Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Visiones de fin de siglo

 | 
Dora Cajías
, 
Magdalena Cajías
, 
Carmen Johnson
, 
et al.

Estructuras y prácticas políticas en Bolivia y América Latina

La democracia imposible: 1900-1930

Marta Irurozqui

Texte intégral

  • 1 Octavio Salamanca, Nuestra Vida Republicana. Esbozos de sociología boliviana. Cochabamba, Tip. Pon (...)

1Finalizada la Guerra Federal de 1899, la narrativa liberal sobre el desarrollo democrático de Bolivia afianzó la creencia de que el país había entrado en un era de prosperidad gracias a la refundación nacional iniciada tras la derrota en la Guerra del Pacífico que había obligado a la población a reflexionar sobre sus deberes. No sólo no se cuestionó la historia oficial confeccionada por los conservadores acerca del renacer boliviano, sino que se reafirmó la existencia de dos épocas históricas relacionadas con el asentamiento de la vida republicana y democrática. La primera, se extendía desde la Independencia hasta la Guerra con Chile y se calificaba como una era de caudillos y revoluciones. Durante esos setenta y cinco años Bolivia fue un país en formación, en el que muy pocos habitantes comprendían la situación política dada su escasa instrucción en las costumbres democráticas, siendo dos los partidos en conflicto: “el de los que comen y el de los que quieren comer”. La segunda época se denominó “la de la paz”, por entenderse como el momento en que los bolivianos lograrían constituirse en una nación gobernada por leyes destinadas por igual a todos los ciudadanos y en la que el desarrollo de la opinión pública garantizaría elecciones libres1. Sin embargo, esta etapa no trajo consigo la democracia esperada porque los conservadores viciaron el sufragio por medio de la violencia, el cohecho y el fraude. La mayoría de la población boliviana sucumbió a esta prácticas debido a su origen étnico, el despotismo incaico unido a la opresión colonial habían conformado un colectivo débil, incapaz de comprender el valor de lo público y de responsabilizarse de la trascendencia de sus acciones políticas. La consecuencia de ello fue la conversión del sufragio en una farsa electoral que dio lugar a una ficción democrática cuyos principales responsables fueron los votantes por su demostrada incompetencia en formarse un juicio político independiente y obrar conforme a ello.

  • 2 Moisés Ascarrunz, El Partido Liberal en el Poder a través de los mensajes presidenciales (Prólogo (...)
  • 3 Octavio Salamanca, Nuestra vida republicana. Esbozos de sociología boliviana. Cochabamba, Tip. Pon (...)

2Aunque puede afirmarse que el presupuesto del “pueblo culpable” fue una constante en el discurso liberal, hubo variantes de carácter partidario. Si bien todos los partidos admitían la veracidad del mito del cuadillismo y de la refundación nacional iniciada en 1880, el Partido Liberal Doctrinario insistió en que la corrupción de la democracia se había iniciado con la política conservadora “del cheque contra el cheque” practicada ya desde la elección de 1884. Desde esta perspectiva, la Revolución de 1899 fue otro momento de regeneración nacional encaminado a reencauzar los principios perseguidos desde la Independencia. Su artífice fue el Partido Liberal que llegó al poder “disipando sombras, derramando la luz, infundiendo valor, confianza y amor al ciudadano”2. Frente a esta postura, los representantes del Partido Republicano reconocieron que tras la Guerra de Pacífico los bolivianos habían sabido autogobernarse por ocho años gracias a que los presidentes respetaron la libertad electoral y a que todos los partidos usaron “en condiciones de igualdad las miles de tretas electorales”. Eso varió con el estado de sitio decretado por Aniceto Arce el 5 de agosto de 1892. Aunque la práctica del voto libre se creyó subsanada con la Revolución de 1899, la política del Presidente Montes volvió a viciar las elecciones y con ello el régimen representativo3.

3Estas diferencias de interpretación acerca del momento y del acontecimiento causantes de que en Bolivia existiese una verdadera democracia estuvieron ligadas a la necesidad que tuvo cada partido de construir una imagen de sí mismo con la legitimidad y valores morales suficientes para ejercer el gobierno mejor que cualquiera de sus oponentes. Pero la combinación de la narrativa del “pueblo indefenso”, asediado por un ejecutivo tiránico, con la del “pueblo culpable” no sólo sirvió para denigrar al oponente en las contiendas electorales, sino también buscó controlar las formas y grados de la participación pública. Detrás de esta retóricas discursivas, existió un esfuerzo de diseño de la ciudadanía expresado en dos acciones. La primera, consistió en dirigir la manera en que los sectores subalternos debían ejercer el voto. La segunda, fue obligar a los sectores acomodados a un mayor compromiso público de la sociedad con el fin de que su intervención reforzase los esfuerzos de disciplinamiento popular impulsado por las autoridades. Al culpar a los votantes de los fracasos del gobierno, debido a que su origen social y étnico los hacia vulnerables a la demagogia de los partidos, no se quiso impedir que sufragaran, ya que sin ellos difícilmente se podía sostener ante la opinión internacional la existencia de elecciones populares en Bolivia. Se pretendió hacerles interiorizar que el ejercicio del voto no les convertía en verdaderos ciudadanos. La ciudadanía implicaba un conjunto de cualidades morales de las que ellos carecían a causa de las imperfecciones provocadas por su origen indio, únicamente corregibles mediante una instrucción purificadora. Esto es, la ciudadanía siguió considerándose como una cualidad no como un derecho. Dada la importancia del discurso político en la definición y rediseño de quienes debían ser ciudadanos, éste apartado aborda la consolidación de la “guerra de razas”, “el mal del caudillismo” y la “ficción democrática” como verdades oficiales que dificultaron la participación pública de sectores de la población. Los tres tópicos ayudaron a que cuajara la idea de que era imposible lograr el progreso y la unidad nacional debido a que Bolivia estaba habitada por culturas sumamente heterogéneas.

La guerra de razas

  • 4 José Vicente Dorado, Impugnación a las ideas federales. Sucre, Imp. Pedro España, 1877.
  • 5 Casimiro Corral, La Doctrina del Pueblo. La Paz, Imp. Paceña, 1871.
  • 6 Dorado Op.Cit. p. 17.
  • 7 Salvador Romero Pittari, Pueblo y República en el Siglo xix. Historia y Cultura, No. 7, La Paz, 19 (...)

4Durante la etapa conservadora, la novela de Nataniel Aguirre distribuyó las obligaciones y derechos públicos de los bolivianos en función de su participación en la Guerra de Independencia. Del grado de patriotismo demostrado dependía el nivel de responsabilidad de cada “raza” en el diseño de la nación. Dado que la población indígena tendía a generar una “guerra de raza”, que ponía en peligro la unidad nacional, dicho colectivo debía quedar al margen de su construcción. No se le negaba la bolivianidad, sino que se les instaba a subsumirse en un proyecto cultural de nación elaborado por los criollos y bajo las condiciones de integración que estos impusieran. La preocupación de Nataniel Aguirre acerca de los problemas que generaba la población india en la elaboración de la unidad nacional ya habían sido expresados por José Vicente Dorado y Casimiro Corral en Impugnación a las ideas federales en Bolivia4 y en la Doctrina del Pueblo5, respectivamente. Para el primero, el indígena no tenía futuro independiente. Su condición reservada y desconfiada le hacía vivir aislado del resto de la población, “sin tomar parte en nuestras cuestiones políticas ni en la organización social”, no quedándole más que dos opciones. O se civilizaba o desaparecía absorbido por la raza blanca, “porque es ley de la naturaleza que en la lucha de las razas que se combaten, la más débil sucumba ante la más fuerte”6 Casimiro Corral era más optimista respecto a la capacidad de maniobra del indio. El modelo de república democrática concebida por este autor expresaba el ideal jacobino de formar un solo pueblo, una sola nación, con una soberanía indivisible ya que el progreso de un país dependía “de la unidad y uniformidad de los elementos que concurren a mantener la vida y animación del cuerpo social”, siendo esos elementos, las leyes, la población, el idioma y las costumbres. De ahí, que el mayor peligro para lograr una nación radicara en la heterogeneidad de razas y tradiciones. Pese a ello, Corral creyó que la concordia y la armonía entre los bolivianos se obtendría mediante la práctica de la democracia que eliminaría “las distinciones de castas y las jerarquías de privilegio”7. Aunque Nataniel Aguirre confiaba en las virtudes democráticas, consideró que el estado de atraso y odio de los indios iba a dificultar su asimilación a la nación boliviana lo que le llevó a desear para ellos una ciudadanía tutelada. Si con Juan de la Rosa se jugó en abstracto con la amenaza que suponían los indígenas, el segundo consistió en demostrar que no se trataba de un peligro literario sino de una realidad. La ocasión vino con la Guerra Federal de 1899 en la que los liberales movilizaron a gran parte de la población aymara del Altiplano para vencer a los conservadores.

5La presencia india en la guerra de 1899 fue interpretada de diversa forma dependiendo de que el analista fuera del Partido Liberal o el Partido Conservador. Ambas posturas no se mantuvieron homogéneas sino que evolucionaron en función del comportamiento de la población india, siendo la masacre de Mohoza el acontecimiento que marcó dos etapas diferenciadas. Antes de que se produjeran los hechos, se mantuvo la idea de que “la indiada” había sido instigada a participar en la contienda o bien por las campañas proselitistas de los liberales, o bien por los saqueos de los conservadores, sin que se reconociese su actividad política autónoma. Pero en la segunda etapa, después de la masacre de Mohoza, ambos partidos coincidieron en afirmar que la población indígena estaba obrando bajo su propia iniciativa, poniendo en peligro la superioridad étnica de la mancomunidad criolla-mestiza a través de una guerra de razas. Veámoslo más despacio.

  • 8 “Por Chasqui”, La Soberanía, Oruro, 2/3/1899.
  • 9 Carta de Mariano Baptista a D. Jacobo Ramallo, Cochabamba, 5 de septiembre de 1899, El Comercio, L (...)
  • 10 “...la actitud que ha asumido la indiada en la altiplanicie tiene como origen único el sistema de (...)
  • 11 “Circular de Fernando E. Guachalla al señor sub-Prefecto de la provincia de La Paz, La Paz, 1 de f (...)
  • 12 En el primer caso, el Escuadrón unitario Monteagudo fue a la finca “Santa Rosa” y fusiló en masa a (...)
  • 13 “Al esfuerzo uniforme de este departamento han contribuido todos los sectores sociales habiendo so (...)
  • 14 “Secretaria General. Circular”, Boletín Oficial, No. 30, La Paz, 3/2/1899.
  • 15 “...los horrores del norte son tales o menos crueles que lo que dice de ellos la prensa. No hay qu (...)
  • 16 “La federación paceña, iv”, El comercio, La Paz, 25/2/1899.

6En un inicio, conocida la movilización de los indios aymaras como ejército auxiliar de los liberales, el Partido Conservador acusó al Liberal de haber estado gestando su levantamiento desde las elecciones de 1888 mediante un largo y “esforzado trabajo de los agentes revolucionarios esparcidos en los pequeños cantones de la altiplanicie”8. En contrapartida, los revolucionarios mantuvieron dos posiciones correlativas. En un primer momento, la Junta Revolucionaria aseveró que la administración federal no provocó el levantamiento indígena, sino que lo hicieron “por espíritu de propia conservación”9 debido al comportamiento despótico y saqueador de los unitarios10. La “raza indígena” siempre se había mantenido ajena a los sucesos políticos del país por sus especiales condiciones de ignorancia, pero se había visto obligada a participar en “los horrores de la guerra civil” como represalia a los vejámenes que había sufrido11 y que quedaban ejemplificados en las matanzas de la finca “Santa Rosa” y de Ayoayo y Corocoro12. Es decir, la causa inmediata de los desmanes indios eran los crímenes que perpetraban contra ellos y no el hostigamiento liberal13. A esto los liberales añadieron que en los últimos cincuenta años, ningún gobierno había hecho nada por “civilizar a la raza indígena”, a no ser convertirlos en eternos contribuyentes de “las arcas fiscales del Estado”, sin molestarse en “abrir una sola escuela para instruir al caribe, al antropófago, a la bestia, con lo que habían impedido el progreso nacional que ellos mismos reclamaban14. En un segundo momento,los liberales admitieron su responsabilidad en la sublevación indígena aludiendo a razones humanitarias. En este sentido, Alfredo Jáuregui Rosquellas, aseguró que tenía documentos que acreditaban que “varias comisiones enviadas por el gobierno revolucionario recorrieron el Altiplano... excitando a la indiada el alzamiento” y soliviantándola con afirmaciones referentes a que el ejército constitucional se dirigía a La Paz para exterminarla, “incendiar los campos”, apropiarse de los ganados e “imponer los caprichos de un gobierno abusivo y desacreditado”15, todo con el fin de que comprendieran que la conservación de sus comunidades y su propia vida dependía de su actitud frente a las fuerzas alonsistas16.

7La situación anterior cambió cuando el batallón liberal Pando fue masacrado por su supuestos aliados aymaras en el pueblo de Mohoza. A partir de ese momento comenzó a cobrar fuerza el rumor de que la población indígena llevaba largo tiempo gestando una “guerra de razas” que culminaría con un gran alzamiento el 3 de mayo de 1899 encaminado a lograr la restitución de tierras de comunidad por medio de la constitución de un gobierno indígena. Ante esta situación, los liberales encarcelaron a algunos líderes indígenas e instaron a los conservadores a firmar un acuerdo de paz que les permitiera unir sus fuerzas y hacer frente a la sublevación:

  • 17 “Carta de José Manuel Pando a Severo Fernández, Alonso, Caracollo, 3 de marzo de 1899”, en Boletin (...)

“Para nadie son desconocidos los males que está produciendo la actual guerra intestina; a esos puede agregarse, como resultado inevitable los de la guerra de razas, que ya sobreviene por impulso propio de la raza indígena. El esfuerzo que hiciéramos para poner término a esa guerra civil y el acto de prevenir, contener y esterilizar la que se inicia por los indios, sería para todos honroso, sí, como lo espero, es aceptado porud”17.

8La respuesta conservadora fue negativa, prolongándose la guerra hasta la batalla del Segundo Crucero en la que se afirmó el triunfo liberal. Tras la victoria, continuó la purga de la población india en los departamentos de La Paz, Oruro y Potosí, tarea que se completó más tarde mediante el Juicio de Mohoza (1901-1904). En este se condenó no sólo la masacre del batallón Pando, sino la matanzas de Corocoro y Ayoayo, perpetradas contra el ejército unitario bajo el auspicio de los liberales y disculpadas por éstos en los primeros meses de la guerra. Pero en el juicio no se tuvo en cuenta ese hecho. Unicamente se atendió al salvajismo, brutalidad y sadismo con que los indígenas exterminaron a los soldados.

  • 18 Un debate al respecto está recogido en Marta Irurosqui, La armonía de la desigualdades, elites y c (...)

9El propósito de este texto no es entrar en la discusión historiográfica acerca de la existencia de un proyecto político indio de autogobierno y las razones de su levantamiento18, sino rescatar el hecho de que con la historia de una planificada sublevación india contra la raza blanca los liberales incrementaron los miedos de la mancomunidad criollo-mestiza. El resultado fue la conversión de una sospecha en certeza. Si rondaba en el ambiente que los indios no podían pensar en la nación por su disposición a generar una guerra de razas el hecho de que un batallón liberal hubiera sido asesinado “sin motivo” por sus aliados confirmaba que lo único que podía esperarse de los indios era venganza.

  • 19 “Carta de José Manuel Pando a Severo Fernández Alonso, Caracollo, 6 de marzo de 1899”, en El Comer (...)

“Indiada guerra motu-propia a raza blanca; aprovechando despojos beligerantes se hará poderosa; nuestras fuerzas apenas podrán dominarla; parece imposible que no aperciba usted... vista respuesta negativa, emprendo marcha a Caracollo. Deploro que partido imperante niegue advenimiento razonable propuesto y pretenda la ruina y humillación del pueblo paceño para salvar formas, no siempre observadas en las más graves crisis de su historia; se hundirá Bolivia: sea”19.

  • 20 Ramiro Condarco Morales, Zárate, el temible Willka. Historia de la rebelión indígena de 1899. La P (...)
  • 21 Boletín Oficial, No. 80, La Paz, 14/4/1899.
  • 22 Condarco Morales, Zárate..., pp. 169 y 266.

10Su actitud sanguinaria y rencorosa era imposible de conciliar con un proyecto de unidad nacional, luego había que excluirles de su diseño y pensar en la manera menos conflictiva en que les iría transformando en bolivianos, ya que la falta de emigrantes les convertía en la única mano de obra a la que se podía recurrir. Esa dependencia laboral hizo que en debate sobre qué hacer el indio, vigente durante las primeras décadas del siglo xx, se manejaran dos visiones del mismo: la de “indio criminal”, mediante la que se justificaba una conducta opresiva hacia ellos por ser “criminales sanguinarios en continuo acecho de la raza blanca” y la de “indio víctima”, incapaz de subvertir sus instintos por los años de opresión y tiranía ejercida durante la colonia y la época de los caudillos. Ambas imágenes fueron las dos caras del discursos de la “guerra de razas”, destinado a reforzar la negación a la población indígena de una participación activa en la vida política del país. Tanto por ser criminal como por ser víctima, el indio estaba incapacitado para entender la democracia y para ejercer los derechos y los deberes de un ciudadano. Además, grabada en la mente de la mancomunidad criollo-mestiza la imagen de un indio terrorífico y caníbal que buscaba arrebatarle sus privilegios y vidas, era difícil que este colectivo estuviera dispuesto a verlo como a un igual con el que había que llegar a un acuerdo de convivencia. el indio no sólo era peligroso, sino también inferior y despreciable, por tanto era impensable que le considerara un sujeto político capacitado para pensar en conjunto la nación. Los liberales entendieron muy pronto que debían lavar su imagen de sublevadores de indios si querían mantener el éxito alcanzado con la Revolución Federal de 1899. Para ello la versión de Federico Zuazo, gobernador del Estado Federal de La Paz, acerca de que “la clase indígena fue llamada en los primeros momentos de la revolución para coadyuvar a preparar la defensa y que habiendo mejorado el abastecimiento de pertrechos en los parques rebeldes convenía exhortar a los indígenas a retirarse a sus hogares”20, fue sustituida por otra en la que aseguraban que la Administración Federal no había provocado ese levantamiento, aunque si “toleró la defensa del ultraje a la familia y al hogar, reservándose tranquilizar a esa clase social en el momento oportuno, por medio de la persuasión y el respeto a los sagrados derechos de la humanidad”21 . En esa misma línea, el liberal y futuro Jefe de Gobierno Ismael Montes, aseguró que el indígena Pablo Zárate Willka se encontraba animado por miras particulares, mientras que el también liberal y más tarde líder el Partido Republicano Bautista Saavedra, escribió que este cabecilla “meditaba el alzamiento de toda la raza aymara en la República” y que en el curso de la rebelión hubo incitación tanto al “exterminio de los blancos” cuanto a un “levantamiento extraordinario que encendiera una guerra de castas sangrienta y bárbara”. Esa postura fue corroborada por el ensayista Quintín Barrios, quien dijo que “se ha visto por la relación de los hechos (juicio de Mohoza) que la indiada proclamó su independencia completa de todo poder, sin más sujeción que los mandatos de Willka” manifestando “en el curso de la rebelión sus intenciones exclusivistas de medrar a la sombra de la victoria, recuperando la dominación de su raza en el país, aniquilando, sus infundadas pretensiones, el poder de las clases civilizadas de la sociedad”22.

11Tras los acontecimientos de 1899, fuera o no cierto el plan de sublevación de “la indiada” contra la raza blanca, éste quedo convertido en verdad oficial. Ello tornó ilegítimas las reclamaciones indias acerca de la restitución de las tierras de comunidad consolidándose el proceso de expansión del latifundio iniciado con Melgarejo en la década de 1860. Abocados a convertirse en colonos o emigrar a la ciudad para convertirse en artesanos poco cualificados, los indígenas fueron objeto del discurso de la redención de sus instintos mediante la educación y el trabajo. Pero los planes de regenerarle para tornarle un individuo apto para el progreso no se percibían fáciles. Primero, su ignorancia le hacía presa fácil de los demagógos, quienes para medrar en política dejarían que la educación inculcase en ellos impulsos de rebeldía:

  • 23 Manuel Rigoberto Paredes, La Altiplanicie, Anotaciones etnográficas, geográficas y sociales de la (...)

“Si tal ocurre hoy, ¿qué sucederá mañana cuando el indio preñado de odios y venganzas contra el blanco y el mestizo, asimile y se apodere a medias de la cultura y civilización de éstos?”23.

  • 24 Manuel Rigoberto Pareees, Provincia Inquisivi, Estudios geográficos, estadísticos y sociales La Pa (...)
  • 25 José Salmón Ballivián, Ideario aymara, La Paz, Escuela tipográfica Salesiana, 1926, pp. 134, 148, (...)
  • 26 “En Bolivia, si el indio desapareciera, no podría ser reemplazado. En efecto, él está admirablemen (...)
  • 27 Franz Tamayo, Creación de la pedagogía nacional, La Paz, Ed. Juventud, 1988, p. 163.

12Segundo, como los largos períodos de dominación habían doblegado su carácter, “amortiguando las luces de su inteligencia”24, la forma en que la educación no les dañaría y les devolvería la humanidad era orientándola hacia el trabajo. Unicamente a través de él “se convertiría muy pronto en fuerza viva, engrandeciéndose la nación de una manera pasmosa, dejando de ser lo que es hoy, una riqueza negativa”25. La educación del indio era no sólo precisa para él, sino también un bien general necesario para la colectividad, ya que sin trabajadores dóciles y esforzados difícilmente se iba a crear riqueza nacional26, Sin embargo, a pesar de la exaltación de “las admirables condiciones de sus costumbres, de su naturaleza física y moral, que hacen de él uno de los factores humanos más ricos y considerables que puede ofrecer la historia”27, el indio seguía siendo visto como el principal responsable del atraso boliviano.

  • 28 Medardo Villafán, La importancia de la instrucción. Filosofa popular. Pequeño extracto dedicado a (...)
  • 29 Juicio seguido a Isabel Chambi por el delito de filicidio en la ciudad de Oruro, 1919, ibidem p. 1 (...)

13Años más tarde, la interpretación del indio como problema nacional se mantenía. En un texto sobre la importancia de la instrucción, Medarno Villafán insistió en “la multitud de clases indígenas” que existían en su territorio patrio, siendo la de los aymaras la que había dado mayores “pruebas de ferocidad sanguinaria”. La causa de su “carácter abyecto y criminal” no sólo era causado por su absoluto analfabetismo, sino también por la existencia de “cierto principio de solidaridad íntima, proveniente de la homogeneidad de raza, idioma y costumbres, así como de su crecido número”, pues con el quechua no sucedía lo mismo “precisamente porque, siendo de reducido número, era fácil a la subordinación y al respeto al blanco”. Dado que el exceso de población aymara intraquilizaba al resto de bolivianos por sentirse víctimas en cualquier momento de sus sublevaciones, era imprescindible que la educación se expandiera hasta “las últimas gradaciones de la escala social”, constituidas por “indios y mozos”28. En el juicio seguido en la ciudad de Oruro a Isabel Chambi por el delito de filicidio, Medardo en su calidad de defensor insistió en ello diciendo que en vez de juzgar las faltas de la clase indígena “deberíamos preocuparnos de su instrucción para rehabilitarla... y colocarla al nivel de los demás que conocen bien sus deberes y respetan a la sociedad y a sus leyes”29.

  • 30 Daniel Salamanca. Programa del Partido Republicano Genuino. Oruro, 3 de enero de 1915; Demetrio Ca (...)
  • 31 Demetrio Canelas, Programa republicano socialista 2 de septiembre de 1930, pp. 92-94.
  • 32 José Luis Tejada Sorzano, Contribución principista a la reorganización del Partido Liberal. La Paz (...)

14Para el Partido Republicano, aunque fueran grandes los defectos e incapacidades de la democracia, era en el comicio popular y en el debate parlamentario, irradiados por una prensa libre, donde se formaba una conciencia nacional30. Como la población indígena no tenía acceso a la ciudadanía por ser analfabeta, era imprescindible su educación para que desterrara sus hábitos criminales y se integrase a la nación. Pero eso parecía difícil de lograr a juzgar por lo expresado en el Programa de 1930 del Partido Republicano Genuino. Se siguió manteniendo que por causa de la gran proporción del “elemento nativo retardado”, que entraba en la composición de la nacionalidad boliviana, el problema social fundamental del país era “la transformación del indio en un ser civilizado”. Los “grandes abismos espirituales sociales y telúricos” que separaban a los diferentes elementos raciales creaban uno de los problemas más difíciles para el progreso. Resolver el futuro indio era imperioso porque estaba en juego “la existencia misma en Bolivia como una democracia verdadera”, ya que sin una población “más o menos homogeneizada”, con sentimientos y tradiciones comunes, no podía haber nacionalidad propiamente dicha”31. En 1938, José Luis Tejada Sorzano replanteó el problema, señalando que después de la guerra con Paraguay la reconstrucción de Bolivia sólo sería posible si no se caía “en el torbellino de extremismos políticos, sociales, religiosos y raciales”. La democracia estaba en peligro a causa de la infiltración de doctrinas y dogmas exóticos en un medio de odios profundos imborrables y en el que las fallas milenarias de organización se tornaban en fuentes de miseria, dificultando la “intervención consciente del ciudadano en la formación de los poderes públicos”32. Consciente del mismo problema, el Partido Republicano Socialista abogó por una educación indígena apropiada para la agricultura y a los oficios manuales a través de una escuela tipo Warisata, además de la creación del Departamento Nacional de Asuntos Indígenas y de un Instituto Nacional de

  • 33 Enrique Hertzog, Waldo Belmonte Pool y Francisco Lazcano Soruco, Programa del Partido Republicano S (...)
  • 34 Partido de la Falange Socialista Boliviana Alberto Cornejo, Programas políticos de Bolivia. Cocha- (...)

15Indiología33. El Partido de la Falange Socialista Boliviana se mantuvo en la misma línea, señalando que ya que el indio era “la raíz de nuestra nacionalidad”, su emancipación cultural y liberación económica sólo sería resultado de su habilitación para el trabajo técnico rural34.

  • 35 Este gusto por modelos aparentemente foráneos no fue un fenómeno de dependencia cultural ni de imi (...)

16La negativa de la elite a no incluir a los indígenas en la construcción nacional, bajo la acusación de salvajismo y analfabetismo, en su empeño de lograr una unidad étnica a partir de las raza blanca revelaba la doble autoexigencia a que este grupo estaba sometido. Su desarrollo grupal dependía tanto de la competencia y reconocimiento entablado con las elites extranjeras, como de las cuotas de poder que alcanzase en su propio espacio.Por un lado, esa situación requería una construcción nacional independiente que reuniese todas las virtudes de civilización y progreso necesarias para formar parte de los países “adelantados”. Por otro, conllevaba una interpretación de su entorno y de las posibilidades de éste en función de “ideales europeos”35, que, al no coincidir con el escenario étnico boliviano, atrapaban a la elite en un conflicto de identidades, agudizado por las barreras culturales. Si la realización de una nación representativa era beneficiosa para su propio desenvolvimiento, la población de “indios” y “cholos” no lo era tanto, en la medida en que serían sus características raciales las que definirían lo boliviano:

  • 36 Salmón Ballivián. Ideario.... dd. 148.

“Desarticulados de la civilización, sin ser salvajes ni propiamente siervos, los indios, cuyo número pasa de un millón, constituyen en la República casi un peso muerto, dándose el tipo de “población indígena” que es como se conoce a Bolivia en el extranjero”36.

  • 37 Alcides Arguedas. Historia general de Bolivia, ¡809-1921. El proceso de la nacionalidad La Paz, Ed (...)
  • 38 Paredes, Idem. pp. 236-37
  • 39 Arguedas, Op. Cit p. 55.
  • 40 No se olvide la confiictiva situación de Bolivia frente a otras naciones vecinas y a las sucesivas (...)
  • 41 Paredes, Idem. pp. 124, y 192-193.

17El disgusto porque los viajeros de otros países retornaran “a sus lares llevando el convencimiento absoluto y cabal de que el elemento indígena es el que todavía predomina en las urbes bolivianas”37 llevó a la elite a negar o a posponer sus posibilidades nacionales38. No podía ser reconocida como perteneciente a un país indígena, porque eso la igualaría a una población que consideraba inferior39, desapareciendo, por consiguiente, la lógica de sus privilegios y descendiendo jerárquicamente respecto a otras elites nacionales, para las que serían simplemente advenedizos enriquecidos o clases altas de segunda categoría40. Era por tanto, prioritario demostrar que Bolivia no era una nación de indios para impedir que fuese examinada en el exterior a través de éstos y para reafirmar la validez de la elite boliviana frente a sus homónimas. Para ello, era básico que el grupo privilegiado encontrase alguna solución que homogeneizara étnicamente Bolivia hasta convertirla en un país a su medida y gusto, que pudiese ser visto en el exterior tal como ese grupo consideraba que era la forma correcta de ser visto, interpretado y aceptado. Entre tanto cualquier acto sospechoso de barbarie o atraso sería responsabilidad de esa masa salvaje e inferior que obstaculizaba el desenvolvimiento nacional del país41, impidiendo a la minoría culta y blanca hacerse cargo de éste e incluso obligándola a desentenderse de la vida política.

  • 42 Bautista Saavedra, El Ayllu (1901). Eugenio Gómez, Bautista Saavedra, La Paz, Biblioteca del Sequi (...)
  • 43 Carta de Alcides Arguedas a Gabriela Mistral, Alta Mar, l0 de julio de 1922, (Arguedas 1979, p. 28 (...)
  • 44 Arguedas, Idem. pp. 510-511.
  • 45 Manuel Rigoberto Paredes, Política Parlamentaria en Bolivia La Paz, Ed. Cerid, 1992, p. 57.
  • 46 Alcides Arguedas, Pueblo Enfermo La Paz, Ed. Juventud, 1988, pp. 328-377.

18A su vez, esta actitud abocada a lo occidental entraba en contradicción con el imperativo de que Bolivia demostrase su independencia colonial, su originalidad e integridad nacionales a partir de lo que no fuera europeo, esto es, a partir de sus antecedentes indígenas. Como la “superioridad racial sólo se (iba) formando a base de tradición”42, y ésta provenía irremediablemente del pasado, la solución a tal dilema estuvo en el culto de la grandeza legendaria y ya perdida de quechuas y aymaras, que se combinó perfectamente con la subestimación del indio real, degenerado culturalmente por la presencia española y del que sólo se podían heredar taras. La mistificación de los antepasados incas justificó que en el medio literario se rechazara el exotismo extranjero y se abogase por el rescate de “las cosas de la propia tierra, de nuestro carácter, paisaje, costumbres y modos de vida”43, al tiempo que se suscribían las opiniones de Alberdi acerca de que difícilmente se podía “realizar la república representativa, es decir, el gobierno de la sensatez, de la calma, de la disciplina, por hábito y virtud más que por ocasión, de la abnegación y del desinterés”, si no se alteraba “profundamente la masa o pasta de que se compone nuestro pueblo-americano”44. Pero al contrario de lo sucedido en otros países, en Bolivia se descartó que fuera lo mestizo el elemento nucleador de la identidad nacional. En la medida que se estableció un intercambio con la raza blanca, el indio la degeneró45 . Se expandió el espíritu sumiso y avasallable de las “turbas” indígenas, incapaces de guiar por sí mismas sus propios deseos, y todo se fue “acholando, aplebeyándose ordinarizándose como todo se achola y se ordinariza en Bolivia desde hace muchos lustros, o desde la Colonia, en suma, pues, repito igualmente, es el mestizaje el fenómeno más visible en Bolivia, es el más avasallador y el único que explica racionalmente y de manera satisfactoria su actual retroceso”46.

El mal del caudillismo

19La pregunta de qué hacer con el indio remitía de un modo inmediato a qué hacer con el mestizo. Si la postergación de la ciudadanía india estaba solucionada con la narrativa de la “Guerra de razas”, quedaba aún por resolver el futuro público de la población subalterna urbana. La otra verdad oficial, el mal del caudillismo, adquiría relevancia para demostrar la escasa calidad que los mestizos ofrecían como ciudadanos.

  • 47 Salmón Ballivian, Ideario p. 22.

20En los ensayos políticos y literarios de la época se advierte una progresiva estigmatización de lo mestizo y su inmediata conversión despectiva en lo cholo. Si en Juan de la Rosa el mestizo letrado personificado en Juancito sintetizaba al ciudadano del futuro, en textos posteriores como los de Paredes, Bedregal, Salmón Ballivián, Finot, Chirveches, Medinacelli, Navarro, Canelas, Tamayo o Arguedas el mestizo era siempre un individuo corrupto y arribista que no tenía reparos en explotar a la población indígena en su versión de terrateniente, cura o corregidor o que recurría a la política para imponer sus ambiciones personales a los intereses de la nación. En esa acción le favorecía su origen. Hijo de un aristócrata y una chola, podía detentar el poder local gracias a participar tanto del universo de la elite como de lo popular. Mientras a través del apellido paterno mantenía excelentes y útiles conexiones políticas y económicas en la capital, los antecedentes plebeyos de su madre le permitían un fácil acceso al submundo de las chicherías, siendo sencillo actuar como agente electoral y reclutar simpatizantes a su causa. Esta visión negativa de lo mestizo, adquirió mayor relieve cuando los ensayos históricos escritos en las primeras décadas del siglo xx lo vinculaban con el caudillismo. El hecho de que lo mestizo se asumiera no sólo como consustancial al militarismo, sino también como la cualidad que permitía la existencia de esa perversión política, nos informa de una tendencia intelectual discursiva de enraizar el descontento nacional en una causa étnica. Paradójicamente, si se compara el vilipendio intelectual del mestizo con los datos que se disponen sobre su presencia pública y política, se advierte un aumento de su participación propiciado por los intereses electorales de la elite. Frente a esta situación se imponen varias preguntas: ¿por qué se produjo ese cambio en la concepción del mestizo que de letrado pasó a convertirse en cholo? ¿por qué se hacía depender la salud política de Bolivia del componente étnico de sus gobernantes?, ¿por qué el mestizo terminaba convertido en la razón única e inexcusable de todo malestar boliviano? Tales preguntan se sintetizan en una: ¿Qué significó el prejuicio anti-cholo? Al plantear esos interrogantes no se pretende reconstruir el comportamiento político de los sectores populares que quedaban englobados bajo el término de cholos, sino sólo insistir en el medio de la elite a una participación política popular no disciplinada. La variedad de representaciones del mestizo hacían de este un elemento de inestabilidad social, al que no tenía sentido ni ubicar ni tutelar, porque su calidad de no indio le daba acceso a los privilegios públicos. Como masa electoral necesaria tenía la capacidad tanto de ayudar a una facción de la elite a subir al poder, como de acceder el mismo a éste. Esa aptitud tanto de legitimar un resultado electoral, como de confirmar con ello que Bolivia era un país escrupulosamente democrático que cumplía con los programas del ideario liberal, hacía que la elite dependiera de su participación para definir y negociar sin grandes costos su hegemonía interna. Pero como esa actuación tenía dos direcciones, una que refrendaba el poder oligárquico, y otra que subrayaba la presencia popular activa en la vida pública, la elite se vio obligada a encontrar mecanismos de control y de invalidación de la participación mestiza47. Estos fueron tanto de carácter étnico como histórico al presentar a este colectivo como el heredero del caudillismo a causa de sus tareas étnicas, permitiendo con ello la consolidación de tópicos sobre lo cholo que hasta hoy tiene refrendo público. Veamos el dúo cholo-caudillismo.

  • 48 En la fiesta de Santiago en la Provincia de Laja, pasada la procesión, los concurrentes disfrazado (...)
  • 49 Paredes, La Altiplanicie pp. 190-200.
  • 50 Rigoberto Paredes, Provincia Inquisivi p. 80; La Altiplanicie, pp. 115, 119, 130.
  • 51 Paredes, La Altiplanicie p. 182.
  • 52 Ibidem, pp. 182.
  • 53 Ibidem, pp. 134 y 205.
  • 54 Paredes, Provincia Inquisivi p. 83.
  • 55 Paredes, La Altiplanicie pp. 106-109.

21Tras la Guerra de Independencia, el militarismo48, entendido como caudillismo, con su leva de hombres, contribuciones forzosas y dilapidaciones49 vició los hábitos de los provincianos, bastardeando su carácter y haciéndoles “malos y holgazanes”. El consiguiente renacimiento del regionalismo generó “mestizos dañinos” que, con sus abusos, obligaron a los principales vecinos, “las familias acaudaladas y las personas inteligentes”, a emigrar a las ciudades “seguras de tener en ellas posición social espectable, comodidades y provenir sus descendientes”50, quedando en el lugar “los peores elementos sociales” que hacían desaparecer de “los pueblos las garantías individuales” e imponían al a juventud militar y aniquilarse en “los ejércitos banderizados”51. El campo se despoblaba de hacendados capaces y de laboriosa mano de obra, reduciéndose la riqueza agraria del país y las posibilidades de progreso de éste, sin que sus pobladores pudieran ser sustituidos por “ninguna otra raza superior”52. Ese vacío dejado por los hacendados tradicionales hizo que “la raza mestiza que ha sucedido a esos laboriosos y emprendedores propietarios “descuidara y abandonase al aborigen al laboreo de la tierra53. Para mayor desesperación, la mayoría de los pueblos que componían las provincias se encontraban divididos en bandos que se odiaban encarnizadamente54, debido a que sus habitantes, en su mayoría mestizos, habían heredado los sentimientos indios “de exclusivismo localista”, ajenos a la solidaridad nacional y a la idea de pertenencia “a la República de Bolivia”55.

  • 56 Ibidem, p. 97.
  • 57 Alcides Arguedas. Historia pp. 52-53 y 512.
  • 58 Arguedas, Pisagua, Biblioteca Popular Boliviana. Ultima Hora, La Paz, 1978 (1903), p. 129.
  • 59 Arguedas, Historia pp. 52, 188-189.
  • 60 Paredes, Política pp. 37-40.
  • 61 Juan Francisco Bedregal. La máscara de estuco, Arno Hnos., La Paz, 1924, p. 162.

22Mientras esto sucedía en el campo, en la ciudad crecía la población chola, originada por la inmigración india, que por su falta de instrucción era una víctima fácil de los demagogos56. Estos, ansiosos de acceder al poder, buscaban utilizarla como clientela en sus pleitos políticos. La hacían creerse “fuente pura de todas las virtudes y abnegaciones”, “despertando en ella la vaga noción de su valor como unidad y el concepto confuso todavía de su fuerza”, con lo que era arrastrada “a la fácil concepción de un igualitarismo bárbaro, difundido por todos los demagogos verbosos y sin disciplina según la cual un albañil o un carretonero rústico valen o representan idénticas fuerzas que un inventor, un sabio o un estudios”57. El resultado era la aparición “de un populacho ignorante” que deseaba “hartarse con el robo de los bienes de los que se decían superiores”58 y que carecía de grandes preocupaciones ideales, al estar sólo interesados en alcanzar “brillo social, figuración política y a la ostentación de títulos o riquezas”. A pesar de esas taras, el cholo tenía la característica de rechazar toda imposición ilegal de las autoridades, pero “los gobernantes, lejos de cultivar esas buena cualidades y encausarlas en un sentido que sea beneficioso para el país, hacen esfuerzos para ahogarlas y envilecer a los que las poseen”; de ahí que un mal caudillo hiciera “mas daño al país que una epidemia mortífera,porque si ésta ataca a los cuerpos, hace aquel estragos en el alma de los ciudadanos. La corrupción del pueblo boliviano se debe a sus caudillos”59. Además la continuidad de las prácticas caudillistas, sostenidas gracias a la ignorancia, sentimentalismo, audacia y fanatismo de los “cholos” desvirtuaba el régimen de partidos políticos60. En sus ansias de mejora social, ofrecían su apoyo a cualquiera que los embriagara con “los humos capciosos de ideas, que ni nosotros (la elite) comprendemos bien pero que las sabemos utilizar óptimamente; democracia, igualdad, socialismo, sufragio, que son para ellos más perjudiciales que el aguardiente y la chicha”61.

  • 62 Arguedas, Historia p. 58.
  • 63 Paredes, Política pp. 38-39.
  • 64 Paredes, Política pp. 38-39.

23En definitiva, en los discursos de los intelectuales y políticos de la época el sistema político estaba viciado por dos motivos. Uno, era la incapacidad de los electores populares, y otro la desidia de los notables de la sociedad62 que con “su ineptitud, negligencia y gandulería” había permitido “la abundancia desproporcionada del elemento mestizo y el predominio pernicioso de la plebe”. Esa acción les convertía a ellos63 y a los demagogos blancos, que distraían a los mestizos de sus actividades manuales, en “cholos más inútiles que todos los cholos”64. Con esa clasificación, los errores políticos no tenían un carácter institucional sino personal, que afectaba a todos aquellos que favorecían el ascenso popular.

  • 65 “Los pueblos tienen vicios políticos arraigados que no los destruyen agitaciones aisladas, y el nu (...)
  • 66 “Se le da el nombre de Cosa Pública, interés nacional, derecho ciudadano, deber cívico y otros cie (...)
  • 67 Paredes, Política p. 96-97.

24Pero aún en principio todos eran culpables, la actitud de la mancomunidad criolla-mestiza recibía un trato más benévolo, ya que, dada la miseria moral y física de la plebe boliviana, se comprendían sus escrúpulos y desinterés a participar en política. Si se quería combatir la ausencia política de la “gente blanca” había que excluir de la vida pública “la insensatez y bajos instintos de la plebe” que desvirtuaban la democracia, impidiendo que esa vía política fuera la más adecuada para la modernización de un país65. Dado que era absurdo “pretender que la democracia y sus aditamentos” dieran resultados donde no se los comprendía66, la solución estaba en buscar ideologías más restringidas para acceder al progreso y a la civilización. Si Bolivia no se gobernaba por sus instituciones, ni se mantenía por la justicia, ya que en ella todo se desvirtuaba y destruía “por el abuso de los gobernantes o de los partidos políticos y por la pasividad del pueblo en aceptar esas prácticas deformes, era porque el país “en su raza, en su cultura, en sus instituciones, en sus costumbres” continuaba siendo “un Estado en vías de formación”. Y como tal debía esperar a que la “mezcla de razas diferentes con la cultura embrionaria” diera lugar al tipo de boliviano definitivo”67. Mientras esto ocurría, los modelos políticos internacionales quedarían en suspenso sin que ello significase la inferioridad de Bolivia, que tenía que encontrar en sus propias características la solución nacional.

  • 68 Marta Irurozqui, La amenaza chola. La participación popular en las elecciones bolivianas, 1900- 19 (...)
  • 69 Enrique Finot, El cholo Portales, La Paz, Ed. Juventud, 1977 (1926) p. 43-45.
  • 70 Ibidem p. 85.
  • 71 Ibidem, pp. 85-90.

25Si bien son muchas las novelas que relatan de manera estereotipada el comportamiento político mestizo68, es quizás en la novela de Enrique Finot, El cholo Portales, donde se explicita mejor la catástrofe nacional que significaba su presencia pública. Se trata de un texto dedicado a contar los medios de los que se sirve Evangelista Portales, prototipo del nuevo caudillo, para escalar socialmente y convertirse en un posible presidente de Bolivia. El personaje reúne todas las características de los cholos hasta ahora mencionados. Es “sobón” con los superiores, despótico con los subordinados, tacaño, avaricioso, mezquino, sin escrúpulos ni conciencia política, incapaz de lealtad filial, ingrato y traidor. Hijo de una chola y un cura, le protege desde la niñez un eminente abogado, bajo cuyo mando trabaja su progenitora como cocinera, que le financia los estudios universitarios. Gracias a las amistades adquiridas se casa con una mujer de la elite que le ayuda a situarse socialmente, desatendiendo las sabias recomendaciones de su tutor que en la novela encarna la honestidad criolla-blanca que sucumbe ante la ambición desenfrenada de los cholos. Su comportamiento ejemplifica el hecho de afirmarse socialmente negando a los de “abajo” y anhelando la apropiación de los bienes sociales y culturales de los de “arriba”. Su falta no sólo radica en tener deseos por encima de su origen, sino en ascender con éxito por entender la política como un negocio, como una actividad niveladora que todo lo corrompe y pervierte69. Al utilizar sus conocimientos universitarios en beneficio propio, vicia la esencia y destino del mestizo letrado descrito por Nataniel Aguirre, demostrando que pese a la apariencia de progreso material, todavía Bolivia es “una toldería de indios, manejada por algunos mestizos audaces y más o menos letrados”70. Eso lleva a que el autor, a través del personaje del doctor Pérez Bena-vente, niegue los resultados de las investigaciones antropológicas y psicológicas que ponían “de moda la igualdad de la especie humana” y a afirmar que el ambiente moral no había mejorado en el país a causa de que no dominaba la raza blanca. Era la única capaz de “comprender, amar y practicar la democracia” frente a la masa mestiza que todo lo arrollaba ansiosa de poder y autora del caudillismo y la anarquía71. Esa polaridad se traducía en una inminente guerra de razas que determinaría el porvenir de Bolivia:

  • 72 Ibidem, p. 100.

“¿Qué sucederá el día que indios y mestizos, conscientes de su fuerza, se lancen sobre nosotros ávidos de venganza? Sucederá en grande, ese día, lo que ya sucede en peque ño: los hombre de color, apoderados del gobierno, nos arrojarán del territorio que fue de sus mayores (...) El espíritu de propia conservación nos impone vivir prevenidos: es un deber de la raza dominadora, mientras la raza dominada sea un peligro”72

26El desenlace de la novela con los políticos honestos en el exilio, traicionados por enésima vez por las malas artes de Evangelista Portales en su desenfrenada carrera hacia la presidencia, confirmaba a la raza como el factor fundamental del deterioro boliviano. Esa conclusión era también una advertencia para que los “blancos” no se extralimitasen en su piedad hacia los subalternos. Si no tenían cuidado a los “bien nacidos” podía sucederles como a los expulsados a Antofagasta y perder sus privilegios y estatus. Esto es, si no se segregaba en nombre del bien nacional, volvería el caudillismo y con él una movilidad social difícil de controlar. Por ello, aunque la novela de Finot era un claro ataque al Partido Republicano y a su presidente, Bautista Saavedra, lo importante en ella no era tanto la caricatura de la vida política boliviana, sino la simplificación de la misma mediante criterios étnicos. El tópico del cholo expresaba un llamado a la solidaridad de sangre y un censura a cualquier gesto que pusiera en duda la conveniencia de una sociedad de castas. De no ocurrir así, los malos hábitos y herencias de la población “chola” desvirtuarían el sistema partidario impidiendo que fuera un canal adecuado para la modernización nacional. El régimen de la democracia parlamentaria sólo serviría entonces para el encumbramiento de los inferiores e impediría la transformación nacional de Bolivia.

  • 73 Rossana Barrágan, Los múltiples rostros y disputas por el ser mestizo, La Paz, 1996, pp. 99-101.

27El contraste entre Juancito Calatayud y Evangelista Portales informa de la conversión en el tiempo del mestizo en cholo y de la estigmatización de esta última categoría. En el primer texto aparece retratado el mestizo ideal que puede construir y representar a una nación, en el segundo un mestizo de carne y hueso incapaz de patriotismo. Si en Juan de la Rosa había una oportunidad de participación pública futura, en el Cholo Portales se retrataba el fracaso de esa oportunidad porque quienes la habían ejercitado demostraron no reunir las cualidades del buen ciudadano a causa de su origen étnico. La raza era una fatalidad ineludible que condenaba al mestizo a una existencia de cholo. Aunque en esa transformación subyacía un rediseño de las relaciones de poder, existió también un deseo por parte de la elite de monopolizar lo mestizo como su identidad nacional futura, destinando lo cholo a aquellos que debían permanecer en estratos sociales inferiores. La necesidad de darle cobertura científica a través de ensayos y novelas mostraba que éstos últimos no estaban tan dispuestos a asumir una identidad negativa que les negaba o posponía una existencia política y social. Para Rossana Barragán la ambigüedad, neutralidad e identidad positiva adquirida por el término mestizo lo convirtió en “una válvula de escape, un lugar intermedio” y un espacio de lucha y disputa porque permitió una autoidentificación por parte de todos los grupos sociales73. Si eso es cierto, las novelas y ensayos mencionados contribuyeron a crear opiniones y percepciones en torno al prejuicio anti-cholo que evitasen reinvertir el proceso de mestizo a cholo en de cholo a mestizo. El proyecto de nación boliviana seguía queriendo una identidad nacional blanca.

  • 74 Aunque entre la novela de Nataniel Aguirre y las escritas a comienzos del siglo xx existen diferen (...)

28Si bien el prejuicio anti-cholo revelaba ambiciones públicas concretas de la elite intelectual74, su elaboración dinámica, selectiva, acumulativa y consensuada tuvo otros objetivos que van más allá de las necesidades particulares de un colectivo. Sin entrar a discutir los elementos coyunturales que nutrieron el tópico y que podrían explicar más en detalle el proceso de elaboración de sus singularidades, una primera conclusión acerca de su sentido señala a la dinámica de ascenso y descenso interna de la elite y a su posible regeneración a partir de sectores pertenecientes a estratos sociales racialmente inferiores como factores fundamentales para su existencia. Esto es, los problemas de estatus y preeminencia de las elites, tanto en descenso como en alza, permearon el juicio de toda la sociedad contribuyendo a fortalecer la segregación étnica como medida de preservar su identidad y privilegios inviolables. Este aspecto cobra mayor relieve si se relaciona con alguno de los resultados de la vulgarización del mal cholo especificados a continuación.

29Primero, el esfuerzo de definición constante en función de lo étnico alivió la conciencia de las elites en no hacer lo suficiente por combatir el subdesarrollo del país y distendió las responsabilidades políticas. Es más, con la actitud de demostrar que no eran personalmente culpables de ninguno de esos problemas, los transformó en una obligación a resolver por los sectores subalternos. En caso de producirse un cambio político, en éste no participarían de modo recíproco todos los actores sociales ya que las deficiencias étnicas de indios y cholos lo habrían situado fuera de la responsabilidad de la elite. En los discursos del grupo privilegiado, al tiempo que existía una continua valoración del voto artesano y una exaltación de sus virtudes como trabajador, aparecía también la denuncia de su inmadurez política a causa de su origen étnico. Con esto, no sólo se disminuía y denigraba la importancia de su presencia pública, sino que también se la hacia responsable del incorrecto funcionamiento del régimen de partidos políticos, siendo esta descalificación extensible al grupo de elite que ganaba a través del voto mestizo. Es decir, infravalorar la actuación política de éste equivalió a fortalecer una de las contradicciones políticas de la elite. Se ponía en duda la legitimidad de acceso al gobierno de los triunfadores en las urnas, pero se disculpaba su futura y posible mala actuación por la falta de instrucción de quienes les votaron. Estos, en su mayoría artesanos mestizos urbanos y peones de hacienda, al carecer de las cualidades de verdaderos ciudadanos por su naturaleza racial, eran los culpables de que el sistema partidario reprodujese los males del caudillismo y, por tanto, los causantes de la imposibilidad de Bolivia como nación “civilizada”. En definitiva, la imposibilidad de prescindir de la participación electoral y clientelar del mestizo llevó a la elite bolivia a responsabilizarlo de los problemas que su propia competencia interna generaba. Asimismo, dio argumentos a los bandos partidarios en conflicto para hacer uso interesado y subjetivo de la legislación en virtud de caracterizar las virtudes de los futuros votantes como racialmente correctas.

30Segundo, puso en evidencia las contradicciones de la elite. Para su fortalecimiento futuro necesitaban una renovación de sí mismas que incluyese también a los sectores populares, pero que no significara la ruptura de su equilibrio, dominio y cohesión gru-pal. Aunque desde 1826 hasta 1952 el sufragio fue masculino, alfabeto y censatario, las restricciones de participación política no significaron que la población careciese de nociones sobre la ciudadanía y el Estado y menos que no participara activamente en las contiendas electorales. Gracias al fraude y a las relaciones clientelares, en los regímenes censitarios existían formas de participación popular menos formalizadas, externas a los mecanismos de representación y que fueron promovidas por las necesidades de competencia interna de las elites. Esa ilegalidad consentida potenció durante años el empeño popular por visibilizarse como ciudadanos. A través de las demandas al Estado de difundir la educación primaria o los esfuerzos por demostrar que los oficios no convertían en domésticos, los sectores subalternos buscaron el medio y el reconocimiento de pertenecer o estar integrados en las categorías que los reglamentos electorales señalaban como aptas para ejercer e sufragio.

31Frente a esa actitud, la elite necesitaba fórmulas que, permitiendo formalmente la igualdad entre individuos, asegurasen su desigualdad respecto al poder y a los privilegios que de él se desprendían. La raza y su degeneración fueron una de ellas, que no sólo sirvió para disminuir discursivamente la capacidad de muchos electores, sino también para cuestionar la legitimidad de las elites encumbradas a partir de éstos. El contenido racial de las preguntas sobre qué hacer con el indio y el mestizo significó, entonces, una forma de mantener y fortalecer hipotéticas diferencias entre los distintos actores sociales. Reconocer la igualdad ética era igual a consentir la erosión de los privilegios de clase del grupo privilegiado, y aún más de la fracción del mismo en decadencia. De ahí que la elite se esforzase en demostrar un origen “patricio”, que impidiera su desplazamiento del ámbito político, mediante contradictorios discursos raciales en los que a la vez se exaltaba y denigraba lo popular. Además, la descripción de la presencia política popular como inadecuada, ignorante y corrupta muestra como entre los mecanismos de control de la movilidad social figuró la creación de acechantes fantasmas cholos dispuestos a acabar con el clima tradicional de relaciones sociales imponiendo la barbarie y la descalificación internacional. El miedo actuó como garantía de segregación y de límite a los excesos sociales que amenazasen con subvertir el orden social, contribuyendo también a que los sectores populares compartieran la estigmatización de lo indio y lo cholo, interpretaran la vida pública en términos étnicos no solidarios e interiorizasen su supuesta incapacidad pública. Tales consecuencias hicieron a esta población más propensa a recurrir a soluciones autoritarias y clientelas que a la larga reforzaron el tópico del cholo sostenedor de caudillos.

La ficción democrática

  • 75 Daniel Salamanca, Programa del Partido Republicano Genuino. Oruro, 3 de enero de 1915, pp. 72-73.
  • 76 Política pp. 47-49.

32La secuela del caudillismo en la vida política fue la ficción o comedia democrática. Si bien este tópico estuvo vigente desde el período conservador, se debe al Partido Republicano la maximización de su uso. Pese a que ya se dijo que la popularidad de este partido se sostenía en la participación del artes ando en las luchas electorales, se consideró a la población chola la principal responsable del retroceso nacional por dejarse comprar en las elecciones y con ello corromper el sistema representativo iniciado con el régimen de partidos. La gran dolencia política de Bolivia era la condición pasiva del pueblo, ya que sobre ella se desarrollaban y prosperaban todos los abusos de las autoridades75. En 1907, en Política Parlamentaria de Bolivia, Manuel Rigoberto Paredes desarrolló un análisis sociopolítico del sistema electoral de los liberales (1900-1921) con el que cuestionó la estructura de poder y fundamentos institucionales del liberalismo por considerarlos viciados por el arribismo cholo. Los aspectos en los que se centró para censurar las prácticas del gobierno fueron la naturaleza de los candidatos y el tipo de participación desarrollada por los votantes en las urnas. Al igual que en otras realidades americanas y europeas, los primeros solían ser abogados y médicos sin clientela, jóvenes que recién habían terminado sus estudios, políticos de profesión, industriales ansiosos de prestigio, en general “los vanos y los desocupados” que casi nunca estaban cualificados “para las labores legislativas”. A causa de la inmoralidad política que caracterizaba el régimen parlamentario, los “hombres de talento que deseaban lealmente servir a su patria” apenas participaban en política, quedando ésta en manos de los elementos más mediocres, a los que les gustaba “ser autoridad en cualquier jerarquía que fuese, con tal de darse importancia, tener subordinados a quienes ordenar, y poder aprovechar de su puesto para realizar negociaciones no permitidas por la ley”. Esto resultaba aún más evidente en la provincias donde el dirigente era “por lo común audaz, abusivo y exento de toda noción de moralidad, falto casi siempre de consecuencia con sus más jurados compromisos”, a quien tan pronto se le veía “ofreciéndose a un candidato, de igual manera que a su contrario”, sin importarle “poco o nada aquellos asuntos de palpable interés general”. Estos caciques, que sólo buscaban en la política un medio de encubrir sus maldades, sus robos y crímenes, terminaban siendo “los ganadores de elecciones, los secuestradores de la voluntad popular”. Y todo bajo el visto bueno del partido gobernante que se servía de ellos para perpetuarse en el poder falsificando el sufragio y corrompiendo el sistema representativo76.

  • 77 Ibidem, pp. 39. 53.

33En cuanto a los electores se dividían en tres grupos, uno culto que se abstenía de ir a sufragar, otro lleno de resentidos sociales, arribistas muy activos y un tercero, compuesto por los sectores subalternos, incapaces de asimilar conceptos como los de patria, progreso y libertad. El resultado era el dominio de electores inconscientes, dirigidos y arrastrados “por mangoneadores, que a veces los sacrifican sin remordimiento después de haberlos corrompido con el cohecho, que en verdad es el gran recurso, empleado siempre con éxito para atraer electores, al menos de aquellos que forman el proletariado de levita y las clases bajas de la sociedad”. Esto ocurría porque en “las muchedumbres se encuentran individuos que apenas saben escribir su nombre y deletrear pocas palabras, los cuales no pueden ser considerados sin como analfabetos; los otros son tan tímidos y tan serviles que es imposible que se desenvuelvan lejos del tutelaje de los fuertes o de las autoridades (...). También tienen cabida los delincuentes, ocupando muchos de ellos lugares espectables, los hombres de mala conducta, las gentes sin profesión; en fin, todos esos componentes que han sacudido el freno de las leyes y de los sentimientos morales y que forman el fango social”. La ignorancia e inmoralidad de la “multitud electoral” contribuía a perpetuar la conducta corrupta de los políticos, que aprovechaban las características caudillistas y serviles de sus seguidores para hacerlos “cometer actos crueles en los días de elecciones o cuando hay asonada o motín”, sin que importe que con ello se violase la ley o se atropellara los derechos individuales de los electores77. Es decir, el régimen de la democracia parlamentaria sólo servía para el encumbramiento de los inferiores e impedía la transformación nacional de Bolivia; lo que no significaba un rechazo de la democracia y del parlamentarismo sino de la raza.

  • 78 Octavio Salamanca, Nuestra vida republicana, Esbozos de sociología boliviana. Cochabamba, Tip.
    Ponc (...)
  • 79 Ibidem, p. 113-14.
  • 80 Ibidem, pp. 115-116-122-124.
  • 81 Ibidem, pp. 136-153.

34Octavio Salamanca, miembro del Partido Republicano,no fue más optimista. Dividió la época de la paz iniciada en 1880 en dos partes, calificando a la primera como “la de las hipocresías constitucionales”, y a la segunda como “la de la marcha correcta de las instituciones”78. Según este autor la derrota frente a Chile generó en los bolivianos la certeza de que la causa del abatimiento nacional radicaba en las revoluciones. Antes de esa revelación “no hubo otro pensamiento que ser gobernando pacíficamente” mediante comicios libres. El resultado de ello fue el consenso de todos los partidos acerca de la necesidad de subordinarse a la Constitución y su compromiso a no variarla con la ligereza anterior, lo que de hecho cumplieron pese a la Revolución Federal y a la sustitución del partido en el gobierno79. Sin embargo, frente a la mejora del juego político, Salamanca señalaba la aparición de un nuevo mal para la vida democrática. El cuerpo “de desocupados” que había posibilitado el sostenimiento de los caudillos y que no había logrado emplearse en el nuevo ejército destinado a la defensa nacional tenía una nueva profesión. Esta era la de “muñidor político” o “caza-votos” en sus dos facetas: al de dirigente que obraba entre la gente pensante y la de artesano que lograba votos en las tabernas. Si bien en un principio era un logro a favor de la democracia que las energías gastadas en revoluciones se desviaran hacia la contienda electoral y que ya no fueran los sargentos los que eligiesen presidentes sino los ciudadanos, la búsqueda de prosélitos había terminado por pervertir y desmoralizar a los votantes. La consecuencia inmediata era la falsificación del voto, es decir, del derecho fundamental sobre el que descansaba toda la república80. ¿En qué momento se había suplantado la voluntad del pueblo e impuesto una farsa democrática? La respuesta de Salamanca situaba ese momento en 1892, fecha en el que Partido Conservador abusó de las prerrogativas del poder ejecutivo para impedir el triunfo en las urnas del Partido Liberal. Aunque los dos gobiernos que siguieron a la Guerra del Pacífico, el del general Narciso Campero y el del Gregorio Pacheco, habían sido imparciales y alentado comicios libres y reñidos, no ocurrió lo mismo con el de Aniceto Arce que inventó una conspiración liberal para imponer el estado de sitio, limitar la acción del candidato opositor y nombrar a Mariano Baptista nuevo presidente. La apropiación por parte del ejecutivo de la libertad electoral, único medio de corregir abusos de poder, incapacitaba al pueblo para escoger a un presidente cuya honradez fuera garantía del cumplimiento exacto de las leyes, no quedándole a las mayorías otra salida que la revolución de 1899. Pero los gobiernos liberales nacidos de ella continuaron con la simulación constitucional81. ¿A qué se debió ello?

  • 82 Ibidem, pp. 5-6.
  • 83 Ibidem, pp. 1-51, 71, 92, 109-111, 166.

35La respuesta que proporcionó Octavio Salamanca tenía dos variantes. Mientras la primera se refería a un problema estructural relacionado con la geografía y la raza, la segunda se concretaba en la cuestión étnica, insistiendo en que el problema del subdesarrollo boliviano estaba relacionado con la calidad de la población. Para Salamanca los componentes de Bolivia no podían “ser más detestables ni más desgraciados”. La disparidad de la naturaleza y de las razas era responsable de la pobreza del país, a su vez causante de la incoherencia e incertidumbres políticas, motivos por los que el capital no encontraba próspero fruto. En este escenario de desgracias la “bienandanza de la república” dependía “de la sabia y prudente dirección que el gobierno de una nación diera a las fuerzas y tendencias que la componían”. Pero como esa dirección era “la expresión más exacta de las razas convertidas en un agregado político y social”, que fuese apta para la lucha por una existencia superior” dependería de la calidad de la población82. Es decir, eran dos los responsables del futuro boliviano: el ejecutivo y el pueblo. Mientras el primero tenía la obligación de crear leyes democráticas que se convirtieran en costumbres, el segundo debía exigir a los gobernantes el cumplimiento de sus deberes. Sin embargo, como la “casi totalidad de la flamante república no comprendía ni qué era una nación, ni qué debía hacer si, ni sabía leer siquiera, y los pocos que leían, o no leían o leían poco” las constituciones, “lazo común y fondo moral de la colectividad boliviana”, difícilmente podían encarnarse en costumbres para que hubiese una verdadera república. La forma de evitar ese problema residía en la riqueza porque ésta traería como consecuencia la independencia de juicio. Gracias a ella la gente no se dejaría comprar y abogaría por un verdadero gobierno constitucional que permitiera que la opinión pública se tornase en acción “porque sólo la acción es fuerza, y cuanto más rico es el elemento del pueblo, más real es la democracia”. Es decir, que Bolivia gozase de ventajas constitucionales no debía provenir de “la bondad ingénita de algún presidente”, sino de las aptitudes y actitudes de la población boliviana83. Esa premisa hacía depender la existencia de la democracia del comportamiento de los dirigidos y no de los dirigentes. Ahora bien, ¿por qué los dirigidos distorsionaban la democracia?

  • 84 Gabriel Rene Moreno, Nicómedes Antelo, notas biográficas y bibliográficas. Santiago de Chile Imp. (...)
  • 85 Respecto a la afabilidad con que Octavio Salamanca presenta a los mestizos no se olvide que la bas (...)
  • 86 Salamanca, Nuestra vida republicana pp. 23-27, 40-55, 96-109, 233-234.

36Para Salamanca, el problema fundamental del subdesarrollo residía en la ausencia de unidad étnica en la población, garante de la fuerza nacional. La cuestión no era tanto la diversidad de razas y de idiomas como su no asimilación. Esta no se producía a causa del desfase cultural existente entre los diversos pueblos que habitaban el país. No podía darse un proceso de homogeneización racial porque los elementos indios eran incapaces de gobernarse a sí mismos debido a la obediencia ciega y pasiva que los gobiernos incaicos y español les habían impreso. Aunque los criollos y mestizos también habían estado expuestos a la tiranía española y no estaban muy acostumbrados a gobernarse a sí mismos, fueron capaces de rebelarse persiguiendo un sueño, un paraíso político no conocido. Ello les evitó la indiferencia y, por tanto, la conformación de una pasividad atávica a la manera indígena. Con este argumento Salamanca señalaba que el proceso de unidad nacional no pasaba por una fusión de los elementos étnicos, dando lugar a una identidad cultural mestiza de la que todos fueran partícipes, sino por la hegemonía de lo blanco. Eso no significaba el exterminio físico de los indígenas propugnado en la década de 1870 por Nicómedes Antelo84. Connotaba el abandono definitivo de todas aquellas identidades que no fueran la criolla, ya que ésta era la única con las virtudes suficientes para representar a la nación y constituir una síntesis de la misma. A fin de garantizar y alentar la homogeneización étnica, el reparto de las obligaciones públicas y el acceso a la ciudadanía dependería de la distancia en que cada raza estuviese de la blanca. Con los mestizos no había demasiado problema porque gracias a la instrucción iban abandonando su estatus de “medio siervos” y “librándose de la dirección que le daban los blancos”85. Pero con los indios resultaba muy difícil realizar una “cohesión étnica” ya que eran “razas conquistadas por los españoles” de los que los criollos eran herederos. A las diferencias de desarrollo mantenidas con los otros colectivos se sumaba que entre ellos tampoco existía unidad. Mientras la “raza quichua iba haciéndose libre, tanto por condiciones de clima, régimen agrícola, idiosincrasia y condiciones históricas, la raza aymara se había quedado estacionaria”. En vista de ello, el modo en que los indios se ganarían en el futuro el derecho a formar parte de la comunidad boliviana sería a través del trabajo, haciendo inútil la inmigración obrera necesitada en otros países. Unicamente mediante el trabajo y la instrucción los indios habrían sufrido las transformaciones necesarias para que se pudiera contar con ellos a la hora de conformar la unidad nacional86. Volvían a repetirse los argumentos de ciudadanía expresados por Nataniel Aguirre: los indios eran parte del pueblo boliviano pero no les correspondía el diseñó de la nación. Para evitar que el país estuviese gobernado con malos elementos nacionales era imprescindible que los indios se abstuviesen de participar en lo público. De lo contrario, no existiría opinión pública que asegurase la libertad de sufragio, única garantía de que el pueblo se gobernara. La democracia en Bolivia dependía de una población homogénea depurada de sus herencias y antecedentes étnicos, históricos y políticos.

  • 87 Carlos Romero Las taras de nuestra democracia, Amo Hnos., La Paz, 1919, pp. 187-223.

37Para Carlos Romero, el amorfismo de las masas y los intereses de la oligarquía eran los dos factores que hacían que la democracia en Bolivia fuese un sistema de gobierno poco recomendable “para un país incipiente, pobre y sin cultura”. Aunque, desde un punto de vista formal, la Constitución Boliviana poseía todos los resortes legales necesarios para hacer efectiva una democracia representativa vigorosa, el “confiar la organización de los poderes públicos a una masa semi bárbara, ignorante y envilecida” traía como resultado “un régimen democrático de ficción, en el que se guarda(ba)n las apariencias legales, estando subvertidas, en el fondo, todas las instituciones desde el sufragio universal hasta el parlamento, el gobierno, la administración y la justicia”. La consecuencia inmediata era la aparición del caciquismo, de formación típica de las instituciones democráticas alimentada tanto por la “necesidad de las facciones por conquistar y preservar las posiciones oficiales”, como por “el atraso mental y moral de las masas que ejercían el sufragio”. Esto no hubiera sucedido si en Bolivia hubiese existido una “clase acomodada” que impidiera a la “clase política” aprovecharse del embotamiento mental que había sufrido “el elemento popular mestizo” desde que el sistema autoritario gremial de la colonia había desaparecido dejando a esta población a merced de sus defectos hereditarios y de la mala organización de la enseñanza pública. Para evitar que los mestizos se convirtieran en el instrumento de las comedias electorales y encumbraran a “lacayos y semi idiotas”, Romero propuso la restricción del sufragio. Su argumento fue que hasta el momento el voto no había desarrollado en las clases populares el respeto por las leyes y el culto por las instituciones democráticas esperados, sino que únicamente había servido para que el elector traficara con él en provecho de sus intereses personales. De no limitarse la participación electoral en espera de solucionar las deficiencias de los elementos sociales y de nivelar el diverso estado de civilización en que éstos se encontraban, el futuro del país estaría comprometido sin remedio87.

  • 88 Bautista Saavedra, La democracia en nuestra historia, La Paz, 1921, pp. 20-37, 83-86, 213-263.

38Para otro republicano, Bautista Saavedra, admirador de Taine, la geografía y la raza eran también causantes del retraso en la conformación de la comunidad nacional, ya que hasta el momento Bolivia no era más que un “artificial agregado de pueblos y provincias sin concordancia nacional, henchidos de odios y recelos recíprocos”. Eso se debía a que el mestizaje boliviano no había sido equilibrado por lo diverso de la estructura moral de las razas que habían confluido a él. Con el agravante de que el país no había recibido el flujo de inmigración necesaria para que se produjese una renovación étnica que fortaleciera la composición social y provocase progresos materiales y políticos. El régimen colonial no sólo gestó entre los bolivianos un temperamento dogmático, sino que evitó la adquisición de los “valores sociales que forman el capital moral de un pueblo”, con el resultado de que durante la república la democracia no existió. Daba igual que se invocaran fórmulas políticas ideales. La forma social y política a la que un pueblo podía llegar estaba determinada por su carácter y pasado y en Bolivia todavía se requería una larga evolución educativa que formase en la raza una verdadera estructura moral. Mientras eso no sucediera, no se podía esperar ni que los mandatarios públicos dejasen “de malear la representación popular”, ni que el pueblo resistiera “las presiones de arriba”. Y sin voluntad nacional era imposible que funcionase el régimen parlamentario88.

  • 89 Ibidem, pp. 345-66.
  • 90 Ibidem, pp. 125-135.

39Como consecuencia de lo anterior, Saavedra afirmaba que “la práctica de la soberanía popular”, expresada en el sufragio, sólo había servido “al encumbramiento de los inferiores” debido a que las decisiones de los votantes “no estaban basadas ni en la reflexión ni en el estudio de los problemas sociales que cada elección comportaba”. En ese sentido, una democracia fundada en el “alma movible, apasionada, impulsiva y versátil de las masas populares” era un fracaso. Había, entonces, que darse cuenta que la democracia no era “una forma de solución de los problemas mismos de la vida humana”, sino “una disciplina educativa de los pueblos para que conquistasen autonomía y cumpliesen mejor sus destinos”. Por ello el sufragio debería “ser ante todo una función ética y no una operación aritmética”, es decir, el principio de igualdad únicamente había creado mayorías ficticias por desconocer las desigualdades naturales. Luego la democracia para ser un régimen de verdad y de libertad debería ser un régimen de desigualdad, pero no basado “en aristocracias de sangre o de nacimiento, sino en las aristocracias formadas por la superioridad de la inteligencia, del saber, de la competencia, de la elevación moral”. De esta manera la democracia sería la acción de minorías, moral e intelectualmente superiores, encargadas de orientar los intereses particulares hacia finalidades comunes bajo la supervigilancia de mayorías cultas. El sufragio no tendría otro objeto que operar la selección de los mejores, encargados de cultivar constantemente las aptitudes del pueblo para su propio gobierno. De ahí que Saavedra sostuviera que el discurso sobre la incapacidad del pueblo para practicar la soberanía fuera en realidad el discurso sobre la incapacidad e inmoralidad de los conductores de la nación. Su falta sería haber dejado al pueblo participar en las elecciones dando lugar a un simulacro democrático89. Esto es, para Saavedra el ejecutivo era máximo culpable del mal funcionamiento del país por no haber ejercido su función de tutor de una población mayoritariamente inculta. Sus ansias de continuidad le habían llevado a ser inescrupuloso a la hora de buscar electores y ello había impedido la libertad electoral. La política boliviana se reducía entonces a una “lucha encarnizada entre un partido que recurr(ía) a todas los fraudes y las violencias, a todas las corrupciones imaginables, para mantenerse indefinidamente en el poder, reteniéndole como cosa p articular suya, y una oposición que trata(ba) de desbancar al banco imperante”. Frente a ello, perdida la fe en los procesos legales, el pueblo recurría a la revolución, aunque ésta sólo perpetuaba “el imperio constante del despotismo como único medio de estabilidad política”. Y todo ello ocurría porque los partidos no habían sabido cimentar “en las costumbres públicas de los bolivianos aquellos principios base y fundamento de la vida democrática”, de manera que no existía una raza moral que resistiera el abuso del gobierno90.

  • 91 Medardo Villafán, La importancia de la instrucción Filosofía popular, Pequeño extracto dedicado a (...)

40Para Medardo Villafán, aunque el “artesano-obrero congregado en las ciudades y pueblos” ya no se encontraba en el mismo estado deplorable que el indio aborigen, recibía una educación deficiente para “el desarrollo pleno de sus aptitudes intelectuales y de la expansión de su carácter moral”. Ello impedía su “independencia psicológica o criterio propio y la consiguiente libertad moral” para el ejercicio capacitado de acciones fuera de su gremio. Al carecer de “condiciones de elegibilidad” no se les podía confiar ninguna función pública ni hacer de ellos electores improvisados. Como la libertad de conciencia y de obrar le eran desconocidas por su poca instrucción y por la “presión coactiva de voluntades extrañas que se prevalieron de ellos para fines de absoluta inmoralidad política”, el ejercicio del sufragio fue convertido en “una burla sangrienta de la soberanía del pueblo”. De ahí que fuese razonable plantearse la abolición de ese derecho en vista de que la práctica consuetudinaria de los comicios democráticos sólo había suplantado la voluntad del pueblo y hecho inválido el voto como instrumento de constitución orgánica de los poderes políticos del Estado91.

  • 92 Reflexiones sobre Política Nacional. Artículos publicados en El Tiempo, La Paz, 1915, p. 20; Manif (...)
  • 93 La Convención del Partido Republicano, p. 28.

41En suma, en términos de la época, la ficción democrática era resultado del interés de las oligarquías por mantenerse en el gobierno y de la incapacidad moral del pueblo. Con la complacencia de los electores, el ejecutivo viciaba las instituciones republicanas mediante la falsificación del sufragio. Como el voto hacia la democracia, si este derecho se viciaba el resultado era la negación de ésta y la destrucción de la soberanía nacional92, ya que “alterado el acto fundamental de la delegación de los poderes públicos, la democracia se convierte en una comedia”93. Como consecuencia, el partido que llegase al poder mediante prácticas electorales corruptas formaría un gobierno ilegítimo al que sería necesario derrocar mediante una revolución “como medio inevitable para restablecer el equilibrio entre el gobierno y la base democrática en que debe asentarse”. Si el ejecutivo y el pueblo ignorante e inmoral eran los dos culpables de la farsa electoral, dicho tópico poseía dos niveles instrumentales. El primero estaba referido a su poder como arma de descalificación partidaria, mientras que el segundo informaba del desagrado de la elite ante una participación pública creciente e inmanejable.

  • 94 Convención Republicana, 1916. Actas y documentos, pp. 56, 30, y 86-87.
  • 95 Carlos Romero, Las taras de nuestra democracia, Arnó Hnos., La Paz, 1919, pp. 187-8.
  • 96 El Republicano, 17/4/1920, 17/5/1920

42Respecto al primero, la “ficción democrática” no negaba la movilización y participación popular en los comicios y que éstos careciesen de importancia pública, sino informaba de un mecanismo de deslegitimación política destinado a restar poder al contrario. Todos los candidatos practicaban la corrupción y la coacción para ganar, pero sólo el perdedor comparaba el sufragio con una farsa, ya que necesitaba crear un clima de opinión favorable a una renegociación de influencias con el grupo oficial. En la medida en que ésta era más difícil, el programa que defendían se llenaba de consignas radicales y progresistas, capaces, incluso, de subvertir el orden social vigente. El hecho de que el voto fuese fraudulento no significaba que no se quisiera que los sectores populares votaran. Para bien o para mal los votantes eran los que había y todos los partidos se esforzaban por igual por obtener su apoyo y congregarlos masivamente en las oficinas de inscripción y en las urnas. La voluntad suplantada era sólo un problema del perdedor que no había sabido suplirla con mayor éxito. Protestar porque los poderes públicos no surgían “del voto popular, sino de un sistema de artificios gubernativos” que negaba la “capacidad al pueblo boliviano para gobernarse y entrar en posesión de sus propios destinos”, impidiendo que el sufragio fuese “la expresión de la voluntad sincera y libre de la ciudadanía”94, no suponía que en los siguientes comicios los contendientes fueran a ser más escrupulosos en el cumplimiento de la normativa electoral. Simplemente mostraba las limitaciones del sistema y las contradicciones de la elite. Si bien no había una correspondencia clara entre la teoría política y su práctica, sin la denostrada corrupción en la que todos participaban, difícilmente hubieran tenido democracia. Y no se olvide que cuando se acusaba al bando oficial de fabricar una elección, el tipo de democracia que estaba en la mente de los críticos contemporáneos era una democracia censitaria. Por tanto, la queja de que estaban subvertidas todas las instituciones95 indicaba desagrado respecto a quienes votaban, pero también dependencia de ese electorado96.

  • 97 El Diario, Cochabamba, 1/5/1917, 4/5/1917, 9/5/1917.
  • 98 El Diario, Cochabamba, 17/5/1917.
  • 99 “Los que constituyen el mayor volumen en las cifras de sufragios son precisamente los ciudadanos m (...)
  • 100 Carlos Romero, Las taras de nuestra democracia, Imp. Arnó Hnos. La Paz, 1919, p. 39.
  • 101 Daniel Bustamante, Programa político. Problemas de Bolivia en 1918, Imp. Velarde, La Paz, 1918, p. (...)
  • 102 Carlos Romero, Las trabas de nuestra democracia, p. 38.
  • 103 El Diario, Cochabamba, 30/8/1921.
  • 104 “A los obreros”, El Republicano, Cochabamba, 31/1/1921.
  • 105 “El compadrazgo”, El Diario, Cochabamba, 29/5/1921.

43La “ficción democrática” no sólo se reducía a un rivalidad entre partidos, encerraba una desvaloración del voto ciudadano por dejarse corromper e incluso inducir a ese hecho por los candidatos. A juzgar por las fuentes consultadas, la participación de la población en los comicios era numerosa y practicada por todos los sectores sociales, teniendo mayor protagonismo los sectores urbanos mestizos. Los miembros de las Uniones Obrera y Artesana fueron votantes, formaron las mazorcas de matones, acudieron a los mítines, homenajearon a los candidatos y participaron en sus organizaciones97. En todas las descripciones de los comicios fue el elemento popular el que más violencia ejerció y sufrió. Los encarcelados, los apaleados, los que vitoreaban y los que se emborrachaban eran siempre artesanos, obreros, mineros y peones de haciendas98. Pero pese a que su participación electoral hacia realidad una democracia representativa, se les menospreció99 y se puso en duda la validez del sistema hasta el punto de decir que éste corrompía el principio democrático y retardaba la educación política de los pueblos nuevos100. Aunque hablaban de una democracia nacida de la “muchedumbre, del populacho, del bajo fondo, del pueblo”101, siempre consideraron al sufragio universal una idea extravagante dada la “estructura social heterogénea y en el fondo aristocrática”102 del país. Es más, existía consenso en que no se debía ampliar el voto, sino restringirlo y regularlo precisamente para evitar una comedia democrática. Por lo tanto, para los políticos e intelectuales contemporáneos ficción no significaba que no hubiera elecciones con público interesado en votar, sino todo lo contrario, que había demasiado público indeseable ejerciendo de ciudadano103. El sufragio no era libre porque existía una numerosa población mercenaria a la espera de ser corrompida104. La inmoralidad y el arribismo de las masas dispuestas a vender su voto terminaba por imposibilitar una Bolivia democrática105.

  • 106 La Convención del Partido Republicano, pp. 3-7.
  • 107 Convención Republicana 1916. Actas y documentos, p. 34.
  • 108 Carlos Romero, Las trabas de nuestra democracia, p. 186.
  • 109 El Republicano Cochabamba, 23/11/1920.
  • 110 Carta de Alcides Arguedas a Bautista Saavedra, París 7 de abril de 1908; Alta mar, 30 de junio de (...)
  • 111 Daniel Bustamante, Programa político, Problemas en Bolivia en 1918, Imp. Velarde, La Paz, 1918, p. (...)
  • 112 La Convención del Partido Republicano, p. 2.

44El aumento de la participación popular en los comicios tuvo como resultado una variación en el discurso democrático. Durante las primeras elecciones del período liberal, se dijo que la gran dolencia política de Bolivia era la condición pasiva de su pueblo, porque sobre la base negativa de esa pasividad se desarrollaban y prosperaban todos los abusos de las autoridades106. Aunque se admitían vicios inveterados que corregir y una falta de capacidades y fuerzas sociales necesarias para la reforma del país, se pensaba que la clave para la renovación institucional residía en el libre sufragio107. Más tarde, a partir de las elecciones de 1914, la condición social y política del pueblo llevó a afirmar que la democracia era un sistema poco recomendable para un país incipiente, pobre y sin cultura, “porque, en primer lugar coloca(ba) a los individuos solos, aislados, indefensos, aunque provistos de derechos abstractos e ineficaces, frente a los poderes públicos poderosos y dueños de todos los resortes necesarios para presionarlos, y luego les brinda(ba) infinitas ocasiones de figurar y de hacer carrera, dentro de la burocracia, con sólo someterse a las pasiones y a los intereses de la parcialidad que ejercía el gobierno”108. El ansia de medrar del mestizo había sido siempre un problema, pero un régimen democrático empeoraba la situación porque le ofrecía salidas fáciles de ascenso a través del fraude y la violencia109. Sin la democracia no habrían habido elecciones, y, por tanto, no existirían los mestizos corruptos. La falta de oportunidades de ganancias fáciles les obligaría a volver a sus antiguas labores productivas y el país se levantaría de su postración110. La democracia era la causante directa del aumento de la corrupción administrativa. Al ser los empleos públicos el botín de las clientelas, la adulación, la intriga y la vileza se convertían en prácticas cotidianas dando lugar al triunfo de los peores, de los más corruptos. En resumen, “ficción democrática” significaba censura de la participación popular. A través de ese concepto se abogaba por suprimir el sufragio, ya que no servía de nada si no se ejercía como mandaba la ley111. Pero esa posición nunca se cristalizó en una oposición abierta contra la democracia porque el juego de competencias dentro de la elite seguía en marcha y no se podía pasar sin elecciones. Cuando desde el gobierno se decía que la democracia no funcionaba por culpa de lo mal que votaba el pueblo, la oposición defendía a sabiduría de éste, aunque siempre con un tono paternalista112.

  • 113 “La unión obrera”, El Republicano, Cochabamba, 30/12/1920.
  • 114 Rossana Barragán, Espacio urbano y dinámica étnica, La Paz en el siglo xix, Hisbol, La Paz, 1990: (...)

45Pese a esos cambios de opinión impuestos por el juego de competencias, ambos contendientes coincidían en pensar que el progreso, el orden y la estabilidad eran un hecho en el mundo civilizado que ellos no iban a alcanzar por las condiciones raciales y geográficas de Bolivia. Existía, así, una tendencia a minusvalorarse e interpretar el pragmatismo y la corrupción como un estigma de barbarie imposible de eliminar. Es posible que esa actitud de despreciarse el país en que vivían, por bárbaro y retrasado, fuese una consecuencia de su percepción como pertenecientes a una nación aislada, de geografía difícil, desposeída de territorios, golpeada por guerras y desoída en los foros de diplomacia internacional. Pero también es probable que esa posición pesimista obedeciera a la intención de la elite de paralizar el proceso de ampliación de la ciudadanía a través de justificaciones en la incapacidad de los electores. A lo largo de las tres primeras décadas del siglo xx, se había producido un notable crecimiento urbano a causa de la emigración de los campesinos a las ciudades, motivada por la expansión de los latifundios a costa de las tierras de comunidad; lo que significaba un aumento del porcentaje de mestizos artesanos con capacidad (legítima o fraudulenta) de voto. El aumento de este sector creaba serios problemas en la ampliación de las clientelas que sostenían a los partidos tradicionales. En la medida que existía un límite en su capacidad de otorgar prebendas e impunidad a cambio de lealtad, se formaba un grueso de población flotante y descontenta, al margen de las redes de beneficio, capaz de sostener nuevas opciones políticas113 y trastornar el control autoritario al margen de la ley que hasta entonces existía114. Se hacía necesario para la elite encontrar fórmulas discursivas que contuvieran ese peligro. La imagen de un país que no podía ir a ninguna parte ni hacerse democrático porque estaba lleno de bárbaros contribuía a ello. El salvajismo actuaba como excusa para la no acción. Por causa de él se debía renunciar a ese sistema político porque no servía en su país cuyas características terminaban por corromperlo todo.

46Con esto no se niega que la clase política quisiera desarrollar el proyecto de crear ciudadanos y dar legitimidad y eficacia a un Estado de derecho, democrático y liberal, sobre todo porque esto la dotaba de presencia internacional y la liberaba del estigma de “país de indios”. Pero también tenía que ser consecuente con los costos futuros de esa acción. Esto la obligaba a querer una democracia restringida muy cercana al modelo grecolatino en la que los patricios-ciudadanos disfrutaban de todos los privilegios gracias a su condición de letrados y la plebe se concentraba en sus tareas laborales a la espera de adquirir virtudes cívicas por la educación. A pesar de los términos como se definía el conflicto intraelites, los intelectuales-portavoces más radicales de la “modernidad” política nunca se expresaron a favor de la expansión del voto, es más, la mayoría de ellos propició su restricción justificándola en deficiencias raciales.

Notes

1 Octavio Salamanca, Nuestra Vida Republicana. Esbozos de sociología boliviana. Cochabamba, Tip. Ponce de León, 1915, pp. 53-70.

2 Moisés Ascarrunz, El Partido Liberal en el Poder a través de los mensajes presidenciales (Prólogo del Dr. José S. Quinteros). II tomos. La Paz, Arno Hermanos; 1917, pp. 316.

3 Octavio Salamanca, Nuestra vida republicana. Esbozos de sociología boliviana. Cochabamba, Tip. Ponce de León, 1915, pp. 161-178.

4 José Vicente Dorado, Impugnación a las ideas federales. Sucre, Imp. Pedro España, 1877.

5 Casimiro Corral, La Doctrina del Pueblo. La Paz, Imp. Paceña, 1871.

6 Dorado Op.Cit. p. 17.

7 Salvador Romero Pittari, Pueblo y República en el Siglo xix. Historia y Cultura, No. 7, La Paz, 1985, p. 117.

8 “Por Chasqui”, La Soberanía, Oruro, 2/3/1899.

9 Carta de Mariano Baptista a D. Jacobo Ramallo, Cochabamba, 5 de septiembre de 1899, El Comercio, La Paz, 7/7/1899.

10 “...la actitud que ha asumido la indiada en la altiplanicie tiene como origen único el sistema de latrocinio y asesinato que ha puesto en práctica, desde su llegada al territorio paceño, el ejército unitario”, Boletín Oficial, No. 23, La Paz, 23/1/1899.

11 “Circular de Fernando E. Guachalla al señor sub-Prefecto de la provincia de La Paz, La Paz, 1 de febrero de 1899” Boletín Oficial, No. 30, La Paz, 3/2/1899.

12 En el primer caso, el Escuadrón unitario Monteagudo fue a la finca “Santa Rosa” y fusiló en masa a noventa indios. Los cadáveres fueron clavados al suelo con lanzas y cuchillos, e incluso se dijo que a un indio le habían “cortado la boca, de oreja a oreja diciéndole: así se pututea mejor”. En el segundo caso, el de Corocoro y Ayoayo, los soldados unitarios del Escuadrón que regresaban de la segunda expedición a Corocoro, atacaron a los indios del Cantón Topoo. Viendo “tan cruelmente asesinados a sus compañeros, los indios siguieron a los soldados unitarios y, cuantos éstos resultaron derrotados por el ejército Federal en el combate del Crucero, los persiguieron en su fuga hasta Ayoayo donde los masacraron. Boletín Oficial, No. 23, La Paz, 23/1/1899; “Informaciones”, Boletín Oficial No. 43, La Paz, 22/2/1899, p. 2.

13 “Al esfuerzo uniforme de este departamento han contribuido todos los sectores sociales habiendo sobrevenido espontáneamente la de la raza aborigen, que se levantó en defensa de su honra conculcadas por el Ejército Unitario”. “Carta de Federico Zuazo al Sr. Subprefecto de la provincia de La Paz, 13 de abril de 1899”, Boletín Oficial, No. 80, La Paz, 14/4/1899.

14 “Secretaria General. Circular”, Boletín Oficial, No. 30, La Paz, 3/2/1899.

15 “...los horrores del norte son tales o menos crueles que lo que dice de ellos la prensa. No hay que culpar a Pando de esos actos de salvajismo, son la causa de un rencor de una raza oprimida y vencida por siglos. Los alonsistas dicen que Pando ha hecho mal en aprovecharse de los indios, somos de la opinión, como todo el mundo sensato, que Alonso si lo hubiera podido habría hecho otro tanto. En tal caso su prensa no clamaría al cielo contra esos salvajes, sino que los llamaría a la altiva raza indígena, los descendientes de los incas”, Boletín Oficial, No. 63 La Paz, 20/3/1899.

16 “La federación paceña, iv”, El comercio, La Paz, 25/2/1899.

17 “Carta de José Manuel Pando a Severo Fernández, Alonso, Caracollo, 3 de marzo de 1899”, en Boletin Oficial, No 56, La Paz, 8/3/1899, pag. 2.

18 Un debate al respecto está recogido en Marta Irurosqui, La armonía de la desigualdades, elites y conflictos de poder en Bolivia, 1880-1930 Cuzco CBC 1994 “La masacre de Mohoza: la (re)invención de una tradición”, Revista Andina, N. 20, Cuzco, CBC, 1994, pp. 163-200; Pilar Mendieta. Resistencia y rebelión indígena en Mohoza. La masacre de 1899. Tesis de Licenciatura, Universidad Mayor de San Andrés, La Paz, 1995.

19 “Carta de José Manuel Pando a Severo Fernández Alonso, Caracollo, 6 de marzo de 1899”, en El Comercio, La Paz, 15/3/1899.

20 Ramiro Condarco Morales, Zárate, el temible Willka. Historia de la rebelión indígena de 1899. La Paz, 1983, p. 167.

21 Boletín Oficial, No. 80, La Paz, 14/4/1899.

22 Condarco Morales, Zárate..., pp. 169 y 266.

23 Manuel Rigoberto Paredes, La Altiplanicie, Anotaciones etnográficas, geográficas y sociales de la comunidad aymara. La Paz, ed. Isla, 1955 (1911, p. 97.

24 Manuel Rigoberto Pareees, Provincia Inquisivi, Estudios geográficos, estadísticos y sociales La Paz, Tip. J.M. Gamarra, 1906, p. 77.

25 José Salmón Ballivián, Ideario aymara, La Paz, Escuela tipográfica Salesiana, 1926, pp. 134, 148, y 173.

26 “En Bolivia, si el indio desapareciera, no podría ser reemplazado. En efecto, él está admirablemente adaptado a las elevadas tierras del altiplano y se entrega a los duros trabajos agrícolas sin mostrarse molestado por la rarefacción del aire, lo que no sucede con el europeo. Este vive muy bien en las ciudades de grandes altitudes, pero con la condición de morigerar en él algo de sus actividades naturales. La oxigenación es más lenta y, por consiguiente, en un trabajo igual el corazón debe hacer un esfuerzo mucho más considerable. El europeo que duerme siete horas en su país de origen, tiene necesidad de nueve a diez horas de sueño en el altiplano. Se concibe, pues, fácilmente que estas necesidades no cuadren bien con los gastos enormes de energía que debe desplegar el agricultor, resultando de aquí, necesariamente que el campesino europeo no irá a instalarse en el altiplano para dedicarse al trabajo de la tierra y que el indio desde luego deviene indispensable” Paredes, Op. Cit pp. 120-21.

27 Franz Tamayo, Creación de la pedagogía nacional, La Paz, Ed. Juventud, 1988, p. 163.

28 Medardo Villafán, La importancia de la instrucción. Filosofa popular. Pequeño extracto dedicado a las clases obreras La Paz, Imp. Eléctrica, 1921, pp. 6-10.

29 Juicio seguido a Isabel Chambi por el delito de filicidio en la ciudad de Oruro, 1919, ibidem p. 11.

30 Daniel Salamanca. Programa del Partido Republicano Genuino. Oruro, 3 de enero de 1915; Demetrio Canelas, Programa del Partido Republicano. La Paz, mayo de 1937, p. 85.

31 Demetrio Canelas, Programa republicano socialista 2 de septiembre de 1930, pp. 92-94.

32 José Luis Tejada Sorzano, Contribución principista a la reorganización del Partido Liberal. La Paz, 25 de septiembre de 1938, pp. 42-55.

33 Enrique Hertzog, Waldo Belmonte Pool y Francisco Lazcano Soruco, Programa del Partido Republicano Socialista La Paz, diciembre de 1946, pp. 100-127.

34 Partido de la Falange Socialista Boliviana Alberto Cornejo, Programas políticos de Bolivia. Cocha-bamba, Imp. Universitaria, 1949, pp. 130-138.

35 Este gusto por modelos aparentemente foráneos no fue un fenómeno de dependencia cultural ni de imitación, se trataba de una reivindicación a la que las elites criollas tenían derecho legítimo por origen y por educación.

36 Salmón Ballivián. Ideario.... dd. 148.

37 Alcides Arguedas. Historia general de Bolivia, ¡809-1921. El proceso de la nacionalidad La Paz, Ed. Puerta del Sol, 1922, p. 556.

38 Paredes, Idem. pp. 236-37

39 Arguedas, Op. Cit p. 55.

40 No se olvide la confiictiva situación de Bolivia frente a otras naciones vecinas y a las sucesivas pérdidas territoriales que había tenido frente a éstas en guerras como la del Pacífico (1879-1881) y del Acre (1903).

41 Paredes, Idem. pp. 124, y 192-193.

42 Bautista Saavedra, El Ayllu (1901). Eugenio Gómez, Bautista Saavedra, La Paz, Biblioteca del Sequiscentenario de la República, 1975.

43 Carta de Alcides Arguedas a Gabriela Mistral, Alta Mar, l0 de julio de 1922, (Arguedas 1979, p. 289)

44 Arguedas, Idem. pp. 510-511.

45 Manuel Rigoberto Paredes, Política Parlamentaria en Bolivia La Paz, Ed. Cerid, 1992, p. 57.

46 Alcides Arguedas, Pueblo Enfermo La Paz, Ed. Juventud, 1988, pp. 328-377.

47 Salmón Ballivian, Ideario p. 22.

48 En la fiesta de Santiago en la Provincia de Laja, pasada la procesión, los concurrentes disfrazados de militares, se dirigen a diversas rancherías indígenas a merodear y cometer violencias, autorizados por los perjudicados, que conocedores de estas costumbres esperan con viandas. Cuando alguien les pregunta porque aceptas esas rapiñas responden: “son militares si no abusasen y robasen no serían tales”, Manuel Rigoberto Paredes, Provincia Omasuyos, La Paz, ed. Isla, 1955, p. 173).

49 Paredes, La Altiplanicie pp. 190-200.

50 Rigoberto Paredes, Provincia Inquisivi p. 80; La Altiplanicie, pp. 115, 119, 130.

51 Paredes, La Altiplanicie p. 182.

52 Ibidem, pp. 182.

53 Ibidem, pp. 134 y 205.

54 Paredes, Provincia Inquisivi p. 83.

55 Paredes, La Altiplanicie pp. 106-109.

56 Ibidem, p. 97.

57 Alcides Arguedas. Historia pp. 52-53 y 512.

58 Arguedas, Pisagua, Biblioteca Popular Boliviana. Ultima Hora, La Paz, 1978 (1903), p. 129.

59 Arguedas, Historia pp. 52, 188-189.

60 Paredes, Política pp. 37-40.

61 Juan Francisco Bedregal. La máscara de estuco, Arno Hnos., La Paz, 1924, p. 162.

62 Arguedas, Historia p. 58.

63 Paredes, Política pp. 38-39.

64 Paredes, Política pp. 38-39.

65 “Los pueblos tienen vicios políticos arraigados que no los destruyen agitaciones aisladas, y el nuestro se encuentra embrutecido por servil y rapaz proselitismo, e imposibilitado para comprender los principios republicanos y practicarlos por propia y perseverante voluntad. ¿Ni como suponer que tales principios tengan cabida en el cerebro embotado de la gran masa de labriegos y menestrales, que constituye las tres cuartas partes de la población, y la que yace en un estado de ignorancia, pasividad y atonía intelectual análoga al imbécil?” Paredes, Política p. 134.

66 “Se le da el nombre de Cosa Pública, interés nacional, derecho ciudadano, deber cívico y otros cien mas, igualmente ininteligibles y aparatosos. Todo el mundo tiene que sufragar bajo pena de no sé qué, pero ¿por quién? Por el que le conviene al cacique, al subprefecto o por el que mediante la módica suma de cinco pesos, cuatro reales y una botella de aguardiente y cuatro mentiras almibaradas, pasa a ser el propietario de su conciencia ciudadana, de su deber cívico, de su derecho democrático, de su soberanía y de cuanto en nombre de la democracia posee un título inalienable e imprescindible” Bedregal, La máscara p. 164.

67 Paredes, Política p. 96-97.

68 Marta Irurozqui, La amenaza chola. La participación popular en las elecciones bolivianas, 1900- 1930 Revista Andina, No. 26, Cuzco, cbc, 1995, pp. 357-388; Sobre caudillos demagogos y otros males étnicos. La narrativa antichola en las novelas bolivianas, 1900-1940 Jahrbuch fur geschichte von staat, weirschaft und gesellshaft lateinamericaks, No. 35 Hamburg, 1998.

69 Enrique Finot, El cholo Portales, La Paz, Ed. Juventud, 1977 (1926) p. 43-45.

70 Ibidem p. 85.

71 Ibidem, pp. 85-90.

72 Ibidem, p. 100.

73 Rossana Barrágan, Los múltiples rostros y disputas por el ser mestizo, La Paz, 1996, pp. 99-101.

74 Aunque entre la novela de Nataniel Aguirre y las escritas a comienzos del siglo xx existen diferencias de tratamiento del mestizo, en todas ellas es probable una voluntad política de construcción nacional a través de la literatura. Sus criticas no eran simples opiniones inconformistas, sino llevaban implícito un deseo de decidir acerca del futuro boliviano. En este sentido se distinguen dos niveles. Primero, la censura del mestizo y la condolencia con sus víctimas practicada por los autores citados implicaba el esfuerzo de éstos por monopolizar las soluciones al mal básica de Bolivia: la raza. Si ellos eran los que diagnosticaban la dolencia fundamental del país, la explicitaban científicamente y la materializaban y divulgaban en relatos, sólo ellos tenían la capacidad de resolverla. A través de ofrecerse a sí mismos como salvadores del país gracias a su perspicacia en descubrir sus males, encontraron una forma de hacerse individuos indispensables en el destino de la nación y de alcanzar, por tanto, posiciones políticas de responsabilidad que le permitiera intervenir en el diseño nacional. Segundo, en la medida en que este grupo creaba opinión e influía después en ella, reforzaba también el vínculo entre la ciudadanía y la educación. Sólo aquellos los que poseían disciplina, ética y honor podían ser hombres-ciudadanos, capaces de escribir la Historia y, por tanto, de construir una nación. Los intelectuales se convertían, así, en líderes con la fuerza moral necesaria para guiar y canalizar la energía de la multitud, justificándose con ello que la ciudadanía se definiese como una cualidad exclusiva de los individuos letrados. Como ser letrado era sinónimo de estar en posesión del arte de pensar, la novela de Nataniel Aguirre sintetizó lo que textos posteriores creerían su obligación poner en práctica. Señaló a la elite intelectual como la única con capacidad legítima para regir el destino de Bolivia. El moralismo y la hipercrítica de los escritores con su entorno político y social fue la forma en que declararon su convencimiento de que el diseño del país era obligación suya.

75 Daniel Salamanca, Programa del Partido Republicano Genuino. Oruro, 3 de enero de 1915, pp. 72-73.

76 Política pp. 47-49.

77 Ibidem, pp. 39. 53.

78 Octavio Salamanca, Nuestra vida republicana, Esbozos de sociología boliviana. Cochabamba, Tip.
Ponce de León, 1915, p. 111.

79 Ibidem, p. 113-14.

80 Ibidem, pp. 115-116-122-124.

81 Ibidem, pp. 136-153.

82 Ibidem, pp. 5-6.

83 Ibidem, pp. 1-51, 71, 92, 109-111, 166.

84 Gabriel Rene Moreno, Nicómedes Antelo, notas biográficas y bibliográficas. Santiago de Chile Imp. Cervantes, 1901, pp. 117-179.

85 Respecto a la afabilidad con que Octavio Salamanca presenta a los mestizos no se olvide que la base electoral del Partido Republicano eran los artesanos, sobre todo los pertenecientes a los gremios más humildes, con mayor proporción de inmigrantes indígenas provenientes del medio rural.

86 Salamanca, Nuestra vida republicana pp. 23-27, 40-55, 96-109, 233-234.

87 Carlos Romero Las taras de nuestra democracia, Amo Hnos., La Paz, 1919, pp. 187-223.

88 Bautista Saavedra, La democracia en nuestra historia, La Paz, 1921, pp. 20-37, 83-86, 213-263.

89 Ibidem, pp. 345-66.

90 Ibidem, pp. 125-135.

91 Medardo Villafán, La importancia de la instrucción Filosofía popular, Pequeño extracto dedicado a las clases obreras. La Paz, Imp. Eléctrica, 1921, pp. 15-19.

92 Reflexiones sobre Política Nacional. Artículos publicados en El Tiempo, La Paz, 1915, p. 20; Manifiesto político del Club de la Juventud Republicana. Imp. La Libertad Cochabamba, 1915, p. 7.

93 La Convención del Partido Republicano, p. 28.

94 Convención Republicana, 1916. Actas y documentos, pp. 56, 30, y 86-87.

95 Carlos Romero, Las taras de nuestra democracia, Arnó Hnos., La Paz, 1919, pp. 187-8.

96 El Republicano, 17/4/1920, 17/5/1920

97 El Diario, Cochabamba, 1/5/1917, 4/5/1917, 9/5/1917.

98 El Diario, Cochabamba, 17/5/1917.

99 “Los que constituyen el mayor volumen en las cifras de sufragios son precisamente los ciudadanos menos capacitados para tener acierto en la elección”, en “El programa del Jefe del Partido Liberal”, El Fígaro, La Paz, septiembre 1916.

100 Carlos Romero, Las taras de nuestra democracia, Imp. Arnó Hnos. La Paz, 1919, p. 39.

101 Daniel Bustamante, Programa político. Problemas de Bolivia en 1918, Imp. Velarde, La Paz, 1918, p. 5.

102 Carlos Romero, Las trabas de nuestra democracia, p. 38.

103 El Diario, Cochabamba, 30/8/1921.

104 “A los obreros”, El Republicano, Cochabamba, 31/1/1921.

105 “El compadrazgo”, El Diario, Cochabamba, 29/5/1921.

106 La Convención del Partido Republicano, pp. 3-7.

107 Convención Republicana 1916. Actas y documentos, p. 34.

108 Carlos Romero, Las trabas de nuestra democracia, p. 186.

109 El Republicano Cochabamba, 23/11/1920.

110 Carta de Alcides Arguedas a Bautista Saavedra, París 7 de abril de 1908; Alta mar, 30 de junio de 1922; Carta de Bautista Saavedra a Alcides Arguedas, La Paz, 11 de septiembre de 1922, en Alcides Arguedas,Cartas a los presidentes de Bolivia, Biblioteca Popular Boliviana. Ultima Hora, La Paz, 1981.

111 Daniel Bustamante, Programa político, Problemas en Bolivia en 1918, Imp. Velarde, La Paz, 1918, p. 18.

112 La Convención del Partido Republicano, p. 2.

113 “La unión obrera”, El Republicano, Cochabamba, 30/12/1920.

114 Rossana Barragán, Espacio urbano y dinámica étnica, La Paz en el siglo xix, Hisbol, La Paz, 1990: Silvia Rivera y Zulema Lehm, Los artesanos de La Paz, La Paz, 1986.

Auteur

CSIC, Madrid-España

© Institut français d’études andines, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr