Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El siglo XIX: Bolivia y América latina

 | 
Rossana Barragán
, 
Seemin Qayum

La cuestión regional

El Norte y el Sur de Bolivia: Arica y Cobija en los primeros años republicanos

Fernando C ajías de la Vega

Texte intégral

1La historia del Litoral Boliviano ha merecido en los últimos veinte años varios estudios importantes; pero todavía no son suficientes. Sobre Cobija en particular, el trabajo más importante es el de William Lofstrom: Cobija y el Litoral Boliviano (1991). El propio Lofstrom critica “la despreocupación intelectual para con los matices regionales, tanto sociales como económicos, de este período de la vida nacional”.

2Hace varios años publiqué mi libro La Provincia de Atacama 1825-1842 (1977). En este estudio traté de hacer una demostración documentada de la posesión innegable que tenía Bolivia sobre Atacama, construcción del puerto, caminos y correos al interior, comercio, explotación minera, tributo indigenal, ingresos y egresos fiscales, situación social, contradicción entre comerciantes y cargadores, situación política, conflictos internacionales, nacionales y locales, educación, religión y salud, son algunos de los capítulos que además de describir un complejo período de la vida nacional, muestran una realidad histórica que expresa el mejor título que Bolivia puede exhibir en torno a sus posesiones marítimas.

3La reconstrucción de la realidad de Atacama entre 1825 y 1842 nos ha llevado a determinar no sólo que la provincia formaba parte de Bolivia; sino que por esos años ya eran visibles los factores que determinarían su pérdida: posesión precaria (sólo hasta Mejillones por la costa y Antofagasta de la Sierra por el interior); dificultades innumerables para ocupar la costa en una forma más efectiva; la comunicación con el interior por un mal camino en medio de desierto y cordillera, por lo tanto poco socorrido; terreno inhóspito de poca agricultura y ganadería que no permitía el autoabastecimiento; poca agua; mala educación; pobreza del erario; inestabilidad política interior y exterior; mayorías marginadas de la ciudadanía; escasa población; guarnición pequeña o nula; falta de flota mercante y escuadra; comercio y concesiones mineras en manos extranjeras; indígenas explotados y no integrados, etc. El guano es sin duda la causa principal para que la provincia despierte interés en el gobierno chileno y los capitales extranjeros, por eso hemos terminado este estudio cuando Chile comienza a tener pretensiones sobre la provincia, ya que lo consideramos otro período de su historia.

4Ahora bien, en esta ponencia, abundaremos sobre la utilización de Arica por las ciudades del norte de Bolivia como un factor que contribuyó al lento desarrollo de Cobija y como un ejemplo dramático de la cuestión regional en los primeros años republicanos.

Apoyo a Cobija y desprestigio de Arica

  • 1 Ver al respecto el estudio de Roberto Prudencio “La Cuestión de Arica”, en Kollasuyo N° 71.

5Se puede dividir el estudio de Arica desde dos puntos de vista: uno analizando cómo ese puerto era necesario a Bolivia, todos los trámites y la política que siguieron los gobiernos bolivianos para adquirirlo, el deseo de los habitantes de Arica y Tacna de pertenecer a Bolivia en los primeros años de vida republicana, etc. Algunos historiadores bolivianos han hecho estudios al respecto1. El otro punto de vista lleva a analizar cómo la utilización de Arica perjudicó al desarrollo de Cobija, es decir, cómo muchos hombres de la época consideraron a Arica como un puerto rival. Esta contradicción es una de las características de la época: Arica era necesaria a Bolivia y, a la vez, perjudicaba y estaba en constante competencia con el único puerto de Bolivia. Ambas cuestiones eran hechos evidentes y reales: el comercio boliviano no pudo prescindir ni aún en las épocas conflictivas con el Perú de la utilización de Arica, de lo que se aprovechó el gobierno peruano para poner subidas imposiciones; pero, por otro lado, era igualmente cierto que si todo el comercio por la vía de Arica se hubiera hecho por Cobija, este puerto se habría desarrollado mucho más. En este trabajo se consigna una relación breve sobre el segundo punto de vista, del cual todavía no se han realizado estudios profundos, haciendo hincapié en el período de la Aduana Común, para sacar algunas comparaciones.

6La conciencia de esta competencia al igual que de la necesidad de Arica, la tuvo el gobierno boliviano desde la fundación de la República. Lo primero estuvo también en la conciencia de los habitantes de la provincia del Litoral. Los abusos cometidos por el Perú hicieron también ver que Cobija era vital para consolidar la independencia boliviana. Paralelamente a la internación de mercaderías para el Estado por la vía de Arica (en 1827 se introdujeron 3.000 fusiles, vestuario para el batallón Bogotá, 1.000 resmas de papel, etc.), se insertaban en el periódico oficial “El Cóndor” una serie de artículos que tendían a desprestigiar a Arica y acreditar a Cobija.

7El 8 de marzo de 1827, se publicó un extenso artículo referente al fracaso del Tratado de Límites con el Perú de 1826 por el cual Bolivia habría adquirido Arica a cambio de Apolobamba y Copacabana:

Parece pues que es el momento en que debemos observar el artículo “Variedades” del Republicano de Arequipa N° 59. Antes nos permitieron exigir que nuestro gobierno sufra la justa crítica que merece por la inexactitud de sus cálculos respecto a este tratado, desde que fue informado indudablemente que ciertas personas de Arequipa lo reprobaban. Desde entonces, debió juzgar ilusoria la adquisición de Arica... No nos detendremos en refutar la importancia que da “El Republicano” de Arequipa al cantón de Tarapacá. Cualquiera podrá convencerse con la simple lectura de aquel papel de la exageración que hace de sus minerales... No hablaremos así respecto a Arica. Este puerto es a la verdad de grande importancia si pertenece a Bolivia; pero de ninguna manera si es del Perú. Arica no tiene relación alguna con aquel Estado; su comercio y hasta el producto de su industria se consumen en Bolivia y desde que nuestro gobierno dé la protección y cuidado que debe al puerto de Cobija, Arica será arruinado. Hasta ahora, la Aduana de Arica ha dado una entrada de cerca de 400.000 pesos anuales al tesoro del Perú porque parece que nuestro gobierno, con la esperanza de obtener ese puerto, dejaba que allí se cobraran bajo el nombre de derechos de introducción lo que sólo le correspondía como derechos de tránsito... En Arica en lugar de cobrar un dos o un tres por ciento de derechos sobre las mercaderías extranjeras que transitan para Bolivia, se han exigido los de consumo a razón de treinta, cincuenta y cuarenta y ocho por ciento; y nuestro gobierno, tolerando este abuso sin oponer medida, ha consentido una hostilidad al comercio y al pueblo boliviano...

  • 2 “El Cóndor” N° 66; 8 de marzo de 1827.

8Sigue el artículo sugiriendo que de una vez se dicten decretos que fomenten Cobija, que se bajen impuestos a las internaciones por él y que se suban las introducidas por tierra con el fin de evitar las importaciones por Arica y Buenos Aries, que se abriera de una vez Cobija “para que no nos sigan cacareando el valor de Arica”. Muestra que el camino y los gastos de transporte son mucho menores que los de Arica (De Arica a La Paz se calculaban 92 leguas, a Cochabamba 125, a Oruro 90, a Potosí 150 y a Chuquisaca 170. De Cobija a Potosí, 142 leguas, a Oruro 156, a Cochabamba 190 y a Chuquisaca 160). El artículo concluye exigiendo que deje Bolivia de pagar al Perú 400.000 pesos; “tengamos a Cobija y Arica se arruinará2.

9Otro artículo de septiembre del mismo año, al celebrar la introducción del armamento por Lamar, decía:

  • 3 “El Cóndor” N° 93: 13 de septiembre de 1827.

Muy pronto cesaremos de pagar esos quinientos mil pesos que tributamos anualmente al Perú por los efectos introducidos por Arica y nuestro pueblo obtendrá todo más barato3.

  • 4 “El Cóndor” N° 103; 22 de noviembre de 1827.
  • 5 “El Cóndor” N° 105; 9 de diciembre de 1827.

10Un artículo, de noviembre de ese año, demostraba que por la diferencia de impuestos y de costo del transporte en Cobija y Arica, resultaban muchas más ventajas para el consumidor de Chuquisaca al comprar las mercaderías venidas de Lamar4. En diciembre de 1827, se denunciaba el apresamiento de un comerciante inglés en Tacna por hablar bien de Lamar5. En febrero de 1828, cuando los problemas con el Perú se habían agudizado, afirmaba “El Cóndor”:

  • 6 “El Cóndor” N° 117; 28 de febrero de 1828.

Los limeños envanecidos con su puerto de Arica calculaban que si se llegaba a cerrar para Bolivia, por alguna razón de obstrucción de sus relaciones mercantiles, dejaría Bolivia de ser y no tendrían los bolivianos sino que ceder y pasar por cuantas condiciones onerosas quisieran imponerles. ¡Se engañaron! Sucre sabe organizar los Estados, La Mar llegará a ser como El Callao6.

11Todos estos artículos muestran a qué punto llegó la propaganda pro Cobija, desacreditando Arica en las comparaciones. También en las Cámaras y en los Mensajes Presidenciales, hay importantes referencias al respecto, sobre todo a la idea de Cobija como requisito para la independencia de Bolivia.

12Durante el primer período del gobierno del Mariscal Andrés de Santa Cruz, el progreso de Cobija disminuyó la necesidad de utilizar Arica. La campaña para que no se utilice Arica continuó, tanto que alarmó a los propios peruanos.

13Santa Cruz, al respecto, escribía a Pardo de Zela en febrero de 1830:

  • 7 AMSC. Copiador de la Correspondencia expedida. 1830.

Usted me ha tocado, en la carta a que contesto, un asunto de que sólo juzga como peruano, olvidando lo justo. Dice que, por fomentar a Cobija, he dado algunos reglamentos que perj udican a Arica y al hacerme esta indicación desconoce la más justa causa: Fomentar a Cobija. ¿Habrá razón en el mundo que haga preferir los derechos extraños a los propios? ¿Será razonable que por proteger el comercio de Arica deje a Bolivia en dependencia de un comercio extraño, el más gravoso y duro? ¿Será tolerable que Bolivia, para recibir una vara de tela, esté sujeto a los reglamentos y aún a los caprichos de otro gobierno? El conceder esto y tolerarlo sería convenir una colonización más dura que la de los españoles. Es por esto, pues, que yo protejo a Cobija para tener un puerto propio e independiente y para protegerlo necesito darle franquicias sobre los otros... El mayor derecho impuesto por mí sobre efectos de Europa que son introducidos por Cobija, es el del 40 %, cuando por Anca, por el sóló transito hemos ya pagado 90 %. Nuestras cascarillas, por sólo tránsito por Arica, están obligadas a pagar el 10 % y las telas y azúcares del Perú consumibles en Bolivia no pagan sino el mismo, y el mayor derecho sobre aguardientes consumibles también aquí no es más que el 12...7.

14En 1832, el gobernador Dorado informaba al Ministro del Interior:

  • 8 ANB. MH, T. 32 N° 18 Correspondencia recibida del Litoral. 1832.

He tomado las medidas necesarias para que pronto el camino a Cobija sea más cómodo que a Arica8.

15El 15 de enero de 1833, Santa Cruz escribía a Molina, después de dictar el Decreto de Puerto Libre:

  • 9 AMSC. Copiador de la correspondencia expedida. 1833.

He promovido el progreso del puerto y llevar a la perfección este canal tan necesario para la independencia de Bolivia. Es necesario que se persiga ahora con tenacidad a los contrabandistas de Arica9.

16Y así como éstas hay muchas referencias que nos llevan a la inequívoca conclusión de que, a la vez que la conciencia de adquirir Arica continuaba, también continuaba la idea de ser el factor principal de impedimento para el real progreso de Cobija.

La Confederación y la Aduana Común de Arica

17La creación de la Confederación Peruano-Boliviana cambió radicalmente la política oficial en relación a Arica. Ya no se comparó Arica con Cobija sino con Valparaíso. Ya no se trataba de fomentar un puerto para Bolivia, lo que el gobierno confederado buscaba era tener la hegemonía en el Océano Pacífico. Ante ese objetivo geopolítico superior, la competencia entre Arica y Cobija pasó a ser tema secundario; pero no por ello se atenuó.

18Salaverry incendió Cobija en 1835 y sobrevino una decadencia económica, debida a muchos factores ya analizados. Uno de ellos era la habilitación de Arica como puerto común para el Estado Sudperuano y Bolivia. Para dar un juicio verdaderamente justo, no sólo hay que ver la medida desde el punto de vista de la decadencia de Cobija. Desde este punto de vista, es evidente que la medida perjudicó al único puerto verdaderamente boliviano. Pero, desde un ángulo más general, la medida tenía muchos aspectos positivos: para el comercio del norte, sobre todo el de La Paz, era un triunfo. Pese a la habilitación de Cobija, Arica no había dejado de ser una necesidad para Bolivia, esencialmente por las mayores facilidades que tenían los comerciantes de algunos centros urbanos del norte del país para hacer sus internaciones. Era una conquista ya que de los ingresos de la Aduana de Arica, nada despreciables, la mitad correspondía a Bolivia. Además, el proyecto de Arica iba mucho más allá: Santa Cruz decretó que Arica fuera un Puerto de Depósitos para atraer aún más el comercio, con lo que pensaba acabar con la supremacía de Valparaíso en el Pacífico. Así, escribían a Juan de la Cruz Méndez, en abril de 1836:

  • 10 AMSC. Copiador de la correspondencia expedida. 1836

Sabiendo que las oposiciones que se nos han hecho en Chile han sido el temor de que Arica se presentara en oposición a Valparaíso, me apresuraré mucho en crear un puerto que por sus circunstancias pueda reunir muy en breve la mayor parte del comercio del Pacífico y así pagaremos la falsa política y la inmerecida contradicción de esos señores10.

19De ahí que, como lo reconocen algunos historiadores chilenos revisionistas (Vitale), la Guerra de la Confederación no sólo se debió a una lucha contra la dictadura crucista o al temor que los dos Estados unidos iban a ser siempre más que Chile, sino también a los intereses económicos de Valparaíso que temían perder su supremacía en el Pacífico. En otra carta, Santa Cruz escribía al “indio” Atanasio Hernández, entonces Administrador de la Aduana de Arica, en septiembre de 1836:

  • 11 AMSC. Copiador de la correspondencia expedida. 1836.

No hay duda que el gobierno de Chile nos es contrario porque está temeroso por la protección que dio a Salaverry y envidioso de nuestra preponderancia, previendo además que caería Valparaíso a virtud de nuestras reformas11.

20No hay duda de que Santa Cruz miraba muy lejos internacionalmente y en esto les llevó mucha ventaja a los otros gobernantes; pero toda su obra se vino abajo y, con ella, el proyecto de Arica. Tornó a ser sólo del Perú, Valparaíso continuó en su preponderancia en el Pacífico y Bolivia volvió nuevamente los ojos ante su único puerto habilitado y lo encontró decadente. Los nuevos gobernantes echaron esto en cara a Santa Cruz.

21Desde un punto de vista provincial, no hay duda que la habilitación de la Aduana Común de Arica tuvo su punto negativo: fue una de las principales causas, no la única, de la decadencia de Cobija. También es indudable que durante esos años, por las circunstancias anotadas, Santa Cruz se preocupó más de fomentar Arica que Cobija; pero no olvidó al único puerto boliviano. Es interesante observar que también en Arica se tenía conciencia de la competencia de Cobija que, pese a su decadencia, seguía proveyendo a las plazas del sur (Potosí, Chuquisaca). Atanasio Hernández, Administrador de la Aduana de Arica en la parte boliviana y ex-Administrador de la de Cobija, escribió a Santa Cruz sugiriéndole la supresión de Cobija para el fomento de Arica. Este le contestó:

  • 12 AMSC. Copiador de la correspondencia expedida. 1836.

No vuelva U. a escribirme en su vida de suprimir el puerto de Cobija. Sea cual fuere la ventaja o desventaja de un puerto ya está establecido con la palabra del gobierno de Bolivia... Arica tiene todo lo necesario para satisfacer todos los mercados que provee y éstos son bastante cuantiosos como para que no necesite fundar su prosperidad en la ruina de Cobija, cuya conservación es exigida no sólo por los intereses del sur de la República sino también por la política12.

  • 13 AMSC. Copiador de la correspondencia expedida. 1836.

22A Lezica le escribió: “Los privilegios de Cobija continúan en todo su vigor”13. No tuvo, pues, la mínima intención de dañar a Cobija.

23El decreto de erección de la Aduana Común de Arica de 21 de junio de 1836 decía:

  • 14 Colección Oficial. 1837.

CONSIDERANDO: I.- Que las rentas de la aduana de Arica han disminuido notablemente por el contrabando, de manera que ellas no han sido suficientes, alguna vez, ni para pagar a sus empleados. II.- Que este fraude procede de la facilidad que tienen los comerciantes de introducir sus mercaderías a este Estado (Sudperuano) con guías falsas para Bolivia, sin pagar otro derecho que el de tránsito. III.- Que la Junta de Hacienda, reunida en Arequipa, para informar al gobierno sobre las medidas que podrán adoptarse para evitar este mal, ha acordado que el establecimiento en Arica de una aduana común para Bolivia y este Estado, sería el único medio de destruir el contrabando, con provecho de ambos Estados. IV.- Que el gobierno, convencido de la utilidad de este proyecto, ha negociado y convenido con el de Bolivia en que establezca dicha aduana, con empleados nombrados por los dos gobierno, que interviniendo comunalmente en las funciones de la Aduana, expidan indistintamente guías para los mercados de ambos Estados y perciban por mitad las rentas que ella produzca. DECRETO: 1o.- Conforme a lo acordado y convenido con el Gobierno de Bolivia se establece en el puerto de Arica una Aduana común para Bolivia y para este Estado con empleados nombrados por ambos gobiernos. 2o.- No se cobrará en esta Aduana más que un solo derecho de todos los efectos importados o exportados, ya se importen para Bolivia o para este Estado, el cual será partible por mitad... 3o.- Mientras los gobiernos convienen por el Puerto de Arica, continuarán devengando por ahora los derechos establecidos por el arancel vigente de este Estado. 4o.- Las guías que expidiere la Aduana se otorgarán en la forma prevenida por el artículo 13 del Tratado de Comercio concluído entre ambos gobiernos el 17 de noviembre de 1832. 5o.- El Ministerio de Hacienda quedará encargado de cumplir... Cuzco ASCRU... Andrés María Torrico. Secretario General encargado de...14.

24Luego se dictaron otras medidas de reglamentación para el funcionamiento y cobro de derechos de la Aduana.

25Entre 1836 y 1838 los ingresos de la Aduana Común de Arica fueron mayores que los de Cobija. Al igual que en Cobija, el ingreso mayor fue el de la importación marítima. Como puede verse en el siguiente cuadro, los ingresos por alcabala en la Aduana de Arica fueron mucho mayores que los ingresos por ese mismo ramo en la Comisaría de Guías de Cobija, sobre todo en los años de la Confederación; pero esto no se debió a una importación mayor de mercaderías, sino esencialmente a los subidos impuestos. Los años de la Confederación, las mercaderías importadas por Arica pagaban un 20, 30 y hasta 40 por ciento según el valor, mientras en Cobija se pagaba tan sólo un 5%. Como se ha visto, los valores de las mercaderías importadas por Arica esos años no era mucho mayor que el de las que se importaban por Cobija; si los ingresos por alcabala eran mucho mayores, se concluye que esta diferencia se debía fundamentalmente al cobro de mayores impuestos.

Cuadro comparativo de los ingresos por importaciones marítimas en las Aduanas de Cobija y Arica entre los años de 1836 a 1838

Cuadro comparativo de los ingresos por importaciones marítimas en las Aduanas de Cobija y Arica entre los años de 1836 a 1838

26Al hablar de Arica, hay que mencionar inseparablemente a Tacna, ya que Arica era el puerto y Tacna era el centro del comercio. Esto traía problemas. Así, el Administrador de la Aduana de Arica escribía al Ministro de Hacienda, en noviembre de 1837:

  • 15 ANB, MH. Correspondencia recibida de Arica. 1837.

Habiéndose presentado graves dificultades para el exacto y pronto despacho de guías de los efectos que como procedentes de la Aduana Común del Puerto de Arica se internan en las plazas el Estado Sudperuano y de Bolivia porque el mercado principal no existe en Arica pues es un punto mero de tránsito, y sí en Tacna, a donde concurren los compradores y se abren y dividen los cargamentos, ha resuelto el Supremo Gobierno, con fecha 25 de octubre, a consulta de esta administración, que se establezca en la ciudad de Tacna una receptoría con la facultad de otorgar las expresadas guías15.

27En 1838, el gobierno boliviano pidió que se enviara un estado del monto de las mercaderías destinadas a Bolivia, por separado, para analizar la importancia de Arica. Desgraciadamente, esta referencia no pudo realizarse porque, al estar cerca la escuadra chilena, tuvieron que trasladarse los libros a Tacna. De ahí que no existan los datos exactos para hacer una real comparación entre el monto importado por Arica y el monto importado por Cobija.

28De todos modos, la renta que recibió Bolivia por la Aduana de Arica desde el 11 de julio de 1836 hasta fines de junio de 1837 significaba una suma bastante mayor a la que aportó Cobija en ese mismo período. Por Arica se recibieron 74.252 pesos; por Cobija, 28.186 pesos. Pero por otro lado, los egresos también fueron mayores en Arica.

  • 16 De las relaciones hechas por el Administrador de Arica.

29Los tres destinos principales a donde se dirigían las mercaderías de Arica eran La Paz, Oruro y Cochabamba. En la Aduana de Arica, también se hacían relaciones de las guías expedidas especificando el nombre del comerciante, el producto y el lugar del destino. Por estos cuadros, se ha sacado la anterior conclusión. En octubre de 1838, por ejemplo, se expidieron 23 guías: 15 estaban destinadas a La Paz, 5 a Oruro, 2 a Cochabamba y 1 a Potosí; en noviembre del mismo año se expidieron 92 guías: 52 para La Paz, 33 para Cochabamba y 7 a Oruro. La Paz era el mayor centro de consumo de lo importado por Arica, junto con Oruro, es decir, el norte occidental de la República; Cochabamba, de importante movimiento económico, al estar en el centro de la República, recibía mercadería tanto de Cobija como de Arica16.

30Por lo anteriormente expuesto, se concluye que Arica era un puerto esencial para el comercio del norte de la República, como también era el puerto que más competencia hacía al fomento de Cobija. De ahí que la erección de la Aduana Común de Arica entrañe en cuanto a sus consecuencias una contradicción: era un triunfo y una derrota. Triunfo porque se recibían ingresos importantes de un comercio que sin o con Aduana Común había desarrollado, se desarollaba y se iba a desarrollar por Arica. Derrota, en cierta manera porque fue una de las causas para la decadencia de Cobija, ya que si bien no dejó de comerciarse por el puerto boliviano, las exportaciones e importaciones para el Estado se hacían por Arica; sobre todo, el gobierno, en busca de los objetivos ya anotados, fomentó mucho más a Arica que a Cobija, lo que hizo que muchos comerciantes de ésta se retiraran y algunos (Lezica, por ejemplo) pidieran inclusive indemnizaciones.

La pugna se reabre

31Después de la derrota de la Confederación y al instalarse el gobierno de Velasco, se retornó a la política oficial contraria a Arica, al igual que los primeros años.

32La contradicción entre Arica y Cobija fue también producto de la pugna de intereses entre los comerciantes de Arica (mayoritariamente ingleses) y los de Cobija (mayoritariamente españoles y franceses). Pero además, la contradicción reflejaba otra más profunda: la existente entre el sur y el norte de la República, contracción regional que subsistiría durante todo el siglo xix.

33La Paz fue la ciudad más beneficiada con el cambio de política comercial emergente de la Independencia. La sustitución de la ruta del Atlántico por las rutas del Pacífico y la nueva libertad de comercio fueron parte de los factores que convertirían a La Paz en la ciudad económicamente más activa de Bolvia desde los primeros años republicanos. Por razones fundamentalmente geográficas y de distancia, los comerciantes de La Paz prefirieron utilizar Arica, lo que ocasionó muchas críticas, especialmente de los propios gobernadores del Litoral.

34En los años siguientes a la caída de Santa Cruz, se acusó a éste de “antipatriota”, de “fomentar a Arica y hundir a Cobija”; era un juicio que tenía sus razones, pero era parcial. Es necesario recalcar que el juicio en la época de Velasco no sólo provino del deseo de defender intereses económicos del sur, sino por el manifiesto nacionalismo que irrumpió luego de la Confederación y que tenía como idea clara que Cobija era esencial para la independencia de Bolivia.

35El presidente Velasco trató de dar un nuevo impulso al puerto y para ello contó con un excelente colaborador, el gobernador del Litoral, Gregorio Beeche quién, en 1840, insistió ante el Ministro de Hacienda que, para que el único puerto de Bolivia se desarrollara,

  • 17 ANB. MD. “Correspondencia recibida en 1840”. t. 79. N°40.

son necesarias muchas medidas; pero sobre todo es necesario que el comercio de Bolivia no tenga otro canal para sus importaciones y exportaciones que Cobija... Mientras subsista el comercio del Departamento de La Paz en el mismo pie que antes por el puerto de Arica, el puerto de Cobija no dejará de ser una mera posta para el tránsito de mercaderías a Potosí y Chuquisaca. ¿Los supuestos intereses de algunos comerciantes de un departamento deberán perjudicar los de toda una república, con depresión de su soberanía e independencia? Si. como espero, se consigue concentrar todo el comercio de Bolivia al puerto de Cobija, se establecerán en él algunas casas surtidoras que llenen la demanda de todos los departamentos. Así la población tomará un enorme incremento...17.

36El optimismo sobre Cobija nacía nuevamente; pero a pesar de haberse abolido la Aduana de Arica, este puerto continuaba siendo utilizado por el norte boliviano.

37La historia de Arica y Cobija continuó durante el siglo xix; pero con suerte desigual. Cobija perdió su primacía boliviana frente a Mejillones y Antofagasta y el terremoto de 1877 lo destruyó totalmente. Después de la Guerra del Pacífico, Chile tomó posesión de Antofagasta y de Arica; pero Bolivia no podía dejar de utilizarlos.

38El uso de esos puertos y la construcción de los ferrocarriles siguieron reflejando la división del norte y del sur. Todavía hoy, aunque casi exclusivamente por razones geográficas, Antofagasta sigue siendo el puerto del sur, Iquique del centro y Arica del norte. En todo caso, y esto lo digo tal vez porque soy paceño, parece una buena solución a la necesidad de Bolivia de una salida al mar, volver a resucitar la Aduana Común de Arica, esta vez tripartita.

Bibliographie

Biliografía

CAJIAS DE LA VEGA. Fernando

1977 La Provincia de Atacama 1825-1842.La Paz, Instituto Boliviano de Cultura.

LOFSTROM, William

1974 Cobija, Bolivia first outlet to the sea. Washington, Academia of American Franciscan History.

PRUDENCIO, Roberto

1971 “La cuestión de Arica”. Revista Kollasuyu 71 .La Paz.

PARKETSON, Phillip

1984 Andrés de Santa Cruz, y la Confederación Perú-boliviana 1835-1839. La Paz. Juventud.

EYZAGUIRRE, Jaime

1963 Chile y Bolivia. Esquema de un proceso diplomático. Santiago, Zig Zag.

SILES, Juan Guevara

1967 Ensayo crítico sobre “Chile y Bolivia, esquema de un proceso diplomático”.

La Paz. Facultad de Filosofía y Letras-UMSA.

Notes

1 Ver al respecto el estudio de Roberto Prudencio “La Cuestión de Arica”, en Kollasuyo N° 71.

2 “El Cóndor” N° 66; 8 de marzo de 1827.

3 “El Cóndor” N° 93: 13 de septiembre de 1827.

4 “El Cóndor” N° 103; 22 de noviembre de 1827.

5 “El Cóndor” N° 105; 9 de diciembre de 1827.

6 “El Cóndor” N° 117; 28 de febrero de 1828.

7 AMSC. Copiador de la Correspondencia expedida. 1830.

8 ANB. MH, T. 32 N° 18 Correspondencia recibida del Litoral. 1832.

9 AMSC. Copiador de la correspondencia expedida. 1833.

10 AMSC. Copiador de la correspondencia expedida. 1836

11 AMSC. Copiador de la correspondencia expedida. 1836.

12 AMSC. Copiador de la correspondencia expedida. 1836.

13 AMSC. Copiador de la correspondencia expedida. 1836.

14 Colección Oficial. 1837.

15 ANB, MH. Correspondencia recibida de Arica. 1837.

16 De las relaciones hechas por el Administrador de Arica.

17 ANB. MD. “Correspondencia recibida en 1840”. t. 79. N°40.

Table des illustrations

Titre Cuadro comparativo de los ingresos por importaciones marítimas en las Aduanas de Cobija y Arica entre los años de 1836 a 1838
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7405/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 37k

Auteur

Universidad Mayor de San Andrés, La Paz-Bolivia

© Institut français d’études andines, 1997

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter