Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Atlas de la región del Cusco

 | 
Isabel Hurtado
, 
Évelyne Mesclier
, 
Mauricio Puerta
, 
et al.

Prefacio

Guido Delran

Texte intégral

1Todos conocemos el cuento de Borges sobre el mapa y la realidad: el intento prodigioso y vano de reproducir la realidad para representarla. Los mapas de este Atlas no intentan figurar el sur andino peruano sino revelarlo: el artificio de las escalas y de los símbolos, de la secuencia de las imágenes, sobre el formato invariable y plano del libro o de la pantalla del computador, permite manifestar lo que no sabemos de la realidad cuando nos ubicamos en ella sólo desde la percepción inmediata, el sentido común o el lenguaje cotidiano. De la misma manera que un retrato -pintura o fotografía- revela una persona, un mapa revela los territorios humanos, lo que los hace paisajes, resultantes de una historia y palimpsestos de la misma. Porque cada uno en su registro, el mapa y el retrato, responde a una mirada, un enfoque, una pregunta; revela también, entonces, algo del observador. Largo tiempo la teología definió los parámetros de las concepciones y representaciones del espacio en que vivimos. Su reubicación epistemológica liberó la criticidad científica, pero sería iluso afirmar que nuestras modernas formas de pensar y representar el espacio se libraron de prejuicios y encantamientos.

2En la fase actual de modernización avanzada, en los Andes como en todas las demás regiones del mundo, se desarrolla un debate involucrando conflictos confusos de ideologías y prácticas sociales. Se multiplican quienes celebran la mundialización, la globalización que exigen sobre todo los operadores financieros en un mundo supuestamente cibernetizado y sin distancia, nuevo mundo que exigiría del político, del empresario, del administrador, del ciudadano y del trabajador una profunda revisión de sus representaciones, de sus costumbres, de sus aspiraciones, forjadas sea en la tradición tribal, sea en la del estado-nación, considerados ambos superados. Esta compulsiva exigencia de cambio suscita resistencias, unas veces violentos rechazos y repliegues sobre una tradición-refugio que invoca fundamentos de identidad en un pasado inventado por temor al futuro indefinido, otras veces expresando en inercias el desconcierto y los miedos ante lo que no se entiende y se intuye menos como oportunidad, más como riesgo y amenaza... La aceleración y radicalidad de los cambios en la escena internacional parecen innegables y exageradas, por la promiscuidad generada por los medios de comunicación y una tendencia dominante a encerrar la conciencia y el actuar en la coyuntura, en un presente paradójicamente totalizante y autista, desconociendo la larga duración histórica como si fuera para desprendernos de ella, desvalorizando el largo plazo a futuro como para inhibir nuestra proyección, o sea desvinculándonos de las dimensiones en las que ya se realizaron o podrían realizarse las experiencias que hacen diversas las sociedades. La globalización reactivó así a las tribus, a sus más peligrosas expresiones nacionalistas, con sus espacios-tiempos discretos, amenazando la vigencia de la tradición ilustrada, por cierto cosmopolita y encubridora de un mortífero propósito hegemonista en su universalismo abstracto, promotora también de revoluciones que todas expresan de nuestra semejanza humana y sus derechos.

3El debate entre tradición y modernidad cruza el que tensa la territorialidad y la mundialización; el tiempo va tejido con el espacio de las sociedades. Esta cruz o irreductible tensión, menos por sedimentación que por un constante intercambio de préstamos, modifica indefinidamente las configuraciones sociales, nuestras identidades que son procesos. Este debate ciertamente estuvo presente en la decisión que, a fines de los años 80, hicimos en el Centro de Estudios Regionales Andinos «Bartolomé de Las Casas»: realizar un atlas de la región surandina del Perú en su inmediato entorno trifronterizo (Brasil, Bolivia, Chile) ubicado en la totalidad mundial entre la Amazonia y el Pacífico. El enfoque internacional pertenece a la intuición originaria y a la práctica constante del Centro Bartolomé de Las Casas, al igual que su arraigo en un territorio y una historia regionales andinos. La ciudad del Cusco y todo el sur andino son lugares privilegiados para observar los conflictos inevitables de los grupos sociales que necesitan abolir su herencia para realizarse a futuro. Abolir la herencia o restituirla, en las nuevas circunstancias, en las conductas adoptadas, por necesidades y elecciones, por imposiciones y preferencias, con lo que esta migración significará de separaciones, de olvidos, de violencias siempre, porque la migración, tal vez el fenómeno de mayor relevancia en las sociedades andinas, tal vez la experiencia más compartida de nuestro mundo en mudanza generalizada, es reinterpretación constante de este mundo ancho y ajeno para hacerlo habitable. Experiencia social masiva, maciza, sin embargo siempre individualizada, la migración conlleva el riesgo de la enajenación, riesgo inevitable que urge la responsabilidad humanitaria y política tanto mundial como local, municipal, regional, nacional. Por ello la importancia dada en nuestro Atlas a la relación población-territorio, a las tendencias que modifican el poblamiento, lo dispersan o lo concentran; también a la inversión social en la infraestructura territorial que condiciona el desarrollo sostenible y requiere que el Estado actúe como regulador de los tiempos diversos de la colectividad.

4En un país como el Perú, desde el doble punto de vista del crecimiento económico y de la democratización que involucra la disponibilidad “con equidad” de los servicios y de las oportunidades, la opción regional plantea como problemática central las funciones del Estado. La confusión de los intereses y la complejidad de articularlos, reveladoras de la crisis intelectual y política peruana, tal vez bastan para explicar la incapacidad de instituir regiones, concretando proyectos burocráticos que no pasan de serlos. Contra la arremetida de los neoliberales radicales que propician a menudo la desconcentración “munici-palizada ”para restringir las competencias estatales, dispersar los movimientos y disgregar las organizaciones sociales frente a los grupos financieros y empresariales siempre más centralizados e internacionalizados, el robustecimiento funcional del Estado “regionalizado” es también una exigencia de aquellas regiones deprimidas donde la sociedad civil tiene escasa capacidad para ocupar el espacio público, para negociar con los grandes inversionistas, generalmente extranjeros, el impacto directo o inducido por ellos sobre el medio ambiente, el acondicionamiento territorial, la capacidad endógena de programación del bienestar. Así se precisan los destinatarios del Atlas del sur andino peruano: parlamentarios y funcionarios, alcaldes y concejales, también los actores dispersos de la sociedad regional: pequeños y medianos empresarios y sus gremios, maestros, periodistas, profesionales, universitarios y sus colegios, sindicatos obreros y federaciones agrarias, asociaciones de pobladores, ONGs, etc. Todos necesitan acceso a una información confiable para elevar su capacidad deliberativa y su participación en las decisiones nacionales.

5Para concluir, quisiera agradecer a quienes posibilitaron el Atlas que presentamos. El Atlas fue proyectado en reiteradas conversaciones con el historiador Yves Saint-Geours, entonces director del Institut Français d’Etudes Andines (IFEA) en Lima y con el Dr. Olivier Dollfus, catedrático de geografía de la Universidad de París VII. Ambos tramitaron el proyecto en las instancias francesas de cooperación, consiguiendo el concurso del geógrafo Dr. Jean-Paul Deler de Bordeaux, investigador del CNRS y actual director de REGARDS, quien asumió la dirección y supervisión intelectual del Atlas. La geógrafa Dra. Evelyne Mesclier dedicó al proyecto vanos años de trabajo como corresponsable de su concepción y realización; conseguimos también el apoyo del ORSTOM gracias a la colaboración del Dr. Pierre Gondard. El Dr. de Muizon, quien sucedió a Yves Saint-Geours en la dirección del IFEA, asumió el proyecto heredado y facilitó su ejecución. Un tercer responsable del IFEA, el Dr. Georges Pratlong, culmina el compromiso de cooperación. Todos estos expertos franceses tienen un amplio conocimiento de los países andinos y facilitaron, en la Maison de la Géographie de Montpellier, la formación del personal peruano que tuvo a cargo, con Evelyne Mesclier, la realización del Atlas. Entre ellos quiero destacar la contribución inteligente y tenaz de la economista Isabel Hurtado, coordinadora del proyecto por parte del Centro Bartolomé de Las Casas. La asistieron Mauricio Puerta y Jacqueline Joseph, jóvenes profesionales egresados del Departamento de Geografía de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Es preciso recordar el aliento inicial brindado por la Dra. Nicole Bernex, directora, en Lima, del Centro de Investigación de Geografía Aplicada (GIGA) de la PUC, corresponsable con el Dr. Bruno Revesz del primer atlas regional realizado y editado en el Perú, por el CIPCA de Piura, institución y proyecto cercanos, en inspiración y propósito, a lo que hemos intentado y que ahora presentamos. Recuerdo agradecido la colaboración, en la fase inicial del proyecto, del geógrafo peruano Zaniel Novoa, autor de un preliminar Compendio Cartográfico del Sur del Perú, en el CBC, en base a trabajos rescatados de la Oficina Regional de Planificación del Cusco. Facilitaron y alentaron nuestro trabajo muchos profesionales con responsabilidades en las instituciones públicas de la región (Apurímac, Puerto Maldonado, Cusco), también los demás profesionales del CBC del banco de datos, de la biblioteca, del programa de consultorías, colegas del Colegio Andino. A todos, gracias.

6El futuro del proyecto que provisionalmente se expresa en la edición de este Atlas depende en gran medida de la acogida que le blinden sus destinatarios y del deseo que sepan expresar a los directivos del Centro Bartolomé de Las Casas para que la labor siga adelante, facilitando los medios para ello. En verdad, en ello está el reto y el sentido de la tarea hasta ahora acumulada. En la experiencia andina, dentro y fuera del Peni actual, tantos procesos se truncaron por la incoherencia de gobiernos y la prepotencia de grupos encerrados en el corto plazo y el localismo, por una administración pública errátil sometida a los vaivenes del clientelismo, por la aversión al riesgo de las fortunas, rentistas unas, especulativas otras, que tornaron frágil y débil toda la estructura productiva, desaprovechadas nuestras potencialidades, precaria la institucionalidad, perpetuadas nuestras dispersiones y múltiples dependencias. Un cambio de tendencia supondría un manejo distinto del tiempo y del espacio social, una compatibilidad de sus ritmos y soportabilidades diferenciadas, imposibles sin descentralización que corresponda a iniciativas de los actores locales y regionales, sin un cambio de mentalidad que no se decreta pero que se puede incentivar o contrariar. Modestamente, el Atlas puede ayudar a la construcción de una memoria colectiva y contribuir a una proyección concertada de un futuro posible, deseado, explicitando desacuerdos y rivalidades, desde todas las regiones del país; a crear entonces una opinión pública. En ello, en esta apuesta porque prevalezca entre nosotros una razón solidaria, se cumpliría nuestro propósito institucional y, tal vez por indefinida o equívoca, la tan largamente postergada promesa peruana.

Auteur

Centro Bartolomé de Las Casas

© Institut français d’études andines, 1997

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter