempre le falta agua a Trujillo, la ciudad moderna resulta mucho menos cultivada de lo que era la antigua. El indígena sabía mucho mejor que su vencedor canalizar el río, embalsar las aguas, regar los cultivos.

Plano de la ciudad de Trujillo y del Gran Chimú.

40Una mirada al plano de la ciudad vieja muestra las obras sorprendentes de irrigación que hacen circular el agua en esos sitios con una lógica comparable al sistema de circulación de la sangre en nuestras venas. Una obra de varios kilómetros de largo, dique a la vez que acueducto, trae las aguas del río Moche, embalsadas en un reservorio inmenso, que subsiste en parte, y que las gentes de hoy llaman la manpuestería. Esos muros de aspecto terroso nos parecen menos lúgubres cuando comprendemos que se levantaban otrora en medio de campos y jardines.

Muro cubierto de bajo-relieves de tierra, en el gran palacio norte del Gran Chimú.

  • 9 Las principales entre estas sepulturas (huacas) son la huaca de Toledo, de la Esperanza y del Obis (...)

41La ciudad misma subsiste aún, asentada en gran parte en tres terrazas, de las cuales la más alta, la del norte, sobrepasa por unos trece metros a la segunda, y por unos veintiocho a la tercera. El gran palacio, con sus vastas galerías de muros adornados de bajo-relieves pintados al fresco, se halla en la primera terraza. Se diría que los antiguos temían las aglomeraciones de habitaciones; es por ello que vastos patios y jardines se extienden entre los grupos de construcciones que cubren las terrazas restantes del Gran Chimú, en razón sin duda de una preocupación sanitaria, porque la gran necrópolis está situada a quince metros más abajo que la plataforma inferior. Inmediatamente debajo del gran palacio se alzan casas, quizás templos, de muros decorados con colores resplandecientes. Casas pequeñas y regulares se agrupan por barrios, ya sea en torno a grandes patios, ya sea alineadas paralelamente en inmensos recintos, formándose así calles de pequeños núcleos en medio del conjunto urbano. En la parte este se percibe una gran plaza con barrios, galerías, y luego otra bordeada por un muro de nueve metros de alto. La mitad de este patio se halla a un metro más arriba que la otra, y en el centro subsiste un terraplén, tal vez altar, en ese santuario al aire libre. A ambos extremos de la ciudad se extienden laberintos. Hoy día es fácil darse cuenta y seguir los meandros complicados de esos corredores y galenas que conducen a pequeñas habitaciones y salas grandes. Antaño, cuando un techo de cañas, sobre el cual había una espesa capa de arcilla, cubría esas galerías, y cuando la mirada del observador no podía dominar el entrelazamiento de pasadizos, quien penetraba inadvertidamente en esos ramales obscuros trataría en vano de orientarse. Las sepulturas antiguas dominan de un lado, semejantes a pirámides9, esta ciudad extinta, desierta en medio del desierto. La huaca de Toledo, violada, saqueada, demolida, no es más que una triste ruina. A través de la entrada monumental, que subsiste aún con su inmenso dintel de enormes ladrillos, se ven los escombros del edificio. Vastas necrópolis avanzan, bajo una capa de arena, hasta la orilla del mar. El camino de Trujillo a Huanchaco atraviesa esos antiguos monumentos y los corta irregularmente, tanto que el único trabajo europeo realizado en medio de esas obras de la civilización indígena produce un efecto de barbarie y destrucción. En uno de esos patios antiguos, al borde del camino, se eleva una pequeña capilla abandonada. La torre ya ha capitulado y la cruz inclinada parece a punto de caerse. El grupo de monumentos de Chimú no es sin embargo el único que deba citarse en los alrededores de Trujillo. Al este de la ciudad se alzan la huaca del Sol y la huaca de la Luna, pirámides imponentes y mejor conservadas que las ruinas del viejo palacio.

Muro adornado de bajo-relieves (tierra apisonada), palacio del centro de la ciudad.

Entrada de la huaca (pirámide funeraria) de Toledo en el Gran Chimú (fachada).

Entrada de la huaca de Toledo, vista del interior (dintel de grandes adobes), ruinas del Gran Chimú.

  • 10 Efectué numerosas excavaciones en la región de Trujillo, pues si el Gran Chimú es casi cuatro vece (...)

42Cuando se hace un esfuerzo mental de reconstrucción de la antigua ciudad; cuando se piensa en ese maravilloso pasado, en los poderosos príncipes que la han edificado, y en el pueblo incansable que, bajo una dirección inteligente y sabia, creó ese vasto conjunto de construcciones y cultivos, uno cree ser víctima de un mal sueño. ¿Qué es, en comparación, el cuadro actual con esos muleros de aire estúpido y negros que arrean recuas de burros, y vendedoras mulatas que pasan perezosamente por el camino al que llaman real, en medio de los vestigios de una residencia verdaderamente real? Uno se pregunta asombrado en nombre de qué principio de grandeza, de fuerza o de civilización, un mundo tan mezquino, tan pobre, tan pequeño, ha reemplazado la fecunda actividad de pueblos que fueron aniquilados porque fueron juzgados y condenados como bárbaros10.

Notes

1 Casma se encuentra a una latitud sur de 9° 38'.

2 Cuando los estudiosos quisieron averiguar la etimología del nombre Perú, que no existía cuando la independencia, y que parece originarse en un malentendido, cada cual elaboró un pequeño cuento apropiado a las circunstancias. Virú ha proporcionado una explicación al respecto a Cosme Bueno (Ephemeride del año 1766. Odrimola, Documentos literarios del Perú, t. III, p. 51). Estima que los conquistadores desembarcaron en este lugar, cuyo nombre aplicaron (ligeramente desfigurado en Pirú y mucho después en Perú) al país en su conjunto. Raimondi recuerda a este respecto (El Perú, t, III, p. 6) que la costa de Trujillo no fue descubierta sino en 1527, y que el nombre de Perú era ya familiar por entonces a los compañeros de Balboa en Panamá desde hacía diez o doce años; se remonta, en efecto, al descubrimiento de Tumbes (Guayaquil) hacia 1515.
Latitud calculada por Jorge Juan, 8o 25' 14"; difiere de la que señala Ulloa en 5o.

3 La costa de Trujillo (según Cieza de León, Chimo o Trujillo; según Carcilaso, Chimú) fue descubierta en 1527, así como Paramonga, Huarmey, Santa, Virú, Guañape, por el décimo Inca (ver Garcilaso, Comentarios Reales, parte I, lib. VI, cap. XXXII y XXXIII). Por un error, probablemente tipográfico, se lee en Cieza de León Chrónica del Perú, cap. LXXVIII) que esta ciudad fue fundada en 1530, lo cual es imposible, ya que Lima lo fue en 1535. Además la conquista del Perú no se remonta sino a 1531 (Ver Raimondi, El Perú, t II, p. 75). Está comprobado que Pizarro funda en el mismo año de 1535, a ochenta leguas al norte de Lima (Cieza de León), en la latitud sur de 8o 6' 10" una ciudad a la que dio el nombre de la que lo vio nacer, Trujillo. Antonio de Ulloa daba como latitud 8 6' 3". Jorge Juan y Humboldt, 8o 6' 9"; Feyjóo daba 8 19'. Simón Pérez de Torres (Historiadores primitivos de Indias, por Andrés Gonzalez Barcia, t. III) pasó en 1586 por la ciudad, a la que encontró "grande y alegre, los habitantes ricos, gracias a su comercio con Panamá, y la tierra fértil en todas las cosas que Dios ha creado". Calancha (Chronica moralizada, lib. II, cap. XXXV) dice que en 1612 Trujillo fue elevado a obispado; Cosme Bueno (Ephemeride, etc.) piensa que éste data sólo de 1616. Raimondi la da la razón a Calancha (ibid., p. 187), lo cual parece desprenderse del hecho de que la bula papal relativa a la creación data del 20 de junio de 1609. El 14 de febrero de 1619 un temblor echó abajo la ciudad; hubo un segundo en 1725, y en 1739 un tercero. (Ver Feyjóo, y Calancha, testigo ocular: Chronica moralizada, lib. II, cap. XXXV). En 1765 Trujillo, reedificada de nuevo, contaba con nueve mil habitantes (Ver Relación descr iptivade la ciudad y provincia de Trujillo del Perú, con noticias exactas de su estado político según el real orden, escrita por el Dr. D. Miguel Feyjóo Corregidor... Madrid 1763).

4 Raimondi (El Perú, t II, p. 283, No. 1) coloca Moche a cuatro leguas al sur-este de Trujillo: nosotros creemos que hay allí un error tipográfico; no hemos encontrado más que una distancia de tres kilómetros. Raimondi cita (ibid., p. 199), por lo demás sin contradecirlo, al P. Calancha, según el cual Moche está situado "a una media legua de Trujillo".

5 Vestido ordinario de los indios. Los hombres llevan el Uncu, camisa, camiseta; Huara; Yacolla, poncho, manta; Usuta, alpargatas o sandalias, calzado; chuco, gorro, bonete.
Las mujeres usan también el Uncu, y además él Anaco, túnica, o vestido; Chumpi. faja, correa; Licclia o Leclla, manto, chal; Tupo, alfiler, prendedor o broche, especie de gran alfiler, Huincha, pañuelo, cinta, amarrado alrededor de la cabeza. En algunas regiones del interior los hombres y mujeres usan la montera, sombrero típico.

6 En el Perú se llama mate a la corteza de una cucurbitácea que sirve ya sea de cantimplora, ya sea de copa, ya sea de escudilla, según se utilice todo, o se quite la parte superior. Sobre todo no hay que confundir el mate peruano con la hierba mate que es del Paraguay, y con la que se hace, en la parte sur-este de América, una infusión, bebida muy apreciada.

7 Se llama por lo general manpuestería, como indica la etimología de la palabra, un terreno trabajado y tranformado por la mano del hombre. La manpueslería cerca de Trujillo es el lugar donde hallan los grandes trabajos de irrigación aún bien conservados de los antiguos.

8 Véase la nota sobre la historia de Trujillo; Bibliografía sobre Trujillo y el Gran Chimú: Paz Soldán, Geografía del Perú, p. 212. Alcedo, Geographia, etc., t. IV, p. 494; Balboa, traducción de la colección Ternaux Compans, cap. VI, p. 75; VII, p. 86-94; VIII, p. 99-100; IX, p. 311 -314. Bollaert habla también al respecto y estropea todos los nombres: Manseriche en lugar de Mansiche, y más adelante Huamanchuco, en lugar de Huamachuco, etc. Huaca de Toledo cerca de Mansiche, auna legua de Trujillo, y ruinas del Gran Chimú. Humboldt, Vues des Cordilleres, p. 109. Ver Relación descriptiva de la ciudad y provincia de Trujillo del Perú, por el doctor don Miguel Feyjóo, cap.I.p. 3 a 11. Llorente, El Perú, lib. II, cap. III, p. 108.Stevenson, Vingt ans dans l'Amérique du Sud, t II, cap. V, p. 168 a 174.Pérou, territoire.population. Mansiche, ver Stevenson, op. cit., t. II, cap. V, p. 167. Calancha, Chronica moralizada del orden de S. Agustín, 1638, lib. II, cap. XXV; lib. III, cap. I. Ruins of Mansiche or Gran Chimú, Frantz Leslie's, Illustrated Newspaper, New York, march, 21,1868.

9 Las principales entre estas sepulturas (huacas) son la huaca de Toledo, de la Esperanza y del Obispo.Con el quinto del tesoro encontrado por Toledo en la sepultura que lleva desde entonces su nombre, se levantaron los edificios públicos, y sobre todo los muros de Trujillo. Estos, construidos con el oro pero no con el arte de los Chimús, están ahora en ruinas.

10 Efectué numerosas excavaciones en la región de Trujillo, pues si el Gran Chimú es casi cuatro veces menos extenso que las ruinas que describe Paz Soldán, los terrenos que rodean el barrio de Chanchán en la parte sur-este de la ciudad, toda la llanura que se extiende al oeste, y el arenal que rodea las huacas del Sol y de la Luna al este de Trujillo, así como el arenal de Santiago de Cao, son centros admirables de explotación arqueológica. Yo recogí allí una amplia cosecha de objetos antiguos, y tres cajas que contenían 632 números iban, al momento de mi partida al interior, a enriquecer las colecciones enviadas al Ministerio de Instrucción Pública de Francia. Hacemos notar que no hemos encontrado en Trujillo ni tampoco visto ningún objeto de piedra. En cambio hemos recogido 48 muestras de cerámica, entre las cuales un silbador de arcilla negra de una pasta excepcionalmente fina. Representa a un indio arrodillado cerca de una gran olla, con una copa en la mano. Una serie muy curiosa de seis vasos provistos de asas de 0.24 m. de longitud (de terracota). Trabajos de madera: once ídolos, y tres cabezas esculpidas en madera de chonta. 46 torteras.
Tejidos: 206, camisetas, ponchos, bonetes, bandeletas, hondas, saquitos, quipos, sudarios (enteros y en fragmentos), etc., y una colección de bellos ornamentos, collares, anillos, pulseras, aretes, etc., (expedidos por la Pacifíc Steam Navigation Company y la Compañía Transatlántica).

Table des illustrations

Légende Fragmentos de la camiseta de una momia, encontrada en el arenal de Casma.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7811/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 236k
Légende Fragmentos de tres sudarios que envolvían a una momia en el arenal de Casma.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7811/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 521k
Légende Fiesta de Ramos en Virú.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7811/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 221k
Légende Bandas que adornaban una camiseta de gasa negra encontrada en el arenal de Moche. (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7811/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 244k
Légende Pieza central de un collar de pasamanería encontrado en una momia en el arenal de Moche. (Red. a la mitad)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7811/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 113k
Légende Funerales de un negrito en la mampuestería, cerca de Trujillo.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7811/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 441k
Légende Torteras halladas en Huanchaco. (Red. a la mitad)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7811/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 91k
Légende Plano de la ciudad de Trujillo y del Gran Chimú.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7811/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 339k
Légende Muro cubierto de bajo-relieves de tierra, en el gran palacio norte del Gran Chimú.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7811/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 790k
Légende Muro adornado de bajo-relieves (tierra apisonada), palacio del centro de la ciudad.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7811/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 315k
Légende Entrada de la huaca (pirámide funeraria) de Toledo en el Gran Chimú (fachada).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7811/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 351k
Légende Entrada de la huaca de Toledo, vista del interior (dintel de grandes adobes), ruinas del Gran Chimú.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7811/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 880k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr