Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La danza de Tijeras y el violín de Lucanas

 | 
Manuel Arce Sotelo

Prólogo. De Alejandro Vivanco y Máximo Damián a Manuel Arce

César Vivanco

Texte intégral

1La danza de las tijeras tal como se conoce en la actualidad ha motivado a lo largo del siglo pasado, estudios de carácter folklórico, musical, antropológico y se ha destacado sobre todo por su sentido mágico-religioso, incidiendo por ello en su carácter misterioso y místico. Recuerdo claramente a un danzaq, cuyo verdadero nombre he olvidado, a quien llamaban Supaychaqui y el haberlo visto danzar. Fue mi ingreso al conocimiento —urbano— de los danzantes de tijeras.

2Supaychaqui estaba plenamente convencido de haber hecho pacto con el diablo. En su casa de Huancayo, donde lo conocí, tenía la certeza de que sus bailes y acrobacias eran de tendencia mágica, que su danza además de pactada para que nadie le gane, era también de un ritual donde el dolor no tenía presencia, pues Supaychaqui lo había superado. Para un danzaq las acrobacias y cierto faquirismo tenían el carácter místico de hacerse daño provocando dolor en los que lo veían, no en él. El danzaq adquiere tal grado de inafectación al dolor que atravesarse agujas o clavos en la lengua o rostro, comer batracios vivos, colgarse en las fosas nasales instrumentos pesados como un arpa, producen dolor al expectante. Es así que este primer contacto con la danza de las tijeras fue para mí la experiencia en vivo de lo que sería después un apasionado cultor del folklore nacional. Estas manifestaciones han continuado a través de los años.

3Otro de los danzaq que ví fue Chikchipara que si bien no hacía las acrobacias arriesgadas de Supaychaqui, sí tenía una plasticidad y excelente cadencia entre su baile y la música. Hacía acrobacias —sin maltratar su cuerpo— como pocas veces he visto y aseguraba no tener pacto con el diablo, aunque sí sabía «robar los pasos» para que su contrincante no termine de bailar y cayera perdiendo el desafío. Según Chikchipara se buscaba al contendor y por actos mágicos, recogía el polvo que éste pisaba.

4Este estudio etnomusicológico de Manuel Arce nos introduce en el mundo mágico-religioso del ritual propiciatorio, de su razón de ser en el año agrícola, para que la Pachamama oiga los reclamos de la comunidad y todo sea mejor y próspero. Este ritual de competencia es llamado Atipanakuy y en algunas regiones de Ayacucho, como en Huamanga, se propicia constantemente en la navidad.

5Esta navidad comienza el 24 de diciembre y se prolonga hasta el 2 de febrero, día llamado «de la Candelaria» y es allí donde el arpa y violín amenizan el baile de Weraqos (enmascarados personajes festivos), quienes dan a los invitados la posibilidad de participar en el baile para crear nuevos pasos y figuras. La música es de melodías que no se repiten.

6Tres son las regiones donde se practica esta danza: Ayacucho, Huancavelica y Apurímac y, según Manuel Arce, en parte del norte de Arequipa, con sentido igual, aunque con variantes.

7Vayamos por partes. Este estudio nos refiere la historia de los danzaq de Ayacucho, los orígenes de la danza y los calendarios de festividades que son el colorido del ritual; del mismo modo nos introduce al conocimiento de los danzaq en Lima, desde su inmigración e introducción en los teatros. Se trata, entonces, de un enfoque científico de la migración en el Perú y su realidad con el medio ambiente limeño y citadino.

8Los intérpretes tienen igual mérito cuando se relata la formación de los músicos tanto en el conocimiento instrumental como de su relación de grupo, de trío; y su vestuario como parte importante de la «cuadrilla».

9Asimismo, la interrelación entre violín, arpa y danzaq convierten a la «cuadrilla» en un solo trabajo armónico, hermanado y solidario.

10También Manuel Arce ha considerado la literatura y tradición oral, es decir, la transmisión del repertorio de maestro a alumno y su institucionalización.

11Una visión general de las regiones donde se practica la danza de las tijeras, hacen que el autor considere otras danzas de tijeras con la misma temática mágico-religiosa, aunque poniendo énfasis en la región de Andamarca (Lucanas).

12Especial mención merece el violín, instrumento que Manuel Arce conoce y practica. Es así que divide en dos categorías el instrumento: el violín europeo y el andino; remarcando la construcción del violín de Lucanas, instrumento que se fabricaba de manera artesanal. Es así que nos introduce al mundo de la afinación, así como el de la posición instrumental dando a conocer las posiciones de la mano izquierda y el llamado portamento y el glissando.

13El repertorio también es tratado con una virtuosidad de investigador, y plausible el estudio del duelo músico-coreográfico: su desarrollo, las alternancias de modo y las piezas competitivas.

14Mención aparte es el trabajo de campo que emprendió con Máximo Damián, violinista conocido por este arte. El mismo Manuel Arce especifica que su «investigación está centrada en dos aspectos: la técnica instrumental particular de los violinistas de Lucanas y el análisis de la parte musical de la performance».

15Justamente en el capítulo V (Análisis musical) hay un muestreo —que constituye un valor documental— de las escalas, formas, estructura, melodía y tonalidades donde Manuel Arce —con impecable maestría— hace las transcripciones con la más cercana fidelidad para que sirva a todos aquellos que necesiten de una versión factual y real.

16Ha considerado Arce la descripción detallada del idiófono o «tijeras» mostrando las características de cada departamento en especial los de Ayacucho y Huancavelica, así como la concepción particular de los modos de Lucanas.

17Quiero contar una vivencia acerca de las «tijeras». Tal como Manuel Arce menciona sobre los rituales, mi padre el antropólogo Dr. Alejandro Vivanco hizo un ritual de matrimonio de las tijeras. Una de ellas, la que se coloca entre el dedo medio, era la hembra y la que se coloca sobre el dedo pulgar era el macho. Según la costumbre se los casaba y dormían juntos en una cama. De esa unión saldría o mejor dicho nacería el sonido tintineante, dulce, adormecedor y voluptuoso de las tijeras.

18Interesante también es el desarrollo del contrapunto en el atipanakuy donde Manuel Arce nos lo describe por cada pieza, las que son tocadas en 3 ó 4 secciones completas que pueden durar horas, aunque el descanso del danzaq sea de 4 a 5 minutos.

19El desarrollo de la fiesta en Andamarca, Lucanas, ha permitido a Manuel Arce descubrir sutilezas en la concepción de la organización de las estaciones. La danza de las tijeras comprende a la estación seca del año agrícola, es decir entre abril y diciembre. El viernes santo inicia esta festividad, de allí que muchas veces el violín tenga una aproximación —por su sonido— a las campanas de las iglesias de Ayacucho, lo mismo que las notas gruesas y acompasadas del arpa.

20Algo que es digno de destacar es la meticulosidad con que Arce ha hecho las transcripciones musicales y ejemplos; así como una discografía y filmografía que complementan el estudio.

21Esta obra es el primer trabajo con la serie dad científica de la etnomusicología, el cual permitirá a estudios futuros tener este instrumento de consulta y de primera mano al alcance de los investigadores del tema.

22En síntesis la obra de Manuel Arce llena un vacío en la bibliografía peruana sobre temas nacionales, en especial las relacionadas con la música y el folklore, las tradiciones y leyendas, la riqueza espiritual y la grandeza de nuestra patria: el Perú.

© Institut français d’études andines, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr