Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Del Pacífico al Atlántico y otros escritos

 | 
Olivier Ordinaire

Una excursion en el pais de los Campas

II. El Cerro de la Sal y el Gran Pajonal

- Juan Santos Atahualpa.- Descubrimiento de una capilla y de su capellán.- Lengua religiosa dé los salvajes.- Costumbres y creencias de los Campas.- El Camagari.-

Texte intégral

***

1Continué mis exploraciones, guiado por mis huéspedes que me presentaron al jefe Intschoquiri, el único Campa de la región que sabía un poco de español. Luego, lleno mi diario de notas, volví al Callao forzando las etapas. Me guardaré de relatar ese viaje de vuelta por un camino ya recorrido; el lector me agradecerá más, lo espero, si le hablo de los Campas y su región.

  • 1 Ver cap. XIII, nota 6. N.d.E.
  • 2 Más bien que los primeros misioneros. N.d.E.
  • 3 En castellano en el original. N.d.T.

2El río Paucartambo está separado del Ucayali, tributario navegable del Amazonas, por el Cerro de la Sal y el Gran Pajonal, formado por serranías cubiertas no de bosques, sino de pajas o hierbas. El Cerro de la Sal es un monte de sal de varias leguas de largo y de treinta a cuarenta metros de ancho en la cima. Su contrafuerte, que avanza en el ángulo formado por los ríos Rumiansac y Paucartambo, se distingue de las eminencias vecinas por su altura, su color rojo y sus elegantes palmeras, entre las cuales se distinguen numerosas cabañas de Campas, que a veces forman muy pequeños grupos o sa-mairinchis1. Todo este país es rico en mineral de fierro, y los salvajes saben extraer el metal por el método catalán que tienen de los primeros colonos2 Sus hornos de fundición, construidos con ladrillos recubiertos de adobes3 , son cuadrados, tienen, con mayor frecuencia, dos metros de alto y están alimentados por dos pares de fuelles colocados uno frente al otro. Pocos hábiles en trabajar el fierro, saben, sin embargo, forjar algunos objetos de una factura simple, tales como cuchillos y hachas.

3Las gramíneas y ciperáceas que cubren los Pajonales próximos al Cerro de Pasco son a veces tan altas y frondosas que las manadas de bueyes están allá como perdidas y escondidas bajo tierra. Allá los españoles explotaron numerosos yacimientos de oro, plata, fierro y plomo.

  • 4 . En castellano en el texto. N.d.T.

4No contamos con una descripción de la zona que se extiende entre el Cerro de la Sal y el Ucayali, pero se sabe que está cubierta también por grandes hierbas y que la ganadería bovina, importada por los conquistadores, prospera allá en estado salvaje o domesticado por los Antis. En su exploración del Perené, el Sr. Wertheman vio magníficas manadas pastar sobre las vertientes que descienden hacia el río. Todo lo que yo sé del Pajonal me lleva a creer que está formado por vastas mesetas como aquellas que existen en el piso superior de los Andes. La ausencia de grandes afluentes en la ribera izquierda del Perené, prueba que no está dividido en ese lado por quebradas4 , donde, en un clima tan lluvioso, no dejarían de formarse ríos de una importancia más o menos proporcional a su extensión. El camino interoceánico que une Lima y el Chanchamayo con el Amazonas debe pasar, a mi entender, por estas mesetas para bajar al Ucayali, donde encontrará un puerto seguro y estable. Los otros proyectos tienen el inconveniente de llegar a unos ríos que son navegables solamente de manera intermitente y para vapores de tonelaje insuficiente. Se ve por esto cual sería la importancia de una exploración del Pajonal. Bajo otro punto de vista, además, presentaría un gran interés.

Puentecillo de mimbre (Grabado de Kohl, a partir de un dibujo de Henry Michel)

  • 5 Los Descalzos de Ocopa en su mayoría. N.d.E.

5Los pueblos de esta región fueron, hace dos siglos, evangelizados por los misioneros españoles5 y, según las estadísticas que han dejado, comprendían cerca de veinte mil almas. Incluso el valle del Chanchamayo, donde los colonos tenían lindas haciendas y hacían con los Campas numerosos intercambios, era entonces más floreciente que hoy en día. Pero en 1742 los Indios se sublevaron, y, en una lucha que no duró menos de 10 años, hicieron retroceder a los españoles hasta las alturas de la Sierra. El jefe e instigador de este movimiento fue un Indio del Cuzco quien, después de haber cometido un asesinato, dicen los Padres Jesuitas, se refugió en el Pajonal, donde supo conquistarse una autoridad soberana. Había acompañado, en su juventud, a un jesuita a España y recibió una instrucción muy cuidada para la época. Se llamaba Juan Santos y, como se hizo pasar por descendiente de los Incas, añadió a su apellido el de Atahualpa. En la Montaña, su triunfo fue completo, pero, impotente para llevar hasta la Costa el teatro de la guerra, entró con sus Antis en el Pajonal y no se ha podido saber hasta ahora cual ha sido su fin.

6La tentativa de Juan Santos Atahualpa de disputar con la corona de España el territorio de su país, le merece en la historia del Perú, al parecer, sea de origen incaico o no, un lugar menos ingrato que aquel que le es otorgado por los autores religiosos. Aunque sus esfuerzos hayan tenido resultados negativos para la civilización y el progreso, es injusto reprocharle su incapacidad y tal vez excesivo incriminar sus intenciones. En una conferencia que él tuvo con Fray Santiago Velásquez de Caicedo, religioso mandado como parlamentario y con el cual se expresó en latín, declaró su intento de reconquistar el Perú y de apoyar su imperio sobre el elemento nacional con exclusión de cualquier otro. Según el relato que los Jesuitas hicieron de él, era de estatura por encima del término medio, de fuerza poco común, de tez mestizo-claro. Llevaba al cuello un crucifijo y se asumía como soberano temporal y religioso. ¿Gobernó los pueblos del Pajonal inspirándose de la historia de los antiguos soberanos del Perú de los cuales se decía descendiente? ¿Les inculcó algunos principios de la civilización europea que había observado? Todo lo que se refiere al Pajonal está todavía envuelto en misterio e inspira una viva curiosidad.

7Poco tiempo antes de mi pasaje por el Buen-Pastor, los chinos al servicio de esta hacienda fueron informados por algunos salvajes que, no lejos de ahí, en dirección del Norte y en la ribera derecha del Paucartambo, existía, en un claro, una iglesia o capilla que, según la tradición, había sido el centro de un importante pueblo. Y, algunos días después, dichos chinos, guiados por sus amigos en cushmas, salieron a explorar. Tuvieron que pasar rocas abruptas y bosques cerrados. En una palabra, aunque el lugar indicado estuviese a una distancia de solamente tres leguas geográficas, necesitaron dos días para llegar allá. Se admiraron bastante al encontrar la capilla anunciada en un perfecto estado de conservación, en la encrucijada de dos caminos obstruidos a poca distancia por los árboles. Se apoderaron de dos campanitas, que he visto en el Buen-Pastor, de un Espíritu Santo o paloma de madera pintada, de diversos objetos de oro y de plata para el uso del culto y de un registro de actas de bautismo, documento importante que está hoy en día en posesión del Sr. abad D. . . Hallaron, finalmente, en un cajón largo con doble compartimiento y cuya abertura había sido cerrada con un fuerte tablero de chonta, un esqueleto cubierto todavía de emblemas sacerdotales. Según la descripción que me hicieron de este cajón en forma de caseta, reconocí un confesionario en el cual, según toda apariencia, los neófitos habían, en la época de la insurrección, encerrado vivo y sellado a su cura.

Indio Quechua (Grabado de Hildibrand, a partir de una fotografía).

8Cometido el crimen, sin duda tuvieron remordimiento. No solamente respetaron la iglesia y todo lo que encerraba, sino que pusieron cuidado en renovar su techado toda vez que le encontraron podrido por las lluvias. Aquellos que proveían este mantenimiento han estado, según parece, muy descontentos por la expedición de los chinos, pues consideraban como pertenencia de derecho los objetos que sus padres y ellos se habían tomado el trabajo de conservar.

9El Sr. Wertheman, quien declara haber visto en varias cabañas Campas algunas cruces adornadas con flores, relata un hecho comprobando que la capilla de la cual acabo de hablar no es la única que, en esta región, haya sido preservada de la ruina. Dice que un Campa del valle del Unini le afirmó que “los adornos de las iglesias de los misioneros existen todavía y han sido religiosamente conservados por los descendientes de aquellos que fueron sus sacristanes”.

10Se concibe que las creencias e incluso las costumbres de las diversas tribus varían según que hayan, en otro tiempo, admitido entre ellos o rechazado a los misioneros.

  • 6 Katongo significa “río arriba” y keringa (en nomatsiguenga, “kamatika” en matsi-guenga), río abajo (...)

11A orillas del río Apurímac existen importantes tribus de Antis: los Ca-tongos y los Queringasates6.

  • 7 Genoquire viene de henok'í, cielo. N.d.E.

12Ahora bien, un viajero peruano, que acaba de explorar los ríos Apurímac y Ene, el Sr. Samanés, (sic, Samanez y Ocampo), declara que los Catangos tienen solamente Genoquiré7 Otro viajero de la misma nacionalidad, quien permaneció varios a ños entre estos mismos salvajes, el Sr. Gastelu, hoy ayudante naturalista del sabio Raimondi, me ha contado a menudo que siempre había conseguido de ellos las respuestas siguientes:

  • ¿Qué es Dios?
  • No sabemos.
  • ¿Quién ha creado el cielo, la tierra y los Campas?
  • Tal vez nuestros ancestros lo han sabido, pero nosotros no sabemos nada.

13Sin embargo, creen en la supervivencia del alma, que anima el cuerpo, dicen, como el viento invisible agita las hojas de los árboles, y en la metemp-sicosis. Cuando muere un Anti, sus padres le entierran bajo el panguchi, que luego abandonan después de haber esparcido arena fina alrededor. Regresan para observar esta arena, y el primer animal cuya huella reconocen es, en su mente, aquel que, de hoy en adelante, frecuenta el alma del difunto. A pesar de abstenerse de pronunciarse sobre la existencia de un Ser Supremo, veneran al sol y no dejan de verter sobre la tierra, en su honor, el primer vaso de la chicha recién preparada. Y cuando les interrogan sobre los motivos de este culto:

Joven indígena campa (Dibujo de Sirouy, a partir de una fotografía)

14“Es el sol, dicen, que nos ilumina, es él que hace crecer las plantas y madurar las frutas.”

  • 8 Ver nota 8, cap. XI sobre kamari y kamagarini y nota 8, cap. XVIII sobre la raíz -kama-. N.d.E.

15A orillas del Paucartambo, así como en el valle del Apurímac, todos creen en el diablo, que llaman Camagari8, y que es para ellos una suerte de cuco. Están sujetos a alucinaciones durante las cuales se imaginan que el Camagari les persigue a través de la Selva, bajo la forma de algún animal fantástico o de un hombre blanco que lleva patillas. Por lo demás, tienen una tendencia a tomar por el diablo a todo lo que les parece feo. Campas que habían venido del Cerro de la Sal al convento del Buen-Pastor trayendo sal para cambiarla por algún cuchillo, vieron, al llegar, un par de pavos domésticos que el propietario de una hacienda de Chanchamayo había mandado al Sr. abad D. . . Aterrorizados por el aspecto de los bocios rojos, abandonaron sus cargas y huyeron a carrera abierta gritando: ¡Camagaril El Sr. Gastelu atribuye las frecuentes visiones del Camagari a una causa fisiológica. Sea a consecuencia de su costumbre de dormir muy cerca del fuego, sea por cualquier otro motivo, los Campas sufren perturbaciones cerebrales que les predisponen para las alucinaciones. Para conjurar al Camagari, beben el jugo del Charero y se administran sahumerios quemando esta planta, a la cual atribuyen una virtud sobrenatural y que en realidad posee propiedades calmantes. Exorcizan además al Camagari durante la tormenta o cuando enfrentan cualquier peligro, murmurando ciertas palabras.

16“El idioma en el cual se hacen estas súplicas, dice el Sr. Gastelu, es muy extraño y no tiene ninguna semejanza con aquel que usan generalmente. Su significado, que escapa a la mayoría, es conocido solamente por el jefe de la tribu, ancianos y algunos iniciados”.

  • 9 Esta cita ha sido transcrita directamente del original en castellano y no retraducida del francés. (...)

17La existencia de una lengua religiosa especial ha sido constatada también por los misioneros entre los salvajes de las orillas del Ucayali. En su historia de las misiones del convento de Ocopa, los Padres Pallarés y Calvo se expresan así: “Para practicar sus ceremonias religiosas, los infieles del Ucayali se reúnen de vez en cuando en la choza de uno de sus jefes, al que los neófitos llaman brujo y los infieles Muraya. Cuando están reunidos, se coloca éste debajo de una especie de toldo con una gran pipa de tabaco en la mano, y sentados todos con el más profundo silencio, el Muraya empieza a hablar en una lengua que los circunstantes no entienden, contestándole en el mismo idioma otra voz distinta que se deja oir; luego los que están fuera del toldo entonan unas canciones que sólo comprenden los que pertenecen a la tribu, y permaneciendo otro rato en silencio, principia el Muraya una especie de letanía muy larga, a la que los circunstantes van contestando. Por más diligencias que hemos practicado no nos ha sido posible averiguar lo que en esas letanías dicen los infieles, pues ni aún los neófitos que hablan su mismo idioma, han sabido explicárnoslo. Concluido este acto el Muraya pronuncia algunas palabras, prorrumpiendo al instante los demás en gritos y muestras de regocijo con lo que se acaba la ceremonia9. Esta lengua religiosa, diferente de la lengua usual de los salvajes, puede ser de una gran ayuda para el estudio de los orígenes tan discutidos de los primeros habitantes de la América del Sur.

Matrimonio de indígenas campas (Dibujo de Sirouy, a partir de una fotografía)

  • 10 Cube o Cumo (Barbasco) es el nombre conque hoy se conoce esta raíz. N.d.T.
  • 11 Conocida hoy como Chamayro. N.d.T.

18La principal ocupación de los Antis, como de la mayoría de las razas salvajes, es la caza, y son de una destreza maravillosa. Para darse una idea de esto, Intschoquiri trazó un pequeño círculo en el suelo, luego retrocedió dos pasos y disparó una flecha en el aire, como si hubiese apuntado a un punto en las nubes. La flecha volvió a caer verticalmente y se plantó en tierra en medio del círculo. Los anzuelos que usan para la pesca son de chonta o de hueso. A menudo desvían un brazo de río o envenenan el agua con una raíz que llaman cubi10. Alrededor de sus casas cultivan maíz, frejoles, yuca, maní, que es una leguminosa cuyo fruto, envuelto en una vaina, tiene el grosor y sabor de una avellana; camotes, plátanos, piñas, un poco de caña de azúcar, magonas y uncuchas, suerte de papa, finalmente coca, que les da una cosecha cada dos meses. Mascujan constantemente algunas hojas de coca, cuyo gusto acrecientan con la cal o con la ceniza de ciertas plantas. En la bolsa que tienen la costumbre de llevar en bandolera, nunca omiten una pequeña calabaza llena de su condimento alcalino. Pero tal vez prefieren todavía a la coca, sobre todo cuando tienen que soportar grandes cansancios, la corteza de una liana que creo desconocida en Europa y que llaman Chumayro11. Recién he traído a Francia una cierta cantidad de esta corteza, que parece tener importantes propiedades médicas.

19Han dicho que el sistema social de los Campas es el comunismo. El hecho es que ni siquiera tienen la idea de la propiedad fundiaria, pues no podrán cultivar, incluso si lo quisieran, la milésima parte de los terrenos que constituyen el dominio de su nación. Desmontan mediante el fuego, cerca de su choza, el espacio necesario para cultivar las cuantas plantas que estiman necesitar y, cuando uno de los suyos llega a morir, abandonan el techo de palmas que la muerte ha tocado con su ala para ir a establecerse en otra parte. Nunca es la tierra lo que les hace falta.

20En sus relaciones entre ellos o con los extranjeros, no hacen uso de ninguna especie de numerario. Todos sus intercambios tienen lugar en artículos, y los objetos a los cuales les otorgan el mayor valor son los instrumentos de metal y las telas. Los productos de la caza, de la pesca y de la huerta se tienen en común en cada familia; además, quienquiera que pasa cerca del panguchi puede entrar ahí, ya sea que sus dueños estén presentes o no, y tomar lo que necesita para su subsistencia. Tal es la costumbre y por consiguiente el derecho. Pero, si se le ocurriera a Ud. robarles algún objeto al cual dan mucho valor, sabrían, si llega la ocasión, probarle que tienen la noción de propiedad. Si un miembro de la familia se niega a dar su contingente de trabajo, los demás le expulsan y está condenado a vivir solo en las selvas.

21Tienen respeto por los ancianos y someten a su juicio los litigios y querellas que, según parece, ocurren menos a menudo entre ellos que entre nosotros. En el samairinchi obedecen casi siempre a un jefe. Los Antis del Pau-cartambo, cuyos antepasados fueron bautizados, tienen en general cada uno una sola mujer: es al menos lo que me afirmó Intschoquiri; pero he sabido por el mismo intérprete, y por lo que el Sr. Samanés (sic) ha observado, que en algunas tribus son polígamos. En estas tribus tienen la costumbre de aumentar el número de sus cónyuges a medida que envejecen. Si, en su primavera, se satisfacen con una sola esposa, después de haber pasado la cuarentena tienen a menudo cuatro. Y, mientras que los jóvenes salvajes son celosos, es de notar que al revés de lo que pasa entre los pueblos civilizados, los viejos consideran a sus mujeres con una indiferencia filosófica.

Horno Campa (Dibujo de Sirouy, a partir de un croquis de Henry Michel)

22Los Antis no escriben ni leen y no tienen otra historia que algunas tradiciones orales. Una de ellas relata la conquista del Perú por los Españoles: “En aquel tiempo, dicen, los hombres blancos llegaron en grandes embarcaciones, y en seguida empezaron a matar”.

  • 12 Ver J.B. Samanez y Ocampo, Exploración de los ríos peruanos, nueva edición, Lima, 1980: 45. Son lo (...)

23Algunas emboscadas fueron tendidas al Sr. Samanés durante su viaje, no por los Antis, sino por indios que se dicen civilizados de los distritos de Chungo, Aneco e Iquicha12 que separan la Sierra de Ayacucho de la Montaña salvaje. Estos Indios, que hablan el español o por lo menos el quichua y se dicen cristianos, parecen tener como principio asesinar a quienquiera que se aventure en su territorio, pretendiendo, sin duda, conservar de esta manera el monopolio de un lucrativo comercio con los Campas, los cuales, por algunas mercaderías de pacotilla, les traen cacao, vainilla, pájaros valiosos y, se dice, incluso polvo de oro. Los salvajes, al contrario, prestaron al explorador mil servicios, sea como guías, sea como remeros, sea al proporcionarle los víveres que necesitaba. Aquellos mismos que libraron, hace algunos años, sobre el río Tambo, combates encarnizados con el Sr. Wertheman y con su escolta armada de rifles, le dejaron pasar libremente.

24El territorio de los Campas, de una altitud media bastante elevada, está delimitado, al oeste, por la Sierra que es una barrera infranqueable, y, al este, por el valle del alto Ucayali donde viven salvajes de otras razas: Combos, Piros, etc. Estos, más audaces y más fuertes aunque menos numerosos, hacen sobre el territorio de los Campas, que les temen como la peste, expediciones para robar mujeres y niños que conducen en esclavitud. Estos piratas de la Montaña trabajan más frecuentemente por cuenta de bandidos civilizados que buscan fortuna en un vergonzoso tráfico de carne humana. Sus golpes de mano tienen fácil éxito sobre chozas aisladas en la Selva, diseminadas en extremo; y sus presas tienen tanto más valor como mano de obra que es más rebuscada a orillas del Ucayali, donde el número de europeos, atraídos por el incentivo de la explotación del caucho, aumenta cada año.

25En cambio, desde las estadísticas del siglo pasado, el número de los Campas, ha disminuido singularmente. Lean la historia de las misiones y verán que, si han expulsado anteriormente, y en reiteradas oportunidades, a los misioneros, es mucho menos por hostilidad contra sus personas o repugnancia por sus doctrinas, que porque no han podido soportar las agrupaciones, aun rudimentarias, sin las cuales no puede haber ni predicación ni enseñanza. Han querido romper con el sistema de las aglomeraciones, contrario a sus gustos y a sus necesidades. Su gran desdicha es que necesitan demasiado espacio para vivir. ¡Pobres Campas! ¡La desconfianza que está al fondo de su naturaleza melancólica está bien justificada! Tomados entre el flujo que baja de la Cordillera de los Andes y aquel que sube por el Amazonas y el Ucayali, están marcados en la frente por el sello que llevan las razas condenadas a desaparecer en un futuro relativamente próximo.

Desbosque en el país de los campas (Grabado de Méaulle, a partir de un dibujo de Henry Michel)

Río Paucartambo (Grabado de Hildibrand, a partir de un dibujo de Henry Michel)

lntschoquiri (Grabado de Hildibrand, a partir de un dibujo de Henry Michel)

Notes

1 Ver cap. XIII, nota 6. N.d.E.

2 Más bien que los primeros misioneros. N.d.E.

3 En castellano en el original. N.d.T.

4 . En castellano en el texto. N.d.T.

5 Los Descalzos de Ocopa en su mayoría. N.d.E.

6 Katongo significa “río arriba” y keringa (en nomatsiguenga, “kamatika” en matsi-guenga), río abajo. El sufijo -sati en nomatsiguenga es “gente”. Así, es una división entre “gente de río arriba” y “gente de río abajo”. N.d.E.

7 Genoquire viene de henok'í, cielo. N.d.E.

8 Ver nota 8, cap. XI sobre kamari y kamagarini y nota 8, cap. XVIII sobre la raíz -kama-. N.d.E.

9 Esta cita ha sido transcrita directamente del original en castellano y no retraducida del francés. Ordinaire no llama Muraya al shamán pano sino Mucroya. Ver Ami-ch, op. cit., edición 1975 : 301. N.d.T.

10 Cube o Cumo (Barbasco) es el nombre conque hoy se conoce esta raíz. N.d.T.

11 Conocida hoy como Chamayro. N.d.T.

12 Ver J.B. Samanez y Ocampo, Exploración de los ríos peruanos, nueva edición, Lima, 1980: 45. Son los distritos de Chungi, Ancco y Iquicha. N.d.E.

Table des illustrations

Légende Puentecillo de mimbre (Grabado de Kohl, a partir de un dibujo de Henry Michel)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6950/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 827k
Légende Indio Quechua (Grabado de Hildibrand, a partir de una fotografía).
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6950/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 790k
Légende Joven indígena campa (Dibujo de Sirouy, a partir de una fotografía)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6950/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Légende Matrimonio de indígenas campas (Dibujo de Sirouy, a partir de una fotografía)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6950/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 1,7M
Légende Horno Campa (Dibujo de Sirouy, a partir de un croquis de Henry Michel)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6950/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 870k
Légende Desbosque en el país de los campas (Grabado de Méaulle, a partir de un dibujo de Henry Michel)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6950/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 1,5M
Légende Río Paucartambo (Grabado de Hildibrand, a partir de un dibujo de Henry Michel)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6950/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 1,8M
Légende lntschoquiri (Grabado de Hildibrand, a partir de un dibujo de Henry Michel)
URL http://books.openedition.org/ifea/docannexe/image/6950/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 520k

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540