Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Visiones de fin de siglo

 | 
Dora Cajías
, 
Magdalena Cajías
, 
Carmen Johnson
, 
et al.

Estructuras y prácticas políticas en Bolivia y América Latina

Grupos marginados en el desarrollo político argentino-boliviano 1880-1920

Ensayo comparativo y reflexiones sobre la nueva teoría de historia política

Laura Escobari de Querejazu

Texte intégral

  • 1 Por ejemplo en Tusell / y Avilés J. La Derecha Española Contemporánea. El Maurismo Ed. Espasa Univ (...)

1Comparar el desarrollo político de Argentina y Bolivia no presenta mayores dificultades, por el contrario, con excepción del Brasil, quizá sean las realidades más opuestas entre todos los países hispanoamericanos, lo cual da un margen de comparación y contraste muy grandes. Sin embargo, el presente trabajo no tiene por objeto únicamente comparar ambas realidades sino más bien enfocar las perspectivas teórico metodológicas que se emplearon para estudiarlas. Se pretende establecer, sobre todo, la importancia de la “nueva historia política” preconizada en los últimos tiempos por Jacques Le Goff, Jacques Julliard y Lawrence Stone y que van siendo utilizados cada vez más en la historiografía contemporánea1. La nueva teoría y metodología plantea un análisis a través de “otros” documentos no oficiales como ser declaraciones y programas de partidos opositores publicados en periódicos de la oposición, de discursos, ensayos políticos y literarios, pasquines políticos de la oposición, caricaturas y afiches callejeros. En fin, todo aquello que contribuya a conocer mejor la genuina voluntad de la sociedad civil y especialmente de los grupos marginados y marginales que nunca llegaron a expresarse a través de las urnas electorales.

  • 2 Agradezco a Marta Irurozqui el haberme proporcionado el trabajo de Malamud.
  • 3 Historia General de Bolivia. Ed. Juventud, La Paz, 1982.
  • 4 Historia de Bolivia. Ed. Gisbert La Paz, 1997.
  • 5 Historia de la rebelión indígena de 1899. La Paz, 1983.
  • 6 En Historia Boliviana I/81. Cochabamba 1981.
  • 7 En Historia Boliviana I/2, Cochabamba 1981.
  • 8 En: Antropología No. 1, La Paz, 1978.
  • 9 Ed. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid y Centro de Estudios Regionales Andino (...)
  • 10 En: Revista Andina, diciembre de 1995, año 13, N.2.
  • 11 En: Revista de Indias, 1996, vol lvi, num, 208, pp. 697-742.

2Para abordar la temática planteada se analizan para el caso argentino las obras de David Rock Argentina 1516-1987, de Carlos Floria y César Belsunce Historia política de la Argentina contemporánea y una obra inédita de Carlos Malamud “La política electoral de la Liga del Sur”2. Para el caso boliviano se hace referencia a obras generales como la de Klein3, Mesa y Gisbert4 y monográficas como las de Condarco, Zarate el temible Willka5, Marie Danielle Demelás “Darwinismo a la criolla: el darwinismo social en Bolivia, 1880-19106 Silvia Rivera “Rebelión e ideología: luchas del campesinado aymara del altiplano boliviano 1910-19207, de Roberto Choque “Sublevación y masacre de los comuneros de Jesús de Machaca8, como ejemplos de Historia Social de principios de siglo, pero sobre todo los trabajos de Marta Irurozqui La Armonía de las desigualdades”9, “La amenaza chola. La participación popular en las elecciones bolivianas, 1900-193010, y “Ebrios, vagos y analfabetos. El sufragio restringido en Bolivia, 1826-1952 ”11, que es la única representante de la “nueva historia política en Bolivia”.

3De todos ellos solamente Malamud e Irurozqui utilizan elementos destacados por la Nouvelle Histoire, pero como veremos más adelante, la nouvelle Histoire o la “nueva historia política” no siempre es la mejor ni la única manera de acercarse a la realidad política de los marginados y marginales. El libro de Rock analiza el desarrollo político argentino muy ligado a la economía mostrando una Argentina pujante en el aspecto económico y social, tanto que llegó a situarse entre las naciones más desarrolladas de Occidente. El aspecto económico es destacado por Rock para definir la actuación de sus gobernantes.

  • 12 Tomo II. Ed. Larousse. Buenos Aires 1992.
  • 13 pags. 275-279. ob. cit.
  • 14 En este análisis se sigue los planteamientos de una obra publicada en 1910 de primordial importanc (...)
  • 15 En España la oposición tuvo canales de expresión en los periódicos “El Debate” y “La Acción”, que (...)

4En “Historia de los Argentinos, Floria y Belsunce12 se lanzan con mayor soltura a hacer interpretaciones sobre el desarrollo político. En varias páginas13 dedicadas al período que nos ocupa encontramos un balance del desarrollo político desde varias perspectivas dadas desde la visión de un escritor de la época, don Juan Nicolás Matienzo14, cuya obra analiza cuatro aspectos a su juicio relevantes, primero el rol del presidente, que era siempre un jefe de partido, o tenía el apoyo de algún partido pero en todos los casos debía ser una personalidad importante en la vida política y social del país, lo que estaba negado a quienes no residían en Buenos Aires; segundo, la participación de los ministerios como aliados políticos para fortalecer el poder. Tercero, la constitución social de las personas que conformaban el Congreso, destacando el hecho de que en esos años los congresistas eran en su mayoría profesionales o terratenientes, lo que le dará una clara fuerza elitista. Y, finalmente, el periodismo que no era expresión de la oposición, –como lo era en España15–, ni siquiera de la opinion popular ya que era militante con el gobierno.

5En Bolivia se han realizado desde la década del 70 algunos estudios sobre Historia Social, proveniente de una de las ramas de la escuela francesa de los Anales (1929), cual es la Etnohistoria, que toma las mismas raíces sociológicas que la Antropología, pero incorporándolas en un marco de larga duración.

  • 16 Ana María Lorandi y Mercedes del Río La Etnohistoria Ed. Centro Editor de América Latina. Buenos A (...)

6El desarrollo de la escuela francesa impulsada por los Anales se abrió hacia muchas temáticas y metodologías diferentes, otra de ellas fue historia cuantitativa, y otra la historia cultural y simbólica de la sociedad, surgiendo así la llamada Historia de las Mentalidades. La Historia de las Mentalidades pasa del análisis de las representaciones de las élites a las de la cultura popular, recurriendo a la memoria oral, gestualidad, simbolismo folklórico, folklore16. La “nueva historia política” está relacionada con la Historia de las Mentalidades por la metodología que utiliza.

7En historia política del siglo xx, se hicieron en Bolivia estudios por influencia de la etnohistoria que están muy relacionados a los resultados obtenidos por la “nueva historia política” boliviana iniciada por Marta Irurozqui. Los resultados obtenidos en estudios sobre grupos marginados del poder electoral boliviano de principios de siglo a través de rebeliones y sublevaciones indígenas, ajenas y alejadas exprofesamente de todo derecho ciudadano están muy cercanos en teoría y metodología a la “nueva historia política”, que nos ocupa ahora. La etnohistoria, aplicada en estudios de historia política boliviana de principios de siglo, muestra los hechos desde el punto de vista de los “vencidos”. Es en esa perspectiva que se inscriben los estudios bolivianos y bolivianistas mencionados líneas arriba con excepción del de Marta Irurozqui que es una fiel seguidora de “los nuevos vientos”, al decir de Lawrence Stone, de la corriente de la “Nouvelle Histoire” de Le Goff, Julliard y también de la escuela inglesa “Past and Present”, que se afincó bastante bien en las escuelas norteamericanas de Historia.

Argentina y Bolivia de 1880 a 1920

8Al ser Bolivia, un país basicamente de población indígena analfabeta (73% de la población total en 1900) y de una cultura diametralmente opuesta a la occidental, su evolución política, económica y social dentro de los parámetros occidentales en los que se mueve, ha sido muy lenta y dificultosa.

  • 17 Es el caso del partido anarquista. David Rock. Historia Argentina Ed. Alianza América, Madrid 1985 (...)

9Argentina, por su parte, si bien presentaba un serio problema con la inmigración europea, en términos de demanda de empleo, no ofrecían mayor resistencia cultural, es más, en muchos casos la inmigración apoyó a los partidos políticos argentinos nada más llegar a Buenos Aires. Algunos, incluso fundaron grupos políticos inspirados en partidos europeos17.

10Desde el punto de vista del desarrollo económico, en Argentina, la inmigración aportó con mano de obra dispuesta a trabajar en pos de un “progreso” netamente occidental. En Bolivia, una pequeña élite social y económica manejó el Estado a su antojo e interés, sin saber qué papel jugaba el 73% de población indígena, pero a la que temía. Culturalmente había dos concepciones de espacio y poder diametralmente opuestas: la occidental y la andina; ésta última, ofrecía una resistencia violenta y pasiva, que la primera nunca supo comprender.

Gobierno y representación popular

11Tanto el desarrollo político argentino como el boliviano del siglo xx, tienen su origen en la década de los años 80 del siglo xix.

12A fines del siglo pasado y principios del xx, se produjo un avance sin parangón en la historia argentina. El largo ciclo empezó con el acuerdo político de 1862 y llegó a su apogeo hacia 1914. Durante ese período, Argentina se constituyó en uno de los países más prósperos, de hecho se contaba entre las primeras naciones de América Latina. Esto se debió a varias causas, pero entre las principales están cuatro períodos de democracia entre 1890 y 1930, aunque según David Rock éstos no estuvieron a la altura de su cambio social y desarrollo económico (1985: 217).

13En efecto, en 1880 se inauguró en Argentina con el presidente Julio A. Roca, un período de estabilidad política con gobiernos conservadores y oligárquicos. La creciente afluencia inmigratoria, fue estimulada desde esos años, ya que fue quien proveyó de buena parte de la mano de obra para la expansión económica. Entre 1880 y 1910, llegaron a la Argentina más de 3.000.000 extranjeros. Paralelamente, hubo una rápida expansión del transporte, del comercio, la construcción y las industrias. El fraude y el control electoral, la exclusión de la oposición y el escaso interés que tenían en las elecciones los nativos y los extranjeros, posibilitaron el control de los conservadores hasta 1890, cuando empezó la lucha por democratizar la vida política. Ese año se inició una crisis de inversiones y desocupación debido a que el crecimiento hizo que se hicieran más importaciones de las que el país podía pagar. Roca tenía como aliado a Carlos Pellegrini que era ministro de finanzas. Este propuso hipotecar las rentas aduaneras a un consorcio de banqueros extranjeros para conseguir fondos para la deuda pública. El congreso lo atacó acusándole de querer entregar la soberanía nacional a los extranjeros. La oposición se hizo manifiesta y Pellegrini rompió con Roca, convirtiéndose en uno de los más ardientes defensores de la reforma electoral.

14La crisis dió lugar al crecimiento de la oposición al gobierno de Juárez Celman, liderizado por la Unión Cívica.

15Sin embargo, Roca, más tarde para neutralizar la oposición patrocinó la legislación electoral, que al aplicarse en 1904, aumentó el número de votantes. Fue entonces cuando el socialista Palacios ganó las elecciones que, declaradas fraudulentas por soborno, dieron como resultado la sucesión de un nuevo presidente, Manuel Quintana, cuyo mandato era un compromiso entre el candidato de Roca y el de Pellegrini. Cuando murió Quintana dos años después, le sucedió Figueroa Alcorta. Las sucesivas elecciones gradualmente dieron la mayoría a los defensores de la reforma, y Figueroa Alcorta se dió modos para que Roque Sáenz Peña, miembro de las clases dominantes, le sucediera en el poder. (Rock 1985 247-248)

16Roque Saenz Peña proclamado presidente por el Congreso para el período 1910-1916, llevó a cabo la transición entre la república de los notables y los antioligárquicos explotados con eficacia por Figueroa Alcorta (Floria -Belsunce 1988: 100).

17Hacia 1913, ese proceso cristalizó una reforma electoral que abrió el sistema político a nuevos actores.

18El sistema político boliviano se movió en torno a la élite económicamente poderosa, desde su nacimiento. Hacia 1880, aparecen los dos partidos políticos claramente definidos; el conservador, a la cabeza de Aniceto Arce y Mariano Baptista, y, el liberal, de Eliodoro Camacho. Es evidente como señala Marta Irurozqui, que la Guerra del Pacífico entre Chile y Bolivia en 1879, institucionalizó los “trueques de poder” en el seno del bloque socialmente dominante a través del régimen de partidos políticos (1994: 37). Las elecciones de 1884 ofrecieron la victoria al partido conservador, cuando todavía la sede de gobierno era la ciudad de Sucre.

  • 18 Condarco Morales, citado por Irurozqui, La Armonía de las Desigualdades Madrid-Cusco, 1994.

19La Convención de 1880 adoptó la Carta Constitucional de 1878, que establecía una legislatura bicameral con poderes de veto al ejecutivo del gobierno. Esta estructura estuvo vigente hasta 193818. Los grupos reconocidos como partidos políticos, los liberales y los conservadores, representaban entre el 10 y el 15% de la población boliviana y ambos representaban en el fondo los mismos intereses económicos mineros. La divergencia ideológica nacida en el seno de este primer grupo de poder, con sede en Sucre, obedeció al creciente poder latifundista de hacendados paceños. Desde la década de 1880, con la Ley de Exvinculación de tierras promulgada por Melgarejo, ocurrió una expansión notable no solamente de latifundistas paceños, sino también de potosinos y chuquisaqueños. Sin embargo, en La Paz, cobró connotaciones políticas. La red ferroviaria que entre 1910 y 1920 comunicó La Paz, con Oruro, Potosí y Sucre, dió a la primera ciudad una predominancia económico-comercial jamás sospechada por los conservadores chuqui-saqueños. Por tanto, la sucesión del poder político a fines del siglo pasado y principios del xx, vino dada en última instancia por la preeminencia económica-comercial de los terratenientes paceños.

20El partido liberal obtuvo el poder por golpe de estado a partir de 1899, trasladando la sede de gobierno de Sucre a La Paz. Se imponía entonces, llegar a un acuerdo que probara la legitimidad de los liberales en el gobierno; sin embargo, la legitimidad siguió construyéndose sobre la deslegitimación de los contrarios, o sea los conservadores de la élite chuquisaqueña. Los intereses regionalistas de los liberales paceños fueron disfrazados en su discurso de fraternidad y perdón entre las élites destinado a lograr la “unión estrecha de la familia boliviana”. Terminada la guerra no hubo represión contra ellos por parte de los liberales. Es más, muchos conservadores no tuvieron problemas en cambiar su lealtad a favor de los liberales en la llamada Unión Liberal (Irurozqui 1994: 123-125).

21Respecto a la presencia indígena en la guerra de 1899, tanto liberales como conservadores se culparon de haberla instigado. Los liberales argumentaron que como el gobierno conservador había atacado el honor de la indiada, en sus propiedades y en su religión, era lógico que esta reaccionara con actos de salvajismo. En la prensa proliberal de La Paz, aparecieron artículos referidos al número de muertos y heridos, que en última instancia obedecían a azusadores conservadores; sin embargo, otros acusaban a los propios liberales de haber excitado a la indiada al alzamiento.

22Este abuso sirvió como bandera a los liberales quienes preconizaron desde entonces y en diferentes manifestaciones la necesidad de levantar el mellado orgullo indígena. En su discurso, los liberales, no dejaron de advertir la “peligrosidad e instintos bestiales” de los indios a consecuencia de los abusos que las autoridades locales tenían contra ellos, aunque parece ser que luego fueron fácilmente captados en redes de clientela de los políticos de La Paz (Irurozqui: 128, 133 y 136; Demelás, Rivera 1981). Respecto a que el indio careciera de un discurso político propio, con todo el aporte que significa la obra de M. Irurozqui para la historiografía boliviana de la época, pienso que tendría que revisar su afirmación de que en la posición política del indio no se advertía un discurso propio. Los estudios de R. Choque y sobre todo de S. Rivera, muestran que el discurso de los indios era el de reivindicación de títulos y tierras, aunque obviamente no publicados ni publicitados.

23Después de 1890, surgió un nuevo partido gobernante en la Argentina, la Unión Cívica Radical cuyo líder era Hipólito Yrigoyen.

Reforma electoral en Argentina a principios de siglo

24Sáenz Peña actuó como un reformista deliberado, poniendo a Indalicio Gómez como operador eficaz de una reforma política el año 1912. Respecto a una reforma en los comicios electorales puso en ejecución tres Leyes en el pivote de la reforma política, que significaban en última instancia la modificación por apertura democratizadora del sistema político entero y de los comportamientos y hábitos de la sociedad política. Se trataba de asegurar la libertad y la autenticidad del sufragio, crear al ciudadano y confiar en él. Sugería la formación de un nuevo sistema de partidos, o una democracia ampliada, como se la llamaría después (Floria-Belsunce 1988: 101).

25Según Floria y Belsunce, el sistema político cambió, pero el cambio no se consolidó desapareciendo algunos vicios públicos pero permaneciendo otros. El sistema de partidos no se articuló como quería Saenz Peña, sin embargo por primera vez se establecieron cuatro cambios: el enrolamiento obligatorio y la unificación de los registros electorales con los registros militares, se encomendó a los jueces electorales la formación de los padrones y, sobre la base del padrón, se legisló el sufragio universal, secreto y obligatorio. Y, finalmente, el sistema electoral estableció la “lista incompleta”, o tercio excluído, por la cual se combinaba el principio mayoritario con garantía de representación para la primera minoría, en distritos plurinominales: es decir, cada ciudadano podía votar por un número de candidatos igual a los dos tercios de los cargos a llenar en cada distrito. En consecuencia, la lista que obtenía el mayor número de votos obtenía, en consecuencia, dos tercios de los cargos, y la que le seguía en el orden, el tercio restante. El sistema combinaba los principios de la pluralidad y la proporcionalidad. Luego de estas reformas el presidente Sáenz Peña murió en medio del respeto ciudadano en 1914 (1988: 102).

26Antes de ellas, en Argentina votaba sólo el 9% de la población de más de 20 años. Luego de la Ley Sáenz Peña la población electoral llegó al 30% y, años más tarde, en 1928, llegó a 41%.

27Este mecanismo obedecía a la intención de dar representación a los partidos minoritarios, y de ese modo llevar oposición al Congreso. Pero la nueva Ley no daba derecho a voto a los extranjeros. Si bien el gobierno no hizo ningún intento de simplificar los procedimientos de naturalización, los inmigrantes en estos años tampoco daban muestras de querer nacionalizarse. La reforma daba por resultado que ahora un 70 a 80 por ciento de los votantes ejercían su derecho (Rock 1985: 246-248).

28La prueba electoral ocurrió en la provincia de Santa Fe, asistiendo más votantes que nunca. Ganó la Unión Cívica Radical, al viejo partido Nacional y a la Liga del Sur (partido local).

  • 19 Periódico “La Prensa”, septiembre-octubre de 1909; La Capital (Rosario) entre los años 1909 y 1911 (...)

29Sin embargo, pese a la nueva Ley, estudios posteriores a los de Rock y Floria y Belsunce, muestran que estas elecciones fueron fraudulentas. Basándose en fuentes primarias19 Malamud demuestra los fraudes denunciados por la Liga del Sur. Un militante de este partido denunció que 4.000 inscritos en el registro no estaban enrolados, y así siguió una lista de denuncias que llevaron incluso a dirigentes de la Liga del Sur a entrevistarse con el ministro del interior de Sáenz Peña, Indalecio Gómez. Los datos que da Malamud sobre el fraude llevado a cabo en estas elecciones tiran por la borda la famosa Ley Sáenz Peña, en su intento de legalidad. Y el hasta ahora considerado limpio triunfo de la Unión Cívica Radical, desde el punto de vista de la nueva Ley, queda en entredicho. Los avatares de manifestaciones del clientelismo de la Liga del Sur, posteriores a la elección de la Unión Cívica Radical en Santa Fé fueron sofocados por la policía (1995: 11-25).

30Experiencias posteriores mostraron al partido radical en ascenso, al socialismo más fuerte en algunos sitios y al conservadurismo tratando de concentrarse, pero ninguno tenía una expansión nacional significativa (Floria-Belsunce 1988:103).

31En 1916, triunfó el primer partido orgánico nacional, nacido desde la oposición, conducido por un líder carismático; por su silencio; popular, por su paternalismo; principista, ya que marcó con líneas maestras de ética su gobierno; y finalmente con “tendencias mesiánicas y raptos monárquicos” (Floria-Belsunce 1988: 104). Era la Unión Cívica Radical liderizado por Hipólito Yrigoyen, que ganó las elecciones con el sufragio universal masculino (Rock 217218).

Partidos políticos y electoralismo en Argentina y Bolivia a principios de siglo

Argentina

a) El Radicalismo de Hipólito Yrigoyen

  • 20 La cita corresponde a Octabio R. Amadeo, citado por Floria y Belsunce en ob. cit. pag. 106.

32A la militancia política del presidente Yrigoyen, se la calificó también como “la fracción española de la política argentina”20 debido a estar muy próxima al estilo de la política republicana española. La Unión Cívica Radical de Irigoyen, tuvo su origen en la época de los notables del 80. Triunfó en las elecciones de 1916: sobre una población de 7.704.383 de habitantes, estaban inscritos 1.188.904 de personas. La concurrencia electoral fue de 745.825 ciudadanos y la Unión Cívica obtuvo poco menos de la mitad de los votos: 339.332. Con los cuales superó a los conservadores provinciales, a la democracia progresista, a los socialistas y a los disidentes radicales de Santa Fe (Floria y Belsunce 1988: 105). Yrigoyen consideró los resultados como un plebiscito. A nombre de la soberanía hizo propia la causa política hasta el extremo de emplearla como justificación de la intervención federal “desde que todos los ciudadanos de la República tienen los mismos derechos y prerrogativas...”. (Floria y Belsunce 1988: 107). Se preocupó por consolidar la estructura nacional del partido y neutralizar a la oposición que era mayoría en el Senado y en la Cámara de Diputados, con once gobiernos provinciales opositores, así como también el poder judicial y la prensa.

33Sin embargo, hay quienes opinan que el triunfo del radicalismo de Yrigoyen generaría la “reparación nacional” que él mismo preconizaba. No fue así, no se suprimió el fraude, ni la corruptela, ni hubo sustitución de funcionarios así como tampoco renovación de las Cámaras. Yrigoyen, al indultar a los enemigos y dejarlos en sus puestos, mantuvo una fuerte oposición a su gobierno. Yrigoyen, –pese a ser considerado junto con Juan Domingo Perón uno de los más destacados presidentes de Argentina en la primera mitad del siglo xx–, no anunció nunca un plan político ni propio ni de su partido la Unión Cívica Radical (Morales Padrón 1962: 519). Sus propuestas legislativas confirmaron ampliamente las opiniones de aquellos que consideraban a los radicales como reformadores tímidos, básicamente adheridos al orden establecido. Yrigoyen pidió al Congreso fondos para nuevos planes de colonización en tierras del Estado, para subsidios a los granjeros afectados por una sequía, para crear un nuevo banco estatal que diese créditos a los agricultores, para la compra de barcos. El programa intentaba ganar popularidad entre las clases medias rurales de la pampa, sobre todo en la provincia de Buenos Aires. Para llevar a cabo su programa, Yrigoyen necesitaba controlar el Congreso. Como Roca, Pellegrini y Figueroa Alcorta, apeló al recurso de la intervención federal. Su plan se vió obstaculizado continuamente por el callejón sin salida del Congreso, siendo que todo su gobierno se caracterizó por interpelaciones constantes del congreso sobre gastos gubernamentales ilegales (Rock 1985: 259).

34Otra medida política importante de su gobierno fue la Reforma Universitaria como bandera de lucha que “puso a un mismo compás el cambio político con el del reclutamiento académico” (Floria y Belsunce 1988: 108). La idea nacida en Córdoba y extendida por toda América Latina enriquecía el proceso de democratización, siendo un cambio social y no académico. Según David Rock, el apoyo del gobierno de Yrigoyen a la reforma universitaria fue una de sus realizaciones más positivas y duraderas, pues con él logró hacer frente a los intereses prilegiados y asociarse a la democratización, sin ser frenado por la oposición conservadora (1985: 260).

35Su contacto fue mucho menos fructífero con la clase obrera, cuyo voto le fue escatimado en las elecciones de 1916. El descontento de la clase obrera se intensificó cuando sucedieron los acontecimientos de la “Semana Trágica”, cuando los obreros metalúrgicos fueron sofocados por la policía. Esta crisis política contribuyó a provocar cambios importantes en el estilo de dirección política de Yrigoyen y la nueva concepción de su partido. Yrigoyen tomó el camino del populismo, con ello derrotó a sus adversarios electorales en 1919, dejando a los conservadores aislados. Después fue difamado como demagogo (Rock 1985: 263).

b) Alvear y el aristocratismo popular

36A Yrigoyen se le opusieron las críticas antipersonalistas dando lugar a una escisión dentro de su partido entre los Yrigoyenistas y los antiyrigoyenistas. Por otro lado, en los sectores de oposición, se organizó la Concentración Nacional de Fuerzas opositoras (Floria y Belsunce 1988: 110).

37En 1921, los comicios presidenciales se hicieron con 458.457 sufragios, en doce distritos con 235 electores. La oposición tuvo menos de 370.000 votos, de los cuales 200.000 fueron a la Concentración Nacional. Los radicales lograron 100.000 votos más que seis años antes (Floria y Belsunce 1988: 111).

38Alvear, aristocrático y afrancesado, no era principista, sino más bien percibía la política como una mezcla de pragmatismo y compromiso. Designó sus ministros prescindiendo de fidelidades partidarias absolutas. Pudo conciliar hábilmente su estilo aristocrático que le comunicaba fácilmente con el “establishment” económico y social de la época, con su sentido de lo popular que no agredía a los seguidores fieles del yrigoyenismo. A pesar de haber soportado 519 huelgas en las que participaron medio millón de trabajadores, su gestión no sería recordada como opresiva sino legalista y ordenada. Para los conservadores, Alvear tenía un gobierno recto y ecuánime, liberal y constitucionalista; para la opinión popular, era el candidato de Yrigoyen (Floria y Belsunce 1988: 111).

39En 1924, se articulaba el “radicalismo disidente” en Buenos Aires. La intervención federal era una medida previsible, como siempre lo fue en la Historia argentina. El antiyrigoyenismo creció en las elecciones de ese año. Por ellas, se incorporaron 80 legisladores radicales de los cuales 50 eran fieles yrigoyenistas. La Unión Cívica Radical siguió siendo la principal fuerza política nacional; sin embargo, en las provincias se alentaba el sectarismo poniendo en aprietos al presidente. En Córdoba, triunfó el conservador Cárcano, pidiendo los yrigoyenistas la intervención federal. En Buenos Aires, la intervención federal, fue demandada por los antepersonalistas y los conservadores. La sucesión presidencial se presentó claramente “con Yrigoyen o sin Yrigoyen”. En 1928, la oposición estaba segura del triunfo. El partido antipersonalista produjo su propia fórmula: Leopoldo Melo-Vicente Gallo. El socialismo se escindió y surgió el Socialismo Independiente, con Federico Pinedo y González Iramain. Todos ellos fueron percibiendo, sin embargo, que en las provincias el yrigoyenismo era imposible de aplacar. Los padrones electorales se actualizaron, y la Unión Cívica Radical erigió como Presidente al viejo caudillo de 76 años, Hipólito Yrigoyen, acompañado por Francisco Beiró para el ciclo constitucional 1928-1934. La U.C.R. obtuvo 828.583 votos. Su adversario más cercano, el Frente Unico, tuvo 414.583 votos. Cuando se reunió el Colegio Electoral Beiró había fallecido y lo sustituyó Enrique Martínez. Sin embargo, su presidencia fue mala. A Yrigoyen le faltaba salud y se mostraba ineficiente e inerte (Floria y Belsunce 1988: 113-114-115). “En el poder económico, en el sindicalismo y en el mundo universitario e intelectual se advertía depresión en cuanto a la suerte de una democracia constitucional precaria cuya consolidación no parecía preocupar –en cuanto régimen político- ni siquiera a parte del oficialismo. Y el mundo militar era asediado francamente por la militancia de una ideología cuyo recorrido social la había llevado del nacionalismo liberal del siglo xix al nacionalismo antiliberal y anticonstitucional de los años 20” (Floria y Belsunce 1988: 116).

  • 21 Mónica Quijada, citada por Floria y Belsunce, ob. cit. pag 117.

40Casi todos iban por una ruptura del orden constitucional, pugnaban por cambio y reversión política. Las concepciones del mundo, es decir, liberalismo, anarquismo, socialismo, conservadorismo, fascismo, comunismo, se enfrentaban con mayor o menor encono. Hacia 1930, en Argentina se reconocía un nacionalismo democrático de Leopoldo Lugones en favor de la “hora de la espada”. El nacionalismo prevaleciente sería antiliberal, como había sido el liberal en el siglo anterior. El nacionalismo será de derecha y de izquierda, aristocrático o popular, definirá sectores de los partidos de tal modo que así como existió un nacionalismo liberal, habrá un nacionalismo conservador y socialista. Una escritora identificará a un nacionalismo de derechas u oligárquico de otro de izquierda o popular21.

41Con influencias ideológicas distintas nace un nacionalismo de derecha, en una precaria evolución. Yrigoyen alentará al poder militar con un candidato preciso: el general José Félix Uriburu. Y así, un régimen militar vino a confluir al final de la erosión partidista, llegándose a la ruptura de un orden constitucional precario pero cuyo aprecio muchos argentinos descubrirían durante los años futuros.

c) El anarquismo

42En la Argentina apareció en la década de 1880-90 entre inmigrantes de Italia y España. Su apogeo se produjo después de 1899. La entrada de inmigrantes hizo que los salarios sufrieran nuevas presiones y los alquileres aumentaran. Los anarquistas organizaron confederaciones, la más importante fue la fora (Federación Obrera Regional Argentina), fundada en 1904. La popularidad del anarquismo en Buenos Aires y otras ciudades se basó en la nueva situación que afrontaban los inmigrantes: de haber sido campesinos a ser después obreros urbanos. La amenaza anarquista fue dura en los primeros años del siglo xx. Hubo masivas manifestaciones populares reprimidas finalmente con bandas de vigilantes civiles que desterraron y encarcelaron a los conspiradores. La represión más grande fue en 1910 (Rock 1985: 245).

d) El partido socialista

43Los socialistas eran hombres moderados, influídos por el liberalismo y positivismo burgueses más que por el marxismo. Eran defensores de la democracia popular, apuntando su programa más a la distribución de los ingresos que a la riqueza. Su programa también contenía planes gubernamentales para la construcción de viviendas y medidas para reducir el costo de vida. Apoyaban la separación de la Iglesia y el Estado. Defendían el sufragio femenino e hicieron campañas contra la trata de blancas. Pedían también la legalización del divorcio y la jornada laboral de ocho horas. El Partido Socialista consideraba al radicalismo como una “política criolla”, y a sus partidarios como pseudodemócratas, descendientes de anteriores facciones oligárquicas.

Bolivia

a) Partidos conservador y liberal

44Los partidos políticos formales, nacieron en Bolivia al calor de los debates sobre la Guerra del Pacífico. El partido conservador se alineó en torno al propietario minero Aniceto Arce, y al abogado de varias compañías mineras Mariano Baptista. Este era un grupo pacifista prochileno, mientras que el otro, el antichileno y antipacifista, se alineó tras el coronel Eliodoro Camacho, teórico liberal (Klein 1982: 200). Sin embargo, ambos partidos formaban parte de la oligarquía de la plata, primero y del estaño después. En términos económicos, ser conservador o liberal era prácticamente lo mismo. Quizá el tema eclesiástico era el que más los diferenciaba. El partido conservador fue el que empezó a traer órdenes religiosas de afuera, mientras que los liberales-masones se quejaban de que estos curas se metieran en política en favor del gobierno. En torno a la educación, los conservadores trajeron profesores religiosos, mientras que los liberales trajeron a la misión belga del célebre educador Rouma (Albó y Barnadas 1985: 163). Después de que el gobierno de Aniceto Arce concluyera, las elecciones de 1992, dieron el gobierno a Mariano Baptista, muy resistido. Las elecciones de 1892, se dieron en un clima de violencia y se contaron muchos actos sangrientos. Los sufragios dieron una débil mayoría a Baptista, pero ella corría riesgo con 21 diputados liberales que debían actuar en ese Congreso. El presidente Arce no esperó y dió golpe de estado poniendo como presidente a Baptista (Mesa y Gisbert 1983: 429).

45La profunda identidad ideológica entre liberales y conservadores se deja ver con claridad en el telegrama enviado por el jefe liberal Pando al presidente conservador Fernández Alonso después de la rebelión de Mohoza, donde un escuadrón liberal fuera victimado por los sublevados: “...indiada guerrea motu propio contra la raza blanca. Aprovechando despojos beligerantes se hará poderosa. Nuestras fuerzas unidas ahora apenas podrán dominarla” (Rivera citando a Reynaga, 1986: 29).

46Las elecciones de 1896 se realizaron con múltiples abusos por parte del gobierno conservador, anulando votos en las provincias. Así salió elegido Severo Fernández Alonso, de ese partido. Durante esta presidencia surgió el problema regional entre Chuquisaca y La Paz, que conduciría a la Revolución federal, dando como resultado el traslado de la sede de gobierno de la ciudad de Sucre a la de La Paz. De esa manera, el triunfo del liberalismo se disfrazó con la causa del federalismo paceño. El general José Manuel Pando inició su gobierno bajo los mejores auspicios políticos, pues la mayor parte de la población era liberal, incluso los antiguos conservadores se habían pasado a sus filas. Le siguieron los liberales Montes, Villazón, una nueva presidencia de Ismael Montes y José Gutiérrez Guerra, hasta 1921 (Mesa y Gisbert 1983: 437).

  • 22 M.D. Demelás Darwinismo a la criolla: el darwinismo social en Bolivia, 1880-1910”. en Historia Bol (...)

47La ideología liberal ha sido interpretada por algunos historiadores como “darwinismo social”22, en el sentido de que representa un modo de pensamiento común a la mayor parte de los dirigentes que trataban de aplicar a la sociedad leyes científicas, en particular las de la lucha por la existencia y de la selección natural por “la supervivencia del más apto” (Démelas 1981: 56). En efecto, los autores del censo de 1900, por ejemplo, comentaban el desaparecimiento lento y gradual de la raza indígena desde la sequía de 1878, que cobrara muchas víctimas. Comentaban que en breve tiempo se tendría a la raza indígena si no “borrada por completo del escenario de la vida, al menos reducida a una mínima expresión”. La inferioridad racial del indio fue expresada por muchos pensadores de principios de siglo. Este pensamiento se plasmó en medidas liberales tales como la reforma tributaria y la abolición de la comunidad, de manera tal que en los veinte años de liberalismo (1900-1920), el ritmo de expropiación de tierras comunales no hizo sino seguir un curso ascendente (Rivera 1986: 30-31).

b) Partido republicano

48La oposición política a los gobiernos liberales se fusionó en una sola agrupación, la misma que al congregarse fue dispersada por persecusiones y destierros a la sombra de un estado de sitio decretado por la “guerra europea”. Sólo después pudo estructurarse como Partido Republicano que agrupó a viejos conservadores y a liberales disidentes. En las elecciones de 1917, candidateó por primera vez un republicano, don José María Escalier. Don Bautista Saavedra fue el primer presidente republicano, quien desde el primer día de su gobierno tuvo que luchar con una fuerte oposición compuesta por los liberales desplazados y un grupo disidente de su partido que se llamó Partido Republicano “genuino” ( 1983: 447 y 451 ).

Electoralismo, sufragio, fraude, participación y marginación

  • 23 Malamud, C, ob. cit. pag. 5.

49Hoy en día en que se ha puesto en el tapete una nueva metodología de análisis de la participación popular en las elecciones– no se puede estudiar la representación política sin aludir a sectores no representados. No se puede hablar de representación de la “sociedad civil” en el siglo xix, en ningún país latinoamericano puesto que ésta representaba un porcentaje bajísimo de la población general. En Argentina, representaba del 10 al 20% únicamente23; en Bolivia, el mismo porcentaje (Klein 1982: 195).

50Hasta que en Argentina con la Ley Saénz Peña, se utilizó el padrón militar para el trámite del empadronamiento, el mismo trámite de empadronamiento era motivo de denuncias de fraude y de irregularidades (Malamud: 6).

Grupos marginales

  • 24 Para Argentina el estudio citado por Carlos Malamud, para España, Miguel Artola Partidos y program (...)
  • 25 "La amenaza chola...” y “Ebrios, vagos y analfabetos, sufragio...” Obs. cits.

51Los grupos marginales que no reflejaban su voluntad en los comicios electorales eran, en Argentina, básicamente las mujeres y los extranjeros; en Bolivia, los indios, los cholos, mestizos, los analfabetos y las mujeres. Estudios actuales en España y Argentina muestran la importancia de la participación popular o de grupos marginales. Y esto se hará teniendo en cuenta los excesos del “populacho”, los desórdenes, la agitación, violencia y propaganda agitadora que se dieron paralelos a los comicios electorales24. En Bolivia, se hizo imperioso el estudio de las rebeliones indígenas desde fines del siglo pasado para dar un conocimiento real del desarrollo político boliviano y ello se dió desde la perspectiva de la etnohistoria, como ya se dijo, desde la década de los 70 como influencia de la escuela de los Anales, o por propia intuición profesional como es el caso de Condarco. Su marginación pasiva o violenta, teórica y práctica, ha sido objeto de estudios recientes de Marta Irurozqui en dos artículos mencionados al inicio de este trabajo25, que complementan su trabajo anterior de La armonía de las desigualdades en el que analizaba la visión que tenía la élite boliviana sobre los grupos populares, a través de discursos literarios, manifiestos políticos y otras fuentes relacionadas con la metodología recomendada por la “nueva historia política” de la escuela francesa.

52Es decir, que a través del mismo discurso elitista utilizado para desentrañar la mentalidad de los grupos gobernantes, ella estudia ahora al indio y al mestizo y a otros grupos marginados y hasta ahora marginales en la historia política porque habían sido invalidados y discriminados en su capacidad electoral por la supuesta y velada “falta de educación”, propia de la mentalidad de la élite gobernante. Ambos intentos dan a conocer la mentalidad de algunos cholos y mestizos respecto a su participación en el electoralismo. Si bien las agrupaciones mutualistas y gremiales fueron organizadas por políticos o miembros de la élite, que encontraban en ellos potenciales votantes y agentes electorales, por su parte, los propios artesanos creyeron beneficiarse con la “amistad” de personas de crédito social. Pese a la declaración de independencia laboral, entre los miembros de los gremios y las sociedades de socorros existió admiración hacia el mundo que les marginaba. Para formar parte del electoralismo, que era controlado por la élite, tenían que ser artesanos “cultos” y “leales”, resultando bien vistos aquellos gremios de artesanos que formaban parte del clientelismo de los partidos liberal y republicano (Irurozqui 1996:716, 722).

53Sin embargo, los cholos eran malos electores porque por mejorar su situación social ofrecían apoyo a cualquier partido político (Irurozqui 1995: 366).

Participación de los indios

  • 26 En cita 17.

54Los historiadores y antropólogos citados26 han definido al campesinado de principios de siglo como capaz de una respuesta colectiva acorde a una idiosincracia ancestral (Irurozqui 1993: 32) Entre 1910 y 1930, hubo varias rebeliones en el Altiplano boliviano, que escasamente se mencionan en la historia política tradicional; sin embargo, a partir de mediados de la década de 1910 hubieron rebeliones en varias provincias del Altiplano: en Pacajes, en 1914; en Caquiaviri, en 1918; en Jesús de Machaca, en 1921. La falta de investigaciones distorsionan el sentido de las rebeliones mostrando tan sólo el “estallido irracional, violento y carente de objetivos” de estos grupos sociales. Estudios recientes van reivindicando esta historia como de reivindicación de tierras por medio de títulos coloniales. Rivera hace mención a varios casos en los que caciques de comunidades acudieron al Perú para obtener legitimidad de títulos coloniales, con el fin de detener abusos “del corregidor”, como se señala en los documentos del caso de la rebelión de Jesús de Machaca (Rivera 1986: 36-51).

55La educación inculcada a la clase artesana para llegar a ser considerados posibles electores, también lo fue a los indios, quienes entendieron que para defender la usurpación de sus tierras debían llegar a ser “ciudadanos” y la única manera de llegar a serlo era mediante la creación de escuelas. Sin embargo, como señala Irurozqui, la instrucción del indio conllevaba el riesgo de hacer de él un individuo con voto y decisión, estado que no era aceptado por los sectores dominantes. Por ello, creyeron que la mejor manera de integrar al indio en el proyecto era convertirlo en colono de hacienda, asalariado y sin tierras. El proyecto terminó después de la Guerra del Chaco, cuando el Estado apoyó al sindicalismo obrero y al campesino en las haciendas. Hecho que fue agravado después de la Revolución del 52 (1996: 726-727-734).

Cambios en las economías de Argentina y Bolivia a principios de siglo

56En la década de 1890 y 1900, Argentina vivió una depresión que poco a poco se fue moderando. En esa década, se luchó por impedir la suspensión de pagos de la deuda externa, consiguiéndose en 1893 que los pagos fueran pospuestos hasta 1898. La mayor parte de la deuda provenía de las provincias, por tanto éstas se hallaban ligadas al poder central de Buenos Aires.

57Sin embargo, el futuro económico estaba puesto en tres grandes rubros: la riqueza en tierras, la elevada prima del oro que hizo que los costes de producción internos fueran menores a los precios mundiales, y la construcción de ferrocarriles emprendida en lo peor de la depresión (Rock 1985: 219).

58La recuperación económica fue conducida por la agricultura, particularmente el trigo. Se construyeron silos en Santa Fe y con las líneas férreas el cultivo se expandió hasta Santa Fe. En 1904, era el principal producto de exportación, superando a la lana, que hasta entonces era el principal producto de exportación. La tierra cultivada aumentó de menos de 5 millones de hectáreas en 1895 a 24 milllones de hectáreas en 1914. Los acres de maíz se cuadruplicaron, y los de linaza se quintuplicaron. Esto hizo que en 1896 desaparecieran los últimos vestigios de la depresión (Rock 1985: 219-221).

59Consecuentementem, se produjo en este período un inmenso crecimiento del comercio exterior. De 100 millones de pesos oro, que constituía el valor de las exportaciones, éstas llegaron a 203 millones en 1903 y a 519 millones en 1913. Un aumento de cinco veces en 20 años. Las exportaciones de maíz y linaza dieron al país también gran liquidez. Solamente baste decir que el comercio exterior en su conjunto creció de 190 millones de pesos oro a más de mil millones de pesos oro en 1913. La cantidad de barcos en puertos argentinos se multiplicó de 10 millones de toneladas en 1895 a casi 30 millones en 1913. Argentina proveía de materias primas a Europa Occidental. Durante todo este período, Gran Bretaña fue el principal comprador y también vendedor, ya que vendía a Argentina carbón y otros materiales para ferrocarriles y productos metálicos además de textiles acabados. A partir de 1913, se desarrolló un considerable comercio de lana sin lavar con Alemania.

60De ese país llegaban a Argentina máquinas y artículos eléctricos. Francia, Italia, los países Bajos, importaban gran cantidad de lana y pieles de ovejas. Las exportaciones de estos productos a Brasil eran equilibradas por grandes importaciones de café y yerba mate, aunque este comercio era la sexta parte del de Gran Bretaña (Rock 1985: 222).

61En Bolivia, también entre 1880 y 1900, se vivió un auge muy importante en las exportaciones de plata. Esta riqueza experimentada solamente en la época de la colonia, hizo que el presidente Aniceto Arce (1888-1892) pudiera emprender, al igual que Argentina, un programa masivo de construcción de ferrocarriles. Inició la conexión ferroviaria partiendo del puerto chileno de Antofagasta hasta La Paz, dando así por primera vez en la historia de Bolivia un acceso al mar por ferrocarril. En 1892, asumió la presidencia el conservador Mariano Baptista en elecciones fraudulentas. Baptista continuó con el desarrollo de los ferrocarriles. Cuando la plata se derrumbó en el mercado internacional, existía ya una tecnología y unas comunicaciones que podían ser aprovechadas para otros minerales, y así fue con el comienzo de la explotación del estaño que marcaría el principal rubro de exportación boliviano hasta mediados del siglo xx. En el lapso de menos de diez años, la cantidad de producción de plata subió de un nivel ínfimo a niveles masivos de exportación. El auge de producción del estaño, coincidió a principios de siglo con el advenimiento al poder del partido liberal. Ambos regímenes, el conservador y el liberal trataron de destruir las comunidades indias extendiendo el sistema de haciendas, sin que esto significara un aumento en la producción agropecuaria. La medida era de expansión del latifundismo en manos de la élite gobernante, que se fue expandiendo hasta la Revolución Nacional de 1952. Así nació la llamada “rosca” de poder económico y político a principios de siglo en Bolivia (Klein 1982: 202-206).

  • 27 Citado por Floria y Belsunce en Historia política de la Argentina Contemporánea ob.cit. pag. 104.

62Hacia 1910, en Argentina se había realizado lo que James R. Scobie27 llamó la “revolución en la pampa”. El ganado cimarrón, los indios y los gauchos habían sido desplazados por campos de cultivo, trabajadores rurales y productores capaces de poner a la Argentina entre los primeros exportadores mundiales de trigo, maíz, carne vacuna y ovina y lana. El chacarero se hacía escuchar a través de la Federación Agraria y de su periódico “La Tierra”, aunque los grandes terratenientes continuaban dominando parte del Estado desde la Sociedad Rural y los ministerios adictos (Floria y Belsunce 1988: 104).

63La depresión mundial de 1913 generada cuando el Banco de Inglaterra elevó los tipos de interés para corregir un déficit de pagos en Gran Bretaña y frenar la incertidumbre financiera causada por las guerras en los Balcanes. En Argentina, los precios de los cereales y la carne bajaron. Meses más tarde, el estallido de la Primera Guerra mundial llevó al comercio trasatlántico a un completo estancamiento. La depresión persistió hasta finales de 1917, el volumen de las exportaciones argentinas bajó de 10 millones de toneladas en 1913 a sólo 2,6 millones en 1918 (Rock 1985: 252).

64A grandes rasgos, la economía argentina se mantuvo muy similar entre 1920-30 que a la época anterior a la Primera Guerra Mundial, aunque aumentando los ingresos económicos con respecto a las exportaciones de materias primas (Rock 1985: 250).

65Cuando Alvear asumió el mando del país tuvo que hacer frente a tres problemas principales, la crisis de la industria de la carne, la reforma arancelaria y la deuda pública. Entre 1914 y 1921, el stock del ganado de Argentina aumentó en casi el 50%, de 26 millones de cabezas a 37 millones, pero el auge terminó brúscamente en 1921, cuando el gobierno británico dejó de almacenar suministros de Argentina. Los precios en Argentina cayeron a la mitad. Durante todo este tiempo todos los sectores de la economía ganadera sufrieron la depresión. En 1923, con el apoyo de Alvear, el Congreso aprobó una legislación de protección a esta industria pero fracasó debido a presiones internacionales.

66Con relación a los cambios arancelarios, se decidió proteger el algodón, la yerba mate y las frutas de clima templado para así diversificar el sector agrícola. Para superar la deuda pública se hicieron despidos que dieron rápidamente una pérdida de popularidad a Alvear. Así dejó el camino abierto nuevamente para Yrigoyen.

67A poco de iniciada la segunda presidencia de Hipólito Yrigoyen se produjo la crisis mundial económica de 1929. En Argentina, la crisis de 1930, que interrumpe el período constitucional del radicalismo, es más compleja.

Comparación de la población electoral a principios de siglo

68Entre el segundo censo nacional argentino de 1895 y el tercero de 1914, la población argentina aumentó de 3,9 millones a 7,8 millones. La oleada migratoria procedía del sur de Europa.

69En 1914, alrededor de un tercio de la población había nacido en el extranjero y el 80% de la población comprendía a los inmigrantes y los descendientes de inmigrantes desde 1850 (Rock 1985: 221).

70A principios de siglo, la inmigración seguía ingresando, aunque entre 1914 y 1918, años de la Primera Guerra Mundial, este flujo se suspendió. En la escala social, los extranjeros y sus hijos recién llegados se sumaron a los criollos.

  • 28 Cifra dada por Herbert Klein en Historia General de Bolivia Ed. Juventud 1983, pag. 200.
  • 29 La población femenina, junto con la indígena recién accedió a las urnas electorales con la Revoluc (...)

71Como dijimos anteriormente, Argentina y Bolivia, no podían representar situaciones y contextos más diferentes. Contrastando con aquella población masivamente inmigrante europea, la Bolivia de 1900 presentaba solamente el 16%28 de población blanca y mestiza procedente de la primera inmigración española de los siglos xvi y xvii, y era la única que sabía leer y escribir, por lo tanto era ese porcentaje el que podía elegir gobernantes, sin descontar el voto femenino, que representaría un 6% de aquella población29. En Argentina, en cambio, la población inmigrante se introdujo rápidamente en la sociedad, conformando, como dijimos antes, incluso nuevos partidos políticos en los primeros años del siglo xx. Esto significaba paralelamente presiones frente a la desocupación dando lugar a enfrentamientos sangrientos como la llamada “semana trágica”, a la que nos referimos a continuación.

72David Rock apunta este hecho como que el aumento de población que ya se percibía en 1913 y años posteriores en Buenos Aires, unido a la gran depresión económica mundial y su repercusión en Argentina, dió como resultado que una inmensa masa de trabajadores en Buenos Aires elevara la tasa de paro. Ese año, aproximadamente del 16 al 20 por ciento de la fuerza de trabajo se hallaba en paro. La caída del nivel de vida y la reducción del mercado de trabajo fue una combinación políticamente explosiva. Entre 1917 y 1921 los sindicatos florecieron en Argentina en escala desconocida hasta entonces, las huelgas aumentaron en intensidad y violencia (1985: 253-254).

73Para paliar de alguna manera esta situación, durante la presidencia de Yrigoyen, iniciada en 1916, se hizo varias reformas sociales. Este gobernante aumentó los salarios a los obreros, les redujo la jornada laboral en una hora, usó el arbitraje para solucionar conflictos generales gremiales, sin enfrentar a los empresarios. En 1919, tuvo que lidiar con el conflicto llamado “la semana trágica”, que comenzó con la protesta obrera explotada por los anarquistas (grupo político mayormente de inmigrantes) y terminó con una intervención policial sangrienta.

74Entre 1920 y 1930, grandes sectores de la población argentina gozaba de prosperidad y bienestar. En 1930, había más automóviles en toda Argentina que en muchos países de Europa Occidental. Con el aporte de la inmigración, la población aumentó en casi 4 millones entre 1914 y 1930.

Bibliographie

Bibliografía

Albó, Xavier y Barnadas, Josep M.
1985. La Cara campesina de nuestra Historia. Ed. Universo. La Paz.

Condarco Morales, Ramiro
1983. Zárate, el temible Willka. de la Rebelión indígena de 1899. La Paz.

Choque, Roberto
1978. “ublevación y masacre de los comuneros de Jesús de Machaca” En: Antropología N° 1, La Paz.

Demelas, M.D.
1981. “Darwinismo a la criolla: el darwinismo social en Bolivia, 1880-1910”. En: Historia Boliviana. I/81. Cochabamba.

Floria, Carlos A. y belsunce, César A.
1988. Historia política de la Argentina contemporánea. 1880-1983 Ed. Alianza Universidad. Madrid.
1992. Historia de los Argentinos T. II. Ed. Larouse Argentina S.A.I.C. Buenos Aires.

Irurozqui, Marta y Peralta, Víctor
1993. La Historiografía boliviana sobre la República”. En: Historia. Revista de la Carrera de Historia. N° 22. La Paz.

Irurozqui, Marta

1994. La armonía de las desigualdades. Elites y conflictos de poder en Bolivia 1880-1920. Ed. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid y Centro de Estudios Regionales Andinos “Bartolomé de las Casas”, Cusco.
1995. “La amenaza chola. La participación popular en las elecciones bolivianas”, 1900-1930. En: Revista Andina N° 26, Cusco, diciembre.
1996. “Ebrios, vagos y analfabetos. El sufragio restringido en Bolivia” (1826-1952). En: Revista de Indias. Vol xvi, Num. 208.

Julliard, Jacques
1984. “La Política” En: Hacer la Historia. Jacques Le Goff y Pierre Nora Notas.

Notes

1 Por ejemplo en Tusell / y Avilés J. La Derecha Española Contemporánea. El Maurismo Ed. Espasa Universidad. Madrid 1986.
Ver mi trabajo a publicarse en los Anales de la Academia Boliviana de la Historia 1998. La nueva historia política española.

2 Agradezco a Marta Irurozqui el haberme proporcionado el trabajo de Malamud.

3 Historia General de Bolivia. Ed. Juventud, La Paz, 1982.

4 Historia de Bolivia. Ed. Gisbert La Paz, 1997.

5 Historia de la rebelión indígena de 1899. La Paz, 1983.

6 En Historia Boliviana I/81. Cochabamba 1981.

7 En Historia Boliviana I/2, Cochabamba 1981.

8 En: Antropología No. 1, La Paz, 1978.

9 Ed. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid y Centro de Estudios Regionales Andinos “Bartolomé de las Casas”, Cusco, 1994.

10 En: Revista Andina, diciembre de 1995, año 13, N.2.

11 En: Revista de Indias, 1996, vol lvi, num, 208, pp. 697-742.

12 Tomo II. Ed. Larousse. Buenos Aires 1992.

13 pags. 275-279. ob. cit.

14 En este análisis se sigue los planteamientos de una obra publicada en 1910 de primordial importancia de José Nicolás Matienzo El gobierno Representativo Federal en la República Argentina, editado en 1910. Los autores utilizan una edición francesa, editada en Hachette, París en 1912.

15 En España la oposición tuvo canales de expresión en los periódicos “El Debate” y “La Acción”, que conformaban según Tusell y Avilés el abanico del pensamiento popular electoralista de principios de siglo. En: La Derecha española Contemporánea, –sus orígenes: El Maurismo Ed. España- Universidad, Madrid 1986.

16 Ana María Lorandi y Mercedes del Río La Etnohistoria Ed. Centro Editor de América Latina. Buenos Aires 1992.

17 Es el caso del partido anarquista. David Rock. Historia Argentina Ed. Alianza América, Madrid 1985. pag. 245.

18 Condarco Morales, citado por Irurozqui, La Armonía de las Desigualdades Madrid-Cusco, 1994.

19 Periódico “La Prensa”, septiembre-octubre de 1909; La Capital (Rosario) entre los años 1909 y 1911, Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados de Santa Fé del año 1911.

20 La cita corresponde a Octabio R. Amadeo, citado por Floria y Belsunce en ob. cit. pag. 106.

21 Mónica Quijada, citada por Floria y Belsunce, ob. cit. pag 117.

22 M.D. Demelás Darwinismo a la criolla: el darwinismo social en Bolivia, 1880-1910”. en Historia Boliviana I/2. Cochabamba 1981.

23 Malamud, C, ob. cit. pag. 5.

24 Para Argentina el estudio citado por Carlos Malamud, para España, Miguel Artola Partidos y programas políticos 1808-1936. Alianza Editorial. Madrid. Tomo I 1991 el de Tusell y Avilés La Derecha Española Contemporánea. Sus orígenes: El maurismo.Ed. España-Universidad, Madrid 1986. Estos últimos estudios sobre historia política toman en cuenta para el estudio de grupos marginales, precisamente folletería de la oposicion, panfletería, pasquines políticos.

25 "La amenaza chola...” y “Ebrios, vagos y analfabetos, sufragio...” Obs. cits.

26 En cita 17.

27 Citado por Floria y Belsunce en Historia política de la Argentina Contemporánea ob.cit. pag. 104.

28 Cifra dada por Herbert Klein en Historia General de Bolivia Ed. Juventud 1983, pag. 200.

29 La población femenina, junto con la indígena recién accedió a las urnas electorales con la Revolución Nacional de 1952. Bibliografía

© Institut français d’études andines, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr