Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Perú y Bolivia. Relato de viaje

 | 
Charles Wiener

Primera parte. Relación del viaje

IV Baños de mar al sur de Lima. Miraflores, Chorrillos. Excavaciones en Chorrillos. La hacienda de San Pedro de Lurín. Los coolíes chinos. Las ruinas de Pachacamac. Excavaciones en las necrópolis

Texte intégral

1Después de descansar algunos días, dedicado a catalogar mis objetos, a redactar mi informe al ministerio y a reponer mis fuerzas, me dirigí a Pachacamac.

2Este santuario está situado a seis leguas al sur de Lima, a orillas del río Lurín. Se recorre la mitad del trayecto, hasta Chorrillos, por vía férrea. Allí se monta a caballo, y luego de atravesar un desierto de tres leguas, se llega a la hacienda San Pedro. Las ruinas tan famosas bajo el nombre de castillo y templo de Pachacamac se encuentran en tierras de esa propiedad. Partí de Lima acompañado por el señor Jean Krüger, hermano del cónsul general de Austria, que conocía al propietario, don Vicente Silva, y tuvo a bien presentarme a fin de facilitar mi labor.

3En Chorrillos fueron ensillados tres excelentes cabalgaduras, en tanto que la señora Krüger nos preguntaba con insistencia si estábamos bien armados; se decía que el arenal entre Chorrillos y Lurín estaba asolado por una banda de ladrones negros que habían matado a dos pobres mujeres que se dirigían pacíficamente al villorrio de Pachacamac. El rumor resultó verdadero, pues durante mi permanencia en esos parajes se persiguió a los bandidos, matándose a tres o cuatro de ellos, en tanto que el resto de la gavilla se dio a la fuga y fue a ejercer su mal oficio en otra parte.

4Pasamos luego de la partida por las puertas de la hacienda de Villa, una de la propiedades industriales más hermosas de la costa. Esta explotación azucarera pertenece a una de las familias más justamente respetadas del Perú, los Goyeneche.

5Durante más de una hora avanzamos al paso, ya que los caballos se hundían en la arena hasta por encima de la cuartilla, y luego seguimos por la playa. El terreno era firme y los animales nos llevaron a un triple galope. A nuestra derecha el negro y agitado mar; a nuestra izquierda el desierto amarillo: ¡Qué espectáculo tan lleno de carácter, pero también qué revelación! El paseo de Chorrillos a Pachacamac es en verdad un juego; sin embargo, tan pronto como se avanza por el litoral y se aprende a conocer el terreno, se adivinan las dificultades particulares que opone a quien quiere conquistarlo o gobernarlo. El hombre en quien recae la tarea de administrar una región que desea conquistar para la civilización, después de haberla sometido por las armas, debe pensar o decir como tesis general: “Háganme buenos caminos, y yo os daré una buena administración”. Y precisamente nada más difícil que la construcción y mantenimiento de caminos practicables en estos territorios.

Hacienda de San Pedro de Lurín, propiedad de don Vicente Silva.

  • 1 Los indios actuales se sirven de odres de piel de vaca marina, los que henchidos de aire forman ba (...)

6Por otro lado el océano, que se extiende a lo largo de la costa bajo un cielo sin nubes ni tempestades, océano siempre agitado, aunque se le llame Pacífico, hacía del cabotaje, antes de la llegada de los españoles, algo casi imposible1.

  • 2 Apenas 30 metros en promedio.

7En la inmensa extensión de estas costas apenas si hay dos o tres puntos (Ancón, Santa) donde una bahía permite un abordaje sin dificultad y echar el ancla sin peligro. La costa se eleva por encima del nivel de ese mar inquieto2.

8Una inmensa capa de arena se extiende de sur a norte con un ancho de treinta a cuarenta leguas.

9Interrumpen el desierto en esa triste región algunos torrentes que descienden de la cordillera al océano Pacífico. Los nos de Arica, lea, el Rímac, los nos de Supe, Santa, Moche, etc., aportan a sus márgenes una vegetación tanto más bella cuanto más inesperado el contraste con la desnudez de esos parajes.

10Los viajes por la costa del Perú, considerados fáciles en la estación seca, eran otrora imposibles de julio hasta fines de marzo. Las lluvias de la cordillera, que hinchan los tonentes durante varios meses al año, tornan su paso, incluso hoy, extremadamente peligroso.

  • 3 Hoy se llama indistintamente a esta llanura Lurín o Pachacamac. Cicza de León (1555) no conoce sin (...)

11Hacia las seis de la tarde entramos en el patio de la hacienda de San Pedro de Lurín3.

12Bajo la veranda que rodea el patio de la casa de don Vicente Silva se hallaba una mujer de formas algo opulentas, pero bellas. La manta se había deslizado de su cabeza cubierta por la abundante cabellera de las criollas. Se inclinó curiosa y sonriendo sobre la balaustrada, y respondió con gracia a mi saludo. Una niña de diez a doce años, muchacha por la talla y la mirada, se aproximó a la rampa. Detrás de ella una mulata sostenía en su seno de bronce a un bebe blanco y rosado.

13Bajé del caballo, lo amarré al poste que había al pie de la escalera después de haberle aflojado la cincha y quitado la albarda. El animal se estremeció de contento, y, perdón por este detalle a lo Rembrandt, satisfizo una necesidad corporal.

14En ese momento un chino atravesaba el patio, dirigiéndose a la fábrica. Estaba desnudo como un gusano; portaba una enorme carga de paja amarillecida de caña de azúcar, y se había puesto sobre la cabeza y la espalda un trapo que, por lo general, debía servirle de hoja de parra.

15Se detuvo frente a mi cabalgadura, y, sin más trámite, hizo como ella. Luego continuó tranquilamente su camino. Mis ojos se dirigieron maquinalmente del chino a la joven mujer de la veranda, a la muchacha vestida de blanco y envuelta en una púdica manta; ellas me sonreían con la sonrisa natural y afable de la criolla del Perú, y comprendí, con un estremecimiento, que la desdichada bestia de carga que acababa de pasar por ahí con su atado de paja no tenía que ocuparse más de la etiqueta que mi alazán andaluz; comprendí desde entonces lo que era un coolíe chino, y, sonriendo como la patrona, subí los peldaños de la escalinata, toqué la mano blanca de mi huésped, quien me aseguró que podía considerarme en la casa, cuyo dueño volvería de un momento a otro, como en la mía.

16Mi habitación estaba ya lista, mi caballo en el pastizal, la señora de la casa me hizo ofrecer cigarros y encendió por su parte un cigarrillo. Caía la tarde, dulce y embalsamada, y los ruidos de la fábrica cesaron, la campana de la capilla tocó el angelus, y, en el crepúsculo, vi las sombras chinas, el ganado de hacía un momento, volver al establo en silencio, acompañado por guardias con látigo en la mano y por un mayordomo a caballo con revólver en el cinturón.

17Para vigilar a ese ejército de trabajadores hay de modo permanente un destacamento de diez soldados en la hacienda.

18La palabra ejército es adecuada, pues los chinos utilizan para podar la caña una herramienta llamada machete, que tiene la longitud de un cuchillo grande y el peso de un hacha. Es un arma terrible, que de vez en cuando amenaza a los hacendados, amos detestados por los chinos.

19El ascendiente moral de los blancos, apoyado por buenas armas de fuego, Remingtons de catorce tiros, impide toda revuelta, la misma que sin embargo es una amenaza latente.

20El pelotón de salvador, comandado por un teniente coronel y un capitán, ofrece un aspecto pintoresco. Uniformes variados, pantalones de fantasía, túnicas de artilleros, kepis de soldados de línea, ningún calzado; a veces, en ese traje ridículo, algunas reminiscencias militares: he ahí lo que da a esos soldados un aspecto que por cierto no deja adivinar su valor muy real, su coraje y su comprobada furia.

21Son grotescos o terribles esos hombres morenos de músculos de hierro, de aire melancólico y andar pesado. He visto un día esos hombres en el fuego del combate; entonces sus ojos se encendían, su rostro bronceado se iluminaba con los reflejos de una aurora de sangre, y vi caer algunos en los que la sonrisa guerrera no se apagó sino con la última imprecación en el estertor de la agonía.

22Don Vicente Silva me trató muy cortésmente y el primer día me sirvió de guía en las antiguas ruinas.

23Mucho se ha dicho y escrito al respecto en el Perú. Los judíos han tenido Jerusalén, los musulmanes su Meca, los indios su Benarés, los indígenas del Perú su Pachacamac.

24Sin embargo, por predispuestos que hayan estado algunos autores en favor de los autóctonos, por adelantados que los hayan presentado en la vía de la civilización, uno se queda asombrado ante la imponente majestad de las ruinas: han sabido en verdad sacar partido de sus dominios. Comprendieron que la colina en terrazas era un magnífico pedestal para el edificio; que, a esa altura, un templo que dominase la ciudad sería más grandioso que la torre más elevada en la llanura.

25Los maestros indígenas dieron prueba, desde el punto de vista de la utilidad pública y del arte, de esa habilidad en aprovechar el terreno.

26Recuérdese la naturaleza particular de la costa del Perú, desierto interrumpido por una serie de oasis. La línea de separación entre la vegetación más abundante y la aridez absoluta parece haber sido trazada en la arena con una punta de acero. Ninguna transición, el cambio es repentino. En los terrenos arables, no se encuentra ninguna ruina incaica.

27Antes de la invasión de los conquistadores, se aprovechaba en la costa cada pulgada de tierra que pudiese producir alimentos para los habitantes. Es por eso que se asentaron las ciudades en los confines de los oasis. Hemos citado más arriba, en tal orden de ideas, los restos de construcciones antiguas sobre las vertientes arenosas del cerro de Punta Piedra, no lejos de Ancón, limítrofe con el fértil valle de Infantas. El desierto de arena que se extiende al sur de Lima, en medio del cual se hallan los baños de mar de Chorrillos, limita por el sur con el río de Lurín. En la margen norte del torrente no crece la menor hierba, en tanto que en la meridional la llanura de Lurín es un espléndido oasis en que se encuentran las dos pequeñas ciudades de Pachacamac y de San Pedro de Lurín, y las dos haciendas de San Pedro y de Buena Vista.

28En toda esta planicie no hay más que un lugar, especie de lengua arenosa que se extiende de la playa hacia el interior, en que hay ruinas, las de Manchay. A algunos pasos del río que alimentaba la ciudad se ven las ruinas de Pachacamac, que la gente de la zona llama hoy en día la Mamacona.

29Manchay se compone de dos enormes palacios rectangulares cuyo plano hemos levantado. Los muros se hallan, en algunos sitios, a ras del suelo. El número considerable de piezas que hemos encontrado en uno de los palacios, y la disposición general en salas enormes, nos inducirían a pensar de buena gana que estaríamos ante algo así como un parador de caravanas.

30El segundo edificio parece no haber tenido divisiones, y no consiste sino en un gran recinto con una sola puerta que da hacia el este. En el interior, ninguna división. Nos ha sorprendido el espesor de los muros y el carácter particular del aparejo, que difiere esencialmente de los muros vecinos.

31No bien se ingresa a Pachacamac, uno comprende que no se está, en absoluto, en presencia de una ciudad construida al azar. No hay allí calles que tan pronto se ensanchan como se estrechan, al gusto del individuo. En ningún sitio esas plazas irregulares que vemos por doquiera en el viejo mundo. El día en que, bajo los incas, se colocaba la primera piedra de un edificio en el emplazamiento destinado a una ciudad, se había trazado ya por anticipado el plano de conjunto.

Plano de las ruinas de Manchay, entre los pueblos de Pachacamac y de Manchay. (Escala 0.1 m. por 20 m.)

32El fundador situó, en la montaña más alta de las tierras de Pachacamac -desde cuya cima se domina por un lado el mar y por otro la llanura-, el templo del Sol, y luego transformó la montaña en un monumento arquitectónico; los trabajos de nivelación, algunos de los cuales conservan sus paramentos, le han dado las formas regulares características de la obra humana.

33Sobre las eminencias restantes se levantan las ruinas de monumentos públicos, pues es evidente que esas vastas construcciones no pueden haber sido habitadas por particulares.

Templo del Sol, en la cumbre, y palacio su ruinas, en el llano de Pachacamac.

34También ellas se escalonan en terrazas; las vertientes de los montículos presentan así formas perfectamente regulares; por ello su base resulta rectangular, y los lados, paralelos a las construcciones que se hallan en los niveles bajos, están separados por calles, o si se quiere, por pasajes de cuatro a cinco metros de ancho, lo cual era suficiente, ya que las casas no tenían más que cuatro metros de alto; hay que recordar también que la locomoción en esta antigua sociedad se efectuaba exclusivamente a pie.

Galería central en la ciudad antigua de Pachacamac.

Palacio en ruinas de Pachacamac (fachada este).

Dintel de una puerta de la fachada norte del mismo palacio.

35Esas galerías van a dar a patios o plazas rodeadas de muros bastante elevados.

Plano de un palacio de Pachacamac. (Escala de 0.01 por 9 m.)

36Un monumento aislado de los otros atrajo sobre todo mi atención, pues tenía un sello original. Las jambas de los nichos y de las puertas eran inclinados; sobre la fachada este del palacio se advierten pilares que se ensanchan en la parte superior, de modo que ofrecen el aspecto de senos de mujer: antes de la destrucción de las cabezas, eran cariátides.

Sepultura en la gran necrópolis de Pachacamac, luego de ser puesta al descubierto, vista del borde.

Torteras de terracota, halladas en el arenal de Pachacamac.

Bandelela frontal, dibujo en la trama, en una sepultura al pie del templo del Sol. (Red. al tercio)

Cinturón hallado en las sepulturas del arenal de Pachacamac. (Dibujos en la trama)

37Desgraciadamente el genio destructor que pasó por allí fue tan poderoso, y su obra casi tan completa, que si es fácil adivinar ante esos montones de ruinas el pasado esplendor, hoy se hace en cambio difícil formarse una idea exacta del aspecto antiguo, de la economía general y de la finalidad particular de los monumentos.

38Se pueden distinguir sin embargo en Pachacamac tres grupos de edificios: los santuarios, la ciudad propiamente dicha y una serie de construcciones que, por la simplicidad de su aparejo y las dimensiones de las piezas, sugieren a la vez la humilde condición de los moradores y su gran número: se trataba de posadas.

39Las sepulturas que abrí en Pachacamac no contenían sino momias de gente modesta envueltas en tejidos de algodón, y que no tenían consigo, en la vida eterna, sino un poco de maíz en un mate. El número de momias de niños pequeños era más del doble del de adultos en las tumbas que excavé. El azar llevó mis investigaciones a barrios antiguos, y retiramos pocos objetos en buen estado. La mayor parte de nuestros hallazgos se deshacía en nuestras manos. Dibujé los objetos a medida que los poníamos al descubierto, temeroso de perder irreversiblemente el original sólo con tocarlo.

Telar con tejido no terminado, en una sepultura del arenal de Pachacamac. (Red. a la quinta)

  • 4 Hemos encontrado una serie de granos en jarras, cestos, calabazas, saquillos; y es bastante curios (...)

40No obstante, si desde el punto de vista material la cosecha4 no fue en absoluto satisfactoria, las excavaciones exitosas me permitieron constatar que tres necrópolis distintas correspondían a otros tantos grupos de ruinas: la de los santuarios al sur del gran templo, sobre una vasta meseta formada por la última terraza que domina la ciudad [cité]; la de la ciudad sobre una meseta aislada, rodeada de muros y provista de divisiones; la de las posadas, en fin, a doscientos metros al noreste de las ruinas de la planicie, en las arenas. Fuera de estos tres grupos principales, se encuentra una serie de mausoleos en medio de las ruinas, mausoleos que han sido excavados y demolidos desde hace mucho tiempo por los españoles, ávidos de tesoros, en pos de los cuales abandonaron la vieja España y arriesgaron de modo tan aventurero su vida.

Cinturón hallado en el arenal de Pachacamac, dibujo en la trama. (Red. a la quinta)

Objetos encontrados en el arenal de Pachacamac.

Tejidos encontrados en las sepulturas de Pachacamac. (Red. a la mitad)

Tejidos hallados en las excavaciones de Pachacamac (necrópolis al pie del templo del Sol).

  • 5 Miraflores y Chorrillos Figuran por primera vez en un mapa en 1713. Frézier (Rélat. du voy., etc) (...)

41Dejé Pachacamac después de once días; al regreso me detuve en Miraflores y Chorrillos5, a fin de tomar algún descanso.

42Miraflores, como ciudad de diversión y estación balnearia, es de creación muy reciente. El señor Guillermo Schell, director de exportación del guano por largos años, príncipe de las finanzas en el Perú, ha transformado por completo el antiguo villorrio de pescadores que había en este sitio. Hoy Miraflores es un lugar de residencia encantador con sus villas coquetas, amobladas según la última moda de los salones parisinos, con sus plazoletas cuadradas y sus avenidas. Los habitantes forman una pequeña colonia casi exclusivamente europea, que lleva, en este rincón del Perú, una vida de familia exenta de placeres bulliciosos, de corridas de toros, de motines, de grandes idas y venidas, e incluso, en su mayor parte, de sirvientes negros y domésticos amarillos.

43Chorrillos es una de las ciudades de baños más agradables del Perú.

44La primera está situada sobre una ancha terraza en medio de la vertiente de un acantilado que reposa sobre una lengua de tierra. La playa se halla a ciento cincuenta metros más abajo.

45Los ranchos o villas, a veces de una gran elegancia y de una riqueza de tonos digna de nota, forman calles estrechas y en curva. El estilo y los colores traen recuerdos moriscos en plena América. Las aceras, así como todas las casas, son de madera. Un paseo, el Malecón, ofrece al atardecer un espectáculo encantador, todo el mundo va allí a escuchar una música militar más o menos perfecta. Los negros, en cuclillas, miran pasar y repasar a las señoritas. Tienen un cigarrillo en la boca, y otro, de reserva, puesto en su lanosa peluca encima de la oreja. Los cabellos les sirven también de depósito para cerillas y mondadientes.

Huaca en una duna de Pachacamac.

  • 6 He encontrado montones de vasos rotos y de osamentas, pero ninguna momia completa, seis torteras i (...)

46Unas huacas, unas centenas de metros al norte, me parecieron más interesantes que la ciudad. Realizé una excavación pero me dio sólo resultados mediocres, aun cuando me permitió ver, como consecuencia de un derrumbe, un corte de esos mausoleos colectivos, amontonamiento curioso de sepulturas6.

47Miraflores y Chorrillos están situados al borde de un mismo acantilado que, describiendo una vasta curva, forma la punta del Callao, que se ve al norte. Cuando hace buen tiempo se distingue desde esas dos pequeñas ciudades el bosque de mástiles del gran puerto, desde donde proseguí mi viaje, algunos días después de mi regreso de Pachacamac, hacia el norte, hacia el país de las razas Yungas y los dominios de los príncipes Chimús.

Notes

1 Los indios actuales se sirven de odres de piel de vaca marina, los que henchidos de aire forman balones que no pueden sumergirse. Varios de ellos, reunidos, constituyen una especie de balsa, como las que se pueden ver a menudo al desembarcar en Supe, en Huanchaco, en Casma, etc. Nos parece probable que este aparato, asaz primitivo, incómodo y que ofrece pocas garantías de solidez, debió ser el único que conocían los indios autóctonos.

2 Apenas 30 metros en promedio.

3 Hoy se llama indistintamente a esta llanura Lurín o Pachacamac. Cicza de León (1555) no conoce sino Pachacama. Garcilaso escribe Pachacamac. Fue bajo el reinado de Pachacutec que esta región fue sometida a los incas, y antes estuvo bajo la dominación de un cacique llamado Cuismancu (Ver Garcilaso, Comentarios, parte I, Lib. VI, cap. XVII y XXIX a XXXI).

4 Hemos encontrado una serie de granos en jarras, cestos, calabazas, saquillos; y es bastante curioso, quizás algo único, poner así a descubierto en el siglo xix comidas completas servidas en el siglo xvi.
Podemos decir que en Pachacamac se utiliza por lo general, para enterrar a los muertos, pozos y no la huaca que forma un túmulo.
Por tres huacas muy pequeñas que encontramos, había al menos mil pozos que han sido excavados desde hace tres siglos, y en los cuales yacen algunos cráneos, cubiertos por un musgo pálido y raquítico, y algunas tibias porosas y pedazos de sudarios, indicando el emplazamiento de la tumba que fue vaciada. Un gran número de pozos se hallan aún abiertos, y se abren otros todos los días. Hice exacavar y en parte demoler una huaca, y debo decir que no creo que esos monumentos hayan sido desde el comienzo tal como los vemos hoy día. La huaca que hice demoler era una inmensa caja de base rectangular. Nos parece que se debió alzar la pared exterior cuando una capa de muertos obligaba a los constructores a elevar el nivel de la colmena mortuoria.
Un cierto número de pozos se asemeja a ranchos.
Cuatro postes o cuatro muros sostienen los techos.
Hay dos o tres vigas cubiertas por una techumbre de cañas.
Los pozos de los pobres no tienen muros ni postes. A más o menos treinta centímetros por debajo del suelo hay un círculo de piedras no desbastadas unidas con arcilla. Este círculo indica los contornos del foso. Las hay rectangulares, pero su número es limitado.
Nos parece, de acuerdo a las excavaciones que hemos realizado, que los muertos fueron enterrados en una u otra de las necrópolis indicadas más arriba, según su posición social; en la terraza abajo del templo se enterraba seguramente a los grandes señores de Pachacamac. los sacerdotes y sus asistentes; en el recinto reservado a los habitantes de la ciudad, y en las arenas, a los numerosos peregrinos que acudían al lugar. Ello se infiere a partir de los diferentes tipos de vestido que hemos hallado en los diferentes sitios, y de los diferentes modos con que se vestía a los muertos. Estas diferencias de detalle parecen indicar ciertos usos y costumbres locales. Notemos el hecho de que en Pachacamac, sobre una cincuentena de momias que descubrimos, no encontramos ningún ídolo, en tanto que en Ancón no sólo los adultos sino también los niños tenían uno, y a veces varios. Los cestos que contenían herramientas o útiles de grabajo son semejantes a los de Ancón, pero apenas si estaban llenos. Recogimos en este sitio 96 objetos, entre los cuales hay que citar lo siguiente:
Esculturas de madera.- Torteras, 22; cabezas postizas, 2; armas, macanas, 6; cetro adornado en el extremo superior con un indio arrodillado sobre una rodela, el bastón ha sido vaciado a lo largo de 16 centímetros y presenta en esa parte el aspecto de cuatro pequeñas columnatas circulares superpuestas (pieza única).
Trabajos de metal.- Depiladores, 7; anillos, 9; brazaletes de plata, 1, de oro 1, de cobre repujado 3.
Trabajos de hueso.- Flautas, 2; un brazalete de dientes humanos, un collar de coral y otro de granos de chirimoya.
Tejidos, 8, de los cuales tres de una notable belleza (nada de Gobelinos) atados a cañas semejantes a pequeñas banderas. Las momias estaban en mal estado.
Bibliografía.- Templo de Pachacamac cerca del río Lurín: Castekau, Journal d'Osery, LIV, p. 79. Lorente, Hist. de la conq. del Perú, lib. П, cap. П, p. 89; cap. Ш, p. 108. Cieza de León, Chronica del Perú, cap. L, pág. 403, col. 2. Historiadores primitivos, tomo II, Pachacamac. Garcilaso, Coment. Real., lib. I, cap. Ш, p. 27, el. 2. Invocación de los indios a la divinidad. Garcil, ibid., lib. I, cap. IV, p. 38, col. 2 Calancha, Chronica moralizada, etc. lib. П, cap. XIX (en la época antiespañola esta provincia se llama Uma).
Templo del Dios Invisible Pachacamac en el valle del mismo nombre, construido antes de la llegada de los quichuas del imperio del Cuzco, y la reunión del territorio de los yungas del norte al estado del Curaca Cuismancu, a título de feudo del imperio inca.
Ulloa, Res. Hist., L IV, 70, p. xlii. La fortaleza es de hecho un teocalli, cuyos cimientos son de revestimientos rectos y anteriores a los quichuas. Ulloa,Noticias americanas, entret. XX, p. 256 a 263.

5 Miraflores y Chorrillos Figuran por primera vez en un mapa en 1713. Frézier (Rélat. du voy., etc) los incluyó en su plano del Callao y alrededores. Sucede lo mismo con la Magdalena, otra pequeña ciudad balnearia.

6 He encontrado montones de vasos rotos y de osamentas, pero ninguna momia completa, seis torteras interesantes, así como algunos cráneos.

Table des illustrations

Légende Hacienda de San Pedro de Lurín, propiedad de don Vicente Silva.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 299k
Légende Plano de las ruinas de Manchay, entre los pueblos de Pachacamac y de Manchay. (Escala 0.1 m. por 20 m.)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 99k
Légende Templo del Sol, en la cumbre, y palacio su ruinas, en el llano de Pachacamac.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 209k
Légende Galería central en la ciudad antigua de Pachacamac.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Légende Palacio en ruinas de Pachacamac (fachada este).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 129k
Légende Dintel de una puerta de la fachada norte del mismo palacio.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 45k
Légende Plano de un palacio de Pachacamac. (Escala de 0.01 por 9 m.)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 127k
Légende Sepultura en la gran necrópolis de Pachacamac, luego de ser puesta al descubierto, vista del borde.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 87k
Légende Torteras de terracota, halladas en el arenal de Pachacamac.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 38k
Légende Bandelela frontal, dibujo en la trama, en una sepultura al pie del templo del Sol. (Red. al tercio)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
Légende Cinturón hallado en las sepulturas del arenal de Pachacamac. (Dibujos en la trama)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 303k
Légende Telar con tejido no terminado, en una sepultura del arenal de Pachacamac. (Red. a la quinta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 256k
Légende Cinturón hallado en el arenal de Pachacamac, dibujo en la trama. (Red. a la quinta)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 159k
Légende Objetos encontrados en el arenal de Pachacamac.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 152k
Légende Tejidos encontrados en las sepulturas de Pachacamac. (Red. a la mitad)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 445k
Légende Tejidos hallados en las excavaciones de Pachacamac (necrópolis al pie del templo del Sol).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 246k
Légende Huaca en una duna de Pachacamac.
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7809/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 150k

© Institut français d’études andines, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

open access

Offert par L’éditeur de ce site

Acheter

Volume papier

amazon.fr