Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Visiones de fin de siglo

 | 
Dora Cajías
, 
Magdalena Cajías
, 
Carmen Johnson
, 
et al.

Proyectos, estructuras y modelos económicos en Bolivia y América Latina

Azúcar, protección y estrategias empresariales en la Argentina, 1895-1941

María Celia Bravo, Daniel Campi et José Antonio Sánchez Román

Texte intégral

1La protección arancelaria de que gozó la producción azucarera en la Argentina fue una de las grandes cuestiones en debate en torno a las políticas dirigidas al sector desde el mismo comienzo del “despegue” de la moderna agroindustria a fines del siglo xix. El debate se proyectó a la historiografía que reprodujo los términos de la discusión entre los defensores de una actividad localizada en las provincias norteñas y quienes la caracterizaban como un producto “artificial” que beneficiaba sólo a grupos oligárquicos. En esos términos, las características del proteccionismo azucarero y los límites de las demandas empresariales no lograron explicaciones satisfactorias. El objetivo de este trabajo es, precisamente, reexaminar estos problemas en los años que van desde la primera gran crisis de sobreproducción, acaecida en 1895, hasta el punto de inflexión que supuso para toda la economía argentina el comienzo de la Primera Guerra Mundial en 1914.

Las condiciones del desarrollo azucarero

2El medio siglo que precede a 1914 constituye el período de más sostenida expansión de la economía argentina, con una tasa anual media de crecimiento del pbi real del 5%, lo que la equipara a los crecimientos de Estados Unidos, Nueva Zelanda, Canadá y Australia en esos mismos años. El motor de este gran crecimiento estuvo en la demanda de productos primarios (cueros, lanas, cereales, carnes y derivados, en la producción de los cuales las pampas argentinas poseían importantes ventajas comparativas) por parte del mercado europeo. Para aprovechar esas ventajas fueron necesarias considerables inversiones (puertos, caminos, ferrocarriles, etc.), para lo que se recurrió al capital externo, bien con la emisión de documentos que formaban parte de las carteras de los ahorradores europeos, bien con la inversión directa de estos últimos. Europa proveyó también la mano de obra, a través de la expulsión de un gran contingente de trabajadores, mano de obra disciplinada y adaptable a las necesidades de una demanda diversificada y con grandes oscilaciones estacionales. La pacificación interior (la culminación en 1880 del largo ciclo de las guerras civiles), la “solución” al problema del indio y la consolidación de un poder central sobre los particularismos provinciales fueron, a su vez, condiciones politico-militares sin las que no hubiera sido posible la expansión de la frontera agropecuaria y la cimentación de un adecuado marco jurídico-institucional para captar hombres e inversiones.

31880 fue el año clave de un proceso que requería de la espada de Roca para cortar el nudo gordiano de antiguas diferencias que impedían la definitiva constitución de un estado unificado. A partir de una coalición de fuerzas sociales y políticas —regionalmente dispersas pero cohesionadas en el interés común de construir el estado central en circunstancias en que no existía un consenso generalizado entre las diversas fracciones de las clases dominantes argentinas sobre cuestiones decisivas del ordenamiento institucional- se constituyó un bloque de poder de envergadura nacional absorbiendo demandas de las élites u oligarquías del interior. Como consecuencia, estas últimas consolidaron bajo el liderazgo de Roca el protagonismo del que ya habían gozado en las administraciones de Sarmiento y Avellaneda.

  • 1 Tulio Halperin Donghi “Clase terrateniente y poder político en Buenos Aires (1820-1930)”, Cuaderno (...)
  • 2 Jorge F. Sabato, La formación de la clase dominante en la Argentina moderna, Buenos Aires, CISEA-G (...)

4Se trataba, según Halperín Donghi, de las “muy poco prósperas élites del interior”, que lejos de contar con el poder económico de los ganaderos y grandes comerciantes de Buenos Aires adquirieron “en el personal político, administrativo y militar del nuevo estado” una presencia “desproporcionada”1. La síntesis más ajustada sobre el significado de la fuerte presencia de notables del interior en el roquismo probablemente la haya proporcionado Jorge Sábato, para quién: “Ciertos grupos del interior aprovecharán estas circunstancias para contrapesar desde adentro del Estado nacional el desequilibrio socioeconómico que crecía y se agudizaba en su contra, dejándolos en posición asimétrica respecto de las fracciones implantadas en el litoral (...). Una mayor preponderancia dentro del Estado y, en particular, el control del Ejército nacional, eran las cartas que podían jugar los grupos del interior para poder pactar con los del litoral un acuerdo mediante el cual compartiesen los frutos de la nueva sociedad que se estaba conformando. En ese sentido puede decirse que, en 1880, algunas fracciones del interior triunfarán sobre las porteñas y el presidente Roca sabrá manejar hábilmente la situación para que el acuerdo subsiguiente sea aceptable por todos”2.

5Fue ese protagonismo y su incidencia política en el aparato de poder roquista lo que permitió a los sectores dominantes del interior negociar una especie de redistribución del “progreso argentino”, consiguiendo especiales condiciones para el desarrollo azucarero en las provincias del norte y vitivinícola en Mendoza y San Juan. Las circunstancias exitosas de la inserción del área pampeana en la economía mundial acentuaban las diferencias con las otras regionales argentinas, que se veían abocadas a unir su destino al del modelo agroexportador, lo que sólo era viable conquistando el usufructo monopólico de un mercado interno en el que se multiplicaba la demanda de productos de consumo masivo, como el azúcar o el vino.

  • 3 “Se alega que la carne, la harina, el trigo, etc., no están protegidos —argumentaba en la década d (...)
  • 4 La producción azucarera mundial ascendió de 1.715,000 toneladas en 1860 a 3.738.000 en 1880, 10.69 (...)
  • 5 Ian Rutledge, “La integración del campesinado de altas tierras en la economía azucarera del norte (...)

6Desde un primer momento, en el marco de un debate que duró décadas, esas condiciones fueron cuestionadas por considerárselas “privilegios”. Se trataba de exenciones impositivas a la importación de maquinaria, apoyo crediticio y protección arancelaria específica -a partir de 1884 en el caso del azúcar-, un tipo de intervención estatal diferente en su modalidad pero no en esencia si la cotejamos con la promoción que el estado argentino otorgó a las producciones pampeanas, directas beneficiarias de grandes inversiones públicas que dotaron de la infraestructura básica y crearon un adecuado marco para la expansión de la agricultura y la ganadería, explosiva a partir de 18803. Las condiciones “especiales” que precisaban estas agroindustrias tenían su fundamento en la notable diferencia que existía, con relación a su demanda, con los productos de las fértiles llanuras pampeanas. Mientras estos últimos —destinados a la exportación y con precios relativos en ascenso— no necesitaban ningún tipo de protección arancelaria, el usufructo del mercado interno implicaba para el empresariado azucarero y vitivinícola desalojar a los azúcares y vinos importados que hasta entonces abastecían Buenos Aires y la mayor parte de las provincias argentinas. En el caso de la industria azucarera, era imposible fundar su desarrollo en la demanda externa, puesto que tenía unos costos de producción superiores a los de Cuba, Perú u otros modelos azucareros; con el agravante de que los precios mundiales descendieron de manera sostenida a lo largo de toda la segunda mitad del siglo xix (el 30% sólo en 1884) y lo siguieron haciendo hasta la Primera Guerra Mundial, como consecuencia del extraordinario incremento de la producción en base a caña y a remolacha y del vuelco de los excedentes en el mercado internacional4. La única posibilidad, en este contexto, de articularse al auge agroexportador era —para las élites y las ya periféricas provincias del Norte— asegurar un corpus legal proteccionista que sirviera como barrera eficaz a la competencia extranjera y concretara lo que se ha definido como “uno de los primeros ejemplos de 'sustitución de importaciones' en América Latina”5. Por ello, la protección no fue una demanda que surgiera para enfrentar una crisis de coyuntura o la pérdida de eficiencia por falta de inversiones, sino un elemento constitutivo fundamental del conjunto de factores que posibilitaron el “despegue” azucarero argentino. La vocación y las energías políticas de los empresarios norteños encuentran en gran medida aquí su razón de ser.

7Sin embargo, el protagonismo político de tucumanos y norteños no pudo modificar la dependencia que subyacía en la nueva relación que se había establecido entre esta economía regional con epicentro en Tucumán y el área pampeana. Por un lado, sus posibilidades de expansión estaban en función del crecimiento de la economía agroexportadora, el que determinaba, a su vez, el ritmo del crecimiento demográfico y la evolución del consumo; por otra parte, la protección arancelaria que la beneficiaba no podía sobrepasar un límite de hierro, el de los intereses generales del modelo agroexportador, por añadidura, la ciudad de Buenos Aires se constituyó tempranamente en el lugar donde se resolvían cuestiones de vital importancia para el desenvolvimiento de la agroindustria, tarifas aduaneras, fletes, líneas crediticias, normativas reguladoras, etc, un ineludible escenario de la acción de políticos e industriales del Norte.

Estrategias empresariales

81895 se nos presenta como el año clave para comprender las estrategias de los empresarios azucareros en su defensa de la industria. Hasta ese momento, si bien pueden detectarse ciertas tendencias, la acción de los industriales es más bien fragmentaria y dirigida principalmente a la consecución de ventajas crediticias por parte del Estado. La construcción del ferrocarril al norte, que llegó a Tucumán en 1876 pese a la aguda crisis por la que atravesaban las finanzas del joven Estado central, no puede atribuirse —como frecuentemente se ha hecho— al favoritismo de un presidente tucumano, Nicolás Avellaneda. Se trataba de mucho más que eso, de una política de unificación territorial y promoción del desarrollo asumida ya durante la presidencia de Sarmiento (1868-1874). La década de 1880, cuando se discuten y aprueban las primeras tarifas aduaneras específicas, supone el inicio de un proceso que culminará con la creación del Centro Azucarero en 1894, germen de lo que sería llamado el lobby azucarero. Podemos decir que estos años (1894-1896) señalan la transición de un accionar individual a otro corporativo. Si esto no había ocurrido antes fue porque a pesar de las discusiones sobre los aranceles azucareros, éstos se aprobaban con relativa facilitad, tanto para el interés fiscal del Estado como por la falta de una representación fuerte de los consumidores perjudicados. Y sobre todo, porque hasta 1895, cuando se produce la primera crisis de sobreproducción, los beneficios y el crecimiento de la industria sólo auguraban parabienes. La crisis de 1895 es lo suficientemente fuerte como para que empresarios de distinto tipo, unidos en su interés por defender la rentabilidad del negocio, comiencen a maniobrar colectivamente.

  • 6 En 1895 existían en la Argentina 51 ingenios azucareros, de los cuales 37 pertenecían a empresario (...)
  • 7 La Refinería Argentina, fundada en la ciudad de Rosario de Santa Fe por Ernesto Tornquist, otros c (...)

9En efecto, el Centro Azucarero fue el resultado de la unión de los productores norteños, y un sector de empresarios de Buenos Aires, en el que se destacaban los grupos Tornquist y Bemberg, formando un sólido entramado de intereses6. El estímulo para su formación vino dado por la creación de una comisión parlamentaria, a la que el Poder Ejecutivo, encargó el 12 de enero de ese año estudiar la modificación de las leyes de aduanas y las tarifas de avalúos. Tornquist y el empresario azucarero Nougués decidieron crear, entonces, una asociación que representara los intereses del sector. La convocatoria consiguió nuclear a un amplio espectro de intereses involucrados en torno al azúcar (fabricantes, comerciantes, Refinería Argentina)7. La comisión directiva provisoria estaba integrada por Benjamín Zorrilla como presidente, Miguel Nougués como vicepresidente, en tanto que Lidoro Quinteros —representando a Guzmán y Cía, del ingenio Concepción de Tucumán— y Teodoro de Bary —representando a Clodomiro Hileret, propietario de otro ingenio tucumano— se desempeñaban como vocales.

10Desde sus inicios, los empresarios tucumanos tuvieron una importante participación en las conquistas directivas del Centro Azucarero. La figura que alcanzó mayor permanencia en el período comprendido entre 1894 y 1912 fue Alfredo Nougués, de la firma propietaria del ingenio San Pablo, quien durante 15 años ocupó posiciones en la conducción de la corporación. También se vio representado de forma constante el empresariado del Litoral, como Francisco Bustamente, fundador de la primera fábrica de fósforos de la Argentina, presidente de la Compañía de Gas de la ciudad de Buenos Aires, de la Sociedad de Seguros “La Estrella” y del ingenio tucumano San Miguel, quien integró las comisiones directivas del centro durante 13 años.

11Algunos asociados, como Tornquist, de Bary o Videla, eran al mismo tiempo miembros de la Unión Industrial Argentina (uia). Sin embargo, consideraron que debía organizarse una corporación específica —el Centro Azucarero— para canalizar con mayor eficacia las demandas del sector. Probablemente este tipo de organización era más eficaz para la defensa de un proteccionismo selectivo centrado en el azúcar y para atacar la especificidad de los problemas inherentes a la actividad, que se habrían de ventilar en los debates parlamentarios sobre la revisión de las tarifas aduaneras en el Congreso Nacional que se sucedieron casi ininterrumpidamente a lo largo de la década del 90.

12En la creación del Centro Azucarero se manifestaban ya dos tensiones en la estrategia empresarial que perduran a lo largo de todo el período. Por un lado, la presente en la opción entre una estrategia sectorial y una de defensa y promoción en conjunto de lo que se denominaba “industria nacional”. La segunda opción no se planteó nunca con decisión, quizás por el inconveniente propio de una coalición demasiada amplia; con seguridad, porque implicaba enfrentar muy frontalmente a una cultura económica librecambista muy arraigada. La opción sectorial era, sin duda, más eficaz, pero encerraba una trampa de la que probablemente no eran conscientes sus promotores: colocaba a los productores azucareros en el centro de la atención de los debates. La importancia de su influencia política —si bien real— habría de aparecer ante la opinión pública magnificada por su protagonismo en las polémicas sobre la revisión de las tarifas.

  • 8 Señala Cortés Conde, refiriéndose a la abolición de las aduanas interiores por la Constitución Nac (...)

13La segunda de las tensiones era la que obligaba a definir entre una estrategia (discursiva) nacional o regional. La formación del heterogéneo Centro Azucarero y la necesidad de influir sobre las decisiones en Buenos Aires, marcan un primer momento discursivo que incide sobre los componentes “nacionales” de la industria; primer momento en que, como veremos, da paso progresivamente a un segundo, donde el componente “regional” tendría más peso. No obstante, hay que señalar que el interés regional de la industria era claramente percibido por los productores y políticos tucumanos. Industria y fiscalidad provincial estaban asociadas de manera indisoluble, principalmente desde que la provincia no podía articular un buen sustituto para el impuesto de alcabala, y el llamado impuesto sobre el “capital de giro” (en última instancia un impuesto sobre comercio interno, como la alcabala) tenía que ser eliminado por su cariz marcadamente anticonstitucional8.

  • 9 Archivo de la Legislatura de Tucumán, Actas I, fojas, 262 a 264, 8-1-1897. La inconstitucionalidad (...)
  • 10 Archivo de la Legislatura de Tucumán, Carpeta 6, fojas 233 y ss. 5-12-1897.

14Probablemente, aquí se inscriba una de las líneas de conflicto entre los sectores que integraban el Centro Azucarero. Buen ejemplo de ello nos lo da el caso del comerciante de plan Otto Bemberg, uno de los promotores del Centro. Los intereses de Bemberg, si bien coincidían en su mayor parte con los productores azucareros, mostraban líneas de tensión ineludibles. En 1897, ante el incremento del impuesto de “patentes” a la producción del azúcar, necesario para hacer frente al pago de la deuda externa de la provincia, los legisladores tucumanos reclamaron una ley que gravara también la “acaparación” de azúcares y plan. Entre los grandes “acaparadores” se encontraba Bemberg, quién no había pagado el impuesto al “capital de giro” en los últimos dos años y debía a la provincia 30,000 pesos, cantidad que nunca llegó a saldar al declararse inconstitucional el gravamen9. El mismo conflicto se repitió con motivo del aumento del impuesto a los alcoholes que se discutió y aprobó en el Congreso en Buenos Aires a fines de ese mismo año. El principal problema que veían los productores tucumanos era que se gravaba a partir de la sanción de la ley, lo que significaba beneficiar competitivamente a los a acaparadores (Bemberg es de nuevo mencionado), frente a los industriales que iniciaban el procesamiento del alcohol precisamente en esos meses. Así, el legislador Ernesto Padilla redacta la siguiente nota: “La Cámara de Diputados de Tucumán, verá con agrado que los representantes de la Provincia en el Congreso Nacional persistan en el propósito de que el aumento proyectado en el impuesto sobre los plan, sea proporcional y equitativo, gravándose tanto la existencia como la fabricación evitando así las injusticias que entrañaría semejante medida”10.

15Por supuesto, en tales circunstancias el lobby perdía mucha de su capacidad para influir sobre la toma de decisiones. Empero, esto no condujo a ninguna fractura, puesto que los beneficios obtenidos por la presión colectiva (principalmente los procedentes de la protección) se revelaron como mucho mayores que estos costos coyunturales.

El proteccionismo hasta 1900

  • 11 Jose Carlos Chairamonte, Nacionalismo y Liberalismo Económico, Buenos Aires, Hyspamérica, 1986.
  • 12 Vicente Vasquez-Presedo, “La evolución industrial argentina”, en Gustavo Ferrari y Ezequiel Gallo (...)

16Es, sin duda, en los debates sobre la protección donde mejor se observan los éxitos y límites de la estrategia empresarial, así como las líneas de conflictividad a las que antes aludíamos, principalmente la del conflicto interregional. En principio, hasta 1877, la industria se había desarrollado sin ningún tipo de protección arancelaria especial. Compartía con una amplia gama de productos un arancel del 25% ad valorem, al que se agregó en 1878 un 2% adicional. Estos porcentajes eran el resultado del afianzamiento de las posturas proteccionistas que se delinearon bajo la influencia de la crisis de 187311. Sin embargo, el papel central del comercio exterior como fuente de financiamiento del Estado concedía un margen estrecho de maniobra a la política arancelaria argentina que, en última instancia, estaba subordinada a las exigencias del tesoro público (en 1876 los ingresos provenientes de la Aduana representaban el 70% de las rentas nacionales y el 50% en 1910)12. En este sentido, el Parlamento debía aplicar aranceles moderados, que no provocaran una restricción abrupta de tales ingresos, y compatibilizar ello con el consenso existente para acordar protección adecuada sólo a determinadas industrias, las vinculadas directamente con la producción agropecuaria.

  • 13 Roberto pucci, “Azúcar y proteccionismo en la Argentina, 1870,1920” en Daniel Campi (comp). Estudi (...)
  • 14 Schvarzer afirma que no todos los miembros de la uia deseaban una protección generalizada, ver Jor (...)

17Hasta la década del 80, la ciudad de Buenos Aires, la plaza más importante del mercado nacional por su cantidad de habitantes y el poder adquisitivo de los mismos, estaba vedada para la producción azucarera nacional, puesto que los ingenios norteños no disponían de la maquinaria adecuada para elaborar azúcar refinado, que era el preferido por los consumidores de la ciudad. En 1884, por primera vez se aplicó un arancel específico de cinco centavos por kilo de azúcar, aunque también se gravó la introducción de otros productos como trigo, fideos, galletas, yerba mate, tabaco, cigarros, etc13. Y, en 1889, se establecieron medidas para garantizar la plaza de Buenos Aires al azúcar nacional. Se acordó un aumento diferencial de aranceles: 7 centavos para el azúcar crudo y 9 para el azúcar refinado. El objetivo de este gravamen era establecer condiciones favorables para la instalación de la Refinería Argentina en Rosario, empresa formada por Ernesto Tornquist con un capital de 800,000 pesos oro, a la que se acordaba una garantía estatal del 7% anual y exención de impuestos por 15 años. El control de la refinería quedaba en manos de Tornquist, Carranza y Mullman, quienes representaban intereses del Litoral, en tanto los empresarios tucumanos poseían la cuarta parte de las acciones. La instalación de la Refinería impulsó la producción azucarera en todos sus niveles, además mostraba claramente la conexión profunda entre intereses regionales y nacionales, y revelaba los rasgos comunes que vinculaban al empresariado azucarero con el del resto del país, en tanto trataban de aprovechar —como lo hicieron en otras ramas industriales— una oportunidad que se percibía como excepcionalmente rentable. Por ello, solicitaban sólo una protección aduanera selectiva y exención impositiva —dirigida al sector— para la importación de insumos y maquinarias a fin de optimizar beneficios14.

18Esta estrategia de desarrollo industrial limitado a ciertos sectores era compatible con la concepción que sobre la política económica más adecuada para el país predominaba en el Congreso. Se toleraba el proteccionimso siempre que no generara un aumento importante del costo de vida, limitando así el flujo migratorio, de lo contrario —se argumentaba— ponía en peligro las exportaciones argentinas generando represalias en los países importadores.

  • 15 En 1895 existían 39 saladeros en la provincia de Buenos Aires y Entre Ríos, 23 de ellos de compañí (...)

19Por tanto, costo de la vida, potenciales represalias y la función fiscal que cumplían los ingresos aduaneros eran las cuestiones centrales que se tenían en cuenta al considerar las tarifas azucareras. “Azúcar versus Tasajo” fue una disyuntiva frecuente en los debates aduaneros de los 80 y los 90, no obstante el saladero era una industria declinante y con un producto sin demasiado éxito en Europa15. En 1889, cuando se discutía la garantía acordada a la Refinería Argentina, algunos diputados echaron la culpa al azúcar y a la yerba mate de las restricciones que imponían los gobiernos de Brasil y el colonial de Cuba al ingreso de tasajo argentino. Los diputados por Buenos Aires Laínez y Mansilla llevaron a cabo la defensa del azúcar, centrándose en el carácter nacional de la industria si se tenía en cuenta los capitales invertidos.

  • 16 El valor oro se cotizó en 180 pesos papel en 1889, 252 en 1890, 377 en 1891; bajó levemente a 329 (...)
  • 17 Congreso Nacional, Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados, Año 1891, T. I, p. 354.

20A partir de 1889, la protección se vio reforzada por el aumento del precio del oro con respecto al peso papel16. En 1891 y 1892 se discutió la posibilidad de rebajar a 5 centavos por kilogramo el derecho del azúcar refinado. En esa oportunidad el tucumano Eliseo Cantón asumió la defensa de los derechos vigentes, solicitando una protección temporaria por dos o tres años hasta que el azúcar nacional satisficiera el mercado doméstico. Estos argumentos procedían, sin duda, de la escuela alemana y su insistencia en la necesidad de una protección inicial para las denominadas infant industries. Al referirse al costo de la vida, Cantón indicaba que la desvalorización del papel moneda había provocado el aumento del precio del producto, el que bajaría inevitablemente cuando se colmara la demanda interna. Sin embargo, el argumento central —en esta oportunidad como en ocasiones anteriores— era la defensa de una “industria nacional”, formada por empresarios nativos e instalada en gran parte de la geografía argentina, puesto que estaba implantada en cinco provincias y dos territorios nacionales. Por ello, afirmaba “(...) no he venido a defender los intereses de personas ni intereses de la provincia de Tucumán, ni de la de Salta, ni la de Jujuy; defiendo la industria argentina, la industria nacional. Pido para ella tan sólo dos o tres años más de proteccionismo, porque tengo la certidumbre de que esta industria está llamada a producir de aquí a dos o tres años, las cantidades exigidas por las necesidades de los habitantes del país”17.

21En 1894, como señalábamos anteriormente, se reabrió la cuestión arancelaria azucarera a instancias del Poder Ejecutivo. Los ingresos de la aduana habían descendido de 1.750,494 pesos oro a 874,602 y se responsabilizaba al azúcar y a otros productos por tal pérdida de ingresos. El Centro Azucarero inició una activa campaña para lograr el mantenimiento de los derechos vigentes y consiguió que la comisión Parlamentaria encargada de la revisión de las tarifas aconsejara no innovar en la materia a cambio de proponer al gobierno un impuesto interno de 25 centavos por kilogramo de azúcar para compensar al tesoro por la pérdida de ingresos. Esta resolución, obviamente, no rebajaba el precio del artículo y no beneficiaba por tanto a los consumidores, pero al menos satisfacía las exigencias fiscales que los azucareros estimaban razonables.

22Las sesiones en la Cámara de Diputados, fueron particularmente virulentas. El vino y, sobre todo, el azúcar, fueron objeto de detenidos análisis y debates sobre costos de materia prima, mano de obra y beneficios, en los que abundaron ataques destemplados por parte de algunos diputados. La prensa reflejó las distintas opiniones que, aunque fundadas en intereses regionales contrapuestos —los diputados de las regiones cuyos productos estaban involucrados, eran los principales interesados en mantener el nivel de tarifas vigente, mientras que los de Buenos Aires abogaban por su disminución para abaratar el costo de la vida— no vinculaban la defensa del azúcar a la industria nacional ni a la necesidad de extender la protección a otras ramas fabriles.

  • 18 En este debate la mayoría de los oradores se consideraban partidarios de un “proteccionismo racion (...)
  • 19 Revista Azucarera Año I, No. 6, Buenos Aires, 1/10/1894, pp 276-281.

23En el debate se discutió cuáles eran las “verdaderas” industrias que merecían protección y también cuáles eran los límites del proteccionismo. Ambas posturas enfrentadas mantenían, paradójicamente, un consenso en su definición ideológica: se proclamaban identificadas con un proteccionismo “racional”, selectivo y limitado en el tiempo18. Los partidarios de rebajar los aranceles del azúcar cuestionaban el proteccionismo “exacerbado” y la legitimidad de una industria que consideraban “artificial”. Las industrias “genuinas” y “naturales” eran la ganadera y la agrícola, es decir, las que gozaban de ventajas comparativas en los mercados internacionales. Las otras industrias eran productos espúreos que servían tan sólo para enriquecer a un puñado de capitalistas. Resulta muy significativo en este sentido las afirmaciones del diputado Tomé: “No es justo que por el azúcar perjudiquemos lo que vale realmente, el trigo, las harinas y productos de la ganadería. Si el Congreso quiere salvar el tasajo tendrá que rebajar el derecho de azúcar. Soy proteccionista, pero proteccionista racional”. En la misma línea insistía el diputado García Merou: “(...) y llegaremos por proteger una industria ficticia a arruinar lo que fue siempre nuestra verdadera industria: el comercio internacional ¿cuáles son las industrias fundamentales que han resistido y resisten contra cualquier derecho? La pastoril, la agrícola”19.

24Como puede verse, el término industria era utilizado por muchos diputados genéricamente, sin que ello implicara transformación de bienes primarios con trabajo y capital; el fomento del Estado, por otra parte, era totalmente desaconsejable por “antinatural”; por el contrario, los únicos experimentos “industriales” que debían apoyarse eran aquéllos que no reclamaban ninguna protección especial —las tarifas aduaneras eran sólo tolerables a fines fiscales—, que no provocaran la disminución de las rentas nacionales ni posibles represalias contra las producciones “naturales” argentinas.

  • 20 Revista Azucarera, Año I, No. 4, Buenos Aires, 1/8/1894, pp. 158-9.

25El Centro Azucarero, inteligentemente, lanzó una campaña enérgica en donde reclama el carácter nacional de la agroindustria. Quizá uno de los más elocuentes discursos sea el pronunciado por el industrial tucumano de origen francés Clodomiro Hileret, transcripto en la Revista Azucarera en 1894: “(...) quiero refutar esta herejía admitida en casi toda la república como axioma indiscutible que la industria azucarera es esencialmente tucumana y que sirve exclusivamente para enriquecer a unos treinta y tantos industriales. ¡Ojala hubiera quien pudiera decirnos qué hacer para llegar a ser industria nacional! De los 40,000 hombres ocupados las dos terceras partes son santiagueños, riojanos, catamarqueños, sálteños. Del producto bruto de las cosechas se queda el litoral entre fletes, comisiones, acarreos, corretajes, descuentos un 25%, más de lo que puede ganar el industrial más favorecido en el mejor de los años y estos sin contar que de allí nos vienen las bolsas, aceite, querosene, un mundo de artículos que dan movimiento al comercio de aquellas plazas. Del impuesto de aguardiente el gobierno de la nación sacará este año tres millones de pesos, fuera de los derechos de aduana sobre maquinarias... y sin embargo, esto se llama industria esencialmente tucumana. No hay industria más eminentemente nacional que la nuestra”20.

26Tras prolongadas deliberaciones, el éxito del bloque azucarero fue absoluto: se mantuvo la vigencia del arancel de 1889 y se desestimó la modificación del impuesto interno propuesto por la Comisión Revisora, aunque se acordó la reducción del 10% de los aranceles de muchos otros productos. La estrategia del Centro Azucarero se había revelado eficaz. Mediante publicaciones, conferencias, entrevistas con diputados y senadores reivindicaban la aplicación de un proteccionismo azucarero “racional”, y presentaba la actividad como expresión genuina del interés nacional.

  • 21 El censo nacional de 1895 consideró entre las industrias más importantes a la harinera, que reunía (...)

27En 1895, la agroindustria destacaba notablemente en el panorama productivo nacional: contaba con un parque de 47 ingenios y la Refinería, que superaba en inversiones (tierras y maquinarias) a la industria harinera, a bodegas cervecerías y saladeros21.

  • 22 13/12/1895, fojas 273 y sig. Carpeta 4, Archivo de la Legislatura de Tucumán.
  • 23 Ver; Ph G. Chalmin, “The important trends in sugar diplomacy before 1914” en B. Albert and A. Grav (...)

28Ese mismo año, sin embargo, es el de la primera crisis de superproducción, que llevó a la reducción de la capacidad instalada, cerrándose ingenios en Tucumán y los que quedaban en funcionamiento en Santiago del Estero. La caída de los precios -una consecuencia que se mostraba como duradera por efecto de los grandes stocks acumulados-hacía impensable normalizar en el curso de una o dos cosechas el mercado doméstico. Este fenómeno marca un cambio en las estrategias: “(...) es sabido por todos que el Centro Azucarero formado por grandes industriales que se han propuesto salvar la industria de la bancarrota puede decirse, en que se encuentra, han concluido conviniendo en que la exportación es el único medio salvador”22. La línea de acción a seguir era la de conseguir una prima a la exportación mediante un subsidio originado por la modificación de la ley de impuestos internos. Era la célebre política de excisesy bounties seguida en la mayor para de Europa con la producción del azúcar de remolacha23.

  • 24 Archivo de la Legislatura de Tucumán, Carpeta 4, fojas 273 y ss., 13/12/1895.

29Lo destacable de este proceso es que el éxito del Centro Azucarero estaba de nuevo inscrito en el marco de una tensión regional-nacional muy interesante. Cuando el Centro Azucarero lanzó sus reclamos para conseguir la prima, la Legislatura tucumana empezaba a debatir el problema. A fines de 1895, cuando ya se habían comprobado los efectos de la cosecha, se discutió y aprobó un proyecto de ley en la provincia de Tucumán que gravaba con 4 centavos el kilo de azúcar producido a partir de mayo de 1896 y acordaba 2.4000,000 pesos moneda nacional para el pago de primas a la exportación, a razón de 12 centavos el kilogramo exportado. Lo interesante no es tanto este contenido, que se plegaba a las condiciones exigidas por el centro Azucarero, como las razones expuestas por los legisladores para su concesión. El vicepresidente de la cámara afirmaba: “Si nosotros nos adelantamos (...) habremos obtenido grandes beneficios a la industria y a la Provincia, pues que no podría ser gravadas con otro impuesto nacional”24. Sin embargo, y a pesar de las esperanzas de los legisladores tucumanos, un tema tan complejo como el del subsidio a la exportación sólo podía ser solucionado desde Buenos Aires. En 1897, el Congreso de la Nación aprueba una ley de primas muy similar a la que se había aprobado en la Legislatura tucumana: se gravaba el azúcar con un impuesto de 6 centavos y a cambio el Estado entregaba drawbacks que permitían ala fabricante exportar el 35% del volumen sujeto a impuesto, recibiendo 12 centavos por cada kilogramo de azúcar exportado.

30Llegado este punto, la política de concesiones arancelarias parecía tocar un límite, cada vez más difícil de superar. La discusión anual de los derechos arancelarios contribuía a exponer sistemáticamente la actividad a las críticas de los sectores librecambistas que se expresaban en la prensa de Buenos Aires y a la diatribas de los diputados que atribuían al azúcar el encarecimiento del costo de la vida. Por lo demás, en circunstancias en que el país se consolidaba como gran exportador mundial de cereales y carnes, orientando la mayor parte de sus inversiones a actividades, industrias y servicios vinculados con la exportación —en cuya expansión se centraban las esperanzas de “progreso” y “grandeza nacional”—, las dificultades para mantener políticas proteccionistas estables tendieron, naturalmente, a incrementarse.

Estrategias para una crisis continuada (1900-1914)

  • 25 Carlos Diaz Alejandro, Ensayos sobre la historia económica argentina, 5uenos Aires, Amorrortu, 198 (...)

31Hacia la primera década de este siglo las actividades agropecuarias de origen pampeano participaban del 40% del producto bruto interno, según la estimación a precios corrientes hecha por Díaz Alejandro. La participación de la industria fluctuaba entre un 10 y un 15%, correspondiéndole al sector servicios la mitad del pbi25. Estos datos muestran que si bien en treinta años no se habían modificado sustancialmente el perfil productivo argentino, el desequilibrio entre la zona productora de exportables agropecuarios y las regiones extrapampeanas se había ampliado enormemente.

32Por otra parte, el auge agroexportador había impulsado la creación de una cantidad de talleres y pequeños establecimientos fabriles en la ciudad de Buenos Aires y otros centros urbanos del Litoral. Eran pequeñas unidades productivas: hojalaterías, talleres mecánicos, de fundición y de confección que reunían un modesto capital fijo y ocupaban una fuerza laboral de ocho personas como promedio. Uno de los pocos rubros que dio paso a industrias de grandes dimensiones que incorporaban innovaciones tecnológicas, importante concentración de capitales y mano de obra fueron los frigoríficos, donde la participación del capital extranjero era decisiva y que estaban orientados al comercio exterior. En consecuencia, las características del sistema industrial argentino revelaban una constelación de pequeñas unidades productivas, aunque ello no se reflejaba necesariamente en las representaciones corporativas del sector que, como en el pasado, estuvieron a cargo de los grandes empresarios estrechamente vinculados a la élite política.

33Estas transformaciones dinamizaron el gran crecimiento urbano de la ciudad de Buenos Aires, que en 1914 superaba el millón y medio de habitantes, aproximadamente el 20% de la población total del país, en tanto que aproximadamente las tres cuartas partes se localizaban en el área pampeana (Buenos Aires y centro-sur de las provincias de Santa Fé, Entre Ríos y Córdoba).

  • 26 iii Censo Nacional de la República Argentina. T.vii, p. 548.

34La agroindustria del azúcar seguía teniendo una presencia destacable en el panorama productivo nacional, pero su importancia relativa había disminuido notablemente. En 1914, el capital invertido en ella ascendía a 189.848.471 pesos moneda nacional, lo que representaba el 24% de las inversiones realizadas globalmente en el sector alimentario26. Todas estas razones nos muestran que las bases de poder el empresariado azucarero habían menguado, a pesar de lo cual resistió la tendencia hacia la liberalización progresiva del comercio exterior, que comenzaba a tomar fuerza a partir del nuevo sistema tarifario aprobado por el Congreso en 1906.

  • 27 Al respecto es necesario tener en cuenta que la inelasticidad de la demanda en el mercado azucarer (...)

35Lo que marca la pauta de los años que van de 1896 a 1914 es la continua crisis de la industria, bien por superproducción, bien por el fenómeno contrario. Así el abastecimiento se convirtió en el problema central del período 1905-1914, cuando una serie de malas cosechas elevó progresivamente el precio del azúcar. El objetivo central de la estrategia de los industriales durante este período va a ser el de evitar el desplome de los precios por efecto de la sobrcoferta doméstica o por el de las importaciones en los años en los que la producción nacional no cubría el consumo27.

36En 1904 se había aprobado la ley 4.288 que establecía un impuesto de 15 centavos por kilogramo de azúcar para el 25% de la producción nacional, el que sería exceptuado si ese porcentaje se exportaba, al tiempo que el Poder Ejecutivo quedaba habilitado para tomar las siguientes medidas: aumentar a más del 25% la proporción gravada, aumentar a más del 75% la cantidad no sujeta al impuesto y -lo que más nos interesa- disminuir los derechos aduaneros toda vez que el precio de venta por mayor del azúcar superara los tres pesos moneda nacional los 10 kilogramos.

37Hay varios factores que tenemos que considerar al analizar esta legislación. En primer lugar, fue una ley sancionada aún en momentos de superproducción y presentaba como novedad la de dar al Poder Ejecutivo facultades reguladores del mercado azucarero. De ese modo, los industriales veían cómo se debilitaba la capacidad de decisión de un ámbito -el legislativo- que hasta entonces había sido muy sensible a sus reclamos. Esto provocó un cuestionamiento profundo de la ley por parte de los propios azucareros, aunque la medida era, paradójicamente, el resultado de sus presiones.

38En segundo lugar, hay que señalar que el intervencionismo estatal había tenido ya un precedente, como ocurrió en los casos comentados con anterioridad en la propia provincia de Tucumán, donde el Poder Ejecutivo se había arrogado también la capacidad para distribuir cuotas de producción de caña a través de las denominadas Leyes “Machete” en 1902 y 1903. Esas leyes quedaron abolidas por anticonstitucionales, pero fueron sin duda un nuevo precedente regional de lo que luego se tornaría política nacional.

  • 28 Estadística Azucarera, No. 4, Centro Azucarero Argentino.Buenos Aires, 1942, p. 41.

39Como señalábamos anteriormente, la estrategia durante este período se va a concentrar en el mantenimiento de los precios, lo que en efecto se consiguió. Entre 1905 y 1914, los 10 kilos de azúcar pilé vendida al por mayor se cotizaron entre valores de 3,75 y 4,21 pesos28. Ahora bien, para lograr tal propósito los industriales azucareros tuvieron que convertirse en importadores. Los años de malas cosechas, que en un principio se había presentado como un alivio y al mismo tiempo cómo coyunturas favorables para hacer pingües beneficios a través de la especulación con el dulce, provocaban ruinas súbitas y la necesidad de invertir grandes sumas en la compra de azúcar extranjero (al que se le permitía su ingreso, con el fin de evitar tanto alzas desmedidas como desplomes de los precios) como consecuencia de la mencionada ley de 1904, conocida como “Ley Torniquete”. De esta manera, el empresariado azucarero, a la vez que garantizaba la rentabilidad de la actividad, procuraba satisfacer las demandas contra el azúcar “caro”, el caballito de batalla de los sectores antiproteccionistas que progresivamente iba siendo asumido por el Estado.

  • 29 Revista Azucarera, No. 55, 15/7/1907, p. 118.

40En 1907, cuando el Poder Ejecutivo impulsó la reunión de una Comisión Revisora de las leyes aduaneras, el Centro Azucarero elevó un estudio que comparaba los precios del refinado en los distintos países y solicitó la permanencia de los derechos vigentes. El debate sobre las tarifas aduaneras reactivó la vieja polémica sobre las industrias “artificiales” y sobre la situación de indefensión de los consumidores. La prensa de Buenos Aires, en un contexto de precios elevados, acusó a los azucareros de haber conformado un trust que, mediante “procedimientos de expoliación”, procuraba el enriquecimiento de sus miembros. Los industriales azucareros, a su vez, sostenían que “todo puede subir en el país, los alquileres, la mano de obra, los artículos de mayor consumo, el pan, la carne, los vinos, como efecto de la elevación general de los precios y de su inevitables ramificaciones; todo puede subir menos el azúcar, porque se gritará un escándalo y se armará un tole-tole de inusitadas proporciones que obligará a los poderes públicos a intervenir y adoptar alguna resolución”29.

41Para los azucareros, la campaña antiproteccionista, estaba guiada por una visión jerárquica de los espacios económicos regionales. Esta concepción buscaba persistentemente modificar las condiciones de protección de las dos únicas industrias nacionales de importancia radicadas en el interior del país, la azucarera y la vitivinícola. Uno de los argumentos frecuentemente esgrimidos por los críticos del proteccionismo azucarero era la defensa del consumidor. Frente a este argumento, políticos e industriales del Norte señalaban que la subida de los precios de otros productos de mayor incidencia en la canasta familiar procedentes del área pampeana, como el pan y la carne no eran puestos en cuestión. Como es evidente, el debate acentuaba el cariz regional del conflicto.

  • 30 Revista Azucarera, No. 73, 15/10/1909, p. 169.

42La creciente influencia de la prensa de Buenos Aires constituyó un factor peligroso para los intereses de los azucareros porque desarrollaba campañas en contra de la carestía de vida centralizadas en el azúcar, cuya repercusión podía forzar al Ejecutivo a introducir reformas en materia aduanera, presionado por la opinión pública. El Centro Azucarero no dejaba de señalar que tanto el azúcar como el vino contribuían de manera apreciable a la formación del tesoro nacional, por lo que consideraban imprescindible implementar un marco de protección que garantizase el funcionamiento estable de ambas industrias30.

  • 31 Revista Azucarera, No. 73, 15/10/1909, p. 169.
  • 32 D. Guy Política azucarera argentina..., p-64.
  • 33 Revista Azucarera, No. 73, 15/9/1909, p. 158.

43La iniciativa de modificar los aranceles no prosperó en el Congreso, pero los azucareros insistieron en modificar las atribuciones que la ley 4.288 confería al Ejecutivo con respecto a la importación del dulce. En 1909, la Revista Azucarera consideraba que “era conveniencia que esas facultades indebidamente delegadas vuelvan al Congreso, dictándose una reglamentación de concordia con los intereses de la industria”31. En ese año se había producido una rebaja temporal de derechos para facilitar el ingreso de bajos productos destinados a la Refinería Argentina. Esta operación aparecía como peligrosa para la industria tucumana, que ya se había enfrentado a un procedimiento similar a fines de 1889, cuando Tornquist consiguió una autorización del Ministerio de Finanzas para importar “crudo” cuando el mismo faltase en el mercado local32. Sin embargo, en esta oportunidad el Centro Azucarero aceptó la introducción del azúcar en bruto porque le aseguraba mantener el control del mercado aún en épocas de carestía y notificó a sus asociados que tal decisión respondía a “la necesidad de evitar que la importación se hiciera por otros conductos no vinculados a la industria nacional, puesto que, en caso contrario, los especuladores tratarían de hacer su agosto valiéndose de la escasez de la plaza”33. Esto se inscribía dentro de la estrategia de mantenimiento de precios que estaban adoptando los azucareros, a la que coadyuvaba durante estos años la situación del mercado internacional.

44Hacia 1912, el débil “proteccionismo nacional” sustentado por la mayoría del Congreso evolucionó hacia una liberalización progresiva de los derechos aduaneros. Esta política respondía a las demandas tanto de conservadores como de socialistas de la ciudad de Buenos Aires, y fue apoyada por la prensa y los sectores vinculados al comercio de exportación e importación. La industria azucarera era vista cada vez más como industria “regional”, en oposición a las del epicentro pampeano, que reivindicaron para sí la condición de “industrias nacionales”. Esta oposición se reflejó en los debates arancelarios de 1912, donde volvió a discutirse el régimen aduanero específico del azúcar.

45La ley 8.877, más conocida como “Ley Saavedra Lamas”, estableció un sistema de derechos aduaneros decrecientes que partía de 9 y 7 centavos para el kilogramo de azúcar refinado y crudo, respectivamente, con el objetivo de llegar a 7 y 5 centavos en 1921. La ley facultaba al Poder Ejecutivo a introducir azúcar con derechos reducidos en caso de escasez o cuando el producto alcanzara un precio carestía de 4.10 pesos los diez kilos. A cambio de esta rebaja se recargaban con aranceles adicionales los azúcares primados del exterior, con el objetivo de combatir el dumping. La ley era el resultado de una transacción entre los intereses de las provincias productoras y los consumidores de la ciudad de Buenos Aires y la región Litoral; se rebajaba los derechos aduaneros pero se resguarda la producción nacional de los similares con prima. Al mismo tiempo, se facultaba de nuevo al Poder Ejecutivo para intervenir en el mercado azucarero: a fijar cuotas de importación para regular el precio del mercado doméstico sin introducir perturbaciones en la actividad; a realizar el seguimiento de precios sumamente variables que respondían a costos disímiles de distintas empresas. La ley contribuía a incrementar la variable de incertidumbre en una actividad tan compleja como la azucarera y creaba un nuevo frente que atender para los empresarios, reduciendo aún más su capacidad de ejercer presiones ante los poderes nacionales.

Conclusiones: los límites de la protección

  • 34 Carta del gerente del blrp en Tucumán al gerente de Buenos Aires, 13/agosto/1909, Archive Bank of (...)

46La estrategia de la presión política para conseguir tarifas aduaneras proteccionistas se iba a ver, por tanto, enfrentada a serias limitaciones. Una de ellas fue el absoluto predominio de una imagen que hacía de la industria azucarera un fenómeno meramente regional, beneficioso tan sólo para los propietarios de ingenios en Tucumán. Aunque la imagen era sin duda el fruto de una pertinaz propaganda desde la prensa bonaerense, la aceptación resignada de este rol por parte de los propios defensores del azúcar nos indica que tal aseveración tenía al menos una parte de realidad. Es esta parte la que hace que la perspectiva sobre la industria se modifique sustancialmente según se encuentre el observador en Tucumán o en el Litoral. Muy significativo de esto es la postura del gerente del Banco de Londres y del Río de la Plata, quien mantenía opiniones bastante disímiles a las de sus colegas de la institución financiera y, en general, a la de los medios de opinión anglo-argentinos. Refiriéndose al sistema de protección vigente antes de la Ley Saavedra Lamas afirmaba el mencionado hombre de negocios británico: “(...) the money put in circulation buy them (los industriales) and by the people who consumer their products, and one can begin to form some idea of the importance of this national industry and excuse (especially when one is wanting and hoping to live and make money indirectly as we do out of it) the fictitious sytems of keeping up the price at the expense of the consumer”34.

  • 35 Pedro Fraile Balb-n Industrialización y grupos de presión. La economía política de la protección e (...)

47Pero al mismo tiempo otros fenómenos estaban influyendo para limitar el alcance de esta política. Pedro Fraile, estudiando la protección española a la industria siderúrgica vasca y al textil catalán en la primera mitad de este siglo, establece que hay tres condiciones que facilitan el éxito de una política de presión para obtener proteccionismo: una situación de monopolio u oligopolio sobre el sector productivo, dado que la aparición de una gran cantidad de oferentes dificulta el accionar colectivo; la concentración regional de los oferentes (por motivos similares a los de la condición anterior) y un parlamento oligarquizado, más susceptible de responder a los grupos de presión que a representar a sectores sociales, clases, etc.35.

48Estas tres condiciones, principalmente las dos segundas, parecen darse en los primeros momentos de la historia de la protección azucarera en la Argentina. Empero, según avanzamos en el siglo xx, las circunstancias varían. El cuasi-monopolio tucumano fue cediendo ante el auge de la producción de los ingenios salto-jujeños, los cuales -por sus mejores condiciones competitivas y sus diferencias en cuanto a modelo productivo-eran susceptibles de un comportamiento típico de free-ryders. En segundo lugar -sin duda, un elemento más relevante- el Parlamento fue democratizándose cada vez más, con la entrada del diputados socialistas en la primera década de este siglo y, desde 1912, con la Ley Saénz Peña y la decisión de hacer efectivo el sufragio universal. A partir de entonces, los diputados no pudieron hacer oídos sordos a sus clientelas electorales: clases medias urbanas y clases obreras, en suma los consumidores de la ciudad de Buenos Aires.

  • 36 D. Guy, “Sugar industries at the periphery of the world market: Argentina. 1860-1914”, en B. Alber (...)

49Hay un último factor que debiéramos tener en cuenta y con el que nos gustaría concluir. El modelo de crecimiento azucarero tucumano fue una estrategia general de la provincia y, principalmente, de sus empresarios para integrarse dentro del modelo agroexportador. Esa estrategia tenía algo de audaz, por cuanto pretendía beneficiarse del crecimiento, pero evitar los perjuicios derivados de la principal desventaja del modelo: la vulnerabiildad externa. Como ha indicado Donna Guy: “(...) the Argentine case was unusual since few countries in the late nineteenth and early twentieth centuries attempted to contain the sugar industry in a country with such a small population without concentrating on the export market”36.

50La estrategia fue exitosa durante un tiempo, pero a partir de 1895 el crecimiento de la agroindustria se dio en un marco de inestabilidad en la que los cambios políticos y el funcionamiento de los mercados se conjugaban para limitar la eficacia del accionar empresario. La doble dependencia del mercado y de las decisiones políticas de Buenos Aires, el carácter fiscal de las rentas aduaneras, la debilidad del sector industrial argentino globalmente considerado, la extrema vulnerabilidad de la producción ante las inclemencias climáticas, las estrecheces del mercado doméstico y, finalmente, la imposibilidad de escapar a los shocks externos, están entre las razones de ese fracaso. No obstante, podría pensarse que las debilidades del modelo azucarero argentino fueron una premonición, en su flanco más débil, del agotamiento general al que va a enfrentarse el modelo agroexportador después de la Primera Guerra Mundial.

Notes

1 Tulio Halperin Donghi “Clase terrateniente y poder político en Buenos Aires (1820-1930)”, Cuadernos de Historia Regional, 2a etapa, Vol. V, No. 15, Lujan, 1992, p.13.

2 Jorge F. Sabato, La formación de la clase dominante en la Argentina moderna, Buenos Aires, CISEA-Grupo Editor Latinoamericano, 1988, p. 166. Armando Bazán ha señalado que la participación de jefes y oficiales de las provincias del norte como expedicionarios al desierto fue una extraordinaria plataforma para su promoción política y social; y como, a su vez, esos oficiales, junto a otros provincianos que se desempeñaron como “legisladores, ministros de gabinete, miembros de la Corte de Justicia, embajadores y presidentes de las principales reparticiones que estaban naciendo” formaron en el curso de las sucesiones de Sarmiento, Avellaneda, Roca y Juárez Celman como presidentes —”junto a la oligarquía porteña”— una suerte de nueva dirigencia nacional, lo que producía resquemores en la tradicional clase dominante de la ciudad y provincia de Buenos Aires Armando Bazan, El noreste argentino y la Argentina contemporánea 1853-1922, Buenos Aires, Plus Ultra, 1992, pp. 188 y 201-202.

3 “Se alega que la carne, la harina, el trigo, etc., no están protegidos —argumentaba en la década de 1930 el dirigente cañero y diputado por el Partido Agrario José Ignacio Aráoz— Razón peregrina y falsa. Todo el poder del Estado está a su servicio: crédito, institutos de estudio y fomento, elevadores, frigoríficos construidos por la Nación, embajadas, leyes de fiscalización de precios y, sobre todo, nuestro sistema monetario, subordinado a su protección”, Libreta de apuntes y borradores de discursos conservada por la Lic. María Florencia Aráoz de Issa, p. 73.

4 La producción azucarera mundial ascendió de 1.715,000 toneladas en 1860 a 3.738.000 en 1880, 10.696.000 en 1900 y a 14.726.000 en 1910. Desde mediados de la década de 1870 a 1900 el precio del azúcar crudo descendió un 50% en el mercado de Londres. Véase: Bill Albert y Adrián Graves, Crisis and Change in the International Sugar Economy, 1860-1914, Norwich and Edimburg, 1984.

5 Ian Rutledge, “La integración del campesinado de altas tierras en la economía azucarera del norte de Argentina, 1930-1943” en Duncan, Kenneth y Rutledge (comps.), La tierra y la mano de obra en América Latina, México, fce, 1987, p. 229.

6 En 1895 existían en la Argentina 51 ingenios azucareros, de los cuales 37 pertenecían a empresarios argentinos y 14 a extranjeros; la industria azucarera tucumana tenía un parque industrial de 37 ingenios, 27 controlados por argentinos y 10 por extranjeros (II Censo Nacional de la República Argentina, Buenos Aires, Taller Tipográficos de la Penitenciaria Nacional, 1898, Tomo III. pp. 344-345)- Cabe aclarar que en su mayoría, el capital de los propietarios de ingenios de nacionalidad extranjera era nacional.

7 La Refinería Argentina, fundada en la ciudad de Rosario de Santa Fe por Ernesto Tornquist, otros capitalistas porteños e industriales tucumanos a fines de la década de 1880, prefiguraba este entramado de intereses, al igual que la creación de la Compañía Azucarera Tucumana, también iniciativa de Tornquist y que contó con el concurso de industriales tucumanos.

8 Señala Cortés Conde, refiriéndose a la abolición de las aduanas interiores por la Constitución Nacional de 1853: “No fue simple la transición en las provincias que renunciaban a su mayor fuente de ingresos en aras de la unidad nacional. Muchas pasaron por situaciones particularmente difíciles para las que pidieron ayuda al gobierno nacional. Ver Roberto Cortes Conde. La economía argentina en el largo plazo (siglo xix y xx), Editorial Sudamericana- Universidad de San Andrés. 1997. p. 97.

9 Archivo de la Legislatura de Tucumán, Actas I, fojas, 262 a 264, 8-1-1897. La inconstitucionalidad del Impuesto es muy clara si consideramos que la acaparación de azúcares o plan era, en realidad una compraventa que se efectuaba entre particulares de dos provincias: Tucumán y Buenos Aires. Gravar esta transacción sería restaurar la vieja alcabala colonial y las aduanas internas.

10 Archivo de la Legislatura de Tucumán, Carpeta 6, fojas 233 y ss. 5-12-1897.

11 Jose Carlos Chairamonte, Nacionalismo y Liberalismo Económico, Buenos Aires, Hyspamérica, 1986.

12 Vicente Vasquez-Presedo, “La evolución industrial argentina”, en Gustavo Ferrari y Ezequiel Gallo (comps.), La Argentina del 80 al Centenario, Buenos Aires, Sudamericana, 1980.

13 Roberto pucci, “Azúcar y proteccionismo en la Argentina, 1870,1920” en Daniel Campi (comp). Estudios sobre la Historia de la Industria Azucarera Argentina. Vol. I, Jujuy, unt-unju, 1991, pp. 47-48.

14 Schvarzer afirma que no todos los miembros de la uia deseaban una protección generalizada, ver Jorge Schvarzer, Empresarios del pasado. La Unión Industria Argentina, Buenos Aires, cisea, 1991, pp. 36-37.

15 En 1895 existían 39 saladeros en la provincia de Buenos Aires y Entre Ríos, 23 de ellos de compañías extranjeras. Ver: Adolfo Dorfman, Historia de la Industria Argentina, Buenos Aires, Solar, 1970, p. 223.

16 El valor oro se cotizó en 180 pesos papel en 1889, 252 en 1890, 377 en 1891; bajó levemente a 329 en 1892 y a 324 en 1893.

17 Congreso Nacional, Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados, Año 1891, T. I, p. 354.

18 En este debate la mayoría de los oradores se consideraban partidarios de un “proteccionismo racional”. Las posturas librecambistas a ultranza, como la que sostenía el diputado Lanusse fueron verdaderas excepciones.

19 Revista Azucarera Año I, No. 6, Buenos Aires, 1/10/1894, pp 276-281.

20 Revista Azucarera, Año I, No. 4, Buenos Aires, 1/8/1894, pp. 158-9.

21 El censo nacional de 1895 consideró entre las industrias más importantes a la harinera, que reunía un capital de 12.131,174 pesos oro; a los saladeros con 12.411.700 pesos oro y a bodegas y cervecerías con 11.457.799 pesos oro. La industria azucarera, por su parte, reunía un capital de 17.472,661 pesos oro. (Ver; Donna Guy, Política azucarera argentina: Tucumán y la generación del 80, Tucumán, Fundación del Banco Empresario del Tucumán, 1981. p. 11).

22 13/12/1895, fojas 273 y sig. Carpeta 4, Archivo de la Legislatura de Tucumán.

23 Ver; Ph G. Chalmin, “The important trends in sugar diplomacy before 1914” en B. Albert and A. Graves, Crisis and Change...

24 Archivo de la Legislatura de Tucumán, Carpeta 4, fojas 273 y ss., 13/12/1895.

25 Carlos Diaz Alejandro, Ensayos sobre la historia económica argentina, 5uenos Aires, Amorrortu, 1983, p. 26.

26 iii Censo Nacional de la República Argentina. T.vii, p. 548.

27 Al respecto es necesario tener en cuenta que la inelasticidad de la demanda en el mercado azucarero ocasiona grandes desplomes de precios ante situaciones de sobreoferta, los que no se ven compensados con incrementos sensibles en el consumo.

28 Estadística Azucarera, No. 4, Centro Azucarero Argentino.Buenos Aires, 1942, p. 41.

29 Revista Azucarera, No. 55, 15/7/1907, p. 118.

30 Revista Azucarera, No. 73, 15/10/1909, p. 169.

31 Revista Azucarera, No. 73, 15/10/1909, p. 169.

32 D. Guy Política azucarera argentina..., p-64.

33 Revista Azucarera, No. 73, 15/9/1909, p. 158.

34 Carta del gerente del blrp en Tucumán al gerente de Buenos Aires, 13/agosto/1909, Archive Bank of London and South America, Caja D56/I.

35 Pedro Fraile Balb-n Industrialización y grupos de presión. La economía política de la protección en España. 1900-1950, Madrid, Alianza, 1991.

36 D. Guy, “Sugar industries at the periphery of the world market: Argentina. 1860-1914”, en B. Albert and A. Graves, Crisis and change.... p. 161.

Auteurs

Universidad de Tucumán, Argentina

Universidad de Tucumán, Argentina

Instituto Univ. Ortega y Gasset, España

© Institut français d’études andines, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr