Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Visiones de fin de siglo

 | 
Dora Cajías
, 
Magdalena Cajías
, 
Carmen Johnson
, 
et al.

Culturas hegemónicas y contraculturas en Bolivia

El pasado será siempre imprevisible (Acerca de la narrativa de Jesús Urzagasti)

Omar Rocha Velasco

Texte intégral

La mirada

1Dos “instantáneas” aparecieron en un suplemento dominguero. La anécdota cuenta que los originales se perdieron en el agujero negro del periódico involucrado. El pie de foto, en ambos casos, anunciaba: Alberto Villalpando, Jesús Urzagasti, Hugo Ríos y Jaime Sáenz. Una fotocopia reducida deja ver, y oculta al mismo tiempo, algo de la sesión fotográfica cercana al año 1966:

Instantánea 1

2De espaldas a la espalda del más alto y despeinado, expone el perfil derecho y las manos -una sobre otra- reposan en el centro de su cuerpo. Los otros tres personajes miran a la cámara, la sostienen con esa mirada. A ninguno le falta viento fuerte ni nervio tenso, los cuatro insisten en su propio infierno -estilo.

3Es el único que no mira hacia la cámara, la figura circular, que también aparece en la otra instantánea, está situada justo arriba de su cabeza. Muestra con absoluta nitidez la juntura y separación que lo relaciona con la troica retratada junto a él. Si se pudiera reducir la instantánea a un solo punto para concentrar en él todo lo que involucra al personaje así llamado Jesús Urzagasti, ubicaríamos, a desmedro de lo que se ve, un punto, lejano y hacia el oriente, que haría que su mirada esté separada.

Instantánea 2

4La más misteriosa y entrampante. Aparecen una silla y una muñeca sostenidas por el más alto y despeinado ahora de cuclillas y con una pipa en la boca-. Las cinco miradas están notablemente distantes una de la otra, no hay un punto común que las convoque como en el anterior caso.

5Es de notar:

  • El gesto que hace con las manos Alberto Villalpando. Gesto que alcanza ese estatuto por su determinación absolutamente humana: reúne duda, engaño, mentira, sorpresa y humor, va más allá —o más acá— de una simple reacción a cualquier estímulo provocador. ¿Por qué a los animales no les ha sido dado poder hacer un gesto o una venia?
  • La mirada perdida de Hugo Ríos. Sin destino aparente, con los ojos vueltos sobre sí mismos, mirada que se une perfectamente a la boca entreabierta y a la luz invertida que ilumina un poco la cara (la figura circular está, ahora, justo arriba de su cabeza).
  • Sáenz como sostén de la silla y la muñeca. Justo debajo de ellas, confundiendo al que queda atrapado en la instantánea. Sus dos manos parecen tres, aunque luego se sabe que el peso, en verdad, es sostenido por el tal Jesús Urzagasti.
  • Cierta ligazón entre la muñeca y el que, en verdad, sostiene la silla. Hay algo en común en esas miradas, posiblemente la dirección más propensa a desvanecer la imposibilidad de juntura, alguna complicidad aparece, ya sea en la vertical Urzagastimuñeca-Sáenz, ya sea en la certeza de estar mirando algo, eso no se sabe.

II. Mesa de disección

  • 1 M. Foucault, Las palabras y las cosas Editorial Siglo xxi, México D.F., 1989, Prefacio.
  • 2 Término de Susan Sontag.

6Produciríamos un gran beneficio si nos pusiéramos a explorar ciertas zonas que palpan y hacen saborear formas, distancias, lejanías, perfiles, subversiones, para mirar y relacionarse con las cosas en el tiempo y en el espacio. Un deslizamiento de los puntos de apoyo que -junto a la mesa de disección desvanecida por Michael Foucault a partir de una clasificación de Borges1- están siendo desplazados al ritmo de unos “amantes a sorbos de té” (Lezama Lima) y están siendo sustituidos por erotizaciones2 menos pecadoras, en el sentido de herencias culpabilizadas que marcan toda una forma de vida que mira y maniobra con tenaza bipolar: épocas de represión, dictaduras, ideologizaciones de las formas de amar, en fin, formas de viajar, morir, comer y sentir. A partir de algunas referencias al tema de la memoria y la rememoración se intentará horadar en lo que, del tema, se encuentra en la narrativa de Jesús Urzagasti. Esto, a modo de seguir los pasos de una narrativa que toma asunto de la experiencia vivida y a modo de desvanecer mesas de disección.

III. Verdad, memoria, olvido, falsedad

7Convocamos de inicio a cierto ejercicio etimológico que sirve para introducirnos en el tema: “Quisiera retroceder un poco en el tiempo y ver cómo trabaja la categoría de verdad en el mundo prefilosófico de Grecia. (...) Détienne demuestra cómo el significante verdad, en la Grecia previa a Sócrates y Platón, la palabra alétheia, no recubre el mismo contenido semántico que en nuestro sistema de pensamiento. Así, la prehistoria de la verdad filosófica nos conduce hacia el sistema de pensamiento del adivino, el poeta y el rey de justicia, (...). Se trata de la significación prerracional de verdad.

  • 3 Jaime Labastida. El habla poética, Post Scriptum, en Universidad de México, Revista de la Universi (...)

8Es necesario señalar que la palabra no guarda relación sólo con la realidad, sino también con el otro: es un instrumento de persuasión y de poder. La palabra verdad no hace sólo referencia al objeto sino que posee intensa carga emotiva, convence y persuade al lector o al oyente. ¿Por qué el poeta griego, Homero y Hesiodo de modo ejemplar invoca a las musas? ¿Por qué la madre de las musas es Mnemosine, Memoria? ¿De qué debe guardar memoria el poeta? ¿Qué se opone a Memoria? El poeta usa el canto para guardar la memoria de los héroes. La palabra que da cuenta de esa acción, la palabra por la que se edifica el recuerdo de las acciones épicas el alétheia. Pero lo asombroso para nuestro actual concepto de verdad es que la palabra alétheia no se oponía en sus orígenes a falsedad o error, lo mismo que en Homero que en Hesiodo, sino a olvido, “léthé3.

  • 4 Varios autores, Escritura y Psicoanálisis (volumen a cargo del Helí Morales Ascendo). Editorial Si (...)

9Recordemos, también, algunas recomendaciones de Epicteto —el sabio estoico— que, a pesar de haber sido relegado junto a sus máximas y discípulos, por ciertas relaciones de poder siempre presentes en la historia del pensamiento humano, hoy es un gran referente por el hecho de asumir sus ideas como una forma de vida y una ética, no como un sistema filosófico sustentado en la razón y en la verdad: “recomendaba el frecuentarse a uno mismo, tener tête-à-têtes consigo mismo y, caído el crepúsculo, en la penumbra, convertirnos en nuestros propios vigilantes nocturnos para verificar las entradas al alma y no permitir ninguna pieza falsa, siendo lo primordial la búsqueda de la relación del “sí” consigo mismo para sobrevalorar servidumbres y dependencias. Con el mismo fin proponían el diálogo, las lecturas, los viajes y de manera especial, la Escritura de cuadernos a manera de Diario -notas de reflexión, de conversaciones y lecturas, de viajes y aconteceres- como un ejercicio cotidiano, para plasmar los sucesos, pensamientos y deseos que pueblan nuestro interior, en diferentes momentos de nuestra existencia (...) sería un abuso, no de confianza sino de memoria, el pretender ser capaces de recordarnos al detalle, a distancia de años, décadas o lustros. Estos cuadernos constituían una especie de memoria material de las cosas leídas, escuchadas o pensadas conformando así un tesoro acumulado para su ulterior relectura y meditación”4.

10No es un mero capricho histórico que diversas manifestaciones culturales tengan que ver con el “periplo —viaje— de la memoria”. Tanto los anamitas, como los hijos de los cabellos negros -autodenominación de los chinos- tenían registros especiales donde se narraban los hechos notables de la historia de toda la progenie. "En este libro de la familia se consignan los actos de la vida civil o religiosa de los padres, los juicios pronunciados en favor suyo, los sacrificios ofrecidos a sus manes, las biografías de las personas ilustres de quienes se desciende, y la apología de sus acciones memorables.

11Estos archivos domésticos, que en chino se llaman Kia-pu y que antiguamente eran manuscritos, actualmente se imprimen cuando de grandes familias se trata, y ornan a veces colecciones biográficas de treinta o cuarenta volúmenes.

12La importancia de estos documentos se explica viendo los detalles numerosos que en ellos se refieren; así, por ejemplo, el chino hará constar en los mismos que tal día su hijo se ha puesto el gorro viril, como en otro tiempo se ponía el romano la toga pretexta:

  • 5 Fernando Nicolay, Historia de las creencias Tomo II, Montaner y Simón Editores, Barcelona, 1904, p (...)

“Tenemos el deber de informar a nuestros mayores de que nuestro hijo, conforme a los ritos, tiene el derecho de llevar en lo sucesivo el gorro viril”5.

13Sin entrar de lleno en la polémica se puede decir que, escritura y oralidad tienen una función común al preservar memoria y construir historia. Defender las tradiciones orales no remite necesariamente a un cuestionamiento de la escritura, ese es un afán menos fructífero y más sin rumbo. Los argumentos que, según parece, interpelan el “grafo-centrismo”, pueden ser armas de doble filo, sobre todo, si no se toman en cuenta aspectos teóricos de quienes han hecho un esfuerzo por trabajar cautamente el tema (Verbigracia: Derrida). Tomemos un ejemplo:

  • 6 Se trabajan argumentos que figuran en los libros Escritos sobre Escritura de Germán Mariño y La vo (...)

14Uno de los cuestionamientos a la escritura, tiene que ver con la memoria6: se dice que lo escrito queda siempre como algo éxtimo; se evoca al gran Sócrates quien cuestionaba la escritura debido a la cualidad que tienen los libros de quedarse en los armarios reposando sabiduría; aspecto que implica una diferencia con la memoria dentro de sí mismos, de algo que no es extraño, que no responde siempre lo mismo frente a una pregunta -como en la pintura.

  • 7 Jorge Luis Borges, El Libro, en Borges Oral, Emecé Editores-Editorial de Belgrano, Buenos Aires, 1 (...)

15Sin duda alguna, los diálogos evocados hacen que pongamos mucha atención en el argumento, ¿habrá algún objeto humano más relacionado con la memoria -y menos con el olvido- que no sea el libro? Es cierto que el libro por sí mismo no es más que un instrumento reposado en rectangular anaquel y que su función de “evocador” sólo puede realizarse desde que es sacado y leído, pero no se le puede negar su cometido. También es cierto que Sócrates, como Cristo, fue un maestro oral, que no escribió ni una sola línea -sabemos que hizo ciertos trazos sobre la arena frente a los ojos sorprendidos de Menón, el esclavo-, que Platón “escribió” sobre los libros diciendo que son como efigies: uno cree que están vivas, pero si se les pregunta algo no contestan. “Entonces, para corregir esa mudez de los libros, inventa el diálogo platónico. Es decir, Platón se multiplica en muchos personajes: Sócrates, Gorgias y los demás. También podemos pensar que Platón quería consolarse de la muerte de Sócrates pensando que Sócrates seguía viviendo. Frente a todo problema él se decía: ¿qué hubiera dicho Sócrates de esto?”7. Podríamos decir que los libros no sólo están relacionados con la memoria, sino con la inmortalidad, esa que se refleja cuando nos convertimos en Platón al leer el Banquete o cuando somos Sócrates cuando leemos al Cratilo.

16Se ve que un cuestionamiento a la escritura desde la memoria y el olvido no tiene mayores alcances, es una autopuñalada. Esto no significa que se trate de borrar el valor “mnémico” que tiene la oralidad, tampoco se trata de invalidarla, es tratar con miramiento ciertos temas, y para esto nos ayudan autores como Jesús Urzagasti.

  • 8 Ibid p. 13.

17“El libro es una extensión de la memoria y de la imaginación (...) ¿Qué diferencia puede haber entre recordar sueños y recordar el pasado? Esa es la función que realiza el libro”8.

18¿A qué inmortalidad recurrir?, ¿a la apuesta científica, que ya ha congelado a más de un espíritu ligero, por una cómoda suma de dinero?, ¿a la permanencia individual por diligencia divina que prolonga la existencia?, ¿a la inmortalidad de la memoria, más allá de la muerte corporal y más acá de los actos, hechos, actitudes c invenciones, que son la historia universal?

IV. Rememoración memoria

  • 9 Jacques Lacan, El yo en la teoría de Freud y en la técnica psicoanálitica (Seminario II), Ed. Paid (...)

19Es preferible aclarar las palabras empleadas, el término memoria, muy manido y trajinado, se presta a demasiados equívocos, desde las consabidas manías psicológicas por clasificar cierta capacidad viviente, hasta la reivindicación política y social. Preferimos usar los términos rememoración o reminiscencia atendiendo a una distinción propuesta por Jacques Lacan: “En cualquier caso, ninguna razón justifica identificar dicha memoria, propiedad definible de la sustancia viviente, con la rememoración, agrupamiento y sucesión de acontecimientos simbólicamente definidos, puro símbolo que engendra a su vez una sucesión”9.

20Finalmente, es aquello que nos sorprende en el epígrafe de este trabajo: en un acontecimiento poético, se rememora la mirada de los niños al avistar una montaña. Es la construcción de un recuerdo tal y como se presenta en la narrativa de Jesús Urzagasti.

V. “Aquí sólo entra la luz del recuerdo”

  • 10 Jesús Urzagasti, Tirinea, Editorial ofavim (segunda edición). La Paz, 1996, p. 13.

21Una de las vías de acceso a la narrativa de Urzagasti —las grandes obras tienen por lo general muchas. Una especie de inagotabilidad...— es, sin duda, seguir el camino de los avatares de la memoria —rememoración-. “Los días que todavía no han sido esperan añadir a mi memoria lo que ahora con extrema dificultad recuerdo. Es cierto que existe una enorme diferencia entre lo que soy y lo que era en otra época, pero qué lejos estoy de reconocerme tal cual seré en los días que se avecinan”10.

22Se trata de una especie de estrategia o proyecto narrativo, una conjunción de tiempos que amalgaman un textil, a primera vista, complicado y tautológico. Desde las primeras páginas de Tirinea encontramos la posibilidad del recuerdo-rememoración sólo con la intervención del presente y, más aún, de lo por venir.

  • 11 Ibid., p. 22.

23“Hay mucha niebla en mis recuerdos, sin duda algunos se perderán sin dejar huellas en mi vida y serán sustituidos por hechos no menos reales pero más recientes”11.

24La experiencia vivida influye en el recuerdo, lo determina, pero el recuerdo influye también en la vida, está presente en los hechos que todavía no fueron, aunque estos ya fueron en el recuerdo.

  • 12 Ibid., p. 22.

“Estaba recordando una cosa que me parecía le había sucedió a una F. persona. Pero resulta que esa F. persona era yo mismo, con la diferencia de que no me había sucedido todavía el hecho que recordaba con alguna claridad. Repentinamente me empezó a suceder el hecho que mi espíritu a tientas había conocido primero”12.

25Esta forma de provocarse ficción, hace que puedan aparecer tiempos distintos precedidos por un presente capaz de juntarlos o delimitarles pequeñas distancias -unos cuantos párrafos, unas cuantas páginas-: “Tengo 25 años, tengo 16 años, etcétera”. Es lo que permite que lo narrado por Urzagasti sea un solo libro que congrega y consagra -como cualquier imagen poética- tiempos y lugares distantes, un acercamiento que sorprende y horroriza, no por deformaciones —al mejor estilo de una monstruolización, sino por intervenciones precisas en el tiempo.

  • 13 Ibid. p. 81.

“Como nunca he sabido quién soy, bien me valdría en esta ocasión intentar una verdadera definición, pues soy el ex compañero de curso de Mogrovejo. Ya no tiene la abundante cabellera con que lo conocí. No sé qué sentido puede tener lo que acabo de escribir, si me atengo al tiempo que pasó desde la cabellera crecida de Mogrovejo hasta nuestro encuentro, desde nuestro encuentro hasta anoche y desde anoche hasta ahora. Resulta que anoche me quedé en ‘abundante cabellera’ y ahora he continuado: ‘con que lo conocí’”13.

  • 14 Freud declara que el objetivo primero y más cercano de la prueba de realidad no es encontrar en la (...)

26La reminiscencia de los hechos se presenta como una posibilidad de ficcionalización en la medida en suspende la certeza de realidad. Aquello que alguna vez apareció como el armónico encuentro entre la percepción real y la representación, se desvanece14. “A mí sólo me asombra que Leoncio Suárez pueda aún existir fuera del terreno más propicio a su existencia: mi memoria.

  • 15 Jesús Urzagasti, Tirinea, ob. cit., p. 26.

27Esa sola posibilidad me enmudece de dolor”15.

  • 16 Ibid., p. 113.

“Al cabo de tantas páginas y de noches que le depararon inmensas alegrías, está casi convencido que nada ha dicho de lo que tenía que decir; peor todavía, nunca podrá decirlo mientras pretenda decirlo él. Recuerdos maravillosos de su infancia que creyó haber sofocado al transcribirlos al papel, renacen otra vez y le conmueven el corazón con una voz distinta, con una cristalina música que antes no había conocido”16.

  • 17 Jesús Urzagasti, De la ventana al parque. Editorial ofavim (segunda edición), La Paz, 1992, p. 26- (...)
  • 18 Ibid., p. 97.

28Suspender la realidad, posibilidad de ficción, en fin ¿qué diferencia hay entre sueño y recuerdo? Transposición, ir y venir, intercambio en la frontera del verbo “hubiesen o hubieran”, que caracteriza al libro De la ventana al parque, este verbo y el tiempo en que está utilizado, dan lugar a la narración. “Mi tío Héctor, que jamás salió del Ojo del Agua, habría sido muy amigo de Adrián mi querido hermano muerto en Teopontepero la vida no quiso que así sucediera. Y los dos hubiesen trabado amistad con Leoncio Suárez, que se hizo apretar con un tren en Salta. Y los tres hubieran ido muchas veces a Campo Grande a visitar a Laura, con el pretexto de matear, pero con el subrepticio afán de admirar su belleza”17. La memoria-reminiscencia permite construir este lado de la ventana; hubieran -sólo posibilidad en la vida- que se traduce en presente, en un “está ocurriendo” en la muerte, hendidura abierta por la memoria “aquí sólo entra la luz del recuerdo como solía decir Adrián, como lo pensó Leoncio, como lo sospechó el tuerto Aguilera. Las paredes están cubiertas de dibujos, pinturas y fotografías de personas muertas. En los estantes, ramas de árboles junto a los libros. La lista de los amigos que desfilarían por estas páginas está en mis narices”18. La gente se ha muerto sin conocerse y para eso está el narrador, para recordar y hacer de mediador. Posiblemente, esta sea una de las vías para entender la idea de “traductor” que aparece en El país del silencio.

29El recuerdo se construye, la rememoración no es algo involuntario que adviene como un sístole o un diástole, el pasado no es algo dado, interviene el artificio que permite seleccionar aquello que alguna vez se va a constituir como recuerdo.

  • 19 Ibid. p. 26.
  • 20 Jesús Urzagasti, Los tejedores de la noche. Editorial ofavim, 1996, p. 102.
  • 21 Ibid, p. 125-126.
  • 22 Jesús Urzagasti, Tirinea Ob. cit. p. 101.

“Mi tío Antonio tenía un hermano llamado Héctor, del que nunca oí hablar nada y por el que tampoco quise preguntar nada, para que se quede en mi memoria como lo que era: un misterio viviente”19'.
“En lejanas épocas mi progenitor me previno que la verdadera memoria empieza por la mano: lo que ella escribe se queda y lo que no escribe podrá aterrizar en cualquier parte menos en la memoria del que no supo escuchar el paso del tiempo”20.
“Y había que inventar una casa, como que la levanté de la tierra firme de la imaginación siguiendo los dictados del Gringo Ferrari: con un árbol de por medio, una biblioteca propia de una anarquista, todas las puertas y ventanas abiertas para que la intimidad se ventile como se debe y lleguen del pasado o del futuro criaturas consumidas por el desorden del fuego creador”21.
“Mi madre dice que son mentiras mías cuando le hago recuerdo del lugar y más que todo de esas piedras secas e inmensas sobre las que saltaba yo como un pajarito parador”22.

  • 23 Ibid., p. 27.
  • 24 Ibid., p. 83.

30En este caso, el recuerdo-reminiscencia no tiene por qué coincidir con la “verdad” de los hechos desde el punto de vista de aquella verdad que se opone a falsedad y no a olvido o desocultación del ente, como dijo Heidegger de la verdad poética. La función del recuerdo está en la posibilidad de olvido, y una forma de olvido es la escritura. “En cambio aquí, en la Universidad, estoy como sapo en otro pozo: no es mi casa y mi casa verdadera se ha desvalorizado en el recuerdo”23. “Algún día estaré frente a lo desconocido, tendré en mis manos lo que mi memoria se empeña en ocultar; ese día perderé para siempre el nombre tiene la virtud de separarme de lo que soy”24.

  • 25 Jesús Urzagasti, De la ventana al parque, Ob. Cit. p. 17.

Los muertos constituyen memoria, se introducen en ella y destilan misterio, una forma de tener noticia de él. Es lo que caracteriza su neutralidad e intemporalidad, son, por ello, una enorme posibilidad en la narrativa de Urzagasti. “Por lo tanto ya no los moja ninguna lluvia cuando se levantan y deambulan buscando lo que no han perdido. Y lucen una prodigiosa memoria. Por ejemplo, Laura no es olvidadiza. Yo tampoco lo soy, porque hasta ahora la recuerdo bajo el guaranguay, bellísima y risueña, ataviada con su blusa de tartán y su falda de franela”25.

VI. Memoria: sedosa pausa intermedia entre lo irreal sumergido y el denso, inrrechazable aparecido26

  • 26 Palabras de Lezama Lima para “definir” arena.
  • 27 Guillermo Sucre, refiriéndose a la poesía, afirma que “por una parte, habría una poesía cuyo centr (...)

31La narrativa de Jesús Urzagasti es, en una de sus cataduras, un tránsito por la memoria. En este mundo de los siete colores, vendría a ser una especie de espacio verde situado en el eje temporal27.

  • 28 “Las heterotopias inquietan, sin duda porque mina secretamente el lenguaje, porque impiden nombrar (...)

32Este tránsito, periplo, viaje, transcurso, muy particular de la memoria, permite oponer ciertas “alternativas” respecto a la posibilidad de plantearse temas relacionados con el famoso río heraclitiano: sucesión, temporalidad. Se esboza una forma de enfrentarse a la historia: simultaneidad heterotopia28, mito.

33La memoria-reminiscencia puede considerarse una posibilidad narrativa en la que las fronteras que se desvanecen y confunden, pertenecen al sueño, la realidad los hechos y la ficción.

34El recuerdo no es algo dado, se construye con el material mismo de la memoria: el olvido, la escritura, las palabras.

35¿Por qué imaginar una sola serie de tiempo? Se impone la idea de la existencia de muchos tiempos y que esas series de tiempos no son ni anteriores, ni posteriores, ni contemporáneas —De la ventana al parque-.

36Quizá esa particular manera de transitar por el tiempo se expresa de alguna manera en la instantánea descrita al principio, con una mirada separada que, sin embargo, sostiene a la silla y a la muñeca.

Bibliographie

Bibliografia

Foucault, M.
1989 Las palabras y las cosas. Editorial Siglo xxi, México D.F

Labastida, Jaime
1996 “El habla poética. Post Scriptum”, en Universidad de México, Revista de la Universidad Nacional Autónoma de México, Junio 1996, Número 545.

Varios Autores
1996 Escritura y Psicoanálisis (volúmen a cargo de Helí Morales Ascencio), Editorial Siglo xxi, México D.F.

Nicolay, Fernando
1904 Historia de las creencias Tomo II, Montaner y Simón Editores, Barcelona.

Borges, Jorge Luis
1979 Borges Oral, Emecé Editores/Editorial de Belgrano, Buenos Aires.

Lacan, Jacques
1992 El yo en la teoría de Freud y en la técnica psicoanalitica (Seminario II), Ed. Paidós, Buenos Aires.

Sucre, Guillermo
1971 “Espacio rojo y espacio blanco”, en Eco, Revista de la Cultura de Occidente, agosto de 1971, número 136, ρ 356.

Urzagasti, Jesús
1987 En el país del silencio. Editorial Hisbol, La Paz.

1996 Tirinea, Editorial ofavim (segunda edición), La Paz.

1992 De la ventana al parque, Editorial ofavim (segunda edición), La Paz.

1996 Los tejedores de la noche, Editorial ofavim, La Paz.

Notes

1 M. Foucault, Las palabras y las cosas Editorial Siglo xxi, México D.F., 1989, Prefacio.

2 Término de Susan Sontag.

3 Jaime Labastida. El habla poética, Post Scriptum, en Universidad de México, Revista de la Universidad Nacional Autónoma de México, Junio 1996, Número 545, p. 55.

4 Varios autores, Escritura y Psicoanálisis (volumen a cargo del Helí Morales Ascendo). Editorial Siglo xxi, México D.F., 1996, p. 141. (Las cursivas son nuestras).

5 Fernando Nicolay, Historia de las creencias Tomo II, Montaner y Simón Editores, Barcelona, 1904, p. 18.

6 Se trabajan argumentos que figuran en los libros Escritos sobre Escritura de Germán Mariño y La voz y su huella de Martín Leinhard.

7 Jorge Luis Borges, El Libro, en Borges Oral, Emecé Editores-Editorial de Belgrano, Buenos Aires, 1979, p. 15.

8 Ibid p. 13.

9 Jacques Lacan, El yo en la teoría de Freud y en la técnica psicoanálitica (Seminario II), Ed. Paidós, Buenos Aires, 1992, p. 278.

10 Jesús Urzagasti, Tirinea, Editorial ofavim (segunda edición). La Paz, 1996, p. 13.

11 Ibid., p. 22.

12 Ibid., p. 22.

13 Ibid. p. 81.

14 Freud declara que el objetivo primero y más cercano de la prueba de realidad no es encontrar en la percepción real un objeto que corresponda a lo que el sujeto representa en ese momento, sino volver a encontrarlo.

15 Jesús Urzagasti, Tirinea, ob. cit., p. 26.

16 Ibid., p. 113.

17 Jesús Urzagasti, De la ventana al parque. Editorial ofavim (segunda edición), La Paz, 1992, p. 26-27.

18 Ibid., p. 97.

19 Ibid. p. 26.

20 Jesús Urzagasti, Los tejedores de la noche. Editorial ofavim, 1996, p. 102.

21 Ibid, p. 125-126.

22 Jesús Urzagasti, Tirinea Ob. cit. p. 101.

23 Ibid., p. 27.

24 Ibid., p. 83.

25 Jesús Urzagasti, De la ventana al parque, Ob. Cit. p. 17.

26 Palabras de Lezama Lima para “definir” arena.

27 Guillermo Sucre, refiriéndose a la poesía, afirma que “por una parte, habría una poesía cuyo centro sería la relación del hombre con la temporalidad: el tiempo como sucesión y desgarradura; por la otra, una poesía cuyo centro sería la relación del hombre con la espacialidad: el espacio como Presencia, que, a su vez no sería sino la concentración del tiempo mismo. Guillermo Sucre, Espacio rojo y espacio blanco, en eco, revista de la cultura de occidente, agosto de 1971, número 136 p. 356.

28 “Las heterotopias inquietan, sin duda porque mina secretamente el lenguaje, porque impiden nombrar esto y aquello, porque rompen los nombres comunes o los enmarañan, porque arruinan de antemano la sintaxis y no sólo la que construye las frases -aquella menos evidente que hace mantenerse juntas (unas al otro lado o frente de otras) a las palabras y las cosas” (Michael Foucault, Las Palabras y las cosas, (Op. cit. p. 3).

Auteur

Universidad Mayor de San Andrés

© Institut français d’études andines, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540