Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Del Pacífico al Atlántico y otros escritos

 | 
Olivier Ordinaire

Del Pacifico al Atlántico por los Andes peruanos y el Amazonas

XXIII. Los exploradores franceses en la cuenca del Amazonas

- La Condamine y Crevaux.-Perspectivas fluviales.- Lagos y canales de agua.- Pasado el peligro uno se burla del Santo.- Contratiempo.- Encalladura en un banco de arena.- La Barra do Río Negro.-Interiores de Manaos.- ¿No ten Santo dentro do bahu ?- Santa María do Belem do Pará.- El beriberi.- El paisaje que más me impresionó durante mi viaje

Texte intégral

***

1Si el descubrimiento del río de las Amazonas pertenece al español Orellana quien, en 1541, llegó allá por el río Napo, es un francés, el no menos heroico que sabio La Condamine, quien levantó el primer mapa de éste basándose en observaciones astronómicas y medidas geodésicas serias. El gran río todavía medio salvaje y sus fabulosos bosques, antaño poblados, a decir de Orellana, de Dianas cazadoras que recibían con golpes de lanza a los Acteónes de toda índole, para humanizarse, una vez al año, con los Indios Tahuaris, no han cesado de ejercer una fascinación poderosa sobre las imaginaciones francesas. De hecho, los franceses están en primer lugar entre los exploradores de la Amazonia.

2La gran obra del conde de Castelnau y las descripciones de Paul Marcoy son citadas en el Perú por quienquiera que se ocupa de las cuestiones relativas a la Montaña.

  • 1 Ica y Japurá son los nombres con los cuales se conocen al Putumayo y Caquetá en Brasil. Solimões e (...)

3En Manaos y en el Par encontré muy vivo el recuerdo de Crevaux quien antes de ir a Bolivia para la gloriosa expedición de la cual nunca volvió, había explorado, entre otros cursos de agua, el Ica y el Japurá, tributarios del Solimões1, el Jari y el Paru, afluentes del Bajo Amazonas. En Iquitos, me habían pedido noticias de Emile Carrey y del Sr. Onffroy de Thoron quienes hicieron, el primero, un viaje de estudio, el segundo, una tentativa de colonización en la provincia de Loreto. No pasa un año sin que uno de nuestros compatriotas vaya a buscar en la cuenca amazónica los documentos de un mapa o de un libro. Aquí me hablaban del Sr. Wiener, allá, del Sr. Coudreau, en otra parte del Sr. de Mathan el más intrépido de los coleccionistas naturalistas, quien, desde hace quince años, persigue mariposas en la Montaña. Algunos se han quedado allá y duermen al ruido del río que había encantado su sueño, como Jules Cailla, quien remontó, en 1877, hasta los afluentes del río Trombetas donde fue asesinado, según lo que relató un negro cimarrón, por indios Pauxis.

4La tarea que yo mismo me había impuesto se acababa en la frontera del Perú, sobre la gran arteria que todos han seguido, sea a la ida o a la vuelta, y que muchos han descrito. Así, pues, en Tabatinga, primer puesto brasileño, donde se percibe, encima del talud que forma el ribazo una garita blanca con un soldado negro montando guardia, y las bocas de cuatro o cinco cañones medio disimulados en las hierbas, declaré terminada mi misión de explorador. A partir de ese punto estratégico, no me consideré más que un simple turista, un diletante de la navegación fluvial que mira las cosas para él porque le gusta mirarlas, no porque debe escribir un informe o un libro. Y el sentimiento de esta libertad de espíritu no fue lo que hubo de menos agradable en la ociosidad del viaje en hamaca que me quedaba por hacer para llegar al Para.

5Así, la descripción de todos los sitios que desfilaron delante de mis ojos en este inmenso recorrido, sería fastidiosa. Por más que uno admire el desarrollo soberbio, la incomparable majestad del Río cerca del cual el Ródano y el Rin son solamente arroyos, la sucesión de las perspectivas amazonenses es de una excesiva monotonía. Es como el cuento de una tragedia cuyos alejandrinos serían todos sublimes... y que duraría quince días. Las nubes mismas toman formas regulares, iba a decir académicas, y que se repiten constantemente: aquellas de grandes cúmulos blancos, reposando sobre bases horizontales paralelas a las riberas. Cuando uno baja el río siguiendo el medio de su lecho, se ven borrarse poco a poco los detalles de las orillas, la selva se apoca al nivel de un seto, luego no es más que un cordón alrededor del fluctuante velo gris, una línea azulada que se pierde en las profundidades del horizonte.

6A veces el vapor entra por un estrecho canal o igarapé que desemboca en uno de los lagos negros de los cuales está sembrada la Amazonia. El decorado, que el agua negra refleja como un espejo de una pureza ideal, se vuelve nuevamente interesante por los primeros planos. Un rayo de sol deslizándose a través de las arboledas sobre la alfombra de musgos y de hierbas verdes que cubren las márgenes del igarapé, hace surgir los efectos más maravillosos que pueda soñar un pintor. Y, en los bordes del lago, una cabana de indios con su techo de hojas, una canoa amarrada en la ribera con su pamacari en forma de arca, la selva con sus fiorituras de plantas volubles, el cielo con sus nubes, hacen lindos cuadros cuya imagen, reflejada en el espejo de ébano, tiene finezas de miniatura.

7Se capta tanto mejor el encanto de estos paisajes porque en la vecindad de las aguas negras los zancudos son menor abundantes que al borde de los ríos de otro matiz.

8¿Por qué son negras estas aguas? Se ha atribuido su coloración a partículas orgánicas, sin haber, creo, demostrado nada. El hecho es que son negras como el agua del Canal de la Mancha es verde, como la del Mediterráneo es azul. Son, por lo demás, las aguas más puras, las más cristalinas y las más sanas de la cuenca. En un vaso, apenas si están matizadas de oro, como adicionadas con algunas gotas de té. El surco que abre el barco en su seno tiene oleajes ambarinos.

9Es de remarcar que los más importantes caseríos de la Provincia de Amazonas, tales como Tefé y Coary, están asentados al borde de tributarios negros del Río, del mismo modo que su capital Manaos, cuyas blancas fachadas se reflejan en el imponente Río Negro.

10Pasan a veces sobre el Amazonas terribles golpes de viento que pueden ocasionar naufragios. Pero si tuve muy a menudo el curioso espectáculo de varias tormentas estallando simultáneamente en diversos puntos del inmenso horizonte, donde se veía zigzaguear los relámpagos sin escuchar el trueno, no me fue dado de asisitir a un verdadero ciclón. La sola tempestad de la cual mis notas hacen mención, es aquella de la que se trata en una leyenda amazónica que escuché contar por el capitán del “Amazonia”, el senhor don Juan Lopez Pereira Pires, portugués con un espíritu agradable, a quien, durante las bellas noches estrelladas, le gustaba charlar con los pasajeros, sentado como Pantagruel en la proa de su nave.

11Aquí está la historia:

12Un barco, sorprendido por la terrible prororoca o macareo del Amazonas, estaba a punto de naufragar. El capitán, no sabiendo qué hacer, se dirigió al santo, cuyo nombre llevaba.

13¿Cuál santo era? Ya no me acuerdo y no es indispensable saberlo.

14Dirigiéndose entonces al santo que era su patrón, el capitán dijo en voz alta e inteligible:

  • 2 El Pará está todavía a 188 kilómetros del Atlántico. N.d.A.

15Si me sacas de este mal paso hago voto de prender un cirio en tu honor, que será de la talla del palo mayor de este barco, al llegar al Para2.

16Había a bordo un amigo del capitán quien, habiéndole escuchado, le dijo:

17¡Vamos! ¡Sé razonable! Reflexiona un poco sobre lo que prometes! ¿Cómo te procurarás en el Pará semejante cirio?

18– ¡Qué tonto eres!, contestó el capitán. Deja primero al santo hacer el milagro, ¡después veremos! Y bajando la voz de manera que el santo en cuestión no pudiera escuharle, añadió: ¿Después... ? ¡No le daremos absolutamente nada!

19Este apólogo me pareció un desarrollo bastante bonito del proverbio lombárdico citado por Rabelais: Passato el pericolo, gabbato el santo (Pasado el peligro, uno se mofa del santo), y me recordó el procedimiento habitual de ciertos partidos políticos que, cuando están en peligro de naufragio, bamboleados por la oleada popular, prometen al santo, es decir al pueblo, toda suerte de cirios más grandes que mástiles.

20En el momento que el “Amazonia” entraba en el puerto de Manaos, el vapor inglés “Sobralens” salía de éste con destino a Liverpool, con escalas en el Pará, Lisboa y Le Havre. En la convicción, ¡ya demasiada fundada! en la cual estaba de que mi ausencia, prolongada más allá de todas las previsiones por las vicisitudes que he contado, causaba varias inquietudes a mi familia, no me hubiese consolado ver partir este vapor, si el comandante Pires no me hubiese afirmado que estaba en el itinerario del “Sobralens” quedarse hasta el 3 de febrero en el Pará, donde llegaríamos el primero del mismo mes a más tardar. Pero las desgracias vienen por series. Además de sus paradas acostumbradas entre Manaos y el Pará, particularmente en Obidos donde el efecto de las mareas es ya apreciable aunque esté todavía a más de seiscientos kilómetros del mar, y en Santarem, pequeña ciudad blanca que se destaca sobre un fondo de colinas, el “Amazonia” hizo una escala imprevista sobre un banco de arena. Era uno de esos bancos efímeros que se forman de vez en cuando en las partes más anchas del río y que los mejores pilotos no siempre logran evitar. Nos quedamos varados allá durante tres días, hasta el momento que una marea más fuerte que las precedentes vino a desprendernos. De suerte que en lugar de llegar al Pará el 1ro. de febrero, llegamos allá el 3, y que, desde el puente del “Amazonia” donde estaba observando con mi larga vista, percibí a lo lejos un navio que se largaba a todo vapor en dirección del mar. No necesito añadir que este navio era el “Sobralens”. Si hubiera podido prever estos acontecimientos y aquellos que fueron la consecuencia de ellos, al entrar en la Barra de Río Negro, otro nombre de Manaos, mi estadía en esta capital hubiera sido todo menos alegre.

21Manaos es una ciudad de nueve mil habitantes donde tuve el placer de encontrar algunos compatriotas, entre ellos un colega, el Sr. Jacquot d’Antonay, miembro de la Sociedad de Geografía Comercial de París.

22Las brasileñas de Manaos y del Pará están lejos de ser tan blancas y bellas como las peruanas de Lima y de Moyobamba. Como todas las flores tropicales, ellas florecen temprano y se marchitan rápido. Su modo de andar es de una flojedad extrema. Se encuentran a menudo en las calles de Manaos senhoras locales seguidas por uno o dos pequeños pajes, negros o indios, que llevan sobre la cabeza, en canastas redondas, efectos de mujer. Ellas van, al instante, a visitar a algunas de sus comadres o amigas, y como en este país las visitas de vecina a vecina duran generalmente varios días, se hacen traer todo lo que es necesario para su atavío. Inmediatamente después de haber besado a su comadre, la visitante se quita sus botines, deja caer su vestido que reemplaza por una bata, y se echa, descalza, en una de las hamacas suspendidas en el salón, que sirven, a la vez, de diván o de cama. Cuando una necesidad cualquiera obliga a la senhora a bajar de ella, se calza pantuflas con tacos chatos. Los pequeños domésticos color de ébano o de bronce -se sabe que en el Brasil no hay más esclavos- van y vienen en la casa, juegan bajo las hamacas de sus dueñas, parecen estar enteramente en su casa. Una vieja negra cocina, por cierto una cocina poco complicada cuyos principales elementos son el pescado del río, los frejoles que de Candolle considera originarios de la América del Sur, y la harina de yuca. De ordinario los hombres se sientan solos a la mesa; las mujeres prefieren, durante las comidas, estar agachadas sobre las esteras que tapizan el suelo.

23La vieja negra fuma desde la mañana hasta la noche en una pipa de tierra negra con tubo rojo. La gente de color más claro fuma cigarrillos enrollados en corteza de Tahuari, película blanca que reemplaza sin demasiada desventaja al papel de nuestros estancos de tabaco.

24Las viviendas de Manaos están muy poco amobladas. En el salón donde la familia recibe, a menudo no hay otros muebles que las hamacas y un baúl largo que sirve también de banca. Pero antes de sentarse sobre este baúl, los visitantes nunca dejan de informarse si no hay algún santo adentro, si no ten santo dentro do bahu, pues, sin esta precaución, correrían el riesgo de sentarse, por ejemplo, sobre San Benedicto, el patrón de Manaos, quien tiene su nicho de madera tallada en la mayoría de las casas de la ciudad.

25Santa María do Belem do Para o simplemente el Pará, palabra que, en un dialecto indio significa El Río, es más que una capital como Manaos. Con su ancho malecón, sus fachadas guarnecidas con balcones, sus catorce iglesias de estilo rococó, su inmenso teatro rodeado con columnas más o menos corintias, sus líneas de tranvía y sus magnificas avenidas bordeadas con cedros o palmeras cerca de los cuales los árboles de nuestros paseos serían simples arbolejos, el Pará es una gran ciudad.

26No se bebe allá el agua amarillenta del río, sino una agua perfectamente límpida que proviene de las fuentes y riachuelos de la Selva vecina. Y los paraenses deben esta ventaja a la iniciativa de uno de nuestros compatriotas, el Sr. Barreau, aquel mismo del cual habla Crevaux en sus relaciones de viaje en términos agradecidos.

27El único camino sólido que hay en todo el valle del Amazonas es un ferrocarril. Destinado a unir el Perú con el pequeño puerto de Braganca, comunica en la actualidad la aldea de Benavides donde vino a establecerse, después de la comuna de París, una colonia de refugiados franceses.

28No dejé de ir a ver a estos compatriotas. Algunos han prosperado y poseen hoy en día Haciendas (en portugués Fazendas) cuyos productos agrícolas y hortenses son vendidos ventajosamente en el mercado del Pará. Pero de las setenta familias que componían la colonia al principio, queda apenas un tercio.

29Si el negociante que pasa su vida en un almacén o bajo la tienda de un vapor y sigue las reglas de una higiene rigurosa puede vivir en la Amazonia, incluso en la parte baja, incluso en el Pará, este clima es a menudo matador para el colono agrícola o forestal obligado de dedicarse, por lo menos durante algún tiempo, a un trabajo violento. El hombre de raza blanca se siente impotente frente a esta vegetación colosal, está aplastado por este sol ardiente bajo el cual el indígena trabaja con la cabeza descubierta y sin sudar. Por lo tanto, la Amazonia brasileña es más bien un país de explotación que de colonización propiamente dicha.

30Encontré en Benavides franceses felices de tener una oportunidad de hablar de su país, propietarios que tenían indios a su servicio y que me han parecido profesar, en el capítulo Propiedad, las mismas ideas que todos los propietarios del mundo.

31Además de la Fiebre Amarilla, endémica en el Pará como en todos los puertos de la zona tórrida, reina en esta ciudad una enfermedad que no conocía antes de mi viaje, ni siquiera de nombre, y que llaman el Beri-Beri, palabra importada de la India al Brasil como la cosa horrorosa que representa. Beri-Beri significa literalmente carnero-carnero. ¿Estarían los carneros de la India sujetos a algún mal análogo? Dejo a otros el cuidado de elucidar la cuestión. El Beri-Beri se anuncia por hormigueos en los pies, seguidos por parálisis intermitentes. Los individuos atacados sienten repentinamente sus piernas débiles. Se les ve flaquear en la calle presa de horribles angustias. En el segundo período, los miembros inferiores rehusan todo servicio. Los pies se tuercen en la cama y caen de costado. La parálisis sube más o menos rápidamente. Cuando ha ganado el estómago, el enfermo está perdido. Su pecho, entonces, se hincha lentamente y alto, como un fuelle de fragua. El único remedio es cambiar de aire. Aquellos que pueden salir para Europa desde los primeros ataques, con frecuencia se sanan.

32A bordo del vapor “Anselm” en el cual me embarqué, varios pasajeros manifestaban una alegría delirante al pensar que sus pies inseguros y sus piernas flácidas muy pronto volverían a encontrar su primitiva firmeza.

33Este vapor “Anselm”, que pertenecía a la Booth Seanslisp Co. (sic), era el primero que, desde la salida del “Sobralens”, dejaba el puerto del Pará para hacer rumbo hacia Europa. Infortunadamente no hay línea francesa directa entre la Amazonia y Francia. Ahora bien, el “Anselm” no tenía que tocar Le Havre, como el “Sobralens”, sino solamente Lisboa y Liverpool. Me propuse en consecuencia desembarcar en Lisboa para dirigirme desde allá por ferrocarril hasta Besanzón, mi ciudad natal. Pero no estaba todavía al fin de mis contratiempos: estaba escrito que yo iría a hacer un paseo por Inglaterra. Desde el 1 de marzo al 1 de setiembre de cada año, los viajeros que vienen del Pará no pueden entrar a Lisboa o pasar libremente sobre el suelo portugués sin haber hecho una estación de ocho días en el lazareto que se avista desde el barco, semejante a una fortaleza, en una de las alturas que ciñen la rada. Y el “Anselm”, salido del Pará el 17 de febrero, debía llegar a la rada de Lisboa solamente el 2 de marzo.

34Esta es la razón por la que, después de los campos de lapislázuli de los mares equinocciales, vi todavía en este viaje los mares verdes del norte y las neblinas del canal de Saint-Georges, donde los barcos de vela pasan y desaparecen como fantasmas, y las costas de la Gran Bretaña, entonces cubiertas de nieve, y sus ciudades negras, y sus bosques de chimineas de fábricas. Por fin, el 9 de marzo, sobre el puente del vapor que hace el servicio de Dover a Boloña, vi las costas bravas de Albión hundirse en sus brumas, al mismo tiempo que aparecía la costa de Francia, borrada al principio, flotante como un sueño en las palideces del horizonte, delineando más netamente, a cada minuto desvanecido, sus líneas armoniosas. Y esta vista me causó una impresión más viva que ninguno de los paisajes, por muy pintorescos o imponentes que fuesen, cuya imagen habían percibido mis ojos desde mi salida del Callao.

Notes

1 Ica y Japurá son los nombres con los cuales se conocen al Putumayo y Caquetá en Brasil. Solimões es el nombre que recibe el Amazonas en Brasil en la parte comprendida entre la frontera con Perú y Manaos. N.d.T.

2 El Pará está todavía a 188 kilómetros del Atlántico. N.d.A.

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540