Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Primera parte. Relación del viaje

V. La hacienda, de San Nicolás. El Chimú-Capac. El río de Supe. La hacienda de Paramonga. Las ruinas de Paramonga. Las excavaciones en los arenales y en el cerro de la Horca. Pativilca. Barranca. Supe

Texte intégral

1Los contrafuertes de la cordillera marítima avanzan hacia el oeste de tal manera, bajo el grado 7 de latitud, que sus últimas colinas, muralla occidental del valle de Huaraz o del río Santa, llegan hasta la orilla del mar.

2El macizo principal que envía sus ramificaciones a la costa forma, pues, un valle cerrado por el sur. Al extremo de ese callejón sin salida nace el río Santa, que recorre todo el valle, hace un codo hacia el oeste y se vierte en el Pacífico.

3El río Supe desciende de las vertientes occidentales del contrafuerte, y es el principal curso de agua de la región, para no hablar del río Barranca y del torrente de la Fortaleza, casi seco durante ocho a nueve meses del año.

4A tres kilómetros del puerto de Supe se encuentra la hacienda de San Nicolás, en la que, cuando yo llegué, no se esperaba por lo visto ningún visitante, pues en el patio un chino yacía en el suelo, y dos negros mayordomos ejercitaban el vigor de sus brazos dándole de latigazos. El dueño vigilaba el castigo, apoyado en su bastón. Se nos acercó y, a manera de bienvenida, mandó cesar el suplicio; luego nos hizo conducir a la sala baja, donde se nos sirvió una comida; pero el apetito se había desvanecido, y yo creía ver gotas de sangre en mi plato.

5En las puertas mismas de la casa-hacienda se hallan las ruinas de Chimú-Capac; están en mal estado. Sin embargo es posible darse cuenta de su antigua grandeza; por tristes y deteriorados que estén hoy esos monumentos, son los vestigios indudables de un centro importante de civilización. Asentado sobre una colina que forma tres lados de un cuadrilátero abierto hoy hacia la playa, el fuerte estaba cercado otrora por un muro de cuatro metros y medio de espesor en la base. Las vertientes de la colina habían sido transformadas en tres terrazas en gradería.

6Tal como sucede en toda la región, los constructores de la ciudad supieron escoger admirablemente el emplazamiento de los baluartes que levantaron sobre los espolones de la montaña que avanzan del lado del mar.

7Sobre las colinas vecinas hay numerosas huellas de terrazas y de construcciones; pero están en tan mal estado que es casi imposible levantar un plano. Sin embargo una grande y bella acequia (canal de irrigación) sigue aún los contornos de la montaña que domina la llanura donde se encuentran San Nicolás, la aldea y el puerto de Supe.

8Se halla ahí el tronco de un antiguo camino por el que avancé para darme cuenta de la disposición de los famosos caminos de los incas.

9Después de una legua, más o menos, los vestigios desaparecían en las arenas. Continué sin embargo con la esperanza de reencontrarlos más adelante; cuatro leguas después debí efectuar un desvío para sortear unos pantanos. Volví a tomar luego la anterior dirección, pero después de una media legua los pantanos hicieron desaparecer de nuevo toda huella de la vía. Traté de rodearlos una vez más, pero me encontré perdido en un inmenso dédalo sin salida. A cada esfuerzo mi cabalgadura se hundía. Tuve que desmontar.

  • 1 Cuando el gobierno peruano mandó colocar los postes telegráficos de esta vía se le aconsejó, en ra (...)
  • 2 Don Antonio Raimondi (El Perú, t. II, p. 143) hace notar, con mucha razón, que es curioso que Garc (...)

10Durante dieciséis horas avancé paso a paso, en zigzag, y acabé por alcanzar el terreno arenoso. Volví a montar entonces, muerto de cansancio y de hambre; tres horas más tarde, dirigiéndome hacia el oeste, alcancé los postes telegráficos1 de Lima a Trujillo, y una hora después, siguiendo el hilo eléctrico, verdadero hilo de Ariadna, volví a entrar en el puerto de Supe2.

11Allí escucho el sonido del tambor indio, caigo en plena fiesta; no se ven más que gentes emperejiladas con los oropeles del gusto más barroco. Plumas, pañoletas de todos los colores, enmarcan el rostro, el torso y las piernas; a lo largo de las pantorrillas hay una hilera de pequeños cascabeles llamados maichiles.

12Los hombres cantan y danzan. ¿Es realmente un canto ese prolongado gemido? El arte musical vive de contrastes, pero esas melodías son de una monotonía irritante. Su baile carece por completo de gracia: se diría osos con el baile de San Vito. Ay, cuán lejos estamos de la cueca, de la chilena, o del baile de tierra que la mujer criolla danza con tanta gracia. La finura delicada y elegante del movimiento se ve reemplazada por el sobresalto grotesco; la sonriente melancolía entrecortada de un brillo radiante de satifacción casi entusiasta por un aire embrutecido interrumpido a veces por un hipo o el grito ronco de veleidades bestiales. Se detienen para beber: cosa de un minuto, y se recomienza de inmediato. Son danzas ejecutadas por bandas que recorren el pueblo y se detienen ante las cabanas de los compadres.

13Acontece a veces que al encontrarse dos conjuntos, se insultan y provocan. Los combatientes de ese amistoso torneo salen siempre golpeados a puñetazos, con el cuerpo a menudo ensangrentado, a veces medio desnudos por haber sido arrancados o desgarrados sus trapos. Continúan luego con el baile y la bebida hasta que esas constituciones prodigiosamente fuertes sucumben: toda fiesta acaba así en los vapores de una borrachera general.

Chunchos o huancas, danzas populares en Supe.

Tambor de los indios del litoral (Supe); la caja está hecha de placas de tronco de agave, recubiertas de una piel de asno y armada con cuerdas de áloes.

14Yo efectuaba mis observaciones sentado delante de algo semejante a una posada, cerca de la playa. Se gastó cerca de una hora en prepararme un plato de pescado; mi estómago vacío gruñía entre tanto, sin que nadie pudiese procurarme un pedazo de pan.

15Al día siguiente me dirigí a Paramonga, ciudad situada a menos de tres kilómetros de la ribera del mar, a cuatro leguas al norte de Supe. Me enteré al llegar a las inmediaciones del torrente que me separaba del objetivo de mi viaje, que no se podía vadear.

16Los pasadores de profesión me dijeron, con la perfecta flema que caracteriza al negro peruano, que se podría pasar sin problemas dentro de dos o tres meses. Sin embargo yo no podía ni quería esperar, una onza de oro venció su negativa inicial así como sus subsiguientes vacilaciones, y unos días después, cuando el torrente pareció menos fuerte como consecuencia de una mejora momentánea del tiempo en la cordillera, los negros se declararon listos a intentar la aventura.

17El río Supe, como todos los torrentes de la costa del Perú, ofrece en esa época del año un espectáculo verdaderamente imponente. Cerca de su desembocadura, ahí por donde hay que franquearlo, mide más de dos kilómetros de ancho. Aguas negruzcas se precipitan furiosas en el mar; cubiertas de placas de espuma amarilla arrastran en su curso irresistible troncos de árboles, ramas enormes, que pasan rápidas como flechas, bloques de roca con sus caras todas redondeadas y pulidas en su carrera de treinta o cuarenta leguas. Es a través de ese curso desenfrenado y furioso que uno debe encontrar su camino.

18Se utilizan para esos efectos unos vigorosos caballos chilenos de pequeña talla. Animales que, dotados de un modo de ser maravilloso, cubren el trayecto sin arreos de ninguna clase.

19Mis dos negros, poniéndose un vestido tan simple como el de los corceles, me invitan a hacer lo mismo: después entre ambos me colocan sobre el animal, y a sus gritos, el caballo se pone en marcha. En tanto pudo caminar la sensación no era de peligro, pero cuando perdió pie y se puso a nadar, y, cuando bajo el peso de tres jinetes se hundió gradualmente, y su cabeza y las nuestras fueron lo único fuera del agua, y cuando la corriente me causó un vértigo que me hizo sentir que éramos arrastrados, comprendí todo lo que tienen de peligroso operaciones de esta naturaleza. Llegamos sin embargo sanos y salvos a la otra orilla. Mis negros efectuaron la travesía tres veces, en esa jornada, para llevar mi equipaje. A pesar del limitado número de proezas como ésta emprendidas a lo largo del año, el número de víctimas es relativamente considerable.

20Al insistir en los detalles del episodio quisiera que se captara bien que si hoy, gracias a caballos de una fuerza excepcional, es posible el tránsito de una ribera a otra, en el Perú de los autóctonos, en que no había caballos, en que el cuadrúpedo más grande era la llama (especie de carnero grande o de pequeño camello sin joroba, que no podía incluso soportar el clima de la costa), las comunicaciones entre las dos márgenes de los torrentes de la costa debieron ser totalmente imposibles durante la estación lluviosa en la cordillera.

21El soberano indio escogió este lugar, que durante la mitad del año lo aislaba de las regiones del sur, para construir allí una plaza fuerte importante, cuyos vestigios subsisten casi bajo su nombre primitivo.

22Las fortalezas de Paramonga, el Parmunca de los antiguos, coronan las eminencias y colinas que se elevan en la llanura, y oponen al avance del enemigo una muralla formidable.

23Fui recibido muy gentilmente por los hacendados, los hermanos Cana-val, y ya desde el día siguiente me puse a levantar el plano del valle y las ruinas. El río Fortaleza inunda la región durante varios meses al año. Los fortines emergen entonces del lago como islotes, y su cara amarillenta se refleja en las aguas azules en medio de bosquecilos y cañaveras (caña brava). Esa laguna es producto de las aguas del torrente de cada año, y se seca hacia el mes de marzo, poniendo al descubierto una llanura de arena blanca como la nieve, con reflejos cristalinos que hieren la vista.

24Desde la orilla del mar, sobre la que cae un inmenso acantilado aislado (cerro de la Horca), hasta los contrafuertes del espolón de la cordillera, ocho fortalezas se elevan en la cumbre de mamelones transformados en terraplenes. Los siete fortines más alejados del mar se hallan en un estado de destrucción que no permite, a la hora actual, darse cuenta exacta de su aspecto primitivo. Sólo se puede proceder por inducción, tomando en cuenta el octavo baluarte, conocido en la zona con el nombre de la Fortaleza. Es un inmenso terraplén de tres terrazas en gradería rodeado por una ancha muralla. Los muros de sostén tienen nueve metros de alto, y, sobre la plataforma superior, unas pequeñas casas con paredes decoradas con pinturas al temple coronan el monumento, que se eleva a cerca de cuarenta metros por encima del muro exterior. El acceso comprende admirables trabajos de fortificación. Cada terraza está defendida por bastiones que no dejan más que un paso de ochenta centímetros, dominado por pequeñas murallas, y al que tornan inexpugnable enormes garitas que pueden albergar una veintena de defensores. Dos baluartes, terraplenes de dos terrazas, completan el monumento, que además de su valor estratégico servía de puesto de observación; desde la plataforma superior se abarca de una sola mirada muchos kilómetros de costa, que se extiende al norte y al sur con ligeras ondulaciones.

25Paramonga no ha sido nunca una ciudad propiamente dicha, sino un puesto militar que perteneció sucesivamente a varios dueños, y, para probarlo, nos basta citar los muros del fortín que se levanta sobre el cerro de la Horca, donde concluye esa cadena de obras estratégicas. Los muros del lado norte son todos de adobe; los muros del lado sur están compuestos de tres capas, de las que sólo dos están encima del suelo; era necesario excavar para poner a descubierto la inferior. Esta última descansa sobre la roca; está construida con piedras talladas irregularmente, pero muy bien ajustadas. Los intersticios están llenos de cascotes de piedra o de arcilla. La capa superior es de tapia.

La fortaleza de Paramonga vista de la costa.

26Este es un dato etnográfico importante, pues los tres diferentes aparejos debían representar tres capas arqueológicas, en tanto que la situación de los muros indicaba la situación de los dominios de sus constructores. Las dos capas inferiores de la muralla, que protegían a los guerreros contra un ejército procedente del sur, son obra de pueblos del norte. La finalidad de la parte de adobes del bastión era evidentemente elevar todos los muros del fuerte a un mismo nivel.

27Sobre la fachada septentrional, todos los trabajos son de adobes y representan la muralla que levantaron los pueblos del sur contra el enemigo del norte.

Fortaleza de Paramonga vista desde lo alto de los últimos contrafuertes de la cadena marítima.

28El cerro de la Horca es de dimensiones muy considerables. El declive tiene 788 pasos; si dieciséis pasos equivalen a diez metros, mide entonces 492.80 m. La altura de la plataforma de roca por encima del nivel del mar es de 271.30 m. La roca cae perpendicularmente de esa altura, y la plataforma superior se aparta de la vertical por más o menos tres o cuatro metros. Este balcón natural sin rampa se halla algo inclinado, lo recubre una vegetación raquítica, y unos cactus elevan aquí y allá sus cilindros espinosos, sobre los que brillan algunas gotas transparentes de una resina amarilla. Abajo del precipicio, el río Fortaleza deja correr sus ondas amarillentas y las mezcla algunos metros más lejos con la marea.

29Había decidido tomar la altura de ese observatorio de los indios por medio de un simple sondaje, y me limité, el primer día, a levantar el plano de los muros en ruinas. Volví al día siguiente provisto de una cuerda a la que había atado sólidamente una barra de hierro que pesaba alrededor de un kilogramo. Al comienzo quise avanzar hasta el borde, pero, presa de un acceso de vértigo, retrocedí, me eché boca abajo y me deslicé por el parapeto hasta que mi cabeza se halló encima del abismo y mis brazos se apoyaron en la última roca. Después, lentamente, desenrollé mi cuerda. Estaba dispuesta como una corredera, con un nudo a cada metro. En seis minutos el fierro tocó el suelo a orillas del río Fortaleza.

30Satisfecho por el resultado, me pongo a izar mi cuerda. Pero el peso que hacía de péndulo se engancha, sin que yo me dé cuenta, de una cavidad de la roca, y el esfuerzo que hago para vencer la resistencia inesperada origina un contragolpe tan violento que mi codo izquierdo pierde su punto de apoyo y caigo de plano sobre un hombro, deslizándome unos centímetros hacia el plano inclinado.

31La incómoda posición en que me hallaba desde hacía más de diez minutos me había entumecido; me fue imposible enderezarme sobre mis piernas, e instintivamente, para no rodar al fondo del abismo, me así del primer objeto sólido a mi alcance. Era por desdicha un cactus (conocido como cirio del Perú), cuyas espinas se hundieron en la palma de mi mano. Al grito de dolor que lancé acudió el mulato que me servía de arriero (mulero). Se había mantenido a prudente distancia, y me jaló del abismo por las piernas en el momento en que el vértigo y el dolor iban a precipitarme. Fueron necesarias tres horas para arrancar las centenas de espinas, curvadas como anzuelos, que habían penetrado en mi carne, y cuyas heridas me causaron, durante varios días, vivos dolores.

32Esa jornada, que había comenzado mal, debía acabar aún peor. Teníamos la costumbre de regresar a la hacienda de Paramonga, distante más o menos una legua y media, por el lado de las colinas. Viendo los dolores que me producía la herida, mi arriero tomó por la orilla del mar otra ruta que debía abreviar nuestro camino más de un tercio; pero de pronto, al pasar el río, la costra que cubría el cieno cedió bajo el peso de mi caballo, que se hundió hasta los flancos.

33La posición era crítica y un tanto ridicula. Me era imposible ayudar de ningún modo a mi mulero a salir del apuro. Apenas si pude sustraerme yo mismo. Y fue sólo al cabo de media hora de esfuerzos y de trabajo que el caballo pudo salir del cenagal en que se había atollado. Reajustamos sus arreos. Fue otro problema, porque al debatirse mi cabalgadura se había luxado tan fuertemente una pierna, que yo no podía ni pensar en montar.

34Y henos allí en camino a la hacienda, el arriero jalando de mi animal lastimado, yo herido, caminando a duras penas. Nunca imaginé más deplorable cortejo ni con las orejas más gachas. No sé por qué cantó en mi memoria un verso de Juvenal:

O qualis facies, et quanta digna tabella!

35En Paramonga los hacendados, que conocen bien sus caminos y no arriesgan jamás nada, ven estos accidentes con una expresión burlona. Fui recibido pues con palabras y sonrisas irónicas que me devolvieron pronto mi energía, y mientras los señores del lugar hacían bromas sobre mi mala suerte, yo las hice sobre sus lamentables caminos.

36El sitio que acababa de explorar se llama, lo hemos dicho, cerro de la Horca (montaña del suplicio), nombre que indica que es casi la roca Tarpeya de Paramonga. ¿La de los autóctonos, o la del conquistador? El juez que ordenaba precipitar a un hombre desde esa altura vertiginosa, ¿actuaba en nombre de la fuerza del derecho o en nombre del derecho de la fuerza? Cuestión difícil de resolver. Nos parece sin embargo que los incas apreciaban demasiado bien el valor productivo de un hombre para castigar sus faltas con la pena de muerte. Poco tiempo después, esa preocupación me hizo adivinar en el dibujo de una tela encontrada en una tumba, al pie mismo de la montaña, el papel que esa fortaleza había desempeñado en la historia de la civilización antigua. Se trataba de un primer paso hacia la solución de no pocos enigmas, que pronto se descifraron como un libro abierto.

37Corre entre los cholos una leyenda que atribuye a los habitantes vencidos del Gran Chimú los gigantescos trabajos de toda la región de Paramonga y de Pativilca. Creemos nuestro deber citar esas versiones que nos parecen de interés, ya que confirman el hecho de que los incas desplazaban siempre las poblaciones vencidas y les asignaban un nuevo habitat. Los trabajos de los Mitimaes (es así como se llamaba a las tribus forzadas a emigrar) presentan a primera vista las mismas características que las de los judíos de Egipto; pero veremos más adelante que tenían un fin social diferente y elevado.

Red, especie de franja, añadida a una camisa de mujer, cubriendo los muslos hasta la altura de la rodilla, encontrada en el arenal de Paramonga. (Reducción a la quinta)

Camisa encontrada en el arenal de Paramonga (las hojas que aparecen en las bandas están en la trama). (Reducción a la novena)

38Si Pachacamac nos mostró la solemne majestad de un culto difundido, Paramonga nos muestra la tranquila energía no de una raza belicosa, sino de un pueblo que ama lo suficientemente la paz como para defenderse de la guerra. Un fuerte es de alguna manera un escudo nacional; ahora bien, una tribu salvaje conoce la flecha y la honda y el ataque, pero no la defensa inteligente y meditada. Un pueblo que quiere defenderse es siempre un pueblo trabajador y, al ingresar hoy en las ruinas de esa muralla enorme de Paramonga, se siente que uno entra en las tierras de una nación cuya existencia ha debido resumirse en el entendimiento de que hay que saber de la guerra para vivir en paz, construir un prestigio militar para que los artesanos puedan producir.

Fragmento de sudario encontrado al pie del cerro de la Horca. (Reducción a la novena)

Camisa encontrada en el arenal de Paramonga. (Reducción a la Octava)

Objetos encontrados en Paramonga, al pie del cerro de la Horca.

39Después de levantar los planos de ocho fuertes, hicimos excavaciones durante cerca de quince días. El señor Enrique Canaval, propietario de las tierras en las que se encuentran las ruinas, tuvo a bien prestarme diez chinos, y cuando emprendí la limpieza de una gran huaca, veinticinco hombres. Debemos en consecuencia una centena de objetos arqueológicos muy curiosos, resultado de nuestros trabajos en este lugar, al benévolo interés que el señor Canaval tuvo a bien testimoniarme.

40Escogí para esas excavaciones dos lugares diferentes: el primero al este del cerro de la Horca, el otro al sur.

Cinturón de mujer, desenterrado al pie del cerro de la Horca. (Red. a la octava)

Cinturón de mujer, desenterrado al pie del cerro de la Horca. (Red. al cuarto)

  • 3 Al pie del cerro de la Horca (lado sur), las aguas del río Fortaleza han arrancado una gran parte (...)

41La razón de ello radica en las características diferentes de las construcciones que se hallan en este sitio. La antigüedad y el origen de los objetos encontrados a unos cincuenta metros de distancia debían por fuerza ser muy diferentes, y el resultado de nuestras excavaciones no defraudó nuestras expectativas.3

42A lo largo de todos nuestros trabajos en esta zona, me sirvió de ayudante un negro horrible.

43Este pobre muchacho se mostró tan solícito que le manifesté varias veces mi satisfacción. Un día, al entrar en mi cuarto, le vi contemplarse en el pequeño espejo que había al dorso de mi cepillo. Sus extravagantes gestos atrajeron mi atención. Lo miré. El infeliz se había embadurnado el rostro con pintura a la aguada blanca y las mejillas y los labios con carmín. Nunca he visto figura humana tan grotesca y tan repelente.

Camisa encontrada al pie del cerro de la Horca. (Red. al tercio)
Tejidos hallados en túmulos al pie del cerro de la Horca.

44"Ah, patrón", me dijo, "perdóname, ya no robaré más los colores de Vuestra Señoría. Ves, si yo pudiese quedarme así blanco, me querrían todas las negras, y sería muy feliz."

45"Lávate la cara, muchacho", le dije, "vales más negro". Parece no obstante que mi parecer no concordaba con el de las negras, pues me enteré al día siguiente de que la máscara blanca había tenido un gran éxito con ellas.

46Antes de abandonar esos parajes, decidí efectuar una excursión a la finca de Upacá, tres leguas al norte de Paramonga. Esta hacienda no comprende, desde el punto de vista arqueológico, más que un gran bloque de granito que sirve de asiento en la plataforma que hay delante de la casa del propietario.

47La piedra, cuidadosamente pulida, fue encontrada en la cumbre del cerro de Upacá, y no podría ponerse en duda su antigüedad, si se tiene en cuenta que el hallazgo tuvo lugar en una plataforma perfectamente trabajada; la sostenía un podio de adobes muy sólidos, con las mismas dimensiones de longitud y anchura que la piedra.

48La hacienda de Upacá, que es pantanosa, no se presta para el cultivo de la caña de azúcar. Sus propietarios la dedican a la crianza de ganado y de muías. Tres o cuatro padrillos para tres o cuatrocientas yeguas dan, luego de tres años, un beneficio promedio anual de ciento treinta mil francos; una mula criolla de tres años vale más o menos doscientas piastras en billetes de banco, que a la tasa vigente en 1876, equivalían a una suma de 2.40 a 2.60 francos por piastra.

49La mula criolla, más pequeña y de apariencia más endeble que las soberbias muías argentinas, es más apreciada que éstas. Según dicen los conocedores se fatiga más difícilmente y se recobra con rapidez; además es menos arisca. Póngase ganancias análogas en lo que respecta al ganado vacuno y porcino, téngase en cuenta que su crianza necesita pocos vigilantes y relativamente poco cuidado, y, dada la supresión casi completa de mano de obra, tan cara en el Perú, se explicarán las enormes utilidades que se puede obtener mediante el ejercicio serio de tal negocio. Por añadidura esos bienes están mucho menos sometidos que los artículos de exportación a las fluctuaciones de los mercados europeos y norteamericanos.

50Upacá está separada de Paramonga por un desierto de valles ora rocosos, ora arenosos. Jamás he experimentado un calor tan seco, tan intenso, como volviendo a la propiedad de los Canaval. Las bestias caminaban con las orejas gachas, lenta, tristemente; los jinetes guardaban un silencio obstinado, y no fue sino en los alrededores de Paramonga, al sentir el primer soplo de la brisa del Pacífico, que un carajo de alivio lanzado por uno de ellos dio paso a la conversación.

51En la víspera de mi partida de esos parajes tan interesantes, subí por última vez a la colina que domina la finca; a lo lejos, la silueta negra de las ruinas se destacaba sobre el horizonte; al oeste, las olas del Pacífico se estrellaban contra el acantilado de la Horca; el mar encrespado rugía, y la agitación de abajo hacía resaltar la calma que prevalecía en lo alto. El agua era de un verde obscuro, el cielo transparente como una inmensa piedra preciosa hacía presentir el infinito, y en ese firmamento de esmeralda una nube inmóvil, negra, espesa, ocultaba el sol poniente; bordes del color de hierro al rojo ceñían los zigzags caprichosos de los contornos, y partían del centro unos rayos inmensos, surcando como una gavilla de oro la límpida bóveda del cielo. Si el pintor más hábil hubiese fijado ese cuadro en la tela o en el papel, se habría creído que era algo inverosímil, y se habría tenido razón. Hay ciertos cuadros que la naturaleza sola puede pintar con sus matices poderosos, cuadros que no podrían entrar en nuestras galerías, pues reclaman como marco el universo. Para que el firmamento atraiga, en el litoral peruano, la atención del espectador, tiene que ser maravilloso, pues en esta región sin lluvia, sin tempestades, la bóveda celeste es siempre de un azul límpido, aun durante los temblores que hacen desplomar las ciudades, aun cuando el oleaje furioso del océano Pacífico, lamiendo la costa, sepulta en un abrir y cerrar de ojos las obras del ingenio humano.

  • 4 Estamos seguros de que al describir Pativilca Alcedo quiso hablar de Paramonga, ya que toda la reg (...)

52Al día siguiente nos dirigimos a Pativilca4, triste aldea situada a una legua de Paramonga; luego a Barranca, en donde levanté el trazo de un antiguo canal de irrigación, excavado en una sola noche, según cuenta la leyenda, por orden de un cacique que quiso complacer a su amada. En este país de mañana, en este reino del eterno mañana, se dan el gusto de narrar los toques de prestidigitación social, de rapidez sorprendente, que se ponían en obra en una época ya fenecida, gracias a civilizaciones que son a la vez desdeñadas y amadas por los peruanos de ahora, que no quieren ser ni españoles ni indios.

Notes

1 Cuando el gobierno peruano mandó colocar los postes telegráficos de esta vía se le aconsejó, en razón del estado higrométrico de la región, que fueran hechos ya sea de madera o ya sea de albañilería de tapia. Sin embargo el gobierno, sin escuchar ese consejo, levantó treinta mil postes de fierro fundido. Estos, compuestos por dos semicilindros unidos por tornillos, se oxidaron con tal rapidez que ese enorme gasto se perdió del todo luego de dieciocho meses. Corroídos por el óxido, se cayeron unos después de otros, de modo que el gobierno se vio obligado a rehacer el trabajo casi en su integridad.

2 Don Antonio Raimondi (El Perú, t. II, p. 143) hace notar, con mucha razón, que es curioso que Garcilaso no mencione el valle de Supe ni los otros situados al sur del valle de Quilca: Carabayllo, Huaura, Casma y Piura.

3 Al pie del cerro de la Horca (lado sur), las aguas del río Fortaleza han arrancado una gran parte de un montículo, y, al levantar el plano de su lecho, advertí que el interior de la eminencia consistía en cantos rodados.
Esta aglomeración de piedras ostentaba todas las características de un túmulo perteneciente a la misma época que la segunda capa del muro sur de la fortaleza que corona la montaña. Las gentes de la zona me manifestaron que la extrema solidez del cerrito hacía imposible toda excavación, y me indicaron el emplazamiento del panteón de los gentiles, esto es la necrópolis de los indígenas, en la que las excavaciones podrían quizás dar resultados. Yo realicé allí algunos trabajos bastante penosos. El pozo está junto a la huaca. El número de pobres enterrados en ese sitio es prodigioso. Esos indigentes de los tiempos antiguos fueron arrojados, cosidos desnudos en un saco grosero, en ese mar de arena.
El número de niños muertos a tierna edad es considerable. Encontramos en la necrópolis de pobres treintidós adultos de un total de ciento cincucntisiete momias. Muchos cráneos de adultos con sutura frontal. Entre los vasos de terracota, varios modelos muy notables; entre las telas, piezas del más alto interés etnográfico. Hemos hallado ejemplos de Quipos, los primeros que nos haya tocado ver.
Luego de cinco días de excavaciones en esa parte de la necrópolis, me dediqué al túmulo de cantos rodados. Nos vimos obligados a sacar piedra por piedra; sin embargo, como en algunos lugares el mortero, se había convertido en tierra seca que no daba solidez al aparejo, las piedras se desprendían fácilmente. Al tercer día de excavaciones se produjo un fuerte deslizamiento.
En el montículo que se formó encontramos huesos y cráneos deshechos bajo el peso de las piedras. Reiniciamos el trabajo con precaución y tuvimos la suerte de liberar una tumba completa y en buen estado. Allí no había sino la momia, en parte deshecha, y, cosa rara en el Perú, la carne formaba una materia pegajosa. Esta tumba encerraba varios vasos extremadamente hermosos, uno de los cuales representaba una cabeza humana de un tipo muy característico. La nariz era aquilina, las orejas agujereadas y con aretes en la masa. En la misma tumba había cinco muñecas en muy mal estado. Eran de tela rellena con algas y sostenida por una especie de esqueleto de caña. Los ojos, la nariz, laboca, estaban bordados con algodón negro, y la tela era amarillenta. Sus bonetes eran de un tejido rojo, bordeados de oreja a oreja por una franja negra que figuraba cabellos. En una segunda tumba que pusimos a descubierto dos días más tarde las momias se encontraban tan secas que la piel, lejos de estar apergaminada, se convertía en polvo al simple contacto. Citemos en último lugar tumbas absolutamente diferentes de las que conocíamos y en las que los muertos estaban acostados con una almohada larga de paja bajo la cabeza.
Trabajos de piedra dura: 3.- Ceramios: 107. - Trabajos de madera: brazos de una pequeña balanza, 2.- Armas: masas, bastones de mando, 37.- Lanzaderas, telares, 23.
Trabajos de metal: macanas en forma de estrella y de bronce, 3.- Trabajos de hueso: 2 punzones y 1 flauta.- Trabajos de coral: 12 brazaletes y 12 collares.- Trabajos de corteza de ratos, 9 -Tejidos: 143. Entre éstos, dos particularmente interesantes por los dibujos, que representan hombres de diferentes colores; los órganos, los vestidos, las armas figurados en ellos son del más alto interés.
Momias de niños, 4.- Los niños son de corta edad y tienen de particular que no están cuclillas sino extendidos.

4 Estamos seguros de que al describir Pativilca Alcedo quiso hablar de Paramonga, ya que toda la región se llamaba en realidad Pativilca.

Table des illustrations

Légende Chunchos o huancas, danzas populares en Supe.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7810/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 216k
Légende Tambor de los indios del litoral (Supe); la caja está hecha de placas de tronco de agave, recubiertas de una piel de asno y armada con cuerdas de áloes.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7810/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 81k
Légende La fortaleza de Paramonga vista de la costa.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7810/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 329k
Légende Fortaleza de Paramonga vista desde lo alto de los últimos contrafuertes de la cadena marítima.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7810/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 295k
Légende Red, especie de franja, añadida a una camisa de mujer, cubriendo los muslos hasta la altura de la rodilla, encontrada en el arenal de Paramonga. (Reducción a la quinta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7810/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 110k
Légende Camisa encontrada en el arenal de Paramonga (las hojas que aparecen en las bandas están en la trama). (Reducción a la novena)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7810/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
Légende Fragmento de sudario encontrado al pie del cerro de la Horca. (Reducción a la novena)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7810/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 195k
Légende Camisa encontrada en el arenal de Paramonga. (Reducción a la Octava)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7810/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 272k
Légende Objetos encontrados en Paramonga, al pie del cerro de la Horca.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7810/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 261k
Légende Cinturón de mujer, desenterrado al pie del cerro de la Horca. (Red. a la octava)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7810/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 220k
Légende Cinturón de mujer, desenterrado al pie del cerro de la Horca. (Red. al cuarto)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7810/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 152k
Légende Camisa encontrada al pie del cerro de la Horca. (Red. al tercio)Tejidos hallados en túmulos al pie del cerro de la Horca.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7810/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 486k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr