Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Oruro 1781: Sublevación de indios y rebelión criolla

 | 
Fernando Cajías de la Vega

Capítulo XIV. La Confrontación entre Criollos e Indios

Texte intégral

A. LA MUERTE DE SEBASTIÁN PAGADOR

1La diferencia de objetivos y la falta de una dirección coherente serían, entre otras, principales causas para que la alianza entre criollos e indios, existente en los primeros días de la sublevación de Oruro, se rompiera en la misma Villa. La solicitud indígena para la supresión del tributo y devolución del anterior, la cesión de tierras, la vida diaria compartida, las propiedades urbanas en peligro, no eran presiones que los dirigentes criollos iban a soportar con tranquilidad.

  • 1 Expediente A de Segurola.

2Tal como afirmó el testigo Gurruchaga, los indios, a medida que pasaba el tiempo, «venían cometiendo una serie de excesos y, con el pretexto de buscar chapetones, entraban a todas las casas y pedían dádivas de plata, aguardiente y coca»1. La situación se tornó anárquica por la ausencia de un mando único entre los indígenas y porque, entre ellos, sectores más radicalizados o menos instruidos del carácter general de la sublevación ya no obedecían a don Jacinto.

3La incertidumbre de la población criolla y mestiza que comenzaba a tener que satisfacer exigencias de dinero y de bastimentos para la manutención de las tropas indias, la convicción de éstos de que lo que hacían era justo porque si no cómo iban a sobrevivir y su planteo de que se les devolviera lo que habían tributado el semestre anterior, provocaron el deterioro de las relaciones. El primer enfrentamiento importante se dio cuando un grupo de indios intentó por segunda vez tomar la casa donde funcionaban las Cajas Reales.

4El corregidor Rodríguez había colocado guardia para cuidar el edificio, la cual logró dispersar el amotinamiento, pero a costa de un indio herido. El soldado al que los indios identificaron como autor de la herida era nada menos que el héroe de las jornadas del 9 y 10 de febrero: Sebastián Pagador que, colocado como guardia por don Jacinto, obró aparentemente en defensa propia. Los amotinados lo apresaron y lo llevaron ante Rodríguez para que hiciera justicia. Sobre lo que siguió existen versiones distintas. Unos dicen que, en el acto, Rodríguez lo mandó matar; otros, que ordenó que lo llevasen a la cárcel, pero que en el camino la multitud enardecida lo mató. Haya existido o no la orden, lo cierto es que Pagador fue muerto por los indios, haciendo una vez más cierta aquella aseveración de que «la revolución se come a sus propios hijos».

  • 2 Ibídem.
  • 3 Ibídem.

5Sobre las causas y forma de la muerte de Pagador se dieron varias versiones. En la sumaria de Segurola, hubo sólo dos referencias: Joaquín Barrón, cura de Chayala, dijo que le llamó Juan de Dios, «tal vez por miedo de que los indios acabasen con la Villa, pues ya habían muerto dos o tres de ellos a causa de haberles querido quitar los saqueos, como sucedió con Sebastián Pagador y un tal Moncada»2. En cambio, el comerciante González de Quirogadijo de don Jacinto que «a Sebastián Pagador, sirviente suyo, por cierta circunstancia que no supo qué fuese, hizo señal don Jacinto para que lo matasen los indios»3.

6Esta y seguramente otras referencias motivaron que, en el proceso posterior, uno de los cargos contra Jacinto Rodríguez fue precisamente la muerte de Pagador. En febrero de 1784, cuando se tomaron las confesiones de los reos ante Manrique en Potosí, éste preguntó a don Jacinto:

«¿Por qué razón, cuando el soldado llamado Sebastián Pagador maltrató a un indio que quiso con otros insultar las Cajas Reales, donde estaba de guardia, lo apresó amarrándolo él mismo causando con este mal ejemplo la muerte de dicho soldado, que ejecutaron en su presencia los indios, quedando éstos impunes de su homicidio?».

7Jacinto Rodríguez respondió:

  • 4 Expediente Manrique A. A.G.I., Charcas, 602.

«Conociendo la violencia de los indios y que en más de 20.000 indios estaban dentro de la Villa y por ver si los aquietaba, apresó y amarró él mismo al soldado que se expresa y lo envió a la cárcel y al conducirlo a ella lo mataron los indios y que no los corrió por no tener fuerza para ello y que la multitud era espantosa»4.

8A pesar de lo convincente de la declaración de Rodríguez, en la que se mantuvo en varias oportunidades, la acusación fiscal de 1787 hacía el siguiente cargo sobre el particular:

  • 5 Acusación Fiscal. 14 de abril de 1787. A.G.I., Charcas 602.

«(Jacinto Rodríguez) hizo quitar la vida en todos los indios principales de que se valió para las convocatorias los mismos que ejecutó con Sebastián Pagador que fue su instrumento para esparcir en el cuartel la especie de que los europeos querían asesinar a los criollos»5.

9Puede verse que el dictamen fiscal fue aún más allá en la interpretación racional del hecho, dándole un sentido de asesinato premeditado para evitar complicaciones posteriores.

10La declaración de Clemente Menacho, protagonista de lo sucedido y acusado también de ser cabecilla de la sublevación, ayudó a aclarar los hechos y fue utilizada luego por la acusación.

11Menacho afirmó, en su confesión de fines de 1784, que cuando se presentó el tumulto en la puerta de la casa de don Jacinto, éste mandó a él y a Basilio Andrade para que llevasen a Pagador a la cárcel. A lo que «Pagador le representó no haber hecho otra cosa que cumplir con su obligación»; que esta representación la apoyó como pudo Menacho, «pidiendo a don Jacinto que lo metiera en su casa y le respondió que corría riesgo, quitando a Pagador el pañuelo del pescuezo y amarrándole las manos atrás con él, repitiéndole a Menacho y Andrade: ‘llévenlo a la cárcel y cárguenlo de cadenas’; pero conduciéndolo entre la multitud de indios, le quitaron la vida a palos, en cuya consecuencia volvieron Menacho y Andrade y dándole cuenta del suceso, les respondió:

  • 6 Confesión de Menacho, octubre de 1784. Buenos Aires. Cuaderno Primero de Confesiones. A.G.I., Char (...)

12‘¿Qué hemos de hacer? Que pague otras que ha hecho’ - y se metió en su casa y cerró la puerta»6.

13La parte acusadora, entre los 76 cargos contra don Jacinto, planteó el noveno, con base textual en el testimonio de Menacho. El abogado defensor, en 1790, respondía a nombre de don Jacinto:

  • 7 Defensa de Mutis, 1790. A.G.I., Charcas 605.

«Todo este abultado cargo es cierto, aunque se halla representado de un modo bastante criminal.
Supuesta la insolencia de los indios en aquellos días, debe saberse que, luego que don Jacinto observó su despotismo y advirtió el deseo de quebrantar las Arcas Reales el lunes 12 por la noche, puso soldados que las custodiasen; pero, sin embargo, la noche del martes 13 intentaron con más eficacia y furor echar abajo las puertas a pedradas, en cuya defensa Sebastián Pagador, uno de los cabos encargados de dicha custodia, quebró la cabeza de un indio de los que andaban por asaltarla y haciendo todos ellos causa común la defensa del herido, lo llevaron entre la multitud para que Jacinto Rodríguez, como Justicia Mayor, lo castigase... La contienda se tuvo en la puerta de la calle y aunque conoció don Jacinto que Pagador había cumplido con su obligación, no pudo acceder a la solicitud de Menacho de que entrasen a Pagador por los motivos que se dirán...». Y lo mandó a la cárcel... «para hacerle ver a los indios sublevados que en Pagador se iba a hacer un grande castigo; pero el fin era librarle la vida ocultándolo en la cárcel al furor de aquella canalla, mas ellos, poseídos como rabiosas fieras, le quitaron la vida a palos en el camino»7.

14Luego explicó la defensa que la razón por la que no los hizo entrar en su casa fue para que no descubriesen que tenía europeos en ésta. Terminaba su defensa afirmando: «No hay quien no hubiese hecho lo mismo que don Jacinto». Esta afirmación a la larga resulta no sólo un justificativo ante el juez de la causa, sino ante la historia.

15Sobre la forma de la muerte de Pagador, no quedan dudas, pero quedan todavía interrogantes en cuanto a la actuación de Rodríguez. En todo caso, lo sucedido la noche del martes 13 era un grave eslabón en una larga cadena de contradicciones; los sublevados insistieron en la devolución del tributo y, finalmente, Rodríguez tuvo que ceder ante las presiones, a cambio de que abandonaran la Villa.

B. ENTRADA DE JUAN DE DIOS RODRÍGUEZ Y LOS PRINCIPALES DE CHALLAPATA

16Aunque durante el proceso a los principales criollos, especialmente durante la sumaria de Segurola (1784), varios testigos insistieron en que la entrada de Juan de Dios a la Villa, acompañado de los principales de Challapata, obedecía a la alianza entre criollos e indios, por testimonios - inclusive de europeos - y por la reconstrucción de los hechos, se desprende más bien que dicha entrada se debió al resquebrajamiento de las buenas relaciones, ya que su presencia respondía al pedido de la Villa para que detuviera los excesos que cometían las tropas indígenas.

17Sobre el particular, han existido, como para cada uno de los hechos principales, dos y hasta más versiones. Véase primero qué narró el protagonista principal, Juan de Dios, tomando en cuenta naturalmente que esta narración estuvo hecha bajo la presión del cautiverio.

18Ante el juez que le tomaba su confesión en noviembre de 1784, Juan de Dios recordaba que él, durante los sucesos del 10 de febrero, estaba en su ingenio de Poopó y que hasta el lunes 12 existió allí una relativa tranquilidad. Esa noche, bajo una lluvia intensa, llegó un hombre blanco y se hospedó en el ingenio. Al día siguiente, después del medio día, vinieron los indios en búsqueda de un supuesto europeo que había llegado la noche anterior. Buscaron por todo el ingenio y no lo encontraron y «se fueron sin hacer mal alguno porque fueron satisfechos con haberle manifestado el confesante a don Ignacio Río, criollo, conocido de ellos, diciéndole que aquél era el que había entrado en el ingenio la noche anterion».

19Después de este incidente, el martes transcurrió sin novedad. Sin duda, puede advertirse que los indios respetaban a los criollos como en Oruro. El miércoles, a las tres o cuatro de la tarde, llegó multitud de indios de Challapata y sus contornos, con el objetivo de «buscar europeos»; en «cuya ocasión mataron a Silvestre Martínez, administrador que en el expresado ingenio tenía el confesante y, en la misma cuadra de éste, a su tío don Lorenzo Rodríguez». El hijo del administrador pudo salvarse ofreciendo plata. La muerte del viejo Lorenzo Rodríguez no deja de llamar la atención, porque era criollo y porque a Juan de Dios no le hicieron ningún daño. Pudo ser una equivocación, dada la multitud de indios, calculados en miles, o tal vez el hecho de que Lorenzo era precisamente uno de los hacendados con el que tenía la comunidad problemas de linderos.

20Juan de Dios prefirió no salir ni esa tarde ni, menos, en la noche. Al día siguiente, el jueves por la mañana, fue ante el cura del pueblo para consultarle sobre el camino que había que tomar. Llegó a la casa del teniente del cura y ahí se encontró con Lope Chungara, rodeado de una multitud de indios que se repartían un dinero que supuestamente habían robado. Recordaba Juan de Dios que le preguntó a Chungara, «procurando explorar su pensamiento»:

«¿Qué acaecimientos son éstos que estaba tocando?»

21Chungara le respondió:

«Estos excesos son de los indios que están empeñados en matar europeos y robar y pasar con los mismos fines a Oruro... saber si los oficiales reales reciben la misma plata de tributos que los indios entregan a los corregidores... que se reintegrase a la comunidad de Challapata de unas dos o tres estancias contiguas a las de las comunidades de dicha provincia que poseían los españoles y decían haberles usurpado en cuyos pensamientos los enardeció y empeñó más el acontecimiento de Oruro».

22Don Juan de Dios consiguió sosegar a los indios y persuadirlos de que no fueran a Oruro, ofreciendo trasladarse con Chungara y los principales de la comunidad a la Villa a fin de recoger la información que querían de los oficiales reales y los títulos de tierras e, inclusive, «algunas de las dichas tierras, que poseía como albacea del nominado tío difunto».

23Así, emprendió la marcha el mismo jueves, acompañado del cacique y de unos cuantos principales. En el camino, se encontraron con un grupo de 70 indios principales de Sora Sora que «llevaban ruidos de cornetas como de guerra». Chungara los convenció de que ya no fueran a Oruro y aunque eran «de extraña provincia a la del Cacique, lo obedecieron por el respeto y temor que se había adquirido con motivo de haber sido el caudillo y causa principal para que dieran muerte al corregidor de Paria».

24Se acoplaron un tal Fermín, sobrino de Diego Flores, y un mayordomo de Huanuni, «que en traje de indio venían acompañados con los dichos de Sora Sora». Llegaron a Oruro pasadas las siete de la noche, «observó que en su centro había mucho ruido y gritería de gente de que sólo alcanzó a entender la voz: ‘Compañeros, compañeros’».

  • 8 Confesión de Juan de Dios Rodríguez. A.G.I., Charcas 603. Primer Cuaderno de Confesiones en Buenos (...)

25Inmediatamente, fue con Chungara a la casa de su hermano y lo encontró con «los más de los capitulares, oficiales reales y otros vecinos españoles del país, todos vestidos con camisetas de indios...», quienes le narraron lo sucedido en la Villa. Cenaron y él se fue a dormir8.

26Esta fue la versión del principal protagonista. Otras versiones se dieron en Oruro, ante el comisionado Sebastián de Seguróla.

27El capitán Gurruchaga, tan duro en otras acusaciones contra los criollos, afirmó que, como los indios se les habían ido de las manos, cometían excesos y ya no obedecían sus órdenes, «don Jacinto pidió auxilio a su hermano para que viniese a poner remedio y así, con gran aplauso, el día 15 entró Juan de Dios con los principales de Challapata, a quienes por su influjo los había detenido en Poopó paseándose con ellos ostentosamente y hospedándolos en su casa».

28Dos testigos indios de la doctrina de Poopó, Felipe y Agustín Achacollo, residentes en el Tambo de la Venta y Media de esa doctrina, recordaron que el 12 de febrero llegó al Tambo un indio de las Peñas con una carta de Lope Chungara, en nombre de Jacinto Rodríguez, en la cual se convocaba a los indios a ir a la Villa a auxiliar a los criollos que estaban en pelea con los chapetones. Ellos acudieron al llamado; pero encontraron en el camino a Juan de Dios y Lope Chungara que les dijeron que retrocediesen, que ya no era necesario que fuesen, que habían muerto a todos los chapetones; así, regresaron a sus casas.

29Testigos, como Juan de Dios Callejas, ex-soldado de Menacho, y el contador Vargas, eran de la opinión de que Juan de Dios entró a acabar con los excesos. El comerciante González de Quiroga, como europeo, estaba refugiado; pero logró hablar esa noche con él, circunstancia en la que Juan de Dios le manifestó «estar muy afligido con lo sucedido y dándose una bofetada en el rostro le dijo que él a costa de muchos gastos había detenido a los 20.000 indios en Poopó donde tuvo que sufrir la muerte de su tío Lorenzo y el administrador de sus ingenios».

30Varios curas también declararon a favor de Juan de Dios; el cura González de Chuquicota, por ejemplo, declaró que a Chungara «nunca lo tuvo por rebelde, sino por el indio más fiel de la provincia de Paria». El cura de Poopó, Teodoro Zeballos, y el mercedario Echevarría reconocieron que el influjo de Juan de Dios sobre los indios fue utilizado para detener los excesos; inclusive este último observó a Chungara rodeado de una multitud que lo vitoreaba por haber ofrecido 40.000 indios al servicio del Rey. El tesorero Parrilla y el minero Ortiz de Uriarte también dieron la versión de que Rodríguez y Chungara detuvieron los excesos. Uriarte recordaba que Juan de Dios le preguntó si sabía que se decía alguna cosa contra él o contra su hermano Jacinto. Este le respondió que no, a lo que Juan de Dios le contestó:

  • 9 Todos estos testimonios en el Expediente A de Segurola.

«Sepa usted que se nos atribuye mucho; yo estoy resuelto y resignado a que me corten la cabeza y, si se ha cometido algún error contra el Rey, tiene de todo la culpa la brutalidad de mi hermano Jacinto»9.

  • 10 Citado por Boleslao Lewin, ob. cit. pág. 294.

31Un criterio similar fue dado por el Diario atribuido al cura Menéndez. Estableció el jueves 15 por la noche el momento de la entrada de Juan de Dios. Era del criterio de que Juan de Dios pudo contener a los de Challapata en Poopó no sólo con exhortaciones, sino pagando mucho dinero y que, además, se les concedieron tierras. El abogado Mejía, en su confesión, añadió que la cesión de tierras en beneficio de la comunidad fue publicada en la plaza mayor, «como también los tratados de alianza y confederación entre la Villa y los Challapatas, prometiendo ampararse y defenderse unos a otros, solemnizándose esta función con la asistencia de los principales vecinos, que salieron a caballo con el indio desde la casa en que se había alojado, que era la de los Rodríguez, hasta el sitio referido, paseándose después por las calles con cajas, clarines y acompañamiento de todo el pueblo»10.

32En cambio, otros testigos de la sumaria de Segurola estaban convencidos de que la entrada de Juan de Dios no era sino una muestra más de la alianza e influjo sobre los principales de Challapata, a quienes calificaban como los asesinos del corregidor Bodega. Además, les molestaba mucho el hecho de que los hubiera alojado en su casa y sentado en su mesa.

33La pregunta de la sumaria ya llevaba implícita esa acusación:

«Si es cierto, saben o han visto que después de verificarse el alzamiento de esta Villa se trasladó a ella don Juan de Dios Rodríguez desde el pueblo de Poopó asociado de varios indios de los que fueron los principales autores de los homicidios ejecutados en el pueblo de Challapata... y si es cierto que era tanto el predominio que tenía el referido Juan de Dios en todos los naturales que al ver los perjuicios que ocasionaban pudo seguir a poca diligencia que saliesen de él».

34Varios testigos respondieron afirmativamente. Uno de ellos, el alcalde Del Llano, calificó a Chungara y su séquito como los más «facinerosos cabecillas de Challapata»; pero reconoció que a las diez de la noche lo mandó llamar don Jacinto, a quién encontró cenando con Juan de Dios y los dichos indios, ocasión en que don Jacinto le dijo que firmara seis cartas escritas para contener a 40.000 indios que pensaban invadir la Villa. Leyó la primera carta y efectivamente era para ello; pero los otras cinco no se las dejó leer, diciendo:

  • 11 Otros testigos que confirmaron la acusación de la sumaria fueron: Diego Azero, de oídas y el cura (...)

«Ahora hemos de esperar que usted lea todas las cartas para ver de firmar cuando ya van a entrar los indios. Todas son de un mismo tenor»11.

35Manuel de Serreseda, natural del señorío de Vizcaya, en el tiempo de los sucesos se hallaba en el ingenio de Alantaña, propiedad de Juan de Dios. La tarde del día 10 vio a un negro de Juan de Dios llegar de la villa de Oruro con cartas de don Jacinto. Se encerró para leerlas con un escribiente cochabambino cuyo nombre ignoraba. El negro contó a los demás que todo Oruro estaba alborotado. A los cuatro días, recordaba Serreseda, salió Juan de Dios con los principales de Challapata. Los indios del ingenio comentaban que era para matar europeos.

  • 12 Expediente Manrique A A.G.I., Charcas 602.

36El día 11, continuó narrando Serreseda, llegaron el europeo Vicente García y el criollo Ignacio Ríos narrándole los hechos de Oruro: «Sin embargo, Juan de Dios no se movió hasta el día 14». Un día después de haberse ido Juan de Dios, los indios mataron a Vicente García, el comerciante que tenía juicio con el minero criollo Manuel Herrera. En cambió a él, que entonces tenía 16 años, lo tuvieron cautivo hasta la llegada de Ignacio Flores y, a los veinte días de la ida de Juan de Dios, oyó a los rebeldes referir de la traición de los criollos y que los iban a matar12.

37Varios puntos de vista sobre un mismo hecho. Lo que está claro es que el episodio muestra la gran amistad de Juan de Dios con los principales de Challapata, pero que en la Villa la relación estaba completamente quebrada con los grupos radicalizados. Mientras, por un lado, se consolidaba la alianza con los de Challapata con la distribución de tierras, por otro, se iniciaba una lucha violenta con indios de otras comarcas cercanas a Oruro que se negaban a salir de la Villa.

C. DISTRIBUCIÓN DE DINERO DE LAS CAJAS REALES

38Dada la situación tensa que existía en la Villa, la confrontación y el poco entendimiento entre indígenas y criollos, las autoridades criollas optaron por un método pacífico para lograr la salida de los indios que permanecían en la Villa. Consistió en ceder en parte a la presión que existía sobre el dinero de las Arcas Reales. Don Jacinto ordenó que se convocase a los rebeldes en la cancha del cacique Campoverde, que estaba ubicada en las afueras de la ciudad, camino a la pampa, para que una vez concentrados se les distribuyera a un peso a cada uno.

39El tesorero Parrilla fue obligado, según su versión, a entregar las llaves, lo mismo que el contador Vargas, ya que ambos estaban refugiados en la casa de don Jacinto. Según consta en los libros de Cajas Reales, se sacaron 25.000 pesos. La medida la tomó el Justicia Mayor con la aceptación del cura Vicario y de los prelados de las religiones como el único medio para detener la confrontación violenta.

40Luego, en el proceso, esta distribución de dinero fue interpretada como otra prueba de la alianza existente; se acusó a Rodríguez de hacer alocuciones a favor de Túpac Amaru al momento de distribuir el dinero; al cura Menéndez, de haber bendecido a los rebeldes y ayudado a la distribución, y al cura Berna!, de Paria, de haber dirigido un acto de contrición de los rebeldes de su doctrina.

41La medida fue justificada por los implicados como la única capaz de atenuar la exigencia de los indios de que les entregase todo lo que estaba en las Arcas Reales. Bernal afirmaba años después que, repartiendo 25.000 pesos, se salvaron 600.000 y se salvó la Villa. Las referencias a Túpac Amaru eran, según los testimonios de descargo, una medida política. Reconocieron que se les dijo que el dinero se guardaba para la llegada de Túpac Amaru, para apaciguarlos.

42Pero los propios criollos reconocieron que la medida solucionó sólo parte del problema. Algunos indios aceptaron la gratificación y abandonaron paulatinamente la Villa, como el caso de los de Paria detrás de su cura Bernal. Esto, que podría haberse considerado un mérito, dada la enemistad que le tenían a Bernal otros curas, fue considerado como un delito, sobre todo porque había organizado un acto de contrición en aymara para que se arrepintieran de haber entrado a las iglesias en búsqueda de chapetones.

43Pero este no fue el caso común; en general, el reparto fue desordenado. El cura Menéndez narró así, en su Diario, la distribución de dinero:

  • 13 Diario citado.

«Por esta situación, pareció conveniente que el modo que restituyesen los indios a sus pueblos era el de congratularlos con 8 reales a cada uno, sacándose esta plata de las Cajas, así porque en la noche ya habían embestido contra ellas... y así, habiendo pasado la noche del miércoles con la misma quietud que la antecedente, se procuró el jueves por la mañana enviar a todos los indios al campo, donde el Vicario les hizo una exhortación cristiana y de agradecimiento por espacio de una hora sobre el favor que habían dispensado a la Villa en venir a defenderla y dando por causas las que se ven por los ojos para que se retirasen, empezó a dárseles el peso meditado; pero acudían con tanta fuerza y tumulto, que por más que los jueces se cansaban no había forma de ponerlos en orden, y así sucedió que echaron mano de los talegos de plata a cual más podía coger. Se gastaron en esto veinte y tantos mil pesos y, después del medio día en que se acabó esta especie de gratificación, volvieron a entrarse a la Villa con el pretexto de sacar sus quepis o atados»13.

44Algunos grupos de indios volvieron definitivamente a sus pueblos; pero otros retornaron a Oruro. El desorden de la distribución dejó descontentos a muchos, que se consideraban mal pagados o injustamente tratados por sus aliados, de tal manera que, al fin, aquel jueves 15, la tensión se había agravado. Esa noche, como se vio, llegó Juan de Dios Rodríguez con los principales de Challapata.

D. EXPULSIÓN VIOLENTA

45Varios grupos de indios radicalizados continuaron con exigencias de bastimentos y de dinero. Como las tiendas de europeos ya estaban agotadas, optaron por asaltar tiendas de criollos, empezando por la de Francisco Polo, acción que, desde el punto de vista criollo, colmaba la paciencia. Los criollos decidieron utilizar la fuerza con la ayuda del cacique de Challapata, Lope Chungara. El hecho sucedió en la mañana del viernes 16 de febrero.

46El principal protagonista, don Juan de Dios Rodríguez, recordaba en su confesión que, al día siguiente de que había llegado a la Villa, el viernes, cuando iba a salir a visitar a su hermano,

  • 14 Confesión de Juan de Dios Rodríguez. Noviembre de 1784. A.G.I., Charcas 604.

«sintió mucho ruido e inquietud de gente sublevada, por cuyo motivo se contuvo e hizo ensillar los caballos que en su casa tenía y se preparó para salir con Chungara y sus compañeros, con otros dependientes y criados del confesante para la casa de don Jacinto, al que le envió un muchacho para avisarle, el que volvió trayéndole mate, y al tiempo de salir ya el confesante a la calle a caballo con algunos de sus criados y cercados ya en este acto de mucha gente del pueblo c indios, se dirigieron sin más hablar ni tratar a la tienda de don Francisco Polo, que estaba allí inmediata robándose por indios y por cholos y que la tenían cercada, y el confesante, siempre en el concepto de que la gente del país se uniría contra los indios, lanzó allí mismo la voz:
¡Maten indios!
Y en efecto, inmediatamente mataron los que allí había a tres o cuatro indios y sacaron sus cuerpos arrastrándolos por entre el bullicio, y a esto se siguió que los indios se amedrentaron y se incorporaron contra ellos los cholos y demás gente de la Villa, que en poco tiempo la dejaron limpia de indios rebeldes e inquietos»14.

47El Vicario de la Villa narró así estos hechos en su Diario, mostrándolo como el resultado de todo un proceso de tensiones que se habían agravado a partir del jueves:

  • 15 Diario citado.

«Dentro de la Villa repitieron sus propios excesos de embriaguez, saqueos de las iglesias y, por no encontrar europeos, empezaron a matar criollos y a azotarlos por unos motivos sumamente ridículos, como por cargar armas y quererse defender unos a otros. Con los europeos que estaban difuntos, hicieron los propios excesos que con los antecedentes y aun se propasaron a traer perros la noche antes para que se los comiesen; y como por la corrupción con que apestaron toda la plaza la desamparasen, logró el vicario darles sepultura en la propia conformidad que a los primeros.
Toda la noche del jueves 15 la pasaron los indios saqueando tiendas y casas sin reserva, ya las de los criollos y habiendo amanecido con cinco indios muertos, que se mataron unos a otros por el interés de las especies robadas y sentimientos anteriores, crecían la confusión y desconsuelo.
En este día viernes 16, se dispuso por don Juan de Dios Rodríguez (que llegó la noche antes con don Mariano Lope Chungara, cacique de Challapata, y otros caciques y principales de la provincia de Paria) que unidos todos los criollos botasen por fuerza cuando voluntariamente no quisiesen salir los indios y después de tres instancias amorosas que les hizo dicho don Juan habiendo causado éstas mayor engreimiento y resistencia de los indios, fue forzoso que a uno que le amenazó de muerte y convocaba a este efecto a sus compañeros le diesen de pronto en la cabeza: con lo que se consiguió la empresa y pudo evitarse que acabasen de saquear la tienda del criollo don Francisco Polo y recuperase del indio muerto un cáliz y patena que los había guardado en el fundillo del calzón. Desde esa mañana, empezó a sentirse menos confusión y algazara, pero los interiores no sosegaban por los justos temores de que entrasen veinte y tantos mil indios que en Poopó pudo contener la sagacidad y generosas partidas de don Juan de Dios Rodríguez y las exortaciones del cura, y como toda esa multitud estuviese esperando las órdenes de Chungara, no hubiese asomado a la Villa. Y estuviese cierta de los cuantiosos saqueos, hicieron los demás se recelaba que este interés los pricipitase a que la Villa padeciese con su entrada nuevas ruinas y acabasen con el caudal de las Cajas Reales. Pero Dios quiso que calmasen estos temores con haber condescendido prontamente todos los seculares y eclesiásticos hacendados con la petición de Chungara sobre que se desagenasen y cediesen a favor de aquellas comunidades las tierras y estancias...»15.

48También este hecho fue enfocado bajo diferentes puntos de vista. Ninguno de los testigos europeos negó que había sucedido tal como lo narraron Juan de Dios y el Vicario; pero atribuyéndoles arengas que los implicaban con Túpac Amaru, como el testigo Gurruchaga que, con base en lo que le refirieron varios curas, afirmó que Juan de Dios les dijo a los indios que se fueran, que ya no eran necesarios, que si había algunos chapetones vivos, los de la Villa bastaban para acabarlos y que ya estaban pagados de lo que habían ejecutado, «que saliesen porque el Rey Inca no gustaba hiciesen daño a los paisanos». Otros decían que mató a Lizarazu, el convocador de los de Paria, porque éste lo increpó por «haberlos hecho llamar para botarlos con tanto desprecio».

49Algunos testigos de la tan mentada sumaria de Seguróla aseguraron que bastó la voz de Juan de Dios para que los indios salieran; pero la mayoría confirmó que hubo necesidad de la fuerza, como dijo el criollo pro europeo Montecinos: «ante los excesos de los indios, los Rodríguez los retiraron en pocas horas a azote y palo».

50Juan de Dios Callejas, ex-soldado de Menacho, testigo presencial, dio una versión algo diferente a la de Juan de Dios, atribuyendo a Chungara la iniciativa. Según él, estaba afeitando a Juan de Dios cuando vino María Loredo anunciando desesperadamente que los indios estaban destruyendo su casa con motivo de robarle a Francisco Polo. Hallándose presente el cacique Chungara, dijo:

«Es mucha desvergüenza de los indios y descrédito del común, que los echasen de la Villa».

51Y los Rodríguez condescendieron. Recordaba Callejas que esa tarde se publicaron los actos de alianza con Chungara, que también incluía Mejía en su confesión. Asimismo, recordaba el primero que esa tarde, a instancias del tesorero Parrilla, se vitoreó al Rey y al cacique Chungara.

52La actuación de este último también fue objeto de controversia. ¿Era leal al Rey o a los Rodríguez? En todo caso, era un cacique de la línea moderada, incluso por la forma en que actuó cuando la muerte del corregidor Bodega, cómo logró detener las tropas de Challapata, cómo evitó los excesos de los más radicales; pero su actuación condescendiente con los criollos le costaría la vida.

53Por el grado de violencia utilizado, los indios rebeldes que sufrieron el daño, en especial los de la doctrina de Paria, que perdieron a su principal cabecilla Gerónimo Lizarazu, y los de la propia estancia de Rodríguez, Sillota, consideraron la expulsión como una traición de don Jacinto. El cura de Chayala oyó a los indios gritar mientras se retiraban precipitadamente:

  • 16 Todas estas declaraciones en el Expediente A de Segurola.

«¡Nos vengaremos!»16.

54La confrontación con las comunidades de la propia jurisdicción de la Villa era ya un hecho; Sica Sica y Challapata, aunque con recelos, mantenían las relaciones.

E. LA PROCESIÓN DE SANGRE

  • 17 Menéndez acabó de escribir su Diario el 27 de febrero consignando que entre el 19 y ese día no hub (...)

55Pese a que la expulsión de los indios aquietó en parte los ánimos, «la plebe orureña» se mantenía agitada, más aun cuando don Jacinto ordenó, el sábado 17, la recogida de todos los bienes robados (ver en saqueos y muertes). Fue tal la oposición a la medida que el lunes 19 se redistribuyó nuevamente lo requisado. El Vicario tomó la iniciativa de realizar una procesión de sangre con las efigies e imágenes principales de todas las Iglesias. Según el Diario que se le atribuye, después de la procesión el pueblo se calmó y no hubo mayor novedad hasta principios de marzo17.

56También por este hecho, aparentemente simple, los testigos de cargo, en este caso los curas contrarios a Menéndez, sacaron partido para sus acusaciones.

57El cura Barrón, de Chayala, declaró que, en la procesión, Menéndez justificó en su sermón los saqueos diciendo a la multitud que «lo que habían saqueado lo habían ganado en buena guerra». El cura de Laimes reconoció que la procesión de sangre fue para aquietar a la plebe que todavía estaba alborotada; pero que, acabada la procesión, el cura Menéndez profirió una plática desde los altos del cabildo y, entre otras cosas, dijo lo siguiente:

  • 18 Sumaria A de Segurola.

«Las adquisiciones que habéis hecho en ¡a noche del día 10 las adquiristeis en buena guerra, por lo que no estáis obligados a su restitución y, si algún escrúpulo os queda en el particular, yo os absuelvo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo»18.

  • 19 Confesión de Menéndez, 1787. Tercer Cuaderno de Confesiones. A.G.I., Charcas 603.

58Menéndez, en su confesión de 1787, negó enfáticamente haber justificado los robos, que más bien convocó esa procesión como una procesión de penitencia y de arrepentimiento; pero que no sirvió para aquietar a la plebe porque «la insolencia creció y arrebataron tumultuariamente lo que se había recogido en los días anteriores. Nadie tomó aquello de que antes se suponía dueño, sino que cada uno tomó del montón lo que pudo y cuanto pudo»19.

59Pero, en todo caso, después de la devolución y de la procesión, los ánimos se calmaron paulatinamente en la Villa, no así en el campo.

F. LAS MUERTES DE GERÓNIMO LIZARAZU Y ANDRÉS CALLE

60Dos de los indios muertos a consecuencia del rompimiento fueron Gerónimo Lizarazu, alcalde mayor del pueblo de Paria y principal convocador para la entrada de los indios de esa doctrina a la Villa, y Andrés Calle, de la estancia de Atita, también principal convocador de esa estancia.

61La muerte del primero se produjo el día de la expulsión de los indios. Unos dicen que por haber increpado a don Juan de Dios. Según los testigos indígenas de la sumaria de Segurola, aunque no sabían el motivo, presumían «que era por recelar que algún día rebelase la confianza que tenían». Según estos testigos, la misma razón lo habría llevado a hacer matar a Calle.

62La muerte de este último no está clara. Según Del Llano, cuya madre era la propietaria de la citada estancia, Calle vivía donde los Rodríguez, sobre todo cuando -no explicaba la razón-los cholos de la Villa comenzaron a perseguirlo. Como la casa de los Rodríguez «era el mejor y sagrado refugio de los oprimidos», allí se refugió; pero a la semana, los cholos entraron y lo degollaron a título de traición. Rodríguez hizo llamar a Del Llano diciéndole:

  • 20 Sumaria A de Segurola.

«Aquí han matado al pobre de Calle y me han traído estas llaves de la casa de su madre que estaban en su bolsillo»20.

63No existen más referencias al respecto. En todo caso, esas muertes son claras muestras de la confrontación.

G. MUERTE DE LOS CACIQUES CAMPOVERDE Y CHUNGARA.

64Otras víctimas fueron el cacique de Oruro, Manuel Campoverde, y el de Challapata, Lope Chungara, con la diferencia de que a éstos les.dieron muerte los propios indios rebeldes por considerarlos aliados de los criollos y traidores a su causa. El caso de Campoverde, de todos modos, fue muy diferente al de Chungara.

65Manuel Campoverde, cacique máximo de todas las comarcas que estaban bajo la jurisdicción de Oruro, tenía una enorme casa en los extramuros de la ciudad. No participó en ios sucesos y, por las referencias que dieron de él testigos europeos, se lo consideraba «un cacique leal», beneficiario del cobro de tributos e identificado con el sistema. Fue muerto por los indios del pueblo de Paria y Sillota cuando salió a buscar bastimentos para la Villa, cercada por indios en el mes de marzo.

66Lope Chungara, cacique de Challapata, actuó hasta el último como fiel aliado de los criollos; ayudó a Juan de Dios para evitar que la multitud de indios concentrados en Poopó entraran a la Villa; ayudó a expulsar a los más radicalizados el viernes 16 de febrero, se hospedó en casa de los Rodríguez, estableció con los criollos un pacto de mutua defensa después de la cesión de tierras, fue vitoreado en la plaza pública. Incluso, algunos testigos del partido europeo lo consideraban el indio más fiel que existía en la provincia, pero muchos otros lo acusaban de ser el principal protagonista de la muerte del corregidor Bodega. Pero, por diversas actuaciones suyas, varias comunidades, especialmente la de Ancacalo, perteneciente al repartimiento de Challapata, lo consideraron un traidor y le dieron muerte.

67Algunos de los prisioneros indígenas, después de la fracasada invasión a la Villa dirigida por los de Challapata, el 2 de abril de 1781, dieron detalles sobre esa muerte.

68A Francisco Javier Condori, de Challapata, le preguntó el juez de la causa si tuvo que ver con la muerte del corregidor o con la de Chungara. Respondió:

«No; pero tuve complacencia de ambas, por quedar libre de los tributos».

69Martín López, del ayllu Andamarca de Challapata, confesó que los de su ayllu mataron al cacique Lope Chungara porque «pensaba restituir el tributo y esto era opuesto a las órdenes de Tupaamaro».

70Santos Maleo, del ayllu llave de Challapata, justificó también la muerte de Lope Chungara:

«Chungara quiso restablecer el cobro de los tributos y se levantaron contra él parte de los indios de Ancacato y, convocando a los de Ancoñuño, con quienes lindan sus tierras, le quitaron la vida diciendo que dichos tributos se debían pagar a Tupaamaro».

71Manuel Mamani, del ayllu Tacagua de Challapata, también justificó la muerte de Chungara «por traidor a su comunidad» y por tratar de contraponer las órdenes de Túpac Amaru sobre los tributos.

  • 21 Expediente de las Invasiones. Abril de 1781. A.G.I., Charcas 601.

72Felipe Calano, del ayllu Changara de Challapata, confirmó que los de Ancacato mataron a Chungara porque éste quiso reponer los tributos, en contra de las órdenes de Túpac Amaru21.

  • 22 Confesión de Juan de Dios Rodríguez. A.G.I., Charcas 604.

73Todos estos testimonios coincidieron, por tanto, en afirmar que se le mató por querer restituir la cobranza de tributos. Sin embargo, en la sumaria de Segurola, tres años después de los hechos, se dieron otras versiones. Los seis indios de Paria, que declaraban al unísono, afirmaron que creían que fue a consecuencia de que Chungara no repartió el dinero que le dio Rodríguez para su comunidad. Andrés Isidro Uriarte dijo que, cuando volvió Chungara a avisar a los indios concentrados en Poopó que ya no eran necesarios, lo mataron en la Ranchería de Ancacato «notándole que se había compuesto en todo con Juan de Dios». Salvador Parrilla creía que le habían matado porque criticó la repartición de dinero en la cancha de Campoverde. Finalmente, el Fiscal atribuyó a Juan de Dios la instigación de esa muerte como parte de su política para deshacerse de sus antiguos aliados. Juan de Dios, cuando le leyeron ese cargo en su confesión, contestó que «era constante que los que mataron al cacique Chungara fueron los indios de Ancacato, quienes lo sacaron de su casa con el pretexto de un convite o deslinde de tierra y lo enlazaron y dieron muerte, contra cuyos indios pidió la viuda justicia ante el confesante como Justicia Mayor, quien la previno que esperase a que se serenasen las cosas...». Juan de Dios afirmó, además, que si hubiera querido hacer matar a Chungara podía haberlo hecho antes de que éste saliese de la Villa. Juan de Dios reconoció que Chungara escribió a Jacinto desde Poopó anunciándole que iba a la Villa en busca de europeos y que el cacique era uno de los implicados en la muerte de Bodega22.

74En todo caso, las interpretaciones posteriores sobre su muerte no tienen el significado que tiene la propia muerte. El cacique Chungara fue reemplazado por Santos Mamani, quién también participó en la muerte de Bodega. Hasta ese momento, era alcalde principal de Challapata. Santos Mamani pasó a liderar la sublevación de toda la región; aunque esto significó la radicalización de la posición de los de Challapata y todos los repartimientos aledaños, todavía se mantenía una buena relación con los de la Villa.

H. MUERTE A CRIOLLOS Y EUROPEOS EN LAS PROVINCIAS

75A la par que en Oruro, en los pueblos de las provincias cercanas se dio una abierta persecución contra los peninsulares. Se amplió contra mestizos y criollos cuando se produjo la ruptura.

76Los peninsulares, además de los corregidores que ya habían pasado a mejor vida, vivían sobre todo en los ingenios como mineros, funcionarios de segundo orden o comerciantes. Cuando empezó la sublevación, casi todos se fueron a refugiar a las ciudades.

77Los testimonios más elocuentes sobre esas muertes fueron dados por los propios autores indígenas durante la sumaria que levantó Jacinto Rodríguez, después de la victoria criolla en abril de 1781. Tomando en cuenta que los declarantes estaban bajo la presión de su cautiverio, sus afirmaciones no dejan de revelar importantes detalles.

78Antonio Pacheco, natural del partido de Peñas (Poopó), narró de esta manera la muerte del comerciante europeo Vicente García, la que después fue interpretada como instigada por su rival, el minero criollo Manuel Herrera:

  • 23 Expediente 6 de la sumaria actuada por instrucción de Jacinto Rodríguez contra los rebeldes indíge (...)

«...Se mantuvo en el pueblo hasta las noticias que corrían de las muertes de los europeos en esta Villa. Les advertí a los principales y alcaldes debían buscar a los que allí había para matarlos sin reservar diligencias en su solicitud...
Siguiendo su resolución, bajaron por dos veces al ingenio de Alantaña y atropellando el respeto del coronel Juan de Dios Rodríguez, registraron lo más recóndito de su casa y solicitaron principalmente a don Vicente García, de quien tenían noticia haberse ocultado allí con dos compañeros más y no encontrándolo sino a los compañeros que comprobaron ser criollos, salimos a buscarlo a la Iglesia y entrando a este tiempo un religioso franciscano nombrado Fray Bernardino me dijo:
- Ya está aquí este indio excomulgado que después de haberle perdido respeto a su párroco había venido a prenderlo al dueño de esta hacienda.
- De estas ex-comuniones, le respondí, hago poco aprecio y aunque le echase otras y muchas más le importaba poco y lo que convenía era dar satisfacción al común. Con esto, induje a buscar a dicho García, aunque estuviese dentro del Sagrario, como en efecto, hasta dar con él entró al tumbadillo que tenía el cura, no cesó mi influjo y allí lo mató el común. Y por haberlo ocultado, di la especie de que el cura no debía serlo por ser opuesto a sus feligreses y, en efecto, consiguió lo expulsasen de allí...»23.

79Murió Vicente García; como había sucedido en la Villa, sus compañeros, por ser criollos, se liberaron; el cura, pese a su provocación, simplemente fue expulsado del pueblo.

80En Challacollo, se dio muerte a un maestro de primeras letras. Ascencio Taquichiry, uno de los principales implicados, narró así el hecho:

  • 24 Ibídem.

«Por orden de Mateo Ancalli, fui a matar a un escolero residente en Challacollo por compadre del gobernador Melchor Challapa (cacique leal al Rey). Ancalli me ordenó que lo sacase del cuarto donde se había refugiado, le di un empujón para echarlo afuera y así lo cogió Laureano Chinchi, para que el dicho Ancalli le quitase la cabeza. Yo sólo le di unas patadas al cadáver»24.

81José Chinchi, que también participó en esa muerte, confirmó la versión anterior.

82Los prisioneros de Lequepalca (doctrina de Paria) dieron referencias sobre muertes a españoles. Andrés Colque confesó haber participado en Octavi en la muerte de Manuel Ovando, a quien habían apresado Tomás Huanca y Carlos Tancara. Bartolomé Mamani confesó que, en la Ventilla, se dio muerte a dos hombres «presumiendo ser europeos».

83Al cura franciscano Fray José Cervantes lo tomaron prisionero en la quebrada de Huanuni, cuando regresaba del asiento de Auliagas. No lo mataron «por religioso; pero al comerciante José Santos de Arrizaga, que venía con él, le dieron muerte y se repartieron sus bienes». Esta muerte ocurrió cuando las tropas de Santos Mamani se dirigían a Arque y en ella participaron indios del Tambo de la Venta y Media. Los cabecillas de ese lugar confesaron su participación; así Manuel Cama, Lucas Guaygua; pero el que dio más detalles fue Javier Huanca:

  • 25 Ibídem.

«Es cierta ¡a muerte, en la que cooperaron Mateo Cruz Choque y después todos los demás indios de la Venta y entre ellos el declarante, que después de muerto le dio un garrotazo al mandato de los demás y que la plata del difunto que habían sido diez y siete pesos los cogieron entre todos los que concurrieron a la muerte»25.

84El 15 de mayo de 1781, los indios de la estancia de Culcupampa, propiedad del capitán criollo Clemente Menacho, entregaron a los principales tumultuantes de la citada estancia: Francisco Churqui, Andrés Cuchillo, Cruz Fabiano y Alejo Mendoza. Se los acusaba de ser cabecillas de la sublevación y de haber dado muerte al arriero Hilario Rodríguez.

85Alejo Mendoza narró brevemente ante el tribunal cómo se mató a Hilario Rodríguez, confesando su coautoría:

  • 26 Ibídem.

«Participé con Esteban Cuchillo y un indio de la estancia de Santo Tomás que le dio con un palo y otro Esteban y yo lo degollé con un cuchillo que me dio Esteban. Lo matamos porque creíamos que el arriero Rodríguez internaba muías para don Clemente Menacho, que es el dueño de la estancia de Culcupampa»26.

86Cruz Fabián confirmó lo dicho por Alejo Mendoza; pero para él la causa de haber matado al «arriero mestizo» Rodríguez fue que el indio de Santo Tomás lo acusaba de que «por él estaba sin hijo».

  • 27 Ibídem.

87Los de la estancia de Calapata, de la doctrina de Paria, jurisdicción de la Villa de Oruro, ejecutaron al dueño de la citada estancia, Bernardo Vidal. En relación con este hecho, fue entregado preso en mayo, por los propios indios de la estancia, Ramón Colque. Éste confesó haber participado, pero entre los demás; «acudió con piedras hasta acabar con el dicho Bernardo Vidal con el fin de quedarse con las tierras», que tal orden provenía de su capitán Lorenzo Mamani, ya muerto en el momento de las prisiones. Vidal, según esta narración, fue llevado a un «apacheta», cerro sagrado, «donde ejecutaron aquella alevosía»27.

88Hacia la última quincena de mayo, fueron tomados prisioneros, por un grupo de indios de su misma estancia, tres cabecillas de la estancia de Querarani, provincia de Sica Sica, por haber participado en la sublevación y en la muerte del español Mateo Conde.

89Juan Marca, uno de los prisioneros, narró los acontecimientos de la siguiente manera:

  • 28 Ibídem.

«Fue a abastecerse de arriendo de leña con Lucas y Simón Flores a la estancia del Pongo en la ocasión que los indios de allí comúnmente sublevados estaban para ejecutar el homicidio de Mateo Conde, español, por decir había auxiliado a la fuga que hizo don Santiago Royo y le convocaron de orden de Sebastián Arrebata para que interviniese en él, como le ejecutó porque después que a fuerza de golpes lo dejaron por muerto y sacaron al patio y le dieron un palo porque manifestaría dicho Conde no haber expirado para que acabase con él y, por temor de aquella gente, descargó un garrotazo con que feneció»28.

  • 29 Ibídem.

90Entre las muertes que se dieron en provincias después de la confrontación, se destacó la del «mozo orureño» Juan Manuel Fernández que tomaron prisionero los guardias indios encargados de cuidar que los de la Villa no tomasen la cebada. Antonio Colpi, de la estancia de Colopata, doctrina de Paria, fue posteriormente entregado preso por naturales de su estancia acusado de haber degollado al citado mozo. El no se negó; pero dijo haber sido orden de su capitán Lorenzo Mamani, ya difunto, y de Ramón Colque, su sargento29.

91Todos los hechos narrados en este capítulo muestran la confrontación que se dio entre criollos e indígenas; pero ningún acontecimiento fue tan violento como los tres intentos que hicieron los rebeldes indígenas para tomar la Villa de Oruro.

Notes

1 Expediente A de Segurola.

2 Ibídem.

3 Ibídem.

4 Expediente Manrique A. A.G.I., Charcas, 602.

5 Acusación Fiscal. 14 de abril de 1787. A.G.I., Charcas 602.

6 Confesión de Menacho, octubre de 1784. Buenos Aires. Cuaderno Primero de Confesiones. A.G.I., Charcas 603.

7 Defensa de Mutis, 1790. A.G.I., Charcas 605.

8 Confesión de Juan de Dios Rodríguez. A.G.I., Charcas 603. Primer Cuaderno de Confesiones en Buenos Aires.

9 Todos estos testimonios en el Expediente A de Segurola.

10 Citado por Boleslao Lewin, ob. cit. pág. 294.

11 Otros testigos que confirmaron la acusación de la sumaria fueron: Diego Azero, de oídas y el cura Vereicochea de Laimes. Éste recordaba que el finado y poderoso minero Manuel Arricochea, días antes del 10 de febrero, «a los pocos días de que se descubrió la traición de Túpac Amaru, le dijo que Juan de Dios podría tener inteligencia con dicho rebelde, pues hacía recuerdo que dos años antes, poco más o menos, hallándose en el ingenio de Diego Flores en Sora Sora, en oportunidad de un espléndido banquete, expresó dicho Juan de Dios que se compadecía de los chapetones por lo poco que habían de durar...».

12 Expediente Manrique A A.G.I., Charcas 602.

13 Diario citado.

14 Confesión de Juan de Dios Rodríguez. Noviembre de 1784. A.G.I., Charcas 604.

15 Diario citado.

16 Todas estas declaraciones en el Expediente A de Segurola.

17 Menéndez acabó de escribir su Diario el 27 de febrero consignando que entre el 19 y ese día no hubo ninguna novedad. La relación fue enviada a Potosí y, al parecer, también a Chungara. Con esta explicación, concluyó el relato.

18 Sumaria A de Segurola.

19 Confesión de Menéndez, 1787. Tercer Cuaderno de Confesiones. A.G.I., Charcas 603.

20 Sumaria A de Segurola.

21 Expediente de las Invasiones. Abril de 1781. A.G.I., Charcas 601.

22 Confesión de Juan de Dios Rodríguez. A.G.I., Charcas 604.

23 Expediente 6 de la sumaria actuada por instrucción de Jacinto Rodríguez contra los rebeldes indígenas. A.G.I., Charcas 601.

24 Ibídem.

25 Ibídem.

26 Ibídem.

27 Ibídem.

28 Ibídem.

29 Ibídem.

© Institut français d’études andines, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540