Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El siglo XIX: Bolivia y América latina

 | 
Rossana Barragán
, 
Seemin Qayum

Proyectos nacionales

La invención de la historia

Guillermo Mariaca Iturri

Texte intégral

1Para la historiografia positivista la historia es un objeto de inquisición, un pasado definitivo sobre el cual se actúa coercitivamente para representarlo en el presente. Pero esa historia se escapa, tiene una fuerza que no permite que la poseamos: como si no quisiera tener nada que ver con los vivos. Escribir la relación de la pública realidad social pareciera no poder ser sino una tarea de recolector de aquellos chismes fundacionales, uno por uno, para convertir la historia en concurso de nombres y acontecimientos como única posibilidad.

2No deja de asombrarme el que todavia sea posible considerar un libro de historia о una etnografía como si fueran realidad, como si no fueran escritura; o peor, como si esa su escritura fuera transparente. O como textos sin autor, porque serían cientificamente autosuficientes, porque sus afirmaciones no requiriesen prueba, porque su anonimato garantizaría su verdad. Los textos etnográficos no pueden sino ser autobiográficos; la relación observador/observado no es menos conflictiva que la relación autor/texto y en ambos casos el testimonio personal que hace posible cualquier discurso preňa la distancia con el objeto social observado y con el objeto textual producido. No es sino un delirio con las encrucijadas pretender una armonía imposible entre letra y realidad. Y, sin embargo, tantos de nuestros historiadores la siguen persiguiendo enamorados.

3La primera pregunta, entonces, a la que quiero sugerir una respuesta nace de la te en el documento que hace posible a la historiografia. Sin esa fe en la autenticidad y veracidad del documento, la historia, por lo menos la positivista, no seria posible. ¿Cómo nos representamos históricamente y cuál es el sustento de esa representación? ¿A través de qué mediaciones hemos convertido a los documentos en archivos y a los archivos en territorio de la veracidad?

  • 1 Uso los conceptos ‘etnográfico’ y ‘paleográfico’ como extremos teóricos de la paradójica le en la (...)
  • 2 Hayden White, Tropics of Discourse. (Baltimore: The Johns Hopkins University Press. 1978).

4La narración histórica ha pretendido ignorar su carácter narrativo para poder evadir cualquier tipo de control sobre sus métodos 'etnográfico' o 'paleogràfico' 1, como si esos mismos métodos fueran garantía de transparencia y demostraran suficientemente la ausencia del autor. Hayden White2 afirma que, dado el carácter siempre fragmentario e insuficiente de los datos históricos, el historiador no puede sino relacionar los elementos con los que cuenta a partir y dentro de una estructura narrativa para dotarlos de sentido: la narración histórica opera, por tanto, como un artefacto literario. Los elementos y las secuencias son organizadas de distintas maneras de modo tal que permitan la elaboración de diferentes interpretaciones de una misma narración. Esta es, claro está, una operación literaria que desenmascara la inevitabilidad metafórica y, más en general, el uso de técnicas del lenguaje figurativo en cualquier discurso que pretenda representar la memoria social caracterizando su objeto y determinando estrategias que constituyan el proceso de las transformaciones de ese mismo objeto.

5No se trata, obviamente, de que los documentos sean falsos; se trata de que el trabajo histórico consiste en construir su verosimilitud, se trata de fabricarlos ciertos y que por serio pongan en suspenso cualquier grado de incertidumbre. Más allá, sin embargo, el discurso histórico no puede limitarse a la recopilación y transcripción de documentos; requiere imprescindiblemente reunirlos en una narración, una narración que se desea documental pero que se realiza literaria. Una narración que, como cualquier otra narración, es obra de un autor, de sus pasiones, de sus prejuicios, de sus limitaciones; una narración que libera con su estructura y su especificidad la ficcionalidad del documento, su carácter imaginario. Es precisamente ese carácter imaginario el que constituye nuestra forma de ocupar la memoria social con un sentido colectivo. El modo narrativo de la historia hace posible la colonización del imaginario; demuestra que la narración es el modo a través del cual la historia produce su conocimiento.

6Creemos, todavia, que nos apoderamos de la historia confiando, como en un fetiche, en el archivo. En el archivo escrito, en el único y último reducto que garantiza la posesión que del pasado realiza el presente. Sin embargo, nuestras lecturas del pasado dependen vitalmente de nuestra experiencia del presente; de cómo reconocemos nuestras raíces y de cómo delimitamos nuestros horizontes. Por eso, también, nuestras lecturas dependen de nuestra escritura, de cuánto confiamos y cuánto dudamos de ella, de si la usamos como instrumento 'paleográfico' en un extremo, o como aparato de dudas. Por eso, entre otras cosas, voy a comenzar proponiendo en este trabajo una particular lectura de la historia de nuestro siglo xix: la lectura de su invención, a través de aquel texto que se sigue asumiendo como uno de los que constituyó al sujeto nacional moderno. Y voy a continuar mostrando el lugar, cuando menos paradójico por venir de donde viene, que la ficcionalidad ocupa en el trabajo del fundador de la historiografia moderna boliviana: Gabriel René Moreno.

7No quisiera comenzar describiendo, como quien nada hace, la evidente presencia de la nación y de lo nacional en Juan de la Rosa como condiciones de existencia de esa novela pseudotestimonial del siglo xix, sino explicar su proceso de construcción textual. Sería un acto de banalidad descarada file:///eerJuan de la Rosa como un monumento discursivo o como un museo de la nación liberal; esta obra sigue actuando en el presente y su lectura deberá respetar su especificidad y diferencia históricas pero, al mismo tiempo, abrirlo en su solidaridad con los debates y procesos inconclusos de la modernidad contemporánea. Porque las obras culturales son actos sociales con consecuencias sociales.

8La nación es, usualmente, una operación ideológica que va siendo construida con herramientas históricas. Las herramientas son las acciones sociales documentables. Pero la operación, el uso de esas herramientas, es la proyección de los conflictos, de las contradicciones, de las imposibilidades y los deseos de esa herramienta en su trabajo por construir una totalidad nacional hipotética. En otras palabras, la ideología es el trabajo de autoconstitución de los sujetos, esa estructura de representaciones que permite al individuo imaginar sus relaciones con realidades transpersonales como la sociedad y la historia. Nosotros, los sujetos, necesitamos un proyecto de sociedad con cuya construcción nos identifiquemos y cuya identidad nos constituya.

  • 3 Comentando la primera novela mexicana, El periquillo sarniento, В. Anderson señala: “Aquí otra vez (...)

9Es tentador acercarse a Juan de la Rosa asumiendo el bagaje teórico y metodológico de la teoría de la ideologia entendida como representación -falsa o politizada- o como alegoria. Se podría, para dar todavía más argumentos a B. Anderson, mostrar como un héroe solitario sirve de mediación entre el mundo novelesco y el, digamos, mundo ‘real’3. Podría fácilmente demostrarse cómo Juan de la Rosa representa y reproduce un particular proyecto de nación con todas las sutilezas del caso.

10Sin embargo, creo que es más interesante demostrar que Juan de la Rosa constituye un imaginario nacional y no es construido por éste. Obviamente, no en el sentido de que la memoria social y personal sea un texto, una fabricación; sino en ese otro sentido teórica y metodológicamente más complejo, de que nuestro acceso al inconsciente o a la historia es inevitablemente indirecto, que ambos existen como una causa ausente cuya realidad pasa por su previa textualización, por su conversión en lo único que nos comunica: el discurso. Lacan plantea que lo real es aquello que resiste absolutamente a ser simbolizado; si la memoria y la historia son ‘reales’, enfonces nuestra relación con ellas es inevitablemente indirecta, mediada por el imaginario que cotidianamente construimos.

11Para abrir aún más esta pregunta es necesario construir cuando menos tres posibilidades:

  • que a través de una operación (con)textual, Juan de la Rosa transforma la concepción de la historia como documento en historia como ideología;
  • que a través de una operación textual, transforma la historia como ideología en historia como narración:
  • que a través de una operación pragmática4, transforma la narración en ideología.
  • 5 Remito a Alba Paz Soldán, Una articulación simbólica de lo nacional. (U. de Pittsburgh: Tesis doct (...)

12El primer cuestionamiento a la veracidad de la historia como documento público se realiza demostrando que las afirmaciones del historiador español Torrente Ballester son rebatidas por el cronista cochabambino Eufronio Viscarra. Lo fundamental de esta primera operación, sin embargo, no radica en la sustitución de una 'mentira' por una 'verdaď; se trata, en un gesto autoral radicalmente novedoso para la época, de afirmar el carácter ideológico de la historia, la determinación que la perspectiva política impone sobre el documento. Complementariamente, a través del propio relato, también se cancela la posibilidad de trabajar la historia como documento privado, es decir, como testimonio. La novela simplemente cambia la perspectiva del narrador pasando de Juan (casado en familia nuclear) a Juanito (huérfano mestizo y bastardo de familia mayorazgal) usando ambas relaciones de parentesco como metonimias de situaciones nacionales, es decir, demostrando las transformaciones de las relaciones de dependencia y de las relaciones sociales con el paso de la monarquia a la nación republicana5.

13Si cuestionar el esencialismo del documento constituye una condición necesaria para abrir la obra de la duda, la condición suficiente se realiza a través de la carta inicial que presenta el trabajo histórico como trabajo ideológico a través de la figura prologai del magisterio: comienza la novela con el discurso didáctico de Juan como juicio sobre el incumplimiento del proyecto nacional que supuestamente se habría iniciado en 1825 pero que a la fecha de su diario -1884- se encuentra frustrado.

  • 6 José Joaquin Fernández de Lizardi, El periquillo sarmento. (México: 1830).
    Gertrudis Gómez de Avell (...)
  • 7 Claude Lévi-Strauss, Antropología estructural. (Buenos Aires: Eudeba, 1968).

14La íntima relación existente entre política y ficción en la construcción de las naciones latinoamericanas se demuestra a través de lo que podría llamarse el recurso a la alegoría en aquella narrativa latinoamericana que trabaja la relación entre historia e imaginario cultural. Los ejemplos clásicos -que se encuentran en la lista citada6- son historias de amantes o familias que representan regiones o clases en conflicto social, político o económico, conflicto que en el desarrollo narrativo se resuelve simbólicamente7. En este caso, claro, se está trabajando a partir de una política del erotismo y/o de una política del parentesco que ha hecho posible relacionar y resolver plantemientos opuestos; la alegoria ha permitido otorgar una retórica consistente a aquellos proyectos hegemónicos que conquistan al sujeto antagónico por razón y pasión antes que por coerción. La legitimidad de la nación emergente, por tanto, estaba siendo construida tanto por una ficción histórica que alegorizaba los proyectos nacionales, como por una historia ficticia que alegorizaba las raíces de esos proyectos.

  • 8 Decretos españoles de 1532, 1543 y 1571.

15Desde que el imperio español intentó reprimir la imaginación colonial prohibiendo la importación y la publicación de novelas en América Latina8 y, por consiguiente, hizo de los vacíos discursivos inevitables puntos de partida,

  • 9 Doris Sommer, Foundational fictions. (Berkeley: U of California Press, 1991 ):11.

los espacios vacíos fueron parte de la naturaleza demográfica y discursiva americana.
El continente parecia invitar inscripciones 9.

16La alegoria, por consiguiente, se constituyó en la herramienta por excelencia; ésta remite a un determinado modo de lectura que se basa en la aceptación de dos niveles de codificación que se plantean como un sistema de relación entre historia y ficción. La narrativa del siglo xix pudo, así, ofrecer modelos de nación y narración desde la ficción y sin tener que pasar por complejas mediaciones.

17Sustituida la concepción de la historia como documento en historia como ideologia a través de meras operaciones texuales, y convertida la historia ideológica de Juan de la Rosa en un acto narrativo a través del recurso a la alegoria, resta mostrar cómo esa narración construye un efecto de sentido para dotar a una ficción de resultados sociales.

18Juan de la Rosa está presentada como un diario. Ahora bien, la forma diario, por ser una particular versión del testimonio, se apoya en su propia 'naturaleza' verosímil que constituye a la historia personal en historia épica de una nación -la memoria popular de una guerra épica- y a la política personal en política épica de un pueblo -la memoria popular de un proyecto utópico-. Al restaurar, así, la calidad del testimonio personal como representación de la memoria popular, está haciendo de ese diario la escritura de la historia del sujeto nacional-popular como agente de la independencia. Claro está, no se trata de que el testimonio sea absolutamente cierto; sino, en un registro diferente, de que el testimonio, como cualquier otro producto del imaginario representacional, apunta más a ser ejemplar que a describir.

  • 10 Hugo Achugar. “La historia y la voz del otro”, en La voz. del otro. (Lima: Latinoamericana ed, 199 (...)

Su deseo es desmontar una historia hegemónica, a la vez que desea construir otra historia que llegue a ser hegemónica10.

19De aqui, entonces, que pueda afirmarse que Juan de la Rosa está escribiendo una historia literaria.

20La historia como narración es posible mediante la fusión de la forma diario con la memoria popular, ambas integran la historia épica y la política utópica en una novela. La subjetivización de la historia y la ideología no sólo las convierte en verosímiles, sino que construyen un lector identificado con la ‘epopeya’ de la independencia. Complementariamente, la narración como ideología se desarrolla transformando un diario privado en alegato público a través de su publicación como novela;

de hecho. ningún discurso es o puede ser coincidente con lo real;.....la narración

  • 11 John Beverley, ed. La voz del otro. (Lima: Latinoamericana ed. 1992): 15.

testimonial también se desarrolla en un registro imaginario 11.

21Puede concluirse este bosquejo analítico afirmando que Juan de la Rosa constituye el imaginario nacional liberal porque:

  • establece un horizonte de representación: la nación culturalmente criolla y socialmente mestiza que preserva la existencia del doble Estado de la República de índios y la República criolla;
  • constituye un sujeto nacional: el soldado de la independencia como fundador de la nación y como metonimia social del lugar privilegiado del mestizaje;
  • resuelve simbólicamente las contradicciones históricas e ideológicas de la fundación nacional no integrando a los indios y manteniendo la lógica de las ‘dos repúblicas’.

22La narrativa boliviana del siglo xix -justamente representada por la soledad narrativa de Juan de la Rosa- ha establecido las condiciones de visibilidad de nuestros discursos nacionales contemporáneos. Los ha explicado y ha extendido su poder al hacer legibles los instrumentos de sus operaciones textuales que, de otra manera, serían sólo alegoría. Esa narrativa ha hecho de la tradición literaria un recurso vital para la supervivencia de nuestra alteridad discursiva conectando esa particular política representacional con distintas éticas colectivas y de esta manera el pasado ha devenido una provocación antes que una trampa. Porque aunque el límite de la alteridad de esta ‘Otra’ letra que cuestiona la norma escrita de las constituciones está establecido por su propio caracter de tentativa letrada democrática, no deja de ser significativo que el esfuerzo de democratizar la escritura provenga del territorio del imaginario y no de los espacios jurídicos del poder. Al fin y al cabo, ¿acaso la modernidad nacional no fue un trabajo intelectual antes que una experiencia social?

23En el otro extremo de Juan de la Rosa podríamos situar a Gabriel René Moreno; no a un narrador de ficciones testimoniales sino a un historiador académico. Más aún, al fundador de la historiografia boliviana moderna que nos permitió afirmar que la cultura del poder es la cultura de la costumbre. Horizonte de lo posible y límite del deseo. Pero construir una costumbre no es tarea fácil porque equivale a construir una cultura nacional. Y en Bolivia, si en algo hemos fracasado -al margen del juicio de valor que ese fracaso nos merezca- es en la construcción de esa cultura nacional, en la construcción de una identidad homogénea, de una referencia estable donde los sentidos disputen sus territorios y cuenten con un juez que dirima las diferencias.

24Tan temprano como 1860, Gabriel René Moreno planteaba que

  • 12 Gabriel René Moreno. Estudios de literatura boliviana. (Potosí: Ed. Potosí, 1955-6):9. Asunto muy (...)

De la ciencia y el arte es en definitiva el imperio del mundo. Ellos solos tienen por derecho divino el privilegio de realizar obras y erigir monumentos de tal magnificencia y solidez......hasta la consumación de los siglos. De manera que día de júbilo para la humanidad es cuando en la vida de un pueblo las letras, legitimamente engendradas por las costumbres. pasiones y erecneias sociales, levantan bien alto su estandarte glorioso, y por entre la muchedumbre deslumbrada y atónita, se pascan como conquistadoras 12.

25El horizonte de lo posible, que es también el espacio de visibilidad que nos otorga la cultura, determina cuál es nuestro pan de cada día. Colectiviza rutinas de socialización, espacios de coexistencia, expectativas de futuro, aceptación de las desigualdades; el horizonte de lo posible es el territorio del sentido común. El modelo nacional de la cultura sólo admite la redistribución de los productos. Pero la desigualdad en la apropiación de la cultura no puede subsanársela con esa lógica económica de la distribución equitativa de sus productos ni con la lógica política de la igualdad de oportunidades en el proceso de producción de esos productos. Con acceso igualitario a los instrumentos de lectura, podrá redistribuirse la mirada sobre las obras pero no la comprensión de sus sentidos. Sin posibilidad equitativa de producción de sentidos, estos permanecerán como identidades ajenas en el rostro plural de la nación.

26Para Moreno, la nación sólo podía ser resultado de la cultura, es decir, resultado de la democracia de los sentidos; no de la democracia de los derechos propietarios o de los derechos electorales; tampoco, obviamente, del extraño desarrollismo que impregna escondidamente nuestros gestos económicos y nuestros gestos académicos.

  • 13 Moreno: 12.

El advenimiento de esta era en que nuestra palabra por su nervio y gentileza sea un sufragio poderoso en el gran debate de la civilización, no es ni con mucho una fundada esperanza, sino una convicción profunda en las personas que se fijan menos en nuestras sediciones y batallas. pero siguen con atención el afán y movimiento intelectual de estos pueblos13.

27La cultura democrática radical no es sólo, entonces, un escenario de guerra simbólica donde los sentidos disputan territorios, sino también un escenario de mediación y traducción donde los sentidos dialogan sus diferencias. La democratización cultural es la práctica que concibe la cultura como crisis del sentido único, como práctica del imperio de los sentidos. Se trata, entonces, de vivir la pluralidad de identidades como crisis y desafío permanentes para preservar la diversidad, no como distorsión, no como defecto, no como carencia. De aquí su riqueza, de aquí su disponibilidad para la invención de realidades. Al fin y al cabo, si no nos inventamos cada día corremos el riesgo de acostumbrarnos a lo que somos.

  • 14 Moreno: 13.

La nación hispanoamericana ensaya actualmente sus fuerzas intelectuales, para cuando llegue la ocasión oportuna en que, apoderándose con singular arrogancia de la hermosa lengua.....levante con ella la gran cúpula del suntuoso edificio de su perfeccionamiento social.14

  • 15 Alcides Arguedas. Raza de Bronce. (La Paz: Gonzáles y Medina, 1919).
  • 16 Carlos Montenegro, Nacionalismo y Coloniaje. (La Paz: Alcaldía Municipal. 1953).
  • 17 Carlos Medinaceli, Estudios Críticos (Sucre: Ed. Charcas, 1938). La educación del gusto estético ( (...)

28Claro, hay todavía mucho de jerga romántica del xix y también demasiada ingenuidad ilustrada. Difícilmente podría afirmarse lo contrario, Además si tenemos en cuenta que la actividad intelectual en nuestro país, supuestamente elaboración de lógicas culturales y de marcas o trazos en los cuales se sustenta el imaginario social, apenas sí es la crónica de una impotencia. Gabriel René Moreno primero, y en nuestra inicial mitad de siglo Alcides Arguedas15 Carlos Montenegro16 y Carlos Medinaceli17, los ideólogos de la construcción nacional, fueron el testimonio vivo de que la nación como comunidad imaginada estaba muy lejos de ser la nación como comunidad cotidiana.

  • 18 René Zavaleta, Lo nacional popular (México: Siglo xxi. 1986).
    Ramiro Velasco, La democracia subvers (...)

29La construcción de la nación es aquella tarea interminable de nuestra modernidad que siempre nos ha puesto trente al reto de definir estrategias imposibles. Comenzando con el complejo colonial que marca la impotencia independentista, desde la política liberal de sustitución de importaciones de principios de siglo, pasando por el capitalismo de Estado del nacionalismo del 52 y llegando al neoliberalismo de la democracia restringida del 85, hemos respondido y hemos fracasado. Desde los planteamientos de una educación nacional, pasando por la urbanización de las costumbres y del lenguaje, y llegando a una cotidianidad indignamente miserable pero satisfechamente globalizada, hemos intentado y hemos fracasado. Claro, no se ha tratado, nunca, de ignorar el desafío de la contemporaneidad latinoamericana y occidental del siglo xx que nos demanda ser nacionales y modernos; pero, quien sabe si feliz o desgraciadamente. nosotros. los bolivianos sin nación, simplemente no hemos podido ser nacionales y modernos, no hemos podido ser homogéneos, no hemos podido ser ciudadanos solamente. Hemos querido, hemos tratado, hasta nos hemos convencido de la necesidad y de la importancia, pero no hemos podido18.

30Si el olvido es la única muerte que mata de verdad, la memoria es la condición de la vida. Nosotros los latinoamericanos no olvidamos a nuestros muertos de ayer ni a los que hoy día están munendo. No sólo a aquellos a los cuales algunas historias todavia persisten en olvidar, sino tampoco a aquellos a los cuales muchas políticas insisten en excluir. La memoria, en aquel sentido casi testimonial de la historia que pone su acento en el trabajo para recordar, en la celebración de la vida no sólo hacia el horizonte sino también hacia las raíces, no se limita a recoger rastros viejos o huellas borrosas. La memoria es aquel privilegiado instrumento de lucha contra los nuevos dogmas como aquel de que hoy tiene razón el que puede pagar más. La historia, entonces, es un arma que nace de nuestra memoria. Pero la memoria no basta como no basta el testimonio.

31Hemos aprendido de nuestra literatura y de nuestros mejores historiadores a confiar en nuestra historia, en su poder arqueológico; pero hemos aprendido también a dudar de ella, de su otro poder, del poder de su máscara. Hemos aprendido a usar nuestra historia como instrumento 'paleográfico' para exorcisar nuestra memoria, en un extremo, o como aparato de dudas, en el otro. Porque para combatir la noche no sólo le disputamos el territorio de la memoria o aquel otro de la dignidad encarnizada. Para combatir la noche hemos escrito cada día que la historia es el aprendizaje de la resistencia civil, para que -como dijera Galeano- no haya derrota que llegue ni muerte que pueda.

32Estamos aprendiendo, con ella, a contamos nuestra memoria extendiéndonos las manos en la noche, agarrándonos las manos, para caminar juntos sabiendo y sintiendo que no estamos solos, que estamos acompañados en esta nuestra américa que es una morada compartida. Estamos aprendiendo que para combatir el olvido es necesaria la memoria y es necesaria la dignidad. Pero estamos aprendiendo sobre todo, que es necesaria la solidaridad. Y ojalá nunca olvidemos que para caminar tenemos que agarramos las manos. En todo caso, la utopía de la historia como construcción de la memoria social y como invención de la nación estará aquí para recordárnoslo.

Notes

1 Uso los conceptos ‘etnográfico’ y ‘paleográfico’ como extremos teóricos de la paradójica le en la observación y en el documento. Tanto la observación) etnográfica como la lectura paleográfica deberían permitirnos acceder ‘transparentement’ al objeto de estudio.

2 Hayden White, Tropics of Discourse. (Baltimore: The Johns Hopkins University Press. 1978).

3 Comentando la primera novela mexicana, El periquillo sarniento, В. Anderson señala: “Aquí otra vez vemos a la ‘imagináción nacional’ trabajando en el movimiento de un héroe solitario a través de un paisaje sociológico con una fijación que fusiona al mundo interior de la novela con el mundo externo”. Benedict Anderson, Imagined Communities. (London: Verso. 1991):30.

4 Manuel Jofré y Mónica Blanco, Para leer al lector. (Santiago de Chile: U. Metropolitana, 1990).

5 Remito a Alba Paz Soldán, Una articulación simbólica de lo nacional. (U. de Pittsburgh: Tesis doctoral, 1986).

6 José Joaquin Fernández de Lizardi, El periquillo sarmento. (México: 1830).
Gertrudis Gómez de Avellaneda, Sab. (Cuba: 1841).
Bartolome Mitre, Soledad. (Argentina: 1847).
José Marmol, Amalia. (Argentina: 1851).
José de Alencar, O Guarani. (Brasil: 1857).
Alberto Blest Gana, Martin Rivas. (Chile: 1862).
Jorge Isaacs, Maria. (Colombia: 1867).
Manuel de Jesús Galvan. Enriquillo. (Rep. Dominicana: 1882).
Cirilo Villaverde, Cecilia Valdés. (Cuba: 1882).
Juan de León Mera, Cumandá. (Ecuador: 1887).
Ignacio Altamirano, El Zarco. (México: 1888).
Juan Zorrilla de San Martín, Tabaré. (Uruguay: 1888).
Clorinda Matto de Turner, Aves sin nido. (Perú: 1889).
Enrique López Albujar. Matalaché. (Perú: 1928).
Rómulo Gallegos, Doña Bárbara. (Venezuela: 1929).

7 Claude Lévi-Strauss, Antropología estructural. (Buenos Aires: Eudeba, 1968).

8 Decretos españoles de 1532, 1543 y 1571.

9 Doris Sommer, Foundational fictions. (Berkeley: U of California Press, 1991 ):11.

10 Hugo Achugar. “La historia y la voz del otro”, en La voz. del otro. (Lima: Latinoamericana ed, 1992): 50.

11 John Beverley, ed. La voz del otro. (Lima: Latinoamericana ed. 1992): 15.

12 Gabriel René Moreno. Estudios de literatura boliviana. (Potosí: Ed. Potosí, 1955-6):9. Asunto muy importante es el averiguar si una nación cuenta en su seno con los elementos necesarios para alcanzar algún día la gloria envidiable de las letras Medio siglo ya de descarríos; y, sin embargo, prescindiendo de casos particulares y examinando en conjunto el aspecto moral de las cosas, es indudable que no sólo andamos sino que subimos. Moreno: 10.

13 Moreno: 12.

14 Moreno: 13.

15 Alcides Arguedas. Raza de Bronce. (La Paz: Gonzáles y Medina, 1919).

16 Carlos Montenegro, Nacionalismo y Coloniaje. (La Paz: Alcaldía Municipal. 1953).

17 Carlos Medinaceli, Estudios Críticos (Sucre: Ed. Charcas, 1938). La educación del gusto estético (no hay datos).

18 René Zavaleta, Lo nacional popular (México: Siglo xxi. 1986).
Ramiro Velasco, La democracia subversiva. (Buenos Aires: Ed. Santo Domingo, 1985).

Auteur

Carrera de Literatura
Universidad Mayor de San Andrés, La Paz-Bolivia

© Institut français d’études andines, 1997

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter