Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Del Pacífico al Atlántico y otros escritos

 | 
Olivier Ordinaire

Del Pacifico al Atlántico por los Andes peruanos y el Amazonas

XVIII. Las Arpías del Ucayali

- Piros, Conibos, Shipibos y Setebos.- Vanidad humana.- La religión de los Conibos.- Los Mucroyas.- El espiritismo en la Montaña.- La circuncisión india.- Curiosos detalles observados por los Padres Pallares y Sabate.- La viruela entre los salvajes.- Una advertencia mal entendida.-

Texte intégral

***

  • 1 Impetiniris o más generalmente en la literatura Ipetineris, Ipitinere, etc... es un término despec (...)
  • 2 Escrito Sipibos y Shetebos en el texto francés. Quizás es un lapsus calami; de todos modos, optamo (...)
  • 3 Se da también este nombre a los Piros quienes no valen más. N.d.A.

1La desembocadura del Pachitea, adonde llegan toda clase de Indios, sería, sin estos malditos mosquitos, un observatorio etnográfico sin par. Allá vi Piros del Alto Ucayali, cuya cushma provista de una capucha se parece al albornoz árabe; Amahuacas o Impetiniris1, últimos representantes de una raza destruida por los Piros; algunos Panos descendientes de la única tribu que se abstuvo, después de ser convertida, de masacrar a sus misioneros; y mayormente Conibos, Shipibos2 y Setebos, que deben a sus costumbres de latrocinio el apodo de Arpías del Ucayali3.

2Estos salvajes designan a los demás bajo el nombre de Nahuas, palabra que, en su lengua, significa infieles. Y aunque sus tres familias provengan, no cabe duda, de un mismo tronco, hablen el mismo idioma, tengan las mismas creencias religiosas, cada una de ellas se considera como más noble que las otras dos.

  • 4 Ver nota 2, “Sipibos”.

3Obtuve de un grupo de Shipibos4, mediante algunas chaquiras, que se quedasen un segundo inmóviles delante de mi cámara fotográfica.

4- No se equivoque, me decían para recibir un regalo más importante; ¡somos verdaderos Shipibos!.

5Los Indios-Arpías son superiores a los demás por su aptitud para el dibujo, por la elegancia de las líneas y arabescos con los cuales saben adornar sus alfarerías. Pero ellos mismos tienen una forma poco artística. El Conibo sobre todo es grueso y pesado ; su cabeza parece entrar en sus hombros. Además, tiene la epidermis tan áspera que ciertos viajeros le representan como si tuviera el cuerpo envuelto con una corteza. Este aspecto escamoso se debe, por lo menos en parte, a las picaduras de insectos. El dardo del mosquito hace aparecer puntos oscuros sobre la dermis formados con sangre coagulada, los cuales, al multiplicarse, acaban por crear una costra que los Conibos tienen la costumbre de cubrir con una capa de tintura de genipa. Y dan a esta pintura negra, según el lugar que ocupa, la forma de un guante o de una media, de un coturno o de un mitón. Esta cota de malla, que la trompetilla del zancudo atraviesa fácilmente, vuelve un poco menos dolorosa la picadura del mosquito.

6La religión de los Conibos, que tiene ciertas analogías con la de los Campas, es una especie de espiritismo reforzado con magia. Sus sacerdotes, médicos o brujos, a los cuales dan los nombres de Mucroyas y de Yutumis, pueden, según ellos, curar o provocar las enfermedades por sus relaciones secretas con el diablo o Yurima. Estos sacerdotes-médicos empiezan por exorcizar a los enfermos que recurren a ellos, luego aplican los labios en el lugar indicado como si fuera la sede del dolor, y aspiran con fuerza haciendo el trabajo de ventosas. Pretenden retirar así imperceptibles astillas de chonta que el diablo ha hecho entrar en el cuerpo del paciente y que son la causa de su mal.

7La entrada en la orden de los yutumis o mucroyas está precedida de un noviciado, retiro de dos meses durante el cual el aspirante está sometido a un ayuno riguroso. Por todo alimento le dan cada día una porción conveniente de plátanos hervidos. Desde la mañana hasta la noche fuma una pipa de corto tubo de hueso de mono y en cuya hornilla de madera cabe igual que en una de esas damajuanas de porcelana que fuman los Alemanes. Por fin, les está prohibido durante este retiro hablar con quien quiera que sea, a no ser el mucroya encargado de su iniciación.

8Los Shipibos consideran como Yutumis de nacimiento a los Indios Cocamas del distrito de Nauta, un cierto número de los cuales habita en el valle bajo del Ucayali. Es por eso que les tienen en muy respetuosa consideración. Si un Shipibo rehusa venderle un objeto al cual él tiene apego, su canoa por ejemplo, vaya a buscar un Cocama y encárguele hacer el trato por vuestra cuenta ; el Shipibo le dejará la piragua por la mitad del precio que Ud. había ofrecido, por el temor de que el Cocama, usando de su poder infernal, le sople en el cuerpo barbas de chonta.

9Los Yutumis son temidos y obedecidos por todos aquellos que les rodean.

10La parte esencial del culto de las Arpías es la evocación de los espíritus. Las reuniones tienen lugar en el claro de la luna: el Mucroya, muy adornado, con la cabeza cargada de una especie de pantalla de hojas, escotada en la cara, se queda primero en una pequeña cabaña. Su voz, que se escucha desde afuera, empieza con una suerte de murmullo, se infla poco a poco y acaba por volverse atronadora. Habiéndose puesto de esta manera en comunicación con un espíritu o Tute, se presenta a la asamblea que está silenciosa y estupefacta, como si fuese a suceder un acontecimiento considerable. Si el Tute no contesta, le llama con furor, se agita como un energúmeno, hace gestos desesperados. Cuando el Tute se digna a aparecer, le anuncia a los asistentes para quienes dicho Espíritu sigue siendo invisible, y les habla en su nombre.

11Lo que es curioso es que los salvajes han hecho con este sistema, sin quererlo ni saberlo quizás, más prosélitos entre los colonos de la Montaña, donde en verdad se cuentan muchos mestizos, que los misioneros conversos entre los salvajes.

12Pregunté a uno de los brasileños que mora en la desembocadura del Pa-chitea, si los Conibos creen realmente en estos sortilegios. -No solamente creen en ellos, me contestó, sino que los hacen. -¡Hum! ¡Hum!, me decía otro acerca de la evocación de los Espíritus, se encuentra a veces entre los Indios verdades que los civilizados reconocen más tarde. Por fin, la mayoría de aquellos con quienes hablaba sobre ese capítulo salían del enredo con las dos palabras estereotipadas de América del Sur: ¿Quién sabe?

13La costumbre más singular de las Arpías es, para emplear la expresión consagrada por los misioneros, la circuncisión femenina, que el Padre Pallarés describe como sigue:

  • 5 Noticias Históricas de las Misiones por los R. P. Fray Fernando Pallares y Fray Vicente Calvo, cap (...)

14Luego que una joven llega a la edad de once o doce años, se celebra una gran fiesta a la cual son convidados sus parientes y amigos, los cuales se presentan con sus Cushmas nuevas y muy pintados; la joven que ha de ser circuncidada, aparece de medio cuerpo arriba llena de chaquiras de varios colores y puesta sobre su cabeza una corona de plumas a su alrededor; se forman varias danzas al son de pequeños tambores por espacio de siete días, soliendo ir acompañados de algunas borracheras. Al octavo día, después de salido el sol, hacen beber a la pobre joven hasta que pierde el sentido, y luego dos mujeres diestras en la operación, se apoderan de ella tendiéndola en una barbacoa, llamada Quischiquepiti, preparada de antemano, y realizan luego la sangrienta ceremonia; el flujo de sangre consiguiente lo contienen con la aplicación de una yerba particular (...)5.

15Esta manera de circuncidar a las doncellas impresionó también al Padre Sabaté quien da algunos detalles más:

16“Terminadas las libaciones y los festines, todos los invitados que están todavía en estado de mantenerse de pie se reúnen para presenciar el acto de la circuncisión de la muchacha. Algunas viejas mujeres son las sacerdotisas encargadas del sacrificio. Armadas con un bisturí de madera, cortan con este instrumento grosero “el pedacito de carne de la infeliz paciente”, la cual aunque con la sensibilidad entorpecida por la embriaguez, pone gritos de dolor que atraviesan el alma.

  • 6 Cita no retraducida del francés, sino tomada del original en castellano. Ver Iza-guirre, Historia (...)

17“Hecha esta operación bárbara, queda terminada la fiesta, salvo cuando no le da fin otro acto todavía más bárbaro, que tiene lugar si por desgracia se encuentra allí algún salvaje prisionero de distinta tribu, al cual, sin más ni más, cualquiera de ellos da un fuerte macanazo en la cabeza, partiéndola en dos pedazos como quien abre una granada, sin que nadie le diga porqué lo matas, ni nadie dé señales de admiración alguna.”6.

18A algunos pasos de la vivienda del negociante cauchero que me albergaba, había una suerte de galpón que servía de vivienda a una decena de Combos cuya ocupación principal era, por el momento, reparar los techos de hojas de la colonia; los Conibos son renombrados así como las demás Arpías por su habilidad en este trabajo. Sabiendo estos Indios hacerse entender en español, sea porque los misioneros de los dos últimos siglos hayan introducido en su idioma algunas palabras de esta lengua o porque las hayan aprendido de los colonos, me propuse, al llegar, cultivar relaciones con ellos. Me recibieron bien los primeros días, luego me apercibí que mis visitas les parecían sospechosas.

19Había además en la colonia un grave motivo de inquietud.

  • 7 No se encuentra tal palabra en Weiss (op. cit.) u otros textos campa. En matsiguenga, la viruela s (...)

20La viruela acababa de declararse precisamente en la nación de los Conibos. Ahora bien, la viruela que los Campas llaman chami7, y las Arpías muru es, en la Montaña, una terrible plaga que destruye, a veces en algunas semanas, tres cuartas partes de una tribu. Importada de México, según Ulloa por un esclavo negro de Narvaez, pasó rápidamente a América del Sur donde hace más estragos quizás que la fiebre amarilla, la cual no castiga más que en las costas. Inútil decir que la vacuna es desconocida entre los salvajes.

21Que los Conibos me demostrasen frialdad, me dejaba indiferente. En cambio el dardo de los mosquitos empezaba a exasperarme.

22Desde hacía más de diez días sufría la horrible tortura, ¡y no llegaba la lancha!

23Sabiendo que la nebulosa de insectos venenosos en la cual uno está envuelto sin cesar en estos parajes, es menos densa hacia el medio del río que en las orillas, tomé la decisión de continuar mi viaje en canoa. No podía dejar de encontrar la famosa lancha si realmente debía venir.

24Para procurarme una embarcación, tuve que dirigirme a los Conibos quienes primero me la negaron, y luego, al cambiar de opinión, se comprometieron a proveerme de una piragua y un guía hasta el teritorio de los Shipibos.

  • 8 La raíz de morir es -kama-; nokamake, muero y vimos la palabra kamagarini, demonio, que significa (...)

25Entre los numerosos Indios que al azar de las circunstancias había agrupado en la boca del Pachitea, había dos Campas de la tribu del río Unini, quienes debían precisamente acompañar al cauchero don Presentación Guerra en una nueva expedición al Pajonal. Estos dos Campas, de los cuales había tomado fotografías, eran mis amigos: sabían que yo tenía por ellos más simpatía que por las Arpías del Ucayali. Espontáneamente vinieron a buscarme la víspera de mi salida, durante la velada, para disuadirme de salir con los Conibos. A decir verdad, de su discurso no comprendí más que Conibo, Yutumiz, Chani y Nomageti8, que significa morir; y creí que querían Simplemente comprometerme a que no me detenga entre los Conibos donde estaría expuesto a morir de viruela.

26Les agradecí con efusión, pero, como me había hecho vacunar nuevamente poco tiempo antes de mi salida del Callao, no temía al Chami, y al día siguiente en la mañana, es decir el 12 de diciembre de 1885, me alejé de la desembocadura del Pachitea sentado en la piragua, teniendo al guía Conibo frente a mí, Riquet sobre el brazo y Pescador entre las piernas.

Notes

1 Impetiniris o más generalmente en la literatura Ipetineris, Ipitinere, etc... es un término despectivo que significa cobardes en Piro y que es utilizado por este grupo para designar varias etnias enemigas, particularmente a los Amahuaca, aunque también a los Lorenzos y otros. Para Carlos Fry, Ipiteneres significaría "ronsoco" (capivara). La visión pesimista de Ordinaire sobre el destino de los Amahuacas no está, por fortuna, justificada más que parcialmente, y los Amahuacas están en la actualidad todavía bien representados. N.d.E.

2 Escrito Sipibos y Shetebos en el texto francés. Quizás es un lapsus calami; de todos modos, optamos por escribir Shipibos y Setebos por ser los nombres conque se conoce hoy a estos grupos Pano. N.d.T. y N.d.E.
Para la traducción de Nahua más adelante, ver nota 2.

3 Se da también este nombre a los Piros quienes no valen más. N.d.A.

4 Ver nota 2, “Sipibos”.

5 Noticias Históricas de las Misiones por los R. P. Fray Fernando Pallares y Fray Vicente Calvo, cap. XII, Barcelona, 1870. N.d.A.
Esta cita no ha sido retraducida del francés, sino tomada del original en castellano del cual se valió Ordinaire, en Amich, op. cit., Lima, 1975: 298. N.d.T.
Se trata en esta circuncisión de una excisión del clítoris. N.d.E.

6 Cita no retraducida del francés, sino tomada del original en castellano. Ver Iza-guirre, Historia de las Misiones Franciscanas, Lima, 1925, Tomo X: 271. N.d.T.
Ordinaire consultó dicho texto, tal como lo indica en su libro en una nota a pie de página: “Viaje de los Padres Misioneros del Cuzco”, por el R. P. Fray Luis Sabate. Cap. XXII. Lima, Tipografía de la Sociedad, 1877. N.d.T. y N.d.A.

7 No se encuentra tal palabra en Weiss (op. cit.) u otros textos campa. En matsiguenga, la viruela se llama Inaenka; en el mito de origen de la enfermedad, Inaenka remonta el río, viniendo de las tierras “chama”, nombre que designa al conjunto de los Shipibos, Conibos y Setebos. ¿Será el origen del nombre “chami”? N.d.E.

8 La raíz de morir es -kama-; nokamake, muero y vimos la palabra kamagarini, demonio, que significa literalmente “él que causa la muerte”. -Maga-, -magye- es dormir, soñar; tera nomagyeti = no duermo. N.d.E.

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540