Version classiqueVersion mobile

El siglo XIX: Bolivia y América latina

 | 
Rossana Barragán
, 
Seemin Qayum

Oligarquías y culturas nacionales

El imaginario nacional y la historia en la novela

Fernando Unzueta

Texte intégral

1La narrativa hispanoamericana, desde los Comentarios reales hasta Cien años de soledad, pasando por el Facundo y las Tradiciones peruanas, tiene una larga y estrecha relación con la historia por un lado y la producción de una identidad cultural por otro. En el siglo xix, la configuración discursiva de las naciones del continente se articula mediante la representación de otras épocas, de las experiencias, la imaginación y las memorias compartidas por una comunidad. Al mismo tiempo, las relaciones entre historia y ficción cambian con los distintos paradigmas, géneros y/o modalidades discursivas dominantes; por lo tanto, el surgimiento de un nuevo sentido histórico durante este siglo, y su incorporación narrativa, marcan una transformación en el imaginario nacional, tanto con respecto al modelo de nación que se figura como a los medios textuales de su producción.

  • 1 Este argumento ha sido desarrollado por Benedict Anderson, Imagined Communities (London: Verso, [1 (...)
  • 2 E. J. Hobsbawm. Nations and Nationalism since 1780 (Cambridge: Cambridge UP, 1990), p. 64.
  • 3 Ver Emilio Carilla, La literatura de la independencia hispanoamericana (Buenos Aires: EUDEBA. 1964 (...)

2La imprenta capitalista -los periódicos y las novelas en particular- permiten imaginar el tipo de comunidad que son las naciones hacia finales del siglo xviii1. Si el “constructo” de la “nación moderna” es crucial en la formación de los estados nacionales2, en el caso hispanoamericano, se pueden explorar los “orígenes” de este concepto en el marco del establecimiento de repúblicas independientes y los textos de la emancipación. En la literatura del continente, sin embargo, durante las primeras décadas del siglo xix, el neoclasicismo sigue siendo la corriente estética dominante y se cultiva poco la novela; los géneros preferidos son la poesía y los himnos patrióticos, algunos discursos dramatizados y ensayos políticos sobre la realidad y los ideales de los movimientos independentistas3.

3El tipo de conciencia histórica que informa el Diálogo de Atahualpa y Fernando VII de Monteagudo (1808). la “Carta de Jamaica” (1815) de Bolívar y el “Canto a Bolívar” (1826) de Olmedo, contribuye a muchas de las peculiaridades de las figuraciones de la nación de estas obras. Al mirar el pasado a través del lente de la razón, los textos de la emancipación utilizan la “historia” para criticar los obstáculos que dificultan el inevitable y uniforme desarrollo de la humanidad. España, en este contexto, representa las trabas antinaturales e irracionales al progreso, así como el poder que “usurpó” la libertad y felicidad americanas.

4En definitiva, la visión histórica abstracta y frecuentemente metafórica de los textos de la emancipación es instrumental en la justificación argumentativa del proceso de la independencia, e inicia el culto a los héroes nacionales. Por otro lado, estas tempranas obras son relativamente poco efectivas en la promoción del imaginario nacional de los nuevos estados, debido a su universalismo y a su débil (y problemático) sentido histórico.

  • 4 Ver Anderson (1991), pp. 29-32. Curiosamente, Anderson no menciona la importancia del periodismo e (...)

5A pesar de que en Hispanoamérica se escriben y difunden muy pocas novelas antes de 1840, en una de las pocas excepciones, El Periquillo Sarniento (1816), los factores destacados por Anderson para la construcción de una “comunidad imaginada” interactúan en tal grado que la considera como una obra ejemplar de la “imaginación nacional”4. En la novela de Lizardi, se promueven los ideales del individuo y la familia burguesas como base de la nación liberal, al mismo tiempo que se hace un “inventario” del territorio y los grupos sociales que la conformarán. Si bien esta obra incluye cierto sentido de la temporalidad, no proporciona una visión clara de la construcción y el “progreso” de la nación. Como en otros textos del mismo período, se pone de manifiesto una conciencia histórica limitada, que no provee una conexión orgánica entre el pasado y el presente ni una dirección para el futuro.

  • 5 José Joaquín Fernández de Li/.ardi, El Periquillo Sarniento (México: Porrúa. 19X7), p. 150.

6El esquema moral(-ista) de esta obra refuerza los valores pre-establecidos de un cristianismo ilustrado en vez de promover nuevas alternativas para la (re-)organización social y política de la Nueva España. El destino de los distintos personajes confirma esta interpretación. Mientras que los de “buena cuna,” como el propio Periquillo, son redimibles, la gente “baja,” la “indecentísima chusma”5, no tiene salvación. Entre los amigos del protagonista, los del “vulgo” mueren o convenientemente desaparecen; aquellos que eran originalmente “decentes,” aunque se hubieran echado a perder, son rescatados de la pobreza, la inmoralidad y la deshonra.

7Escrito en vísperas de la independencia mexicana, El Periquillo Sarniento parece promover un nacionalismo (imperial) español más que la emancipación regional. A pesar de las críticas al mal gobierno y a sus pésimos representantes, se respetan los “derechos” de la corona y se considera al rey como “centro” y autoridad suprema: “el rey es padre de todos” (78). Los movimientos insurgentes de 1810, que eventualmente conducirían a la independencia de México, son descritos como “un motín popular” que produjo una época “verdaderamente fatal y desastrosa para la Nueva España” (450, 452). Más importante, la novela no explica ni proporciona un contexto narrativo a estos importantes acontecimientos históricos (los únicos mencionados). A diferencia de lo que sucede en novelas posteriores, las aventuras de un individuo, y no las relaciones conflictivas del protagonista con la historia y la sociedad en general, funcionan como el principio organizador de El Periquillo.

8El nuevo “orden” social que se articula en la novela de Lizardi -semejante al de la isla en la que naufraga el protagonista- está basado en la restauración de ciertos derechos “naturales,” en reformas educativas que deben moralizar a los sujetos y en el mantenimiento de las jerarquías tradicionales. Se puede proyectar este modelo de organización hacia el futuro, pero en términos de la recuperación de virtudes universales (las muchas “lecciones” que escucha e ignora el Periquillo y, finalmente, su propio “ejemplo”) y no en función de la creación de nuevos ideales nacionales.

  • 6 Erich Auerbach, Mimesis (Princeton: Princeton UP, [1946] 1974), arguye que el impacto del historic (...)

9Pocas décadas después, el nuevo sentido histórico del romanticismo proporciona mayor profundidad y coherencia narrativa al imaginario nacional. Curiosamente, en la misma época en que tanto la Historia como la Literatura (con mayúsculas) se empiezan a institucionalizar como disciplinas más o menos específicas e independientes, la literatura incorpora en su tejido el nuevo sentido histórico y las preocupaciones por lo nacional en términos mucho más determinantes6. A partir de 1840, aproximadamente, surgen y se popularizan en Latinoamérica las obras del realismo social, el costumbrismo, la novela histórica y las novelas “realistas,” formas literarias y fenómenos culturales que amenazan y complican la cómoda división disciplinaria de la historia como “ciencia” y la literatura como “arte”.

  • 7 Andrés Bello, “Modo de escribir la historia.” Obras completas (Caracas: La Casa de Bello, [1848] 1 (...)
  • 8 Joaquín Blest Gana, “Causas de la poca originalidad de la literatura chilena,” Revista de Santiago (...)
  • 9 Ver Domingo F. Sarmiento, “Las novelas,” Obras de D. F. Sarmiento (Buenos Aires: Gobierno Argentin (...)

10En todas estas narraciones, las experiencias de los personajes están conectadas con una sociedad y un medio en cambio constante. Como bien lo notaba Bello, en esta época la novela había “sido absorbida por el interés histórico”7. Y según Blest Gana, la literatura americana no podía ignorar “la poética fuente de los recuerdos patrios”8. Asimismo, .Sarmiento y Altamirano arguyen que la novela -comparable en su “popularidad” y difusión con la prensa- es el género encargado de educar y civilizar a las naciones9. Consecuentemente, la literatura y la novela en particular se preocupan por sociedades enteras más que por individuos particulares; por lo “social” y la “vida pública,” usando los términos de Sarmiento y Bello; en otras palabras, por la constitución del imaginario de una comunidad.

11La incorporación narrativa del nuevo sentido histórico se nota claramente en las novelas hispanoamericanas del siglo xix. En estos textos, generalmente se especifica en los primeros párrafos dónde y cuándo suceden los acontecimientos representados; se proporcionan ciertos “antecedentes históricos” para explicar la situación en el presente y se articula un sentido sobre la dirección de las transformaciones históricas, generalmente en términos del “progreso”; asimismo, al enmarcar a los personajes en un contexto social específico, los protagonistas no encarnan la “naturaleza humana” (en todos los tiempos y lugares) sino que adquieren representatividad simbólica en función de los ambientes, grupos y conflictos sociales de la época. Este nuevo modo de ver la historia y la sociedad permea las novelas “realistas” (y “costumbristas”) de la segunda mitad del siglo.

  • 10 Alberto Blest Gana, Martín Rivas (Caracas: Biblioteca Ayacucho, [1862] 1977).
  • 11 Abundan comentarios como: “Por aquel tiempo, es decir, en 1850” (16) y “por los años de 1850; es d (...)

12Martín Rivas de Alberto Blest Gana se publica en 1862 y la acción de la obra transcurre durante los años 1850 y 185110. Pese a que la distancia histórica es corta, el narrador expresa una aguda conciencia epocal en las descripciones de la ciudad de Santiago, de las costumbres y la moda11. Si junto con estas observaciones se considera el subtítulo (Novela de costumbres político-sociales), resalta la importancia del historicismo.

  • 12 Hay que señalar, sin embargo, que las clases populares tienen una participación mínima en esta obr (...)
  • 13 Ver Anderson (1991). p. 7. En cuanto a la importancia de la institucionalización de este tipo de c (...)

13El tema principal de la novela es la socialización de un joven provinciano en la capital; la perspectiva semi-foránea del protagonista le permite al autor detenerse en la pintura de ambientes y costumbres. De igual manera, describe el contexto social al que se incorpora Martín Rivas. La mayor parte de la acción de la obra transcurre en tres espacios fundamentales. En la casa de los Encina se presentan escenas de salón, las tertulias de la clase alta y a los pretendientes de Leonor, la protagonista. En el segundo espacio se describe el ambiente (costumbrista) de la gente de “medio pelo,” en el cual también interactúan algunos jóvenes (varones) de mayor rango social. El tercer espacio, las calles de la capital, es el más democrático y abarcador; en él se encuentran “compatriotas obreros” (25), el “pueblo” (329), la clase media y figuras de la alta sociedad12. Este último escenario es particularmente importante porque en él se celebran las festividades cívicas de la nación chilena; este simbólico acontecimiento patrio reúne a los más diversos grupos sociales en el mismo espacio público, produciendo, a pesar de las marcadas diferencias socio-económicas, un sentimiento de “camaradería horizontal” nacional13.

  • 14 Estos dos tipos de “uniones” amorosas se pueden interpretar como alianzas políticas dentro de una (...)

14Martín Rivas es una novela sentimental y un estudio social a la vez. Estos dos aspectos de la obra están totalmente entrelazados ya que en todas las relaciones amorosas existen consideraciones económicas. Mediante el compromiso matrimonial de Edelmira con Ricardo Castaños y de Agustín con Matilde, se consolidan sus posiciones en sus respectivas clases sociales (que el narrador categoriza como “medio pelo” y “aristocracia,” respectivamente); tales uniones equilibradas son, sin embargo, poco trascendentes en la trama de la obra. Todas las otras relaciones (o posibilidades) amorosas (Martín-Leonor, Rafael-Matilde, Rafael-Adelaida, Martín-Edelmira, Agustín-Adelaida) incluyen marcadas diferencias sociales que producen conflictos y por lo tanto empujan el desarrollo de la trama de la novela14. La obra toda gira en torno a la relación Martín-Leonor, como amor imposible en principio y posibilidad realizada al final.

15La novela representa de manera crítica el ambiente cultural de la época (el aspecto “arqueológico” de la novela histórica), describiendo la manera de socializar de los distintos grupos, las fiestas públicas y la frivolidad general ante la situación política. También describe una confrontación histórica importante. En un lugar crítico de la trama, cuando Rafael ha perdido toda esperanza de casarse con Matilde y Martín se ha alejado de Leonor y su casa, estos dos jóvenes intervienen como líderes en lo que sería el primer combate de la revolución liberal chilena de 1851. El referente histórico de esta confrontación es claro y significativo; interesa examinar su representación literaria.

16Después de la descripción de la revuelta, el narrador anota lo siguiente: “Hemos referido las principales peripecias del sangriento combate que tuvo lugar en Santiago el 20 de abril de 1851, tratando de ceñirnos a los partes oficiales de aquella jornada y a la relación que anteriormente citamos”; e inmediatamente añade: “Tócanos ahora ocuparnos de los personajes que figuran en esta historia” (337). Aquí reside una de las limitaciones de la incorporación de este evento histórico en la obra de ficción: pese a que los personajes (ficticios) participan en el suceso “histórico,” no están totalmente integrados en su representación literaria. Ya antes el narrador había descrito la situación política, cuidando de no avanzarse “en el dominio de la historia” (305). El autor parecería alternar entre una narración histórica y documentada, y otra novelesca; peca, me parece, de un excesivo respeto por la historia y su peso disciplinario.

  • 15 Sommer (1991), pp. 204-220. desarrolla un argumento semejante.

17A pesar de que el episodio histórico no surge claramente de la situación descrita en la obra y que una vez pasado no se consideran sus consecuencias político-sociales, dicho acontecimiento es esencial al desarrollo de la trama. En él muere heroicamente Rafael (el personaje romántico por excelencia) y gracias a la revuelta Martín puede declararle su hasta entonces inconfesado amor a Leonor y reunirse con ella. En Martín Rivas, la novela sentimental es inconcebible sin el estudio histórico-social, y viceversa. En última instancia, la incorporación social de Martín Rivas mediante su matrimonio, que necesariamente recuerda la de su suegro, tiene implicaciones ideológicas que trascienden las de su destino individual y abarca una comunidad patria. En efecto, esta unión, que reúne distintas clases sociales, sistemas económicos y zonas geográficas, forja un modelo hegemónico de la nación a partir de los valores e ideales de una emergente burguesía productiva15.

  • 16 Anteriormente, en 1839, se había publicado una versión mucho más breve, con el mismo título. En es (...)
  • 17 “Lejos de inventar o de fingir caracteres y escenas fantasiosas, e inverosímiles, he llevado el re (...)
  • 18 “En aquella época corría mucha moneda fuerte, los duros españoles y las onzas de oro …. En la époc (...)

18La versión final de Cecilia Valdés de Cirilo Villaverde es de 188216. La acción transcurre en Cuba entre los años 1812 y 1831, concentrándose en los últimos meses de estas fechas. Como en el caso de Martín Rivas, el autor está consciente de la distancia temporal de la época representada en su obra ; menciona fechas y datos históricos que permiten fijarla y definirla. En el prólogo, además, describe su intención “realista”17. Consecuentemente, el nuevo sentido histórico está claramente marcado18.

19La “verídica historia” (46, 76, 101) de Villaverde presenta con lujo de detalles el ambiente cultural de la época. Asimismo, proporciona multitud de datos sobre el contexto socio-político e histórico en el que sucede la acción. El historicismo, en este sentido, y la pluralidad de voces y puntos de vista, caracterizan la novela. Desde la problemática y contradictoria protagonista, diabólica y angelical a la vez, pasando por los muchos personajes secundarios y terminando con los conflictos internos de la familia Gamboa, el lector es testigo privilegiado del rico tejido pluri-discursivo que representa Cecilia Valdés.

20El aspecto de novela sentimental de Cecilia Valdés se centra en una relación incestuosa entre dos medios hermanos, complicada considerablemente tanto por las diferencias socio-raciales como por los antecedentes del padre de la pareja. La obra también se declara una pintura social, “bajo el punto de vista político-moral” (79). La historia de amor, entonces, está inextricablemente conectada a lo largo de la elaborada intriga con una evaluación “político-moral” de este romance y del medio social en que se produce.

21El universo social representado en la novela atraviesa una etapa histórica crítica en la que los problemas del colonialismo y la esclavitud repercuten en el comportamiento de toda la comunidad. El autor hace eco a las corrientes independentistas de su patria y denuncia el régimen colonial: “Durante los seis [años] que duró el mando de Vives, ni la vida, ni la propiedad estaban seguros, así en las poblaciones como en los campos” (165). Afirma que “Cuba gemía esclava” (82), y expresa el resentimiento contra los españoles, los militares en particular (82, 87, 117). La esclavitud es parte integral de la “complicada fábrica colonial de Cuba” (82). En el ingenio de los Gamboa -y, por extensión, en toda la sociedad- “reinaba un estado permanente de guerra, guerra sangrienta, cruel, implacable, del negro contra el blanco, del amo contra el esclavo” (292). Este sistema no sólo afecta negativamente a los esclavos sino a toda la sociedad; ante la supuesta “bestialidad” de sus sirvientes, los amos se deshumanizan (293, 323).

  • 19 Ver Georg Lukáes. The Historical Novel (Lincoln: U Nebfaska P. 1983).

22Si la novela histórica debe encarnar en las vidas de los personajes los conflictos y antagonismos históricos19, en Cecilia Valdés la situación de la esclavitud en Cuba y el sistema colonial en general influyen en las vidas de todos los personajes. Algunos de los problemas de la familia Gamboa, por ejemplo, se manifiestan en las tensiones entre españoles y criollos. En efecto, el medio social descrito adquiere las dimensiones de un todo complejo y problemático, de una colectividad que atraviesa por una crisis política y moral. De aquí que Isabel Ilincheta, personaje idealizado y portavoz autorial, en última instancia, se retire del ambiente en el cual nació metiéndose en un convento (403). Similarmente, las relaciones amorosas frustradas y los conflictos sin resolverse en el interior de las familias, también simbolizan las dificultades de consolidar la nacionalidad cubana en una situación colonial.

23En el análisis de estas dos “grandes” obras del realismo costumbrista hispanoamericano se ha destacado la importancia de lo histórico en la representación novelística en dos niveles. En la descripción de ambientes culturales de una determinada época, ambas obras logran recrear espacios sociales con una positiva preocupación historicista. En cuanto a la representación de una situación histórica conflictiva, en Martín Rivas se incorpora en la trama un suceso histórico significativo y en Cecilia Valdés, sin privilegiarse un acontecimiento particular, se representa una situación histórica de crisis en la cual la condición colonial y la esclavitud vician toda la sociedad.

24La creación de tipos sociales válidos (aunque en algunos casos se limitan a la condición de “figuras” algo caricaturescas), representativos de diversas clases y movimientos históricos, es notable en ambas novelas. Mientras que en la obra chilena se expresan los puntos de vista de básicamente dos grupos sociales y las diferencias -triviales- entre liberales y conservadores dentro de las élites, en la cubana la sociedad es mucho más compleja y los puntos de vista son más variados y conflictivos. Los autores critican desde una postura liberal la sociedad que conocieron y figuran sus comunidades mediante la escritura. En ambos casos, al representar distintas clases sociales que comparten el mismo territorio patrio, sus costumbres y, sobre todo, sus interacciones; al describir los ambientes del campo y la ciudad; y, finalmente, al interconectar la esfera de lo público con la de lo privado, estas novelas producen los imaginarios nacionales de sus países.

25Si la presencia de lo histórico-social y la preocupación por lo nacional son obvias y centrales en gran parte de las novelas costumbrista-realistas de la segunda mitad del siglo, también están presentes en el caso anterior de una novela sentimental y altamente convencional como Soledad (1847) de Bartolomé Mitre. Este “romance,” a pesar de su aparente alejamiento de “lo real” y de “la historia,” no deja de preocuparse por la sociedad contemporánea y produce simbólicamente la formación y unificación de la nación, con una clara orientación hacia un futuro prometedor.

  • 20 Northrop Frye presenta una de las mejores formulaciones “teóricas” del romance en Anatomy of Criti (...)
  • 21 Vicente Fidel López. “Carta-prólogo.” La novia del hereje (Buenos Aires: Cultura Argentina, [1854] (...)
  • 22 Joaquín Blest Gana. “Tendencia del romance contemporáneo y estado de esta composición en Chile.” R (...)

26En los términos más amplios, el romance es una historia de amor idealizada, marcada por la caracterización polarizante de sus personajes y, con frecuencia, por su dejo anticuario y nostálgico20. En el contexto hispanoamericano el romance privilegia el futuro más que el pasado; como la mayor parte de la literatura del siglo pasado, está relacionado con la ideología del liberalismo y la formación nacional. Vicente Fidel López, por ejemplo, destaca la transición en el romance entre el aspecto familiar (o sentimental) y el romance nacional ; en su opinión, estas obras deben inculcar en “nuestros pueblos” sus “antiguas tradiciones,” “hacer revivir el espíritu de la familia,” reponer “el espíritu de los pueblos” y prestar “servicios eminentes a la nacionalidad”21. Similarmente, Joaquín Blest Gana, entre otros críticos, destaca la tendencia alegórica del romance que permite una lectura a dos niveles22.

27El desplazamiento de la historia de amor a la historia de la nación, como se verá en el caso paradigmático de Soledad, se facilita generalmente mediante un héroe que es tanto amante esposo como leal patriota y encarna los ideales del liberalismo hispanoamericano. Si bien el romance decimonónico parece ignorar el contexto socio-político del presente de su escritura, gracias al agudo sentido historicista del género, a su nivelación de lo sentimental con lo social, y al tránsito que permite entre lo familiar y lo histórico, está íntimamente ligado a la construcción discursiva de la nación y a la producción de sus comunidades imaginadas.

  • 23 Bartomé Mitre. Soledad (La Paz: Ed. Abaroa. [1847] 1972), p. 6.

28Como en la mayoría de los romances, la trama de Soledad es bastante simple. La obra está ambientada en Bolivia, en 1826. inmediatamente después de su independencia; Soledad está casada con un viejo español asociado con el pasado y el abuso del poder. No se casó por amor sino por seguir los deseos de su madre moribunda; y aunque obedece como esposa, mantiene su “libertad del corazón”23. Este pequeño espacio de inocencia se ve amenazado cuando Eduardo se propone seducirla. Enrique, el primo y casi “hermano” de la infancia de Soledad, llega en el momento apropiado y evita que su prima caiga en los lazos del libertino criollo. Poco después, el marido de la protagonista enferma gravemente y antes de morir bendice la unión de Enrique y Soledad. El joven parte en misión militar, pero en el epílogo se sabe que ha regresado y está “felizmente” casado con la heroína.

29La obra es una novela sentimental que retrospectivamente cuenta la historia de un amor que parece predestinado y logra realizarse al final, después de una serie de “pruebas,” que incluyen un duelo “caballeresco”. Todos estos aspectos son característicos del romance como modalidad genérica -en cuanto a la convencionalización idealizada del contenido de la obra, la caracterización dicotómica de personajes y su naturaleza excepcional- y permiten una lectura de Soledad en términos de un romance sentimental tradicional, en el que el apuesto y valiente héroe logra el amor ideal de la angelical protagonista. Esta interpretación, válida pero bastante limitada, ignora aquellos aspectos del contrato prologal que conciernen a la formación de una “novela” (o romance americano) estrechamente relacionada con la historia. Es por eso que se debe “historizar” (con el neologismo entre comillas) este romance destacando sus importantes, aunque pocos y casi circunstanciales elementos historicistas, y colectivizando la historia de amor sentimental para mostrar que la obra de Mitre también es un romance de la historia y la nación.

  • 24 En “Bartolomé Mitre: The Historian as Novelist. the Novel as History.” Revista Interamericana de B (...)

30Para establecer estas relaciones simbólicas entre el romance familiar y el de la historia nacional, se puede ver al héroe como el representante del pueblo y de un nuevo movimiento nacional, ya que Enrique regresa de las guerras de independencia como vencedor del pasado colonial; Soledad, el objeto deseado, está relacionada con la nación, la tierra y la cultura; los antagonistas, que pretenden apropiarse de lo nacional, serían representantes del pasado y del poder ilegítimo o de un criollismo “conservador” e irresponsable24. Al colectivizar el romance, la misión del héroe consiste en rescatar la nacionalidad usurpada y devolverla a sus dueños legítimos. El matrimonio final se puede interpretar como la unión del pueblo con la tierra y la cultura, proceso que permite la formación de la nacionalidad.

  • 25 Frederic Jameson. The Polilical Unconscious (Ithaca: Cornell UP, 1981), p. 115, contextualiza el e (...)
  • 26 Este “ideologema” se construye en el romance de Mitre mediante la descripción de las filiaciones p (...)

31Esta lectura está basada en una serie de dicotomías, cuya producción narrativa merece ser examinada25. En Soledad los valores asociados con lo bueno son la juventud, lo nacional, la naturaleza, el arte y la cultura, la sinceridad y el futuro; la vejez, lo español, la tradición, el engaño y el pasado pertenecen al polo negativo. Lo importante es señalar que este sistema binario de caracterización y jerarquización de valores, que en el romance se percibe como “natural,” es en realidad parte de una narración colectiva imaginaria, utilizada en este caso para explicar la necesidad del triunfo histórico de las fuerzas nacionales26.

32Las dicotomías que informan Soledad adquieren su pleno significado en relación a una interpretación del pasado y al momento histórico apenas representado en la obra. No existe ningún motivo “natural” para que lo español sea feo, viejo y malo, mientras que lo nacional sea bello, joven y bueno. El romance, que tradicionalmente expresa los ideales de una clase dominante o en ascenso, en el caso hispanoamericano está asociado con la ideología histórica del liberalismo. En la obra de Mitre se articula la creencia en el progreso predeterminado, entendido como el triunfo de una nación civilizada que se proyecta al futuro negando un sistema colonial despótico e irracional, que se deja en el pasado.

  • 27 Ver Jameson (1981). pp. 117-18.

33Finalmente, a pesar que la sociedad en la época cuando o sobre la cual Mitre escribe sufría profundos conflictos políticos, económicos y étnicos, para mencionar algunos, las pocas contradicciones del contexto social que se mencionan en Soledad son resueltas y adquieren una coherencia y armonía narrativas gracias únicamente a la transformación simbólica de la realidad que produce el romance27. El narrador afirma, por ejemplo: “Entonces [hacia 1826] Bolivia no era lo que es hoy [1847] ; una nación homogénea, que no comprende ni puede comprender otro sistema que el representativo republicano” (32). En la visión teleológica y romántica de esta obra, el progreso histórico ha vencido los escollos que se interponían al desarrollo y proyección de la república hacia el futuro. Por otro lado, el concepto de “nación homogénea,” que informa la historiografía decimonónica y la obra de Mitre, estaba tan alejado de la realidad entonces como hoy, pero es consecuente con la visión idealizada del romance y las ideas sobre la unidad nacional que circulaban en los escritos del liberalismo criollo de la época.

34En Soledad el romance familiar remite al de la historia. Junto con las importantes biografías que Mitre publicaría décadas después, es parte significativa, símbolo y prefiguración, en gran medida, de la producción discursiva del liberalismo hispanoamericano. En su urgencia por forjar una imagen de la nación con cierta coherencia interna, esta obra explica el pasado mediante el romance al transformar ciertas pautas de la realidad y producir una serie de “soluciones” más o menos utópicas a la historia y los problemas sociales del continente. La imposibilidad de desconectarla de la formación y unificación simbólica de la nacionalidad, reclama que se la considere, ante todo, como un romance de la historia hispanoamericana.

  • 28 Aludo aquí a la frase “foundational fichons” de Sommer (1991).
  • 29 Esto es cierto incluso en B. Anderson, por lo menos en la primera edición de su libro.

35La tradicional recepción de El Periquillo como “la primera novela hispanoamericana,” su historia interpretativa como la novela “nacional” mexicana por excelencia, y su reciente inclusión en el importante texto Imagined Communities de Anderson, han evitado parcialmente que se reconozca que muchos romances y novelas costumbrista-realistas, obras permeadas de un nuevo sentido histórico, quizás más claramente que la novela de Lizardi, son los “textos fundacionales” de las nacionalidades hispanoamericanas28. Este fenómeno se debe, seguramente, a ciertos prejuicios críticos que favorecen la literatura “realista” y a que no se ha insistido en la importancia de una fuerte conciencia histórica como parte integral de la idea de la nación29.

36Si bien El Periquillo presenta una imagen abarcadora, “realista” y “popular” de un ambiente social a partir de las aventuras del protagonista, obras como Martín Rivas y Cecilia Valdés inscriben todos estos aspectos en términos de una comunidad social más amplia que se proyecta hacia el futuro y bajo una perspectiva “orgánica”: con sus distintos elementos totalmente interconectados y en permanente cambio. Un romance prototípico como Soledad, por otro lado, anticipa este potencial “fundacional” y proporciona un paradigma textual del tránsito entre lo familiar y lo nacional; a pesar de la marcada idealización de sus contenidos, su marco narrativo historicista permite apreciar el devenir de una comunidad imaginada. Soledad, en otras palabras, imagina la nación al inscribir su historia en términos del romance.

Notes

1 Este argumento ha sido desarrollado por Benedict Anderson, Imagined Communities (London: Verso, [1983] 1991). Homi K. Bhabha, “Introduction,” Nation and Narration (London: Routledge, 1990), p. 2, elabora esta idea diciendo que los tiempos y espacios de las naciones modernas están “encarnados en la cultura narrativa de la novela realista.”

2 E. J. Hobsbawm. Nations and Nationalism since 1780 (Cambridge: Cambridge UP, 1990), p. 64.

3 Ver Emilio Carilla, La literatura de la independencia hispanoamericana (Buenos Aires: EUDEBA. 1964), pp. 39-43.

4 Ver Anderson (1991), pp. 29-32. Curiosamente, Anderson no menciona la importancia del periodismo en la obra de Fernández de Lizardi y El Periquillo en particular.

5 José Joaquín Fernández de Li/.ardi, El Periquillo Sarniento (México: Porrúa. 19X7), p. 150.

6 Erich Auerbach, Mimesis (Princeton: Princeton UP, [1946] 1974), arguye que el impacto del historicismo romántico caracteriza la novela moderna (del siglo xix) y define su “realismo.”

7 Andrés Bello, “Modo de escribir la historia.” Obras completas (Caracas: La Casa de Bello, [1848] 1981). tomo 23: 236.

8 Joaquín Blest Gana, “Causas de la poca originalidad de la literatura chilena,” Revista de Santiago 2 (1848): 61.

9 Ver Domingo F. Sarmiento, “Las novelas,” Obras de D. F. Sarmiento (Buenos Aires: Gobierno Argentino. [1856] 1883-1900), tomo 46: 159-63; e Ignacio M. Allamirano, Revistas literarias de México (México: T. F. Neve, 1868).

10 Alberto Blest Gana, Martín Rivas (Caracas: Biblioteca Ayacucho, [1862] 1977).

11 Abundan comentarios como: “Por aquel tiempo, es decir, en 1850” (16) y “por los años de 1850; es decir, diez años ha” (179). Cuando el protagonista llega a la ciudad, por ejemplo, el narrador observa: “Su traje y sus maneras estaban muy distantes de asemejarse a las maneras y al traje de nuestros elegantes de la capital”; la extrañeza obedece a que viste “a la usanza de los años de 1842 y 43” (5).

12 Hay que señalar, sin embargo, que las clases populares tienen una participación mínima en esta obra, que prácticamente se limita a los casos mencionados y al de los criados, que normalmente actúan como mensajeros. Esto parecería obedecer a una decisión autorial: “Hay figuras que la pluma se resiste a pintar” (64). Esta decisión será ignorada en su obra Durante la reconquista (1897). novela “histórica” y de mayor carácter popular.

13 Ver Anderson (1991). p. 7. En cuanto a la importancia de la institucionalización de este tipo de ceremonia patriótica en la construcción de una comunidad imaginada, ver Eric Hobsbawm, “Introduction: Inventing Tradition,” en Eric Hobsbawm y Terence Ranger, eds., The Invention of Tradilion (Cambridge: Cambridge UP. 1983), pp. 1-14.

14 Estos dos tipos de “uniones” amorosas se pueden interpretar como alianzas políticas dentro de una misma clase social o entre dos clases distintas. Doris Sommer. Foundational Fictions (Berkeley: U California P, 1991), pp. I -51, articula un modelo crítico-teórico que muestra la inextricabilidad de la historia y la ficción, lo político y lo erótico en las novelas románticas latinoamericanas.

15 Sommer (1991), pp. 204-220. desarrolla un argumento semejante.

16 Anteriormente, en 1839, se había publicado una versión mucho más breve, con el mismo título. En este estudio sólo considero el texto “definitivo”: Cirilo Villaverde, Cecilia Valdés (Caracas: Biblioteca Ayacucho, [1882] 1981).

17 “Lejos de inventar o de fingir caracteres y escenas fantasiosas, e inverosímiles, he llevado el realismo, según lo entiendo, hasta el punto de representar los principales personajes de la novela con todos sus pelos y señales, como vulgarmente se dice, vestidos con el traje que llevaron en vida, la mayor parte bajo su nombre y apellido verdaderos, hablando el mismo lenguaje que hablaron en las escenas históricas en que figuraron.” Villaverde (1981), p. 6.

18 “En aquella época corría mucha moneda fuerte, los duros españoles y las onzas de oro …. En la época a que nos referimos, estaban en boga las contradanzas de figural,” Villaverde (1981), pp. 38-9.

19 Ver Georg Lukáes. The Historical Novel (Lincoln: U Nebfaska P. 1983).

20 Northrop Frye presenta una de las mejores formulaciones “teóricas” del romance en Anatomy of Criticisin (Princeton: Princeton UP, 1957) y The Secular Scripture. A Study of the Structure of Romance (Cambridge: Harvard UP. 1976).

21 Vicente Fidel López. “Carta-prólogo.” La novia del hereje (Buenos Aires: Cultura Argentina, [1854] 1917). pp. 13 y 17.

22 Joaquín Blest Gana. “Tendencia del romance contemporáneo y estado de esta composición en Chile.” Revista de Santiago 1 (1848): 242.

23 Bartomé Mitre. Soledad (La Paz: Ed. Abaroa. [1847] 1972), p. 6.

24 En “Bartolomé Mitre: The Historian as Novelist. the Novel as History.” Revista Interamericana de Bibliografía 32.2 (1982): 161. el historiador Bradford Burns presenta una lectura alegórica un tanto más simple: “Soledad encapsules the Latin American people, while Don Ricardo Pérez represents the Iberians, master of the land and people. In Enrique and Eduardo, the reader encounters the two major divisions of the creoles, the liberal and the conservan ve.”

25 Frederic Jameson. The Polilical Unconscious (Ithaca: Cornell UP, 1981), p. 115, contextualiza el esquema modal de Frye al estudiar el ideologema que organiza el eje de valores de lo bueno y lo malo en el romance.

26 Este “ideologema” se construye en el romance de Mitre mediante la descripción de las filiaciones políticas y familiares de los personajes, y contrastes entre ellos, aunque en algunas ocasiones el narrador interviene directamente para emitir juicios autoriales que refuerzan la caracterización antitética.

27 Ver Jameson (1981). pp. 117-18.

28 Aludo aquí a la frase “foundational fichons” de Sommer (1991).

29 Esto es cierto incluso en B. Anderson, por lo menos en la primera edición de su libro.

Auteur

Universidad de Ohio State, Columbus-EE.UU.

© Institut français d’études andines, 1997

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search