Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Visiones de fin de siglo

 | 
Dora Cajías
, 
Magdalena Cajías
, 
Carmen Johnson
, 
et al.

Proyectos y modelos de sociedad en Bolivia

El regionalismo como método de análisis histórico en la Bolivia del siglo XX

José Luis Roca

Texte intégral

Introducción

1Al presentar su visión del pasado, los historiadores bolivianos, por lo general, han acudido a tres sujetos de análisis basados en: la nación-estado, las clases sociales, y los héroes u otros personajes.

La nación-estado

2Tal vez el método más difundido para explicar los fenómenos históricos es el centrar las observaciones alrededor de un espacio geográfico (a la vez que entidad política) llamado nación-estado. Se parte de un supuesto, comúnmente aceptado, de que esa nación simplemente existe, y que como tal, merece ser estudiada como un conjunto. Quienes emplean este método no entran a discutir sobre la naturaleza de ese estado, los fenómenos que condujeron a su formación, y la solidez o debilidad que muestra su estructura. La preocupación historiográfica se centra, entonces, en describir el desenvolvimiento de esa sociedad, desde diversos ángulos como ser una historia cultura, otra historia política, otra económica, y aún, una etnohistoria.

3Este método tiene la ventaja de la simplicidad pues deja de lado las interminables complicaciones inherentes a un estudio sobre un espacio más amplio que abarque una región o un conjunto de países. Evita los riesgos de entrar en demasiadas generalizaciones, y hace innecesaria la búsqueda de paralelismos y comparaciones no siempre válidas. Las historias “nacionales” o historias “generales” de un país determinado, son inevitables a la par que útiles.

4La debilidad de este tipo de historia, deriva de que el objeto del estudio frecuentemente exige el tratamiento de aspectos extrahistóricos, destinados a formar o fortalecer eso que comúnmente se llama “espíritu” o “conciencia” nacional. Es fuelle entonces, incurrir en una suerte de patriocentrismo dónde el esfuerzo se dirige a exaltar o a criticar una sociedad nacional.

Las clases sociales

5El hacer historia con base en el estudio de las clases sociales, los conflictos entre ellas, o el predominio de una sobre las demás, estuvo de gran moda durante el auge del pensamiento marxista, hoy en declinación. Para esta escuela, la clase social aparece como el objeto del estudio, y a diferencia de las historias nacionales, no está interesada en un espacio geográfico limitado, sino que las observaciones se extienden hasta dónde el análisis de la sociedad clasista lo haga necesario.

6Por lo general, este tipo de historia cae en el ámbito de la denuncia, la defensa de una ideología, o el esbozo de un planteamiento político. Los autores son renuentes a la investigación en fuentes primarias, utilizan selectivamente las bibliográficas y abundan en generalizaciones sobre la estructura económica, los conflictos sociales, la explotación de unas naciones sobre otras, la opresión clasista, y en general, las injusticias existentes en la sociedad.

7No obstante las críticas que pudieran hacérsele, el análisis clasista muchas veces está implícito en toda “historia social”, cualquiera que sea la orientación ideológica de ésta.

Los héroes y otros personajes

8La historia que gira alrededor de gobernantes civiles y militares, próceres, y otros personajes prominentes, es la que más abunda en Bolivia. Es una historia patriocéntrica, que exalta o denosta los acontecimientos que suceden en un país, y se desentiende de lo que sucede en otras partes del mundo. Su objetivo implícito es nacionalista y los personajes de que se nutre, aparecen descontextualizados, a veces de la propia época en la que actúan.

El enfoque regionalista

El nacimiento de las repúblicas

9Las naciones hispanoamericanas, se constituyeron en repúblicas al cabo de un proceso conflictivo dominado por una cruenta y larga guerra, y por los empeños de sus primeros próceres en mantener el territorio de los virreinatos como base para la constitución de los nuevos estados. Sin embargo, un precoz nacionalismo existente en las jurisdicciones menores, tales como las audiencias, capitanías generales y gobernaciones, determinó que no prosperara aquella idea, y las repúblicas se consolidaron con base en las intendencias, que habían sido establecidas a raíz de las reformas hechas por la administración borbónica a fines del siglo dieciocho.

10Las intendencias, a su vez, dependiendo de su localización geográfica, mantenían afinidades culturales y vínculos económicos con las regiones contiguas a ellas, los cuales se mantuvieron y en cierta manera cobraron mayor intensidad en la época republicana. Esto dio origen a la aparición de fuerzas centrípetas que impidieron el acatamiento de un solo centro rector, convertido ahora en capital de las nuevas repúblicas. Los recursos naturales y los flujos comerciales de las intendencias (que pasaron a llamarse provincias, o departamentos a comienzos de la era republicana) fueron determinantes para el surgimiento de regiones rivales que empezaron a reclamar la capitalía o a impugnar la autoridad de las ciudades que ya habían asumido ese papel. Se plantea así, el fenómeno de las luchas regionales que llenan casi todo el siglo diecinueve en buena parte de la naciones hispanoamericanas, y cuya secuela se ha manifestado ininterrumpidamente hasta los tiempos actuales.

El conflicto regional

  • 1 Presencia, La Paz, 5/8/1975.
  • 2 José Luis Roca, Fisonomía del Regionalismo Boliviano, Los Amigos del Libro, La Paz, 1980.
  • 3 G.René Moreno. Bolivia y Argentina. Notas biográficas y bibliográficas. Santiago, 1901.

11Este conflicto por la supremacía de una región sobre las otras, por lo general ha sido ignorado por los historiadores para explicar fenómenos como la inestabilidad política con su manifestación típica el caudillismo autoritario, el atraso económico, la estructura interna de poder, y en el caso más específico boliviano, se añade la frustración marítima y las desiguales relaciones que hemos mantenido con nuestros vecinos. En un ensayo publicado en la edición en homenaje al sesquicentenario de la independencia boliviana de un diario paceño bajo el título de “Historia Política”1, planteé por primera vez la necesidad de estudiar los conflictos regionales como método de análisis de la historia boliviana. Esos conceptos fueron ampliados años después en un libro dónde advertí que “todo intento de entender, interpretar o extraer lecciones del pasado boliviano al margen del hondo conflicto regional es, y seguirá siendo, desorientador desde el punto de vista intelectual, y frustrante desde el punto de vista práctico”2. Una excepción en el desinterés por tomar en cuenta la importancia del regionalismo, la tenemos en Gabriel René Moreno y Alcides Arguedas, dos figuras cumbres de la historiografía boliviana de los siglos xix y xx respectivamente. Moreno publicó un ensayo sobre Juan Ramón Muñoz Cabrera, un escritor nacido en Argentina y afincado en Bolivia que tuvo notoria actuación política durante las administraciones de Ballivián y Belzu3.

12En ese trabajo, Moreno analiza el regionalismo paceño aunque no en su versión antichuquisaqueña, sino en los conflictos de mitad de siglo entre La Paz y Cochabamba a raíz de la toma del poder que hace el general José María de Achá nacido en esta última ciudad. La oposición armada la encabeza otro general, el paceño Gregorio Pérez, mientras los periódicos de la ciudad amenazan con anexión al Perú, lo que consideran mejor opción que un presidente cochabambino. Moreno analiza este fenómeno con propiedad y lejos de los consabidos lamentos sobre la existencia del mismo.

  • 4 La Plebe en acción, París, 1924, y varias reediciones.

13Arguedas, en uno de sus libros de lectura más apasionante4, recapitula diferentes episodios de la contienda regional norte-sur que tienen lugar en 1847 entre Manuel Isidoro Belzu y José Miguel de Velasco que culminan con la victoria en el campo de batalla del primero, y afianzan la hegemonía paceña sobre el resto del país. El autor analiza este fenómeno y lo vincula con el caudillismo de Belzu quien se apoyaría en los estratos bajos de la sociedad boliviana.

14Pese a reconocer la existencia de “el odio de clases, exclusivista” , y “la sed inmoderada de mando de un hombre herido por el estudiado desapego de las gentes principales y acomodadas que no solamente le habían negado su adhesión sino que principiaban a tomar actitud de protesta contra el fanatismo de la plebe”, Arguedas prefiere profundizar en el análisis regionalista antes que en el psicológico o clasista, en estos términos:

  • 5 Alcides Arguedas, Obras Completas, Aguilar, Madrid, 1959, Tomo II, p. 479.

Pero algo más complicado aún representaban esos hombres: eran la encarnación de los intereses locales del sud siempre contrarios a los del norte, región rica y productora y que con sus esfuerzos alimentaba la holgazanería chuquisaqueña. Si desde los albores de la independencia el pueblo de La Paz hubiese empleado la totalidad de sus rentas en satisfacer sus propias necesidades, ya habría alcanzado positivos progresos materiales y morales, y no sería visto con desdén y menosprecio (...= La guerra no era política sino social, y de predominio regional. En la lucha estaban coaligadas las gentes simples, laboriosas y honestas y el ejército sufrido, abnegado, heroico, formado por individuos de humilde condición, de una parte, y de la otra, el aristocraticismo y la concupiscencia de la vieja sociedad universitaria cuyo señorío acostumbraba a vivir en la molicie o tramando intrigas para conseguir altas colocaciones en la escala administrativa5.

15La región norte en Bolivia encarnada en la antigua intendencia (ahora departamento) de La Paz, limítrofe con el Perú y vinculada cultural, económica e históricamente con el sur de este país, sentía en aquel tiempo más afinidad con él que con el resto de Bolivia, motivo por el que Arguedas razona de la siguiente manera:

  • 6 Ibid.

El triunfo del caudillo (Belzu) fue en verdad una salvación para la patria (Bolivia) pero no en el sentido tomado por él, sino simplemente porque su victoria consolidó entonces la unidad territorial, pues dada la feroz exaltación de la lucha y el odio de las facciones, la derrota de Belzu habría determinado el separatismo del departamento de La Paz y su irremediable incorporación al Perú6.

Las diversas caracterizaciones del caudillismo

16El fenómeno caudillista en América Latina, ha sido exhaustivamente estudiado por diversos autores, y atribuido a causas económicas, como se afirma en un estudio reciente:

  • 7 Douglas Friedman. The state and underdevelopment in Spanish America Political roots of dependency (...)

En la primera mitad del siglo xix, muchos países hispanoamericanos fueron el escenario de intensos, y a menudo sangrientos, conflictos. Aunque surgen de conflictos clasistas e intraeconómicos, ellos esencialmente versan sobre cómo debería reconstituirse la autoridad política a consecuencia del colapso del estado colonial. El problema consistía en qué grupo sería el privilegiado por el nuevo estado, y bajo qué formas y políticas estatales deberían ser repartidos estos privilegios, así como la forma en que se constituiría la nueva nación7.

17J. Lynch analiza a los caudillos desde el punto de vista de la nación:

  • 8 John Lynch. Caudillos en Spanish America. 1800-1850. Oxford. 1992. en Pérez, ob. cit.

Mientras que los caudillos eran obstáculos para la formación de las naciones-estado, no todos ellos eran caciques locales. Algunos de ellos representaban un sentido real de nacionalismo definido en términos de intereses inmediatos8.

18Por su parte, J. Dunkerley, ve también el lado económico:

  • 9 James Dunkerley. Reassesing caudillismo en Bolivia. 1825-1879, en, ibid.

19El mecanismo del monopolio estatal sobre la compra de plata en barra, piedra de toque de la protección, es crucial para la comprensión de los rápidos cismas internos de los militares así como para el amplio desarrollo de las clases sociales: este control sobre la plata, explica extensamente el carácter más preciso del conflicto político, y además determina a largo plazo, la formación de ejércitos regionales y bloques de poder9.

El caudillismo como expresión de la lucha regional

20Aunque, como lo afirma Lynch, no es válido sostener que todos los caudillos son caciques locales pues expresan un anhelo de nación-estado, lo hacen a través de la región de dónde son oriundos, o cuyos intereses representan. La premisa básica de su actuación política, es que la unidad nacional supone el control del país a partir de una región hegemónica desde dónde pueda funcionar el gobierno con un mínimo de eficiencia y autoridad. Belzu, tal vez la figura más representativa del caudillismo boliviano, se hacía llamar por la prensa adicta a él, y por su fanáticos seguidores, “El León del Norte” , en alusión a La Paz, región con la cuál se identificaba.

21Pero la toma del poder de Belzu, estuvo precedida de una intensa lucha previa en La Paz, que se centró en la política económica a seguirse en relación a la explotación de corteza de quina que se encontraba en los bosques del departamento de La Paz, y por entonces, el principal producto de exportación con que contaba Bolivia. Mientras el presidente José Ballivián, también paceño, favorecía la concesión a un empresario mayorista para racionalizar la comercialización del proyecto, Belzu se unió a los pequeños productores que estaban en contra de tal esquema, y con el apoyo de ellos y el artesanado urbano, triunfó frente a su adversario a quién logró alejar definitivamente de la presidencia.

22En 1847, se produce la primera guerra civil entre el norte y el sur cuando fue derrotado el caudillo de esta última región, José Miguel de Velasco, y se inaugura un período de siete años de predominio belcista. Aunque en esa oportunidad (a diferencia de lo ocurrido en 1899) no se cuestionó dónde estaría la capital de la república, ésta se radicó en La Paz, y para guardar las apariencias, Belzu dictó un decreto mediante el cual, la capital de la república estaría en el mismo lugar dònde estuviera el presidente. Esta peculiar determinación hizo que Arguedas escribiera que la capital, estaba “en la grupa del caballo” de Belzu, quien debía viajar constantemente.

  • 10 La disertación doctoral de Carlos Pérez, citada, ejemplifica en detalle el caso citado.

23No significa entonces que el caudillismo esté vinculado a una región únicamente por factores efectivos o antiguos lazos familiares, sino sobre todo, por la coyuntura económica por la que atraviesa esa región que en esa época, debido al auge de la exportación de quina, era favorable a La Paz10.

El regionalismo boliviano en el Siglo XX

24El año 1900 que inaugura el siglo a punto de terminar, marca con exactitud la fecha en que comienza, sin disputa, la hegemonía de La Paz frente al resto del país. Aunque no se produjo un traslado formal de la capital de la república a esta ciudad, en los hechos ocurrió eso, puesto que allí se instalaron los poderes ejecutivo y legislativo, y las reuniones del Congreso Nacional que durante el siglo anterior se reunían indistintamente en diferentes ciudades del país, a partir de entonces, lo hicieron solamente en La Paz. Como solución transaccional, la cabeza del poder judicial, Corte Suprema de Justicia, permaneció en Sucre.

  • 11 Sobre esta alianza de liberales paceños con las comunidades aimaras del altiplano, ver la obra cap (...)

25Las razones que dan origen a esta situación, están relacionadas con la declinación del precio de la plata en el mercado internacional (base del poder del sur del país entre 1880 y 1898), y el surgimiento del estaño como principal producto de exportación, en reemplazo de la plata que caracterizó las dos décadas precedentes. Los dirigentes paceños agrupados en el emergente partido liberal, a cuya cabeza se encontraba José Manuel Pando, enarbolaron la bandera del federalismo e hicieron una alianza político-militar con la población aimara del altiplano para lograr sus objetivos11.

26La guerra civil, llamada también Revolución Federal, de 1899, es la segunda de su tipo (la primera es en 1847, y ha pasado relativamente desapercibida por los historiadores) que se da en el país, y que está relacionada directamente con la pugna regional por el control del país. Sus consecuencias llenan prácticamente todo el siglo xx a lo largo del cual se han producido hechos importantes relacionados con el regionalismo, que es preciso destacar, como es el caso del surgimiento del oriente del país en el primer plano de la vida nacional.

Los tratados internacionales de 1903 y 1904

27El 17 de noviembre de 1903, al término de un conflicto armado con el Brasil en la extensa región del Acre, se firmó el Tratado de Petrópolis, por medio del cual, ese país se comprometió a indemnizar a Bolivia por la pérdida territorial, con dos millones de libras esterlinas para la construcción de un ferrocarril que uniera a los dos países en el departamento del Beni. Un tratado posterior, amplió esa suma a un millón de libras adicionales que se emplearon para la construcción del Ferrocarril Corumbá-Santa Cruz. Esto significó la apertura al mundo del oriente boliviano, puesto que el primer ferrocarril Madera-Mamoré sirvió para la exportación de caucho, o goma elástica al mercado internacional, convirtiendo durante unos pocos años a ese producto, junto al estaño, en la base de la economía nacional. Eso permitió que el Beni, por primera vez, fuera tomado en cuenta, y años después hizo posible la creación del departamento Pando, en una de las regiones más remotas de Bolivia.

28A raíz de la Guerra del Pacífico que terminó en 1880 con la derrota de Bolivia y la pérdida de su litoral marítimo, Chile nos impuso una asfixiantes trabas comerciales, gravando las exportaciones bolivianas y liberando de todo derecho las importaciones de allí hacía nuestro país. Posteriormente, el tratado de 1904, significó un nuevo y aún más grave revés, principalmente para el departamento de Santa Cruz en el oriente del país. A la nueva mutilación territorial, hubo de agregarse una serie de acuerdos comerciales con Perú y Chile, que privilegiaban la importación de alimentos (principalmente azúcar y cereales) de esos países, en desmedro de la producción cruceña y cochabambina. Estas, durante la época colonial y buena parte del siglo xix, tenían un mercado seguro y estable en la región minera del país, y el departamento de La Paz. Los convenios referidos significaron la pérdida de esos mercados, lo cual a su vez, ocasionó un empobrecimiento de Santa Cruz, y una masiva emigración hacia el Beni.

El impacto negativo de los ferrocarriles

29La clave de la vinculación entre el oriente del país y la región andina, estaba en el transporte a tracción animal que generaba actividad económica en torno a las arrias y la consecuente demanda de pastos, forrajes, servicios de hospedería y alimentación. Eso articulaba las regiones interiores productivas como Cochabamba y Santa Cruz con el mercado del altiplano, hasta que en 1892 llega a Oruro el primer ferrocarril procedente de Chile y, por extensión, del resto del mundo. El transporte masivo y rápido, unido a la reducción de sus costos, determinó que se reemplazara la mula, la llama y la carreta por la locomotora y los vagones. Las consecuencias de ello fueron tan favorables para el sector minero-exportador, como ruinosa para la economía del centro y el oriente del país. Al respecto, un autor acertadamente dice:

  • 12 Gustavo Rodríguez Ostria. Poder central y proyecto regional, Cochabamba y Santa Cruz en los siglos (...)
  • 13 Ibid., p. 70.

Ya está suficientemente claro que la disgregación regional nació a fines del siglo xix (a raíz) del colapso de las redes de comercialización de origen colonial, lo que posibilitó que el mercado interior boliviano quedara capturado por mercancías extranjeras12 Y más adelante añade: En el arco comprendido, más o menos entre 1880 y 1910, se opera una ruptura y disgregación de los patrones mercantiles coloniales sin que en su reemplazo brote un mercado nacional unificado13.

30Cochabamba, con sus propios recursos municipales, construyó en 1913, 78 kilómetros de ferrocarril que conectaron la ciudad capital con sus provincias del valle. Sus penurias terminaron definitivamente cuatro años después, cuando en 1917 llegó hasta allí el ferrocarril que la conectaría con Oruro y por consiguiente, con al costa del Pacífico. A consecuencia de ello, vino para Cochabamba un auge agrícola por la demanda del maíz de sus valles para la elaboración del alcohol en las ciudades del altiplano. Con anterioridad al ferrocarril, ese cereal se utilizaba únicamente, aunque en cantidades considerables, en la elaboración de la chicha.

31La construcción de otras vías férreas, además de la que conectaba Oruro con Antofagasta, se hizo con fondos provenientes de los primeros créditos externos obtenidos por el gobierno boliviano, y de las indemnizaciones pagadas por Brasil y Chile en compensación por las pérdidas territoriales sufridas por el país. Pero los beneficiarios fueron sólo los departamentos de la región occidental, lo que provocó resentimiento y protestas en el oriente por la falta de equidad que ello significaba y por el aislamiento aún mayor que empezó a sufrir esta región. Las protestas que tenían un fuerte apoyo popular con manifestaciones explícitas antipaceñas, darían lugar a que pronto se acusara a Santa Cruz de “separatista”. Esto ocurrió durante el gobierno de Bautista Saavedra (1920-1924).

32Una característica primordial del liberalismo boliviano (con su variante que se llamó partido republicano) es que orientó la economía del país hacia un modelo mono-productor-exportador de minerales, en desmedro del mercado interno y descuidando totalmente una política de integración de los mercados regionales y de fomento industrial. Se fue formando así, la oligarquía minera o “rosca” que iba a ser definitivamente desplazada en 1952.

El regionalismo cochabambino

33El término “regionalismo” hay que entenderlo como una reacción de las regionales bolivianas contra los excesos centralistas y las políticas económicas dictadas por la región hegemónica, que repercuten negativamente en la periferia. El establecimiento y consolidación en la época liberal del modelo minero-exportador, provocó un movimiento de protesta y rechazo en las regiones perjudicadas, principalmente en el centro y el oriente.

34En mi libro “Fisonomía del Regionalismo Boliviano” (La Paz, 1980), sostuve que por su condición central, y por no tener frontera con ningún país vecino, Cochabamba en buena medida estuvo ausente de los conflictos regionales que se presentaron desde el mismo momento en que se creó la república. Agregué que debido a que allí, esta región había actuado como mediador o contralor de esas pugnas, en ocasiones definiendo la contienda a favor de uno de los bandos, como ocurrió en 1899 durante la Revolución Federal cuando se pronunció a favor de La Paz.

  • 14 Ibid. p. 73.

35G. Rodríguez Ostria, uno de los autores que más ha sistematizado el estudio de la evolución de la sociedad boliviana a la luz de los conflictos regionales, sostiene que además de esa posición central-dirimidora, Cochabamba también se ha sentido afectada por la hegemonía paceña, y ha reaccionado contra ella. Ofrece como ejemplo, el hecho de que en Cochabamba, en 1925, surgieron planteamientos descentralizadores y federalistas liderizados por el político liberal Ismael Vásquez, que recuerdan los hechos por Lucas Mendoza de la Tapia en 1871. Y registra la actitud contradictoria de Daniel Salamanca, quién luego de compartir esos mismos ideales y luchar por ellos, cuando fue presidente de la república vetó una ley aprobada por el congreso que consagraba la descentralización político-administrativa14.

36Otro aspecto interesante del papel que juega Cochabamba en el regionalismo, es el hecho de compartir su suerte con Santa Cruz en cuanto a las demandas por cambios en la política económica que quedan señalados arriba. Recuerda también el papel de Oruro, otra región central, que generalmente ha gravitado hacia La Paz.

El Memorándum de la “Sociedad Geográfica” de Santa Cruz

37En mi referido libro sobre el regionalismo, recordé al país la existencia de un documento llamado “Memorándum” suscrito en 1905 por la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz, conocida abreviadamente como “Sociedad Geográfica”, y fundada dos años antes. Este documento, no obstante haberse publicado aquel año en la revista de la misma institución, permaneció largamente ignorado por la opinión pública nacional y cruceña, y hasta la publicación de mi libro, se pensaba erróneamente que el vigoroso movimiento cívico regional había nacido en la década del ‘50, que es cuando adquiere más vigor. Ese concepto fue rectificado, y en las últimas dos décadas, el Memorándum ha sido reimpreso innumerables veces, y hoy es considerado como un hito imprescindible en el conocimiento de la historia del regionalismo boliviano.

38La importancia de este documento, es que recoge en época temprana (a los pocos años de haberse instaurado el régimen liberal) todos los agravios del oriente boliviano contra las políticas económicas de aquel momento que significaban el predominio de La Paz y la consiguiente postergación del oriente. Decían, entre otras importante cosas, los miembros de la Sociedad Geográfica:

Hoy se va a debatir en el Congreso la construcción de vías férreas, hemos creído oportuno hacernos presente mediante este Memorándum. Cierto es que tenemos el órgano regular de nuestros representantes que hemos enviado al Congreso para que aboguen por los intereses del oriente (Santa Cruz y Beni) y el noroeste de Bolivia (actual departamento Pando) pero una larga y dolorosa experiencia de más de setenta años, nos ha persuadido de que los pueblos occidentales de la región andina cuyos intereses son más o menos solidarios entre sí, no toman en cuenta los intereses y el progreso de los pueblos orientales, y la mayoría parlamentaria de occidente ahoga las opiniones de la minoría del oriente.

39Los cruceños insistían con argumentos muy convincentes, que sin embargo, no lograban impresionar a quienes ya habían decidido orientar la economía boliviana hacia afuera, así interiormente el país estuviera desarticulado y empobrecido.

40Los intereses del oriente y el noroeste no están en pugna con los del occidente, por el contrario, son armónicos y solidarios. Los pueblos del interior, son los mercados armónicos y naturales de los pueblos del oriente que no tienen allí competidores sino los similares extranjeros de Chile y Perú a quienes los gobiernos por medio de inconsultos pactos internacionales han concedido privilegios y franquicias tales, que han desplazado de las plazas del interior a los artículos nacionales de Santa Cruz. Facilitar más los medios de transporte a los artículos extranjeros y obstruir los del país, es cometer un absurdo económico y político, es matar a uno de los pueblos que componen la nacionalidad boliviana, es amputar un miembro a ese cuerpo social que se llama Bolivia.

41El candente tema de los ferrocarriles, estaba presente en las preocupaciones de los miembros de la Sociedad Geográfica, y argüían que era más sensato construirlos hacia Cochabamba y Santa Cruz que hacia el exterior:

El ferrocarril oriental es económicamente el más barato porque dará vida a un extenso territorio y desarrollará nuevas industrias que hoy no pueden tomar incremento por la falta de medios de transporte, pero ese fenómeno no quieren comprenderlo nuestros compatriotas del interior porque no tratan de beneficiar a la república sino a unos cuantos paniaguados.

42Es interesante notar, que a diferencia de lo ocurrido en el siglo xix, cuando La Paz era considerada como región “Norte” , en oposición al “Sur” chuquisaqueño, (y Santa Cruz no gravitaba en el país), ya a comienzos del xx cambia la nomenclatura regionalista y la Paz pasa a ser “Occidente” , tal como hasta hoy en día se la tipifica, junto a los demás departamentos andinos. Eso se debe a que a partir del Memorándum, el Oriente liderizado por Santa Cruz, empieza a adquirir protagonismo, y el mapa regionalista que antes era longitudinal, se vuelve transversal.

43El Memorándum, por último, contenía una patética admonición geopolítica con un pronóstico que resultó plenamente confirmado en la desastrosa contienda del Chaco:

El ferrocarril oriental pondrá coto a las pretensiones del Paraguay, permitirá la población de vastos territorios hoy despoblados, y ese aumento de la población dará más importancia política a la república ante los demás estados; establecerá el equilibrio internacional de nuestro país por el estrechamiento de sus relaciones con los estados vecinos.

La élite cruceña se organiza

  • 15 M.Saucedo Sevilla en la legislatura de 1924. en J.L. Roca, ob.cit. p. 386.

44Como acaba de verse, el siglo comienza en Santa Cruz con su élite intelectual y política agrupada alrededor de la Sociedad Geográfica. En los años posteriores, (décadas del ‘20 y del ‘30) se organizan partidos bajo los nombres de “Orientalista” y “Regionalista” que protagonizan movimientos subversivos contra el gobierno de Bautista Saavedra, jefe de un partido llamado “Republicano”, políticamente enemigo del partido liberal, pero que continúa la misma orientación ideológica de éste, y acentúa la hegemonía paceña sobre el resto del país. En 1921 y 1924, aquellos grupos protagonizan intentos subversivos contra el régimen saavedrista que son aplastados por éste con el argumento de que se trataba de movimientos separatistas. Eso condujo a que un representante cruceño en el parlamento, declarara solemnemente: “Santa Cruz aspira a ser la capital de Bolivia y no cola de país vecino”15.

45Si el partido liberal enajenó territorios a cambio de compensaciones económicas que lo unieran con los países responsables de la mutilación, su sucesor el republicano, se empeño en seguir ignorando la necesidad de crear un mercado interno en el país. Jamás se encaró la construcción de la vía férrea al oriente, y los esfuerzos en ese sentido se orientaron más bien a construir obras en beneficio de la minería, cuyos magnates agrupados en lo que se llamó “rosca” , manejaban los hilos de la política del país.

46Pasada la Guerra del Chaco (1932-1935), que ocasionó una nueva mutilización territorial del país, la élite cruceña desengañada nuevamente de los partidos políticos a los cuales pertenecieron muchos de sus miembros, organiza una entidad de carácter cívico y apolítico denominado “Comité Pro Santa Cruz”. Su ejemplo, pronto sería seguido en las otras regiones del país.

Los Comités Cívicos y las Corporaciones Regionales de Desarrollo

47La importancia de tomar en cuenta el factor regional para una cabal comprensión de la historia boliviana, queda demostrada con la aparición en la segunda mitad de este siglo, de una peculiaridad boliviana llamada “movimiento cívico” con fuerza en los nueve departamentos del país, y que agrupa a otros tantos “Comités”. Contemporáneamente, el más antiguo de ellos es el cruceño, fundado en 1950, y que al cabo de pocos años de lucha sostenida contra el poder central radicado en La Paz, obtuvo que los departamentos productores de hidrocarburos se beneficiaran con el 11 por ciento del valor de la producción petrolera extraída de su jurisdicción territorial.

48La Ley del 11 por ciento dio vida a Santa Cruz, y mejoró las posibilidades de desarrollo de otros departamentos como Chuquisaca, Tarija y Cochabamba. Pero su promulgación se produjo al cabo de una intensa, y por momentos violenta, lucha que tuvo lugar en Santa Cruz contra el gobierno de entonces. Es interesante constatar cómo dos de las principales arterias de la ciudad construidas con recursos de las regalías petroleras, están ornadas por monumentos al primer presidente del Comité Pro-Santa Cruz y a dos miembros de la “Unión Juvenil Cruceñista” que murieron en refriegas sostenidas contra las fuerzas del gobierno central.

49El movimiento cívico, a su vez, dio origen a la creación de las nueve “Corporaciones Regionales de Desarrollo” cuya vida útil comprende 25 años (1970-1995) consagradas a la búsqueda de progreso de sus respectivos departamentos. Estas entidades públicas manejaron sus propios fondos (aunque no sus propias decisiones), y se embarcaron en proyectos, la mayoría de ellos sin viabilidad económica, lo que dio lugar a un lamentable despilfarro de recursos. El lado positivo puede encontrarse en que ellas crearon cuadros profesionales y tecnoburocráticos en las diferentes regiones del país, y abrieron la posibilidad de que con criterios más realistas y mejor concebidos sobre el desarrollo, puedan en el futuro, administrar una nación descentralizada. Constituyen una verdadera contra-élite, o élite emergente, que seguramente seguiría combatiendo el centralismo.

El impacto de la Revolución Nacional

Continúa el modelo minero-exportador

50El modelo de crecimiento económico “hacia afuera” iniciado por el liberalismo y que tuvo como protagonistas a los barones del estaño, no fue modificado por la Revolución Nacional de 1952. Pese a algunos esfuerzos iniciales para cambiar la orientación de los políticas económicas, éstas siguieron girando en torno a la monoproducción de estaño, sólo que esta vez, bajo la égida de la Corporación Minera de Bolivia. Manejada como botín político, esta empresa estatal confrontó desde el principio, formidables problemas de administración y de disciplina laboral que la volvieron deficitaria e ineficiente, y ocasionaron su bancarrota mucho antes del catastrófico colapso de los precios del estaño en 1986.

La nueva agricultura cruceña

51En otro orden de cosas, la revolución cumplió en buena parte los anhelos cochabambinos y cruceños al terminar en 1955 la construcción de una carretera asfaltada que, por fin, unió a ambas ciudades. Esto permitió que los productos agrícolas de Santa Cruz volvieran a llegar a los departamentos andinos de dónde habían sido desplazados en 1892 a raíz de la construcción del ferrocarril Antofagasta-Oruro y los tratados internacionales con Chile y Perú. El impacto económico de la carretera fue significativo, pues la agricultura cruceña dio un impresionante salto a raíz de la construcción y puesta en marcha -con recursos estatales- del primer ingenio azucarero moderno y el comienzo de la producción masiva de cereales. Esto último fue posible gracias a un rápido y radical programa de distribución gratuita y titulación de tierras fiscales en favor de quienes quisieran dedicarse a las actividades agropecuarias. Ese fue el sentido de la reforma agraria en el suelo cruceño.

52Un factor coadyuvante al surgimiento de la agricultura cruceña, fue la eficaz ayuda proporcionada por el Gobierno de Estados Unidos. La reforma agraria en Bolivia (a diferencia de la guatemalteca del mismo año) no afectó intereses de compañías norteamericanas, lo que permitió que la Agencia Internacional para el Desarrollo (aid) volcara una significativa asistencia a Bolivia en recursos financieros, técnicos y humanos. El Servicio Agrícola Interamericano cumplió una positiva labor que hasta hoy es bien recordada por los bolivianos.

53Todo ello permitió que al cabo de cuatro décadas, la agricultura y agroindustria cruceñas, sean el nuevo puntal de la economía boliviana.

Se acentúa el centralismo

54La restricción principal del modelo que dio en llamarse “nacionalista-revolucionario”, fue precisamente, el centralismo. Inspirado en el mal ejemplo unipartidista del PRI mexicano, el MNR boliviano, resuelto a poner fin a lo que se consideraba “lucha de facciones” , y a no permitir el surgimiento de caudillos locales, combatió enérgicamente el movimiento cívico cruceño, sólo para ser derrotado por éste en 1959 cuando, a desgano, se promulga la ley del 11 por ciento. Pero fue tal el desgaste que sufrió en esa contienda con una región que emergía disputando la hegemonía paceña, que a los pocos años, minado por la corrupción y la resistencia de las élites regionales, a fines de 1964, el mnr es desplazado del poder mediante un golpe militar.

55El mnr autoritario de los años 50, no sólo centralizó las decisiones políticas sino también la distribución de los recursos fiscales mediante el sistema de “caja única”. Sobre este punto, comenta James Malloy:

  • 16 J. Malloy. Bolivia, the uncompleted revolution. Pittsburgh. 1970. p. 246.

El efecto inmediato de tales medidas fue claramente el opuesto (a la pretendida unidad nacional). La tendencia a la atomización inherente a la Bolivia pre-revolucionaria, recobró su actualidad y se estableció un poderoso movimiento centrífugo (...) la insurrección condujo no a una “toma” del poder estatal, sino a una destrucción de él16.

La era del militarismo postrevolucionario (1964-1982)

56Salvo breve primaveras democráticas que comprenden unos meses de 1969 y otros de 1979, fueron dieciocho años en que Bolivia estuvo gobernada por regímenes militares posteriores a la revolución nacional. Pero no obstante el distinto color ideológico de ellos (diferentes gamas de la derecha y de la izquierda), todos se apoyan en fuerzas extrapartidarias como ser el ejército nacional, el campesinado y el movimiento cívico, muy particularmente en este último. Sólo en contados casos (Ovando y Tórres), se busca además, el apoyo del sindicalismo obrero.

57Es durante estos gobiernos militares que se crean y se institucionalizan las Corporaciones Regionales de Desarrollo que eran impensables durante el régimen civil anterior. Necesitados de apoyo político, los gobernantes militares se afilian a la corrientes descentralizadora y con ello ganan la adhesión de las élites regionales, al punto de que ellas constituyen su más firme sostén. Se hacen muchas concesiones al movimiento cívico, haciéndolo participar en muchas instancias gubernamentales como a genuinos representantes de la sociedad civil.

58Pero como suele ocurrir en los procesos históricos, unos regímenes políticos heredan los aspectos negativos de otros, sus predecesores. Así como el MNR continuó con las políticas centralistas de la desplazada oligarquía minera, los mililtares continuaron con el estatismo del partido que ellos derrocaron. Esa política económica de subvencionar ilimitadamente empresas estatales deficitarias, competir deslealmente con un sector privado progresista, y crear otro, parasitario (los empresarios “mamíferos”) que vivía exclusivamente de contratos con el estado, condujo a una crisis total del modelo estatista, y con él, del militarismo en Bolivia.

La descentralización en el fin de siglo

La nueva democracia boliviana

59En 1982, al amparo de coyunturas internacionales favorables, y gracias en buena medida al movimiento cívico de Cochabamba y Santa Cruz, la última y bochornosa dictadura militar llegó incruentamente a su fin. Bolivia retornó a (o más bien comenzó) su vida verdaderamente democrática, y desde entonces han sucedido una serie de hechos positivos, totalmente insólitos unos años atrás.

60El primer gobierno civil de esta nueva era estuvo compuesto por una coalición de nacionalistas, socialdemócratas, democristianos, y comunistas, muy parecida políticamente a las coaliciones italianas de la postguerra. El país hubo de sufrir un terrible proceso hiperinflacionario considerado uno de los peores de la historia en cualquier parte del mundo. Huelgas, contrahuelgas, manifestaciones callejeras ruidosas y cotidianas, invasión de las ciudades por masas campesinas azotadas por la escasez y el desabastecimiento, caos monetario y fiscal caracterizaron esa época. No obstante ello, la democracia permaneció intacta gracias, en buena medida a la reducción voluntaria de un año del período presidencial a cuatro. El país probó que no obstante la pobreza de la mayoría de su población, podía mantener una estabilidad social y política.

61La democracia multipartido se consolida en 1985 y ha continuado intacta hasta el presente. Pasado el vendaval de la hiperinflación, se produce otra desventura nacional, el colapso de los precios internacionales del estaño que obligó a cerrar las minas de la moribunda Comibol, dejando sin empleo a unos diez mil trabajadores que debieron buscarse la vida emigrando a distintas regiones del país. Las medidas de “ajuste estructural” exigen nuevos sacrificios al pueblo mientras se moderniza el sistema tributario y se estabiliza la economía mediante la supresión de controles de precios y congelamiento de salarios, y el cambio libre del dólar con respecto a la moneda nacional. El neo-liberalismo se vuelve doctrina nacional.

62Mención especial merece la eficacia del sistema de elección del presidente de la república que figuraba en la Constitución desde 1878 pero que se puso en práctica sólo en esta última época. En tres elecciones consecutivas, ningún candidato obtuvo la mitad más uno del voto popular, por lo que el congreso hubo de elegir entre los tres más votados, y consecutivamente eligió a primero, al segundo y al tercero de las preferencias populares. Esa sabia norma, obligó a negociar con los otros partidos y hacer gobiernos de coalición que han servido para fortalecer aún más el modelo multipartidario. Sucesivamente se han formado eP’Pacto por la Democracia” , el “Acuerdo Patriótico”, el “Pacto de Gobernabilidad”, y el “Compromiso por Bolivia” , llamado vulgarmente la “mega-coalición”, que rige actualmente. Esto ha permitido que todos los gobiernos hubiesen contado con una mayoría parlamentaria que permita gobernar sin sobresaltos.

63Otra consecuencia positiva del sistema político ha sido la desaparición de las rígidas fronteras ideológicas que caracterizaban la vida del país. La división entre “izquierda” y “derecha” ha desaparecido, al punto de que estos membretes no existen más. Se ha producido la irrupción de nuevos partidos con fuerte raigambre popular, principalmente en los sectores de la población marginal tanto urbana como rural, los cuales han obtenido buen caudal de votación y han participado en las distintas coaliciones que han tenido lugar. Definitivamente, el ejercicio del poder en Bolivia dejó de ser privilegio de unos pocos.

La ofensiva del nuevo centralismo

64Uno de los puntos principales en la agenda de la democracia multipartido, fue desde el comienzo, dictar una moderna ley de descentralización que satisfaciera los antiguos anhelos del pueblo boliviano. Una enmienda constitucional de 1967, había dispuesto la formación de “gobiernos departamentales” y anunciado la dictación de dicha ley, pero debido al extenso lapso de gobiernos militares de facto, no pudo realizarse.

65Fue a partir de 1983, que distintas comisiones legislativas, cívicas y políticas, fueron elaborando distintos proyectos de descentralización. El tema se discutió intensamente en el parlamento y los concejos municipales, en la prensa y publicaciones especializadas, en organizaciones profesionales y cívicas, en los sindicatos obreros, y hasta en clubes como rotarios y leones.

66En 1992, con la cooperación de una entidad internacional, se llevó a cabo en forma periódica y a lo largo de todo ese año, un seminario con participación permanente de parlamentarios, representantes de partidos políticos y delegados del movimiento cívico de los nueve departamentos. Finalmente, en febrero de 1993, el anteproyecto de consenso fue remitido al Congreso. El Senado, actuando como Cámara de origen, aprobó rápidamente y casi por unanimidad, el texto revisado por una comisión. La prensa registró la escena dónde los parlamentarios emocionados con lo que acababan de aprobar, entonaron a coro, el Himno Nacional. Bolivia estaba a punto de convertirse en una república democrática, unitaria y descentralizada. Sin embargo, a los pocos días sucedió algo insólito: el proyecto fue retirado sin ser conocido por la Cámara de Diputados.

67Las gestiones para dejar sin efecto lo que trabajosamente se había logrado fueron hechas por dirigentes del mnr, partido tradicionalmente centralista. Estos arguyeron que si se aprobaba esa ley, Bolivia se convertirá en “otra Yugoslavia”, nación que en esos momentos se estaba desintegrando en medio de una sangrienta guerra. Pero sería injusto atribuir el bloqueo a la descentralización exclusivamente al mnr. Si bien este partido liderizó la ofensiva, y lo hizo en forma franca y abierta, es obvio que contó con la aquiescencia silenciosa de los otros partidos, incluyendo los miembros del “Acuerdo Patriótico”, ese momento en el gobierno, y que contaba con una cómoda mayoría en ambas cámaras legislativas. De haber estado convencidos de la bondad de la medida, los partidos oficialistas la hubiesen aprobado a pesar de la oposición del mnr, tal como frecuentemente sucedía con otros proyectos de legislación.

La reforma constitucional de 1994 y la descentralización

68El segundo gobierno del mnr, en esta etapa de democracia multipartido, tuvo lugar entre agosto de 1993 y agosto de 1997. Comenzó bajo fuerte presión cívica para reponer el proyecto de descentralización que había sido archivado durante el régimen que le precedió. Puesto que no creía en esa medida (no en vano la había bloqueado pocos meses antes), dictó un sucedáneo llamado “Ley de participación popular” que no figuraba en la plataforma política que lo llevó al triunfo electoral. En virtud de esa ley, se crearon 310 municipios a los que se le asignaron recursos propios sin intervención alguna de los departamentos a cuya jurisdicción pertenecen.

69Pero el movimiento cívico de todo el país, no quedó satisfecho con la ley de participación popular, y siguió presionando por la descentralización. Fue entonces cuando el gobierno logró que el congreso aprobara una enmienda constitucional que hizo desaparecer el concepto de “gobiernos departamentales” , cambiándolo por la anodina frase, “Poder ejecutivo a nivel departamental”. Se ampliaron las atribuciones a los prefectos, aunque asegurándose que el nombramiento y remoción de éstos sea potestad privativa del presidente de la república. (En el proyecto bloqueado en 1993, un consejo departamental estaba facultado para preseleccinar los nombres de los postulantes a prefectos).

70La reforma constitucional de 1994, se aprobó en medio de una dramática huelga de hambre protagonizada por los dirigentes de los principales comités cívicos incluido el de La Paz. Fue una especie de empate entre los partidarios y los enemigos de la descentralización, ya que éstos últimos, donde había gente de todos los partidos, pretendían proscribirla completamente en la reforma. Puesto que no se logró ello, al año siguiente (con nuevas presiones y huelgas de hambre de los dirigentes cívicos, especialmente de Santa Cruz) se promulgó una ley de “descentralización administrativa” que actualmente rige, y que ha sido calificada por los expertos como una mera “desconcentración”. Ella crea un consejo departamental cuyos miembros son nombrados por los concejos municipales, mientras el proyecto de 1993 disponía que esos consejos fueran elegidos mediante voto popular juntamente con los parlamentarios nacionales. Se puso énfasis en que la descentralización era sólo administrativa y no política y, por supuesto, tampoco financiera.

Conclusiones

  1. El conflicto regional en Bolivia ya no es norte-sur como lo fue en el siglo xix, ni oriente-occidente como empezó a serlo en la primera mitad del xx. Actualmente es un conflicto irresuelto entre las regiones y el gobierno central por lograr un mayor grado de autonomía en la administración de los recursos financieros y en el nombramiento de las autoridades políticas de cada departamento.
  2. La historia del siglo xx boliviano es rica en acontecimientos relacionados con el comportamiento de las regiones, sus pugnas entre sí, sus quejas contra el poder central, y las presiones para que las políticas económicas nacionales se conciben con los intereses de las regiones.
  3. El análisis de la cuestión regional ayuda a entender muchos fenómenos de la historia boliviana que, de otra manera, pueden conducir a explicaciones simplistas, muchas de ellas de tipo psicológico o extra histórico. La inestabilidad política, el atraso económico, y las pérdidas territoriales que ha sufrido el país, están en directa relación con el hasta ahora irresuelto conflicto regional.
  4. Otros países hispanoamericanos presentan situaciones semejantes a Bolivia en cuanto a sus conflictos regionales cuyo estudio también es útil para explicar los acontecimientos del pasado, los que de esa manera pueden examinarse con mayor claridad y consistencia.
  5. El método de análisis histórico en base a la observación del regionalismo, tiene actualmente muchos adeptos en Bolivia y otros países.

Notes

1 Presencia, La Paz, 5/8/1975.

2 José Luis Roca, Fisonomía del Regionalismo Boliviano, Los Amigos del Libro, La Paz, 1980.

3 G.René Moreno. Bolivia y Argentina. Notas biográficas y bibliográficas. Santiago, 1901.

4 La Plebe en acción, París, 1924, y varias reediciones.

5 Alcides Arguedas, Obras Completas, Aguilar, Madrid, 1959, Tomo II, p. 479.

6 Ibid.

7 Douglas Friedman. The state and underdevelopment in Spanish America Political roots of dependency in Peru and Argentina. Boulder. 1984. citado por Carlos Pérez, en Quinine and caudillos: Manuel Isidoro Belzu and the Cinchona bark trade in Bolivia. 1848-1855, tesis de doctorado inédita. Universidad de California en Los Angeles. 1998.

8 John Lynch. Caudillos en Spanish America. 1800-1850. Oxford. 1992. en Pérez, ob. cit.

9 James Dunkerley. Reassesing caudillismo en Bolivia. 1825-1879, en, ibid.

10 La disertación doctoral de Carlos Pérez, citada, ejemplifica en detalle el caso citado.

11 Sobre esta alianza de liberales paceños con las comunidades aimaras del altiplano, ver la obra capital de Ramiro Condarco Morales, Zarate el temible Willka, historia de la rebelión indígena de 1899. 2da. edición. La Paz, 1983. Otro trabajo importante sobre las últimas décadas del siglo xix y las primeras del xx, es el de Marta Irurozqui. La armonía de las desigualdades, élites y conflictos de poder en Bolivia. 1880-1920 Cusco, 1994.

12 Gustavo Rodríguez Ostria. Poder central y proyecto regional, Cochabamba y Santa Cruz en los siglos xix y xx. Cochabamba, 1933. p. 19.

13 Ibid., p. 70.

14 Ibid. p. 73.

15 M.Saucedo Sevilla en la legislatura de 1924. en J.L. Roca, ob.cit. p. 386.

16 J. Malloy. Bolivia, the uncompleted revolution. Pittsburgh. 1970. p. 246.

© Institut français d’études andines, 2001

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr