Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Oruro 1781: Sublevación de indios y rebelión criolla

 | 
Fernando Cajías de la Vega

Capítulo XXII. El repliegue de los criollos de Oruro

Texte intégral

1Como consecuencia del enfrentamiento violento con los indios y de la evidencia que su movimiento estaba completamente aislado, los criollos orureños iniciaron un drástico repliegue de sus posiciones iniciales favorables a la sublevación general de indios. Tenían la certeza de que, solos como estaban, no podían continuar con una política abiertamente antieuropea y, sobre todo, estaban conscientes de la futura represión y venganza anunciadas en todas las sumarias iniciadas contra ellos por el derrocado corregidor de Oruro y por los españoles y curas que lograron huir de Oruro. Por todas esas razones, tenían que demostrar su fidelidad al Rey estableciendo buenas relaciones con las autoridades de la Audiencia de Charcas y de otras ciudades vecinas y acumulando méritos uniéndose, como casi todos los criollos del Virreinato, a la guerra contra los sublevados indígenas.

2Como ya se vio, actuaron con particular dureza en la contienda con sus antiguos aliados de las provincias circunvecinas y en las expediciones contra Sica Sica. A esa política, dentro de su jurisdicción, añadieron una estrecha colaboración a las expediciones contra Túpac Catari y los rebeldes de La Paz.

3Este repliegue y cambio extremo de actitud se debió al aislamiento y falta de apoyo de otros movimientos criollos similares. Muchos criollos, en todas las ciudades del Virreinato del Perú y de la Audiencia de Charcas, pensaron aprovechar el movimiento de Túpac Amaru para sus propios fines; los recelos entre criollos y europeos -aun en los momentos más difíciles-fueron una constante. Baste recordar los problemas que tuvieron el obispo criollo del Cusco, así como el Presidente de la Audiencia de Charcas, el quiteño Ignacio Flores. A pesar de ello, más pudo el miedo a un triunfo de la revolución indígena que afectaba sus intereses e, incluso, se sentían amenazados por el sector radical de los sublevados que no distinguía entre criollos y europeos, contrariamente a lo instruido por el Inca. Por eso, aun a pesar suyo, los criollos optaron por apoyar el aparato estatal español. Sin el apoyo de criollos, mestizos e indígenas contrarios a la sublevación, es obvio que el Estado español hubiera perdido la guerra.

4Como los criollos orureños fueron los únicos en convertir el sentimiento antieuropeo en una acción concreta, su repliegue y actuación conciliadora posterior no les sirvió para evitar la represión en su contra, aun cuando algunos jueces, incluidos algunos de la propia metrópoli, manifestaron sus dudas sobre la justicia de esa represión.

A. RELACIONES CON LAS AUTORIDADES DE LA ZONA

5Jacinto Rodríguez y su hermano Juan de Dios, una vez libre la Villa del cerco indígena, iniciaron fecundo intercambio epistolar tanto con las máximas autoridades de la Audiencia de La Plata como con los jefes militares y autoridades regionales. Ese conglomerado de autoridades provinciales y locales no era un todo homogéneo. Entre ellas había peninsulares identificados plenamente con la causa de la metrópoli; tal el caso de Sebastián de Segurola, gobernador de La Paz, y de Pino Manrique, gobernador de Potosí (encargados años después de la represión a los criollos orureños). Con ellos, los Rodríguez no mantuvieron ninguna relación. Otros, criollos de nacimiento, tuvieron actuación más ambigua. Ignacio Flores, Presidente de la Audiencia de Charcas y Comandante, quiteño de nacimiento, formó una abierta amistad con los Rodríguez y esto le valió luego un juicio de residencia.

6En abril de 1784, presos ya Jacinto y Juan de Dios, su primo Mariano Ramón de Vargas y Rodríguez envió al Virrey, por medio del comerciante de Tacna, Rafael Gabino de Barrios, un paquete de cartas recibidas por los Rodríguez en 1781 como una prueba más de su inocencia. Entre esas cartas se encontraban varias escritas por Flores.

7Flores reconoció a Rodríguez como Justicia Mayor y en sus misivas lo felicitaba frecuentemente por su actuación contra los rebeldes y lo mantenía informado sobre la situation política del Virreinato. El 30 de abril de 1781, le decía:

  • 1 A.G.I., Charcas 601. Expediente 12.

«Muy Señor mío: No pudiendo este señor Regente Presidente responder todavía a la carta de VM por haberla pasado a los trámites regulares de la Justicia, yo, como encargado del Excelentísimo Señor Virrey para las atenciones de los actuales males de estas provincias, satisfago a su contexto diciendo que este público queda muy consolado por la quietud que empieza a gozar aquella Villa después de las lamentables turbaciones que ha padecido. Yo me encaminaré luego a ella esperando lograr su perfecto restablecimiento con el auxilio y luces que VM me dará en prosecución de sus esfuerzos de la ruina que la amenazaba»1.

8En junio de ese año, Flores dio las gracias a don Jacinto por «su eficacia en instruirme de los sucesos del día»; en ésta, como en otras notas, le agradecía por su celo en conseguir pertrechos para las expediciones contra La Paz. El 6 de septiembre le anunciaba su pronto paso por la Villa y le prevenía que allí «hablaremos de todo». La correspondencia continuó durante los primeros meses de 1782. En febrero de ese año, le decía que «estaba cerciorado con satisfacción de la eficacia y prontitud con que VM desea acreditar su concurrencia en los asuntos ocurrentes al Real servicio».

9La mayor parte de las cartas de Flores reflejaban su confianza en don Jacinto y la cooperación de éste a las expediciones contra los rebeldes de La Paz, como se verá más adelante. La paradoja fue que estas cartas fueron utilizadas por los abogados de la defensa como prueba de descargo de los Rodríguez y por los acusadores como prueba de cargo contra Ignacio Flores.

10Otro personaje con quien Jacinto Rodríguez mantuvo correspondencia fue con Jerónimo Manuel de Ruedas, quien también tuvo el cargo de Presidente de la Audiencia. En nota de 1° de mayo de 1781, Ruedas, a tiempo de darse por enterado de los trágicos sucesos del 10 de febrero, le decía:

  • 2 Ibídem.

«Hallóme igualmente noticioso del continuado desvelo con que VM ha procedido por su parte a contener a los rebeldes evitando la entera ruina que por instantes amenazaba al vecindario mediante el respetuoso carácter de Justicia Mayor que la insurgencia y necesidad le obligó a tomar, hallándose proclamado así del pueblo, como del mismo Ayuntamiento y oficiales reales por la ausencia del corregidor»2.

  • 3 Ibídem. Carta de 5 de agosto de 1781.

11El 25 de junio de ese año, Juan de Dios informó a Ruedas sobre el estado de la provincia de Paria y el 6 de julio, sobre Oruro le informaba don Jacinto. En ambas misivas los dos hermanos se afanaron en mostrar sus acciones para mantener en paz las otrora zonas rebeldes. Esto motivó otra felicitación del Presidente Ruedas y su pedido de «providenciar con puntualidad cuantos auxilios necesite la tropa del mando del Señor Ignacio Flores»3.

  • 4 Ibídem. Carta de 9 de agosto de 1781.

12Don Jacinto informó a la Presidencia de la Audiencia los éxitos de Flores para romper el primer cerco y sobre la entrega de víveres a las tropas de auxilio, así como la mala conducta de las tropas tucumanas. Nuevamente respondió Ruedas dándole su pleno respaldo y transcribió los informes de los Rodríguez al Virrey avalando «por el mérito contraído por VM en esas materias»4.

  • 5 Mismo expediente.

13El 31 de agosto de 1781, nuevamente informó don Jacinto sobre «los triunfos en La Paz» creyendo que Túpac Catari había sido entregado por «el cacique fiel de Viacha». Sobre Paria y Carangas, afirmaba que en esas provincias «no se respira sino sumisión y obediencia a nuestro Rey». El 6 de septiembre, Ruedas felicitaba a los dos hermanos por «su esfuerzo en tranquilizar y poner en la debida subordinación a todos esos naturales»; los instaba a seguir trabajando en esa línea «por lo que se harán cada vez más acreedores de los premios y recompensas por sus leales servicios»5. Se colige, por lo tanto, que Ruedas creyó también en los Rodríguez.

  • 6 Ibídem.

14Los hermanos Rodríguez igualmente sostuvieron desde mayo de 1781 correspondencia con el gobernador de Cochabamba. Ese mes, don Jacinto pidió al corregidor Josep de Villalobos que obligase a retornar a la Villa de Oruro a todos los vecinos que la habían abandonado. Villalobos respondió que, dada la importancia de que «vecinos honrados y fieles acudan en defensa de la Villa», dio la orden inmediata para que «se cumpla y verifique la solicitud de VM»6. Esta disposición no se cumplió porque inmediatamente se interpuso el depuesto corregidor Urrutia.

15Los Rodríguez mantuvieron también correspondencia con Josep Reseguín fundamentalmente en relación con las expediciones contra los rebeldes de La Paz.

B. COLABORACIÓN CONTRA LOS REBELDES DE LA PAZ

16Túpac Catari y las masas indígenas que lo seguían cercaron la ciudad de La Paz en dos oportunidades: la primera, desde mediados de marzo hasta fines de junio; la segunda, del 5 de agosto hasta el 17 de octubre. Ambos cercos fueron rotos por la llegada de tropas auxiliares; en la primera ocasión, comandadas por Ignacio Flores y, en la segunda, por Josep Reseguín. Los criollos orureños colaboraron a las dos expediciones.

17Ignacio Flores, como Comandante de Armas del Virreinato de La Plata y Presidente de la Audiencia, al conocer la situación difícil en la que se encontraba La Paz, organizó la primera expedición para socorrerla. La organización y la marcha futura de la expedición estuvieron plenas de dificultades. Hasta el 7 de mayo, día de la muerte violenta de Tomás Catari, último caudillo de la rebelión de Chayanta, la preocupación fundamental de Flores fue acabar con ese centro rebelde que, desde 1780, hostigaba a la capital de la Audiencia. Pero, su retraso en la puesta en marcha de la expedición a La Paz pudo deberse también a una conspiración oculta contra los europeos.

18En todo caso, recién en mayo, comenzó su larga marcha hacia La Paz, de la que noticiaba así a don Jacinto:

  • 7 Ibídem.

«Muy señor mío: Debiendo partir mañana a esas provincias y hallándome muy ocupado, sólo puedo decir en esta ocasión que agradezco sus noticias y la buena voluntad que me insinúa acerca del auxilio a La Paz. No tardaré queriendo Dios de ponerme en esa provincia en donde espero que VM se esforzará para apoyar las medidas de su pronto orden y restablecimiento interno»7.

19La vanguardia del ejército auxiliar, comandada por Josef de Ayarza y Gabino Quevedo, llegó a Oruro a mediados de mayo. Este último se adelantó y sufrió una significativa derrota en Sica Sica. Sobre el particular, escribió Flores a Rodríguez desde Chayata, el 29 de mayo:

  • 8 Ibídem.

«Estoy muy impaciente de acercarme a las tropas que van delante y con ellas urgir el socorro que necesita La Paz. VM conoce cuán importante es este objeto y no dudo que contribuirá a él con todo su celo. Con esta confianza, ruego y encargo a VM se sirva prevenir las muías de silla y cargas posibles para que las tropas que llevo no padezcan detención en esa Villa ni ésta sufra las molestias militares. Asimismo, espero que luego de vista ésta dirija propios de satisfacción a los comandantes don Josef de Ayarza y don Gabino Quevedo avisándoles de mi llegada para que tomen las medidas convenientes.
Recibí ayer la carta de VM con la noticia del quebranto padecido en Sica Sica, el que he sentido mucho, no concibiendo cómo don Gabino hubiese cometido el error de ir con poca gente a un número incierto de enemigos. Quiera Dios que a esta hora se haya despicado...»8.

  • 9 Ibídem. Carta del 1° de junio de 1781.

20Dos días después, Rodríguez informó a Flores sobre las deserciones continuas en las tropas de Ayarza, problema con el que tropezó Flores durante toda su campaña y que fue una de las causas para su posterior precipitada salida de La Paz. Las deserciones fueron sobre todo una característica de las tropas reclutadas en Cochabamba. Desde Agua Caliente, escribió tanto a don Jacinto como a don Juan de Dios instruyéndoles que ayuden a remediar «los males presentes causados por la inconstancia y deserción disponiendo que se arreste a los que pasen por esa Villa y publicando pena de la vida contra los que incurran en ese delito». Les agradecía, además, «por el auxilio de pertrechos y municiones que se han servido franquear a los comandantes Ayarza y Quevedo9. En los primeros días de junio, llegó a Oruro y allí don Jacinto lo auxilió con muías, cuarteles y casas para la tropa.

21Lastimosamente, no se han encontrado testimonios de lo que hablaron durante la estadía en la Villa; pero eso sí, de los ataques a Flores durante su juicio de residencia, se deduce que establecieron una buena amistad o, al menos, una buena relación que produciría los recelos de los europeos.

  • 10 Por ejemplo, les pidió en una ocasión «50 ollas de cobre estañadas para la tropa de un tamaño regu (...)

22Después de su salida de Oruro, Flores continuó escribiendo a los Rodríguez, especialmente a don Jacinto, sobre todo para dar encargos sobre el auxilio a la expedición10 y también para dar cuenta de los éxitos militares en su marcha hacia La Paz.

23Ignacio Flores y las tropas auxiliares llegaron a La Paz el 30 de junio; al no encontrar resistencia alguna, rompieron fácilmente el cerco y proveyeron de víveres a los sitiados. Sin embargo, dejaron la tropa rebelde intacta y tropeles de indios continuaron asediando constantemente a la ciudad. La única baja importante que sufrieron los rebeldes fue la prisión de la esposa de Túpac Catari, Bartolina Sisa.

24Después de poco más de un mes de estancia en La Paz, Flores decidió abandonar la ciudad para volver con mayores refuerzos. Así, pese a los ruegos de los habitantes de La Paz, Flores se retiró el 4 de agosto rumbo a Oruro. El cerco fue inmediatamente repuesto.

25Entretanto, el Presidente Ruedas agradecía a Rodríguez las noticias sobre la expedición; pero reflexionaba que, pese a los éxitos de Flores, el hecho de que los indios continuasen sitiando Sica Sica y Ayo Ayo «y embarazando aquellos caminos» requería expediciones de refuerzo; por eso, instruía a Rodríguez, al igual que al corregidor de Cochabamba, la organización de tropas de voluntarios con el fin de terminar con esos asedios. No se tiene noticia sobre si aquella expedición se realizó; pero sí de la colaboración orureña a la primera expedición a su retorno y de la segunda en su marcha.

  • 11 Ibídem

26Flores nuevamente estuvo en Oruro sin mayor novedad que la de continuar las buenas relaciones con los hermanos Rodríguez y demás caudillos criollos. Luego, se retiró a la ciudad de La Plata con miras a organizar la segunda expedición contra La Paz, pero ahí se retrasó más de los cuarenta días convenidos con los sitiados. Finalmente, el 6 de septiembre, anunció a don Jacinto su pronta salida a Cochabamba, donde estaba Josep Reseguín, para pasar luego a Oruro. En esa carta, le agradece «sus cartas y noticias que acreditan el honrado celo que ha manifestado constantemente... Pronto tendré el gusto de ver a VM en esa Villa, pues salgo mañana mediante Dios por la vía de Cochabamba. Allí hablaremos de todo y espero entretanto que el señor don Juan de Dios, hermano de VM, haya preparado el distinguido servicio a que con tan buena voluntad se ofreció...»11. La marcha nuevamente fue lenta, el 21 de septiembre volvía a escribir Flores a Jacinto desde Cochabamba reiterándole casi los mismos términos de la anterior carta.

27Pero, finalmente, no fue Flores el que encabezó la segunda expedición, sino Reseguín, quien también mantuvo correspondencia con los Rodríguez. El 2 de septiembre, les instruía desde Cochabamba de la siguiente manera:

  • 12 Carta enviada por Reseguín a Jacinto Rodríguez desde Cochabamba, el 1o de septiembre de 1781.

«Los naturales de esta provincia se interesan tanto por el servicio del Rey de la Patria que espero que para el día 10 de este mes tengan pronta toda la gente que les he pedido para la próxima expedición como asimismo los víveres y demás ramos necesarios para la subsistencia del ejército. En esta inteligencia, espero del celo y actividad de VM, dará todos aquellos auxilios que le pidiese el Comandante don Mariano Ibáñez, que también dará sus disposiciones para recoger las muías de carga que fuesen necesarias para el transporte de equipajes, pertrechos y municiones que se hallan en esa Villa, con la mira de que deben salir con el todo de la expedición del 15 al 20 del corriente para cuyo tiempo espero estarán prontos los indios de Toledo y los de esa jurisdicción que deben seguirnos.
Excuso hacer a VM otras prevenciones porque estoy persuadido de que contribuirá VM al servicio del Rey con aquella actividad y esfuerzo que le son propios y que no omitirá diligencia para que cuanto antes se verifique la pacificación de las provincias conmovidas»12.

28Reseguín, posteriormente, notificó a Rodríguez del éxito de la expedición a La Paz. A principios de diciembre, le pidió desde Colqueamaya alojamiento para las tropas a su paso por Oruro, ya que el dos de ese mes se ponía en marcha para pasar por esa ciudad. Es decir, los orureños apoyaron decididamente las dos expediciones a La Paz en sus marchas de ida y de retorno.

  • 13 Carta de 19 de enero de 1782.

29Por otra parte, la correspondencia y buena amistad entre Flores y Jacinto Rodríguez continuó en 1782. Después de su última estancia en Oruro, en diciembre del 81, y una incómoda marcha de retorno «por la fragosidad del camino y copiosas lluvias», finalmente llegó Flores a la capital y se restituyó a sus labores de Presidente el 6 de enero. A los 15 días, respondía los pliegos de Rodríguez y le agradecía «el cuidado en que continúa de que se trabajen las ollas de cobre que le encargué, como también los cartuchos y balas de plomo»13.

30Pese al éxito de la expedición de Reseguín y la condena a muerte del máximo caudillo de La Paz, los problemas continuaron entre enero y marzo de 1782. Los indios de Caracato y Sapahaqui, inducidos al parecer por los de Cohoni y Collana, amenazaron atacar el pueblo de Sica Sica. Al respecto, nuevamente Flores escribió a Rodríguez, el 23 de enero, desde La Plata:

  • 14 A.G.I., Charcas 601. Expediente 12.

«El comandante don Sebastián Sánchez y el teniente de cura de Sica Sica don Manuel de la Pineda acaban de informarme con fecha de 17 del presente mes de los nuevos insultos de que se halla amenazado aquel pueblo por haber repetido su desenfreno y osadía los indios de Caracato y Sapahaqui, inducidos por los de Coni y Collana, pidiendo dicho eclesiástico auxilio de gente para oponerse oportunamente a estos rebeldes antes que el contagio trascienda a los reducidos y se experimenten funestas consecuencias; y al paso que prevengo con esta fecha el enunciado comandante facilite el más pronto socorro al referido pueblo, no omito interesar la actividad y celo de VM para que por su parte concurra a que sin demora tenga para efecto esta providencia prestando para ella lo que dependa de sus facultades»14.

31En relación con este problema y con el del abastecimiento de pan para las ciudades de Oruro y La Paz, Flores y Rodríguez mantuvieron una extensa correspondencia en los primeros meses de 1782. Por esas cartas, puede deducirse que Rodríguez actuó de inmediato para auxiliar Sica Sica. En todo caso, habló con algunos jefes «prefiriendo la suavidad y la prudencia al uso de la fuerza», conducta que aprobó Flores porque «la mayoría de los indios no aspira sino a aprovechar del general indulto». Flores aprobó también los premios que Rodríguez dio a los indios principales de Sica Sica por «su lealtad», así como por la pacificación con los de Ichoca.

32Pese a ese llamado a la prudencia y el convencimiento de algunos jefes indios, la amenaza subsistía y la campaña contra los focos rebeldes sobrevivientes -Mohoza y Ayopaya, cercanos a Oruro- continuaba. Flores no participó directamente de la misma, pero anunció que «mi regreso será también sin más demora, aunque no esté del todo reparado de la do de la gota». En todo caso, fue activo en enviar garbanzos, harina y otros bastimentos a La Paz -de los que los de Oruro se quedaban con algo- y también envió armas para los de la Villa y para reforzar a Reseguín, quien todavía en marzo combatía a los de Mohoza y Ayopaya. El 20 de febrero, el propio Juan de Dios Rodríguez se trasladó a Sica Sica para auxiliar a los de ese pueblo. En marzo, Flores nuevamente instruía a los Rodríguez que colaborasen a Sica Sica dadas las amenazas desde Ayo Ayo, a Segurola en su expedición a Río Abajo y a Reseguín en las expediciones ya mencionadas.

  • 15 Cartas de Flores a Rodríguez de 26 de enero; 10, 21, 26 y 28 de febrero y 9 de marzo de 1782.

33Finalmente, los últimos focos rebeldes fueron vencidos y el último Inca, Diego Cristóbal Túpac Amaru, fue tomado prisionero. Flores organizó demostraciones de regocijo en La Plata e instruyó a Rodríguez para que hiciese lo mismo en Oruro. No podían adivinar que, una vez terminada la represión a los indígenas, iba a empezar la represión a los criollos15.

C. CONFLICTO CON LAS TROPAS TUCUMANAS

34Como ya se vio, las autoridades criollas orureñas colaboraron, en la medida de sus posibilidades, con las tropas en tránsito, especialmente hacia la ciudad de La Paz. Las tropas de Flores, de Reseguín, de Gabino Quevedo y de Ayarza no tuvieron mayor problema ni entraron en conflicto con los orureños, salvo alguno que otro recelo.

35En cambio, las que llegaron de Tucumán a principios de agosto de 1781, para reforzar la primera expedición contra La Paz, causaron estragos, robos, violaciones, asesinaron a varios orureños y se amotinaron contra sus jefes.

36Ignacio Flores recomendó -en carta de 24 de junio- toda colaboración a la tropa tucumana y así procedieron los orureños, como lo habían hecho con todas las otras tropas en tránsito; pero el agradecimiento no fue el mismo. Los tucumanos se amotinaron contra sus comandantes en Vila Vila y luego cometieron una serie de abusos en Oruro. Jacinto Rodríguez dictó un auto cabeza de proceso el 3 de agosto de 1781, que resumía así los acontecimientos:

  • 16 A.G.I., Charcas 601. Expedientes 10 y 14.

«Con motivo de haber arribado a esta Villa la tropa de soldados del Tucumán dirigidos a pasar adelante al auxilio de la ciudad de La Paz, se han experimentado repetidos desórdenes y daños que con tal osadía han erogado a sus moradores robando públicamente en la plaza, usando a fuerza y con escándalo a las mujeres, provocando de continuo a todos los vecinos en los días que pasaron en esta Villa, al cabo de los que fueron despachados con los avíos precisos de bastimentos, dinero y muías, al efecto a que fueron conducidos pues se hacían intolerables las repetidas quejas que se dieron a este juzgado, como al comandante a cuyo cargo vino aquella tropa, sin que se puedan contener los excesos que a cada paso ejecutaban en personas y haciendas de los vecinos ultrajando de expreso aún a las personas de carácter y estado sin otro motivo que el de sus depravados fines y -lo que es más que aún- las muías que se les dieron para su caminata fueron vendiéndolas a sus propios dueños y después de coger el dinero volver a quitárselas con otras muchas iniquidades que se han tolerado. Después que esta tropa siguió su expedición acompañada de más de 200 indios que con fidelidad se ofrecieron voluntariamente de la provincia de Paria, se tuvo noticia que aquellos soldados del Tucumán se rebelaron contra su comandante y demás jefes negándoles la obediencia y resistiéndose enteramente a seguir con la expedición en tal extremo que quisieron aún quitarles las vidas, cuya noticia se confirmó con el regreso de éstos que como huídos dentraron en esta Villa escapando del tumulto que contra ellos se había levantado. Sus propios soldados, llevados de la iniquidad e insolencia y desde la noche primero del comente, fueron asomando dichos tucumanos a esta Villa, por tropas cortas hasta el día de ayer en que luego que llegaron a ella principiaron a provocarse de obra a sus moradores y luego hirió con cuchillo a uno de ellos sin mérito y a cosa de las tres de la tarde de exprofeso pasaron armados a casa de Su Merced donde en su ausencia cometieron a dar tiros de fusil y luego principiaron a dar fuego y matar a los vecinos a tiro de fusil de cuyo hecho se hallan muchos muertos y resultó de que se hubiese alborotado la Villa que se puso en una constitución de verse perdida porque los dichos soldados estaban con particular acuerdo armados y los vecinos desprevenidos y sin armas que no las tiene esta Villa, hasta que la propia necesidad y defensa permitió que fuesen echados los tumultuantes. Y aunque existían en la plaza todos los pedreros cargados para que en caso de que dentrasen los indios rebeldes, procuraron ganarlos los dichos tucumanos y en efecto se llevaron dos hasta la plazuela de San Francisco, tirando la cincha de sus muías y a poder llevar todos los hubiese ejecutado.
Para hacer presente lo acaecido ayer por la tarde en el superior Tribunal que convenga, debía mandar y mando que yo, el presente escribano, acompañado del alguacil mayor de esta Villa, pase a reconocer los cadáveres que se hallan en la ermita de los que mataron los amotinados dando fe de las heridas con que hubiesen muerto y del número de ellos y de los que se hallan en el hospital con heridas y se pase a recibirse una averiguación prolija de lo procedido por medio de sumaria información y si es cierto que los expresados tucumanos trajeron de revuelta del camino el ánimo determinado de insultar a esta Villa... para cuyo fin indujeron a aquellos mismos indios que fueron con ellos declarándoles su designio con las promesas de que los llevarían a sus tierras y los mantendrían dándoles ganados y tierras como les ayudasen a la empresa. Haciéndose declarar al tenor de este auto a los tucumanos que se pudieron prender examinándoseles cuál fue el motivo que se retrocedieron del camino y negaron la obediencia a sus principales jefes y, al mismo tiempo, declaren por medio de oficio político y palabra de honor según ordenanzas militares los dichos jefes y capitanes que existen en esta Villa sobre el particular y a los que depusiesen se les examine por menor de todo cuanto han visto, oído y experimentado de los mencionados tumultuantes y lo demás que sepan hasta el suceso del día de ayer en que hicieron el estrago experimentado en esta Villa.
Jacinto Rodríguez. Blas Mariano de Vargas y Rodríguez, escribano»16.

37El mismo 3 de agosto, en cumplimiento de lo mandado en el anterior auto, el escribano Blas Mariano de Vargas y el alguacil mayor Gregorio de Aldave y Salamanca pasaron a la ermita donde encontraron siete cadáveres, todos de «naturales de esta Villa, muertos a tiro de fusil ayer por la tarde» por los tucumanos.

38La nómina de muertos era la siguiente: Ignacio Miranda, herido de bala en el costado; N.N.; de bala en el mismo lugar; Juan de Dios Pérez, de bala en la barriga; N.N., de bala en la tetilla; Miguel Basualdo, de bala en la oreja; Esteban Otalora, pescuezo cortado a sable; Luis Miranda, herido de bala en la frente.

39En el hospital, encontraron tres muertos: Luis Aranibar, mestizo natural de la Villa, herido de bala; Francisco de Tal, de bala en el pecho; Andrés Villarreal, de bala en el costado. En otra pieza, encontraron cuatro muertos; Jacinto Sandoval, mestizo natural de la Villa, herido de bala en la barriga; Pascual Chávez, también en la barriga; Asencio de Tal, de bala en la espalda, y Antonio Durán, con tres heridas de sable: una en el pecho, otra en el sobaco y otra en la cabeza.

  • 17 Ibídem.

40El escribano y el alguacil mayor, siguiendo su averigüación, verificaron en la enfermería «33 hombres y una mujer heridos de bala, sables y bayonetas con llagas mortales en diversas partes del cuerpo, siendo hasta el día de hoy los muertos con otro que después se encontró nombrado Melchor Miranda con una herida de bala que le había traspasado el cuerpo, 15 y los heridos 34»17.

41El mismo día, se tomaron declaraciones a los involucrados, tendientes a esclarecer el motín de los soldados contra sus oficiales en el campamento de Vila Vila (población ubicada en el camino a La Paz, todavía cercana a Oruro).

42El primero en declarar fue Francisco Ximénez, natural del Reino de España, vecino del Tucumán y subteniente de una de sus compañías. Ximénez reconstruyó los hechos de la siguiente manera: En el campamento de Vila Vila estaban esperando las cabalgaduras para ir en auxilio de La Paz. Ahí se resistieron los soldados a seguir adelante. Él, como subteniente, comunicó a su comandante el hecho, pero éste dudaba de su veracidad:

  • 18 Ibídem.

«Sucedió que la noche del 30 del pasado (julio), como a las diez de ella, repentinamente quisiesen prender fuego dichos soldados en la casa donde estaban alojados todos los oficiales y el comandante con ellos echando brasas por los techos, y porque advirtió uno de ellos hallarse enfermo un consoldado suyo dentro de la misma casa apagaron el fuego; pero, desde la puerta, con las armas en las manos, comenzaron a provocarlos y llamárselos por sus nombres desde el comandante para abajo con el depravado intento de matarlos que se evidenció, porque siendo la llamada para cojer muías, a todo el que salía le daban de cintarazos (?) y amenazaban con las bocas de fuego y a la misma hora el comandante con otros dos capitantes que tenían sus muías a pesebre montaron en ellas y por un portillo que tenía la casa pudieron huir y libertarse de sus manos; pero al declarante y los demás que no pudieron valerse de esta ocasión los introdujeron a lazazos entre la tropa y los hicieron caminar con todo rigor hasta las goteras de esta Villa, y antes de llegar a ellas en la citada hicieron tocar la caja, cornetas y otros instrumentos que habían inventado y nombraron en calidad de comandante a un soldado nombrado Duran y de teniente a otro llamado Rafa con todos los oficiales que ellos conceptuaban necesarios y a todos intimaron la orden de que ninguno había de hacer el menor movimiento sin orden de aquellos pena de darles un balazo al instante y después de obedecida esta orden y (?) allí resultó un motín entre ellos porque propuso parte entrar de noche en esta Villa y parte en que había de ser de día, sobre cuya diferencia llegaron a las armas y hubieron de matarse unos a otros con cuya ocasión pudo libertarse el declarante con 4 oficiales más y se refugió en esta Villa... y estando ayer por la tarde en la plaza mayor en compañía de don Nicolás Iriarte y otros dos vecinos, vio que dentraba un cabo de escuadra nombrado Mendoza con la espada desnuda en mano y la soldadesca que le seguía dando voces de que los orureños eran unos ladrones y que ahora lo verían pues habían de matarlos, y de facto conoció que los iban maltratando y él, como oficial, quiso sosegarlos y le respondieron se quitase de allí porque habían de charquear a los orureños y echaron mano de las armas contra toda la gente que estaba en la plaza de donde han resultado las muertes y heridas que son notorias en la Villa»18.

43Siguió declarando que llevaron un pedrero a la plazuela de San Francisco, que querían liberar a dos soldados que estaban presos. Ximénez, ante los hechos, se ocultó. Respecto a los excesos que cometieron los soldados, declaró que fueron «robos, estrupos y otras innumerables violencias». El oficial, de 41 años, terminó su declaración afirmando que influyeron a los indios para que los acompañasen en su ataque a los vecinos de Oruro.

44El mismo día, el juez Rodríguez hizo comparecer a don José Raimundo de la Cerda, natural del Tucumán y capitán de una de las Compañías y de 40 años de edad, para que declarase. Éste coincidió en todo con el primer declarante. Dijo que fue uno de los que pudo huir la noche de la sublevación y que no pudo ver los tumultos en Oruro, porque estaba escondido; pero que sí podía constar el daño que causaron los soldados tucumanos.

45En seguida, declaró José Ignacio Asurmendis, natural de España, de la provincia de Guipúzcoa, de 28 años, y cabo de la Sexta Compañía del Tucumán. Coincidió con los otros, aumentando simplemente algunos detalles: «La casa donde estaban alojados los oficiales era la casa principal de la estancia». Al volver, pusieron a los oficiales en medio de la tropa «a lazazos y tratándolos con imperio». Asurmendis pudo escapar y refugiarse en la villa y «tiene presente que oyó a los mismos soldados, el propio día del alzamiento que en challapata tendrían toda providencia de muías y bastimentos para transportarse a sus pueblos».

46Respecto al «tumulto de ayer», Asurmendis sólo lo oyó, ya que estaba manteniendo en quietud a 19 hombres de su Compañía, a quienes encerró con llave, para que no fuesen con los otros. Vio los muertos y los heridos y le constaban los daños que habían causado los soldados tucumanos por los lugares que habían transitado (o sea, no sólo en Oruro). Esto último también fue ratificado por los anteriores declarantes.

47En seguida, compareció Andrés Surtín, capitán de la Sexta Compañía de las milicias del Tucumán y natural de Cadiz, España. El capitán de 40 años, dio importantes detalles, refiriéndose inclusive a problemas previos al motín del 30 de julio:

  • 19 Ibídem.

«Desde el día que salió la tropa del Tucumán, muchos de sus soldados han venido cometiendo varios excesos, hasta esta Villa de Oruro, robando varias casas que se hallaban sin habitadores en cosa de poca consideración, ganado de la tierra y algunas ovejas y aún robando a los mismos compañeros. Estos malhechores no se han podido descubrir y, aunque ha llegado a oídas del comandante, éste no ha hecho otra cosa que amenazarlos por no poder verificar el castigo. Llegada que fue la tropa a Oruro, le consta haber los soldados ultrajado de palabras y de obra a varios naturales robando en plaza pública a las vendedoras los comestibles que tenían para aspirar a su subsistencia y endrogando a las tenderas pidiendo a éstas sus géneros, comestibles y bebidas que consumían y después se salían sin pagar o empeñando una alhaja que no tenía en sí el precio del consumo que habían hecho y todo sin necesidad, pues cada dos días se les daba carne y cada cuatro el bizcocho correspondiente a su ración. Y si acaso hubiese pasado algún día sin dársele, se le compensaba en la ración inmediata. Que es cierto y le consta que los soldados han sido sumamente delicados y veleidosos, pues las reprehensiones amorosas envueltas con integridad del comandante en vista de las quejas repetidas que le daban, han tomado con más pecho del que debían porque si trataba a alguno de ladrones hablaba con aquéllos que lo eran (?). Estas quejas, la de decir que si les faltaba el alimento sin razón y de los que había ofrecido en punto de salarios, cogieron algunos malévolos para honestar un levantamiento, pretextando asimismo no tenían muías para operar en servicio del Rey...»19.

48Comandante y oficiales trataron de persuadir a los soldados sobre las funestas consecuencias que podría traer el levantamiento. Como uno de los puntos solicitados eran muías, se facilitaron las que se pudo y de mala calidad porque «las que habían fueron destinadas en servicio del Rey en la expedición anterior del Comandante Ignacio Flores. Asimismo, los víveres necesarios con que se puso la tropa en camino para La Paz, con el auxilio de cerca de 200 indios y cholos para operar en caso necesario...».

49A los dos días, los soldados llegaron a Vila Vila, manifestando inmediatamente su deseo de volver a sus tierras y llevar consigo a todos los oficiales; «pero esto tampoco se verificó». Sosegaron a la Compañía. «Al día siguiente por la mañana salieron cada uno de los capitanes, entre ellos el declarante, con un par de pistolas con las que amenazó a los tumultuantes». Parecía que se había sosegado el motín acaudillado por el soldado Rafael Torrez, alias «Carolla»; pero con amenazas hicieron que el cabo de su Compañía, Asurmendis, fuese boca de sus designios.

50El sábado 28 del pasado julio,

«salió un destacamento de tucumanos criollos e indios hacia el paraje del Río Grande en solicitud de muías que decían habían allí de los rebeldes y habiéndose internado hasta cerca de Sica Sica, tuvo choque con los indios alzados que mataron a algunos y les cogieron los carneros de la tierra, toros y otros más que tenían que abastecer la gente de Túpac Catari. Que ese mismo día por la tarde despachó el Maestre de Campo don José Santa Cruz y Villavicencio, a cuyo cuidado iba el mencionado destacamento, un chasqui al comandante del cuerpo del declarante noticiándole lo referido y que le auxiliase con una compañía por el recelo que tenía de indiada, con efecto fue despachado la del capitán Paliza, a quién acompañó el declarante y todos restituidos que fueron al día siguiente al nominado campamento de Vila Vila, se encontró con la novedad de haberse desertado un oficial y diez y ocho soldados y fueron recibidos con aplauso aquéllos del destacamento por haber introducido y arreado el ganado y demás que va insinuado. No por eso cesaron los rumores de la sublevación de la gente a la cual la noche del 30 no se la pudo sujetar».

51Luego, el capitán declarante relató los hechos de esa noche como los anteriores: «a las tres de la mañana, comenzaron a disparar, tocar cornetas y flautas». Cuando trataron de quemar la casa, él huyó y el 31, a las once de la mañana, se presentó ante Rodríguez. Poco a poco llegaron soldados y oficiales que se acuartelaron.

52Los demás llegaron el «2 del corriente»: insultaron y mataron a varios. «Los moradores se defendieron con armas muy inferiores como con piedras y unos pocos fusiles». Por la mañana del tres, los tucumanos tomaron su ruta de regreso dejando en la Villa «50 personas de sus compatriotas, las cuales, sin daño, se mantienen en este vecindario, quienes no ignoran ni tampoco el declarante que aquellos infames desertores se apoderaron de la artillería que había en la plaza inmediata al cabildo y usaron de dos pedreros de calibre grueso. Influyeron a los de Paria prometiéndoles que los llevarían a lugares más cómodos». Con esto terminó su declaración.

53Incotinenti compareció ante Rodríguez Ramón de Inostrosa, natural de Salta, de 34 años y sargento de una de las Compañías de Tucumán. Coincidió con las declaraciones de los anteriores sobre los excesos de la tropa tucumana en todos los lugares de tránsito y sobre el motín del 30 de julio en Vila Vila. A él, personalmente, «a fuerza de palos, lo trajeron a la Villa a distancia de 4 leguas donde se mantuvo ayer tarde estando en la puerta del truco inmediato al convento de la Merced, se encontró a uno de los soldados insolentes, nombrado Rafael Torrez, quién le preguntó con mucha arrogancia y dándole razón a él le respondió que ahora se la pagarían el declarante y dicho comandante, con que siguió su camino y a poco rato supo habían dentrado los demás insultando a cuanto encontraban de los vecinos hasta llegar a los términos de dar fuego y acuchillar en la propia plaza...». Tomaron la artillería y, a la puesta del sol, se retiraron al campo y los mozos de esa Villa los siguieron «y en los extramuros derribaron algunos, que ignora cuántos son». Con esta referencia, terminó su declaración.

54En el mismo día, compareció ante Rodríguez Juan Fernando Gramayo, de 24 años, natural de Tucumán y teniente de la Sexta Compañía. En el camino, oyó que los soldados cometieron excesos. En Vila Vila, no querían seguir adelante «a influencia de Rafael Tórrez, Pablo Durán, un tal Soria y dos Méndez». En todo lo demás, coincidió con los otros declarantes. A él, lo encerraron bajo llave. Según su versión, los amotinados iban, entre otras cosas, contra «los adulones del comandante». Informó, además, que en la Villa todavía quedaban 40 soldados tucumanos, distintos de los sublevados, que no recibían daño alguno.

55Al día siguiente, 4 de agosto, fue llamado a declarar el indio Domingo Senteno, cacique nombrado por la Real Audiencia del distrito del pueblo de Peñas, doctrina de Urmiri y provincia de Paria y capitán de sus naturales en el grupo indígena que iba al auxilio de La Paz contra Túpac Catan. El cacique era analfabeto, tenía 45 años y para su declaración se necesitó un intérprete. Él pudo ver cómo los tucumanos robaban en el camino y el levantamiento de Vila Vila. Los amotinados que rodearon la casa decían a sus oficiales: «salgan, guapos». En general, el relato de los hechos coincidió con las anteriores declaraciones, pero añadió un comentario sobre los tucumanos:

«Eran enteramente dados a hacer todo daño y perjuicio a toda clase de gentes y aún no se reservan en los robos entre ellos mismos y al declarante, sin embargo de acompañarlos con su gente, le quitaron los trastos que llevó de avío y aun sus armas, muías y todo lo demás».

56Por eso, el cacique huyó y al resto de indios se los maltrató para traerlos a la Villa. Con su honda, el día del alboroto, el cacique se puso a defender a los vecinos de la Villa junto a «los mozos de las minas». La diferencia de armas era grande, lo que produjo que entre los de Oruro hubiesen muchos muertos.

57El mismo día, comparecieron tres indios: Mateo López, capitán del pueblo de Poopó; Pascual Flores, capitán de Urmiri, y Agustín Lizarazo, capitán del pueblo de Challacollo (este último, el único analfabeto). Coincidieron en el detalle general de los robos y del motín, añadiendo que «les ordenaron traer todas las muías amenazándoles con la muerte». Los indios cumplieron y las trajeron y los sublevados les ordenaron retroceder quitándoles sus armas y sus bienes. En el camino, propusieron a todos los indios entrar con ellos a la Villa y que «mientras ellos cargaban, ellos luchasen con los vecinos y que acabada la función los llevarían a sus tierras donde les facilitarían tierras fértiles y ganados abundantes». Así vinieron a esta Villa; «dentraron en ella, asomándose a la casa de Su Merced el señor Justicia Mayor, hicieron la puntería de fusiles y a un esclavo suyo que salía a la acción le acometió uno de los tucumanes con un sable y al golpe furioso que le dio le hirió el cuerpo y así pudo zafar... principiaron a dar fuego en la plaza a los vecinos y mataron». Todos los indios se hicieron del lado de los vecinos, pero con armas inferiores; por eso murieron muchos de la Villa.

58Por orden de Rodríguez, el 6 de agosto de 1781, el escribano pasó a casa de Juan Silvestre Deheza y Elguero, Justicia Mayor de la provincia de Tucumán, Comandante de sus ejércitos, quien certificó lo siguiente:

«Habiendo salido de esta Villa en cumplimiento de las superiores órdenes que tenía con una tropa de su comando más a pie que a mula, en distancia de 14 leguas tardó 4 días por lo que llegó la gente disgustada por no estar ejercitada a caminar a pie. (Por dos o tres veces le representaron que) estaban mal en aquel paraje falto de muías en un desamparo del que dimanaba la enfermedad de algunos soldados. (Él, viendo que era preciso cumplir la orden, los amonestó diciendo que) ya había hecho propio a Cochabamba en busca de muías para seguir a La Paz. Esto no fue suficiente y se sublevaron la noche del 30 a instancias de 25 a 30 hombres que decidieron volver al Tucumán después de estar once días parados en Vila Vila. (Viendo que no podía contenerlos, huyó a ¡a Villa de Oruro y lo siguieron algunos oficiales y soldados quedando los demás en los extramuros) mandando llamar al señor Comandante para hacer no sé qué relación y cómo se hallare enfermo en cama les mandó decir que ya tenía dicho que el que quisiese seguirlo dentrase y el que no pasare adelante y que con este recaudo se fueron entrando los más, y que sabe se apartaron sólo 20 y tantos y cogieron su destino hacia el Tucumán y que con los que dentraron, y lo sucedido en esta Villa es constante a todo el vecindario de quienes podrá sacar información correspondiente».

59Ese mismo día, el escribano, por orden de Rodríguez, pasó a casa de don José de Santa Cruz y Villavicencio, maestre de campo de las fronteras de Apolobamba, con recado político de que certificara lo que supiese y dijo:

«Con noticia del señor comandante Ignacio Flores, se partió de la Villa de Potosí a ésta a presentarse ante S. Señoría y cooperar en cuanto fuese útil a su expedición y en vista de haber dicho señor anticipádose y de que el tránsito a reunir con mi tropa estaba peligroso hubo de esperar la del Tucumán que se hallaba próxima con la que se incorporó llegada que fue y habilitada en esta Villa de cuanto hubo menester para continuar su viaje hasta el campamento de Vila Vila que dista como doce o más leguas de ella donde se resolvió la detención por el comandante Deheza y Elguero ínterin se les ministraba el auxilio de muías y caballos(...). (Se pidió a Cochabamba y en vista) que esto tardó y como urgía el más breve transporte se ofreció a salir con la compañía que se destinó a buscar las que se pudiesen hacer en aquel campo y logrando el certificante la felicidad de avanzar un fuerte que tenía preparado el rebelde indio Túpac Catari para acopiar víveres para los suyos. Derrotado su confidente con los de su facción mandó conducir aquella providencia a beneficio de la tropa y a la que no se pudo conseguir le mandó pegar fuego... Pese a ello, 19 ya habían desertado y en la noche del 30 el resto se sublevó en Vila Vila».

60Santa Cruz y Villavicencio dio cuenta que, después de los sucesos del 2, la plebe pudo matar algunos tucumanos: «de ellos han muerto algunos y es constante que fue a la retirada»; «ellos provocaron el tumulto de la plebe».

61El mismo día, Rodríguez ordenó al escribano que pasase a la casa de Urquieta, regidor perpetuo del cabildo y que ejercía el cargo de alcalde ordinario de primer voto, para que certificase en qué circunstancias llegó a su casa el comandante de Tucumán, Juan Silvestre Deheza y Elguero. Urquieta simplemente declaró que el «día 31 de julio llegaron a su casa J.S. Deheza y Elguero, su hijo y un capitán Paliza». Dijeron que «se les habían movido unos 12 ó 14 malévolos que habían en la tropa, levantando la voz en que cómo habían de pasar adelante hallándose a pie, pues habían caminado en tres días 14 leguas y las cabalgaduras imposibilitadas para poder marchar y se armó el alboroto...».

62La última declaración fue tomada a Bernardo Bildoso y Rejas, natural de Tacna, criollo, residente en Oruro «adonde arribó con el expendio de aguardientes». Le constaba que «los soldados tucumanos, en todos los días que se mantuvieron en la Villa, cometieron mil latrocinios». Añadió que cuando los tucumanos decidieron seguir viaje, Jacinto Rodríguez procuró habilitarle muías «y el declarante de su orden dio 16 muías buenas». Cuando se enteró de la revuelta de Vila Vila y el regreso de los tucumanos, se asomó a los extramuros para ver si le devolvían sus muías; pero, como entraron sable en mano más de 60 hombres juntos y atacaron a la gente sin mayor motivo que toparse con ellos, prefirió huir para evitar problemas.

  • 20 Carta de Juan de Dios a Jacinto, de 4 de agosto de 1781.

63Don Jacinto avisó a su hermano Juan de Dios, corregidor de Paria, sobre los sucesos; pero éste no pudo detenerlos. El 4 de agosto envió un propio que le informó que los desertores estaban almorzando en Huancane y que llevaban el ánimo de dormir «hoy sábado en Huari y mañana domingo van al amanecer al Cerro Gordo»20.

  • 21 Mismo expediente.

64No hay mayores referencias sobre otras comunicaciones con las tropas desertoras. El 7 de agosto Rodríguez informó al Virrey de todo lo sucedido, resumiendo los hechos relatados por los testigos, quejándose de los «diversos daños a los del país, en especial a las gateras y taberneras». En este informe, Rodríguez afirmó que los tucumanos pretendieron utilizar a los indios de Toledo, Peñas y Challapata para sus fines; pero que éstos «no les cumplieron y no actuaron». Asimismo, informó que de los 30 heridos murieron ocho, con lo que el número de muertos ascendía a veintitrés21.

65Varias autoridades reaccionaron inmediatamente contra la actuación de los tucumanos. El Presidente de la Audiencia, Jerónimo de Ruedas, instruyó al Gobernador de Armas, Teniente Coronel de ejército Cristóbal López, que abriese proceso contra los inculpados y que proporcionase el castigo correspondiente.

  • 22 Carta de Andrés Mestre a Jacinto Rodríguez, de 3 de septiembre de 1781.

66El 3 de septiembre, el corregidor de Salta, Andrés Mestre, escribió a Rodríguez sorprendido del amotinamiento y deserción de los tucumanos. Le informaba «que iban pasando en distintas partidas de retirada para el Tucumán esparciendo voces muy contrarias a las noticias que VM me comunica; pero el extravío de caminos que han tomado me hizo sospechoso su procedimiento; pero quedo consolado con saber que su Comandante y los oficiales se hallen en esa libres de daño que les amenazó, aunque ignoro con que número de tropa, pues el dicho comandante ninguna razón me ha dado»22.

67Por ahora, se ignora si los desertores fueron castigados o no. El violento amotinamiento causó casi tantos muertos como la sublevación del 10 de febrero. Como ya se dijo, una vez terminada la represión a los sublevados indígenas, empezó la dirigida contra los criollos y mestizos orureños. De nada sirvieron sus constantes acciones de apoyo a la lucha contra los rebeldes indígenas, de nada sirvió el repliegue de sus posiciones. Las cartas de felicitación de altas autoridades no les hicieron imaginar la persecución que se preparaba en absoluto secreto, por eso no tomaron precauciones y fueron sorprendidos una noche que parecía una noche cualquiera.

Notes

1 A.G.I., Charcas 601. Expediente 12.

2 Ibídem.

3 Ibídem. Carta de 5 de agosto de 1781.

4 Ibídem. Carta de 9 de agosto de 1781.

5 Mismo expediente.

6 Ibídem.

7 Ibídem.

8 Ibídem.

9 Ibídem. Carta del 1° de junio de 1781.

10 Por ejemplo, les pidió en una ocasión «50 ollas de cobre estañadas para la tropa de un tamaño regular; esto es para un cocido o guisado de ocho soldados cada una».

11 Ibídem

12 Carta enviada por Reseguín a Jacinto Rodríguez desde Cochabamba, el 1o de septiembre de 1781.

13 Carta de 19 de enero de 1782.

14 A.G.I., Charcas 601. Expediente 12.

15 Cartas de Flores a Rodríguez de 26 de enero; 10, 21, 26 y 28 de febrero y 9 de marzo de 1782.

16 A.G.I., Charcas 601. Expedientes 10 y 14.

17 Ibídem.

18 Ibídem.

19 Ibídem.

20 Carta de Juan de Dios a Jacinto, de 4 de agosto de 1781.

21 Mismo expediente.

22 Carta de Andrés Mestre a Jacinto Rodríguez, de 3 de septiembre de 1781.

© Institut français d’études andines, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter