Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Visiones de fin de siglo

 | 
Dora Cajías
, 
Magdalena Cajías
, 
Carmen Johnson
, 
et al.

Proyectos, estructuras y modelos económicos en Bolivia y América Latina

La política exterior norteamericana en América Latina

Los casos de Chile y Bolivia: 1960-1980

Salvador Angulo et Loreto Correa

Texte intégral

  • 1 Caño, Antonio. Latinoamérica llama a la puerta del dólar. En: El País, Madrid, 2/12/94/, p. 12.

1¿A quién le importa el destino de Fidel Castro o del embargo económico a Cuba? ¿Quién se acuerda de la unidad latinoamericana, del imperialismo yanqui, de la cia, de Salvador Allende o de la United Fruit Company? Eso es el pasado. Hoy, las transnacionales son bienvenidas, los gobernantes del continente se pelean por ser los primeros en firmar un tratado comercial con Estados Unidos y la única revolución es la del libre mercado. Hoy las relaciones de América Latina con Estados Unidos se resumen en tres palabras: negocio, negocio y negocio1.

Introducción

2El trabajo que presentamos a continuación constituye un avance de investigación respecto de las relaciones históricas y de las relaciones internacionales entre los Estados Unidos y Latinoamérica.

3Para ello, se han considerado dos casos, Chile y Bolivia, y en un espacio de tiempo delimitado, esto es durante las décadas de 1960-1970 en las que se han intentado identificar las diferencias y similitudes, rupturas y continuidades en los procesos.

Las relaciones entre América Latina y Estados Unidos durante el siglo XX

Desde principios de siglo hasta la Segunda Guerra Mundial

4A fines del siglo xix, emergen en el contexto internacional dos nuevas potencias: Japón y Estados Unidos, ambas desafían, la hasta ese momento, indiscutida hegemonía europea. En el ámbito internacional, para Estados Unidos, el año 1898 marca su triunfo en la guerra contra España, arrebatándole Cuba, Puerto Rico y las Filipinas, naciones que mantiene en calidad de semi protectorado. En este sentido, Estados Unidos se transforma en un poder colonial en Asia, siendo el propio presidente T. Roosevelt quien explicita en 1904, el derecho que atribuía a su país de implementar una política internacional en el área.

5Desde una perspectiva económica, Estados Unidos se consolidó como potencia industrial. Paralelamente, a nivel interno fue capaz de impulsar la colonización hacia el Oeste norteamericano, demostrando el dinamismo y pujanza de su población.

6Producto de la Primera Guerra Mundial, Europa intensifica su proceso de decadencia a nivel internacional, reafirmándose la hegemonía mundial de Estados Unidos. Su estable economía y situación política interna, lo constituyen en un exportador de capitales netos. En relación con América Latina, el conflicto provoca un cambio sustancial de sus relaciones con el resto del mundo occidental.

7Tras el término de la Guerra, el poder y la influencia norteamericana aumentan a nivel mundial. A su actuación en Cuba, le siguen las ocupaciones de Nicaragua entre 1912-1925 y 1926-1933, Haití 1915-1934; República Dominicana 1916-1924 y Cuba, por segunda vez entre 1917-1922. En estas circunstancias, se deja claramente establecido las pretensiones de control político interno, presupuesto básico para garantizar una hegemonía económica en la región. A partir de la década de los años 20', ningún país pudo ya soslayar las presiones norteamericanas; ni siquiera México, recién salido de una revolución política fue capaz de hacerlo.

8El influjo de la Gran Depresión, afecta tanto a la economía norteamericana, como a las febles economías monoexportadoras latinoamericanas. Tras la baja en los precios de las materias primas, América Latina deja de ser receptor de capitales americanos, sólo México, Brasil y Argentina, conservan alguna clase de financiamiento externo. El resto de los estados latinoamericanos, se ven a partir de entonces, pagando enormes deudas y viendo la forma de cómo nacionalizar sus sectores económicos estratégicos, única alternativa viable de crecimiento hacia adentro y autonomía.

  • 2 Skidmore, Thomas E. y Smith, Peter H. Historia Contemporánea de América Latina. América Latina en (...)

9La década de los 30' constituye la época del desarrollo del fascismo en Europa. Ello ocasiona en América Latina un giro hacia la derecha, dando origen a movimientos antidemocráticos y antiliberales que generan gobiernos autoritarios, mientras que los sectores de izquierda intentan repeler a toda costa, sus sucesivos y violentos ataques. Con el correr de la década, América Latina, se convierte entonces, en el escenario de una competencia geopolítica incontrolable. Tanto italianos como alemanes, buscan establecer una influencia predominante en Brasil y Argentina, lo cual implica estimular un rechazo hacia Inglaterra y por extensión hacia Estados Unidos. La Alemania de Hitler, el principal país del Eje, acaba por elaborar un ejemplar modo de operar en la región, creando toda una red de contactos y agentes con el convencimiento que los latinoamericanos de ascendencia germana iban a estar felices de ver “unida la patria aria”, incentivando de paso el separatismo político bajo el alero del nacionalsocialismo2.

  • 3 Véase, Wiarda, Howard, Estados Unidos y América Latina: continuidad y cambio op. cit., p. 165, San (...)

10Desde una perspectiva geopolítica, la competencia por el predominio mundial había comenzado y Estados Unidos podría resultar vulnerable en su flanco latinoamericano. Ello propicia su expansión en el Caribe, colocando una consistente guardia militar a través de los pasos marítimos vitales. En estas circunstancias, el Canal de Panamá constituye un punto estratégico a cautelar y cuando los japoneses se alinearon junto a italianos y alemanes, el peligro de una confrontación en dos océanos se hizo tan inminente, que Estados Unidos se vio en la obligación de replantear los lazos hemisféricos desde una nueva óptica que implicara la obtención de un apoyo mayoritario e incondicional por parte de los países de la región en caso de un conflicto bélico generalizado. Una vez más, el tema de la seguridad nacional se constituirá en otro de los intereses norteamericanos a salvaguardar en el área3.

11Establecida una significativa influencia cultural norteamericana en sustitución de la europea y una vez declarada la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de los Estados Unidos encabezado por F.D. Roosevelt, busca inmediatamente fortalecer los vínculos con los Estados de la región, solicitándoles abiertamente, su apoyo político y militar. En síntesis, a partir de entonces, Estados Unidos requiere de Latinoamérica:

  1. Bases militares en especial en la zona del Caribe y las costas atlánticas de Sudamérica;
  2. Acceso garantizado a materias primas claves, como el caucho y el cuarzo.
  3. En caso de incorporarse al conflicto, disposición a integrar una alianza con los Estados Unidos frente a las potencias del Eje.
  4. Garantía de neutralidad de las naciones latinoamericanas, lo cual impediría cualquier peligro de penetración enemiga a su territorio. La planificación del gobierno norteamericano da los resultados esperados durante la Guerra, lo cual le permite incrementar su influencia en América Latina, estructurándose, desde una perspectiva económica, unflujo de materias primas para su industria bélica; y desde una perspectiva estratégica, una adecuada cooperación política y militar. Se podría afirmar que la Segunda Guerra Mundial afianza, de manera considerable, los vínculos hemisféricos.

12Estos aspectos quedaron perfectamente claros, una vez finalizada la guerra. “El fin de la Segunda Guerra Mundial puso a los Estados Unidos en un papel enteramente nuevo en el escenario mundial. Aunque habían llegado a transformarse en una poderosa nación ya antes de la Segunda Guerra Mundial, es sólo después de ella que llegaron a desarrollar una política exterior global, una política que sostiene que los intereses vitales norteamericanos se encuentran afectados incluso en las más remotas áreas del mundo”. Por ello, aunque Francia e Inglaterra fueran también potencias vencedoras ciertamente ambos países quedan con tales niveles de endeudamiento y desastre interno, que no consiguen sino liquidar sus compromisos a costa de sus posesiones ultramarinas. Así, desde 1945, se contempla sin contrapeso, el auge de la influencia norteamericana en la región.

  • 4 El vocablo “panamericanismo”, empieza a utilizarse con motivo de la Primera Conferencia Panamerica (...)
  • 5 No por nada, el Secretario de Estado George Marschall afirmaba en su discurso en Harvard, en 1947, (...)
  • 6 Los acuerdos de Bretton Woods, y la creación del Banco Internacional para la Reconstrucción y Desa (...)

13En lo económico la expresión más evidente de dicha influencia se observa desde el mismo término de la Segunda Guerra Mundial con la creciente demanda de insumos para una industria que estaba intacta y en proceso de expansión. En 1945, los Estados Unidos poseen el 50% de la producción manufacturera mundial y casi dos tercios de las exportaciones globales. Estratégicamente además, los Estados Unidos tienen la bomba atómica y su política panamericanista4, puesta en práctica desde 1880, le permiten una red de apoyos integrada en los diferentes Estados latinoamericanos, quienes interpretan que Washington les tiene las puertas abiertas, y que son capaces de enfrentar en conjunto el problema del subdesarrollo. No obstante, los Estados Unidos, prefieren bajar el perfil de sus relaciones con los países latinoamericanos y optan por apoyar la reconstrucción de Europa y Japón5. El Plan Marshall de 1947, abre la puerta de la reconstrucción y posterga las aspiraciones latinoamericanas. Era evidente que a mayor fortaleza de la economía del Viejo Mundo6, mayor prosperidad de los Estados Unidos. Por su parte, a Japón había que aleccionarlo, para que no hiciera lo que Alemania entre ambas guerras.

14En el intertanto, América Latina, se pierde en una ingente línea de gobiernos autoritarios. Y aquello no era lo peor. Lo más grave era que en adelante, la administración Truman, confiaría en que por tradición y de cajón, los países latinoamericanos seguirían siendo globalmente fieles a una lealtad basada en una “comunidad de intereses regionales”. A ello nuevamente apela la administración norteamericana cuando las relaciones con la Unión Soviética entran en una fase confrontacional. La Guerra Fría llega a América Latina y Estados Unidos presiona a los gobiernos para que rompan relaciones diplomáticas con la Unión Soviética y proscriban del sistema político a los partidos comunistas. La gran acogida que tuvieron estos planteamientos demuestran la receptividad de las élites latinoamericanas a las directrices norteamericanas.

América Latina en el contexto de la Guerra Fría

  • 7 La idea de cambiar la colonial visión de “América desde afuera” por “América desde dentro”, se man (...)

15El replanteamiento de la situación hemisférica será una cuestión urgente para los Estados Unidos. Desde la reunión de ministros de relaciones exteriores celebrada en México (1945), pasando por el denominado Pacto de Río (1947), pero especialmente, a partir de la Conferencia de Bogotá (1948), la Organización de Estados Americanos (oea)7, va creando el ambiente propicio para relanzar el espíritu panamericanista, bajo una postura de solidaridad continental, expresada esta vez, por medio de una asociación regional. Sin embargo, la oea, pese a que su orgánica le asigna roles específicos en el ámbito regional, prontamente se ve sumergida en temas de carácter extrarregional. Es así como durante la guerra de Corea, Estados Unidos consigue que la Organización declare a Corea del Norte como agresora, -postura norteamericana en la onu-, con lo cual, involucra a los Estados latinoamericanos en la primera “guerra caliente” de la denominada Guerra Fría. Podríamos considerar este hecho como el primer intento norteamericano por instrumentalizar políticamente una serie de instituciones intergubernamentales que a futuro surgirían en el ámbito regional.

16Sin embargo, los avatares de la lucha Este-Oeste, señalan la necesidad de afiatar los mecanismos de dominación que hasta ahora había aplicado la nueva superpotencia mundial. Así, desde 1951, la administración Truman, y el propio Congreso norteamericano, deciden al unísono extender a América Latina su Programa de Seguridad Militar de 1949. Según los acuerdos suscritos, a partir de entonces, Estados Unidos iba a intercambiar equipo y servicios militares por el envío de materias estratégicas y la restricción del comercio con el bloque soviético. El programa que originalmente se había pensado para Europa Occidental, logra incorporar a la alianza a diez países latinoamericanos entre los que no se cuentan ni Argentina ni México.

  • 8 A partir de los años cincuenta, pero fundamentalmente en los sesenta, se produce toda una corrient (...)

17Es así como, ante la rivalidad ideológica que se plasma en la década de los cincuenta y que enfrenta, por una parte, al nacionalismo radical liberal, y por otra, al marxismo, surge una tercera posición, una postura intermedia: el desarrollismo reformista. Liderado por la cepal8, el desarrollismo se convierte en un elemento articulador dinámico de la relación de América Latina con la economía mundial, con dos lecturas: la primera, sobre el tema de las exportaciones de materias primas frente a las manufacturadas; la segunda, en relación con el rol que debía cumplir el Estado en los países latinoamericanos. Pero todas estas visiones de mundo político y productivo, se contraponen a la realidad de la órbita socialista, que cada vez, en forma más agresiva se interna y es acogida en los sectores populares del continente. Admirada por muchos latinoamericanos, la fortaleza soviética, representa un ejemplo alternativo a seguir. Sin embargo, el empeño de Truman por fortalecer la esfera de influencia norteamericana y evitar la “penetración comunista” en el continente, da por resultado un programa de asistencia técnica, el denominado “Punto Cuatro” (1949). Su objetivo es servir de recurso para absorber las quejas políticas y económicas provenientes de América Latina, demostrando que Estados Unidos no sólo concentra sus esfuerzos en Europa Occidental.

18En 1952, los Republicanos regresan a la Casa Blanca debido a la victoria política del General Dwight Eisenhower. Su administración realiza nuevos aportes en materia económica internacional, asumiendo el laissez-faire como principio esencial. Asimismo, puntualiza que la labor del gobierno debe consistir en velar por la óptima operación del libre mercado. Desde esta perspectiva, el Ministerio de Hacienda elimina las ventajas crediticias que hasta ese momento se estaban concediendo a nivel internacional. De la misma manera, se niega a negociar acuerdos con los gobiernos latinoamericanos, en cuanto a la estabilización de precios a nivel mundial de sus producciones estratégicas (café, cacao, etc.). Los Republicanos consideran además, que los gobiernos de la región deben fomentar la inversión privada extranjera, lo que para estos años se traduce, mayoritariamente, en inversión privada norteamericana.

19Los objetivos se cumplen con creces si comprobamos que, ya desde 1950, América Latina atrae la cuota de inversión regional más alta por encima de Canadá y Europa Occidental.

  • 9 Los casos de Arbenz en Guatemala en 1954, con la expropiación de tierras de la United Fruit Compan (...)

20Sin embargo, no todos los Estados latinoamericanos admiten una fórmula de influencia directa o indirecta por parte de los Estados Unidos. Desde la década de los 20 y 30, el mensaje marxista se había extendido a través de diferentes círculos políticos e intelectuales. Un cierto determinismo económico apunta la existencia de un marco global contrario a las intervenciones y presiones por parte de Estados Unidos en América Latina9. Ello se canaliza mediante una red de partidos comunistas inspirados y disciplinados bajo una idea y estructura soviética. En 1956, en el oriente de Cuba se inicia un proceso revolucionario encabezado por Fidel Castro y dos años más tarde, el dictador Fulgencio Batista huye a Miami. La ocupación de la Habana por “los barbudos” el 8 de enero de 1959, trae como consecuencia un drástico cambio de la vida política y económica de la isla. La legislación promulgada por el gobierno revolucionario interrumpe las disposiciones legales de la Constitución de 1940. La suspensión del derecho a voto, la intervención del nuevo gobierno en los órganos de opinión y la radical nacionalización de la propiedad privada en el país, originan paulatinamente un movimiento que pasa, desde la pseudo neutralidad en occidente, a un acercamiento con la urrs y los países comunistas. Es más, Cuba aparece ante el mundo como un bastión de la guerra revolucionaria que estaba en condiciones de exportar el movimiento insurreccional a toda América Latina. El caldo de cultivo económico y social era el adecuado y el financia-miento estaba resuelto desde la urrs. Los efectos no se harían esperar: el establecimiento del bloqueo norteamericano a la isla, la salida de Cuba del Sistema Interamericano en 1961 y la ruptura de relaciones diplomáticas por parte de Estados Unidos. En un error político, Kennedy decide apoyar la fracasada invasión de Bahía Cochinos, hecho que alarma a toda la franja de seguridad del Pentágono, al mismo Congreso y las máximas autoridades del gobierno norteamericano.

21En adelante, durante la década de los sesenta, la política norteamericana hacia América Latina seguirá por dos caminos:

  1. El económico, que cristalizará en la Alianza para el Progreso liderada por J.F. Kennedy (1961-1963).
  2. El político, que optimiza la etapa anterior y que consagra nuevamente la intervención directa en los asuntos latinoamericanos mediante el rebrote del principio del “big-stick”. Esta iniciativa fue conducida por Lyndon B. Johnson (1963-1969) y continuó en las sucesivas administraciones.
  • 10 En 1961, en la ciudad de Punta del Este se firmó una carta, entre los países latinoamericanos y lo (...)

22Con la Alianza para el Progreso (1961), Estados Unidos decide tomar la firme determinación de planificar el desarrollo de las economías de la región, de modo que, a través de un incremento general de los niveles de renta se contrarrestase la propaganda revolucionaria10. Por otra parte, el respaldo a gobiernos reformistas de corte anticomunista, limita las posibilidades de que las sociedades latinoamericanas sean capaces de optar, política o revolucionariamente, por alternativas de gobierno provenientes de la Izquierda y apoyadas por la Unión Soviética.

23A pesar del intento de planificación económica, de los montos asignados a la inversión y promoción financiera cuyos recursos son destinados fundamentalmente al Cono Sur del continente, lo cierto es que los únicos sectores beneficiados son las élites nacionales dirigentes y las transnacionales norteamericanas que operan en la región.

  • 11 Ibid.,p. 185.

24En 1965, el famoso financista David Rockefeller, se encargaría de exigirle a su propio gobierno que modelara una política para salvaguardar los capitales privados del programa. Una numerosa cantidad de recursos fueron destinados a la cancelación de los intereses de las deudas nacionales y a su rescate. En años sucesivos, esto último opera en sentido creciente, y en términos insostenibles. Lo lamentable es que alrededor del 50% de los dineros se emplearon en bases productivas inadecuadas y obsoletas, compradas a las transnacionales norteamericanas, que junto con las élites locales son las más beneficiadas con la iniciativa de Kennedy11.

25La Alianza para el Progreso representa en los sesenta, la vía de consolidación de la influencia norteamericana en las órbitas gubernamentales regionales, pero desde la perspectiva soviética, también resulta ser un estímulo para el respaldo a la revolución cubana y su exportación del modelo insurreccional al resto del continente. La Crisis de los Misiles (1962), la muerte de Kennedy y la Guerra de Vietnam, terminan por consagrar una vía de intervención directa a partir de la administración de L. B. Johnson.

  • 12 Ángulo Salvador y Crouchet, Juana. Historia del Siglo xx. Ediciones Diego Portales, Santiago, 1997 (...)

26“Entre 1963 y 1969, la evolución interna de varios de los regímenes latinoamericanos, la lentitud del reformismo, la ruptura entre Cuba y Occidente y la extensión o exportación del modelo guerrillero o vía insurreccional a otras áreas del continente, parecían indicar la cercanía de la revolución. Daba la impresión de que América Latina caminaba hacia el comunismo o hacia un progresismo que cambiaría su posición dentro de la estrategia mundial12”.

27Hacia 1970, la administración norteamericana casi no introduce cambios en sus relaciones con América Latina, en la que como contrapartida, crece un profundo sentimiento antinorteamericano. El afianzamiento de una estructura de dominación en la región, vía el mantenimiento del subdesarrollo, el fortalecimiento del poder de las transnacionales y la comunidad de intereses económicos entre el empresariado norteamericano y las élites locales, primero, no amerita mayores modificaciones en su política exterior y, segundo, ratifica una creciente hostilidad de las sociedades latinoamericanas hacia Estados Unidos.

  • 13 El subrayado es nuestro.
  • 14 Skidmore, T.E. y Smith, P.H. op. cit., p. 406.

28Sin embargo, durante la administración Nixon asistimos a una optimización de dichas estructuras. Se introduce una variante en lo referente a la economía: existe un énfasis en el rol del sector privado en pos del desarrollo económico y paralelamente, se aumenta la ayuda militar a los gobiernos por consejo del gobernador Nelson Rockefeller, para el cual: “(...) un nuevo tipo de militar está destacando y convirtiéndose con frecuencia en una fuerza importante para la acción social constructiva13 en las repúblicas latinoamericanas...”14.

29N. Rockefeller, había viajado por la región como enviado especial de Nixon en 1969 y constata en terreno, los peligros que enfrenta la política exterior de su país, razón por la cual, decide privilegiar la alternativa militar como mecanismo de disminución de riesgos, sobre todo mientras el debate sobre Vietnam sigue acaparando los titulares de la prensa mundial. Contra él se realizaron un sinnúmero de manifestaciones en la región, ya que, no sólo representaba el poder político de la administración norteamericana, sino también, el poder económico de las etn que operaban en Latinoamérica.

  • 15 Recordemos que la Doctrina de Seguridad Nacional tiene su origen en la Doctrina de Truman aplicada (...)

30La llegada al poder de una serie de regímenes progresistas en el continente (Torrijos en Panamá, Juan José Torres en Bolivia y Salvador Allende en Chile), pone en marcha todos los mecanismos de control político y económico de Estados Unidos en la región, activando además, la vía militar como una alternativa real de defensa de los intereses primarios norteamericanos. Esta ola progresista es barrida con apoyo de las burguesías locales, los servicios de seguridad norteamericanos (cia) y en algunos casos, de las empresas transnacionales, lo cual trae como consecuencia, la instauración en Latinoamérica de una serie de regímenes dictatoriales que se van consolidando en el poder, so pretexto de combatir la subversión en nombre de la Doctrina de Seguridad Nacional15, ejemplificando una relación “política y económicamente correcta” con Estados Unidos.

31Los primeros inconvenientes en las relaciones entre Estados Unidos y América Latina en esta nueva fase, surgen en el contexto interamericano. En 1976, una nueva legislación norteamericana sobre el comercio exterior se muestra inconsistente en su trato a la región, asunto que es reprochado en la OEA al Secretario de Estado Henry Kissinger. La llegada de James Carter a la presidencia (1977) acentúa, aún más, el malestar que reina en el seno de la organización por la supuesta “ambigüedad” de su política de derechos humanos. Cuando Estados Unidos condiciona la ayuda militar al respeto de los derechos humanos por parte de los gobiernos de la región, muchos de ellos -dictatoriales-, reaccionan acusando a Washington de injerencia en sus asuntos internos. Asistimos entonces, a una redefinición del concepto de intervencionismo.

32En el mes de mayo de 1976, se reúnen en Montevideo representantes de los gobiernos de facto de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, para organizar un frente común respecto a la nueva política de Carter sobre derechos humanos. Más allá del tema estrictamente militar, hay sumo interés porque no se consideren cuestiones de orden político para la concesión de créditos. Sin embargo, hacia septiembre de 1977 varios gobiernos son obligados a acatar las “nuevas directrices” establecidas por la política norteamericana hacia Latinoamérica. Veamos dos ejemplos de esta dinámica, los casos de Bolivia y Chile entre 1960 y 1980.

Las relaciones internacionales entre Bolivia y Estados Unidos

33Desde la formación del Estado boliviano, las relaciones con los países vecinos han determinado casi toda su realidad política final. En una aproximación inicial del caso boliviano y sus relaciones con los Estados Unidos, la primera sensación de conjunto que se percibe es la de una historia errática. A poco mirar su devenir político, nos damos cuenta, que más bien se trata de una mala composición del Estado, sumada a los intereses de unos cuantos grupos regionales que han visto en el acontecer político del país una fuente inagotable de riqueza.

34La historia de Bolivia, se nos aparece entonces como una suerte de síntesis de la de otros estados de la región, con matices diferentes probablemente, por su altísima composición indígena (alrededor del 70% de la población) y su bajo nivel de integración nacional. La necesidad de estudiar Bolivia y sus relaciones con los Estados Unidos fundamentalmente en las décadas de 1960-70, surge de verificar cómo en uno de los países más atrasados económicamente del continente, ocurre aproximadamente la misma intervención norteamericana que en otros, sólo que atravesada por intereses locales distintos, por cuanto desde el punto de vista estratégico para los Estados Unidos, “todos los países pesan” en un contexto de Guerra Fría.

  • 16 Entre 1918-1928, Bolivia fue el cuarto productor mundial de este metal.

35Menos conocida que la historia chilena a nivel latinoamericano, Bolivia es a inicios de la década de los veinte un país monoproductor de estaño, que ha reemplazado la extracción argentífera de centurias16.

  • 17 El Censo de 1952 arroja una población total de 2.704,165 habitantes, mientras que el de 1970 apunt (...)

36Numerosos gobiernos liberales, desde los años 1910-1920, realizan esfuerzos por incorporar los réditos de esta producción a la vida nacional, a un proceso de modernización del sistema educativo y de las redes de comunicaciones integraban relativamente al 1.800.000 personas que componían el país a principios de siglo17. Sin embargo, Bolivia durante las primeras décadas del siglo xx, presenta un creciente endeudamiento con Inglaterra, debido a la necesarias inversiones extranjeras y a las obras de inversión pública que venían realizándose. Estas deudas se contraen gracias al aumento vertiginoso de la exportación de estaño del país.

  • 18 Ruiz González, René.El drama de Bolivia. Una economía deformada. Librería Editorial “Juventud”, La (...)

37A pesar de que la minería del estaño tuvo un gran auge en la primera parte de este siglo, lo cierto es que no logra convertirse, como pudo haber ocurrido, en el elemento articulador del desarrollo económico país18. Estas razones son fundamentales para entender por qué Bolivia aborda en 1952 siendo un país dependiente de los créditos del exterior.

  • 19 Mientras en 1910 el porcentaje de la producción de estaño constituye un 49% del total de las expor (...)
  • 20 El primer impuesto establecido a la exportación del estaño en Bolivia, data de 1920, mientras que (...)
  • 21 La forma clásica de calcular la contribución de la minería es el porcentaje del valor total de las (...)

38En primer lugar, los distintos gobiernos fueron incapaces de recaudar los impuestos correspondientes a la producción del estaño19. Ni la organización del país, ni los mecanismos de control del recaudo fiscal, dan abasto en un Estado pequeño y deficientemente organizado. En segundo término, los ingresos que se obtienen por concepto de impuestos, no eran invertidos en lo que necesitaba el país20. Es más, gran parte de lo que debía invertirse en infraestructura productiva va a parar a gastos militares y de consumo. Finalmente, las utilidades de las empresas mineras no se invierten en el país, con lo que Bolivia, al igual que muchos otros países minero productores de América Latina en aquellos años, padece serias dificultades en el desarrollo del sistema político imperante21.

39La formación de un multipartidismo y la acogida por las élites de un liberalismo exacerbado, que incluye una fuerte dosis de racismo, conducen las décadas del veinte y el treinta a través de un tortuoso terreno manejado por los magnates del estaño. La crisis de 1929, al igual que en muchos países del continente, desencadena una efervescencia social nunca vista. Problemas en las haciendas y la formación de los primeros sindicatos en el país, llevan a una escalada de conflictos de difícil solución, más aún si se considera que el marxismo empieza a contestar al liberalismo político y a ser una alternativa real para los sectores más desposeídos.

40En el caso boliviano, el divorcio de la producción minera con el desarrollo de tres cuartas partes del país, deforma la economía, haciéndola vulnerable y dependiente del comercio internacional. En ese contexto, sólo una pequeña minoría detentó el poder y se enriqueció a costa de la instrumentalización del Estado. No obstante, si sólo una actitud interna de Bolivia hubiera sido la responsable de esta situación, no cabe duda que estaríamos frente a un problema político interno. Esto sería simplificar demasiado las cosas.

41Como sabemos, el sistema político de un estado se destaca por incluir factores internos e externos. En este sentido, los especialistas de la política internacional, remarcan el juego constante entre la política interna y la externa, en el sentido de que esta última tiende a ser una prolongación de la primera. En el caso de América Latina y concretamente en Bolivia, Pope Atkins afirma que:

  • 22 Atkins, Pope, América Latina en el sistema político internacional. Editorial Guernika, México, 198 (...)

“Además la política externa puede ser una forma importante de favorecer las metas políticas internas, especialmente cuando se trata de políticos oportunistas, que carecen de apoyo popular, o desean distraer la atención de las crisis internas, enfocándose a causas de política externa nacionalistas. Tanto el Gobierno, como los líderes de la oposición han buscado ventajas políticas y a menudo han logrado, lo que ha originado disputas territoriales con los estados vecinos, intervención de otras potencias, imperialismo por parte de empresarios extranjeros, etc. Desde fines de los treinta la nacionalización de empresas extranjeras, notablemente en México, Bolivia, Argentina, Chile, Cuba, Nicaragua, Perú y Venezuela, ha estado destinada no sólo a mejorar el desarrollo interno, sino en gran medida, a lograr apoyo político popular”22.

42En el caso de Bolivia, Gustavo Medeiros Querejazu (1997), agrega algo más:

  • 23 Medeiros Querejazu, Gustavo. Ensayos Diplomáticos. Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Ac (...)

“(...)la falta de estabilidad en la política interna ha determinado fluctuaciones y contradicciones en la ejecución de la política internacional, unas veces al calor de la improvisación y otras por motivaciones ideológicas o circunstanciales”23.

De la revolución del 1952 al golpe de 1964

  • 24 Gamarra, Eduardo y Malloy, James M. Bolivia: Revolution and reaction. En: Latin American Politics (...)

43Entre el 9 y el 11 de abril de 1952, Víctor Paz Estenssoro y el Movimiento Nacionalista Revolucionario (mnr) lideran a trabajadores, campesinos y sectores intermedios del país en una de las catalogadas más profundas revoluciones sociales efectuadas en América Latina. Inspirado en la Revolución Mexicana, con estrategias de tipo corporativista del control social, similares a las del pri, el país genera un movimiento propio a lo largo de varios años de lucha política24.

44El mnr, conjuntamente con su alianza de clases, persuade a sus adherentes a adoptar cambios estructurales fundamentales que permiten eliminar el poder de La Rosca, la vieja y retrograda oligarquía que representa a los barones del estaño y a los latifundistas de Bolivia.

45En un corto período de tiempo el nuevo régimen revolucionario, entre sus principales medidas implementa la:

  • Nacionalización del 80% de la industria minera del país, creando la Corporación Minera de Bolivia -comibol-;
  • Declaración el sufragio universal;
  • Reestructuración de las Fuerzas Armadas, reduciéndolas en número, purgando la oficialía;
  • Una Reforma Educativa, creando la educación obligatoria básica en forma gratuita, y
  • La Reforma Agraria (1953)25, programa que termina con el sistema de la servidumbre en el sector indígena y el pongueaje.
  • 26 Bolivian Gulf Oil.
  • 27 Extraído de la obra de René Zabaleta. Texto perteneciente a Vide S. Almaraz. Requiem para una Repú (...)

46Sin embargo, pese a las intenciones del mnr, de destruir el viejo sistema de tenencia de la tierra, la revolución no logra efectuarse a cabalidad. Los problemas políticos que experimenta Bolivia en los años posteriores están íntimamente relacionados con el crecimiento y el desarrollo económico del país. Así, la contienda de facciones al interior del proceso es reflejo de un vivo debate sobre el entorno macro político y económico estratégico en el cual, deben adoptarse las nuevas medidas del Estado. Los trabajadores y la izquierda del partido, favorecen aquellas iniciativas de redistribución populistas, mientras que los sectores intermedios apuntan hacia soluciones más pragmáticas. Con el tiempo, este es el rumbo de la revolución: el de las soluciones más prácticas no sin cierto éxito inmediato. Bolivia vuelve a los mercados internacionales y el fmi patrocina el Programa de Estabilización Monetaria adoptado en 1956, e implementado al año siguiente. Esto podría considerarse como el inicio de una estrategia estatal de desarrollo del estado capitalista. Asimismo, “[...] se impuso el ingreso de asesores norteamericanos en los mecanismos más importantes de Estado. Se votó el Código del Petróleo. Una cosa disponía a la otra. En este complejísimo juego, la entrega alternaba con la defensa. La lucidez no estaba ausente: nos mantendremos firmes aquí para ceder allá: esto es más importante que aquello. Estas valoraciones, producto de circunstancias dadas, tenían el inconveniente de escapar al propio control. En 1953 el gobierno estaba dispuesto a realizar ciertas concesiones a cambio de la ayuda norteamericana, pero le habría parecido una locura aceptar un plan como el que impuso el Fondo Monetario Internacional cuatro años más tarde. En 1957, jamás se había pensado que para operar un crédito destinado a la minería nacionalizada se impondría como condición el empleo de la fuerza contra los trabajadores. En 1960, se habría considerado estúpido aceptar el rescate libre de minerales a cambio de un crédito para el Banco Minero. Seis años más tarde, antes de recibir un dólar, ya estaba decretado el rescate libre. Cuando se entregó el petróleo, se creyó que los americanos dejarían tranquila a la minería nacionalizada; antes, para salvarla, se había aceptado indemnizar a los ex-barones. Entonces se pensó “se llevan el petróleo y nos dejan el estaño”. Con el tiempo, no solamente se pierde el petróleo, 22 millones de dólares por concepto de indemnización a los ex propietarios de las minas, se arruinó la economía y la organización de la comibol, se debilitó a ypfb con el enfrentamiento de gulf26, sino que se predispuso la pérdida del estaño (42)27.

  • 28 El fmi, mediante créditos contingentes y financiamiento compensatorio otorga una ayuda de $us 3.10 (...)

47Sin embargo, la estrategia del nuevo Estado boliviano, motor de la economía nacional, implica dramáticos costos en el plano político. A principios de la década de los sesenta, Paz Estenssoro apuesta por la administración Kennedy y su Alianza para el Progreso, profundizándose el carácter capitalista del Estado, racionalizando la producción del estaño, a la vez que, promoviendo la agroindustria en el Oriente boliviano. Las cifras que se encuentran tras las inversiones nacionales reflejan un constante apoyo del fmi y del bid a las medidas de los diversos gobiernos, en esos años de 1960 y 197028.

  • 29 Central Obrera Boliviana.

48Bolivia es a la sazón, un país políticamente complejo. Las medidas prontamente despiertan la indignación de numerosos sectores que no están de acuerdo con las políticas adoptadas desde la cúpula nacional. El conflicto con los trabajadores, pronto consigue que el Estado intervenga la industria del estaño, a través de medidas tales como el despido y los ajustes salariales. Hacia 1962, estas iniciativas se ven reforzadas mediante la movilización de tropas a las zonas más conflictivas. A mediados de 1963, por ejemplo, las Fuerzas Armadas rodean e invaden los campos mineros cuyos trabajadores se rehusan a permanecer bajo las órdenes del gobierno. El resultado es una completa desavenencia entre el mnr y la cob29, que como consecuencia provoca que, en lo sucesivo cada gobierno tenga que pactar con la cob si desea “gobernar”, pero no sólo con ella, sino también con los intereses de los Estados Unidos. Para entonces, el petróleo comienza a tener más peso que el estaño.

49En 1964, Paz Estenssoro, se presenta a la reelección en un confuso panorama, pero los trabajadores y otros sectores del mnr, opuestos a su persona, le ofrecen su apoyo por sobre las decisiones del partido. Decidido a enfrentar la situación, el presidente convoca a una Convención y en ella, presenta al candidato a la vicepresidencia, René Barrientos Ortuño, como una política para asegurar el apoyo de las Fuerzas Armadas. El hecho le da la victoria en las elecciones y le otorga el gobierno durante tres meses. Pero en noviembre de 1964, los trabajadores y las propias facciones opositoras al interior del mnr, consiguen que el Vice Presidente Barrientos lidere un exitoso golpe de Estado.

  • 30 1 (=).

50Creemos fundamental rescatar la visión que sobre este punto posee el destacado sociólogo y hombre de letras boliviano, René Zabaleta30:

“En todo caso, hemos de ver que se trató de un golpe de Estado proyectado por la política norteamericana, ejecutado en parte por agentes de ese país y con su dinero, con la creación fulgurante de una figura política, eliminando del campo de juego a una Revolución desprevenida y sometida, que no atinó a su defensa porque hacía años que había perdido su convicción en si misma. Se sabe, en efecto, que la caída del MNR tuvo sus raíces inmediatas en la división anti-izquierdista que excluyó a Lechín y en el crecimiento anormal (porque era exógeno) del nombre de Barrientos que entonces estaba, como quería Valery, “entre el suceso y el vacío puro”. Pero son hechos que tienen la red de sus orígenes clavada en la fase anterior como un tentáculo solapadamente omiso. No podemos escapar a la necesidad lógica de advertir que los orígenes del derrumbe del MNR ya en el temprano día mismo en que se toma el poder, en 1952”.

51Y la nota a pie de página que el propio autor realiza en este sentido, resulta por demás elocuente al aclarar que:

  • 31 Zabaleta Mercado, René. La caída del mnr y la Conjuración de Octubre. Historia del golpe militar d (...)

“Según se desprende de la filiación personal de casi todos los participantes en el golpe y de sus dos hechos previos principales. Es fácil, empero, argüir en sentido de que no hay documentación que denuncie la responsabilidad oficial de e.u.. Dentro de las contradicciones del aparato de poder de ese país, el golpe boliviano parece haberse movidodentro de la órbita de la cia y del Pentágono, con conocimiento del Depto. de Estado. Quizá el futuro nos proporcione una documentación más viva que la actual pero, por ahora, hemos de conformarnos con que esté probada la participación norteamericana al través de los dos golpes de mano, las declaraciones de Arguedas y otras inferencias incontrovertidas, como las declaraciones de Ovando. En todo caso, aunque la cia hubiera ido más lejos de lo pedido por la Casablanca ¿qué importancia podría tener para Bolivia, que recibió lo mismo la consecuencia?”31.

52Desde 1964, y durante las siguientes dos décadas la vida política de Bolivia está entrecortada por las dinámicas desencadenadas por la revolución, los golpes de Estado y por las reacciones de los grupos nacionales e internacionales que observan y viven el proceso. Aún más, los regímenes militares que gobiernan Bolivia hasta 1982, son herederos del Estado diseñado a partir del proceso revolucionario encabezado por el mnr, con la excepción del gobierno de García Meza. Es así, como debemos prestar atención a los acontecimientos acaecidos en este período. Desde esta óptica, es interesante analizar la participación de los militares en la vida política del citado período.

Bolivia-EE.UU.: los nuevos problemas

  • 32 Entre ellos Marcelo Quiroga Santa Cruz.

53El golpe del General René Barrientos Ortuño de 1964 constituye el inicio de la política más errática que Bolivia presentase al mundo hasta la caída de Bánzer en 1978. Su gobierno de facto, con apoyo de los sectores disidentes del mnr y de la cob, logra institucionalizarse a través de una elección “democrática” que lo convierte en presidente constitucional en 1966. Su nuevo mandato tiene que enfrentar fuertes presiones políticas ocasionadas por el nacimiento de movimientos guerrilleros en 1967. Su represión, promovida desde los Estados Unidos, termina con la frustración del proyecto revolucionario del Che Guevara en Bolivia. Barrientos gobierna hasta 1969, cuando en circunstancias muy poco claras, fallece. En su reemplazo su Vice Presidente, Luis Adolfo Siles Salinas, hereda las consecuencias de la Matanza de San Juan en las minas de Siglo xx, a fines de junio de 1967. Si a esto se suma a la interpelación del Parlamento por causa de la concesión del gas natural a la gulf y la persecución política a dirigentes del Oriente boliviano -que defendían la posesión boliviana del gas natural-, así como de varios diputados32 y dirigentes sindicales, se comprende que el gobierno de Siles Salinas carezca de respaldo, tanto político como militar. Ello vio limitada su posterior capacidad de acción y precipita el quiebre constitucional del país.

  • 33 El pacto militar campesino no había dado resultados. “El gobierno neo-liberal de Noviembre, para s (...)
  • 34 Entendida en este caso como de apoyo a los sectores de la izquierda, a diferencia de otros casos.
  • 35 Seguidores de las políticas anticomunistas del gobierno de Barrientos, promovidas por el gobierno (...)

54El nuevo golpe de Estado no se haría esperar. En efecto, cuando en septiembre de 1969 se produce la irrupción de Ovando, ocurre un cambio radical en el rumbo de la política boliviana iniciada por Barrientos. Se busca retornar a las metas del nacionalismo y la liberación económica de la Revolución Nacional. Y al parecer las Fuerzas Armadas, dieron el visto bueno a esta manera de llevar las cosas para resguardar la institucionalidad militar que por entonces estaba profundamente desacreditada por el gobierno de la Revolución Restauradora de Barrientos y su sucesor Siles, pero también para seguir contando con dineros del exterior33. Lo cierto, es que en este minuto de la historia boliviana presenciamos un hecho que no vamos a ver en el caso chileno: la polarización de las Fuerzas Armadas en dos alas que denominaremos, la “nacionalista”34 y “tradicional”35. Las fuerzas nacionalistas del Ejército se agrupan en torno a un caudillo, Juan José Torres. El gobierno de Ovando tenía los días contados.

  • 36 El 1° de julio de 1971 se establece la Asamblea Popular de fuerte influencia trotskista en reempla (...)

55La conjura de las Fuerzas Armadas del sector tradicional acelera la caída de Alfredo Ovando. Sin embargo, el sector nacionalista liderado por Torres, con el apoyo de los partidos de Izquierda, y un amplio sector de la cob, logran dar un contragolpe militar histórico que sienta las bases del proyecto de la dictadura popular en Bolivia36.

56Tal como menciona Augusto Céspedes, en su obra Bolivia un Vietnam simbólico y barato, (1971), ni las Fuerzas Armadas, ni los sectores empresariales, así como tampoco el mnr permiten la consolidación del proyecto socialista ortodoxo de Torres.

  • 37 Resulta interesante después de tantos años, encontrar que la excepción de esta regla la marca usai (...)
  • 38 Véanse las elocuentes cifras del anexo estadístico de Valle y Céspedes. Financiamiento externo del (...)

57Un aspecto digno de destacar es que entre 1970-1971, Bolivia se ve estrangulada desde el exterior. A la luz de las cifras del financiamiento externo, hasta que asume la dictadura banzerista el poder en agosto de 1970, Bolivia no recibe ayuda del bid, ni de las Agencias de Cooperación Internacional37. En efecto, durante 1970 no hubo préstamos del gobierno norteamericano en base a la venta de excedentes agrícolas; tampoco aprobaciones de créditos oficiales bilaterales por parte de los países de Europa Occidental, Japón o Canadá, o desembolsos brutos de créditos y por último, tanto el fmi, como la banca privada internacional, restringen a cero, la concesión de préstamos o créditos ese año38. La figura cambia por completo después del golpe de Estado de Hugo Bánzer. He aquí una prueba clara del intervencionismo norteamericano, quien jamás concedió un centavo a un gobierno como el de J.J. Torres. Cabe preguntarse entonces, ¿por qué facilitan dineros a Bolivia y a qué se destinan los dólares que ingresan al país a partir de 1971?

  • 39 Seudónimo de Oscar Barbery. En Hablando de Política, de El Dia, Santa Cruz de la Sierra, enero de (...)
  • 40 Central Universitaria Boliviana.

58En opinión de Osbar39, hasta 1971, la derecha no se había estructurado políticamente. Por otra parte, las demandas de la cob y de la cub40 son elocuentes en señalar grandes discrepancias con la conducción del país, sobre todo en lo que a materia de protección de los intereses nacionales se refiere. Sin embargo, de los 20 puntos que argumenta el Mandato Popular interpuesto al gobierno de Torres, creemos que merece la pena destacar cuatro de ellos:

  1. (2) Expulsión del país de los grupos militares y civiles fascistas, así como de las misiones y agencias imperialistas.
  2. (6) Derogación del decreto de indemnización a la gulf41.
  3. (16) Control fiscal de las divisas extranjeras y monopolio estatal del comercio exterior dominado por empresas imperialistas.
  4. (18) Política internacional independiente de Bolivia y concertación de relaciones con los países socialistas que aún faltan42.

59El hecho que fuera el propio mnr quien apoyara al Coronel Banzer en el Golpe de Estado, tampoco era una garantía para el mantenimiento de las posiciones más directamente relacionadas con la derecha económica. (De hecho el golpe se había producido con el apoyo del propio Víctor Paz Estenssoro). Banzer se apoya justamente en estos sectores, que en Bolivia se conforman a partir de la pequeña burguesía empresarial cruceña, la clase media-alta, parte de los estratos inferiores de la clase media y el campesinado, sustento que desde Estados Unidos se fortalece a propósito del su alineamiento anticomunista.

  • 43 Ver Klein, Herbert. Historia de Bolivia. Libreria Editorial “Juventud”, La Paz, 1996, pp. 261-270. (...)

60El milagro económico de Banzer se produce a partir de este beneplácito, pero también es sustentado por la abundancia de divisas emanadas desde exterior y los préstamos internacionales que hacen crecer verticalmente la deuda externa del país durante los años 1972-1978 y que se vinculan con el abastecimiento material de la institucionalidad castrense y a grandes obras públicas43. Asimismo, al crecimiento de los precios internacionales de la minería y del petróleo, se suman los del azúcar y el algodón, que logran compensar la paralela inercia del área productiva.

  • 44 En Bolivia no se había producido una devaluación desde 1956. Esta devaluación fue del 66%.
  • 45 Información proporcionada por el Ex Ministro de Planeamiento del gobierno de Bánzer, Julio Prado S (...)

61Sin embargo, desde 1974 la dictadura se endurece. Tras la devaluación de la moneda en octubre 1972 y sus consecuentes reclamos populares, el gobierno del General Banzer se ve obligado a tomar medidas de represión44. Estas medidas, inicialmente adoptadas en La Paz son luego extendidas al resto del país debido a las movilizaciones populares que reclaman una restitución de su poder adquisitivo. La movilización de tropas a los centros mineros y la intervención a los sindicatos era un hecho consumado. Empero, la matanza de Tolata en Cochabamba provoca varias decenas de muertos, la ruptura con el mnr45, y pone de manifiesto la forma de controlar, en lo sucesivo, a los grupos disidentes.

  • 46 Falange Socialista Boliviana.
  • 47 En este sentido, cabe señalar que si bien durante la administración de Bánzer hubo numerosos minis (...)

62En junio de 1974, se produce un nuevo intento golpista liderado por un grupo de altos oficiales del propio Ejército, que planteaba entre otras exigencias, la renuncia de Banzer y la convocatoria a elecciones generales en un plazo fijo. Pero esta no sería la única. Carlos Valverde Barbery, autodesignado Jefe de fsb y apoyado por algunos sectores políticos46, junto al regimiento Manchego de Santa Cruz, toman el aeropuerto del El Trompillo. La suma de todas estas situaciones llevan a que el General Banzer opte por la declaración del Estado de Sitio, lo que le permite gobernar sin interferencias civiles47. Influenciado por el modelo brasilero, Banzer anuncia la reorganización del sistema político y la formación de una “Nueva Bolivia” bajo la tutela militar. En adelante, su gobierno esperaría la cooperación del sector empresarial, los dueños de minas, los hacendados de Santa Cruz y un creciente número de leales burócratas.

  • 48 Modelo que persiste en el patrón de acumulación.
  • 49 Ramos Sánches, Pablo. Las políticas económicas aplicadas en Bolivia. 1952-1987. En: Bolivia hacia (...)

63Sin embargo, el gobierno sigue con problemas. El modelo económico del General Banzer48, se basaba en la necesidad de un crecimiento económico a cualquier costo social49. Por ello, se fomenta una política de concentración de los ahorros en manos de un sector social concreto que ha de invertirlos: el empresarial. Esta política económica es apoyada con créditos desde el exterior que van a parar a grandes obras de infraestructura, tales como la del camino del Norte que busca unir a La Paz y el Beni, el asfaltado del tramo Oruro-Tambo Quemado, la autopista que unió a La Paz con El Alto y que costó 3,5 millones de dólares el kilómetro. De la misma manera, se renovaron las vías férreas y se impulsó a la línea aérea nacional a través de la compra de varios aviones y de la ampliación de su cobertura a servicios internacionales.

  • 50 VVAA. Manual de Historia de Bolivia. Op. Cit. p. 522.
  • 51 Ramos Sánchez, op. cit., p. 267.
  • 52 Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos.

64En opinión Carlos D. Mesa Gisbert: “La sobredimensión de algunos proyectos -licitados por el Estado- dejó grandes instalaciones funcionando a menos del 50% de su capacidad. Los casos de la Fábrica de Aceites de Villamontes y la Refinería de Cocha-bamba, son ilustrativos”50. El milagro económico se convierte en un mito, pero sobre todo en una acelerada acumulación de capitales en manos privadas, endeudamiento externo y emisión de dinero por el Banco Central51. La modificación de la Ley de Inversiones deja la puerta abierta a la salida de capitales al exterior en la considerable suma de 261,2 millones de dólares y la entrada de divisas del extranjero en un montó que apenas alcanza a los 96,3 millones de dólares. La nueva Ley de Hidrocarburos que vino a reemplazar al Código Davenport, el cual garantizaba la explotación de la Bolivian Gulf Oil durante el gobierno del mnr, permite el ingreso a más de 13 empresas extranjeras, que comienzan a operar en zonas que hasta entonces habían sido declaradas patrimonio fiscal y que se destinaban a ypfb52.

65No obstante, la producción del petróleo y los precios de los productos mineros declinan abruptamente; el algodón experimenta pérdidas por su descenso en los precios y el gobierno se ve en una encrucijada económica que le es difícil de afrontar. De hecho, es evidente que la estabilidad del régimen es aparente y que las rivalidades incluso al interior de las filas del Ejército existen. En adelante, pese a la ilegalidad de los movimientos obreros y de los exiliados políticos, la oposición se hace cada vez más insostenible. Es entonces, cuando una reunión en Brasil propicia el posterior encuentro de Charaña con el General Pinochet y los medios de comunicación y la opinión pública se abocan al tema marítimo, postergando las demandas internas.

  • 53 Klein, op. cit, p. 266.

66La reunión en Charaña (1975), el tema de la salida soberana al mar, -que estuvo durante meses en las primeras planas de los periódicos- y las negociaciones de canje territorial de ambos regímenes fueron un fracaso por la falta de consentimiento peruano y la permanente dilación chilena. La demanda marítima, deja a Banzer sin el apoyo del sector conservador y de una buena parte del castrense53. En tanto que el asesinato de dos importantes generales, el embajador de Bolivia en París, el militar Joaquín Zenteno y el de J.J. Torres en Buenos Aires, terminan por desprestigiar aún más a la oficialidad del Ejército de aquellos momentos.

67En 1976, casi al final la administración Nixon, Henry Kissinger visita -como parte de una escala diplomática hacia Santiago de Chile- Bolivia para negociar la implementación de dos políticas fundamentales para el gobierno estadounidense, una relativa al tema del tráfico de drogas y otra, a propósito de las condiciones de vida y trato que recibían los reos norteamericanos en las cárceles bolivianas.

  • 54 Enmienda Harkin de 1975.

68Entonces, un hecho viene a cambiar las cosas para Bolivia. El ascenso de James Cárter a la presidencia en enero de 1977. El cambio de republicanos a demócratas restaura una preocupación por América Latina que no se veía desde la administración Kennedy. Si bien es cierto que la defensa de los derechos humanos emana de una política del Congreso norteamericano de 1973 y se asocia con el Acta de Asistencia Exterior de 1975, en el sentido de que la ayuda no sea proporcionada a los regímenes que violan los derechos humanos, ésta sólo se hace efectiva a partir de la administración Carter54.

  • 55 Prado Salmón, Gary, op. cit., p. 420.
  • 56 Barrios Morón, op. cit., p. 44-45. La negrilla es del autor.

69El Tratado Torrijos-Carter, la presión por la defensa de los derechos humanos sobre los gobiernos de Argentina, Brasil, Perú, Uruguay y Chile, son la punta de lanza de una política dirigida a la restauración de gobiernos democráticos en la región, especialmente, hacia los del Cono Sur, “bastión de gobiernos militares de línea dura”55. Sin embargo, para el caso boliviano también aparece en la tabla de discusión la necesidad de controlar el comercio de drogas: “Clifton Naugthon, Director del Servicio Informativo en La Paz, decía que “Una de las mayores preocupaciones de Estados Unidos es la fabricación de cocaína en Bolivia”, tal como lo expresara claramente el señor Secretario para Asuntos Interamericanos, Terence Todman, cuando visitó La Paz (...); la nueva política de cooperación de Estados Unidos a gobiernos amigos hace énfasis en la supresión del narcotráfico”56.

  • 57 Esta es una presión abierta, porque durante la visita de Kissinger, el Secretario de Estado nortea (...)

70En Bolivia, las presiones de la política de Carter desestabilizan la dictadura del General Hugo Banzer. A una presión sin sanción, como la denomina Barrios Morón, se articula una política de Estado “positiva y funcional” para allanar el camino hacia el constitucionalismo, como puede apreciarse con la venta de las reservas norteamericanas de estaño a fines de 1977 para hacer descender los precios del metal a nivel internacional, que en esos momentos constituye ni más ni menos que el 40% del valor total de las exportaciones57. Con ello y la presión interna de numerosos sectores, se llama en 1978 a elecciones libres, momento en que gana el candidato oficialista Juan Pereda Asbún en un proceso denunciado posteriormente como del todo fraudulento. Al anunciar el engaño electoral la propia Corte, el General Pereda reacciona encabezando un golpe de Estado el 21 de julio de 1978.

  • 58 Peña Hasbún, Paula Carter y América Latina: una política diferente. (Inédito). North Caroline Stat (...)

71Entre 1978 y 1980, se realizan tres elecciones en Bolivia que reinstauran la democracia por períodos esporádicos. Si bien es cierto que los esfuerzos de Carter no surten mayores efectos, resultan ser una plataforma de denuncia para destacar la irregular situación por la que atravesaba el país, tanto en relación con el tráfico ilícito de drogas y el respeto a los derechos humanos como en el propio proceso de democratización, temas básicos de la agenda bilateral de principios de la década de los ochenta58.

Las relaciones entre Chile y Estados Unidos en el siglo XX

72Si sometemos las relaciones entre Chile y Estados Unidos a un análisis, es posible concluir, que desde una perspectiva histórica, existen elementos que contribuyen a su comprensión en el largo tiempo.

73En primer lugar, ambos países constituyen potencias ascendentes y adversarias en el contexto territorial de América del Sur durante el siglo xix y principios del xx. En segundo término, la existencia de importantes intereses económicos norteamericanos en Chile, a partir de 1910-1920, fundamentalmente relacionados con la gran minería del cobre, cuyo desarrollo se contrapone a los modelos de desarrollo chilenos, dan cuenta de este hecho. Ejemplos de ello son empresas transnacionales como Anaconda y Kennecott.

74Desde esta perspectiva, podemos afirmar que las relaciones entre Estados Unidos y Chile han estado marcadas históricamente por las divergencias más que por las convergencias. Antes de 1945, el conflicto entre los dos países se focaliza en las relaciones interestatales, sin embargo, a partir de la Segunda Guerra Mundial, las tensiones tienen como eje central, los intereses primarios norteamericanos, lo que a su vez ejerce una poderosa influencia sobre el sistema político chileno.

75Uno de los principales rasgos de esta relación, se da por la presencia de intereses transnacionales norteamericanos en la economía chilena, específicamente en la industria del cobre. Los sucesivos gobiernos chilenos, sean de la orientación política que sean, rápidamente van tomando conciencia de la relevancia que significa el control soberano de su industria estratégica, ya que en ella se sustentan las posibilidades de desarrollo socioeconómico y estabilidad política.

76A continuación, intentaremos una descripción de las relaciones entre Chile y Estados Unidos durante el siglo xx, poniendo énfasis en las décadas de 1960-1970, donde se observan un conjunto de interrelaciones entre ambos Estados, las cuales, podemos dividir en dos grandes etapas:

  1. Las relaciones bilaterales hasta la Segunda Guerra Mundial.
  2. Las relaciones bilaterales desde la Posguerra hasta 1980.

Las relaciones bilaterales desde principios del siglo XX hasta la segunda guerra mundial

  • 59 Meller, Patricio. Un siglo de economía política chilena (1890-1990). Editorial Andrés Bello, Santi (...)

77Un factor esencial en las relaciones bilaterales está constituido por la creciente inversión norteamericana en Chile. En este sentido, la producción de cobre es privilegiada, en cuanto se transforma en un nexo primordial con el país del norte y que se ve fortalecida, por una revolución tecnológica después de 1900, debido básicamente, a la invención de un nuevo proceso de fundido, el cual, hacía rentable la explotación de minerales de bajo contenido de cobre (l%-2%), a gran escala. Esta nueva tecnología de origen norteamericano, era altamente rentable en capital. Ello coincide, con un aumento sustancial de la demanda del mineral a nivel mundial, debido a la aparición de la industria eléctrica y la expansión del sector de la construcción59. Este nuevo escenario de oportunidades, atrae a los inversionistas norteamericanos, que prontamente, comienzan a competir con el capital británico por el control de esta “nueva industria estratégica chilena”.

  • 60 Un completo y acucioso estudio sobre las Empresas Transnacionales del Cobre en Chile encontramos e (...)
  • 61 Meller, Patricio, op. cit. p. 32.

78Si observamos concretamente el inicio del siglo, se aprecia que, por ejemplo, en 1904, la Braden Copper Company comienza la explotación de la mina subterránea más grande del mundo: “El Teniente”, ubicada en la ciudad de Rancagua. Hacia 1911 se inician las labores extractivas en Chuquicamata, que enclavada en el norte del país, constituye una monumental mina a tajo abierto. En los años de 1920, la industria cuprífera era ya controlada por la denominada “Abc”: Andes Copper-Chile, la Exploration Company-Chuquicamata y la Braden Copper. Las dos primeras eran propiedad de Anaconda Copper Mining Co., mientras la tercera era filial de Kennecott Copper Co60.. La inversión inicial en Chuquicamata fue de 125 millones de dólares y la producción de ambos centros mineros se incrementa notablemente hacia 1924; El Teniente produce 78.000 toneladas al año y Chuqui 107.000. Ello significa que un lapso de 10 a 15 años, ambas aportaban aproximadamente el 80% de la producción total de cobre en Chile. Desde entonces y hasta la década del ochenta la producción de la Gran Minería del Cobre ha representado entre el 80 y el 90% de las exportaciones chilenas del metal61.

79Motivado por las actuaciones norteamericanas en la región, a partir de 1913, Chile lidera toda acción política de condena al expansionismo de Estados Unidos en Latinoamérica. La crítica se centra en un cuestionamiento del panamericanismo, expresión de una voluntad de dominación de Estados Unidos en la región. Al mismo tiempo, la cooperación entre Argentina, Brasil y Chile se articula como una suerte de mecanismo de contrapeso e independencia de la influencia norteamericana.

80La necesidad de contar con precios estables en ambas guerras, determina que Estados Unidos busque romper relaciones diplomáticas con las potencias centrales, evite comerciar con ellas y asegure el abastecimiento de materias primas para su industria a bajos precios. Chile, que había declarado su neutralidad, reafirma su política de no alineamiento durante los conflictos, lo cual es visto por la élite política chilena como un factor de equilibrio de la influencia norteamericana en la región. Por ello, durante el período, las relaciones bilaterales se desarrollan en un plano de normalidad.

  • 62 Ibid. p. 38.

81Todo lo anterior, modifica el carácter de las relaciones entre Chile y Estados Unidos, ya no sólo se darían en términos de vinculaciones internacionales, sino también en términos transnacionales, básicamente porque los actores y políticas norteamericanas penetran fundamentalmente, como en el caso boliviano a través de la economía, pero en Chile mucho más también, en la política y sociedad chilena. En opinión de Muñoz y Portales, “las relaciones entre los dos países irían quedando ligadas a la evolución de los procesos políticos internos de Chile”62.

82Asumiendo la influencia norteamericana en la región, el presidente Arturo Alessandri Palma, recurre a Washington para negociar un acuerdo con Perú sobre Tacna y Arica. Una vez aceptado por Chile y Perú someter el tema de un posible plebiscito al arbitraje de Estados Unidos, el presidente Calvin Coolidge lo ratifica como mecanismo para resolver el futuro de ambos territorios bajo la tutela estadounidense. Para ello, nombra una comisión a cargo del general J. Pershing, el cual mantiene unas difíciles relaciones con el gobierno chileno. En 1926, Pershing es reemplazado por el General W. Lassiter, quien expresa que no existen garantías en Chile para realizar el plebiscito sobre el tema limítrofe y que el problema debía ser resuelto a través de los buenos oficios de los Estados Unidos. El gobierno chileno acepta la propuesta, pero interpreta las acciones de Lassiter como otro intento de imponer su voluntad y hegemonía en América del Sur. Finalmente, el problema de Tacna y Arica se resuelve, Arica permanece en Chile y Tacna en Perú. Pero el Estado chileno, hubo de indemnizar en 6 millones de dólares al Perú con una fuerte crítica de diversos sectores políticos del país. Sin embargo, desde entonces, A. Alessandri deja de apoyar el panamericanismo, y comprende la necesidad de impulsar una política latinoamericana independiente.

83Durante la dictadura del General Carlos Ibáñez las relaciones retoman un carácter cooperativo. Ibáñez -pragmáticamente-, acepta la hegemonía norteamericana en el sistema interamericano como algo inevitable, aunque desconfía y se opone a sus políticas imperialistas. Su gobierno retoma el tema de la unidad latinoamericana condenando con fuerza la intervención norteamericana de 1926 en Nicaragua.

84La crisis de 1929 afecta profundamente a Chile. A la caída del gobierno de Ibáñez en 19 Chile tiene una de las deudas externas per capita más altas del mundo, contraída principalmente con instituciones bancarias norteamericanas. En agosto de ese año, se hace efectiva la moratoria completa de los pagos. Todo se ve agravado cuando en Estados Unidos se promulga la ley de tarifas de 1930 y la ley de rentas de 19, que establecen nuevas barreras arancelarias a los productos latinoamericanos. Esta última, decreta una tasa de cuatro centavos por libra de cobre importado, lo cual, incide directamente sobre Chile. En adelante, el Estado chileno buscará aumentar el nivel de control de las empresas transnacionales, ya que visualiza la futura importancia de las mismas en el desarrollo económico del país.

85Uno de los momentos de mayor tensión en las relaciones entre los dos países se produce durante la instauración en Chile de la República Socialista de Marmaduque Grove. Estados Unidos coordina la acción en Santiago con su embajador y los representantes de las empresas transnacionales norteamericanas. En la década de 1930 se teme un intento de nacionalización de las mismas y por lo tanto se advierte al gobierno chileno que cualquier interferencia en sus inversiones en la minería del cobre o del salitre sería considerada causal para congelar los depósitos chilenos en la banca norteamericana, bloqueando de paso, los créditos en trámite. A nivel interno, en Chile se refuerza el carácter imperialista de los Estados Unidos, fundamentalmente en la Izquierda y en algunos sectores del centro político.

86El año 1933 marca un giro en las relaciones chileno-norteamericanas, ello se debe a la aceptación por parte del gobierno chileno del principio de no-intervención durante la Séptima Conferencia Panamericana en el contexto de la política del New Deal del presidente F.D.Roosevelt. Sin embargo, el estallido de la Segunda Guerra Mundial, provoca divergencias entre ambos países, en especial después de 19. Entonces, nuevamente aparecen las presiones para romper relaciones diplomáticas con las potencias del Eje. Chile junto a Argentina fueron los únicos países que no lo hicieron hasta casi el final del conflicto. Como en toda situación de crisis, Estados Unidos cautela férreamente sus intereses primarios, ello se manifiesta en la fijación de nuevos precios para el cobre, 11,7 centavos de dólar la libra, descenso que ocasiona ingentes pérdidas al fisco chileno: aproximadamente 100 millones de dólares por concepto de menor precio de venta y alrededor de 900 millones de dólares por impuestos no recaudados.

87Finalmente, Chile sucumbe a las presiones de Washington. Por una parte, rompe relaciones con el Eje y le declara la guerra a Japón y por otra, no puede enfrentar las alzas de los productos manufacturados que importaba por las pérdidas que le había causado la baja en los precios del cobre. En suma, durante esos años se produce una oscilación de los diferentes gobiernos chilenos en relación a los Estados Unidos, existiendo convergencias y divergencias. No obstante, los puntos en cuestión, siempre irán de la mano con el tema cuprífero y la dinámica de la política interna chilena.

Las relaciones bilaterales desde la posguerra hasta 1980

88Desde 1945 y hasta 1980, las relaciones entre ambos países se plantean en un contexto de Guerra Fría. La adecuación estratégica a dicho supuesto se realiza en Chile durante el mandato de Gabriel González Videla, quien establece y modifica la propia coalición de gobierno, al proscribir el Partido Comunista de Chile. A finales de su administración, y como contrapartida de la aplicación de la famosa Ley Maldita, se aprueba el Pacto de Ayuda Militar de Estados Unidos al país. A partir de entonces, ocurre un cambio interno: desde mediados de la década del cincuenta, los gobiernos no siguen en forma automática los designios de Washington, buscando incluso, caminos más bien autónomos. Las presidencias de Alessandri, Frei y Allende constituyen un ejemplo de esta progresiva autonomía que tiende a chocar con Estados Unidos en el plano regional. ¿Por qué ocurre esta transformación?

89El dominio económico global norteamericano de Posguerra, unido a una consolidación de sus inversiones en el país, le otorga de hecho un rol fundamental en el proceso económico y sociopolítico interno de Chile. Las políticas de Estados Unidos destinadas a intervenir a través del reformismo y a prevenir el comunismo, marcan las relaciones hasta 1973. El ejemplo paradigmático es la Alianza para el Progreso, que en el ámbito político interno, alinea a la derecha política y establece un abismo en sus lazos con la Izquierda.

90A continuación analizaremos las relaciones chileno norteamericanas en los gobiernos de Eduardo Frei (1964-1970), Salvador Allende (1970-1973) y Augusto Pinochet (1973 hasta 1980). A nuestro juicio, ello nos permitirá visualizar cómo Estados Unidos privilegia la defensa de sus intereses primarios, y los mecanismos de presión más frecuentemente aplicados en las décadas del sesenta y setenta. Nuestra hipótesis de trabajo plantea que el tema del cobre es uno de los elementos articuladores de dichas relaciones, o dicho de otro modo, que por el devenir de los precios y producción del metal rojo, atraviesan el conjunto de las relaciones entre ambos países.

Las relaciones bilaterales durante el gobierno de Eduardo Frei

91El tema cubano es en el centro de las relaciones bilaterales durante toda la década del sesenta. Washington considera que un régimen chileno de corte reformista constituiría una alternativa viable al régimen cubano en América Latina. Por esta razón, no escatima en medios para procurar que el nuevo presidente sea el candidato demócrata cristiano E. Frei y no el socialista S. Allende.

  • 63 U.S. Senate. Covert Action in Chile 1963-1973 Government Printing Office. Washington 1975.
  • 64 Hersh, Seymour M. The price of power: Kissinger, Nixon and Chile. En: Atlantic Monthly December, 1 (...)

92Según el informe Covert Action in Chile, surgido desde el propio seno del Senado norteamericano, la CIA destinó más de 2,6 millones de dólares para financiar la candidatura de Frei63. Según Seymour Hersh, un grupo de corporaciones conformado por David Rockefeller -el Business Group for Latin America-, también otorgó fondos para financiar dicha campaña64. Frei sale elegido, iniciando así un período de excelentes relaciones bilaterales que comienzan a deteriorarse con la administración de L.B. Johnson y que entran en fase de crisis durante el gobierno de Nixon.

93Es curioso en el caso chileno, que la dinámica de Guerra Fría, no subordine al gobierno a todos los dictados de la política exterior norteamericana. Un ejemplo de esta aparente autonomía es el establecimiento de lazos diplomáticos con los países de la órbita socialista. Sin embargo, existe una excepción: el caso cubano, con quien después de la revolución Chile corta relaciones y no se reanudan sino hasta fines del gobierno de Frei.

94Resulta importante destacar que durante la administración del Presidente Frei, las tensiones no estuvieron ausentes, siendo el denominado Plan Camelot, una de las razones que las motivaron. Dicho plan es desarrollado en Chile por la American University bajo el amparo del Departamento de Defensa norteamericano y tuvo como objetivo “aislar los factores capaces de provocar cambios revolucionarios en los países en desarrollo”. El gobierno de Frei no conoce esta acción, pero advierte ciertas irregularidades que determinan la formación de una comisión en la Cámara de Diputados. Los resultados de estas investigaciones llevan a una protesta formal de Chile ante el gobierno de Estados Unidos, con lo que el plan es suspendido.

95La administración Frei critica la intervención norteamericana de 1965 en República Dominicana, rechazando de plano los argumentos jurídicos con que Estados Unidos justifica su acción en la oea. El mismo año, Chile se opone a la propuesta norteamericana de formar una “fuerza interamericana de paz”, hecho que se reitera en 1967 en la Conferencia de Buenos Aires. Por todos los medios, Estados Unidos busca fundamentos jurídicos que le permitan intervenir militarmente cuando considere que sus intereses económicos y políticos en la región están amenazados. Un nuevo punto de fricción entre ambos Estados, lo constituye la iniciativa de Frei de reformar la oea, priorizando los asuntos económicos por sobre los problemas estratégico-militares.

96El período de E. Frei fue el de mayor asistencia económica de norteamérica a Chile. Sin embargo, paralelamente, la política exterior chilena fue replanteada, especialmente en sus relaciones con Washington. A nivel latinoamericano, Chile busca firmar acuerdos tendientes a conformar una coalición regional que sea capaz de negociar con éxito, diversos cambios en las relaciones económicas y políticas entre Estados Unidos y Latinoamérica. Un ejemplo en este sentido, es el denominado “Consenso de Viña”, elaborado por la Comisión Especial de Coordinación Latinoamericana (cecla) y entregado por el Canciller chileno Gabriel Valdés al presidente norteamericano Richard Nixon en 1969. En el se plantea la “crisis en los hechos y en las instituciones del sistema interamericano”, que los intereses de América Latina y Estados Unidos no son idénticos y que incluso tienden a ser progresivamente contradictorios.

97Como era de esperar, Washington no recibe bien estas críticas y si a ello le sumamos el proceso de normalización en que entran las relaciones entre Chile y Cuba, comprobaremos que la actitud norteamericana hacia el gobierno de Frei llegó a ser de gran hostilidad. Durante la administración Nixon, todo empeora aún más, cuando el mismo año, el gobierno chileno canceló la visita del enviado personal del presidente norteamericano, Nelson Rockefeller. Informes de cia, señalan que hacia 1970 el partido Demócrata Cristiano se había izquierdizado y que el apoyo norteamericano para las nuevas elecciones debía recaer sobre el candidato de la derecha J.Alessandri. El viraje conservador de la administración norteamericana, impulsa a los Estados Unidos a realizar todos los esfuerzos tendientes a evitar la llegada al poder del candidato de la Unidad Popular Salvador Allende.

98En el ámbito militar, Estados Unidos mantiene un alto nivel de apoyo a las Fuerzas Armadas chilenas durante el período, salvo el año 1970. Su respaldo privilegia el desarrollo de la capacidad de contrainsurgencia, fundamentalmente en la institución de Carabineros de Chile.

99Sin embargo, uno de los momentos claves en las relaciones bilaterales durante este período, tiene como protagonista al cobre y su relación con las empresas transnacionales norteamericanas. Este había sido uno de los temas principales de la campaña presidencial de 1964 y constituye en adelante, uno de los factores de conflicto más agudos entre ambos Estados.

La chilenización del cobre

  • 65 Ibid. p. 112.

100Si estudiamos las décadas de 1930-1950, observamos que progresivamente, el Estado chileno utiliza una serie de herramientas para captar recursos de la industria cuprífera: impuestos especiales, un tipo de cambio específico para parte de las adquisiciones que las compañías realizaban en moneda nacional y hasta esfuerzos para entregar al Banco Central la comercialización y la fijación de precios del cobre65. Estas medidas, que consiguen elevar el aporte de la actividad a la economía del país, tanto en impuestos como en divisas, bajan en la reinversión de las compañías para ampliar la capacidad instalada en el sector. Esta situación obviamente, provoca dificultades en el aumento de la producción. Ante ello, las empresas transnacionales del cobre que operan en Chile, presionan para negociar un nuevo esquema jurídico que regule la participación estatal en la industria.

101Como resultado de dichas negociaciones, el Estado de Chile aprueba en 19 la “Ley del Nuevo Trato” (N° 11.8), la cual, otorga una serie de ventajas tributarias y períodos más breves de amortización a las compañías norteamericanas, quienes se habían comprometido a elevar su niveles de inversión en la capacidad instalada, como una forma de aumentar la producción y con ello los ingresos del Estado chileno, mediante el pago de los impuestos correspondientes. Sin embargo, el resultado de la aplicación de este nuevo plan de regulación es considerado un fracaso. Si bien es cierto que la producción aumenta, gracias a una optimización de la capacidad instalada, las inversiones destinadas a ampliar dicha capacidad fueron mínimas. Hacia 1960, el valor retornado anual fue casi el mismo del período 1950-19, debido a que las nuevas franquicias tributarias otorgadas a las empresas transnacionales del sector, hacen que la rentabilidad retornada por tonelada sea inferior.

102En síntesis, el nuevo marco legal termina por perjudicar sensiblemente la economía chilena, manteniéndose como un excelente negocio para las empresas transnacionales norteamericanas. Pero en 1964, nadie discute que la industria del cobre representa la “viga maestra” de la economía y que por lo tanto, debe ser parte de cualquier debate político en Chile.

  • 66 El frap era el Frente de acción popular que agrupaba al Partido Socialista, Comunista y Radical.

103Para los comicios de 1964, tanto la Democracia Cristiana, como el frap66, coinciden en sus planteamientos acerca de la necesidad de establecer alguna forma de propiedad estatal en la industria cuprífera, difiriendo tan sólo en el carácter que debía tener dicha propiedad: los primeros hablaban de “participación” y los segundos de “expropiación total”. El camino hacia la nacionalización había comenzado.

  • 67 vvaa- Chile en el Siglo xx. Editorial Planeta, Santiago, 1994, p. 218.

104A Eduardo Frei le corresponde enfrentar el tema de la participación del Estado en la industria del cobre, recurso esencial para emprender la transformación económica y social de Chile, ya que era la única actividad que por su naturaleza podía acrecentar sustancial-mente los ingresos de divisas del país67.

105En 1965, la administración inicia un amplio plan de inversiones a través de la denominada “chilenización del cobre”, un programa que tenía como objetivos:

  1. Aumentar la producción con el fin de duplicarla hacia 1972.
  2. Incorporar al Estado chileno en la propiedad de las empresas productoras.
  3. Refinar la mayor parte del cobre en Chile.
  4. Lograr la participación activa del Estado chileno en la comercialización del cobre
  5. en los mercados mundiales.
  6. Mejorar la situación de los trabajadores del cobre68.

106En este sentido, se constituyen Sociedades Mineras Mixtas entre las compañías norteamericanas y el Estado de Chile. Así, el país logra adquirir en 1967, el 51% de las acciones de El Teniente, el 30% de Andina y el 25% de Exótica. El gobierno se afirma con el apoyo irrestricto de la Izquierda chilena.

107El alza del precio del cobre en el mercado internacional permite que el mayor aporte que deben realizar las compañías norteamericanas se financie con las utilidades provenientes de la explotación de las minas. Ellas superan ampliamente las previsiones establecidas por los negociadores estatales chilenos en 1965. Estas circunstancias llevan al gobierno a realizar una nueva negociación. En 1969, se da el paso final de un proceso de creciente participación del Estado chileno en la industria del cobre. Se inicia una segunda fase de negociación denominada: “Nacionalización Pactada” de los minerales de Chuquicamata, El Salvador y Potrerillos, que consiste en la compra, por parte del Estado chileno de participaciones mayoritarias en el capital accionario de las compañías extranjeras. Para este efecto se llega a firmar un acuerdo con la Anaconda Copper Mining Co., el 25 de junio de 1969, mediante el cual, el Estado chileno adquiere el 51% de las acciones de Chile Exploration Co., subsidiaria de la transnacional en Chuquicamata y el 51% de la Andes Copper Co., de Anaconda, pero con operaciones en El Salvador. Desde entonces, el Estado chileno tiene su propia “agencia” o empresa del cobre, codelcochile. (El equivalente a la comibol en Bolivia)

  • 69 Ibid.

108El principal logro de los acuerdos es el significativo aumento de la capacidad productiva. Aunque el proceso no fue tan rápido como se pensaba, a fines de la década del setenta la producción de cobre se había duplicado. Por otra parte el gobierno de Chile obtiene una vasta experiencia en la comercialización, fijación de precios y control del producto. Para el historiador Alan Engell la economía chilena,“... se benefició, ya que el importe que se retenía en Chile creció a un promedio anual (en precios constantes de 1979) de 513 millones de dólares entre 1960 y 1964 a 953 millones de dólares entre 1965 y 1969, y debido también a que las compañías comenzaron a hacer más adquisiciones en Chile. El ingreso fiscal se elevó, de un promedio anual de 225 millones de dólares en el período anterior, a 511 millones”69.

109Pese a lo anterior, el conflicto de intereses entre Chile y Estados Unidos por la industria del cobre no acaba con el proceso de chilenización. El objetivo de nacionalizar la principal riqueza del país, está incorporado en el programa de gobierno del socialista, Salvador Allende. Allende habla de nacionalizar todo el cobre y no sólo una parte.

Las relaciones bilaterales durante el gobierno de Salvador Allende

  • 70 U.S. Senate, op. cit. pp. 12-20.
  • 71 Para conocer los documentos específicos véase: Secretaría General de Gobierno. Documentos secretos (...)

110Como lo demuestran las investigaciones del propio Congreso norteamericano70, antes de la elección del 4 de septiembre de 1970, la cia, en colaboración con empresas transnacionales como la International Telegraph and Telephone (itt)71, participaron activamente en las operaciones destinadas a malograr las posibilidades del candidato de la Unidad Popular Salvador Allende. La cia gastó entre 800 mil y un millón de dólares en actividades orientadas a socavar los esfuerzos para formar la coalición de izquierda y en fortalecer líderes y alternativas políticas no marxistas que pudiesen amagar su triunfo. Allende gana las elecciones obteniendo una mayoría relativa y debe esperar hasta el 24 de Octubre para que el Senado lo ratifique como el nuevo presidente de Chile. El 15 de septiembre de 1970, Richard Nixon instruye al director de la cía, Richard Helms para organizar un golpe de Estado militar en Chile, para “prevenir” la ascensión de Allende al poder. La muerte del Comandante en Jefe del Ejército, General René Schneider a manos de un grupo que estuvo involucrado con el aparato de seguridad norteamericano, finalmente permite consolidar el proceso constitucional y Allende asciende al poder.

111La victoria de Salvador Allende, altera sustancialmente las relaciones entre Estados Unidos y Chile. Washington no permite la concreción de un proyecto de transición al Socialismo en una zona de indiscutida hegemonía como eran, a la sazón, Latinoamérica y Europa Occidental. Nuevamente entran en peligro sus intereses primarios que se ven particularmente amenazados. El panorama respecto del cobre se vislumbra incierto, las empresas transnacionales ya habían sido aludidas en la campaña de Allende quien, en su programa de gobierno había afirmado que:

  • 72 vv.aa. Chile bajo la Junta Economía y Sociedad en la dictadura chilena Madrid, 1976, p. 298.

“El proceso de transformación de nuestra economía se inicia con una política destinada a constituir un área estatal dominante, formada por las empresas que se expropien. Como primera medida se nacionalizarán aquellas riquezas básicas, como la Gran Minería del cobre, hierro, salitre y otros, que están en poder de capitales extranjeros y de capitales extranjeros y de los monopoliticos internos72.

112Es así como, el tema de la nacionalización del cobre se transforma en una de las principales fuentes de conflicto durante el período. Por ello, las empresas transnacionales norteamericanas adoptan una postura activa en la desestabilización del gobierno de la Unidad Popular, expresión concreta de la intervención norteamericana en Chile.

113Desde una perspectiva diplomática, el gobierno chileno pretende evitar una confrontación total con Estados Unidos. La idea básica que inspira la política exterior es la de intentar minimizar los conflictos que necesariamente se producirían, en virtud del cumplimiento del programa de gobierno. Sin embargo, las percepciones de la administración Nixon -específicamente del asesor para asuntos de seguridad nacional, Kissinger-, fijan el rumbo de las relaciones bilaterales. A partir de ese momento, Chile asume una política exterior independiente y de vinculación activa con todos los países del mundo e intensifica sus relaciones con los países de la órbita socialista, especialmente en el ámbito comercial y financiero, reanudando de paso relaciones con Cuba.

114A diferencia de otros países de la región, Chile no establece relaciones militares activas con la Unión Soviética. Sin embargo, y a pesar de todo, esta política provoca un enfrentamiento formal con Washington

La intensificación del conflicto: la nacionalización del cobre

115Hacia 1970, el cobre representaba el 60% de los ingresos totales del país y su producción se localizaba en cinco minas: Chuquicamata, El Salvador, Exótica, Andina y El Teniente, siendo la primera y la última las de mayor volumen productivo.

  • 73 Ibid. p. 300.

116Como es sabido, tanto el programa de gobierno de la Unidad Popular, como el de la Democracia Cristiana habían contemplado la nacionalización del cobre, por lo tanto, las condiciones políticas internas para llevarlo a cabo eran propicias. En el Informe entregado al Congreso de la nación, Allende explica que la inversión norteamericana en el sector, apenas había alcanzado a los 3,5 millones de dólares, mientras que en sesenta años de explotación sus ganancias superaban los 10.800 millones de dólares. Esto equivale a la totalidad del patrimonio nacional generado en 400 años de historia. Tamaña exageración, en palabras de Allende, debía terminar. Es así como, el tema del cobre se convierte rápidamente en: “la expresión cabal del carácter antiimperialista del Gobierno Popular”, en una manifestación nacionalista de izquierda y en punto de fricción con el gobierno norteamericano73.

117La nacionalización de la gran minería del cobre es aprobada en el Congreso por todos los sectores políticos de la nación. Sin embargo, permanecen pendientes los criterios a adoptar respecto del pago de la indemnización a las empresas transnacionales norteamericanas. Para Allende, era fundamental aclararle al país y a las transnacionales la excesiva rentabilidad que las empresas obtenían desde 19, en el conjunto de las operaciones internacionales. Su gobierno, dispone realizar los estudios pertinentes con asesores europeos. Es entonces cuando los Estados Unidos toman el asunto como un ataque frontal y no ponderan la actitud del ejecutivo chileno. Coincidimos plenamente con Morales Padrón cuando afirma que:

  • 74 Morales Padrón, Francisco. Historia de unas relaciones difíciles. (Estados Unidos-América Española (...)

“...el gobierno norteamericano se mostraba incapaz de diferenciar entre la política ex terior sensata y digna, y los intereses privados de sus ciudadanos en el extranjero. Esta incapacidad se haría aún más ostensible cuando se presentaba el asunto de la nacionalización del cobre chileno. El Presidente Nixon había advertido (más bien amenazado) al embajador chileno en Washington, antes de su vuelta a Chile, que los Estados Unidos defenderían dichos intereses, refiriéndose a la posible nacionalización de las compañías norteamericanas que operaban en Chile sin una compensación adecuada”74.

118Se advierte así, que por enésima vez, Estados Unidos yuxtapone los intereses de privados y del Estado. Nuevamente se activan los mecanismos económicos, políticos y militares para superar la situación y eliminar el riesgo en que estaban sus intereses primarios. Las acciones a desarrollar son variadas y pueden ir desde las diplomáticas hasta las encubiertas.

119Y es que, para Anaconda y Kennecott, empresas que en el exterior obtenían réditos de 3,67% y 9,95% respectivamente, era un excelente negocio. Pero en el caso chileno se trata de rentabilidades que alcanzaban a 19,25% y ,87% para cada una en el período 19-1970. Thomas R. Navin, en su obra Copper Mining and Management, declara:

  • 75 Véase, Barros Garcés, Raúl. Amarás al cobre como a tí mismo, Santiago, 1990, pp. 65-69.

“Al año siguiente (1970), una elección llevó al poder al primer gobierno comunista elegido por procedimientos democráticos en América Latina. Bajo su nuevo Presidente, Salvador Allende, el gobierno chileno procedió a repudiar los bonos codelco y a expropiar, sin compensación ninguna, el restante 49% de las acciones de las compañías extranjeras... La expropiación afectó mucho más a la Anaconda Copper Corp., que a la Kennecott Corp.. El capital comprometido de Anaconda era del orden de los U$ 450 millones, en tanto que el de Kennecott era sólo de U$ 150 millones”75.

120En 1970, queda de manifiesto, que los intereses en juego son demasiado importantes para Anaconda y Kennecott. Pero hay más. Chile dependía de los Estados Unidos, ya que el precio del cobre era impuesto por el país del Norte. Las pérdidas de Chile en este sentido, ya durante la guerra de Corea habían sido enormes y la importancia de la transferencia tecnológica en la industria cuprífera, incrementaba año tras año una deuda gigantesca para el país. Para el Estado de Chile, sostendría Allende, era prioritario acabar con la dependencia hacia los Estados Unidos. Por ello, tras el cambio radical de política económica chilena, Estados Unidos declara el boicot total contra Chile.

  • 76 El número de huelgas del cobre fueron similares durante 1971 -1972, pero el fenómeno venía dándose (...)
  • 77 China, prestaría a Chile US$ 70 millones en enero de 1972 y tras la visita del Ministro de Planifi (...)

121En Chile se buscan otras alternativas. El gobierno de Allende se ve en la obligación de encontrar nuevos proveedores de materiales para el cobre, que es una tarea compleja y demorosa. La maquinaria es adquirida en lo sucesivo en Australia, los pagos por repuestos tienen que realizarse al contado y anticipadamente, embarques completos son retenidos en Estados Unidos con las consiguientes complicaciones para el funcionamiento de los yacimientos. En lo social, esto conduce a que las minas fueran un foco de inestabilidad laboral casi permanente. Las huelgas hacen aún más difícil la producción del metal rojo en el país. Únicamente en Chuquicamata, se dan más de trescientas huelgas parciales hasta el mes de septiembre de 197376. La necesidad de divisas o “dinero fresco”, influye en que el Estado chileno se vea obligado a buscar créditos en los países socialistas y comunistas77.

  • 78 La Contraloría General de la República es un organismo autónomo que tiene como función, velar por (...)

122A pesar de todos estos inconvenientes, la nacionalización del cobre se efectúa 11 de julio de 1971, fecha en que también se crearon las llamadas Sociedades Colectivas del Estado. Queda entonces, pendiente el tema de la indemnización. El proyecto presidencial original presentado al Parlamento, propone que el Contralor General de la República78 estableciese su monto final,

  • 79 Bitar, Sergio. Chile 1970-1973. Asumir la historia para construir el futuro. Editorial Pehuen, San (...)

“Pero, durante la discusión del proyecto en el Congreso este propósito fue alterado. Se acordó que el Contralor efectuaría los descuentos por derechos mineros (el Estado no reconocía tal valor), por bienes en mal estado y por revalorizaciones de activo realizada después de 1964. Estos montos se restarían del valor de libros a 1970, pero el ítem más importante a descontar -las utilidades excesivas- se dejó en manos del Presidente de la República”79.

  • 80 Morales Padrón, op. cit. p. 271.

123Desde una perspectiva interna, el Congreso deja el asunto de las compensaciones en manos del Presidente Allende, exponiéndolo a las consecuencias que se derivasen de su decisión. Si los montos resultaban elevados, sectores de la oposición, de la extrema izquierda y sus propios correligionarios de la Unidad Popular lo censurarían abiertamente. Si los montos eran reducidos, la reacción norteamericana no se haría esperar. En aras de resolver pronto este problema y por las medidas adoptadas por el Estado chileno, Estados Unidos acrecentó sus presiones económicas. En este contexto, el presidente Allende decide tomar la iniciativa80, llegando a la conclusión de que eran las empresas y no el gobierno chileno, quienes tenían que cancelar las indemnizaciones.

  • 81 Paul Sigmund explica el procedimiento realizado por Chile: “Chileanization, and the addition of a (...)

“Había llegado la hora de colocarse los pantalones largos, como decía en sus discursos. El presidente chileno, valoró las ganancias habidas en Chile por las compañías extranjeras con la ayuda de varios expertos europeos. El resultado era, que por los excesivos beneficios de las compañías norteamericanas, Kennecott, debía al Estado de Chile, 0 millones de dólares, mientras que Anaconda adeudaba, millones; Cerro, una pequeña y nueva compañía que operaba en Chile, debía pagar otros 16 millones de dólares”81.

124Dos días después, Estados Unidos activa sus mecanismos económicos de presión.

125En primer lugar, corta todos los créditos pendientes con Chile, dando orden de retrasar uno por valor 21 millones del Export-Import Bank destinado a la aerolínea chilena Lan Chile. Tras el anuncio del banco norteamericano que operaba en Chile desde 1934, el Embajador chileno en Washington, Orlando Letelier convoca a una conferencia de prensa denunciando el movimiento financiero. En Chile todas las fuerzas políticas condenan, incluidos los demócrata cristianos, el anuncio del Export-Import Bank. Pero la decisión venía desde muy arriba, el Secretario del Tesoro, John Conally había dado la orden para get tough con aquellas naciones latinoamericanas que expropiaran compañías norteamericanas.

  • 82 Ibid. p. 155.

126A la acción de Export-Import Bank, le siguió en segundo lugar, la de itt El 23 de septiebre, la Compañía telefónica de Chile, una subsidiaria de itt, fue intervenida por no fulfilled the obligations which the concessions had imposed on it of furnishing efficient and modern service and that on the contrary, it was highly deficient82. En el fondo, las cosas iban mucho más allá. Allende solicitaba la aprobación de la medida porque en juego estaban “su honor y dignidad”. En mayo de 1972, itt sería expropiada.

  • 83 Keesing's Contemporary Archives op. cit., August 12-19, 1972, p. 25416.

“The President made it clear that his decision was influenced by the alleged interference of itt in Chilean affairs, as reported in the United States. a u.s. columnist, Jack Anderson, had first alleged on March 20, 1972, that ITT had in October 1970 attempted to induce the Central Intelligence Agency (CIA) to prevent Dr. Allende from assuming office President bycreating chaos and engineering a military coup in Chile...and that President Nixon had he alleged, sent a confidencial directive to Mr. Edward Korry, then U.S. Ambassador in Chile, to use whatever means were in his power to carry outsuch an operation”83.

  • 84 Sigmund, afirma que después del golpe de 1973, se reveló que en 1971, con la aprobación del Depart (...)

127Desde la Casablanca se niegan estas informaciones y Nixon declara que su gobierno firmly rejected las afirmaciones del periodista Anderson. Pero el fondo del asunto es que Washington considera inaceptables estas cifras: se expropiaba un 70% de las acciones de la itt. En adelante, el gobierno norteamericano aumenta su presión en Chile, puesto que a las medidas en torno al cobre se sumaba otra de las grandes inversoras, la itt84.

128En los casos de Anaconda y Kenneccott, las empresas podían pedir la revisión de la decisión chilena ante el Tribunal del Cobre, pero el gobierno no espera. La intervención de la itt, determina la supresión de las ayudas del bid y el inicio de otras a favor de la oposición chilena para derrocar a Allende. En septiembre de 1971, el Comité de los Cuarenta aprueba un desembolso de 700 mil dólares a través de la cia para la empresa El Mercurio, propiedad de la familia Edwards. El periódico, aceptaba estos dineros para aumentar su circulación y su oposición al gobierno. Seis meses después, recibía otra donación, esta vez de 815 mil dólares a los cuales se añaden 160 mil dólares más, para desarrollar la campaña electoral parlamentaria de 1972.

  • 85 Vega Luis, op. cit., pp. 13-14.

“La contrarrevolución civil -asesorada y económicamente financiada desde el exterior- provocó el caos económico, el desabastecimiento, el mercado negro, el tráfico de mercaderías hacia los países vecinos, los paros o huelgas “patronales” de camioneros, transportistas y profesionales. Y desataron la “guerra sicológica”, principal arma con la cual nos vencieron anímicamente y “desestabilizaron” al gobierno de Allende”85.

129Luis Vega, nos muestra cómo, la política del gobierno norteamericano no se limita a los canales diplomáticos, utilizándose diversas formas de acción encubierta de apoyo a los partidos políticos de oposición, a campañas de propaganda y a medios de comunicación de masas no gubernamentales, a organizaciones del sector privado, todo lo cual tiene por objetivo desestabilizar al gobierno, creando las condiciones para un golpe de Estado.

130En este contexto, la intervención de Estados Unidos es uno de los puntos esenciales a discutir, ya que constituye uno de los elementos fundamentales -ciertamente no el único- del desmoronamiento del sistema político chileno en 1973.

El fin del gobierno de Allende: La CIA y las fuerzas armadas chilenas

131Al mismo tiempo que el gobierno norteamericano, prácticamente, suprime la ayuda económica al gobierno de Chile, incrementa los montos de la asistencia militar, en relación a la administración Frei. Se llega así, a un 13% del total de la ayuda militar destinada a América Latina. La política exterior chilena había procurado no alterar los vínculos militares: por ejemplo, se continúan realizando las operaciones navales unitas y no se efectúan operaciones de abastecimiento militar en la órbita soviética. Sin embargo, tampoco las relaciones militares pueden analizarse sólo desde una óptica pública. Las operaciones encubiertas norteamericanas involucran también a los militares chilenos. Así se desprende de un informe del Comité Especial del Senado norteamericano, según el cual, la cia había,

  • 86 U.S.Senate. op.cit. p. 37.

“... reconstruido su red de contactos y permaneció cerca de los oficiales militares chilenos para supervigilar los desarrollos dentro de las fuerzas armadas. Por su parte, los oficiales chilenos que estaban conscientes de que Estados Unidos una vez había buscado un golpe para prevenir que Allende llegara a ser presidente, deben haber sido sensibles a las indicaciones del continuo apoyo norteamericano a un golpe”86.

  • 87 Ibid. p. 39.

132Los informes de la inteligencia norteamericana señalan acerca de las posibilidades de organización de un golpe de Estado, dos períodos específicos; uno para la última semana de junio de 1973 y otro, para fines de agosto y primera quincena de septiembre del mismo año. Ha quedado establecido que la cia recibe informes durante los meses de julio, agosto y septiembre sobre la planificación del golpe, por parte de quienes lo ejecutan la mañana del 11 de septiembre de 1973. Asimismo, la inteligencia norteamericana realiza algo más que “esfuerzos de recopilación de información... en relación con los militares chilenos”. Se va mucho más allá. En un acto de intervencionismo directo, ponen en contacto en Estados Unidos a “aquellos chilenos que buscaban una alternativa militar a la presidencia de Allende”87. El final de esta historia, desgraciadamente, todos lo conocemos...

Las relaciones bilaterales durante la dictadura militar

133El golpe de Estado llevado a cabo el 11 de septiembre de 1973 por las Fuerzas Armadas chilenas, derroca al presidente Salvador Allende, cumpliéndose los objetivos de las fuerzas políticas de oposición y de la administración Nixon, para el cual, el cambio era favorable, ya que nuevamente estaban a salvo los “intereses primarios norteamericanos”. En un contexto global, la intervención representa un triunfo del bloque occidental: el “proyecto de transición democrática al socialismo”, había fracasado.

  • 88 Ibid. p. 40.

134El apoyo político norteamericano se materializa a través de acciones encubiertas cuyo objetivo es crear una mejor imagen interna y externa del régimen militar y ayudar a implementar las nuevas políticas de la Junta Militar de Gobierno88. En este sentido, la CÍA colabora en la preparación del plan que sirve de base para las decisiones económicas más trascendentales del gobierno militar.

135En el ámbito financiero, las administraciones Nixon y Ford, cambian la actitud que habían tenido durante el gobierno de Allende, respaldando la renegociación de la deuda externa chilena en el Club de París. Dichas negociaciones se llevan a cabo entre el 22 y 24 de febrero de 1974, siendo los principales países acreedores: Estados Unidos, Alemania, Francia y Gran Bretaña.

136En cifras, el total de la asistencia económica entre 1974-1976 llega a los 1 millones de dólares frente a los 19,8 recibidos por Allende. En cuanto a los créditos otorgados por el Eximbank y otras instituciones, estos ascienden a los 1,8 millones de dólares, contra los 4,8 recibidos por el gobierno de la Unidad Popular. Incluso, el Banco Mundial que no había otorgado créditos a Allende, concede préstamos a la dictadura por un valor de 66,5 millones de dólares. Por último, el bid otorga créditos por 2,8 millones de dólares, mientras durante el período anterior, sólo había concedido créditos por un valor de 11,6 millones de dólares. En este sentido, queda de manifiesto, la voluntad norteamericana para fortalecer al régimen militar y su apoyo para “reflotar” la economía chilena, (incluso en plena crisis norteamericana y en malas condiciones políticas internas), con el fin de buscar fuentes de financiamiento privadas en el exterior.

137Otro tema clave en materia económica es el cobre, las compensaciones y las transnacionales norteamericanas. Nos referiremos a él, más adelante y en un apartado específico.

138En el ámbito militar, la ayuda disminuye de 33 a 16,7 millones de dólares en comparación con el gobierno de Allende. Sin embargo, los mecanismos de comunicación y coordinación se hacen más expeditos.

139En lo referente a la política exterior, el declarado anticomunismo del gobierno militar chileno lo alineó casi automáticamente a Estados Unidos. Sin embargo, este acercamiento comenzó a deteriorarse producto de los cuestionamientos que el Congreso de los Estados Unidos hizo respecto a la participación norteamericana en el quiebre del régimen constitucional chileno. Los resultados de las investigaciones del comité presidido por el Senador Frank Church, causaron impacto en importantes sectores políticos, prensa y opinión pública estadounidense. Las violaciones a los derechos humanos en Chile se transforman en un tema recurrente en la política norteamericana, internamente significan acidas críticas del partido Demócrata al gobierno y externamente, comienzan a dificultar las relaciones bilaterales. En este sentido hacia 1976, el mismo Henry Kissinger, quien había propiciado de diversas formas la caída del gobierno de S. Allende, expresa que,

  • 89 Muñoz y Portales, op. cit., p. 95.

“... la condición de los derechos humanos en Chile, de acuerdo al informe emitido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, había “dañado las relaciones entre Estados Unidos y Chile, y podría continuar haciéndolo”. Efectivamente, el tema dominó las relaciones chileno-norteamericanas en la administración siguiente”89.

140En efecto, con la administración demócrata de Carter, las relaciones entran en una fase de evidente tensión. Carter sostiene que la política exterior del país debe basarse en el impulso de los valores norteamericanos de defensa y promoción de la democracia y los derechos humanos, y así lo había manifestado en su campaña al aludir al tema de Chile. Se debe dejar en claro que ambos elementos forman parte de los denominados “intereses secundarios” norteamericanos, que se activan cuando los primarios ya están salvaguardados y las épocas de crisis superadas. Consecuente con estos planteamientos, su gobierno vota en los organismos internacionales a favor de resoluciones de condena al régimen militar chileno en materia de derechos humanos. El gobierno militar, por su parte asume una postura defensiva y en algunos casos responde a las presiones norteamericanas.

141En 1976, el gobierno del General Pinochet, libera 304 presos políticos y en 1977 disuelve la Dirección Nacional de Inteligencia (dina), que es reemplazada por la Central Nacional de Informaciones (cni). Sin embargo, uno de los episodios más discutidos en este período de relaciones es la “Consulta Nacional de 1978”, plebiscito en que se preguntaba al “electorado” si apoyaba al gobierno militar o respaldaba una resolución de la onu que condenaba las violaciones a los derechos humanos en Chile. El plebiscito, por supuesto, careció de las mínimas garantías pero, “triunfó abrumadoramente” la alternativa que favorecía al gobierno del General Pinochet, quien interpreta los resultados como “un repudio a Naciones Unidas”, impidiendo en adelante, la entrada de ningún comité investigador de esa organización al país. Ante la presiones del gobierno de Carter, Pinochet autoriza al Grupo de trabajo ad-hoc de las Naciones Unidas para investigar acusaciones sobre violación de los derechos humanos en el país.

142El momento más crítico de las relaciones entre la dictadura militar y la administración Carter está marcado por el asesinato del ex Canciller del Gobierno de la Unidad Popular, Orlando Letelier y de su secretaria Ronnie Moffit, asesinados en Washington D.C. en septiembre de 1976. Las investigaciones implicaron a tres oficiales del ejército chileno y al ex agente de la diana, el norteamericano Michael Townley, quien confiesa su participación bajo las órdenes del General Manuel Contreras. En 1979, el Departamento de Justicia de Estados Unidos, solicita la extradición de los tres oficiales, sin embargo, la Corte Suprema de Chile la rechaza y los deja en libertad.

143Ante esta situación, Estados Unidos activa sus mecanismos de presión económicos, políticos y militares. Retira temporalmente a su embajador y reduce al personal militar y diplomático; suspende todos sus créditos y abastecimientos militares, y en 1980, excluye a Chile de los Ejercicios Navales Interamericanos, unitas xxi. Esto último, cala hondamente en el gobierno militar chileno, el cual, presenta una protesta formal ante Estados Unidos.

144Hacia 1980, se hace cada vez más evidente, que el gobierno norteamericano al poner énfasis en sus intereses secundarios -derechos humanos y democracia-, entra en una confrontación directa con el modelo dictatorial del régimen militar chileno. Se produce así, un cambio en la política exterior norteamericana, que pasa de un apoyo irrestricto a una actitud más que crítica al gobierno de

  • 90 En El País Madrid, jueves 10/12/1998-No. 951. “El senador Kennedy pide a Clinton el respaldo de EE (...)

145Pinochet90. Sin embargo, el régimen chileno, nos guste o no, fue capaz de navegar en estas turbulentas aguas. La suspensión o disminución de los créditos o de la asistencia económica o militar por parte de Estados Unidos, posee un menor efecto sobre la economía chilena, ya que el país ya no depende tanto del financiamiento multilateral. A partir de 1975 y sobre todo desde 1978, las fuentes de financiamiento son principalmente de carácter privado externo. Desde esta perspectiva, los mecanismos de presión económica aplicados por Estados Unidos no surten el efecto político esperado.

Chile y Estados Unidos. La “solución” del tema cuprífero bajo la dictadura militar

  • 91 Keesing, op. cit. october, 22-28, 1973, p. 26443.

146Volvamos al tema del cobre. Tras asumir la Junta General de Gobierno, el 11 de septiembre de 1973, prácticamente, todos los ministerios, salvo el de Justicia y Educación, pasan a ser presididos por militares. La cartera de Asuntos Exteriores es asumida por el Almirante Ismael Huerta Díaz, quien al ser interrogado el de septiembre de 1973, todavía en un ambiente muy confuso y tenso, anuncia que: ...“el Gobierno Militar había decidido que la nacionalización de las minas de cobre no debería ser revertida, pero que se prepararía un nuevo proceso de negociaciones acerca de la cuestión de las compensaciones”91

147La Junta anuncia el 19 de octubre de 1973, la devolución en manos privadas de la “inmensa mayoría” de las aproximadamente 300 compañías, chilenas y extranjeras que habían sido expropiadas durante el gobierno de la Unidad Popular. A ello, le sigue la devolución de los bancos. Las medidas se aplicaron con especial celeridad. Más de 100 empresas controladas por el Estado vuelven a sus antiguos dueños antes de febrero del 1974. Esta medida fue especialmente bien recibida por los Estados Unidos y constituye, en este aspecto, un factor de fortalecimiento de las relaciones bilaterales. Se requería apoyo norteamericano y había que “hacer méritos” para obtenerlo.

148Un portavoz del Tesoro norteamericano, declaró el 22 de diciembre de 1973, que los Estados Unidos y Chile habían alcanzado un acuerdo para cancelar su deuda externa, que para entonces era de 124 millones de dólares. Los términos del acuerdo especificaban que: en los siguientes cuatro años, Chile habría de pagar a los Estados Unidos 60 millones de dólares y que, a contar de seis años después, a partir del 1 de enero de 1975, tendría que cancelar un pago adicional de 64 millones más, con un interés del 6% anual. Como hemos visto, este acuerdo posibilitaba otro: la reprogramación de la deuda con el Club de París.

  • 92 Keesing, April, 1-7,1974, p. 26943.

149La dictadura militar cumplía lo prometido. El asunto de las compensaciones se trata con Kennecott, Anaconda y Cerro Co. entre febrero y marzo de 1974. El primer arreglo se realiza justamente con Cerro Co. el 12 de marzo de 1974. El acuerdo con Cerro Co., concluye en que Chile indemnizaría a la compañía con U$ .6.794. El Ministro de Minas, Arturo Zúñiga, declara con ello, que “esta era una demostración de la buena voluntad de Chile para cumplir sus obligaciones internacionales”92. Por su parte, Kennecott y Anaconda reciben tratos similares. Así, durante la segunda mitad de 1974, un numeroso contingente de acuerdos son alcanzados con las compañías norteamericanas que habían sido afectadas por la política económica de Allende.

150En julio de 1974, Anaconda anuncia que había acordado con el gobierno militar compensaciones para las dos subsidiarias suyas, Chile Exploration y Andes Copper Mining. El arreglo determina el pago de 65 millones de dólares al contado y otros 188 millones en letras expedidas por la Corporación del Cobre y garantizadas por el Banco Central de Chile. Las letras serían pagaderas de a dos por año, durante una década, a contar del 1 de febrero de 1975. Un buen negocio después de todo.

  • 93 Ibid., Jul-dec, 1975, p. 26943.

151A su vez, la Kennecott Copper Co., es recompensada con millones de dólares por su expropiación de la mina El Teniente. Los pagos se efectúan en 19 cuotas semestrales, desde el mes de abril de 1975. Pero además, el acuerdo con Kennecott otorga a la empresa norteamericana otros 14 millones de dólares, por concepto de dividendos e intereses retroactivos (desde finales de 1970). Un tercer acuerdo compensatorio se lleva a cabo en diciembre de 1974. Esta vez con la ITT, Chile acepta cancelar durante 13 años, y hasta 1987, un total de 125 millones de dólares por la expropiación del 70% de la compañía en 197293.

152El gobierno militar estimó que se debía pagar, pero no devolver las minas expropiadas y no obstante, los intereses privados en juego, la administración Ford aceptó el nuevo arreglo. Las cartas políticas eran definitivamente otras. A Chile no le quedaba más que pagar y con creces.

  • 94 Ibidem, 1976, p. 27646. Recordemos que los otros dos préstamos fueron concedidos en febrero de 197 (...)

153En febrero de 1976, el Banco Mundial aprueba un préstamo de 33 millones de dólares destinados a la industria cuprífera chilena. A estas alturas, era el tercer préstamo entregado por el organismo financiero internacional. Sin embargo, el préstamo es concedido a pesar de: “Despite a request to the Bank from organizations such as Amnisty International to refuse the loan because of the political conditions in Chile, the President of the Bank, Mr Robert MacNamara, said that the loans were based largely on economic not political considerations ”, y esto a pesar de la abstención de la mayor parte de los países europeos, tales como Gran Bretaña y de la negativa, incluso, de los países escandinavos. El voto era de los Estados Unidos94.

154En definitiva, el gobierno militar ratifica la nacionalización del cobre y las empresas transnacionales norteamericanas son “más que convenientemente compensadas”, con lo cual, quedan cautelados los intereses económicos norteamericanos en Chile. Por otra parte, las compensaciones le permiten a la dictadura militar consolidarse en su etapa de instalación, contando con el apoyo irrestricto de Estados Unidos, hasta 1977, año en que como hemos visto, se inicia una nueva fase de divergencia en las relaciones bilaterales.

155Para nosotros queda demostrado que no es coincidencia que a partir de 1977,la administración Carter enfoque desde otra perspectiva sus relaciones bilaterales con Chile.

Notes

1 Caño, Antonio. Latinoamérica llama a la puerta del dólar. En: El País, Madrid, 2/12/94/, p. 12.

2 Skidmore, Thomas E. y Smith, Peter H. Historia Contemporánea de América Latina. América Latina en el siglo xx. Editorial Crítica, Barcelona, 1996, pp. 380 y siguientes.

3 Véase, Wiarda, Howard, Estados Unidos y América Latina: continuidad y cambio op. cit., p. 165, Santiago, 1983.
Coincidimos plenamente con el cientista político, Howard Wairada, cuando señala que los pilares fundamentales de la política norteamericana hacia América Latina son:
1. Intereses Primarios (fundamentos de la política exterior: estabilidad, seguridad y hegemonía):
a) Mantenimiento y optimización del acceso a materias primas de la región (producción de carácter estratégico, en forma preferencial y al menor precio), mercados y vías de comunicación. Protección de fronteras.
b) Mantener estabilidad en las vías que son compatibles con los intereses norteamericanos (económicos, estratégicos y políticos). Puede implicar defensa del status quo o cambio, según las circunstancias internacionales.
c) Impedir el acceso a potencias foráneas hostiles (dependiendo de la época y de las relaciones internacionales: Alemania, Italia, Unión Soviética, Japón, etc.)
2. Intereses secundarios (sólo se hacen efectivos en períodos en que no hay crisis, es decir: situaciones que pongan en peligro los intereses primarios):
a) La defensa de los derechos humanos
b) La defensa de la democracia
La política norteamericana hacia América Latina está orientada por la crisis, es decir, la región como un todo, tiene una prioridad de bajo rango. El caso de Guatemala en 1954, de Cuba en la década del cincuenta, de Chile en la del setenta y de Nicaragua en la de los ochenta -sólo por citar algunos-, nos sirven de ejemplo. El resto del tiempo, Latinoamérica tiende a ser ignorada (nótese que en todos los casos están en riesgo los capitales norteamericanos a través de las empresas transnacionales).

4 El vocablo “panamericanismo”, empieza a utilizarse con motivo de la Primera Conferencia Panamericana el 7 de diciembre de 1915 cuando el Presidente Wodrow Wilson lo define como la encarnación efectiva del espíritu de derecho e independencia. Libertad y asistencia mutua de las repúblicas americanas.

5 No por nada, el Secretario de Estado George Marschall afirmaba en su discurso en Harvard, en 1947, que el propósito del Plan de Reconstrucción Europea buscaba “la resurrección de una economía activa en el mundo de modo de permitir el surgimiento de condiciones políticas y sociales en las que puedan existir las instituciones libres, agregando que “cualquier gobierno que maniobre en el sentido de bloquear la recuperación de otros países no podrá esperar ayuda de nuestra parte”. En Valenzuela, op. cit. p. 45.

6 Los acuerdos de Bretton Woods, y la creación del Banco Internacional para la Reconstrucción y Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional, nacen de esta nueva perspectiva.

7 La idea de cambiar la colonial visión de “América desde afuera” por “América desde dentro”, se manifiesta a través de la aplicación de las nociones del uti possidetis iuris, el principio del arbitraje y de la no intervención. En este sentido los valores de la “independencia, igualdad y derecho”, del “respeto de la soberanía de cada uno”, para defender su soberanía, integridad territorial y su independencia, en una especie de asociación de estados, una suerte de reunión de potestades, con fines pacíficos en pos de los grandes intereses de promover, por medio de la acción operativa, su desarrollo económico, social y cultural” y no meramente de alianza continental. Fernández-Shaw, Félix La Organización de los Estados Americanos Ediciones de Cultura Hispánica, Madrid, 1963, p. 227-308.

8 A partir de los años cincuenta, pero fundamentalmente en los sesenta, se produce toda una corriente de pensamiento en las Universidades e instituciones de investigación en torno a realizar un diagnóstico científico de las causas del subdesarrollo latinoamericano. De ese modo surge la llamada “Teoría del Centro y la Periferia”, entendiendo el centro como Estados Unidos y las etn, y la periferia como América Latina. Dicha teoría fue postulada por los investigadores de la cepal, quienes analizaron la situación de dependencia económica latinoamericana y las consecuencias políticas y sociales que acarreaba para la región.

9 Los casos de Arbenz en Guatemala en 1954, con la expropiación de tierras de la United Fruit Company y de Mossedegh de Irán en 1953 reafirman la postura de control de los Estados Unidos hacia afuera. Pero desde la misma América Latina, Figueres (Costa Rica), Betancourt (Venezuela) y Frei (Chile), instaron a los Estados Unidos a promover la democracia y un mayor acceso a la tecnología.

10 En 1961, en la ciudad de Punta del Este se firmó una carta, entre los países latinoamericanos y los Estados Unidos. La ausencia de Cuba determina desde ya el futuro aislacionanismo en que se ubicará durante el futuro. En Uruguay se dispuso un Plan de ayuda financiero general al continente. “La Alianza para el Progreso sobrevivirá la crisis de los setenta, pero puede considerarse fracasada hacia 1974. De hecho significó un aumento descomunal de las inversiones USA en el sur del continente, puesto que los 13.500 millones de dólares registrados a nombre de entidades USA en 1960 se habían convertido a finales de los ochenta en 130.000 millones. Pero las condiciones políticas exigidas y la imposición de un modelo económico obligado terminaron por asfixiar las posibilidades de un auténtico desarrollo autónomo que los más acérrimos defensores de la Alianza prometían”. García de Cortázar, Fernando y Lorenzo Espinoza, José María. Historia del Mundo Actual. 1945-1995. (1). Memoria de medio siglo. Alianza Editorial, Madrid, 1996, pp. 184 y siguientes.

11 Ibid.,p. 185.

12 Ángulo Salvador y Crouchet, Juana. Historia del Siglo xx. Ediciones Diego Portales, Santiago, 1997, p. 111.

13 El subrayado es nuestro.

14 Skidmore, T.E. y Smith, P.H. op. cit., p. 406.

15 Recordemos que la Doctrina de Seguridad Nacional tiene su origen en la Doctrina de Truman aplicada por primera vez en Grecia en 1947.

16 Entre 1918-1928, Bolivia fue el cuarto productor mundial de este metal.

17 El Censo de 1952 arroja una población total de 2.704,165 habitantes, mientras que el de 1970 apunta, 4.613.486 habitantes en Bolivia. Fuente: ine. Censo Nacional de Población y Vivienda 1992.

18 Ruiz González, René.El drama de Bolivia. Una economía deformada. Librería Editorial “Juventud”, La Paz, 1986.

19 Mientras en 1910 el porcentaje de la producción de estaño constituye un 49% del total de las exportaciones, en la decáda de 1920-30, lo hacía en un 72% promedio y entre 1930-40, aumenta el 78.5%. En los años 1940-50, alcanza el 70,6%, para bajar en la decáda de 1968-78 al 58.4%. No se presentan datos para la epóca de la revolución nacional en forma correlativa, sin embargo, el proceso de la nacionalización de las minas y el repunte de la minera del tungsteno y el plomo, disminuyen su participación en el porcentaje de sus exportaciones. Sólo en la década del ochenta, la producción del estaño baja a un tercio del proyecto exportable como consecuencia del agotamiento de las reservas de mineral y los altos costos productivos. Fuente; Ruiz González, op. cit., pp. 110-111.

20 El primer impuesto establecido a la exportación del estaño en Bolivia, data de 1920, mientras que el control de divisas recién se implanta en la década de los treinta.

21 La forma clásica de calcular la contribución de la minería es el porcentaje del valor total de las exportaciones mineras que representa el monto global que pagan las empresas mineras por concepto de impuestos de exportación.

22 Atkins, Pope, América Latina en el sistema político internacional. Editorial Guernika, México, 1985, pp. 104 y siguientes.

23 Medeiros Querejazu, Gustavo. Ensayos Diplomáticos. Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Academia Diplomática “Rafael Bustillo”, La Paz, 1997, p. 83.

24 Gamarra, Eduardo y Malloy, James M. Bolivia: Revolution and reaction. En: Latin American Politics and Development. Westwiew Press, Colorado, 1990, pp. 359-378.

25 Ese año también llegó la primera ayuda norteamericana directa al país: un programa de alimentos.

26 Bolivian Gulf Oil.

27 Extraído de la obra de René Zabaleta. Texto perteneciente a Vide S. Almaraz. Requiem para una República, La Paz, 1969, pp. 94-95.

28 El fmi, mediante créditos contingentes y financiamiento compensatorio otorga una ayuda de $us 3.103,9 millones a América Latina en el período 1961-1971. De ellos $us 116 millones, son destinados a Bolivia. (Alrededor del 3.73% del total asignado a la región). El financiamiento oficial multilateral autorizado para América Latina por la agencias internacionales del bm, cfi, aif y bid entre 1961-1971, alcanza a los Sus 9.166,2 millones, de los cuales Sus 231.5 benefician a Bolivia, alrededor del 2.5% del total de los aportes. Véase el interesante aporte de las cifras de estos préstamos, publicados por Guido Valle Antelo y Antonio Céspedes Toro. Financiamiento externo del desarrollo de Bolivia bid, Washington D.C. 1973.

29 Central Obrera Boliviana.

30 1 (=).

31 Zabaleta Mercado, René. La caída del mnr y la Conjuración de Octubre. Historia del golpe militar del 4 de noviembre de 1964 en Bolivia. Editorial “Los Amigos del Libro”, Cbba.-La Paz, 1995, pp.60-61. La cursiva es nuestra y busca destacar, cómo el propio autor matiza la importancia de la intervención norteamericana a la luz de los resultados que conlleva el golpe. Es curioso observar, cómo desde su perspectiva en la obra, lo destacable es precisamente la relación de los hechos bolivianos y la falta de peso que le otorga a la presencia norteamericana. En ese sentido, volvemos al punto que mencionábamos anteriormente de la omisión de este factor en la conformación concreta de los hechos. No cabe hacer en este estudio una hilación de los hechos de 1964 en detalle, sin embargo, baste decir que el discurso de Lechín y de la cob constituyen un poderoso argumento para entender el temor de los Estados Unidos dentro del contexto de la Guerra Fría.

32 Entre ellos Marcelo Quiroga Santa Cruz.

33 El pacto militar campesino no había dado resultados. “El gobierno neo-liberal de Noviembre, para su operacionalidad se dota de los instrumentos legales. Dicta una nueva ley de inversiones por la que se otorgan seguridades y ventajas al capital privado internacional, a fin de que las empresas transnacionales realicen inversiones en el país, declara la libre comercialización de minerales, así como el levantamiento de las reservas fiscales minerales, de hidrocarburos, forestales, etc., atendiendo a la necesidad de una explotación intensiva de los recursos naturales que genere ingresos al Tesoro Nacional. Envía misiones gubernamentales al exterior, para llamar la atención de los gobiernos y empresarios de los centros imperiales sobre la rentabilidad del capital en el clima de orden y estabilidad que vive Bolivia (...) Pero además del levantamiento de las reservas señaladas, se priva a la comibol de la explotación de los yacimientos de zinc de mina “Matilde” arrendándose a las empresas “Minerales and Chemical Philip Co. y United Steel”. También se priva a esta empresa estatal de las colas y desmontes, que pasan a ser explotadas por la empresa “International Metal Processing Corporation”. Véase la obra de Sandóval Rodríguez, Isaac. El proyecto militar 1971-1982. El estado de la seguridad nacional en Bolivia Imprenta Universitaria. UAGRM. Santa Cruz de la Sierra, 1988, pp. 14-15.

34 Entendida en este caso como de apoyo a los sectores de la izquierda, a diferencia de otros casos.

35 Seguidores de las políticas anticomunistas del gobierno de Barrientos, promovidas por el gobierno norteamericano.

36 El 1° de julio de 1971 se establece la Asamblea Popular de fuerte influencia trotskista en reemplazo del Parlamento Nacional (!¡)... y todo esto en el marco de la Guerra Fría. ¿Cuánto podía durar? Nada.

37 Resulta interesante después de tantos años, encontrar que la excepción de esta regla la marca usaid.

38 Véanse las elocuentes cifras del anexo estadístico de Valle y Céspedes. Financiamiento externo del desarrollo externo de Bolivia. op. cit.

39 Seudónimo de Oscar Barbery. En Hablando de Política, de El Dia, Santa Cruz de la Sierra, enero de 1989, pp. 63 y siguientes.

40 Central Universitaria Boliviana.

41 La Bolivian Gulf Oil Company había controlado las reservas probadas de petróleo y gas del país.

42 Prado Salmón, Gary (Gral.) Poder y Fuerzas Armadas. 1949-1982 Editorial Los Amigos del libro. Cochabamba, 1984 pp. 298.299.

43 Ver Klein, Herbert. Historia de Bolivia. Libreria Editorial “Juventud”, La Paz, 1996, pp. 261-270. vvaa. Manual de Historia de Bolivia Editorial Gisbert, La Paz, 1988, pp. 519-525. La deuda boliviana sube de los 450 millones a los 3000 millones en el período 1970-1978, comprometiendo el 35% del total de las export. Ver, de Carlos Toranzo Roca, Bolivia: Reproducción de capital y política, Editorial Universitaria Santa Cruz, 1989, p. 170 y siguientes. Las cifras de gasto militar de Bánzer son que en 1973, el gobierno adquiere doce aviones a reacción T-33-Mark III, con los cuales equipa a la Fuerza Aérea del Alto, concretamente al Grupo Aéreo de Combate. El General en retiro Gary Prado al respecto apunta en su obra (op.cit.): “La dotación de estos medios, que sin ser nuevos venían adecuadamente recondicionados, elevan la moral de los cuadros y reafirman un grado de unidad en torno a los mandos”, p. 350. Pero para un estudio pormenorizado remitirse al exhaustivo trabajo de Raúl Barrios Morón, Bolivia-Estados Unidos. Democracia, derechos humanos y narcotráfico (1980-1982). flacso-hisbol, La Paz 1989, pp. 30 y siguientes.

44 En Bolivia no se había producido una devaluación desde 1956. Esta devaluación fue del 66%.

45 Información proporcionada por el Ex Ministro de Planeamiento del gobierno de Bánzer, Julio Prado Salmón.

46 Falange Socialista Boliviana.

47 En este sentido, cabe señalar que si bien durante la administración de Bánzer hubo numerosos ministerios a cargo de militares, también hubo autoridades civiles que lo apoyaron en su gestión.

48 Modelo que persiste en el patrón de acumulación.

49 Ramos Sánches, Pablo. Las políticas económicas aplicadas en Bolivia. 1952-1987. En: Bolivia hacia el 2000, Desafíos y opciones Editorial Nueva Sociedad. Los Amigos del Libro, Caracas, 1989, pp. 265-271.

50 VVAA. Manual de Historia de Bolivia. Op. Cit. p. 522.

51 Ramos Sánchez, op. cit., p. 267.

52 Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos.

53 Klein, op. cit, p. 266.

54 Enmienda Harkin de 1975.

55 Prado Salmón, Gary, op. cit., p. 420.

56 Barrios Morón, op. cit., p. 44-45. La negrilla es del autor.

57 Esta es una presión abierta, porque durante la visita de Kissinger, el Secretario de Estado norteamericano se había comprometido a realizar consultas al gobierno boliviano en relación con el tema de los derechos humanos. Esto es considerado en Bolivia como una abierta agresión económica del gobierno norteamericano que impide realizar un tránsito hacia la democracia en Bolivia.

58 Peña Hasbún, Paula Carter y América Latina: una política diferente. (Inédito). North Caroline State University, 1992, pp. 5-8. Véase también, de José Luis Ramírez, La OEA, los países latinoamericanos y la democracia en el hemisferio. Aquí el autor menciona que: “(...) la llegada de la administración Carter, a finales del los setenta, dio énfasis a la promoción de los derechos humanos. Fue así como se articuló su política bilateral y multilateral, al impulsar a la cidh para que incluyera la consideración de los derechos políticos como parte esencial de los derechos humanos”. En: “Síntesis, Revista de Ciencias Sociales Iberoamericanas, No. 21, Madrid, 1993, p. 197.

59 Meller, Patricio. Un siglo de economía política chilena (1890-1990). Editorial Andrés Bello, Santiago de Chile 1996, p. 31.

60 Un completo y acucioso estudio sobre las Empresas Transnacionales del Cobre en Chile encontramos en el artículo de Girvan, Norman: Las corporaciones multinacionales del cobre en Chile. En: El Cobre en el desarrollo nacional. Edición preparada por Ricardo French-Davis y Ernesto Tirono. Ediciones Nueva Universidad, Universidad Católica de Chile, Santiago, 1974.

61 Meller, Patricio, op. cit. p. 32.

62 Ibid. p. 38.

63 U.S. Senate. Covert Action in Chile 1963-1973 Government Printing Office. Washington 1975.

64 Hersh, Seymour M. The price of power: Kissinger, Nixon and Chile. En: Atlantic Monthly December, 1982, p. 32.

65 Ibid. p. 112.

66 El frap era el Frente de acción popular que agrupaba al Partido Socialista, Comunista y Radical.

67 vvaa- Chile en el Siglo xx. Editorial Planeta, Santiago, 1994, p. 218.

68 Angelí, Alan. Chile de Alessandri a Pinochet: en busca de la utopía. Editorial Andrés Bello,Santiago, 1993, pp. 52-53.

69 Ibid.

70 U.S. Senate, op. cit. pp. 12-20.

71 Para conocer los documentos específicos véase: Secretaría General de Gobierno. Documentos secretos de la itt. Editorial Quimantú, Santiago 1972.

72 vv.aa. Chile bajo la Junta Economía y Sociedad en la dictadura chilena Madrid, 1976, p. 298.

73 Ibid. p. 300.

74 Morales Padrón, Francisco. Historia de unas relaciones difíciles. (Estados Unidos-América Española). Publicaciones de la Universidad de Sevilla, Sevilla, 1987, p. 270.

75 Véase, Barros Garcés, Raúl. Amarás al cobre como a tí mismo, Santiago, 1990, pp. 65-69.

76 El número de huelgas del cobre fueron similares durante 1971 -1972, pero el fenómeno venía dándose, por diferentes causas, desde fines del gobierno de Frei.

77 China, prestaría a Chile US$ 70 millones en enero de 1972 y tras la visita del Ministro de Planificación chileno, -Gonzalo Martner, se añadirían otros 65 millones en bienes de capital, 34 en cooperación técnica y 12 millones más en alimentos y medicamentos. A ello, se sumó la compra de 65,000 toneladas de cobre para paliar el descalabro de los embargos norteamericanos, convirtiéndose en uno de sus principales compradores después de Japón y la RFA. En el caso de la Unión Soviética, los créditos llegaron a 310 millones en el año 1972; Bulgaria otros 23, y Hungría, otros 20 millones a través del Gobierno y el Hungarian National Bank. Fuente Keesing's Contemporary Archives. August 12-19, 1972, p. 25417.

78 La Contraloría General de la República es un organismo autónomo que tiene como función, velar por la constitucionalidad y legalidad de los actos del Poder Ejecutivo, ejerciendo un control contable y financiero del Fisco.

79 Bitar, Sergio. Chile 1970-1973. Asumir la historia para construir el futuro. Editorial Pehuen, Santiago, 1995, p. 117.

80 Morales Padrón, op. cit. p. 271.

81 Paul Sigmund explica el procedimiento realizado por Chile: “Chileanization, and the addition of a provision that compensation would be based on book valuae (rather than original costo) minus deductions. While the amendment specifically disallowed a revaluation made by Kennecot in connection with 1967 Chileanization, the book value provision made since 1908 by Kennecot and since 1922 by Anaconda. In addition the final text left it up to the president not the controller-general, to determine the amounts of excess profits, and provides that the president's decision was not subject to review by the tribunal. The president was authorized to deduct “all of part” of the excess profits, “considering” the average profitability of the foreing enterprises” worlwide operations, the agreements on maximun profits that Chile had made (for example,, Decisión 24 of the Andean Pact which set 24 percent as the maximun profit for foreign firms), and the 1969 tax regime on profits derived from usually high world market prices”. Sigmund, Paul. The overthrow of Allende and the politics of Chile, 1964-1976 University of Pittsburgh Press, 1977, p. 1941.

82 Ibid. p. 155.

83 Keesing's Contemporary Archives op. cit., August 12-19, 1972, p. 25416.

84 Sigmund, afirma que después del golpe de 1973, se reveló que en 1971, con la aprobación del Departamento de Estado, el embajador Korry, había ofrecido a Allende un arreglo compensatorio en relación al cobre, de acuerdo al cual las compañías norteamericanas pagarían de 20 en 25 años bonos garantizados por el Tesoro norteamericano. El arreglo fue inicialmente visto con interés por Allende, pero el Senador Altamirano y el Partido Socialista lo rechazaron, op. cit. p. 142.

85 Vega Luis, op. cit., pp. 13-14.

86 U.S.Senate. op.cit. p. 37.

87 Ibid. p. 39.

88 Ibid. p. 40.

89 Muñoz y Portales, op. cit., p. 95.

90 En El País Madrid, jueves 10/12/1998-No. 951. “El senador Kennedy pide a Clinton el respaldo de EE.UU. a la extradición”. No deja de llamar la atención hoy, con el arresto del General Pinochet en Londres, que los Estados Unidos vuelvan a ocupar la misma nomenclatura al respecto. En ese sentido, “el senador demócrata Edward Kennedy ha enviado una carta al presidente Bill Clinton en la que le pide que colabore con la justicia española en la investigación del caso Pinochet. Los principales argumentos expuestos en la carta del influyente senador son los siguientes: “Creemos que los derechos humanos son el punto clave de los principios democráticos y que ee.uu. debe desempeñar un papel de liderazgo en la promoción de los derechos humanos y el imperio de la ley”. “Desde 1990, Chile ha logrado mantener sus jóvenes instituciones democráticas. Hoy, los chilenos se enfrentan con un nuevo dilema: el juicio, por graves crímenes contra los derechos humanos, de su ex presidente. Creemos firmemente que Pinochet debe ser enjuiciado por estos delitos imputados.

91 Keesing, op. cit. october, 22-28, 1973, p. 26443.

92 Keesing, April, 1-7,1974, p. 26943.

93 Ibid., Jul-dec, 1975, p. 26943.

94 Ibidem, 1976, p. 27646. Recordemos que los otros dos préstamos fueron concedidos en febrero de 1974, por 1.6 millones de dólares y el segundo, alcanzó a 20 millones para el desarrollo agrícola y cuya decisión fue postergada hasta mayo de 1975. Además el 5 de febrero de 1974, el BM agregó dos préstamos de US$ 11,950,000, para el cual Chile actuó como garante. El dinero se concedía para “electric power y technical assistance”. Le Monde, denunciaba el 11 de septiembre de 1975, fecha del segundo aniversario del golpe militar, que entre septiembre de 1973 y 1974, los Estados Unidos habían vendido más armas a Chile (por un valor de US$ 68 millones), en comparación con el periodo 1950-1992 (US$ 65 millones).

© Institut français d’études andines, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540