Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Visiones de fin de siglo

 | 
Dora Cajías
, 
Magdalena Cajías
, 
Carmen Johnson
, 
et al.

Ponencias magistrales

Visiones e ilusiones del tráfico ilícito de droga y la guerra contra las drogas en el siglo XX

Melvin Burke

Texte intégral

Introducción

1Este artículo es un análisis político económico de la historia del tráfico ilícito de drogas y de la “guerra (cruzada) antidroga” en el siglo xx. Los Estados Unidos es el mayor demandante de drogas ilegales y también el iniciador de la así llamada “guerra” contra las drogas, las leyes y la cruzada diseñada ostensiblemente para eliminar el tráfico de drogas globalmente. Bolivia, Perú, Colombia y otros países de Latinoamérica son los mayores proveedores de drogas ilegales tales como marihuana y cocaína.

2Este artículo sigue la historia del tráfico ilícito de drogas y de la cruzada de los Estados Unidos contra ella en escala global, ofrece un análisis político económico alternativo de este fenómeno del siglo xx y brinda otras perspectivas, visiones y conclusiones que son diametralmente opuestas a la propaganda oficial y la interpretación popular. Se argumenta aquí que esas drogas ilícitas no son causantes del crimen y de los otros problemas sociales que se le atribuyen y que la guerra contra las drogas es un engaño con agendas ocultas y objetivos diferentes a los que la lucha antidroga proclama.

3Las drogas como la encarnación del demonio son una ilusión y la guerra contra las drogas como una panacea social es sólo otro engaño (“snow job”). Tanto la demanda de drogas ilícitas como la oferta son frutos de ciclos de largo plazo del siglo xx como lo es la guerra contra las drogas. Ellas son el resultado del capitalismo monopólico, de sus periódicas depresiones económicas, del desempleo y de la pobreza. Más aún, la guerra es la respuesta política para conservar el modelo neoliberal con nuevas infusiones de capital acumulado, (utilidades de la droga), con la liberalización del comercio (incluyendo el tráfico de drogas), con empleo improductivo (policía, ejército, prisiones, etc.), a tiempo que se distrae la atención pública de las contradicciones inherentes y las fallas del sistema.

4Las estadísticas muestran que la cruzada antidroga en el siglo xx está exactamente correlacionada con las depresiones grandes del capitalismo. El gobierno de los Estados Unidos ha emprendido una guerra santa (cruzada) contra el uso y tráfico de estas drogas naturales durante cada uno de los grandes ciclos económicos de largo plazo (de Kondratief) durante el siglo xx: 1890s-1900s -1920s-1930s -1980s-1990s.

5Debido a que los traficantes de drogas, las cruzadas antidrogas y el capitalismo neoliberal se benefician del tráfico ilegal de las drogas y de la guerra contra las drogas, todo el mundo puede estar seguro que su existencia continuará en el siglo xxi. Todos ellos se han vuelto elementos necesarios e integrantes del modelo global de capitalismo maduro, neoliberal.

Historia antigua de las drogas

6El uso de narcóticos y estimulantes es tan viejo como la historia de la humanidad y en la actualidad ni la marihuana ni la cocaína (que no es coca) tienen mayor efecto en la modificación de la conciencia o del estado de ánimo que drogas legales tales como el Valium o el Percodan.

Coca/Cocaína

7La coca era una planta religiosa con cualidades divinas para las civilizaciones Incas y otras de los Andes. La coca era tan venerada que su utilización sólo era para la corte Inca como nos dijo W. Gorden Mortiner (Dr.), en su clásico libro History of Coca: The devine Plant of the Incas, publicado en 1901. Esta “tiranía de los Incas” fue corregida posteriormente por los Españoles después de la conquista en el Siglo xvi, cuando descubrieron que los indios (mitayos) que trabajaban en las minas y que mascaban coca trabajaban más fuerte, más tiempo y con menos alimentos o problemas de salud. Con las revelaciones de los beneficios económicos de la coca, su uso en las siguientes dos décadas no sólo estaba tolerado sino que más aún los españoles lo alentaban y pagaban. Joseph A. Gagliano ha escrito una excelente historia de la coca en la era colonial del Perú (la cual entonces incluía a Bolivia), Coca Prohibition in Peru: The Historic Debate.

8Mucho más tarde, la cocaína fue sacada de un químico austríaco, siendo sólo uno de los alcaloides de la coca. Al comienzo se utilizaba la coca con propósitos medicinales y no otro que Sigmund Freud, el padre de la sicología, experimentó mucho con la cocaína en el tratamiento de enfermos mentales. Desafortunadamente, antes de que la medicina pueda determinar la cualidades curativas de la cocaína, la cruzada contra las drogas había empezado en los Estados Unidos. La cocaína nunca fue producida en gran cantidad o consumida por el público en general hasta el siglo xx. La cocaína y también sus derivados, como por ejemplo el “crack”, son drogas muy nuevas y modernas.

Opio/Morfina/Heroína

9El opio se ha utilizado por mucho tiempo en el Oriente, China, India y otros lugares. El opio se ha utilizado con propósitos medicinales y religiosos en la historia. Una de las maravillas de ambos derivados del opio, la heroína y la morfina, es su capacidad de aliviar el dolor. En forma diferente a la marihuana y la morfina, el opio y sus derivados producen adicción. Una gran cantidad de ex-combatientes heridos en las guerras de la historia, incluyendo aquellos de la Guerra Civil de los ee.uu., se volvieron adictos a la morfina.

La Marihuana y el Hasish

10Por mucho tiempo, se ha utilizado la marihuana pero sin la necesaria información. Puede ser que esto se deba a que la marihuana es parecida al alcohol y la coca, y no produce dependencia. Es una “droga suave” que se ha utilizado en el Asia, Africa, sur América, y en otros lugares por los campesinos en las culturas agrícolas. Se supo por primera vez que la marihuana provenía de México, después de la toma por Estados Unidos de más de una tercera parte de su territorio como resultado de la guerra de 1846-1848, y posteriormente con la inmigración mexicana.

11La marihuana, como la coca, es una hierba natural que tiene cualidades medicinales, la mayoría de éstas no han sido investigadas adecuadamente -una vez más debido a la cruzada contra las drogas en los ee.uu-. Sabemos sin embargo, que la droga alivia los problemas respiratorios como también ayuda a los pacientes de los excesos del síndrome de la vida moderna. Se recomienda leer The Natural Mind de Andrew Weil, una de las pocas investigaciones sobre los beneficios medicinales de la marihuana.

12La marihuana, al igual que la cocaína y la morfina no fueron consideradas un problema social o un peligro ni en los Estados Unidos ni en otros lugares del siglo xx. En general, el público no la conocía y la adicción se consideraba un problema de salud y no criminal. No fue hasta este siglo, que estas drogas fueron consideradas ilegales y la cruzada antidrogas empezó en los países predominantemente protestantes como ser Inglaterra y los Estados Unidos y desde éstos se extendió a otras partes en el mundo. ¿Qué es lo que podemos concluir de esta breve historia sobre las drogas, ahora que casi todas son ilegales?

  1. La gente históricamente siempre ha utilizado éstas drogas con propósitos religiosos, medicinales y de recreación. El mundo no conoce ninguna civilización en la cual no se utilizaran drogas como el alcohol, la marihuana, la coca, el opio y otras.
  2. Estas drogas que en su mayoría no crean una dependencia, tienen cualidades apropiadas medicinales y que alteran la mente (el comportamiento) para las ceremonias religiosas. Entre éstas está la capacidad de las drogas de aliviar el dolor y el hambre, y también a ayudar con el cambio de altitud y el stress-para mencionar algunos. La coca, por ejemplo, tiene otras cualidades medicinales como ser el alivio del asma y estimula los sistemas de circulación y sanguíneo, tal como se mencionó recientemente en el artículo del Bolivian Times “The King of Home Remedies” (6 de nov. 1998).
  3. Cuando no es ilegal y se la reparte bajo la supervisión médica, aún el consumo de “drogas fuertes” tales como la heroína y el opio, no son una causa para cometer crímenes o crear utilidades ilícitas, de un comportamiento anormal o de otro tipo social no productivo en la sociedad.

13Como veremos en la siguiente parte de este ensayo, son precisamente las instituciones de la sociedad moderna, especialmente los sistemas económicos y de justicia que alientan a usar y abusar de estas drogas para otros objetivos que no sean medicinales, culturales, religiosos o de diversión. Al culpar a la población por su uso, abuso y dependencia de estas drogas estos gobiernos en realidad delegan la responsabilidad propia hacia las víctimas.

14Cuando se prohiben las drogas suaves como la marihuana y el alcohol, el consumo de drogas duras como ser el “crack”, cocaína y la heroína aumenta como también pasa con el crimen. Esto a su vez confirma el mito oficial, de que el uso suave de las drogas lleva a la dependencia en las drogas fuertes y crímenes, lo cual a la vez sirve a ellos mismos y es tautológico. Entonces, cuando estos consumidores de drogas ilegales son juzgados, condenados y encarcelados por las cruzadas del gobierno y del Estado, se hace esto para justificar los gastos burocráticos y los gastos del gobierno. En esta forma, se ocultan las crisis económicas, los fracasos de los sistemas socio-económicos y las agendas políticas no democráticas. Este es el círculo vicioso del narcotráfico y de la guerra contra las drogas.

Breve historia de las guerras contra las drogas en el Siglo XX

15El comprender la guerra contemporánea exige que se la observe históricamente en su contexto político y económico apropiado. La guerra contra las drogas es principalmente una cruzada fundamentalista protestante que se originó en los Estados Unidos y ha sido exportada (impuesta) a los países de Latinoamérica. Se respalda en los reclamos sin fundamentos morales de que las drogas y el alcohol son la causa de los problemas económicos y de la desintegración moral.

16Muchos docentes contemporáneos, críticos de la actual cruzada contra las drogas han escrito bastante sobre los primeros antecedentes y luchas contra el uso del alcohol y las drogas en los Estados Unidos. Son trabajos bien documentados, pero demasiados para resumirlos en este documento. Sin embargo, se los cita en las referencias y se recomienda su lectura. Estos siguen con bastante detalle la evolución de la prohibición desde los “viejos tiempos buenos” de la legalización antes del comienzo del siglo, hasta la aparición del “paradigma penalizado” de la guerra actual contra las drogas.

Ciclos económicos de onda larga de Kondratief

17El aumento de las campañas contra las drogas y el alcohol ha pasado históricamente en los EE.UU. durante los momentos de caídas que son parte del sistema capitalista -especialmente el ciclo de 50 años (Kondratief) de onda largas-, de depresión económica. Kondratief fue un estadista ruso (no socialista) que empíricamente ubicó estos ciclos en un espacio de casi dos siglos. Estos ciclos económicos importantes, que pasan aproximadamente cada 50 años se caracterizan por las depresiones seguidas de prosperidad, seguidas a su vez de una depresión, etc. Durante el Siglo xx, el mundo ha observado tres ciclos Kondratief y las depresiones de cada uno pueden ubicarse aproximadamente durante (1) los 80 (siglo xix), (2) los 30, y (3) los 80 (siglo xx).

18Durante cada una de estas depresiones existe una caída en la actividad económica (rebaja en el pib), una rebaja en las utilidades y un incremento en el desempleo como también en la pobreza. Estos tiempos económicos difíciles causaron muchos problemas sociales junto con un aumento en el uso de drogas como ser el alcohol, la marihuana y la heroína.

19No siendo capaces de estar dispuestos a enfrenarse con estas contradicciones cíclicas inherentes al capitalismo y los problemas sociales, los gobiernos de los Estados Unidos (u unos cuantos más como ser Inglaterra) implementaron campañas (cruzadas) contra el uso de las drogas como ser el alcohol (“el ron del demonio”), cigarrillos, cocaína, opio y marihuana.

20Campañas contra el alcohol y las drogas han sido utilizadas repetidamente como una cortina de humo de fácil conveniencia para desviar la atención del público hacia otra cosa, en lugar de reconocer que los problemas sociales tienen otras causas y que las soluciones verdaderas exigen cambios sustanciales políticos, económicos y sociales.

Las depresiones de los 1890s y los 1930s

21Durante la severa depresión económica al comenzar el nuevo siglo en los Estados Unidos y Europa, la Liga contra las Bares, decía que en 1890, el alcohol era responsable del 19% de los divorcios, el 25% de las enfermedades mentales, el 45% del abandono de niños y el 50% de crímenes. Se han hecho varios reclamos ficticios contra el uso de las drogas actualmente.

22Es interesante observar que la primera prohibición en los Estados Unidos fue contra el consumo del alcohol, “el ron del demonio”. Para 1913, el 50% de la población estadounidense vivía en estados o lugares donde se prohibía la venta de alcohol. Para 1921, 14 estados también habían prohibido el uso de cigarrillos. Las cruzadas contemporáneas contra las drogas y el tabaco tienen una larga historia entre los Puritanos de los Estados Unidos.

23Las leyes que prohibían el uso de la heroína y la cocaína tuvieron lugar en los Estados Unidos en 1914, con la Ley Harrison que prohibía la venta de cocaína y heroína sin una receta médica. El ataque contra los doctores que continuaron recetando estas drogas para aliviar el dolor de sus pacientes, fue liderizado por el primer Zar antidrogas de los Estados Unidos, Harry J. Anslinger, nombrado por J. Edgar Hoover, quien fue el Director de la Oficina de Narcóticos de 1930 a 1962. En 1919, la Suprema Corte de los Estados Unidos cambió la Ley Harrison para ilegalizar la venta o el uso de drogas. También en 1931, la Constitución de Estados Unidos fue cambiada para prohibir la venta de alcohol. En 1932, la prohibición del alcohol fue rechazada, pero se aumentó la marihuana a la lista cuando los que utilizaban el alcohol se cambiaron a esta alternativa más barata y segura.

La depresión de los 1980s-1990s

24Los tiempos modernos de la prohibición nacional e internacional contra las drogas coincide con la caída económica actual más larga, que empezó a comienzos de los 80 y aún continúa. Estas depresiones económicas, explican la razón de los factores económicos, sociales y políticos que surgieron durante la guerra contemporánea contra las drogas. Ellos ubican a la guerra contra las drogas en un contexto histórico, sin en el cual no existe una comprensión de la prohibición, la guerra o sus consecuencias.

25La cruzada contra las drogas en los Estados Unidos disminuyó después de la prosperidad de los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, pero comenzó una vez más con Richard Nixon en 1969. Su declaración de que las drogas eran un “peligro contra el país” fue una acción política para acallar el sentimiento liberal, contra la guerra del Vietnam y en favor de las drogas entre la gente joven del país. Fue también el escenario para la escalada dramática de Ronald Reagan de la política contra las drogas durante los 80. En ese entonces, la crisis económica de onda larga ya ocurría y se la ocultaba inteligentemente por la prosperidad financiera con la deuda y la globalización. “Diga no” y “tolerancia cero”, eran las expresiones en todo lugar, más leyes antidrogas y sentencias de prisión más largas eran los mecanismos utilizados para asegurar su cumplimiento.

26En 1986, el presidente Reagan firmó la Ley “Lugar de trabajo libre de drogas” ostentosamente para reducir el consumo en el hogar. La reunión cumbre sobre las drogas del presidente Busch en Cartagena, tenía el objetivo de rebajar las exportaciones de drogas desde Latinoamérica. El presidente Clinton, el “Nuevo Democráta”, continúa con esta política actualmente. Más recientemente, de fecha 8/10/1988, las Naciones Unidas se reunieron en una sesión especial donde los políticos del Nuevo Orden Mundial, incluyendo al presidente Banzer de Bolivia, participaron en una retórica relacionada con los esfuerzos y planes para reducir o eliminar la oferta como también la demanda de drogas ilícitas. Casi la mayoría, si no todos, como veremos, simplemente estaban distorsionando los hechos como un suave intento para obtener más millardos de dólares de fondos contra las drogas desde los Estados Unidos. Las cruzadas contra las drogas, cigarrillos y alcohol han surgido y continúan en los Estados Unidos, que paradógicamente es desde donde se las exporta a otros lugares en el mundo.

27El trabajo con mucha documentación y académico de Nadelmann, Cops Across Borders investiga la historia del cumplimiento de las leyes antidrogas de los ee.uu. Su libro es un registro histórico preciso de lo que pasa desde 1789, hasta la actualidad. No sorprende que los vecinos de los ee.uu. (México y Canadá) fueran los primeros invitados no dispuestos a aceptar a los agentes y tratados contra las drogas de los ee.uu. Los primeros acuerdos bilaterales en 1800 eran con el propósito de capturar a los esclavos “fugitivos” (que escaparon) de sus dueños en el Sur de los ee.uu. antes de la emancipación. Sin embargo, no fue sólo hasta la guerra contemporánea contra las drogas que el cumplimiento de las leyes se convirtió en verdaderamente internacional, con la imposición de tratados de extradición y el Código Penal de los ee.uu. en todo el mundo, por medio de la Agencia de Lucha contra la Drogas (dea), el FBI, la cia y la Interpol. Este esparcimiento global de las leyes penales y el cumplimiento por parte de los ee.uu. se conoce como la “reforma de la justicia”.

La globalización y el ciclo de Kondratief

28Para entender el fundamento económico de la guerra actual contra las drogas como también de las cruzadas anteriores, es necesario revisar las contradicciones del monopolio capitalista ya que siempre en tiempos económicos difíciles (crisis) aumenta la oferta y la demanda de drogas y el gobierno de los Estados Unidos lucha contra el consumo y el tráfico dentro de sus límites y en el exterior. Esta última crisis global ha dado lugar a un fenómeno conocido como globalización. el cual es la integración de las economías nacionales y regionales del mundo por las empresas transnacionales ubicadas en los países industrializados del centro del mundo, predominantemente los Estados Unidos.

29La globalización no es un fenómeno natural, inevitable, o resultante de las fuerzas del mercado. Hay contradicciones fundamentales del capitalismo durante los ciclos de Kondratief que explican por qué las emns se han integrado a las economías a nivel mundial: ellas son: I.) La tendencia secular a la disminución de las utilidades y II.) La paradoja de la curva de Phillips.

La caída secular de las utilidades

30Se puede apreciar que las utilidades de las corporaciones multinacionales de los ee.uu., después de los impuestos, han caído desde 10% en 1965 hasta menos del 5% en 1980. Lo cual se explica por el incremento de la producción intensiva de capital de las emns, el incremento de la competencia de las economías reconstruidas del Japón y de Alemania y los obstáculos a la expansión global, vale decir el socialismo en Europa del este y las empresas estatales en los países de la periferia y del centro.

La paradoja de la Curva de Phillips

31También se puede ver la otra contradicción del capitalismo moderno. Es la paradoja de la curva de Phillips que relaciona la inflación y el desempleo. Vale decir, la incapacidad de las economías del centro de reducir la inflación sin agravar el desempleo y viceversa. Esta alternativa se explica por el creciente conflicto entre los sindicatos y las corporaciones oligopólicos para subir las utilidades, según sea el caso. Los gobiernos, por lo general, prefieren conciliar el conflicto, tratando de mantener un nivel de inflación y un nivel de desempleo, fenómeno conocido como “stagflation”. En 1978, la tasa de inflación de los ee.uu. era de 16% y la tasa de desempleo era de 6.5%. Después de una estabilización monetaria drástica durante los primeros años de los 80, la tasa de inflación de los ee.uu. bajó a 3% y la tasa de desempleo subió a 11%.

La crisis global y la respuesta neo-liberal

32Estas dos contradicciones del capitalismo, combinadas, explican la emergencia de la crisis global contemporánea y la respuesta neo-liberal, es decir, globalización y “reformas del mercado”. La crisis petrolera de los años 70, que es parte de la crisis global, obligó a los países del centro a reaccionar antes de la cuatriplicación de los precios del petróleo por la OPEP, lo que generó índices de inflación de dos dígitos en los Estados Unidos y otros países del centro. Para contrarrestar la inflación, el fed (Banco Central de los Estados Unidos) adoptó una política monetaria drástica elevando las tasas de interés de menos del 1% en términos reales (ajustada la inflación) a 10% en 1981 y al 16% en la primera mitad de 1982.

“Las reformas del mercado”

33Los partidos de centro-derecha aceptaron la interpretación de los economistas neoclásicos y de las prensa multinacional respecto a las causas de las dificultades de la crisis global, es decir: I) un exceso de gastos y de los déficits públicos y II) un exceso de intervenciones en la economía tanto de parte de los gobiernos como de los sindicatos.

34Estas “distorsiones del mercado” incluían a las empresas públicas, las regulaciones del gobierno, los aranceles, las leyes que fijan el salario mínimo, la seguridad social y otros.

35Los gobiernos de centro derecha con ayuda del “think tanks” de las emss desarrollaron las políticas de “shock” que denominaron “reformas de mercado”. Estas “reformas” incluían: I) una política monetaria rígida, y una política fiscal austera; ii) la privatización de las empresas públicas; iii) la transferencia de los impuestos de las utilidades de las empresas del ingreso a las ventas (iva); iv) las des-regularización de la actividad económica y v) el libre comercio y la inversión extranjera.

36Para lograr los objetivos de los “reformas de mercado” se necesitaba que las medidas se apliquen universalmente, puesto que las economías del centro se hallaban en parte integradas globalmente y dependían de las economías de la periferia para abastecerse de materias primas (especialmente petróleo). La globalización ofreció más oportunidades de inversión, mayor especialización económica, más mercados de consumo y mayores márgenes de utilidad para las corporaciones multinacionales.

37Los países de la periferia ofrecieron al principio resistencia al nuevo orden económico mundial, pero no pudieron resistir porque sus economías fueron debilitadas por la fuerte recesión de los años 80, y sus deudas externas -originadas en los fondos baratos de los excedentes financieros de la opep- se triplicaron al subir las tasas de interés a principios de los años 80.

38El poder de las emns y la presión de los países del centro eran demasiado fuertes. La crisis económica y social en la periferia era de características mucho más profundas y graves que la de los países del centro. Fueron más sus déficits de balanza de pago y comerciales, sus déficits gubernamentales, sus recesiones, inflaciones, sus constantes devaluaciones de monedas y sus fugas de capitales. Terminaron forzándolos a aceptar el nuevo orden económico mundial y aceptar así la integración de sus economías a las de las emns.

39La implementación de las reformas fue efectuada con ayuda de las emns de los gobiernos del Centro y del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y otras instituciones internacionales controladas por los países del G-7, tales como las Naciones Unidas, la omc, la oea, etc. Para la implementación de los “Reformas” las potencias mundiales podían condicionar la realización o retiro de inversiones extranjeras, o de préstamos hasta que se promovieran y faciliten las operaciones de la globalización en las emns.

Los resultados de la globalización

40No se puede negar que la globalización de las emns lograda y sostenida por las “reformas de mercado” ha sido exitosa en el logro de algunos objetivos de corto plazo, resultados esperados y “beneficios” para las emns y para las clases alta y media alta de la sociedad de los países del centro, así como de la periferia.

Comercio internacional

41Primero, la integración de las emns de la economía mundial avanzó considerablemente como consecuencia de las reformas del Nuevo Orden Económico Mundial desde 1970 a la fecha. Las barreras existentes a la expansión de las emns y a su rentabilidad, como ser las empresas públicas, el socialismo, “las intervenciones” gubernamentales, y los sindicatos han sido fuertemente disminuidos o eliminados del todo.

Inflación

42Segundo, la inflación se ha reducido a un solo dígito en todo el mundo gracias a las políticas monetarias restrictivas de altas tasas de interés, por el incremento del desempleo y por la baja del nivel de los salarios, así como por la creciente especialización gloal que hizo posible la importación de bienes más baratos a las economías mundiales desde 1980.

Desigualdad

43Tercero, estas “reformas” y la globalización de las emns que siguieron y que sostienen su continuidad, han causado una masiva redistribución del ingreso y la riqueza.

44En ninguna parte esto resulta tan obvio como en los países de Europa del Este. Todos los países sin embargo, con la excepción posible de Cuba han experimentado una peor redistribución del ingreso y de la riqueza, mayor desigualdad en general desde 1980. Ni Bolivia ni los Estados Unidos son excepción a esta realidad.

45Este aumento y creciente desigualdad es el resultado de las transferencias directas tales como la privatización (conocida en Bolivia como “capitalización”), el desplazamiento de los impuestos de tasas progresivas a las empresas, impuestos al ingreso e impuestos regresivos a las ventas (iva y “gasolinazo”), el aumento del desempleo, la disminución de los sueldos y salarios (ingreso laboral) y el incremento en los intereses, alquileres y utilidades (ingreso a la propiedad).

46Entre los mecanismos de redistribución el más efectivo del Nuevo Orden Económico Mundial neo-liberal ha sido la transferencia masiva de la riqueza como del ingreso mediante; i) La crisis de la deuda de comienzos de los años 80, ii) la privatización de las empresas públicas y iii) las ganancias especulativas en las bolsas de valores internacionales, de divisas, de bonos y de futuros.

47En 1979, por ejemplo, la deuda externa de México era de sólo $29 millardos. Como resultado de la estabilización monetaria iniciada con la elevación sin precedentes de la tasa de interés del Federal Reserve System de 5% al 16% en menos de un año a comienzos de los años 80, la deuda de México se triplicó a $60 millardos y hoy es de cerca de $125 millardos. Mucho de lo cual es interés compuesto.

48Las privatizaciones de las empresas públicas no son sino transferencias de los muchos (público) a los pocos (privado), con poca o ninguna compensación. En el caso de Bolivia, como ustedes saben, la “capitalización” de las empresas públicas valuadas en $1.6 millardos fue cambiada por poco más que una promesa de invertir esa suma de dinero en el futuro. No entró un solo peso al tesoro y si vasp/lab se salen con la suya y establecen un precedente para los demás, no entrará tampoco un peso en el fondo de pensiones.

49Aún más, muchos de los “beneficios” para unos pocos de este modelo neo-liberal son cada vez más reconocidos, como “costos” para la mayoría. Los costos principales de estas “reformas” que serán analizadas aquí, son los objetivos no logrados de este Nuevo Orden Mundial; I) Crecimiento del pib real per capita, ii) mayor empleo y iii) inversiones real y productiva. Además, tenemos problemas sociales inesperados tales como el uso ilegal de drogas, tráfico de drogas y la lucha contra las drogas.

Decrecimiento

50El más significativo costo fue el fracaso de estas “Reformas” y globalización para lograr el crecimiento económico y solucionar la depresión en el ciclo económico de Kondratief. Desde los 70, el pib per capita global ha estado decreciendo y se ha convertido en negativo desde 1990. La tasa global de crecimiento del 1.1% durante los años 1991.93, como se ve en el cuadro 1, ajustado para el crecimiento de población de 1.7%, rinde un crecimiento negativo de 0.6% y este crecimiento continúa hoy en día. Esto no debería ser una sorpresa para nosotros, porque la economía global está decreciendo para la mayoría de los países.

Cuadro N° 1. Crecimiento promedio anual del pib 1966-93 (En precios de 1987)

Cuadro N° 1. Crecimiento promedio anual del pib 1966-93 (En precios de 1987)

Fuentes: Banco mundial

51Las “reformas” neo-liberales y la globalización tuvieron éxito en la reducción de la inflación en el corto plazo gracias a las políticas económicas que incrementaron el empleo abierto y disfrazado en todo el mundo.

52La fuerza laboral global casi se ha duplicado desde 1975 y es hoy en día de 2.5 mil millones de trabajadores. Para el año 2005, se espera que aumente a 3.7 mil millones.

53Las emns, que representan 25% de la producción mundial y virtualmente todo el comercio internacional, directamente emplean solamente el 3% de la fuerza laboral mundial. En los países de la periferia mundial, las emns emplean solamente el 2% de la fuerza laboral.

54El desempleo en los países de la oecd (Japón, ee.uu., y Europa), entre los años 1973 y 1993, incrementó 15 millones a más de 30 millones. El incremento en el desempleo en los países de la periferia es mucho mayor, por supuesto. Sin embargo, éste se oculta en las estadísticas y en los mercados laborales “informales”.

Drogas y la guerra antidroga

55La crisis global y la globalización han dado lugar al incremento en la oferta y la demanda de las drogas ilícitas como la marihuana, la cocaína y la heroína en todo el mundo. La lucha (cruzada) contra el uso, producción y venta de esta drogas sólo sirvió para aumentar la demanda, la oferta y las utilidades de las drogas ilícitas.

56De más significación aún, es el hecho de que la lucha contra las drogas distrajo la atención de otros problemas sociales de la época contemporánea y desvió los escasos recursos gubernamentales destinados a la lucha contra el desempleo, la pobreza y la salud a la lucha contra las drogas.

57Esta discusión sobre el financiamiento del comercio de narcóticos y la “guerra contra las drogas” está concentrada principalmente en los ee.uu. y Latinoamérica. Se sabe que en el resto del mundo existe el mismo problema. Además, ya que el tráfico de drogas es ilegal, la mayoría de las estadísticas, incluyendo las del financiamiento sólo son estimaciones y a menudo no contienen los datos globales.

Objetivos de la guerra

58La guerra contra las drogas que tuvo sus comienzos en los ee.uu. en los años 70s y que ha aumentado desde los 1980s, tiene cuatro objetivos principales.

  1. Reducir la demanda doméstica (ee.uu.) y mundial de drogas, introduciendo más leyes contra éstas y sentencias más largas en prisión.
  2. Reducir el suministro internacional de drogas (principalmente de Latinoamérica) ilegales utilizando la erradicación forzosa, la defoliación, la prohibición de drogas y la decertificación (condicionando la ayuda internacional a los países donde los esfuerzos contra las drogas se consideren inadecuados por el gobierno de los ee.uu.).
  3. Reducir el suministro en exceso de la demanda para poder incrementar el precio de las drogas a niveles prohibitivos, y reducir grandemente o eliminar las ganancias por drogas ilícitas.
  4. Eventualmente eliminar completamente la producción, comercialización y utilización de las drogas ilegales –“tolerancia cero, opción cero, cero drogas”-. Se supone que en este mundo, una vez libre de drogas, se reducirá drásticamente el crimen, la violencia, la pobreza, el divorcio y todos los otros problemas sociales -causados por la crisis global-.

Demanda

59Desde que empezó la guerra contra las drogas en los años 70s, la demanda por drogas ilegales en ee.uu. se ha incrementado. (Este también es el caso en el resto del mundo).

Estadísticas

601933- existían 24 millones de usuarios de drogas ilegales, que las utilizaron por lo menos una vez el año anterior (usuarios asiduos así como ocasionales). Existían 10 millones de “usuarios asiduos” de drogas, aquellos que las utilizaron por lo menos una vez en un mes.

611979-1993- La cantidad de usuarios de marihuana rebaja de 27 millones a 10 millones. (La mayoría de los usuarios ocasionales para recreación, ahora la cosechan por su propia cuenta y no están considerados en el mercado o registrados en las estadísticas).

621975-1992- Los usuarios de cocaína aumentaron de 2.5 millones a 5.5 millones y los “usuarios asiduos” de cocaína han aumentado de 0.25 millones a 2 millones. En resumen, los usuarios ocasionales de drogas suaves como la marihuana han rebajado pero al mismo tiempo los usuarios asiduos a drogas fuertes como la cocaína y heroína han aumentado, y la cantidad de drogas por los “usuarios asiduos” ha aumentado también desde que comenzó la guerra contra las drogas.

Oferta

63Al igual que la demanda, el suministro de drogas ha incrementado desde que empezó la guerra contra éstas y este suministro ha aumentado en exceso la demanda, contrariamente a los objetivos de la cruzada contra las drogas. La mayoría, pero no todas las drogas ilegales, se cosechan y se exportan de Latinoamérica a los ee.uu. Colombia, Perú, México y Bolivia son los productos principales de cocaína, marihuana y más recientemente de la heroína. La región del Chapare en Bolivia, cosecha alrededor del 15% de suministro de coca y el valle de Huallaga en el Perú cosecha alrededor del 40% del suministro mundial, en menores cantidades de Ecuador, Colombia y los demás lugares.

64Entre 1980 y 1994 la cantidad de hectáreas para las plantaciones de coca aumentó de 120.000 a 200.000. Esta producción de coca es tres veces mayor a la cantidad necesaria para satisfacer la demanda de cocaína en los ee.uu. y sólo comprende del 1% del total de terreno disponible para la producción de cocaína en la región. Más allá de esto, existen rumores de que los traficantes tienen un inventario de 20 años de cocaína a la mano. Esto, como veremos más adelante, explica por qué los precios han aumentado y por qué los esfuerzos de erradicación han fracasado.

Precios

65Los precios de la drogas ilícitas han rebajado. Por el contrario, los gatos y las utilidades han aumentado desde que comenzó la guerra contra las drogas -una vez más, contrariamente a las expectativas y objetivos de los programas contra las drogas-. Entre 1974 y 1994, los precios de la cocaína han rebajado de $1.400 a $190 por gramo, los precios de la heroína han rebajado de $3.900 a $500 por gramo, y los precios de la marihuana se han incrementado de $60 a $240 por onza. No sólo han rebajado los precios de las drogas fuertes, sino que su pureza (calidad) ha aumentado. La rebaja en el precio de la marihuana se debe a la rebaja en su uso recreativo y al aumento de las “autocosechas”, no del mercado, la producción y su uso.

Costos y utilidades

66El alto costo de las drogas y las grandes utilidades ilícitas de los narcotraficantes se deben a su ilegalidad, con esto se quiere expresar su alto factor de riesgo, no su costo de producción, transporte y comercialización. Un gramo de cocaína cuesta menos de $4 producirlo y una onza de marihuana cuesta aún menos. Un kilogramo de cocaína brinda un ingreso de aproximadamente $1.000 para el campesino que cosecha coca y $44.000 de ingresos para los narcotraficantes. Los ciudadanos de los ee.uu. gastan $ 40 billones en drogas ilegales anualmente y alrededor de $18 billones sólo en cocaína. Estos gastos, tanto como el uso de las drogas, ha aumentado desde que se inició la guerra contra éstas.

67Las ventas anuales de drogas ilegales en el mundo se calculan que son superiores a los $100 billones de dólares y desde 1980, la sutilidades acumuladas del narcotráfico (más el interés compuesto) se calcula que son superiores a un $1 trillón de dólares.

68De esta realidad podemos concluir, que tanto la oferta como la demanda de estas drogas ilegales ha aumentado desde que la guerra contra las drogas fue iniciada y la oferta ha aumentado mucho más que la demanda, causando que los precios de las drogas rebajen. Sin embargo, debido al gran aumento en el tráfico y consumo, las utilidades provenientes de las drogas ilícitas ha crecido y estos millardos de dólares son anualmente lavados por medio de los bancos multinacionales, que tienen oficinas sucursales en los países productores, los países consumidores, y en otras partes del mundo. Es interesante observar, que los primeros bancos involucrados en el lavado de dinero que proviene de las drogas, son aquellos de los Estados Unidos. Sabemos esto debido a que nadie nunca ha escuchando del contrabando de estos millardos de dólares, en billetes de corte pequeño, fuera de los Estados Unidos. Más áun, es casi cierto que los Estados Unidos es el mayor productor de marihuana (suministrador) en el mundo, ya que el consumo doméstico de esta droga no ha rebajado principalmente en los ee.uu., si bien las importaciones de marihuana desde el exterior casi han desaparecido.

69La ironía en todo esto es que los Estados Unidos dice ser sólo un consumidor (recipiente) de drogas y su cruzada contra los suministradores de drogas y el lavado de dinero de Latinoamérica, no es más que hipocresía de hegemonía. La última “operación picada” de la dea, contra los bancos mexicanos, “Banking on Cocaine”, Time (1 de junio de 1998) resultó en la confiscación de sólo $150 millones -o aproximadamente 1/10 del 1 por ciento de las utilidades anuales provenientes de las drogas ilícitas-. Talvez los Estados Unidos deberían decertificarse a sí mismo por no lograr ningún progreso en la guerra contra las drogas.

70El Perú, que dice que ha reducido su producción de coca en 40% el año pasado y el Plan Dignidad de Bolivia que intenta erradicar totalmente la producción de coca en el país para el año 2000, en combinación -si uno se da cuenta- constituyen sólo el 30% de la producción actual total de la coca y una simple fracción del potencial de producción de la coca en Latinoamérica.

71Ya que la coca no es cocaína y debido a que la oferta y la demanda, y que el precio de la cocaína no fue afectado por estas conocidas “operaciones exitosas” de la guerra contra las drogas, es muy posible que los traficantes de drogas tengan un inventario grande de cocaína y que estas operaciones antidrogas “picada” sean solamente juegos realizados tanto por los traficantes como por cruzados contra las drogas, para burlar a la gente y para asegurarse que la guerra contra las drogas continúe para el beneficio de aquellos que participan -excepto, por supuesto, los pobres campesinos cuyas formas de empleo y de vivir serán eliminados por estas fuerzas de erradicación-.

Los costos de la guerra

72La guerra contra las drogas, no sólo ha fracasado en el logro de sus objetivos, sino y lo que es peor, ha dado lugar a un aumento en el uso de las drogas ilícitas, un aumento a las ganancias de las drogas, y los gastos para combatirlas continúan creciendo en forma astronómica.

73Entre 1970 y 1995 los gastos directos de la guerra contra las drogas han aumentado de $250 millones a $35 billones. De éstos, $14.6 billones corresponden a gastos del Gobierno Federal y $20 billones a gastos de los gobiernos estatales y locales. Desde 1981, el gobierno de los ee.uu. ha asignado más de $300 billones para continuar la cruzada, ya perdida, conocida como la guerra contra las drogas. Además, una suma aún no determinada de billones de dólares, también se ha gastado en el sistema judicial de los ee.uu., tanto en la policía, los juzgados y los prisiones para hacer cumplir las nuevas sentencias de las leyes contra las drogas. Desde 1971, los gastos del sistema judicial han aumentado en 1000% y hoy en día es mayor a $100 billones cada año.

Prisioneros de la guerra

74Si bien casos como el de Luis Arce Gómez en Bolivia y Pablo Escóbar en Colombia se leen en las noticias, millones de usuarios recreacionales de drogas, mayormente marihuana, son arrestados y puestos en prisión anualmente en los ee.uu.. Del millón de arrestos por droga en 1994, tres terceras partes son solamente de marihuana. Desde 1980, la cantidad de ciudadanos de los ee.uu. arrestados por violaciones contra las drogas han aumentado increíblemente en 1000%. La población carcelaria de los ee.uu. se ha triplicado desde 1980 debido principalmente a violación de leyes antinarcóticos.

75Actualmente, esta cantidad de gente en las cárceles es de 1.8 millones, siete veces la tasa de encarcelamiento en Europa. Uno de cada cuatro hombres negros y uno de cada 15 hombres de todas las razas están actualmente en el sistema carcelario de los ee.uu., en la cárcel, en libertad condicional o a prueba. La sentencia de prisión por vender $ 1000 de cocaína (5 gramos) en los ee.uu. es de 30 años. En el Estado de Michigan, la pena de posesión de más de 1 kilo de cocaína es de cadena perpetua, sin derecho a indulto y sin la posibilidad de reducir la sentencia, lo misma que por asesinato.

La guerra en América Latina

76La historia es la misma en Latinoamérica y en otros lugares, donde los programas de erradicación y de prohibición de la guerra contra las drogas, han sido no sólo costosos sino también inútiles. Entre 1985 y 1995, el gobierno de los ee.uu. gastó alrededor de $17 billones en programas de erradicación e interdicción. Se estima que sólo la prohibición tiene un costo de $3 billones anualmente. En Bolivia solamente, los ee.uu. ha gastado $850 millones para erradicar la coca. Los gobiernos de Colombia, Perú y Bolivia gastan otros $3 billones cada año para combatir las drogas, lo cual es superior a los gastos combinados de sus sistemas militar, de policía y jurídico.

77Los esfuerzos de la guerra contra las drogas para reducir el suministro de drogas ilícitas de Latinoamérica y otros lugares han fracasado porque:

  1. las economías deprimidas de Latinoamérica dependen de esas utilidades de exportaciones y sin alternativa viable;
  2. las ganancias de las drogas son tan grandes y su suministro geográfico tan disperso como para vencer a los programas antidrogas;
  3. las políticas económicas neoliberales aún tienen que vencer la crisis global del estancamiento.

78Colombia, Perú y Bolivia son economías que dependen de la droga. La crisis de la deuda en L.A., el estancamiento y las políticas neoliberales de reforma del mercado -especialmente el libre comercio- desde 1980 han contribuido globalmente a esta realidad.

79Colombia y Bolivia han sido testigos de la caída de sus economías desde 1980, han sufrido por la eliminación de los acuerdos para el estaño y el café, y dependen de las exportaciones de drogas ilegales para su estabilidad económica. Los expertos en drogas calculan que las exportaciones producen entre $4 y $5 billones anualmente en Colombia y alrededor de $2,5 billones anualmente en Bolivia. Las drogas, mayormente la cocaína extraída de la coca, registra casi la mitad de la producción agrícola en estos países y representan del 20% al 25% del total del empleo, directa e indirectamente.

80Más allá de todo esto, la gran mayoría de la riqueza obtenida en estos países puede tener sus orígenes en la comercialización y ganancias de las drogas ilegales. En Colombia, se estima que $66 billones o el 35% de la riqueza total del país tiene su origen en esa fuente. Si bien no se han realizado buenas investigaciones sobre el impacto del tráfico de drogas en las economías de Bolivia y Perú, se puede suponer que de realizarse, mostrarán una dependencia similar.

81Los esfuerzos de prohibición contra las drogas fracasan debido al libre comercio. En cualquier año, más de 8 millones de contenedores marítimos, 100 millones de vehículos y 300.000 vuelos ingresan a los ee.uu., la demanda anual de cocaína en los ee.uu. podría caber en 13 contenedores marítimos, o en 4 aviones cargueros, o en 13 camiones de alto tonelaje. Sólo el 4% de todos los contenedores que ingresan a los ee.uu. se revisan y sólo en 20% de los países que producen cocaína. Más aún, la mayoría de los embarques de empresas transnacionales no deben pasar por la inspección de aduanas, después de recibir la aprobación de los oficiales.

82Los esfuerzos de erradicación fracasan debido al enorme suministro de muchos países en Latinoamérica y de otros lugares. En 1962, las plantaciones de (heroína) poppy de México fueron destruidas y la producción se traslada al Oriente Medio, Asia del Este y no se interrumpió la oferta. En 1970, las plantaciones de marihuana de México fueron de-foliadas y la producción se trasladó a Colombia, y no fue afectada. En 1987, se de-folió la cosecha de marihuana de Colombia y ésta se trasladó otra vez hacia México y a los ee.uu., y no se afectó al suministro.

La guerra en Bolivia

83Bolivia es un país muy particular en la guerra contra las drogas, debido principalmente a que es el primer hogar de planta divina de la coca y porque la destrucción de la economía de las empresas públicas, después de la globalización, ha hecho de este país más dependiente aún de la producción de coca, las utilidades de la cocaína y el apoyo de la asistencia internacional. Este documento termina con una breve historia de esta triste realidad.

1952-1985

84Los mineros y campesinos de Bolivia fueron los soldados de la revolución del año 1952, que llevó al poder al mnr y que dio como resultado una redistribución extensa de tierras. No obstante, el gobierno del mnr que no se encontraba en una posición cómoda frente a los mineros ni frente a los programas de desarrollo, efectúo importantes inversiones en las tierras bajas -Santa Cruz, el Chapare y el Beni donde no existían mineros sindicalizados o campesinos aymaras-quechuas orgnizados y sin programas de reformas agrarias.

85Después de 1952, la mayor parte de la ayuda extranjera así como de las ganancias provenientes de la comibol, se fueron a las regiones orientales. Allí, el azúcar, algodón y ganado producidos en las haciendas extensas prometían llegar a ser la base nueva para el desarrollo económico en Bolivia. El objetivo del gobierno era el de trasladar a los campesinos del altiplano a las tierras bajas más fértiles para transformar de esta manera a Santa Cruz y al Beni en polos centrales de desarrollo.

86En vez de azúcar, algodón y ganado, sin embargo, el área se enriqueció con el filón de la coca. Hoy en día, el 80% de la coca de Bolivia es cultivada en la región del Chapare, los cambas (habitantes de las tierras bajas del país), dominan el tráfico de la droga, y Santa Cruz es una ciudad de la cocaína en auge. Empero, la política de desarrollo fue un fracaso rotundo aún antes de la llegada de la coca.

87La equivocada prosperidad de Bolivia durante los 70 fue financiada con préstamos internacionales de gran tamaño, que eran los excedentes de la opep, en tasas bajas de interés y a corto plazo. Con la aparición de la caída cíclica de Kondrief, la política monetaria estrecha de las tasas altas de interés a comienzos de los 80, la estabilidad económica de Bolivia fue destruida siguiendo a la recesión global. Los precios bajos de los minerales, las tasas altas de interés y la rebaja en las utilidades por exportaciones se combinaron para causar los déficits insoportables del comercio exterior, la carga de la deuda financiera internacional y los déficits en los presupuestos más allá de la capacidad del país para poder financiar. En consecuencia, Bolivia se volvió más dependiente que nunca en los préstamos internacionales condicionados, de la producción de coca, y de las utilidades de la coca para su sobrevivencia.

88Bolivia se convirtió rápidamente en un país que depende de las drogas, además de depender de la asistencia económica internacional para los empleos, las exportaciones e ingresos. Es sorprendente ver hasta qué grado la producción y el tráfico de la coca dominan actualmente la economía boliviana. La coca responde a algo así como al 30% de la producción agrícola de Bolivia y a la mitad de su producto interno bruto y de 66% de sus ingresos por exportaciones. Entre 40.000 y 70.000 campesinos producen coca, cerca de 500000 bolivianos (1 de 5 de la población activa) dependen de la coca para poder ganarse la vida directamente o por mediante el suministro de los insumos necesarios.

89El campesino típico gana de $us 1.000 a $7.000 por hectáreas de plantas de coca, que significa cerca del cuádruple de los que podría ganar cultivando naranjas y paltas, las cosechas alternativas más rentables. Por un kilo de cocaína los campesinos ganan $1.000 y los “Lores” narcotraficantes $44.000. De esta manera, mientras el agricultor de coca se gana la vida, el traficante de la cocaína “hace su agosto”. De las ganancias enormes obtenidas por el tráfico de drogas bolivianas únicamente una pequeña parte beneficia al país. Aquél deja como $2.5 billones que son gastados y depositados en los bancos del exteior y en Bolivia.

90Pudiendo ganarse tantísimo dinero en la industria de la droga ilícita, la corrupción dentro de la política boliviana es comprensible. Aquella llegó al la cima el 17 de julio de 1980, cuando el general Luis García Meza tomó el poder mediante una revuelta sangrienta. A no dudar, el gobierno de García Meza fue el gobierno neonazi más brutal y corrupto en la historia boliviana.

91Durante el tiempo que estuvo en el poder, los Estados Unidos suspendieron toda ayuda militar a Bolivia. El gobierno populista de Siles que vino después, no estaba dispuesto a aceptar una ayuda militar o de enfrentar al ejército con los campesinos bien organizados a los que Siles estaba tratando de cortejar para obtener su apoyo. En un intento de apartar a los militares del control de las drogas y de convencer al mismo tiempo a los prestamistas extranjeros de que Bolivia estaba dispuesta a cooperar en la guerra contra las drogas, Siles creó una fuerza policial anti-droga, llamada umopar. Esta fuerza, que posteriormente fue apodada los “Leopardos”, fue entrenada y financiada íntegramente por los Estados Unidos. Empero, los mayores temores de Siles se realizaron cuando los Leopardos lo secuestraron a raíz de un golpe frustrado en julio de 1984.

1985-1990

92Aquello no desanimó al sucesor de Siles, Víctor Paz Estenssoro, de intensificar la militarización. A mediados de 1986, durante la administración de Paz Estenssoro, los Leopardos y 160 tropas de combate de los Estados Unidos invadieron 256 laboratorios de pasta de cocaína sospechosos. Ellos confiscaron unos 22 kilos de la pasta (de la cual se obtiene la cocaína pura), y apresaron a un solo narcotraficante -un obrero campesino-. El operativo, apodado “horno soplante”, fue un fracaso aún en otro aspecto; la sociedad boliviana estaba indignada a raíz de la utilización inconstitucional por el gobierno de tropas extranjeras sin la autorización del Congreso.

93Paz Estenssoro, prontamente enfocó su programa de erradicación de la droga en dos frentes; un conflicto armado en contra de los productores de coca y un programa que pagaba US$2.000 por cada hectárea de plantas de coca destruida “voluntariamente”. Ambos programas son financiados por el gobierno de los Estados Unidos.

94El 15 de febrero de 1990, los presidentes de los Estados Unidos, Bolivia, Perú y Colombia se reunieron en Cartagena-Colombia, con el fin de establecer una política para la guerra contra la droga. Ellos acordaron “implementar o reforzar un programa anti-narcóticos comprensivo, intensificado” con el propósito de reducir el suministro, como asimismo la demanda por las drogas ilícitas.

95El 9 de mayo de 1990, los Estados Unidos y Bolivia firmaron un acuerdo que encarga a las fuerzas armadas bolivianas la conducción de la guerra contra la droga. Bajo este acuerdo, una ayuda norteamericana de $33.7 millones será distribuida para la erradicación de las drogas. En 1991, el paquete de ayuda a la erradicación de la droga y a la sustitución de la coca totalizará unos $95.8 millones, según se espera.

96Pese a esta infusión masiva de dinero y de elementos humanos, nadie se hace ilusiones de que la guerra en contra de las drogas esté siendo ganada. Bolivia erradicó entre 5.600 y 8.000 hectáreas de hojas de coca cada año hasta fines de 1990. Sin embargo, Bolivia cultiva más de 50.000 hectáreas de coca, lo que significa que tomando en cuenta la tasa de destrucción actual, se necesitará por lo menos de 6 a 12 años para poder realizar la eliminación de la cosecha actual de la coca -y siempre que no sea emprendida una producción adicional-. Y los gastos de relocalización de los productores de coca y de compensación para los mismos podrían totalizar unos $3.5. billones.

97Obviamente, esta cantidad de dinero contra las drogas no podría estar disponible para Bolivia. Debido a esto y otras razones elaboradas basándose en este documento, la erradicación “pacífica”, la agricultura “alternativa” y otros programas antidrogas en Bolivia han fracasado. Sólo hace poco tiempo el zar antidrogas de los ee.uu. y ex general Barry McCaffrey admitió que el programa de erradicación de la coca fue un fracaso total. La alternativa actual es una erradicación forzosa no compensada.

98La guerra antidrogas librada contra los principales traficantes también fue un fracaso a pesar de las apariencias contrarias. Se expulsó a García Meza del gobierno y ahora es un reo en La Paz. Luis Arce Gómez y Erlán Echeverría fueron extraditados a los ee.uu. donde están pagando largas condenas. Pero ahora, otros traficantes de drogas han reemplazado a estos “reyes” bolivianos y el tráfico de drogas y la guerra contra éstas continúa. Lo que se deduce es un cambio de agarrar y condenar a los traficantes principales, a criminalizar y encarcelar a los vendedores callejeros y recreacionales en Bolivia -lo mismo tiene lugar en los Estados Unidos-.

99Las utilidades que provienen de las drogas siguen financiando la economía boliviana y apoyan a su sistema bancario y a la exaltada estabilidad financiera. Las utilidades provenientes de las drogas, de alguna manera, han sido y continúan siendo legitimadas por medio de la banca, la privatización, el libre comercio y las otras “reformas” del mercado del neoliberalismo.

100La corrupción es muy notoria dentro del sistema bancario, donde la “estabilización de la cocaína” es la norma. La mayor parte del dinero proveniente de la droga boliviana es blanqueado dentro del sistema bancario internacional, que incluye bancos norteamericanos y panameños. El banco privado más importantes en Bolivia, el Banco de Santa Cruz, tiene sucursales en Panamá y Miami. Lavaderos de las drogas y sus banqueros, no obstante, no son los blancos de los militares en su nueva guerra valiente en contra de la droga. Cualquier dinero de la droga es retirado de los bancos bolivianos todas las veces que el gobierno actúa en contra de los “Lores” de la droga o cuando aquellos no apoyan al gobierno o cuando no pueden controlar al mismo. Estos capitales son repatriados cuando los “Lores” de la droga se sienten seguros o cuando ellos apoyan al gobierno, lo cual ha sido el caso a partir del año 1985.

101Los depósitos de dinero de la droga y su repatriación nos hacen ver por qué la moneda y los niveles de precios de Bolivia se han estabilizado desde 1985. Tal política beneficia obviamente a los intereses de la nueva burguesía ilegal y a los de los gobiernos que dependen de estos financiamientos en Bolivia. Aparentemente, también sirve a los intereses nacionales de los Estados Unidos, puesto que el lavado de dinero no solamente ha sido tolerado por los Estados Unidos sin que, de hecho, ha sido alentado. El último programa de privatización (capitalización) de las empresas estatales de Bolivia es una muestra.

102A no dudar, gran parte de los capitales invertidos por los nuevos empresarios de Bolivia proceden del narcotráfico. Las privatizaciones han de legitimizar en mayor grado las ganancias obtenidas por el negocio de la cocaína y han de volver respetables a los traficantes bolivianos de la droga. Eso a la larga no es una mala política. Empero, el tráfico de drogas es mucho más rentable que el manejo de una línea aérea o de una cervecería. De tal suerte, los “Lores” bolivianos de la droga podrían no abandonar su tráfico de la droga ilegítima pero podrían utilizar simplemente las empresas privatizadas como nuevos medios (frentes para el blanqueo de dineros).

1997-2002

103Mientras los narcotraficantes se encaran a la perspectiva de adquirir la respetabilidad y su legitimidad, los cultivadores pobres de la coca luchan por sobrevivir frente al poder armado combinado de los Estados Unidos y de los militares.

104La pérdida de ingresos por parte del gobierno, la mayoría de las utilidades en impuestos de la ex empresa pública del petróleo ypfb, y el fracaso de las empresas recientemente privatizadas (capitalizadas) para generar el crecimiento, los impuestos, y las utilidades han forzado al gobierno a tomar una cantidad de medidas drásticas para incrementar los ingresos y reducir los costos.

105Bolivia privatizó la mayoría de sus empresas públicas bajo los monopolios del anterior gobierno en los ferrocarriles, electricidad minas y el petróleo. Las empresas públicas no fueron vendidas pero si regaladas y como resultado ni un Boliviano ingresó al tesoro público. Los “inversionistas” internacionales privados sólo acordaron invertir $1.6 millardos en estas empresas, a cambio del 50 por ciento de la propiedad y el control de las mismas. La otra parte propietaria, el 50 por ciento, fue colocado en un fondo de pensiones, afp/Bonosol, controlados aún por otra empresa extranjera. Este regalo de empresas públicas, de la gran cantidad de bolivianos pobres, a unas cuantas empresas multinacionales de propiedad extranjera prometieron a los bolivianos muchos beneficios. Entre estos, está el crecimiento de los ahorros del 7.2% anualmente, un aumento en las inversiones de $4 a 8 millardos, un incremento en el crecimiento del 7 al 19% por año, y la creación de 500.000 empleos nuevos. La porción de las acciones de propiedad de los bolivianos del 50 por ciento fue “garantizada” para dar a todos los bolivianos mayores a los 65 años, una pensión de $248 por año hasta el año 2047.

106Ninguno de los beneficios prometidos de la privatización (capitalización) se realizó. Las empresas privatizadas informaron una utilidad de sólo $100 millones, o el 6% de su valor calculado de $3 millardos en el año fiscal 1997 y se calculó una utilidad de alrededor de $70 millones para el año fiscal 1998. La mitad de esta suma, las acciones de los bolivianos, llega a menos de una tercera parte de lo necesario para pagar las pensiones prometidas y el Bonosol fue eliminado posteriormente. Peor aún, el gobierno calculó un déficit de $343 millones en el presupuesto para 1998 e impuso una cantidad de impuestos regresivos como ser el impuesto “gasolinazo” para recolectar alrededor de $200 millones. Esto aún no era suficiente para cubrir los déficits calculados y el gobierno estaba obligado a buscar el financiamiento de los acreedores internacionales.

107De esta forma, están relacionadas en Bolivia, la depresión de Kondratief, las “reformas del mercado”, la globalización y la guerra contra las drogas. Ya que el gobierno boliviano perdió mucho más de lo que ganó de la privatización, ya que su capacidad de cargar impuestos está limitada extremadamente en un país con una tasa de ingreso del 70 por ciento, estaba obligado a prestarse del FMI, el Banco Mundial y el Gobierno de los Estados Unidos -el cual, incidentalmente tiene un interés de control en estas llamadas “Organizaciones Internacionales”-. Las condiciones para la ayuda financiera internacional, como lo aprendió el Gobierno boliviano otra vez en 1998, era erradicar la producción de coca y promocionar las “reformas del mercado”. Esta vez, la guerra contra las drogas aumentó. Las Fuerzas Armadas y la Policía fueron enviadas al Chapare, la erradicación de las plantas de coca está siendo impuesta, se está eliminando la compensación individual y el objetivo es la eliminación total de la producción de coca en el Valle para el año 2002. Este nuevo Plan Dignidad (“opción cero”) ha estado en vigencia alrededor de un año y ya ha causado varias muertes, una cantidad desconocida de heridos y no ha respetado los derechos humanos y libertades civiles de los campesinos que plantan coca en Bolivia.

108Si bien la sangre corre, también lo hace el dinero. Ya que las Fuerzas Armadas fueron enviadas al Chapare, se entregaron los fondos “congelados” contra las drogas provenientes de los ee.uu. y el Gobierno boliviano ha recibido préstamos del fmi, el Banco Mundial, el Grupo de los Siete y de otros lugares. Recientemente, se ha “perdonado” (eliminado) la deuda externa de Bolivia de $448 millones, condicionada en que el Gobierno continúe con las “reformas del mercado” como ser la “flexibilidad del trabajo” y la continuación de esta guerra contra los agricultores de coca en el Chapare.

109La triste verdad de todo esto es que si lo que se presentó en este documento está remotamente correcto, la represión en el Chapare -aún si ésta resulta en la erradicación total de la producción de coca, que probablemente no ocurrirá- no reducirá la oferta global de cocaína, incrementará el precio de ésta o reducirá su demanda, tampoco resolverá la crisis global ni llevará a cabo las promesas de privatización o eliminará la pobreza en Bolivia.

110Si la historia es alguna guía para el futuro, y generalmente lo es, la coca será producida en otros lugares de los Andes, los inventarios de cocaína sólo se reducirán, y la producción como el consumo de drogas como la heroína aumentará. ¿Pero uno puede preguntarse, a quién le interesa, y qué? ¿Qué valor tienen las vidas y formas de vida, en el escenario más grande de las cosas, y unos cuantos cientos o miles de campesinos bolivianos? Además, como hemos visto en el caso de Bolivia y los Estados Unidos, la guerra contra las drogas no es realmente sobre las drogas, el pecado, o el crimen. Existe una gran cantidad de agendas ocultas en la guerra contra las drogas y este documento termina con una breve observación a la agenda oculta de la guerra contra las drogas “cruzada”.

Las agendas ocultas

111Todo esto lo deja a uno con la impresión de que la guerra contra las drogas tiene una agenda oculta. ¿Por qué continuaría de otra forma a pesar de sus fracasos, alto costo y daño colateral en los Estados Unidos y el exterior? Parece lógico concluir que aquellos que se benefician de esta guerra no son aquellos que pierden y que estos beneficiarios con intereses especiales son los más poderosos. Muchos críticos de la cruzada antidrogas, apuntan al establecimiento del cumplimiento de las leyes penales de los ee.uu., como los que se benefician de esta guerra. Otros apuntan a los políticos como también a los traficantes y la burocracias exageradas entre aquellos que más se benefician. Todos tienen la razón en esta acusaciones, pero no pueden explicar totalmente por qué la guerra continúa.

112La utilidades ilícitas de la droga han hecho a muchas personas extremadamente ricas. Una vez lavadas en los bancos multinacionales, esas fortunas no se pueden distinguir de las otras. Los especuladores financieros, bancos, corredores de acciones, las empresas de inversión se benefician de enormes utilidades de las drogas. Muchos de los llamados nuevos mercados emergentes de la privatización de las empresas públicas están financiadas en parte con las utilidades lavadas de la droga. Los programas de estabilización del fmi utilizan estas utilidades de exportación para cubrir las deudas de Latinoamérica. El libre comercio y el financiamiento en la economía global desregularizada asegura la procedencia desconocida y la seguridad de estas fortunas gracias a la droga.

113Esta suma amplia del dinero y los intereses de aquellos que se benefician de su negocio y la guerra serían inadecuados para continuar, a no ser que estuvieran tácitamente por la fuerza más poderosa en el mundo actualmente, las empresas multinacionales. Estas empresas globales, en una cantidad menor a 300, tienen poder sobre más de la mitad de toda esta riqueza y utilidades en el mundo, pero dan empleo a menos del 3% de la fuerza global de trabajadores. Las utilidades empresariales récord, el crecimiento de las acciones y otro mercados financieros, y los salarios multimillonarios de los gerentes se han llevado a cabo en una economía global de crecimiento cero. El lado opuesto de la moneda ha sido la de-industrialización, re-ingeniería (corte), y el traslado de las fábricas productivas alrededor del mundo buscando salarios más bajos y utilidades más altas. Las empresas transnacionales han desplazado más trabajos de los que han creado resultado en un desempleo alto, salarios en caída, niveles de vida más bajos para la mayoría del resto de las poblaciones durante las últimas dos decádas. El desempleo es mayor, ahora el 10% en los países industrializados del mundo, el 15% en los Estados Unidos cuando se lo mide correctamente, de acuerdo con Lester Throw del Instituto de Tecnología de Massachusetts, y ha doblado, triplicado o cuadruplicado estas cantidades en Latinoamérica y otros lugares.

114Este desempleo masivo y los problemas sociales del Nuevo Orden Mundial crearon un dilema para las empresas multinacionales y los gobiernos que las apoyan. La guerra contra las drogas ha sido una “ventana de oportunidades” para escapar a la responsabilidad de estos problemas y ubicar la atención pública en otros lugares, hacia las drogas y el crimen. Las drogas, como un tema de seguridad nacional, justificaron una continuación del complejo militar/industrial domésticamente, la hegemonía de los ee.uu. en el exterior, y la reasignación de los fondos del gobierno de los programas de salud y beneficio sociales a la policía, a juzgados y cárceles. El mecanismo autoritario, instituido en forma ostentosa para la guerra contra las drogas, fue necesario para controlar la cantidad creciente de desempleados, pobres, descontentos y gente desesperada.

Propuestas modestas

115Entre la cantidad de recomendaciones para el cambio están; I) Desconectar la política y ayuda internacional de los ee.uu. de la cruzada antidrogas, ii) Decremento y desmilitarización de la guerra, y iii) La sustitución de un programa de salud pública por la política actual. En este país y en Latinoamérica, hay más oposición al paradigma del castigo de la droga y la guerra tanto de la derecha como de la izquierda de la escena política. Si continúa la guerra, es más obvio aún que la política contra las drogas de los ee.uu. esté errada, y sea contraproducente y dañina a todos. Muchos de los progresistas en los Estados Unidos y en otros lugares piden un cambio del paradigma/político de castigos penales a la salud pública como una forma de manejar los problemas de la adicción y otros. Ellos dicen persuasivamente que tal cambio no sólo es más humano sino que tiene un costo más efectivo en el sentido más amplio del término. Algunos van aún más lejos que otros al apoyar una legalización controlada de las drogas. Ellos dicen que no existe una certeza absoluta de que la legalización de las drogas dará como resultado una sociedad adicta a las drogas, que corrompe a la juventud, que destruye los valores morales. El consumo legal de las drogas no obliga a las personas a consumir drogas. La gente siempre ha utilizado drogas, siempre la utilizará, y debería tener el derecho de hacerlo. Cuando el consumo de las drogas está legalizado y controlado, como lo está actualmente en Holanda, los méritos de dicha política son claramente evidentes.

116Cuando la gente sepa la realidad de las drogas y la guerra contra éstas, y se les dé la oportunidad de ejercitar su derecho a votar sobre el tema, la legalización del uso de la droga ocurrirá y la guerra terminará. Un sondeo del 1995 de las Estadísticas del Crimen en los ee.uu., muestra que el 10 por ciento de los que responden apoyan la legalización total de la marihuana, el 49% favorece la legalización con receta médica, y sólo el 26% prefiere mantenerlo como un crimen. En California y Arizona, un voto reciente de los ciudadanos legalizó la marihuana bajo supervisión médica. Esto puede ser el comienzo del final de la guerra contra las drogas y la obsesión estadounidense con el pecado y el vicio.

Bibliographie

Libros revisados

Bertran, Eva; Blackman, Morris; Sharpe, Kenneth; ANDRES, Peter
1996. Drug War Politics (Berkeley: University of California Press).

1996. The Catholic Institute for International Relations. (London).

Gamarra A., Eduardo
1994 Entre la Droga y la Democracia (La Paz, Bolivia, ildis).

Nadelmann A., Ethan
1993. Cops Across Borders (University Park, PA: The Pennsylvania State University Press).

Riley, Kevin Jack
1996 Snow Job (New Brunswick, N.J.: Transactions Publisher).

Savater, Fernando; Burroughs S., William; Barata, Roger, et. al.
1996. Drogas, La Prohibición Inútil (México, D.F. Ediciones de Milenio).

Thoumi E., Francisco
1995. Political Economy and Illegal Drugs in Colombia UNRISD 8 (Boulder, Colorado, Lynne Riener Publishers).

Walker iii, William O.
1996 Drugs in the Western Hemisphere, (Wilmington, Delaware: Scholarly Resources, Inc.).

u.s. dept. of justice
Bureau of Justice Statistics Washington D. C. (Various Issues).

budget summay, office of the precident
National Drug Control Strategy Washington. D.C. (Various Years).

Thurow, Lester C.
1996 The Future of Capitalism (New York: William Morrow Co.).

Peele, Stanton
1989 The Diseasing of America: Addiction Treatment Out of Control (Boston: Houghton Mifflin Co.).

Weil, Andrew
1972 The Natural Mind (Boston: Houghton Mifflin Col).

Mortimor, Golden W.
1974 History of Coca: The Divine Plant (San Francisco: Fritz Hugh Ludlow Library Edition).

Wagner, David
1997 The New Temperance: The American Obsession with Sin and Vice (Boulder, Co., Westview Press).

Thornton, Mark
1991 The Economics of Prohibition (Salt Lake City: University of Utah Press).

Dicken, Peter
1992 Global Shift (New York:Guildford Press).

Table des illustrations

Titre Cuadro N° 1. Crecimiento promedio anual del pib 1966-93 (En precios de 1987)
Légende Fuentes: Banco mundial
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/7289/img-1.jpg
Fichier image/, 304k

Auteur

Universidad de Maine, USA

© Institut français d’études andines, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540