Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Oruro 1781: Sublevación de indios y rebelión criolla

 | 
Fernando Cajías de la Vega

Segunda parte. Sublevación indígena y rebelión criolla

Capítulo IX. La crisis política

Texte intégral

A. LA INESTABILIDAD INTERIOR EN PERÚ Y CHARCAS

1El siglo xviii, particularmente la segunda mitad, fue, en las regiones de Perú y Charcas, un siglo de profunda crisis. El virreinato del Perú vivió su ocaso, Lima perdió el control de los circuitos comerciales, Potosí y Oruro pasaron a ser asientos mineros secundarios. Paradójicamente, como ha sucedido en muchas épocas de crisis, tanto en Perú como en Charcas, se vivió el apogeo de las expresiones culturales.

2A la crisis económica, se sumaron las crisis sociales y políticas, el rechazo constante a las autoridades locales, la creciente toma de conciencia de lo americano y, sobre todo, los frecuentes amotinamientos de los indios.

  • 1 NAVARRO GARCIA, Luis: Hispanoamérica en el siglo xviii. Universidad de Sevilla, 1975. pág. 112.

3En Perú y en Charcas, se observaba «un ambiente de inseguridad y de descontento social generalizado que es casi desconocido en el México coetáneo»1. Este descontento se plasmó en revueltas y rebeliones, muchas violentas, tanto en las ciudades como en el campo.

  • 2 O’PHELAN GODY, Scarlett: Rebellons and revolts in eigthteenth century, Peru an Upper Peru. Köln, 19 (...)

4Scarlett O’Phelan, en un estudio erudito sobre la situación política previa al estallido de 1780, ha identificado más de cien rebeliones o revueltas, calificadas así según su breve o mayor duración, si fueron regionales o locales, o por su espontaneidad o planificación2. Sea cual fuera su tipología, lo cierto es que el número de las mismas es una demostración patente del estado de conmoción interna que se vivía en la región.

  • 3 Ibídem.

5Las revueltas o rebeliones tuvieron diferentes características. La propia Scarlett O’Phelan las clasifica de acuerdo a su objetivo predominante. La mayoría fue de carácter antifiscal, contra el tributo, pero, sobre todo, contra el reparto. Conmociones violentas, en la mayor parte de los casos, concluían con la muerte del corregidor. También se dieron revueltas anticlericales contra los derechos parroquiales abusivos de algunos curas o por problemas de tenencias de la tierra. Por otro lado, fueron frecuentes las rebeliones de la masa indígena contra los caciques, sobre todo cuando eran impuestos por el corregidor. Los centros de producción -como los obrajes y las minas - fueron otros escenarios de conmociones. En definitiva, muchas razones llevaron a los indios a rebelarse; pero, sin duda, los más graves problemas fueron originados por el reparto mercantil y los consiguientes abusos de los corregidores3.

  • 4 MORENO YAÑEZ, Segundo: Sublevaciones indígenas en la Audiencia de Quito. Universidad Católica. Qui (...)

6Esta situación no fue exclusiva del Perú y Charcas. En la Audiencia de Quito, tal como ha demostrado Segundo Moreno, se vivió una situación similar, agravada por la decadencia de la manufactura textil4.

7Sin embargo, en la Audiencia de Charcas, la reacción fue particularmente violenta. En 1730, el mestizo Alejo Calatayud dirigió una revuelta en Cochabamba contra una tentativa de incluir en la tasa de tributarios a los mestizos. En 1739, abortó una rebelión más preparada en Oruro, que se verá más adelante. En 1751, los indios kajchas, del Cerro Rico de Potosí, mataron a un administrador de éste. En 1760, la población de Totora, de la provincia de Carangas, protagonizaba una agitación social contra la revisita de indios. Pero, sin duda, las rebeliones más violentas se dieron en la década del 70.

8En Sica Sica, provincia vecina de Oruro, los indios mataron al teniente de corregidor en 1770, como culminación de una rebelión claramente identificada contra el reparto de mercadería. Lo mismo sucedió al año siguiente en otra provincia colindante, la de Pacajes. En Jesús de Machaca, pueblo de ésta última, los rebeldes mataron al corregidor.

9Otras veces, el descontento se canalizó a través de una resistencia pacífica, optando por el camino legal de largos e interminables juicios de las comunidades contra el reparto de los corregidores. Esa fue, por ejemplo, la vía escogida por varios pueblos de Carangas en contra del reparto del corregidor Arizaga (ver capítulo Reparto). Esta vía legal fue siempre un fracaso, lo que explica la violencia creciente que adquirieron las reclamaciones.

10Particularmente interesante para este estudio es la rebelión de Condo Condo, por ser un pueblo ubicado en la provincia de Paria y porque sus consecuencias excedieron el ámbito local, para unirse con la gran rebelión de Chayanta, acaudillada por Tomás Catari.

В. LA REBELIÓN DE CONDO CONDO

11Esta sublevación se produjo también en la década del 70, concretamente en 1774. El objetivo central fue terminar con los abusos de los caciques cobradores. Según los principales de Condo Condo, los hechos, en resumen, fueron los siguientes:

  • 5 Archivo Nacional de Bolivia. Sublevación de Indios. Tomo II. Expediente de Condo Condo.

«El día 14 de octubre en la noche, Don Gregorio Llanquepacha y su hermano y segunda Andrés Llanquepacha, armados de pistolas...habían matado a un indio tributario con los trabucos que presentan ante la Audiencia como prueba y que a raíz de ello se había formado un tumulto de indios que tomando palos y piedras dieron muerte a los Llanquepacha sin saberse, por el tumulto y la noche, quiénes fueron los ejecutores»5.

  • 6 Ibídem.

12El corregidor de Paria, por su parte, informó que los indios Condo Condo de la parcialidad de Anansaya del ayllu Suilcayana, «encontrándose a media noche a las casas de los mencionados caciques, les dieron muerte sin permitirles auxilio de cristianos»6. La Audiencia ordenó el apresamiento de los indios de Condo Condo que estaban en La Plata, iniciando una demanda para explicar que la muerte de los Llanquepacha fue ocasionada por un motín y, además, que se aprehendiera a todos los identificados como cabecillas.

13Así se inició un largo proceso que duró hasta 1780, sostenido como parte acusadora por el Fiscal, el corregidor y las viudas de los Llanquepacha y, como parte acusada, por todos los indios prisioneros, que eran cerca de cuarenta. De éstos, unos murieron en prisión, otros lograron probar su inocencia y otros, finalmente, lograron su libertad por la invasión de Catari en septiembre de 1780.

14No interesa en este trabajo dar una referencia detallada sobre los sucesos y el consiguiente proceso, pero hay que destacar dos cuestiones fundamentales: la rivalidad de las parcialidades y el efecto de los sucesos en los enclaves de Condo Condo en el valle de Yamparáez.

  • 7 Ibídem.

15En efecto, los Llanquepacha eran de la parcialidad Anansaya y los sublevados, de la de Urinsaya. Algunos prisioneros que probaron ser urinsayas lograron su libertad, como el caso de Isidro Tarimalco, que la logró después de declarar: «Los que cometieron el desastre fueron de la parcialidad de Anansaya y yo soy de la Urinsaya»7.

16Un testimonio muy elocuente al respecto es la carta del cura Josep Suero Gonzáles y Andrada, enviada desde Potosí al Fiscal del proceso el 21 de octubre de 1774, que en su parte más importante dice:

  • 8 Ibídem.

«Muy señor mío y todo mi mayor aprecio: Los enteradores de la mita de Condo Condo que se hallan en esta mi parroquia, atendidos por el cariño con el que procuro mirar por mis feligreses, se me entraron y con lastimosas quejas representáronme el justo temor con que se hallaban por haber sido ellos de la contraria parcialidad a la del gobernador en su pueblo Gregorio Llanquepacha por cuya enemistad para quitarles de diferencias con dicho gobernador me aseguran haberse ellos por el mes de junio asignado voluntariamente a la mita en que se hallan ocupados y habiéndose ahora escrito de su pueblo el tumulto sucedido contra el dicho Llanquepacha, o el que dicen que éste suscitó contra la parcialidad de estos indios me vinieron relacionando el caso...pidiéndome con lágrimas que en virtud de ser yo testigo de su inocencia, pues se hallan hace más de cuatro meses en esta villa y al mismo tiempo de la justa indignación con que dicen se ha invitado su parcialidad contra su gobernador...(le pidieron que abogue por ellos)»8.

17La razón que enardeció los ánimos, al parecer, fue el cambio de cura para la comunidad; pero los motivos eran mucho más profundos. Éstos estaban relacionados con el cobro de tributos y la entrega anual de los 57 mitayos que el repartimiento de Condo Condo debía enviar a Potosí, tareas a cargo del cacique Llanquepacha.

18Si bien la rivalidad de las parcialidades fue un elemento fundamental para la sublevación, no se pueden dejar de lado las causas económico-sociales. Testigos, como Dámaso Lenis, declararon que los abusos del gobernador (tributos y mita) eran contra las dos parcialidades y contra el «común» de la provincia, motivo principal de encono que se agravó aún más con la rivalidad de las parcialidades.

19El segundo aspecto importante de destacar es la repercusión en los enclaves vallunos de Yamparáez. La primera consecuencia fue la prisión que sufrieron los residentes en el valle por su dependencia respecto a los del altiplano, sin tener una participación directa en el conflicto. Por ejemplo, Juan de la Cruz Fernández Choque, segunda autoridad indígena del pueblo de Pocpo (Yamparáez), no había estado en Condo Condo en octubre, lo que confirmaron todos los demás prisioneros; sin embargo, fue tomado preso porque estaba en compañía de los otros cuando vinieron a instalar su demanda en la Audiencia y fue ordenada su detención. Él justificaba de esta manera lógica su encuentro con los de Condo Condo:

  • 9 Ibídem. Ver con más detalle: CAJIAS, Fernando: El sistema econòmico andino y sus repercusiones en l (...)

«Soy residente en San Pedro de Milioma, doctrina de Pocpo, y vine a La Plata a cobrar unos pesos que se me debían y me junté a los indios de Condo Condo por la complacencia que me produjo encontrarme con compatriotas y naturales de mi país» 9.

20A éste, como a otros prisioneros que trabajaban en el molino de Milloma, se les dio libertad después de comprobarse la ausencia de su comunidad de origen desde seis meses antes del conflicto.

21Por la muerte de algunos de ellos y por la libertad que muchos lograron, en 1780 sólo quedaban nueve prisioneros. El 10 de septiembre de 1780, los sublevados de Chayanta, con los hermanos Catari a la cabeza, cercaron la ciudad de La Plata. No es del caso entrar en el detalle de tan famoso alboroto; lo que interesa aquí es que, como consecuencia de ello, fueron liberados todos los prisioneros de Condo Condo. El dictamen del oidor Rueda fue duramente criticado por el Fiscal, pero aquél lo justificaba diciendo que era el único recurso para salvar a la ciudad.

22Los acontecimientos revelaron un estrecho contacto entre los indios de Chayanta y los de Condo Condo. Los residentes en el valle de esta última comunidad participaron en el asedio de 1780. Así, el proceso de rebeliones locales terminaba para dar paso a la sublevación general de los indios.

23El caso de Condo Condo, como el de un centenar de rebeliones que se dieron a lo largo del siglo xvii, demuestran que la sublevación de Túpac Amara no fue un hecho aislado, sino producto de un largo proceso de maduración del descontento indígena. Éste, a mediados de la década del 70, se agudizaría y se vincularía con los conflictos urbanos, por la política de las reformas borbónicas y del visitador Areche.

C. LAS REFORMAS BORBÓNICAS Y LA VISITA

24Aunque la mentalidad reformista empezó a actuar desde las primeras décadas del siglo xviii, el gran momento de la reforma fue la época de Carlos III y, en especial, cuando estuvo encargado de la Secretaría de Indias José de Gálvez (1776-1787).

25Las reformas, que trajeron la reordenación profunda de las relaciones administrativas, militares y mercantiles entre la metrópoli y las colonias; el reajuste de las instituciones; las reformas económico-mercantiles y la erección de nuevas entidades político-administrativas agravaron la ya conflictiva situación política de la región.

26Una de las primeras medidas que produjo un gran malestar fue la expulsión de los jesuitas en 1767. El mayor efecto se produjo en las misiones de Mojos y Chiquitos, donde muchos indios, en señal de protesta, abandonaron los pueblos y volvieron al monte. También en las ciudades, no pocos seguidores de la Compañía manifestaron su desagrado. Ese malestar no dejó de estar presente como un telón de fondo secundario, pero real, en la sublevación general de 1780. El caso de Oruro fue un ejemplo, como se verá más adelante.

  • 10 NAVARRO GARCIA: ob. cit., pág. 161.
  • 11 HALPERIN DONGHI, Tulio: Reforma y disolución de los imperios ibéricos. 1750-1850. Historia de Amér (...)

27Pero fueron, sin duda, las medidas administrativas y fiscales las que causaron mayor irritación. El «objetivo fundamental de la reforma fue el fortalecimiento económico y militar del Imperio mediante la racionalización de su sistema administrativo, que sería además enteramente centralizado»10. El aspecto más importante de la reforma era, a la vez, el más conflictivo porque «la eficiencia administrativa de un poder colonial no suele ser apreciada como ventajosa por sus administrados; tanto en Hispanoamérica como en Brasil, lo era aún menos porque ese esfuerzo aparecía combinado con otro por aumentar la recaudación fiscal».11

28Uno de los puntos neurálgicos para aumentar los ingresos fiscales fue el de los impuestos al comercio. El aumento del impuesto de alcabalas, la erección de Aduanas y la Visita general al reino fueron las políticas de la reforma que generaron mayor rechazo, el que, en muchos casos, desembocó en violencia.

29Las Aduanas no sólo afectaron a los grandes comerciantes. Hacendados, mineros, artesanos mestizos, pequeños comerciantes, productores indígenas y arrieros también se oponían al nuevo sistema. La resistencia contra esta medida se concentró en las ciudades, aunque en ella estuvieron implicados algunos comerciantes indígenas de las provincias.

30En la ciudad de La Paz, se produjeron hostilidades contra la Aduana en 1777 y en 1780. El blanco principal de la protesta fue el aduanero Bernardo Gallo y los guardas de la Aduana. Los vecinos criollos y mestizos se manifestaron con pasquines, pero los protagonistas principales fueron los indios «trajinantes» que traían y llevaban productos agrícolas y ropa de la tierra.

  • 12 En A.G.I. Charcas 594, existe un expediente sobre los problemas de la Aduana de La Paz. Ver tambié (...)

31El aumento de las alcabalas, la nueva revisión de los fardos para los aduaneros, el pago de depósitos para todos los productos que salían de la ciudad y la aplicación de impuestos a productos que nunca los habían pagado produjeron otros tantos amotinamientos en torno a la Aduana. El más grave fue el del 12 de marzo de 1780, que obligó al Obispo de la ciudad a suspender, en nombre del Rey, los nuevos impuestos. Las propias autoridades virreinales, ante el reclamo generalizado, disminuyeron la alcabala y suprimieron la aduana. De todas maneras, estas medidas no detendrían el avance de los indios contra La Paz al año siguiente, precisamente liderizados por el indio trajinante Julián Apaza12.

32En 1774, hechos similares se produjeron cuando se instalaba la Aduana en Cochabamba y, en 1780, en Arequipa. La primera revuelta estuvo motivada, sobre todo, por la imposición de alcabalas a los granos.

33La Visita General del Imperio, llevada a cabo en el Perú por José Antonio de Areche y en Nueva Granada por Juan Francisco Gutiérrez de Piñeres, estaba plenamente identificada con esa política fiscal. Sus medidas no sólo provocaron una tensión interna entre las propias autoridades virreinales, sino que fueron factor primordial para el desencadenamiento de la sublevación de Túpac Amaru en el Perú y la de los comuneros del Socorro, en Nueva Granada.

34Esta última fue también originada por las medidas impositivas del Visitador, como las restricciones a la producción de tabaco, el restablecimiento del viejo impuesto de armada de Barlovento, el aumento de alcabalas y de cargas fiscales a productos alimenticios y al algodón. Los sublevados, cuya lucha fue mucho menos violenta que la que se desarrolló en el Perú, lograron la mayor parte de sus objetivos.

35Areche, abanderado de la reforma, no tuvo tampoco el éxito esperado. Los impuestos al comercio, que dañaban sobre todo el mercado interno, eclipsaron su positivo deseo de suprimir el reparto forzoso. Resulta paradójico que quien tenía como tarea eliminar una de las causas que más rebeliones había ocasionado en los años anteriores, por sus otras políticas coyunturales, fuera uno de los responsables de que se produjera la rebelión más grande del siglo xviii. Así, su desproporcionado celo fiscal y reformador coadyuvó a precipitar esos acontecimientos. Contrariamente a lo que creen algunos historiadores, las reformas borbónicas y la manera de aplicarlas, aunque evidentemente fueron una causa esencial y motivadora de la sublevación general, no fue la única. Viejas y nuevas imposiciones se articularon para desencadenar el estallido.

36Por otro lado, tampoco hay que olvidar que la coyuntura internacional, desde hacía tiempo, impactaba en Iberoamérica, donde se sentía el peso de los conflictos externos en los que estaban envueltas sus monarquías. Por ejemplo, cuando, en junio de 1779, España entró en guerra contra Inglaterra, además de los donativos de guerra salidos de las colonias y que se pedían en muy mal momento, ésta gravitó sobre el accionar de las tropas realistas en el momento de la sublevación como en la lentitud con la que se desarrollaron algunas operaciones de represión.

D. ESTALLIDO DE LA SUBLEVACIÓN GENERAL

37La sublevación general de indios tuvo, en su primera fase, dos grandes focos de rebelión: Chayanta y Tinta.

38La rebelión de Chayanta, menos conocida que la de Tinta, tuvo un largo proceso de gestación. El cacique legítimo de la provincia, ubicada al norte de Potosí, Tomás Catari, inició en 1777 una interminable querella contra el cacique impostor, el mestizo Blas Bernal. El cobro fraudulento y excesivo de los tributos y, sobre todo, la impostura de funciones llevaron a Tomás Catari y a la familia Acho a movilizarse para recuperar sus prerrogativas.

39La querella tropezó con un sinnúmero de dificultades y de dilaciones. Empezó en Potosí ante los oficiales reales. Éstos reconocieron como justas las peticiones de Catari, pero el flamante corregidor, Joaquín Alós, se negó a acatar las instrucciones de los funcionarios de Potosí. Después de un año de inútiles insistencias, Tomás Catari decidió su famosa marcha a Buenos Aires. En diciembre de 1778, después de un largo peregrinaje, consiguió que el Virrey Vertiz ordenara la investigación del caso y algunas promesas que Catari diera por realidades, como la rebaja del tributo.

40En febrero de 1779, la Audiencia, siguiendo las órdenes del Virrey, reinició nuevamente el proceso, pero Alós se negó a entregar los antecedentes y el proceso se dilató. Catari, sin abandonar las formas legales, inició entonces la resistencia pasiva. Comenzó a actuar como cacique, generando un conflicto mucho mayor con el cacique mestizo y el corregidor. Catari fue detenido, pero un amotinamiento indígena logró su libertad en mayo de 1779.

41A los pocos meses, mientras el proceso continuaba lentamente, Catari fue detenido nuevamente en junio de 1779. Esta vez la detención duraría varios meses. Desde la cárcel, continuó enviando escritos a la Real Audiencia.

42La detención de Catari en Potosí duró hasta abril de 1780. Mientras era trasladado a Macha, los indígenas lograron liberarlo.

43En junio de ese año, el persistente cacique seguía insistiendo en la vía legal, dirigiéndose a la Audiencia de La Plata. Sin embargo, su escrito fue respondido con una nueva orden de detención. Los indios reclamaron por la libertad de sus dirigentes de Chayanta y Condo Condo y comenzaron a ser perseguidos y aprehendidos por las autoridades españolas:

  • 13 LEWIN, Boleslao: La rebelión de Túpac Атаги y los orígenes de la emancipación americana. Buenos Ai (...)

«Todo lo hasta aquí expuesto me ha parecido indispensable por lo pronto hacer presente (escribe el corregidor Alós) la sabia penetración de Vuestra Alteza a fin de que con los indios sublevados que se hallan en esa corte (La Plata), tome Vuestra Alteza las providencias que juzgare oportunas y que sirvan de escarmiento a toda esta provincia, pues reconozco que el mal va cundiendo, pues éstos se habían unido con el mencionado Catari y con los indios vecinos de la provincia de Paria que mataron años hace a su gobernador Llanquepacha y, si no se ataja con tiempo el mal, me temo muy funestas consecuencias»13.

44La influencia de Catari llegaba hasta las provincias vecinas de Paria y Porco; pero todavía no había brotes de violencia, hasta que el propio corregidor Alós los provocó. El día de San Bartolomé, el 24 de agosto de 1780, día tradicional de concentración indígena por la salida de los mitayos, fue aprovechado por el corregidor, acompañado por un considerable cuerpo de milicias, para cobrar los excesivos repartos.

45El cacique Tomás Acho, a dos días de iniciada la feria, usó la ocasión para reclamar la libertad de Catari, según promesa que el corregidor había hecho semanas antes, por la presión de un amotinamiento indígena. La respuesta del corregidor fue matar a Acho, lo que desencadenó la violencia contenida. Pese a la diferencia de armamento, la victoria se inclinó a favor de los comunarios, quienes lograron apresar al corregidor. Con ello, contaban con la mejor arma para conseguir la libertad de su caudillo y, con la mediación del polémico cura Merlos, se logró el intercambio de prisioneros.

46Pese al cambio del corregidor Alós, la rebelión continuó y el liderazgo de Catari fue en aumento. Un segundo éxito de los rebeldes fue el sitio a la ciudad de La Plata, a consecuencia del cual los prisioneros de Condo Condo fueron liberados.

47Las órdenes de Tomás Catari se propagaron a las provincias circunvecinas. Exceptuando los asientos mineros, la provincia de Chayanta estaba ya totalmente dominada por los rebeldes.

  • 14 Existen pocos estudios en profundidad de la sublevación de Chayanta, a pesar de la abundante docum (...)

48Un minero-azoguero de Aullagas, aprovechando un viaje del cacique, lo tomó prisionero en diciembre de 1780. El 15 de enero, camino a la ciudad de La Plata, Tomás Catari moría trágicamente al ser arrojado a un precipicio por sus captores. La represalia no se hizo esperar: el corregidor Acuña y el azoguero Álvarez murieron a manos de los rebeldes. Empezaba así la segunda fase de la sublevación de Chayanta con características mucho más violentas que la primera. Catari había muerto precisamente el día en que se sumaba a la sublevación la provincia de Paria14.

49El otro gran centro de rebelión fue la provincia de Tinta, cercana al Cusco. Su líder, José Gabriel Condorcanqui, Inca Túpac Amaru II, fue reconocido por todos los rebeldes como el máximo caudillo. También en la historia de este caudillo indígena hubo un proceso de lucha legalista, hasta que el 10 de noviembre de 1780, con la ejecución del corregidor Arriaga, se inició el enfrentamiento directo y, con ello, la sublevación indígena más importante de la historia colonial.

50Los rebeldes consiguieron posteriormente importantes victorias; la más sobresaliente fue la de Sangarara, el 18 de noviembre. La mayor parte de los indígenas que se adhirieron a la causa provenían de la provincia quechua Canas y Canchis, de la que Túpac Amaru era originario; pero también se adhirieron, aunque en menor porcentaje, las otras provincias aledañas al Cusco. Mucho más decidida fue la adhesión de las provincias aymaras del sur del Cusco y costeñas del Lago Titicaca, como las que estaban en torno a las poblaciones de Puno y Azángaro. La toma de esa dos localidades fue violenta y fácil.

51Sin embargo, el éxito en el sur no fue acompañado con un éxito similar en el Cusco. Ni criollos, ni mestizos, ni eclesiásticos acudieron al llamado de Túpac Amara; por el contrario, se sumaron a las fuerzas de defensa de la ciudad y, luego, a las fuerzas de la represión, salvo, claro está, contadas excepciones. Pero ésta no fue la única causa del fracaso militar del Inca. Una buena parte de indígenas, movilizados por caciques como Pumakawa, no sólo no se unieron a la causa, sino que la combatieron.

52Por todo ello, el corto y violento asedio a la ciudad del Cusco fracasóyel 10 de enero de 1781, el Inca iniciaba una desordenada retirada. A partir de ese momento, la iniciativa y la ofensiva pasaron a manos de las fuerzas de la represión.

53Muerto Tomás Catari, en retirada José Gabriel Túpac Amaru, la sublevación, lejos de extinguirse, estaba en ese momento en plena expansión, particularmente en el altiplano de Charcas. Prueba de ello es lo sucedido en Paria y Carangas en enero de 1781 y en Oruro en febrero del mismo año. Sobre esta sublevación tratará la segunda parte de este trabajo.

Notes

1 NAVARRO GARCIA, Luis: Hispanoamérica en el siglo xviii. Universidad de Sevilla, 1975. pág. 112.

2 O’PHELAN GODY, Scarlett: Rebellons and revolts in eigthteenth century, Peru an Upper Peru. Köln, 1985 y Hacia una tipología y un enfoque alternativo de las revueltas y rebeliones del Perú colonial (Siglo xviii). Köln, 1984.

3 Ibídem.

4 MORENO YAÑEZ, Segundo: Sublevaciones indígenas en la Audiencia de Quito. Universidad Católica. Quito, 1978.

5 Archivo Nacional de Bolivia. Sublevación de Indios. Tomo II. Expediente de Condo Condo.

6 Ibídem.

7 Ibídem.

8 Ibídem.

9 Ibídem. Ver con más detalle: CAJIAS, Fernando: El sistema econòmico andino y sus repercusiones en la sublevación tupacamarista de la provincia de Paria. Quito, 1979.

10 NAVARRO GARCIA: ob. cit., pág. 161.

11 HALPERIN DONGHI, Tulio: Reforma y disolución de los imperios ibéricos. 1750-1850. Historia de América Latina 3. Alianza Editorial, Madrid, 1985.

12 En A.G.I. Charcas 594, existe un expediente sobre los problemas de la Aduana de La Paz. Ver también sobre el tema en O’PHELAM, Scarlett: ob. cit., cap. IV.

13 LEWIN, Boleslao: La rebelión de Túpac Атаги y los orígenes de la emancipación americana. Buenos Aires, 1957, pág. 364.

14 Existen pocos estudios en profundidad de la sublevación de Chayanta, a pesar de la abundante documentación depositada sobre todo en el Archivo Nacional de Bolivia. Una investigación preliminar es la elaborada por Silvia Arze, María Eugenia Muñoz y Magdalena Cajías, del Departamento de Historia de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz, Bolivia.

© Institut français d’études andines, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540