Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Visiones del desarrollo en las comunidades

 | 
Fabiola Yeckting Vilela

Tercera parte. De-construcción de los proyectos de desarrollo

Capítulo 3. Proyectos de Apoyo a la Microproducción Agropastoril (PAMPA)

Texte intégral

1. Contexto de la formulación y ejecución del Proyecto PAMPA I

1Durante el gobierno de Alan García (1985-1990) se originó una fuerte ola de movimientos sociales y protestas por la situación en el campo. Los factores que coadyuvaron al fortalecimiento de la organización campesina fueron, entre otros:

«(1) el apoyo que ésta recibiría de la Iglesia sur-andina; (2) la progresiva radicalización de las ligas agrarias formadas por el régimen velasquista; y, (3) la presencia de activistas de la Confederación Campesina del Perú» (Rénique, 1999: 304).

2El modelo de las empresas asociativas del gobierno militar de Velasco para disminuir la desigualdad social y resolver las contradicciones entre las haciendas, las comunidades y las parcialidades, había fracasado, por ello la organización campesina se fortalece para impulsar la transformación de su situación política.

3El gobierno de García, ante la demanda social, declara el proceso de reestructuración de la propiedad e impulsa la titulación de las comunidades.

  • 1 Vocablo quechua que quiere decir «hablar para tomar acuerdos». Fueron asambleas en las cuales conv (...)

4Además retoma el discurso sobre la valoración de la organización comunal y reafirma la identidad y pertenencia a la misma, reconociendo el fracaso del modelo productivo de la Reforma Agraria y la crisis de las empresas asociativas a través de los RIMANAKUY1. Como parte de la propuesta política aceptó además los problemas de posesión, propiedad y conflicto al interior de las comunidades.

  • 2 En: Rimanakuy ‘86. Hablan los campesinos del Perú: Piura, Huancayo, Cusco, Puno, Pucallpa, 350 p.; (...)

«Son ustedes la expresión más genuina del Perú y me trato con ustedes de Presidente a Presidente porque cada uno de ustedes es tan presidente como yo».2

5Efectivamente, en ese contexto García se presentaba como el presidente que atendía al campesino y a su situación. Además de sus gestos y de su retórica campesinista, García instituye el Banco Agrario, brindando créditos agrarios que fueron poco claros en sus objetivos, pero aumentaron la popularidad del gobierno aprista, convirtiéndose en parte de la estrategia del gobierno de García.

6Además su gobierno reordena los departamentos creando las microregiones que constituyeron espacios delimitados en base a características socioeconómicas homogéneas. En las sedes de las mismas funcionaron las oficinas microregionales. La CORPUNO implementó unidades desconcentradas de gestión y administración para conducir un programa de desarrollo específico de cada ámbito. Fue la CORPUNO la que tuvo a su cargo la gestión de los primeros años de PAMPA.

7En este contexto aparecen de forma cada vez más contundente las columnas armadas de Sendero Luminoso que amenazan no solo la estabilidad de la estructura organizativa comunal, sino también el trabajo de promoción del Estado y de las ONGs en el campo. Para poder defenderse de sus amenazas, en el trabajo de las ONGs y de los proyectos de desarrollo se creó la necesidad de establecer alianzas con otras instituciones defensoras de los Derechos Humanos, los partidos políticos y las iglesias, entre quienes se comienza a gestar una definición propia del desarrollo rural (Cazasola, 1999) lejana de la concepción de destrucción de toda forma de modernidad de este grupo armado. En la denominada década de la violencia, los informes e investigaciones acerca del desarrollo rural en distintas áreas rurales de los espacios altoandinos y amazónicos, la presencia de los grupos senderistas y su secuela de atentados se consideran como un obstáculo al desarrollo rural (Mayer, 1990) por la incidencia en las condiciones de producción y de vida de la población rural.

  • 3 Al respecto, Rénique (2004) postula que la lucha que las organizaciones sociales, comunales y polí (...)

8En un clima de violencia generalizada, Sendero Luminoso incentivó las acciones radicalizadas en contra de la propiedad y la modernización de la producción. Su proyecto político era desaparecer toda forma de producción moderna que estuviera más allá del modelo de autosubsistencia. Los ataques violentos ejecutaron acciones que aceleraron la destrucción física de las empresas asociativas, obligando a que sus titulares recurran a las fuerzas policiales o militares. Sus acciones propiciaron una fuerte politización de las áreas rurales y la movilización campesina. El proceso se articuló en medio de una verdadera batalla por Puno (Rénique, 1991; 1992; 2004)3.

  • 4 «Precisamente dicho arraigo es lo que lleva a la Federación Campesina de Puno a hacerse cargo prim (...)

9La idea del Proyecto PAMPA I (Programa de Apoyo a Microproyectos Agropastoriles) surgió en el momento en que García buscaba afianzar su presencia política entre el campesinado puneño haciendo frente al problema de emergencia climática que se había presentado con las fuertes sequías de los años 1982 y 1983, y respondiendo con una propuesta de intervención a los representantes del PUM (Partido Unificado Mariateguista), que aliados con un sector de la Iglesia demostraban fuerte arraigo entre la población campesina4.

10A partir de la sequía se piensa en diseñar proyectos de gran envergadura con énfasis en la infraestructura de riego, almacenamiento de agua y producción en la zona altiplánica de Puno, sobretodo en Azángaro, en Lampa y muy secundariamente en Ayaviri. Estas iniciativas que parten de la intervención del PUM como organización política y de un sector de la Iglesia, fueron los antecedentes locales de lo que luego sería el Proyecto PAMPA, que se concentró en Azángaro en su primera fase.

  • 5 Entrevista con Víctor Caballero (23 de julio de 2004).

«Pero eso obedecía —como te digo— a que la sequía de los años 1982 y 1983 hizo pensar que la estrategia más adecuada en una emergencia era reactivar productivamente esta zona y de generar una suerte de obras de infraestructura de riego, planes de cultivo, planes de crianza que permitieran soportar mejor los efectos climáticos. La particularidad de este fenómeno está en que por primera vez la Federación Campesina de Puno fue ejecutora del programa y de alguna manera lo interesante de esos proyectos fue que generó una relación amigable entre las organizaciones campesinas, la Federación de Campesinos y los proyectos»5.

  • 6 Además agrega que cuando asumió el gobierno regional se produce una transferencia de proyectos esp (...)

11Según Caballero, lo que quedó —terminada la emergencia— fue un conjunto de obras que en 1990 ya no estaban operativas; es decir, habían sido abandonadas. Sirvieron solamente para la emergencia u otros y ya no eran parte de la comunidad campesina. También afirma que luego viene la sequía de 1991 cuando se estaba en la fase final del diseño del Proyecto PAMPA6.

  • 7 Ecus fue la moneda emitida en España y los países de la Comunidad Económica Europea entre 1991 y 1 (...)
  • 8 2,5 millones serían aportados por CORPUNO y 4 millones sería el valor del aporte de mano de obra d (...)

12Un primer acuerdo con la Comunidad Económica Europea (CEE) aseguró la disposición de la misma para financiar proyectos productivos en el sector campesino. Los objetivos del convenio comprendieron «aumentar la producción rural (agricultura, ganadería), asegurar las cosechas, aumentar el nivel de ingresos y mejorar las condiciones de vida de la población rural que figura entre las más pobres del Perú, y a reducir el nivel de paro y de subempleo de la zona» (Convenio ALA /88/17. Convenio de Financiación entre la CEE y la República del Perú, s/d). El convenio se firmó por un costo de 27,9 millones de ecus7, de los cuales la CEE aportaría 21,48.

  • 9 Sin embargo, si se revisan los archivos respecto a proyectos productivos con camélidos realizados, (...)
  • 10 Entrevista a Ernesto Sueiro Cabredo (Lima, 7 de marzo de 2003).

13El proyecto consistió en desarrollar programas de capacitación e implementación de la asistencia técnica con la formación de los promotores comunales, además de viabilizar recursos para vender o adquirir bienes tangibles públicos, privados o familiares en torno a diversas actividades del medio rural, agrícolas, pecuarias, de transformación, de tejidos artesanales y la promoción de las mismas. Sus ex miembros al parecer no tenían en cuenta el modelo que conllevaba su categoría de «Proyecto Especial» y sus conductores realizaron sus propias adaptaciones a los modelos aplicados en otros países vecinos. La primera fase del diseño del proyecto se hizo repitiendo los programas PMR y PAC que se habían ejecutado en Bolivia9. A la luz de los años, Sueiro afirma que el proyecto desarrolló una asistencia al desarrollo en un contexto de violencia10, más que potenciar o promocionar el desarrollo social.

14Pero PAMPA I surge en una particular coyuntura política, durante el gobierno aprista con la desaparición de las empresas asociativas y luego de decretar la reestructuración de la propiedad, mientras que en el campo Sendero Luminoso estaba infiltrándose en las organizaciones populares y comunales entre los aimaras y quechuas para llevar a cabo la denominada «guerra popular» y «la lucha armada» como la única forma legítima de llegar al poder (Hinojosa, 1999).

15El proyecto inicial de PAMPA estuvo dirigido al funcionamiento de un programa de emergencia y asistencia dado el contexto social, político y económico. Hacia 1990 se rediseñan sus objetivos como un programa de asistencia productiva y social. Para 1992 se plantea como opción la estrategia de la «Vía Campesina de Desarrollo Rural» directamente emparentada con la Vía Campesina Comunera del PUM en Puno. Se trataba de la apuesta por una opción de desarrollo colectivista, en la defensa de los intereses comunales como propuesta política (Rénique, 1999: 318). Finalmente, en 1993 se refuerza esta última iniciativa, buscando fortalecer la organización productiva comunal para garantizar la transferencia y el desarrollo tecnológico (PAMPA I, 1994a: s/n). Sin embargo, el trasfondo de Pampa sería otro.

«[…] Creado en 1987 con fondo de la Comunidad Europea (25 millones de dólares), el Pampa —como se le conocía en la región— había sido concebido como ‹una fórmula para interponer entre la comunidad y la subversión un elemento ‹no armado›. Un proyecto que permitiese que grupos de técnicos locales, conocedores de la problemática y de su región y de su gente, que en lo posible fuesen conocidos por los campesinos, pudiesen intervenir para ofrecer una alternativa distinta a SL›. De ahí que su práctica tuviese ‹un poco de desarrollo›, un poco de política y un poco de estrategia militar» (Rénique, 2004: 369).

16La administración inicial del proyecto necesitó de un cambio en la gestión del mismo. Este cambio fue decisivo para la proyección de PAMPA que, como proyecto especial, pasa a tener una gestión propia. El proyecto en su fase inicial sufrió serios cuestionamientos por hurtos y malversaciones hasta que:

«En 1990 se produjo una reorientación. Se le definió ‹proyecto especial›. Con estatus autónomo, por ende, aunque dentro del esquema administrativo del gobierno regional. Esto permitió contar con ‹una independencia semejante al de una ONG›. Con personal propio y con una metodología de trabajo que podíamos reajustar y hasta cambiar según nuestro propio criterio» (Rénique, 2004: 370).

17Ese cambio significó la llegada de Ernesto Sueiro Cabrero, quien con su amplia experiencia política se convirtió en adelante en el motor del proyecto, en el dinamizador de las relaciones con las comunidades. El nuevo director nacional asumió el proyecto con la categoría de «Proyecto Especial» dándole autonomía a su gestión administrativa y continuando el trabajo iniciado con las organizaciones comunales, con las cuales ya había estado en contacto como dirigente político.

«Nuestro objetivo —según él— era bien sencillo: que se materializaran los pedidos de las comunidades. Desde el comienzo sabíamos pues que el Pampa no era un proyecto de desarrollo propiamente dicho. En nuestro caso, asistencialismo era claramente lo que había que hacer. La propia Comunidad Europea definió sin rodeos que el sentido de la reorientación del PAMPA era impulsar el retorno del Estado a lo que, en la práctica era una tierra de nadie. Éramos pues una alternativa al llamado a la guerra» (Rénique, 2004: 370).

18La suerte estaba echada y a partir de ese momento correspondió a Sueiro dirigir la estrategia de trabajo de PAMPA. Su lógica fue apoyarse en la organización comunal, buscando su aceptación y el trabajo conjunto con la población. Así eran los propios miembros de las comunidades quienes protegían el trabajo de sus miembros, informando sobre las presencia de columnas armadas y de si había condiciones o no en la zonas para la permanencia de los mismos en las comunidades. Pero a veces el trabajo del proyecto pasó a formar parte de los conflictos que Sendero Luminoso tuvo con los miembros de las comunidades.

«En la localidad de José Domingo Choquehuanca, en junio (1992), la columna había dirigido un ataque sorprendente. Dos volquetes robados al proyecto encabezan a una masa de más de cien personas con bandera y antorchas dando vivas a la lucha armada que se dirige al depósito del proyecto Pampa situado a la salida del pueblo. Vuelan la puerta y proceden a robar la semilla de papa ahí acumulada que estaba lista para ser entregada a las comunidades» (Rénique, 2004: 371).

19Sueiro explica que los miembros de Sendero Luminoso no querían que se repartiese las semillas que la comunidad había pedido al PAMPA, expresando un desacuerdo entre el comité popular senderista en la localidad y la dirigencia de la comunidad. Los miembros del proyecto fueron protegidos por las comunidades, siendo avisados por ellos de las incursiones senderistas. Pero PAMPA se volvió un referente común en las incursiones, en los mensajes y en los ataques de Sendero Luminoso, quienes inclusive en una oportunidad se atribuyeron la autoría de varios atentados, uno de ellos terminó con la vida de uno de sus técnicos. A partir de 1991, las situaciones violentas se vuelven cotidianas para los miembros de PAMPA. En ocasiones el encuentro con Sendero Luminoso podía ser cada vez más atemorizante: el nombre del PAMPA comenzó a aparecer en los macabros letreros dejados al lado de los ajusticiados por el EGP (Ejército Guerrillero Popular).

«Como contraparte, la seguridad del proyecto —de sus funcionarios y sus bienes— residían en última instancia en la simpatía con que fuese visto por la población rural. Si SL hubiese querido —concluyó Sueiro— hubiesen seguido matándonos gente. Con unas 180 personas en el campo, ocho equipos viviendo en pueblos diferentes sin protección, profesionales que vivían en nuestros albergues en Rosaspata, Cojata, José Domingo Choquehuanca, Putina, Asillo, etc., era imposible garantizar la seguridad plena, a nosotros nos protegió la comunidad» (citado por Rénique, 2004: 372).

20Para Sueiro, PAMPA no fue un proyecto de desarrollo propiamente, sino una estrategia para evitar el vacío en el campo, ya que no podía ser selectivo con su población beneficiaria, solo estaba basado remotamente en experiencias previas mas no en proyectos pilotos. Como bien afirma Rénique, Sueiro era militante del PUM quienes habían sido impulsores de la Vía Campesina­comunera del Desarrollo y quienes tuvieron a su cargo los proyectos iniciales de desarrollo, a través de la participación de sus representantes en los programas de emergencia y en los proyectos productivos siguieron impulsando su propuesta política. Pero aún siendo visto como continuador de su política a través de sus equipos de trabajo, él enfrenta la desarticulación del mismo.

«Hacia mi segundo año en el Pampa (1991) —dice— pierdo la convicción de ser parte de un colectivo. Viene luego la segunda ruptura del PUM (1993), ‹que terminó colmando mi paciencia›. Ni siquiera fue necesario que renunciara. Por esos días hasta el propio responsable político departamental del PUM se marchó de la región dejando a su organización descabezada. Y en un agrio final, surgieron disputas por el control de una pequeña ONG auspiciada por el partido y los modestos bienes vinculados a la misma. En esas circunstancias mi opción colectiva pasó a ser el equipo del Pampa. Me sentí realizado dirigiéndolo, lo que no pudimos hacer partidariamente lo hicimos a través de un proyecto financiado por la Unión Europea» (citado por Rénique, 2004: 373)

21Sueiro y sus compañeros aprendieron que, dentro de la agresividad senderista había una lógica relativamente sostenida: no podían ponerse completamente en contra de las comunidades. Y en un momento los miembros de Sendero que amedrentaban a los de PAMPA llegaron a decirles a dos de sus ingenieros: «ustedes engañan al pueblo» y que el PAMPA era una nueva modalidad de engaño (Rénique, 2004: 371). A pesar de los constantes ataques se hace evidente el peso de las comunidades en el respaldo a su trabajo; sin embargo, el conflicto continuó y las amenazas fueron constantes.

  • 11 Entrevista a Ernesto Sueiro, ex director nacional de PAMPA I, 2003.

«Lo que hubo fue un amedrentamiento psicológico, secuestraban a nuestra gente y obviamente la gente quedaba muy trastocada, alguna gente la hemos tenido que sacar a Arequipa y durante semanas para tener tratamientos psicológicos, psiquiátricos y descanso, pero no nos volvieron a matar a nadie. Pero lo que sí hacían era dinamitar nuestros locales, el local en la ciudad de Puno, nos lo dinamitaron dos veces… pero básicamente Sendero nos dinamitó el local, el gran complejo que se había construido en un distrito que se llama José Domingo Choquehuanca que queda en la estación Pucará, por donde pasa el tren de Puno a Cusco. Allí fue que mataron a las personas y quemaron las cosas, luego nos han dinamitado el local en Azángaro, el local en Huancané, nos han dinamitado hasta tres carros, nos robaron motos varias, el seguro nos la reponía, en fin. Entonces hubo intermitentemente una acción, pero lo que está claro es que fue una acción, primero que no nos sacó del campo, esas acciones nunca llegaron a sacarnos, lo que nosotros hacíamos en el momento más duro de la presencia de Sendero, era diariamente estar, nosotros teníamos un sistema de radio en carro y en los locales de tal manera de poder saber convocatorias a paros armados, por ejemplo, para ese día replegar a la gente, pero volver luego del paro armado para seguir manteniendo presencia…»11.

22La firma del convenio que dio inicio a PAMPA se remonta a la década de 1980 durante el gobierno de Alan García. Al respecto recogimos dos versiones: la primera sostiene que su diseño fue necesario debido a las fuertes temporadas de sequía que sufrió el departamento en 1982 y 1983 y que afectaron los aspectos productivos y los servicios de salud, producción y educación. La segunda es aquella que basa el acuerdo en la necesidad de contrarrestar en el campo el vacío de poder que propició la presencia de Sendero Luminoso y que más adelante aprovechó para incursionar entre los miembros de las comunidades de las áreas rurales del altiplano, como ya lo había hecho en Ayacucho (Rénique, 1992), afectando a su vez las condiciones de vida de las mismas. PAMPA I fue ejecutado en el marco del Convenio ALA /86/1 y comenzó sus labores en abril de 1987.

2. Estrategias de trabajo del Proyecto PAMPA I

23La estrategia de un proyecto se puede definir como un plan para justificar, determinar y coordinar las distintas actividades del mismo. Ya que existen diferentes y variadas maneras de alcanzar una meta u objetivo, es de suma importancia la elección de la estrategia (Nolan, 2002: 94). Las estrategias también implican los términos de negociación y de interacción con el grupo social con el que se va a trabajar. A su vez, sirven para establecer en el marco de qué políticas estamos hablando y cómo son implementadas.

24El tipo de negociación surgido entre los agentes responsables de las políticas y las comunidades de desarrollo o comunidades de base son el marco de la implementación de los proyectos de la cooperación internacional y de las relaciones de poder tejidas en el vínculo local entre los diferentes actores en el área rural.

25La estrategia también revela la forma en que se aborda la problemática rural, que va a ser intervenida, así como los presupuestos de desarrollo que están detrás de sus actividades. En el contexto político del año 1988 la estrategia de los proyectos de desarrollo sirve para fortalecer la situación del campesino y del pastor que acercan la cooperación y el acuerdo bilateral a la necesidad de impulsar la dimensión organizativa y técnica productiva. A partir de 1991, la estrategia de trabajo incorpora las primeras nociones de sistemas de evaluación de indicadores de desarrollo y los postulados de expansión de las capacidades y de las habilidades. Se intenta el trabajo directo con las organizaciones productivas y se continúan con el enfoque de las necesidades básicas para el trabajo con mujeres, aunque intentando plasmar el enfoque de equidad de género.

  • 12 Para una definición del DRI, véase el capítulo 1.

26Sin embargo, es importante señalar que en la base del diseño de estos proyectos estuvo la propuesta del Desarrollo Rural Integral (DRI)12. PAMPA I y PAMPA Puno II tuvieron la influencia del enfoque de Desarrollo Rural Integral, es decir de los proyectos de desarrollo con impacto tanto económico como político, con énfasis en el crecimiento económico que fueron denominados como «Proyectos Especiales». Por esta razón abarcaron un conjunto de objetivos en los frentes productivos del sector agropecuario, además de la capacitación, los servicios básicos, la implementación de las infraestructuras y el cuidado del medio ambiente.

27En PAMPA I uno de los principales objetivos que se atendió fue el de la superación de la pobreza y ayudar en la generación de ingresos. Sobre la base de esta propuesta se definen como objetivos principales: el fortalecimiento de la organización productiva comunal; garantizar la transferencia y desarrollo tecnológico (PAMPA I, 1994a: s/n); el aumento de la producción y productividad rural; participar en el incremento del nivel de ingreso familiar; contribuir a la recuperación y protección de medio ambiente; y, coadyuvar a las acciones de desarrollo que propugna el gobierno regional y las microrregiones.

28Los proyectos implantaron el trabajo comunal, bajo la modalidad de «la mano de obra no calificada»; es decir, el aporte de fuerza de trabajo de la comunidad en las actividades de construcción de las infraestructuras. En proyectos similares como el PRODERM se argumentó que la mano de obra gratuita respondía a la institución del ayllu, según sostuvieron. Cada ayllu tiene una jerarquía de autoridades cuya cabeza máxima es el envarado o comisario, quien coordina sus acciones y está al servicio del presidente de la comunidad (Del Carpio, Cavassa & Gómez, 1991: 116).

29Esta institución sirvió como estrategia para el desarrollo de los proyectos en al área andina y para sus trabajos. En estas labores trabajaron por igual hombres y mujeres de las organizaciones comunales, entre los cuales también se encontraron los clubes de madres y comedores populares. El aporte de la mano de obra comunal servía para dos fines: el transporte de los materiales de la comunidad —como piedras, materiales de construcción, como sacos de cemento aportados por el proyecto—, así como la construcción de las obras para la comunidad.

30Por su parte, el modelo de intervención del proyecto CECI Alpaca se abocó al trabajo de formar empresas rurales de producción asociativa de fibra de alpaca y también de comercialización. Su objetivo principal apuntó al mejoramiento de los ingresos económicos y de las condiciones de vida de las familias de los pequeños productores del país13.

31PAMPA fue dividido en dos zonas de intervención. La primera zona comprende la microrregión de Azángaro y la segunda zona, las provincias de Huancané, Putina y Moho; de manera que incide principalmente en la situación del campesinado aimara, poniendo énfasis en su necesidad de superación de la pobreza y de articulación al mercado. La problemática de esta zona, predominantemente campesina y con escasos recursos, fue tener una «estructura productiva primaria-extractiva, con bajos niveles de producción y productividad» (PAMPA I, 1994a) que además presentaba elevadas tasas de migración, incipiente uso de tecnologías, presencia de economías de subsistencia y escaso proceso de acumulación.

32Políticamente comprendió parte de 4 provincias, con un total de 27 distritos, con aproximadamente 700 comunidades y parcialidades campesinas (300 en la zona 1 y 400 en la zona 2), con un promedio de 60 familias por comunidad o parcialidad; con una población total en 1993 de 230°570 habitantes, potenciales beneficiarios del apoyo del proyecto (PAMPA I, 1994a: 10).

33PAMPA I inició sus actividades en abril del 1987 en el espacio de la microrregión de Azángaro y Huancané que comprendió las cuatro provincias: Huancané, Azángaro, Putina y Moho; sus actividades duraron hasta diciembre de 1994. Su presupuesto inicial era de 22 millones y medio de dólares, aproximadamente 19 millones de ecus que fue ampliado en 26,2 millones de dólares. El diseño del proyecto es de la Unión Europea, que en principio consideraba dos fases continuas, pero solo desarrolló una en la primera zona de intervención. Posteriormente se aprobó la ampliación del proyecto cambiando su denominación y su ámbito de trabajo.

34Tuvo una intervención muy intensa en capacitación, asistencia técnica, asesoría a determinados manejos tecnológicos, actividades agrícolas y pecuarias. Las obras cubrían el 50 % del presupuesto y el resto lo representaban bienes intangibles con la finalidad de mejorar las capacidades locales. Atendieron el conjunto de actividades que pudieran generar ingresos, así como también mejoraron la infraestructura para cubrir las necesidades básicas: carreteras, puentes, implementación del uso de letrinas, aulas, tiendas comunales y todo aquello que tuviese relación con dichos rubros.

35En resumen, tuvo como objetivos específicos: impulsar la gestión productiva comunal; apoyar la construcción de infraestructura comunales; apoyar la actividad pecuaria; apoyar la actividad agrícola; apoyar la conservación del medio ambiente; impulsar las actividades de transformación; impulsar la actividad de comercialización e intercambio; apoyar el programa de crédito comunal; e impulsar las acciones de capacitación y formación campesina.

  • 14 Pero los promotores vinculados a la Iglesia Católica en el sur andino (entrevista a promotor de de (...)

36Las condiciones de trabajo que tuvieron los miembros de PAMPA I estaban caracterizadas por la situación de violencia y el constante acecho de las columnas armadas a sus promotores, capacitadores, ingenieros, técnicos y personal de campo. Ante este asedio los miembros del proyecto tuvieron que delinear claramente las estrategias de trabajo con la población, así como los términos de negociación política14 con las autoridades y miembros de la comunidad para posibilitar una alianza con ellos. En estas condiciones el trabajo que se cumplió directamente con la población pudo cubrir los siguientes aspectos: infraestructura básica y complementaria, manejo agropecuario, gestión y capacitación, transformación y comercialización, medio ambiente y apoyo a las actividades desarrolladas.

2. 1. Manejo agropecuario

37En su componente agrícola PAMPA I tuvo Ensayos Demostrativos y el Fondo Rotatorio Promocional de Cultivos que según sus promotores tuvo orientación a proporcionar insumos, maquinaria, asistencia técnica y capacitación a los comités agrícolas, contando con el aporte de terreno comunal y mano de obra por parte de los beneficiarios (PAMPA I, 1994c: 38). A través de estos programas sus beneficiarios fueron orientados principalmente al cultivo de los principales productos de la zona. Entre los que resultaron más importantes podemos encontrar a la papa, la avena forrajera y la cebada de grano.

38Se desarrollaron los Fondos Rotatorios Promocionales Pecuarios, que consistieron en acciones de mejoramiento genético y en brindar asistencia técnica en el manejo del ganado comunal (PAMPA I, 1994c: 40). Las transformaciones tecnológicas fueron la premisa del proyecto, por ello se impulsó la capacitación de la población beneficiaria para el manejo del ganado, teniendo en cuenta las características de sus rebaños. También se incentivó la adquisición de reproductores, se hicieron campañas de inseminación y se establecieron servicios en sanidad pecuaria. Pero estas diversas actividades de manejo para el aprovechamiento de los ganados vacuno, ovino y de camélidos fueron coordinadas con las organizaciones tanto comunales como campesinas.

«El Proyecto PAMPA hizo una selección de las comunidades y dentro de las comunidades también de los productores para ver quiénes eran realmente quienes querían trabajar, quienes querían ver el mejoramiento genético de los animales […]» (Antolín Chalco, comunidad Tiqui Tiqui Tumapirhua).

39Para quienes participaron de los programas, la selección fue importante porque el proyecto aseguró así el aprovechamiento de las capacitaciones y la aplicación de los conocimientos transmitidos. Además el objetivo fue que las comunidades vecinas también quisieran entrar en los programas de mejoras de sus recursos pecuarios. El manejo comunal del espacio territorial de la comunidad, fue una condición necesaria para desarrollar el trabajo con los animales. Algunas de las especies con las que se trabajó requieren de una mayor concentración de territorio comunal para poder desplazarse. La intervención beneficia a la comunidad en el espacio comunal, en la medida que la comunidad cuenta con pastos y territorio que puedan ser suficientes para el desarrollo de las actividades pecuarias, así el proyecto contribuye al mantenimiento de la identidad territorial comunal que sirve como un telón de fondo de la intervención.

40Es el caso del manejo de las vicuñas, que no podría existir sin una adecuada identidad territorial y comunal para sus actividades, ya que a diferencia de las alpacas su característica es su desenvolvimiento silvestre, por ello requieren del trabajo del comité ganadero o de vicuñas de la comunidad para ser controladas y esquiladas (fig. 2).

41Por otro lado, detrás del trabajo con los productores estaba presente el paradigma del Desarrollo Rural Integrado, que apostó a que los miembros de las comunidades se conviertan en pequeños empresarios, para lo cual la transferencia de conocimientos sobre el manejo de tecnologías fue básica. Como parte del debate internacional sobre la producción agrícola y el manejo de las tecnologías, la introducción de las máquinas juega un importante rol en el trabajo de los promotores, pero en el imaginario de los beneficiarios campesinos y pastores se introduce como símbolo de progreso y modernidad.

42Así sus beneficiarios manifiestan:

«Siembra de avenas, papas, ellos han traído, solamente nosotros barbechábamos nada más y ellos tenían su tractor, y ellos han hecho con tractor todo la tierra se ha movido y así hemos tenido, abundante […]» (Jacinto Flores, comunidad Cala Cala).

43El proyecto introduce en muchas comunidades los tractores, los cargadores frontales y algunas otras máquinas con el objeto de mejorar la producción. La introducción del tractor en la comunidad aimara Cala Cala, en la cual se desarrolla —además de la ganadería— la agricultura, marcó un tipo de vínculo con el proyecto a través del promotor y entre los comuneros.

44Para los miembros de la comunidad, con el tractor se marcó el principio de la abundancia configurando una imagen positiva de la máquina. Algunos equipos técnicos utilizados agilizaron las labores de producción, creando un impacto en las labores cotidianas de los miembros de las comunidades. Las máquinas fueron parte del propio circuito de la cadena de cooperación y formaron parte de ese intrincado modelo de la cooperación que propicia en algunos casos la ayuda atada, cuando la entidad cooperante puede convertirse en proveedora de la maquinaria empleada, licitando entre las empresas de sus países la compra de estos productos. El acercamiento entre los miembros de las comunidades y las autoridades muchas veces fue propiciado por el pedido de las máquinas, herramientas e insumos a través de los miembros de las comunidades a los promotores.

Figura 2 – Centro de manejo de vicuñas en la comunidad campesina de «Picotani» (en las alturas, a 54 km de la ciudad de Putina, provincia del mismo nombre)
La vicuña de la foto (bautizada como Isabel) fue abandonada por su madre, luego de juntar a las vicuñas en el «chacco» para esquila, en la medida que un niño la cargó y originó que la madre ya no la reconociera por el olor. Condenada a morir de hambre las comunidades no tenían cómo alimentarla), el PAMPA recibió autorización escrita de las comunidades de Picotani, Toma y Cambría, propietarias del centro de manejo, así como de la Dirección Regional de Agricultura, para criar a la vicuña en el albergue del PAMPA en la ciudad de Putina; seis meses después fue regresada a Picotani

2. 2. Programa de crédito comunal

45El Fondo Rotatorio Promocional Pecuario sirvió para apoyar las actividades relacionadas con el desarrollo agropecuario, la transformación y la comercialización. El otorgamiento del préstamo comprendió entre algunos otros rubros «asistencia técnica, supervisión del crédito, el cálculo de la recuperación del préstamo, del costo de producción y la evaluación económica y social» (Vega et al., s/f: 85). Su aporte generó recursos monetarios a los propios miembros que se hacían responsables de los préstamos en las comunidades, pero también creó círculos internos de miembros de las comunidades que pudieran afrontar la responsabilidad del pago del mismo.

46El sistema funcionó al punto que el dinero obtenido como ganancia fue destinado a los fondos comunales locales, o a otras comunidades que también los requerían. En los proyectos especiales el crédito es asumido también como un medio de transferencia tecnológica que:

«En el aspecto agrícola se orienta a lograr cambios en el sistema productivo de las familias campesinas, requiere combinar la introducción de insumos agrícolas y la prestación de servicios de apoyo a la producción agrícola con la capacitación técnica campesina» (Del Carpio, Cavassa & Gómez, 1991: 41).

47De manera similar la introducción de insumos y la capacitación técnica se combinaron, pero estos generaron mayores ingresos, fue fácil para ellos continuar con una cadena de créditos retribuyendo la cantidad de dinero prestado que en muy pocas ocasiones reportaron pérdidas o dificultades.

48El proyecto elige de acuerdo a sus necesidades las condiciones que deben cumplir los miembros de las comunidades para ser elegidos como beneficiarios.

«Ellos han buscado que nosotros, en la sierra que no tenemos de dónde y cómo, tengamos en qué trabajar en beneficio de nosotros, y han venido para que aprendamos y salgamos adelante […]» (Adela Condori, comunidad de Huatasani).

49Pero el ideal de las ONGs del trabajo con toda la comunidad vigente hasta 1985 se quiebra con la selección de candidatos de la comunidad para la asignación de crédito en los proyectos que buscaban recuperar su inversión consiguiendo a los miembros más eficientes, los que generaban mayor confianza para ser dignos de crédito, o los que aseguraban con una garantía que la inversión que se depositaba en ellos no sería desperdiciada. De esta manera quiebran con su visión de comunidad como sujeto colectivo y empiezan a apostar por las responsabilidades individuales.

50Los promotores y las promotoras tuvieron que asegurar que los miembros de las comunidades elegidas como beneficiarios sean los que verdaderamente deseaban trabajar con el proyecto, implementar las mejoras, hacer seguimiento a la transferencia de recursos financieros, a las mejoras en su producción y a la retribución del dinero proporcionado.

51La entrega de reproductores sirve para organizar a las comunidades y a sus productores para un manejo comunal. Busca a sus interlocutores entre los mejores productores, tratando de no dejar de lado la coordinación con las organizaciones comunales. El problema común que encontramos es que cuando se denomina al productor o beneficiario como término genérico pocas veces se especificó que comprendiera a hombres y a mujeres, como si se asumiera que se refiere solo a los varones.

52Otro de los principales aspectos que atendió el Plan de Desarrollo Agropecuario de PAMPA I fue la selección de las comunidades para la introducción de pastos cultivados, importante aporte para los pastores y ganaderos que se dedicaron a su siembra. Sus beneficiarios recuerdan que:

«Primero hicieron el análisis de los ph de los terrenos y ver si los terrenos eran apropiados para la siembra de pastos, no nos dieron en efectivo dinero, sino nos dieron en semillas. Esa fue la forma de dar créditos para pastos…» (Jaime Ruela, comunidad San Jorge).

53Los ex beneficiarios de PAMPA pueden explicar paso a paso lo que hicieron los técnicos del proyecto, una vez que se elegían a las comunidades para la siembra de pastos.

54En algunas comunidades, aún después de 10 años, se puede apreciar que el impacto del aprendizaje del manejo de los pastos cultivados ha rendido frutos para la comunidad y en algunas de ellas se mantiene. Sin embargo esto los hace dependientes de la compra de semillas que no todos pueden afrontar. Como ya lo había demostrado la Revolución Verde, el proporcionar semillas de alto rendimiento productivo a los campesinos productores, e inclusive la introducción de tecnologías no significa necesariamente tener éxito en contrarrestar la problemática de la crisis de la agricultura, la escasez de productos y la desnutrición. Más aún cuando los cambios técnicos requieren de mantenimiento e inversión de trabajo para lograr continuidad.

2. 3. Infraestructura básica, complementaria y social

55El proyecto convocaba a las comunidades para que hicieran sus solicitudes de construcción de infraestructuras. Luego sus especialistas tomaban las decisiones de cuáles eran importantes o cuáles servirían para futuras obras de mayor envergadura.

  • 15 Entrevista a Ernesto Sueiro Cabredo, 2003.

«Antes del 94 el mensaje era estar en el máximo de comunidades a la vez cosa que, en una lógica de desarrollo era un absurdo. En nuestro caso, asistencialismo era lo que había que hacer»15.

56El estar en un máximo de comunidades no significaba asegurar el buen uso de las infraestructuras. Algunas de estas construcciones siguen siendo útiles a las comunidades en la medida que cubren alguna necesidad básica o complementaria para la producción agropecuaria; sin embargo, no todas han sido utilizadas y reapropiadas adecuadamente.

57Como sucede en el caso del riego, se requiere de una tradición que permita sobre la base de la organización comunal incorporar transformaciones tecnológicas. En el caso de la implementación de sistemas de riego en zonas abiertas, es necesaria dicha tradición para que la misma funcione, según nos relata Ernesto Sueiro:

  • 16 Entrevista a Ernesto Sueiro Cabredo, 2003.

«… Por ejemplo hubo comunidades donde hicimos construcciones que quedaron como elefantes blancos porque esa comunidad finalmente solicitó un sistema de riego porque en tal otra comunidad si lo había y eso era importante porque les permitía regar mejor, pero no había una tradición de riego. Entonces hubieron sitios, no los más pero si los hubo, donde hicimos sistemas de riego donde hemos pasado después de inaugurado pocos meses y estaban llenos de piedra estaban abandonados porque no era tradición propia de la comunidad…»16.

58Un inadecuado seguimiento a la obra y una innecesaria presión a los miembros de las comunidades hacen que las mismas sean llevadas a cabo porque el ingeniero del proyecto lo dice o porque lo hicieron en la otra comunidad y no porque la población haya estado realmente convencida de su necesidad.

59La lógica del manejo técnico está implícita en la construcción de las infraestructuras. Se trata de bañaderos, galpones de esquila, camales, canales de irrigación, pozos de agua, entre otros que son importantes para mejorar e incrementar la producción. Tal como son recordados:

«Carretera, puente, alcantarillas, canales, inseminación y salón comunal, inseminación artificial, todo conforme, galpón de esquila, pastos […]» (Jacinto Flores, comunidad de Cala Cala).

  • 17 Probablemente una tendencia que aparece en la época de expansión de las haciendas y continúa en la (...)

60Esta mejora de la producción es el sentido más técnico de la misma; es decir, a partir de la innovación de tecnologías e infraestructuras para la ganadería17, pero deja poco a la gran discusión local en la adopción de tecnologías propias, tecnologías intermedias o tecnologías adecuadas, acorde con los conocimientos del campesino y pastor aimara. Necesariamente bajo la lógica de la infraestructura también existió un rubro que comprendió puentes, caminos y carreteras, que se convirtieron en muy importantes porque complementaron la propuesta de Desarrollo Rural Integrado que se inserta en el propio razonamiento de los comuneros.

61Se puede entender que el uso de la infraestructura representada por los galpones de esquila, los bañaderos, formaron parte de la vida cotidiana, que responden al ciclo de producción de las comunidades agropecuarias del altiplano. De esta manera «destaca la construcción de obras viales, puentes peatonales, carrozables y alcantarillas» (PAMPA I, 1994b: 41), así como también infraestructuras de riego, reservorios, módulos pecuarios, bañaderos y redes de agua y desagüe; además de talleres artesanales, complejos de manejo de vicuñas y galpones de esquila (figs. 3 y 4).

«Hemos tenido el proyecto PAMPA y le hemos pedido que nos conceda un baño, entonces ha venido acá al caserío comunal, ese también todavía está, utilizamos para bañar el ganado para baños de la sarna. Mes de mayo, junio o abril, más o menos, cuando llueve hasta el mes de abril lo utilizamos, cuando pasa la lluvia recién lo utilizamos el baño…» (Marcos Hurtado, comunidad de Chajana).

  • 18 En un trabajo anterior, además, señalo cómo esto trajo oportunidades culturales para las mujeres e (...)

62Además de los bañaderos y galpones de esquila se dio prioridad a las vías de comunicación como puentes y carreteras. Todas ellas como obras de soporte necesario para el apoyo a la producción pecuaria. Con la implementación de vías de comunicación se facilitó la rápida circulación de las personas, el acortamiento de las distancias y las mayores posibilidades de conexión con los centros de producción y comercio18 en un mismo diseño del proyecto de Desarrollo Rural Integrado, junto con la capacitación técnica y la provisión de infraestructuras. A partir de ello se percibe el cambio en el paisaje físico y su impacto para la reproducción social, cultural y económica de la comunidad.

Figura 3 – Imagen de inauguración del agua potable de la comunidad campesina de Patchaccuyo (distrito Inchupalla)
Bailando con los comuneros y comuneras el co-director nacional del Proyecto PAMPA, Ernesto Sueiro Cabredo y el jefe zonal de Huancané, Juan José Álvarez

Figura 4 – Reservorio de agua en la comunidad campesina de Mataro Chico (distrito de Santiago de Pupuja, provincia de Azángaro) para regular riego, juntando «ojos de agua», para cultivos alimenticios

2. 4. Trabajo con mujeres

63La consideración del trabajo de las mujeres para el diseño de los programas atravesó un duro proceso de aprendizaje, en el cual fluctuaron desde un lado las vivencias y experiencias de las propias mujeres beneficiarias; y por el otro, las directivas y objetivos de la dirección del proyecto. Tuvieron que estar alertas las capacitadoras y promotoras para que se dieran cuenta del efecto diferenciado de su trabajo entre los hombres y las mujeres. Sin embargo, en la dirección del proyecto se mantuvo una percepción de desconfianza de los enfoques de género, como sostiene su ex director:

  • 19 Entrevista a Ernesto Sueiro Cabredo, 2003.

«Yo siempre muy distante de las ONGs que querían repetir la misma experiencia de género en el ámbito urbano yo creo que repetir lo que en el ámbito urbano se veía en cuestiones de género hubiera sido un craso error porque son dinámicas diferentes […]»19.

64El contacto directo con las mujeres y su propia realidad dentro del entorno de la comunidad hizo que las capacitaciones incentivaran en ellas procesos de socialización entre pares y pusieran en evidencia los patrones dominantes de masculinidad y femineidad insertas en las relaciones de poder que en las comunidades y parcialidades contribuyeron a reproducir los proyectos.

  • 20 El término equidad de género, como hemos mencionado, recién comenzará a aplicarse a partir de 1990

65Efectivamente las diferentes dimensiones culturales propician un conjunto de dinámicas diversas en la concepción de género. Pero el trabajo conjunto con hombres y mujeres de los proyectos ya implicaba un conjunto de paradigmas que no necesariamente respondían a la lógica cultural interna, pero que además llevaban consigo modelos de masculinidad y de feminidad. La necesidad de fomentar las condiciones adecuadas de vida y de trabajo, debía llevar implícita una visión de equidad20. No se trataba de repetir la lógica de la aplicación de las cuestiones de género en los espacios urbanos, sino de propiciar una propia lógica de incorporación de la equidad de género que de acuerdo a su dinámica cultural busque minimizar las jerarquías de género (Kabeer, 1998) al interior de las comunidades en los programas del proyecto.

66En la aplicación de su propuesta, PAMPA tuvo como objetivos incluir a la mujer y mantuvo un contacto estrecho con ellas especialmente en las labores de capacitación, pero tuvieron dificultades para impulsar la construcción más equitativa de la femineidad y la masculinidad a partir de la aplicación de los enfoques de género en el desarrollo. Sin embargo, ellas consiguieron algunos logros importantes como constataron afirmando que una señora de la comunidad de Isañcuyo les manifestó:

«Debemos tener más capacitaciones porque hemos aprendido a tejer chompas bonitas, pero también hemos podido hablar nuestros problemas; mientras las manos tejían las bocas hablaban» (Estrada et al., s/f: 9).

67Las especialistas encargadas del tema no pudieron hacer más, ya que las directivas del proyecto comprendían la diferenciación de las actividades productivas entre hombres y mujeres, pero no estaban interesados en profundizar en las desigualdades de género.

68La presión de los organismos internacionales y las agencias de cooperación hacen que se introduzcan los primeros enfoques de Mujeres en el Desarrollo (MED); es decir, las primeras voces respecto a las necesidades de las mujeres en los contextos de intervención para la promoción del desarrollo. Sin embargo, la percepción de la femineidad en los espacios rurales que traen consigo estos proyectos solo sirvió para que las mujeres participen en las actividades de los proyectos si conseguían doblar los esfuerzos cotidianos. Se produce una recarga de trabajo, largamente criticada que no evalúa cuánto trabajo adicional se da a la mujer, que no se logra compensar. Pero, por otro lado, no invalida las habilidades que se lograron desarrollar en diversos aspectos de la intervención de los proyectos.

2. 5. Equipamiento productivo, técnico y mecanizado

69El proyecto desarrolló programas de líneas de crédito y equipamiento comunal con los que se apoyó la formación de talleres artesanales y tiendas comunales. Estos fueron los rubros que generaron un impacto en el plano económico a partir de la capacitación para la producción artesanal, la confección de tejidos y de telares como prioridades en la implementación del proyecto. La construcción y equipamiento de los talleres artesanales estuvieron acompañados de las capacitaciones en tejido y en gestión empresarial. Al respecto, las beneficiarias de las comunidades recuerdan:

«Los ponentes y dos promotores que han puesto los del proyecto PAMPA; una mujer que nos enseñaba tejido a mano y otro varón de telar, estas personas eran de Huancané, las capacitaciones hemos realizado en el municipio porque no teníamos un local propio […]. En las capacitaciones nos enseñaban los acabados, las operaciones y tejíamos muestras de los diferentes puntos» (Margarita Condori, comunidad Huatasani) (fig. 5).

Figura 5 – Centro artesanal en la comunidad de Chacamarca, distrito de Tirapata, provincia de Azángaro
Hombres y mujeres de la comunidad campesina recibían capacitación del Proyecto PAMPA en manejo de tejido de telares y de tejido a punto

70El proyecto se apoyó en la organización comunal, pero principalmente en las organizaciones de mujeres ya existentes y en la creación de comités con mayoritaria participación de las mujeres para su administración. Sin embargo, los talleres artesanales rompen con la dinámica de los talleres familiares que son más comunes en la mayoría de los casos. El taller artesanal obliga a las mujeres a abandonar las labores en sus unidades domésticas, donde fácilmente realizan las labores de tejido y de allí muchas veces el rechazo de los varones a que las mujeres participen en ellos.

71Los talleres artesanales tuvieron un impacto económico en el momento de su implementación, permitiendo a los miembros de las comunidades mejorar los ingresos de la canasta familiar, especialmente en el caso de las mujeres que recibieron las capacitaciones. El trabajo de la implementación del taller y de sus telares o máquinas conllevó a su vez las capacitaciones para la administración del mismo, la repartición de las responsabilidades, el impulso de la producción y hasta la comercialización que fue desarrollada incipientemente con el apoyo de créditos. Pero a medida que el proyecto se fue retirando y que las circunstancias para sacar adelante la producción se volvieron más difíciles, los talleres dejaron de funcionar.

2. 6. Transformación y comercialización

72En las actividades de transformación se priorizó la capitalización de los talleres artesanales. Los técnicos del proyecto organizaron ferias para la comercialización de los productos realizados en los talleres artesanales y para que los productores puedan ofrecerlos directamente al público. Esto les permitió tener un ingreso que en las comunidades se valora en la actualidad como considerable, porque ayudaba a contrarrestar la situación de extrema pobreza de las comunidades. La inyección de créditos en maquinarias e insumos fue significativa aunque los talleres beneficiaron económicamente solo al grupo que participó en las labores del taller en la comunidad.

73En un inicio aprender a hacer mejores acabados les permitió acceder al mercado, aportar a la economía familiar y enseñar lo que habían aprendido. Esto significó un aprendizaje vital para los hombres y especialmente las mujeres, dándoles la posibilidad de compartirlo:

«Después he llevado a mi comunidad a enseñar a tejer chompas, a mis compañeras las he enseñado a tejer, acabados, lo que he aprendido con Proyecto PAMPA […]» (Gregoria Mamani, comunidad de Huatasani).

74Eso contribuyó en algo a la participación y acceso a las mujeres, mientras duró la intervención del proyecto.

75Para 1989, la fibra de alpaca y la lana de oveja como materia prima bajaron su precio en el mercado, dejando el tejido de producir el valor agregado esperado; a esto se sumó la dificultad de llegar al mercado: suficientes razones para no continuar con la producción de tejidos.

2. 7. Protección del medio ambiente

76PAMPA I señaló la protección del medio ambiente entre sus objetivos y estrategias de trabajo, dado que se tenía como antecedente el fracaso de la Revolución Verde en los resultados del daño al mismo. Las labores que se realizaron para ello fueron las actividades de forestación, recuperación de suelos de laderas, conservación y agroforestería. Impulsaron principalmente la construcción de viveros forestales, pero también se recuperaron tierras agrícolas para ser aprovechadas con prácticas de conservación de suelos. Además el debate sobre la importancia del impulso de cultivos andinos fue asumido por el proyecto.

77En algunas comunidades trataron de introducir un enfoque integrado de agroforestería y conservación de suelos a través del desarrollo de capacitaciones. Respecto a la participación de la mujer sus promotores sostuvieron que:

«Las diferentes organizaciones comunales tienen en común el hecho de estar constituidos exclusivamente por hombres, lo cual en cierta manera facilita el trabajo en equipo, tratándose de actividades que requieren de fuerza de trabajo intenso y constante […]» (Machicao et al., s/f: 9).

78Además afirman que debido a que las mujeres se dedican a la educación de los niños, a los trabajos de campo, a la crianza de los animales, a la producción artesanal, a las ventas y a las compras, etc., no tienen tiempo de asistir a los eventos de capacitación fuera de la comunidad (Machicao et al., s/f: 10), mostrando así una dificultad, pero a la vez conformidad con la falta de integración de las mujeres al programa.

79En algunas comunidades valoraron el aporte de los promotores que llevaron los plantones para sembrar. Por las características del medio ambiente, esta fue la propuesta ecológica del proyecto: sembrar árboles y recuperar suelos para proteger las laderas y mejorar la conservación de suelos, bastante limitada para promover cambios substanciales respecto al manejo ecológico y sostenible de los recursos naturales y más aún para relacionar estas propuestas de conservación y protección de los recursos naturales con su articulación al mercado (fig. 6).

2. 8. Gestión y capacitación

80La gestión y capacitación formó parte del objetivo de reforzamiento político de las organizaciones campesinas que tuvo el proyecto en tres aspectos que se desarrollaron principalmente: la formación de empresas comunales, los comités especiales de gestión y la formación de comités especiales de gestión comunal. El Proyecto PAMPA brindó asistencia técnica y asesoramiento para consolidar el funcionamiento de dichos comités, siendo importante la introducción de técnicas de planeamiento y control de actividades, la formulación de planes de trabajo y diferentes tipos de controles internos, que se llevaron a cabo para que la población asumiera la conducción de las actividades productivas promovidas por el proyecto.

Figura 6 – Inauguración del mercado de ganado, en el centro poblado de Huatasani, capital del distrito de Huatasani (distrito de la provincia de Huancané)
Ernesto Sueiro, dando entrevista a periodista radial

81Requirieron del trabajo y la constante interrelación entre el agente bisagra en que se convirtió el promotor del proyecto en el proceso de interface, ya sea el médico-veterinario, zootecnistas, biólogos o ingenieros y el comunero aimara o quechua. De manera que fueron los agentes difusores de los conocimientos y los comuneros los receptores, pero el proceso además demandó la permanencia del personal de campo en las comunidades.

«Es que mayor cantidad de tiempito demanda después para la bañación de ovinos, alpacunos, ellos ya nos asesoraban qué cantidad claro, una poza de cuántos metros de agua cuánto de medicamento no, prácticamente había siempre dudas, entonces venían, esto es esto de cada ya dan y así, entonces eso es, así venían a asesorar […]» (Jesús Machaca, Comité de Gestión, parcialidad Pallascachi).

82Además PAMPA I se caracterizó por su fuerte vínculo con los miembros de las comunidades, su sistema permitía poder acudir a ellos en los momentos más difíciles del ciclo reproductivo de sus animales, cuando así lo solicitaban, o cuando se les presentaba una dificultad con el rebaño, lo que hicieron aun cuando la actividad no había sido programada. Pero en estos procesos de interface, como bien afirma Long, pueden significar el choque de los paradigmas culturales en la medida que las situaciones de interface frecuentemente proveen los significados por los cuales los individuos o los grupos van a definir su propia cultura o posición ideológica que exponen o tipifican visiones opuestas (Long, 1999: 2) (fig. 7).

Figura 7 – Diálogo con comuneros del distrito de Cojata, zona alpaquera a 4 500 metros, de la provincia de Huancané, frontera con Bolivia
En este distrito había un equipo permanente del proyecto (ver carro guardado al fondo)

  • 21 Entre 1986 y 1989, una ONG organizó una serie de visitas de capacitación entre campesinos mexicano (...)

83Sin embargo, los miembros de PAMPA I también trataron de recuperar algunos conocimientos y valores locales de las comunidades, a través de un sistema de capacitación denominado «de campesino a campesino», tomado de la experiencia de Nicaragua donde después de la Revolución y Reforma Agraria se formó La Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG) y de allí el movimiento De Campesino a Campesino21. Esta es una muestra de que el contacto con la cultura del campesino o pastor aimara produjo la necesidad de conocer mejor los sistemas locales que fueron valorados como conocimientos locales de difícil acceso para ser compartidos con otros comuneros. Por ello organizaron concursos de incentivo, premiando a los sistemas de manejo de recursos más eficientes (entrevista a Sueiro, 2005), pero estos fueron intentos muy limitados que comprendieron en menor medida la toma de decisiones sobre la valoración de los sistemas de conocimientos empleados. En el caso de los conocimientos de las mujeres fue mayor aún la dificultad porque los promotores en su mayoría fueron varones con percepciones muy limitadas sobre la construcción de la femineidad en los espacios rurales y con dificultades para establecer vínculos con su mundo cotidiano en el manejo de recursos agropecuarios.

84En algunas de las comunidades donde intervinieron se recogió que los miembros del proyecto capacitaron a los integrantes de las organizaciones comunales para la formación de comités especializados y de empresas comunales bajo su propia gestión. En las comunidades visitadas se realizaron más actividades relacionadas con el rubro de las capacitaciones.

85La capacitación en el tratamiento de enfermedades, bañaciones, curaciones y manejo técnico de los rebaños, en general, fueron los momentos en que se produjo un proceso de negociación de los conocimientos, ya que se introdujeron un conjunto de conocimientos técnicos frente a los que ya se conocían localmente. Los miembros de las comunidades valoraron la forma de la programación de las actividades, ya que promotores y extensionistas estaban presentes en los momentos más importantes de los ciclos de producción. Los técnicos y promotores programaban sus actividades al principio y al final del tiempo de lluvias. Parte de los conocimientos que actualmente aplican tienen que ver con el conjunto de aprendizajes que fueron reforzados en el tiempo de intervención del proyecto.

86El proyecto que dura aproximadamente 8 años atraviesa primero un contexto de emergencia climática y luego de violencia interna durante su intervención, y es articulado con el propósito de integrar la participación de la población campesina y la presencia del Estado y evitar el vacío de poder político en el campo a través de las CORDES durante el gobierno de Alan García, engarzando así el apoyo a las poblaciones altoandinas con los fondos de la cooperación internacional en el altiplano en un contexto de violencia política.

87PAMPA I fue formulado como un proyecto territorial para mejorar la producción y contrarrestar la pobreza. Su planteamiento inicial de «Proyecto Especial» lo hace cercano al enfoque de Desarrollo Rural Integrado (DRI), en el cual se enfatizaba que la tierra es tan solo uno de los factores productivos de las economías campesinas y que, para convertir a estas últimas en eficientes empresas agropecuarias, era necesario dotarlas de una buena capacidad productiva, lo cual se lograría a través de asistencia técnica y capacitación acompañada de mejores servicios básicos sociales y de la infraestructura adecuada. Su aplicación se da en un contexto de violencia interna que, sin embargo, no logra desarticular su intervención.

Notes

1 Vocablo quechua que quiere decir «hablar para tomar acuerdos». Fueron asambleas en las cuales convocaron a los presidentes de las comunidades para hablar de los principales problemas de las comunidades andinas y amazónicas en su relación con los gobiernos locales y el proceso de regionalización.

2 En: Rimanakuy ‘86. Hablan los campesinos del Perú: Piura, Huancayo, Cusco, Puno, Pucallpa, 350 p.; Cusco: CBC (1987: 70); citado por Rénique (1999).

3 Al respecto, Rénique (2004) postula que la lucha que las organizaciones sociales, comunales y políticas libraron contra la propuesta violentista de Sendero Luminoso contribuyó a frenar el avance del mismo en el altiplano.

4 «Precisamente dicho arraigo es lo que lleva a la Federación Campesina de Puno a hacerse cargo primero del programa de emergencia para la compra y distribución de alimentos, la compra de semillas, y después de los primeros proyectos productivos y del gobierno regional. La tensión más que en la zona circunlacustre se centró en las partes altas» (Entrevista con Víctor Caballero, 23 de julio de 2004).

5 Entrevista con Víctor Caballero (23 de julio de 2004).

6 Además agrega que cuando asumió el gobierno regional se produce una transferencia de proyectos especiales y uno de ellos fue el Proyecto PAMPA con la Unión Europea. Para ello, la región se encargaría de nombrar al director nacional y la Unión Europea, al director europeo.

7 Ecus fue la moneda emitida en España y los países de la Comunidad Económica Europea entre 1991 y 1999. Desaparece oficialmente el 1 de enero de 1999.

8 2,5 millones serían aportados por CORPUNO y 4 millones sería el valor del aporte de mano de obra de campesinos y ganaderos.

9 Sin embargo, si se revisan los archivos respecto a proyectos productivos con camélidos realizados, uno puede encontrar antecedentes desde el año 1958. Se puede revisar el archivo de COSUDE para los proyectos de PAL e IVITA, las experiencias de los miembros de la CISA en mejoramiento de crianza y pastoreo, manejo de pastizales, manejo de rebaños, mejoramiento genético; así como la de DESCO y CECI Alpaca en lo que se refiere a transformación artesanal y comercialización, entre otros.

10 Entrevista a Ernesto Sueiro Cabredo (Lima, 7 de marzo de 2003).

11 Entrevista a Ernesto Sueiro, ex director nacional de PAMPA I, 2003.

12 Para una definición del DRI, véase el capítulo 1.

13 En: http//:http://www.ceci.org.pe

14 Pero los promotores vinculados a la Iglesia Católica en el sur andino (entrevista a promotor de desarrollo comunal, 2002), afirman que los especialistas de PAMPA I tuvieron poco acercamiento a los otros agentes que ya estaban interactuando con las poblaciones locales y que formaban parte del movimiento campesino, impulsando la organización comunal para la promoción del desarrollo.

15 Entrevista a Ernesto Sueiro Cabredo, 2003.

16 Entrevista a Ernesto Sueiro Cabredo, 2003.

17 Probablemente una tendencia que aparece en la época de expansión de las haciendas y continúa en las grandes empresas asociativas. Esto se puede observar en las infraestructuras de las CAPS y SAIS del proceso de la Reforma Agraria aún existentes en el departamento.

18 En un trabajo anterior, además, señalo cómo esto trajo oportunidades culturales para las mujeres en el acceso al comercio, que sin embargo pueden ser entendidas como recarga de trabajo que no necesariamente libera a la mujer de su condición tradicional de subordinada dentro de la familia con su triple carga de trabajo: doméstica, productiva y artesanal (Yeckting, 2003).

19 Entrevista a Ernesto Sueiro Cabredo, 2003.

20 El término equidad de género, como hemos mencionado, recién comenzará a aplicarse a partir de 1990.

21 Entre 1986 y 1989, una ONG organizó una serie de visitas de capacitación entre campesinos mexicanos y nicaragüenses (Reijntjes, Minderhoud-Jones & Peter, 1998).

Table des illustrations

Légende Figura 2 – Centro de manejo de vicuñas en la comunidad campesina de «Picotani» (en las alturas, a 54 km de la ciudad de Putina, provincia del mismo nombre)La vicuña de la foto (bautizada como Isabel) fue abandonada por su madre, luego de juntar a las vicuñas en el «chacco» para esquila, en la medida que un niño la cargó y originó que la madre ya no la reconociera por el olor. Condenada a morir de hambre las comunidades no tenían cómo alimentarla), el PAMPA recibió autorización escrita de las comunidades de Picotani, Toma y Cambría, propietarias del centro de manejo, así como de la Dirección Regional de Agricultura, para criar a la vicuña en el albergue del PAMPA en la ciudad de Putina; seis meses después fue regresada a Picotani
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/759/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 261k
Légende Figura 3 – Imagen de inauguración del agua potable de la comunidad campesina de Patchaccuyo (distrito Inchupalla)Bailando con los comuneros y comuneras el co-director nacional del Proyecto PAMPA, Ernesto Sueiro Cabredo y el jefe zonal de Huancané, Juan José Álvarez
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/759/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 526k
Légende Figura 4 – Reservorio de agua en la comunidad campesina de Mataro Chico (distrito de Santiago de Pupuja, provincia de Azángaro) para regular riego, juntando «ojos de agua», para cultivos alimenticios
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/759/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 433k
Légende Figura 5 – Centro artesanal en la comunidad de Chacamarca, distrito de Tirapata, provincia de AzángaroHombres y mujeres de la comunidad campesina recibían capacitación del Proyecto PAMPA en manejo de tejido de telares y de tejido a punto
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/759/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 197k
Légende Figura 6 – Inauguración del mercado de ganado, en el centro poblado de Huatasani, capital del distrito de Huatasani (distrito de la provincia de Huancané)Ernesto Sueiro, dando entrevista a periodista radial
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/759/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 185k
Légende Figura 7 – Diálogo con comuneros del distrito de Cojata, zona alpaquera a 4 500 metros, de la provincia de Huancané, frontera con BoliviaEn este distrito había un equipo permanente del proyecto (ver carro guardado al fondo)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/759/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 382k

© Institut français d’études andines, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr