Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Visiones de fin de siglo

 | 
Dora Cajías
, 
Magdalena Cajías
, 
Carmen Johnson
, 
et al.

Estructuras y prácticas políticas en Bolivia y América Latina

Ciclos políticos del siglo XX boliviano

Luis Tapia

Texte intégral

1La idea de esta ponencia es bosquejar de manera sintética los tres momentos de cambio y reforma más global en lo político que han marcado y definido la vida social y la historia boliviana que serían: la revolución federal, la revolución del 52 y los procesos de reforma post 85.

2El objetivo más específico y peculiar de este trabajo sería el análisis que llega a establecer las formas de descomposición de las estructuras políticas entre el inicio de un ciclo y otro y no así las formas de desarrollo, luego de haber establecido sintéticamente la forma de composición en el inicio de cada ciclo.

3Esto se debe a que considero que luego de un gran momento de cambio o reconfiguración política y social, en la historia boliviana generalmente no se ha experimentado lo que se suele llamar desarrollo sino lo contrario, la descomposición. Esto significa que creo que en el inicio de un ciclo político se ha experimentado y configurado la expresión más amplia o desplegada, que luego sólo se va encogiendo o desarticulando hasta un próximo momento de ruptura o reciclaje más o menos global de la política.

4A veces el calendario nos plantea momentos de evaluación de la historia. Un fin de siglo generalmente es una coyuntura en que las sociedades e individuos tratan de inventarse o imaginarse un futuro haciendo una revisión o una nueva versión del pasado histórico, conveniente para las cosas que quieren hacer.

5Un modo de evaluar y parte de una evaluación histórica es el periodizar, el marcar o establecer los hitos y las formas del cambio, reconfiguración y también reconfirmación de las sociedades en el tiempo. La idea de ciclo es un modo de establecer una periodiza-ción en torno al inicio y descomposición de un modo global de articulación de una sociedad o país. Aquí intento un modo de priorización desde la política.

6Para efectos de este análisis sugiero entender por ciclo político el tiempo y el modo de articulación de las formas de estados y gobierno con las formas de legitimación y culturas políticas (de integración y resistencia) que hacen de cemento social, además de las necesarias relaciones con la estructura económica y las relaciones de producción.

7En base a material historiográfico ya existente armo un esquema de ciclos políticos en el siglo xx.

8El siglo xx para Bolivia comienza con la Revolución Federal. Las fuerzas que dominaron el siglo xix y las relaciones que lo caracterizaron se recomponen el último año del siglo. Las cosas cambian, a la vez que renuevan y exacerban su vieja sustancia.

9Los países, en principio, son realidades que se articulan e inventan en torno a grupos y estructuras de poder económico y político, es decir, en torno a formas de monopolio y exclusión. Lo paradójico, pero a la vez la clave, de su constitución es que a la vez que se establecen monopolios sobre los recursos, medio y dirección de la riqueza económica y los procesos de gobierno político (es decir, las formas de exclusión) para terminar de establecer, por lo menos cierto predominio, esos monopolios necesitaron establecer políticamente fronteras territoriales dentro las cuales, sin embargo, se necesita incluir a los excluidos del poder económico y político, justamente para mantenerlo.

10En principio, los países son la delimitación de estos territorios del monopolio económico-político, a veces también resultado de procesos de luchas más populares por pertenecer a uno y no otro territorio y país, como lo muestra el caso de Tarija.

11Pero como no sólo existen los poderosos, las sociedades se mueven, y toda forma de inclusión por más subordinada en algún momento trabaja para que se cumpla de algún modo la promesa de la integración que políticamente se traduce en derechos, es decir, puede haber democratización.

12Se podría entender por ciclo político todo un tiempo de experiencia social de una amalgama o unión de un horizonte político-cultural que sintetiza los hechos ocurridos en la clave predominante organizada y ejercida por el conjunto de instituciones, fuerzas y fines o ideologías que hacen a la vida política de un país, por un modo predominante de hacer y entender las cosas.

13Un ciclo es el tiempo de duración de una determinada composición global de la sociedad, que pasa por las diversas fuerzas marcadas por los cambios y reajustes parciales, y desgaste y descomposición de aquellos que intervienen en la configuración del momento inicial o novedad macro histórica.

14En este breve texto sostengo la hipótesis de que los ciclos políticos del sigo XX en la historia boliviana, se caracterizan por haberse iniciado con un momento intenso de revolución o reforma política y social; en el que se han rearticulado significativamente las clases y grupos sociales a la vez que se ha experimentado un momento de fuerte cambio de creencias.

15Hay una primera fase de inicio del ciclo político en el que se experimenta el despliegue de las más amplias articulaciones sociales y políticas, en términos de instituciones, de políticas y estado, como de proyecto político y dirección. Luego se pasa a vivir un conjunto de fases secundarias que se caracterizan por ser un tiempo más largo de descomposición, de las articulaciones entre el estado y la sociedad, de las instituciones políticas, justamente por lo anterior, y también de la dimensión de dirección moral e intelectual.

16En este sentido, los tiempos de crisis políticas siempre han sido más largos que los de estabilidad y desarrollo. La modalidad de la crisis y el modo de preparación de un siguiente ciclo varían de un tiempo a otro. Trataré de bosquejar al respecto la especificidad de cada uno.

17El siglo xx para Bolivia empieza con la Revolución Federal en 1899, de un modo peculiar, ya que se trata de un hecho histórico que contiene: a) un cambio o reajuste al interior de los grupos dominantes, que empieza como enfrentamiento y acaba como alianza política y racial con nuevo predominio, para mantener la exclusión de los indios. Si bien hay una guerra civil en el inicio, el resultado puede pensarse como una forma parcial de revolución pasiva, es decir, cambio arriba y desde arriba; b) la confluencia y condensación en una guerra civil, de un doble conflicto o las dos contracciones políticas centrales a fines de siglo en Bolivia, que resulta de la exclusión política de las comunidades de las culturas locales, que se vuelve rebelión y guerra cuando se pasa de la resistencia al intento de ruptura; la otra es más reciente y tiene que ver con la pugna entre mineros de la plata que a su vez son el poder político de la estructura terrateniente y tributaria que dominaron el país desde la Independencia, y los nuevos mineros del estaño y el comercio más sintonizados con las tendencias y redes del mercado mundial de fines de siglo. La rebelión indígena sirve para posibilitar un cambio de composición predominante en los grupos dominantes a la vez que para reunificarlos en contra suya. Por eso, se inicia el nuevo siglo con un nuevo ciclo político que en realidad prepara la continuación (recompuesta políticamente) por medio siglo más, de las viejas estructuras sociales señoriales y tributarias del siglo xix boliviano. La Revolución Federal recicla y recompone la sustancia social del siglo xix.

18La nueva alianza liberal-conservadora permite una fase de política censitaria y convivencia gubernamental hasta la década del 20, décadas del debilitamiento de su predominio político. A partir de la década del 20 se vive el tiempo de la creciente descomposición del orden político que sale de la Revolución Federal. Es el tiempo de la descomposición de los partidos oligárquicos tradicionales, que se fragmentan, por un lato, y de la existencia débil a la vez que autoritaria del poder político del país debido a la situación instrumental en que se lo pone en relación a los intereses de los principales mineros del estaño.

19Quiero distinguir descomposición de crisis en sentido estricto. La descomposición forma parte de la crisis, es el momento del deterioro endógeno de las relaciones; la crisis aparece cuando alguien la produce, es decir, cuando se produce el alejamiento o separación de las estructuras y relaciones dominantes en torno a formas que escapan a la articulación predominante y su forma de síntesis política y social.

20En breve, mi hipótesis es que el largo tiempo de la crisis de este orden social corresponde al tiempo de organización de una sociedad civil por parte de los sectores sociales urbanos y mineros incorporados de alguna manera a esferas de economía capitalista y mercantil pero que no estaban excluidos o no gozaban plenamente de ciudadanía y acceso al poder político.

21Es la organización de esa sociedad civil la que prepara la crisis y la revolución del 52, que marca el fin del orden político del ciclo anterior, y el inicio de un nuevo ciclo político en el país.

22Por un lado, se podría decir que la revolución resulta en un hecho histórico que nos contemporaneiza con la historia mundial, con los desarrollos políticos del siglo xx. Es un hecho condensador de varios procesos a la vez que un modo de saltar en el tiempo, con la carga y preparación previa, claro. Digo que el 52 nos contemporaneiza con el mundo en lo político, ya que para empezar asume, por lo menos formalmente, la universalización de la ciudadanía, a la vez que adopta significativamente rasgos de estado benefactor. Esto significa que el proceso político combina el reconocimiento e instauración de derechos políticos de participación, con derechos sociales. Cosas que fueron conquistadas en fases diferentes de democratización y reforma de los estados modernos, generalmente los primeros como condición de los segundos. En América Latina se tendió a su instauración simultánea cuando las reformas han venido promovidas y acompañadas de movimientos políticos populares fuertes, y a la anterioridad y predominio de los segundos sobre los primeros cuando la reforma del estado básicamente ha sido iniciativa y ha estado a cargo de élites modernizantes que controlan y median a los sectores populares, como el populismo.

23La clave del momento inicial de este nuevo ciclo político fue una fase de fuerte interpenetración entre movimiento obrero y partido nacionalista dirigente, y de un modo más general de la sociedad civil que puso en crisis el orden político preexistente. En los primeros meses de la revolución se vive el despliegue de la nuevas articulaciones sociales y políticas así como la realización de las reformas más significativas y se emprende las reformas del estado, que si bien adopta una constitución e institucinalidad liberal standard, funciona en los hechos como una articulación de mediaciones corporativas modernas, más cercano al modelo socialdemócrata que al liberal clásico.

24El punto central de mi esquema es que en el inicio de este nuevo ciclo político se vive intensamente y de manera condensada el conjunto de nuevas posibilidades políticas y de articulaciones sociales, a la vez que las reformas macro nacionales, y se pasa muy rápidamente a un otro largo y sinuoso proceso de descomposición, en el se que se pueden distinguir a su vez varias fases hasta la aparición de la crisis general.

25La primera fase de descomposición empieza a vivirse tempranamente cuando empieza la separación de movimiento obrero y partido nacionalista, en torno a la política y proyecto de desarrollo para el país, desde el mismo 52. El 53 aparece ya claramente con la reorganización del ejército con apoyo y dirección norteamericana. Esto es ya un índice de la articulación de las nuevas alianzas y articulaciones de sostén del estado. el mnr prefiere a los norteamericanos en sustitución de los obreros para la reorganización y mantenimiento del estado.

26El grado de presencia del nacionalismo en el seno del movimiento obrero hace que el mnr pueda mediar durante largos años, pero ya dentro de un proceso de debilitamiento y descomposición de la base social del nuevo estado, que en vez de vivir su fase de desarrollo político durante la década del 50, vive ya su descomposición.

27La primera fase de descomposición es la de la descomposición de la articulación básica que produjo el 52 y posibilitó el nuevo estado. Son largos años de deterioro creciente que llega hasta el golpe del 64, que marca el inicio de la fase de dictaduras militares. Este tipo de autoritarismo ya es índice de que la descomposición ha alcanzado tal grado que ya no hay articulación de fuerzas sociales y políticas internas o nacionales que sostengan el estado con márgenes de consenso y autogobierno.

  • 1 Cfr. Zavalata, René, “Problemas de la determinación dependiente y la forma primordial”, en América (...)

28Esta fragilidad, producto de la descomposición del estado del 52 hace posible que la determinación externa norteamericana pueda definir e implantar el nuevo régimen político1, lo cual había preparado previamente con la convivencia interna del mnr.

29Un otro momento significativo de la descomposición del estado es el pacto militar-campesino, que significa un segundo quiebre en la articulación básica del 52. Primero estaba el eje movimiento obrero-partido nacionalista, que se rompe durante la década del 50, y el segundo que consiste en la articulación obreros-campesinos-estado, se rompe en la década del 60, manteniendo parte del campesinado en relación con parte del estado (el ejército) contra los obreros.

30Ya no queda nada de la sustancia social del 52 como contenido del estado, sin embargo, se vive el tiempo de descomposición de las estructuras ideológicas, políticas y económicas de que éste creó: el nacionalismo y el estado agente regulador y propietario del conjunto de monopolios económicos.

31Considero que es nuevamente la reorganización y revitalización de la sociedad civil excluida de la política la que prepara la crisis de las dictaduras y prepara también las condiciones sociales de fase de democratización.

32En este ciclo político y en esta fase de autoritarismo, es básicamente el movimiento obrero el núcleo articulador de la sociedad civil que produce la crisis, el articular en torno suyo a los sectores populares que el estado excluía y reprimía, o no lograba mediar de algún modo.

33Se vive un intenso final de ciclo, ya que a la vez se exacerban el autoritarismo y la descomposición política en el período de las breves dictaduras militares que resisten la transición, como una muestra de sus crisis o falta de base social. Pero también se vive con el gobierno de la udp la experiencia de los límites de la reforma y dirección estatal de la izquierda y del movimiento obrero en tanto capacidad para rearticular y reformar el estado del 52 u otro. Con el gobierno de la udp se acaban todas las posibilidades de las fuerzas políticas que se desarrollan en y caracterizan el ciclo político del 52, que es el año que más intensamente se vivió el siglo xx en Bolivia.

34A partir de 1985 se inicia un nuevo ciclo político que empieza a desmontar la estructura económica del estado del 52, y prepara la rearticulación y acomodo del país a los cambios del sistema mundial. Este nuevo ciclo político y su primera fase de reformas empieza en base a una articulación de parte de las élites económicas y políticas del país con los poderes económicos transnacionales y sus agencias mundiales de regulación de las políticas económicas.

35Se trata de un proceso de reformas promovido por élites políticas y económicas locales junto a élites económico políticas transnacionales. Por eso su implantación se dio caracterizada por un fuerte enfrentamiento con obreros, campesinos y otros sectores populares. Las reformas tuvieron que implantarse con varios estados de sitio ante la falta de consenso, y falta de discusión y negociación previa a los cambios.

36En este nuevo ciclo, en la medida que no es una revolución, se vive un conjunto de fases de implantación del nuevo orden político y económico que se extiende por una década, hasta 12 años.

37El eje político y social del nuevo ciclo político consiste en la articulación de las élites económicas o clase dominante del país, con la mayoría de las élites de los partidos políticos, que a su vez están dirigidos por los principales empresarios del país; y de todos ellos con el capital transnacional y sus agencias internacionales de regulación de la política económica y de la reforma del estado.

38Esta articulación predominante, sin embargo, necesita para estabilizar el nuevo orden en el mediano plazo, modificar las anteriores relaciones con la sociedad civil. En este sentido, la primera fase de reformas que es la de estabilización monetaria y desmantela-miento de la minería estatal, es también de enfrentamiento con los sindicatos y de su debilitamiento como articuladores de la sociedad civil.

39Para que el modelo tenga éxito era necesario debilitar y desorganizar a los sindicatos, así se declaró y se hizo. El estado practicó una represión selectiva de las demandas, por la que casi ninguna demanda de la cob era aceptada y procesada, a no ser en momentos de intensa movilización y conflicto.

40El primer gobierno del mnr es el de la desorganización del estado del 52 y la implantación a la fuerza, del nuevo modelo de regulación neoliberal sustituto.

41El segundo movimiento que coincide con el segundo gobierno del mnr es el intento de la construcción hegemónica, en los márgenes que lo permite el modelo neoliberal y el carácter oligárquico del poder político y económico en el país. A la vez es la segunda fase de liquidación de las estructuras anteriores, con la capitalización de las principales empresas del estado a manos de capitales transnacionales.

42En la primera fase se debilita y desorganiza a las fuerzas sociales que sostenían la estructura económica del estado del 52, por el lado del trabajo. En este segundo movimiento, se pasa a desorganizar las condiciones jurídicas y económico-institucionales de ese estado. Con esas reformas a la vez se arma el esqueleto de las nuevas estructuras de la propiedad, dirección, usufructo y poder de la economía del país.

43A la implantación de este núcleo duro del proyecto y del modelo, le acompañan procesos de producción de la legitimidad y el consenso. El principal, a mi parecer, es la reforma de la sociedad civil, es decir, una política orientada a la sustitución del nacionalismo revolucionario como sentido común predominante, por un conjunto de creencias liberales difundidas por los medios de comunicación nacionales y transnacionales, pero sobre todo inducidas por los cambios en la economía; de tal manera de hacer compatibles en ciertos márgenes urbanos la nueva dirección del estado con la sociedad civil que gobierna. En esto se ha avanzado bastante en los núcleos urbanos, por lo menos en lo que se llama consenso pasivo.

44Todo esto ha estado acompañado por un nuevo monopolio de la representación política en un sistema de partidos de mediana fragmentación, que ha confluido en torno a la aceptación de implementación del modelo neoliberal.

45Mi hipótesis es que el ciclo de implantación, organización y desarrollo del nuevo orden que caracteriza el nuevo ciclo político iniciado el 85 ha terminado. Considero que hemos empezado a vivir la primera fase de descomposición que se caracteriza por la falta de dirección estatal y perspectiva de construcción hegemónica; por fuertes pugnas entre partidos de gobierno en base a nimiedades políticas, lo cual señala que la política está dominada ya por las pugnas entre mezquinos intereses personales y de grupo. El Gobierno y el estado se vuelven así un espacio de creciente corrupción, prebendalismo, clientelismo y otras formas de la descomposición de las relaciones políticas y del gobierno de un país. No se vislumbra ningún nuevo movimiento de desarrollo político dentro de este ciclo, incluso en un eventual nuevo gobierno del mnr.

46Considero que estamos empezando a vivir el largo tiempo de la descomposición política y, en consecuencia social, del orden implantado desde el 85. No hay ninguna posibilidad de que a corto plazo movimientos de la sociedad civil posibiliten una fase de desarrollo político dentro de este ciclo o su fin y el inicio de otro; porque sospecho que en una parte significativa de la sociedad civil también están presentes los mismos rasgos de descomposición que caracterizan al sistema de partidos y al gobierno, aunque en menor medida. Considero que vamos a vivir un tiempo más o menos largo de descomposición en que estado y sociedad civil se corresponden en su núcleos predominantes.

47Más bien la historia es un proceso abierto, impredecible en parte, porque las capacidades sociales producen novedades, pero no a partir de nada. Lamentablemente empezaremos el nuevo siglo sin novedades en términos de desarrollo político.

Notes

1 Cfr. Zavalata, René, “Problemas de la determinación dependiente y la forma primordial”, en América Latina: Desarrollo y perspectivas democráticas. flacso, Costa Rica, 1982.

© Institut français d’études andines, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540