Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Del Pacífico al Atlántico y otros escritos

 | 
Olivier Ordinaire

Del Pacifico al Atlántico por los Andes peruanos y el Amazonas

XII. Perros Ochitis

- Método de los Campas para prender fuego.- Aborto intelectual.- En qué la civilización asombra más a los Antis.- Danzas nocturnas.- La caza del hombre.-La edad de piedra en el siglo xix.-

Texte intégral

***

1Durante mis visitas a los Panguchis, mi llegada era casi siempre anunciada por ladridos de perros, porque los Campas tienen perros, que llaman Ochitis, de una única especie; con pelo negro y blanco, cuerpo alargado, inteligencia obtusa. Puestos sobre la pista de una bestia salvaje, los Ochitis cazan a la manera de nuestros perros comunes. Ahora bien, habiendo notado los Campas las cualidades superiores de Pescador, le trajeron sus perras, de suerte que si alguna vez vuelvo al Palcazu, encontraré allá descendientes de mi más fiel compañero de viaje.

  • 1 Hemos visto, en la nota 5, capítulo X, que Ordinaire designa el paujil (Mitu mitu) bajo el nombre (...)
  • 2 Ninguna palabra aproximada es señalada por Weiss (op. cit.) o en el vocabulario de Lucien Adam (ve (...)

2El arma habitual de los Campas es un arco liviano de madera negra de la palmera chonta. Sus flechas, cuya vara, empenachada con plumas de Ourax,1 es un tallo floral de caña brava (Gynerium sagittatum), terminan sea por una punta de chonta arpada, sea por una especie de cuchilla de bambú de doble filo, sea por un pequeño pabellón que tiene la doble ventaja de presentar una superficie relativamente ancha para alcanzar al pájaro y de matarle sin quebrar sus plumas. No conocen el curare o veneno de los Ticunas, pero tienen de los primeros misioneros y colonos españoles ciertas nociones que les bastan, aunque muy rudimentarias, para crearles una ventaja sobre una multitud de otras razas. Saben extraer el fierro del mineral en hornos establecidos según el sistema catalán, y forjarle para hacer con este algunos objetos toscos, como su cuchillo o ipudié.2

3Admiraba su habilidad para hacer fuego. Tienen pedernales y una yesca de su invención, pero su secreto consiste en el empleo de un copal en bruto que, bajo su forma de masa grisácea, porosa y de baja densidad, tal cual como se le encuentra al pie del árbol que le produce, reemplazaría ventajosamente a las bolas de resina que venden en París los comerciantes de carbón. Existen, en sus bosques, maderas más fácilmente inflamables que en los nuestros, y que hacen flamear en un abrir y cerrar de ojos, incluso sobre el suelo empapado por un aguacero, cuando tienen que hacer asar su caza o cocer una tortuga en la olla que la naturaleza le ha atado en la espalda.

4Los pequeños Campas me sorprendían por su inteligencia al mismo tiempo que por su agilidad física. Pero mientras que ciertos sentidos se perfeccionan en ellos más allá de lo que podemos imaginar, que llegan por ejemplo a repetir, como verdaderos ecos, el canto de un pájaro o las frases de un idioma que no entienden, como las mínimas entonaciones de la voz que han escuchado, su desarrrollo intelectual se detiene bruscamente alrededor de los doce años y durante el resto de su vida se les vuelve a encontrar semejantes a los niños.

5De todo lo que yo podía contarles, lo que más les sorprendía es que hubiera ciudades donde, en un espacio relativamente estrecho, vivieran tantos hombres como árboles hay, por ejemplo, en una hectárea de bosques. ¿Cómo hacen ellos para nutrirse? preguntaban entendiendo que solamente la vida aislada permite al hombre vivir de la caza.

6Su idioma es suave, casi musical, con numerosas terminaciones en “i”. Cantan al hablar. Cuando cantan se podría creer que cantan canto gregoriano.

  • 3 Este no es un nombre de masato o de chicha ni en matsiguenga ni en “campa” para los autores citados (...)
  • 4 Sankari, más bien pífano; sonkarintsi, flauta de Pan; kob'írintsi, flauta. N.d.E.

7Una vez al mes hacen con maíz, camotes o raíces de yuca, una chicha poco alcohólica que llaman noaseri3 y que está destinada frecuentemente a ser bebida en una sola sesión durante una fiesta nocturna. He asistido a una de esas reuniones que tienen lugar invariablemente en la época de luna llena. La reunión era sobre un entarimado cuidadosamente acomodado en el claro. Los invitados, venidos de diversos Panguchis, formaron el círculo alrededor de una gran tinaja de barro que contenía el líquido y recitaron la letanía habitual; luego, la copa, llenada por el más viejo, pasó de mano en mano y de boca en boca. Cuando esta hubo dado la vuelta a los asistentes, empezó la danza, lenta y grave, evolucionando los hombres por un lado, las mujeres por el otro, en dos filas que de vez en cuando formaban cadena. Los instrumentos musicales eran un tambor de madera de cedro y de piel de mono, una especie de octavín de hueso y un sankalí4 o flauta de pan con ocho tubos. El aire de danza, sin variaciones, era de tono menor. A intervalos regulares, durante las pausas, la calabaza circulaba, y los danzantes vaciaron la tinaja hasta la última gota. Sin embargo, ninguno me pareció ebrio. La luna, que tiene su parte en el culto de los Campas, bañaba de una serena claridad los grandes árboles, de los cuales caían alrededor del claro colgaduras de lianas. La señal de partida fue dada por el canto de tonos polifónicos de la pava (penélope sp.) que anuncia el alba en la Montaña.

8Cuando quiero evocar la imagen de los Antis, me aparecen muy a menudo en este escenario, como los Espíritus de la Selva, seres crepusculares, formas vagas, sombras chinas bailando en el claro de luna.

  • 5 Sic, ¿será doña Juana u otra esposa de G. Franzen? N.d.E.

9Doña Isabela5 estaba sentada delante de su puerta cuando llegó, como una avalancha, una tropa de salvajes, de ambos sexos completamente desnudos. Eran Lorenzos huyendo de los cazadores de hombres. Se pararon al avistar a la esposa de don Guillermo, hecho sorprendente por parte de estos Indios, a quienes la vista de una cara blanca habitualmente les hace huir, e hicieron entender que tenían hambre. Se les dió plátanos y maíz crudo que devoraron ávidamente. Uno de ellos, anciano de alta talla y que debía ser de un raro vigor, había recibido un escopetazo de perdigón grueso. Los bandidos le habían robado a sus hijos y matado a golpes a su mujer, demasiada vieja para ser vendida.

10Cuando hubieron acabado de comer, empezaron nuevamente su carrera violenta a través del bosque.

11Los indios polígamos del Valle del Ucayali, Piros, Conibos, Shipibos y Setebos han remontado, desde tiempo inmemorial, los afluentes de este río para hacer razzias de mujeres. Se dedican actualmente a estas cacerías, conocidas con el nombre de correrías, menos por cuenta propia que por la de ciertos colonos que hacen el comercio de las mujeres y de los niños. En la época de mi viaje, un Lorenzo de ocho a diez años valía de 280 a 350 francos; una niña bien conformada, de 300 a 400 francos. No se busca coger vivos a los varones adultos, pues se sabe que se escaparían por lejos que se les pudieran llevar, o que se dejarían morir. Los industriales que organizan las correrías y toman parte en ellas no pueden prescindir del concurso de los Indios adiestrados para este tipo de cacería, porque solos jamás lograrían sorprender a los salvajes. Cuando se apoderan de las niñas o mujeres de una morada, tienen como regla matar a su padre, hermanos y esposo, a fin de evitar cualquier disputa ulterior sobre la propiedad de ellas, y luego prenden fuego a la cabaña vacía... para que tengan menos pesar de dejarla.

12Los Lorenzos no tienen pues que temer de bestia feroz más feroz que el hombre, y particularmente el blanco. Siendo menos capaces para defenderse que otros, son constantemente acorralados.

  • 6 En castellano en el texto. N.d.T.

13He buscado cual puede ser el origen de este nombre español de Lorenzos, en francés Les Laurents, dado a salvajes sobre los cuales, en verdad, nunca había oído hablar durante mi estadía en el Callao o en Lima. Los únicos mapas en los cuales se les mencionan son los de Paz Soldán y del Padre González. Este último, publicado en 1880, les designa con las palabras Indios Lorenzos en número escasos y meticulosos6. La Historia de las misiones en el Perú durante este siglo por los Padres Pallarés y Calvo no habla de ellos, pero en el Compendio Histórico del Padre Amich, que abarca el período de 1635 a 1771, he encontrado la curiosa relación que sigue:

  • 7 Por error Ordinaire señala en su libro el año de 1797. En esta versión castellana de su obra, hemo (...)

14El año 17677, los Descalzos Manuel Gil, comisario de misiones, el Padre Fray Francisco y Valentín Arrieta remontaron el Palcazu viniendo del Pa-chitea y del Ucayali, donde otros religiosos de su orden habían sido masacrados por los Cunibos.

  • 8 El valle del Pozuzo estaba entonces habitado por indios Amages que han desaparecido completamente, (...)
  • 9 Esta cita no ha sido retraducida del francés, sino tomada del original en castellano. Ver Amich, o (...)

15Dice Amich: “El día 28 [de agosto] salieron los soldados a cazar, y por la tarde el Padre Fray Valentín Arrieta tomó un fusil, y se entró al monte a ver si hallaba alguna cosa. Estando registrando, encontró dos arcos y un manojo de flechas. Tomólos en sus manos, y repentinamente se halló con dos indios desnudos hincados a sus pies, el uno de ellos dijo: “Padre, no nos mates”. El Padre los abrazó y los condujo a la playa donde se hallaban el Padre comisario de misiones, y el Padre Fray Francisco. Preguntados qué gente eran, el uno de ellos que hablaba algo de castellano, respondió que era de Pozuzo8, que siendo mozo había huido con su mujer, que él se llamaba Lorenzo y su mujer María; que eran cristianos, pero que sus hijos aún no estaban bautizados. Que tenían su pueblo allí cerca cosa de tres leguas. Los Padres les preguntaron si tenían bastimento, ofreciéndoles en recompensa un par de hachas. Respondieron que por la mañana traerían bastante, y con esto les despidieron. El día 29 a las 8 de la mañana vinieron a dicha playa el indio Lorenzo con toda su familia, que constaba de treinta almas de todas edades y sexos. Venían todos cargados de yucas, plátanos, maíz y otras cosas. Bien se deja discurrir el recibimiento que tuvieron de los nuestros. Por la tarde se fueron con ellos el Padre comisario y el Padre Arrieta con algunos fronterizos, y llegaron al pueblecito que tenían en una pampa muy fértil. Durmieron allí aquella noche, y al otro día volvieron por segunda vez a la playa cargados de víveres todos los del pueblo. Hicieron aquellos indios grandes instancias para que se quedase allí el Padre Arrieta, diciendo que querían ser cristianos, pero no se les pudo conceder por entonces su petición. Prometióseles que el verano siguiente se les daría el consuelo que deseaban, y habiéndoles regalado algunas cositas, se despidieron unos y otros con mucho agrado9.

16Los Padres Manuel Gil y Valentín Arrieta regresaron, en efecto, en el mes de agosto del año siguiente, pero el pueblecito de Lorenzo estaba abandonado y su plantación devastada. De sus habitantes, que buscaron durante un mes, los Padres no encontraron ni rastro.

17Este relato es, según todas las apariencias, el origen del nombre de los Lorenzos que viven en la Pampa del Palcazu, en las dos orillas del río, entre la desembocadura del Chuchurras y la del Pichis, allá precisamente donde Fray Arrieta hizo su descubrimiento.

18Hablando de los Cashibos, que viven también en la cuenca del Pachitea, el Padre Calvo dice: “Felizmente su arco es muy tosco, y le falta la elasticidad necesaria. Se necesita para armarlo una fuerza hercúlea. Sus flechas también son muy pesadas. Es por eso que los Cashibos son solamente peligrosos a corta distancia.” Ahora bien, como es fácil de convencerse de eso al examinar los especímenes que he traído, el arco y las flechas de los Lorenzos son todavía más toscos y pesados. Por este hecho, se encuentran en un estado de inferioridad manifiesta frente a los demás indios.

19Se han visto a Europeos, Españoles entre otros, separados del mundo civilizado por la fuerza de los acontecimientos, pasar al estado salvaje o casi, como los Gauchos de la República Argentina y algunos poblados del Perú. De igual manera, el ejemplo de los fugitivos del Pozuzo muestra que Indios que habían tocado la civilización pueden volver a la edad de piedra. Porque si se puede decir que los Campas están efectivamente en la edad de fierro, los Lorenzos están en la de piedra. Se sirven de hachas de diorita pulida, semejantes a las que se encuentran en las ciudades lacustres, y cuyos mangos de madera están fijados a la piedra por medio de una especie de pez o de caucho que se endurece como cemento. Comparen, por una parte, esta hacha de los Lorenzos con el cuchillo de los Campas y, por otra, el bienestar relativo de éstos con la miseria de ésos, y verán que el grado que, respectivamente, ocupan en la escala humana es en razón inversa del peso de sus armas.

20Los Lorenzos saben, sin embargo, urdir telas groseras, no para vestirse, puesto que se les ve siempre desnudos, sino para adornarse, tales como la banda que sirve para sujetar una diadema de plumas, que he entregado al museo de Etnografía, con algunos otros ornamentos que provienen de la misma tribu. En la colección está una bolsa de malla que les sirve para cargar hasta la choza lo que encuentran para su alimentación.

21La panoplia compuesta por sus armas y por algunos objetos que resumen toda su industria, muestra que el primer instinto del hombre o el más vivaz, si los Lorenzos son Indios decaídos, es, con el instinto de la conservación, el de la coquetería. En su horrible miseria, los descendientes del fugitivo del Pozuzo, perpetuamente fugitivos ellos mismos, hacen collares de varias hileras, donde los granos de estoraque alternan con huesecillos y baratijas de plumas, como el pectoral del Museo, adornos que sirven indiferentemente a ambos sexos.

22Los Lorenzos no hacen uso de la sal. ¿Y cómo podrían procurársela si, como creo, el suelo de sus bosques no contiene sal, y ellos no tienen otras relaciones con las tribus vecinas y con los blancos que aquella de la paloma con el gavilán?

23Doña Juana tenía en su casa dos pequeños Lorenzos, un niño y una niña, quienes, varios días todavía después de mi llegada, gritaban aterrorizados y se deshacían en lágrimas cuando yo quería aproximarme a ellos. La vista de mi persona producía en ellos el mismo efecto que la de un jaguar o de un cocodrilo. En la misma casa había una pequeña Campa cuya madre había muerto, me dijeron, de una picadura de serpiente, y que alimentaban con biberón de papillas claras de harina de maíz o de yuca. Don Guillermo parecía muy encariñado con esta niña, cuya piel me pareció muy blanca para una India de pura sangre; yo le hice un regalo agradable dándole dos latas de leche condensada que se encontraban entre mis provisiones. Tan luego lloraba en su hamaca que le servía de cuna, uno u otro de los Lorenzos acudía para mecerla. ¡Pobres Lorencitos! Se acostumbraron sin embargo a mi cara, y cuando me fui, tenían placer en seguirme.

Notes

1 Hemos visto, en la nota 5, capítulo X, que Ordinaire designa el paujil (Mitu mitu) bajo el nombre de Ourax. En efecto los “Campas” empenachan sus flechas con plumas de paujil y otras especies, siendo las más preciadas de gavilán. N.d.E.

2 Ninguna palabra aproximada es señalada por Weiss (op. cit.) o en el vocabulario de Lucien Adam (ver Arte de la Lengua de los Indios Antis o Campas, París, 1890) para el campa; y esto vale igualmente, por lo que sé, para el matsiguenga. N.d.E.

3 Este no es un nombre de masato o de chicha ni en matsiguenga ni en “campa” para los autores citados en la nota precedente. Aquí algunos nombres de bebidas:
en Weiss: masato, pearintsi y chicha, shinkia;
en matsiguenga: masato, ob'íroki, pearintsi, shitea, ish'tea, shinkiato compuesto de shinki = maíz y de -a o -ato = agua (para las tres últimas se utiliza yuca con un poco de maíz). La palabra dada por Ordinaire podría interpretarse como no = mi, a= agua, seri = tabaco o sea “mi jugo de tabaco” pero con un orden de aglutinación inverso al normal (noseri o noseriato, mi jugo de tabaco). N.d.E.

4 Sankari, más bien pífano; sonkarintsi, flauta de Pan; kob'írintsi, flauta. N.d.E.

5 Sic, ¿será doña Juana u otra esposa de G. Franzen? N.d.E.

6 En castellano en el texto. N.d.T.

7 Por error Ordinaire señala en su libro el año de 1797. En esta versión castellana de su obra, hemos corregido el dato. Ver Amich, Historia de las misiones del Convento de Ocopa. Lima, 1975, p. 218. N.d.T. (nueva edición de su “Compendio Histórico...”, París, 1854, con algunos cambios y supresiones sensibles. N.d.E.).

8 El valle del Pozuzo estaba entonces habitado por indios Amages que han desaparecido completamente, lo mismo que los colonos españoles en casa de quienes Lorenzo era doméstico o peón cuando huyó. Entonces se puede suponer que los Lorenzos son de raza amage. N.d.A.
En realidad Amage es uno de los nombres dados a algunos grupos Amuesha y Campa. Si ellos han despoblado las orillas del Pozuzo, ellos no han desaparecido evidentemente. N.d.E.

9 Esta cita no ha sido retraducida del francés, sino tomada del original en castellano. Ver Amich, op. cit., 1975: 218. N.d.T.

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540