Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Del Pacífico al Atlántico y otros escritos

 | 
Olivier Ordinaire

Del Pacifico al Atlántico por los Andes peruanos y el Amazonas

XIX. El Ucayali

- Procesión de árboles muertos y de árboles vivos.- El río Blanco.- Una emboscada.- Felices inspiraciones.- El Masato de la amistad.-

Texte intégral

***

1El Ucayali es un río magnífico, con seis a ocho brazas de profundidad, de quinientos a mil metros de ancho, y particularmente imponente en la desembocadura del Pachitea que irrumpe hasta el medio de su lecho. La línea de separación de los dos ríos, que corren algún tiempo lado a lado antes de mezclar sus aguas, está marcada por una fila de árboles flotantes, caídos la mayoría bajo el peso de los años, algunos en el Alto Ucayali, otros en el Pachitea. Islotes, pedazos de orilla desprendidos de la tierra firme, pasan con árboles que han quedado parados y que son como los doseles de esta procesión sin fin.

2Ucayali significa Río Blanco. Y aunque sus aguas estén, por lo menos en la época del año en la cual lo he visto, matizadas de amarillo, se concibe que se haya llamado con este nombre al gran afluente del Alto Amazonas al compararle con el Río Negro, o, sin ir tan lejos, con algunos de los ríos color de tinta que él mismo recibe en su última etapa. Su nombre puede provenir también de sus paisajes, luminosos. Al salir de cualquiera de los canales que desembocan en su lecho, y cuyas aguas duermen bajo carenas donde no penetra más que de cuando en cuando un rayo tamizado por la bóveda de follajes y como reducido en polvo de oro, el Ucayali, con sus tonos claros, con sus grandes espacios soleados, aparece de veras como el Río Blanco. Incluso en el Palcazu, la Selva es la parte importante del cuadro, mientras que en los paisajes del Ucayali el cielo y el agua ocupan generalmente más de las tres cuartas partes del marco.

3Cuando dejamos el puerto el alba ponía sus blancuras en las brumas que la noche había dejado sobre una parte de la Selva. Las nubes en forma de copas se teñían de rosado como las plumas de los flamencos que se reúnen en las charcas de agua de las riberas. Una multitud de delfines (Inia geoffrensis) nos escoltaba haciendo sus saltos de carnero alrededor de la canoa. Alciones blancos rozaban el río, o, posados sobre el agua, cerca de las orillas, se dejaban flotar. Gaviotas dejaban escuchar, muy alto en el cielo donde se plateaban sus plumas, su grito semejante a un vagido.

4Al cabo de tres horas de navegación, durante las cuales no intercambié con mi compañero más que pocas palabras, percibí de bastante lejos, sobre la ribera derecha, un galpón de Conibos similar a aquel donde había pasado una noche en la isla de Chonta.

5La nitidez con la cual se graba en nuestra memoria el aspecto de los lugares donde nos hemos encontrado frente a cualquier peligro serio es realmente sorprendente, y veo todavía, como si llegase allá, ese pedazo de ribera con su orilla color ocre pálido formando talud, con su corto sendero frecuentado que va del río al galpón, cuyo alto techado en ángulo apoyaba sobre unos fustes de madera negra, con su plantación de plátanos cargados de racimos verdes y, en la lontananza, limitando la vista como una muralla, la fachada de la selva, toda tapizada de lianas.

6Aproximadamente al mismo tiempo que la cabaña, descubrí, cerca de doscientos metros más allá, seis canoas alineadas sobre el río en orden de batalla. Dirigí mis anteojos en esta dirección, y reconocí que estaban montadas por una treintena de salvajes armados con fusiles, arcos, cerbatanas y macanas, suerte de mazas de madera que tienen la forma de una espada para dos manos.

7¿Qué hacen allá esos guerreros?, pregunté a mi guía.

8Pero, mientras tenía los anteojos puestos, el traidor se había tendido en todo su largo en el suelo de la piragua y no respondió ni palabra.

9El peligro, según se dice, abre la inteligencia. El hecho es que entendí en seguida todo lo que los Campas me habían dicho la víspera: a saber que los Conibos me acusaban, según testimonio de un Yutumiz, de ser la causa de la epidemia de viruelas, cuya aparición en su tribu coincidía con mi llegada; habían decretado mi muerte.

10Al acostarse en el fondo de la piragua mi piloto no había tenido otro propósito que el de no molestar el tiro general del cual yo debía ser el blanco.

11Era tiempo, sepa Ud., que tomase un partido.

12Continuar la bajada, de pie o sentado, hubiera sido responder exactamente a la expectativa de las Arpías y darles toda facilidad para poner en ejecución su plan. Aplastarme entre los rebordes de la embarcación, a imitación de mi Iscariote de guía, a quien lo hubiese de buena gana roto la cabeza si hubiera tenido el tiempo, era quizás evitar las flechas envenenadas, pero solamente para ser muerto a golpes de macana. Tampoco podía soñar en huir surcando el río, puesto que los Conibos son remeros sin par, que me hubiesen alcanzado y rodeado en pocos instantes.

13Mientras razonaba así la situación, con tanta y tal vez más lucidez de espíritu como si se hubiese tratado de un juego de damas o de ajedrez, mis ojos cayeron por segunda vez sobre la cabaña a la cual la corriente me había acercado.

14Entonces me acordé que los Conibos, así como la mayoría de los demás salvajes, tienen una extrema repugnancia a derramar sangre, así fuese aquella de su enemigo mortal, en el interior de la casa donde habitan. Es por eso que atraqué con un vigoroso golpe de remo, y corrí hasta dicha cabaña dejando a mi infame piloto hacerse el muerto en la canoa.

15En ese momento había bajo el galpón dos mujeres que huyeron al verme, como si hubiese sido el diablo en persona. Sin embargo, se volvieron para hacerme las más feas muecas que se puedan ver, y escupir dos o tres veces muy precipitadamente por mi lado, con el propósito, según parece, de exorcizarme, o, mejor dicho, de conjurar mi influencia nefasta.

16Los pocos minutos de soledad que pasé en la choza me parecieron largos, aunque mis facultades intelectuales estuvieron muy absorbidas por la elaboración de mi sistema de defensa.

17Un gruñido de Pescador, a quien debí imponer silencio brutalmente, me advirtió del desembarco de las Arpías que esperaba; adosado a una barbacoa, con la mano derecha apoyada sobre mi fusil que ya no era más que de un solo tiro, puesto que el aire de la Montaña, generalmente saturado de humedad, había oxidado una de sus baterías. Constaté en esta ocasión la superioridad del instinto del perro sobre el del mono, porque mientras tenía gran dificultad para hacer escuchar razones a Pescador, el cual, con el pelo enteramente erizado, quería ir al encuentro del enemigo, Riquet inconsciente del peligro que corría su dueño, cazaba arañas.

18Un joven salvaje, adelantándose a los demás, me escupió, por así decirlo, estas palabras en la cara: ¡Nos has traído la peste!

19Pero al instante él mismo fue amonestado por el Yutumiz quien, tres pasos atrás, llegaba a la cabeza de la banda, y le dijo con voz iracunda que no se metiera.

20Me apresuré en abundar en la opinión del jefe.

  • No tengo, dije, que explicarme con este muchacho, pero estoy listo para responder al Mucroya.
  • ¡Estás acusado, me repitió este, de habernos dado el muru!
  • ¿Por qué?
  • ¡Uno de tus parientes nos lo ha dicho!

21Bajo este nombre de parientes, los salvajes designan a todos los Indios de una misma tribu, o si se trata de colonos, a todos los individuos del mismo color. Algún pirata organizador de correrías, al temer que yo hiciera conocer el género de proezas al cual se dedicaba, ¿había sugerido a los Conibos la idea de su emboscada? No sé.

  • ¡Aquel que ha mentido de esa manera, dije, es su enemigo así como el mío!
  • ¡El muru ha llegado entre nosotros al mismo tiempo que tú!
  • El muru viene en el aire, como el oco (el resfriado). ¿Cómo hubiera podido traerle?... ¿En mi cuerpo? El sabio Yutumiz no lo creerá, porque él sabe que el hombre que tiene el muru en el cuerpo está agitado por la fiebre y no puede tenerse en pie. ¿En mi maleta? ¡La abriré delante de todos Uds., y constatarán que nada de lo que encierra se parece al muru!

22El lector juzgará sin duda que esta argumentación hubiera sido mejor para niños que para hombres maduros. Es la única, sin embargo, que me pareció al alcance de mis oyentes y de naturaleza que hiciese impresión sobre su espíritu. Los salvajes, del punto de vista intelectual, son, lo repito, niños. Esta manera de empeñar la partida debía, por otra parte, permitirme ofrecer a estos salteadores mi maleta y su contenido, que era lo menos que pudiese perder en la ocurrencia. Cuando les habré dado todo lo que tengo, pensé, no tendrán más interés en matarme.

23Al escuchar mis últimas palabras, el bribonzuelo que me habían puesto como guía, y quien después de mi desembarco se había unido a los otros, se fue a buscar mis efectos acompañado por una parte de la banda.

24Además de las muestras etnográficas y los productos de la Montaña recogidos en la ruta, cosas sin valor para los Conibos y que dejaron en la canoa, yo poseía todavía siete camisas, cinco pañuelos y tres pares de calcetines usados, más siete pañuelos de seda para el cuello teñidos, veinticinco cuchillos, cuatro machetes, tres gruesas de agujas y treintinueve botones de cobre, restos de mi pacotilla.

25En cuanto a los cachivaches con los cuales yo estaba vestido en ese momento, estaban tan andrajosos que nadie, ni siquiera entre los salvajes, podían desearlos.

26– ¡Ud. ve, empecé de nuevo vaciando la maleta sobre la barbacoa, que no hay ningún muru ahí dentro!

27Y dirigiéndome al jefe:

28– Todo eso es para ti, le dije, quiero ser el amigo de los Conibos del Ucayali como lo soy de aquellos del Pachitea quienes no me hubieran dado los objetos, preciosos para mí, que has visto en la piragua, si me hubieran creído capaz de esconder el muru en mi bolsa.

  • 1 Especie de papilla de frutas, con mayor frecuencia de plátanos, fermentada o no, y más o menos dil (...)

29El Mucroya tomó todo, hasta los calcetines, inútil superficialidad para Arpías, incluso la maleta, incluso la pequeña provisión de víveres que yo me había procurado en la desembocadura del Pachitea, después de lo cual, al haber consultado al Tute en voz baja, declaró que verdaderamente no era yo quien le había traído al muru. Luego, sin otra transición, me invitó a tomar el masato1 de la amistad.

30Una mocahua, especie de copa de barro cocido adornada con dibujos y que contenía dicha bebida, pasó de mano en mano y de boca en boca. Y yo mojé mis labios en este brebaje que los Conibos habían preparado para festejar mi muerte. Las dos mujeres a quienes mi llegada había turbado tan fuertemente los espíritus, y quienes habían reaparecido detrás del sexo fuerte, llenaban por turnos la mocahua en una jarra enterrada hasta el cuello bajo el galpón, y cuya capacidad podía ser de cincuenta a sesenta litros.

31Sabiendo que el instinto feroz de estos salvajes vuelve fácilmente a ganar terreno cuando están ebrios, me apresuré en evadirme y, subiendo solo esta vez en la piragua, con Pescador y Riquet, me alejé tan rápidamente como me fue posible.

Notes

1 Especie de papilla de frutas, con mayor frecuencia de plátanos, fermentada o no, y más o menos diluida en agua. N.d.A.
El autor llama “masato” a lo que se conoce como “chapo” en la Amazonia Peruana. El masato es generalmente de yuca, a veces de pijuayo (Bactris gasipaes), bebida que se hace fermentar. N.d.T.

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540