Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Bogotá 450 años

 | 
Pedro Santana
, 
Julián Vargas
, 
Fabio Zambrano
, 
et al.

Revista Cromos, agosto 1938

Bogotá en 1938

Luis Augusto Cuervo

Texte intégral

1Ochenta lustros pesan sobre la responsabilidad histórica de la ciudad que fundara Quesada, y en ese lapso la empresa máxima del Licenciado, cual si se cumpliese la sentencia bíblica dictada a los hombres y a los pueblos, ha crecido y se ha multiplicado en honra y provecho de la nacionalidad y para mejor laurel de la gesta conquistadora. Los doce bohíos de antaño, que fueron mudos testigos de la obra realizada y a cuya sombra se agruparon los soldados de Carlos V y los súbditos de Sagipa, son hoy suntuosos edificios de elegante arquitectura que albergan todas las pasiones humanas, en el refinamiento y la frivolidad propios de los días actuales. Bancos y casas de comercio, hospitales y teatros, paseos y moradas de familia, son sitios en los cuales bulle una civilización complicada y peligrosa, levantada sobre las ruinas de otras ya lejanas, sencillas y discretas, que murieron en el silencioso correr de los tiempos coloniales. Poco nos queda de aquellas modalidades ya demasiado distantes, y en aras del progreso se ha sacrificado lo más preciado que teníamos, nuestra fama de gente culta y elegante en las manifestaciones del espíritu. Sin embargo, de la época de los virreyes aún cultivamos la chismografía de comadres, la envidia y la emulación, el concepto irónico e intencionado que hiere reputaciones e insinúa dudosos procederes; del indio guardamos la malicia y la pereza, la tendencia alcohólica y el guayuco (taparrabo dice la Academia), que si ayer cubrió carnes de bronce en los mercados de Teusaquillo, hoy descubre cuerpos blanquísimos en piscinas y balnearios, en canchas de juegos y en almacenes de modas.

2Cuatro centurias de vida han dado a Santafé un admirable desarrollo material y un penoso retroceso en cuestiones de moral y de cultura. Tenemos ya calles que con un poco de optimismo y de benevolencia consideramos avenidas, edificios de varios pisos que los niños principian a llamar rascacielos, pequeños jardines que bautizamos parques y minúsculos parques que pomposamente aclamamos como bosques. De todos modos, la villa tiene aspecto de ciudad y es una auténtica urbe en el significado preciso que le da la palabra latina. Y mucho más lo sería si la iniciativa y el cariño particulares hubiesen ayudado al esfuerzo oficial. Somos fundamentalmente destructores. Poco o nada nos cuidamos de árboles y prados, de la conservación adecuada de las fachadas de nuestras casas, del buen aspecto del barrio en que vivimos, en donde nacieron nuestros hijos y en el cual quizás moriremos. Nada de esto nos preocupa y todo lo dejamos al Estado, entorpeciendo cuando no dañando la obra que éste trata de realizar. El día en que el bogotano ame a su ciudad, la defienda y la elogie; cuando el forastero vea en ella una prolongación del lejano terruño y acepte cordial el afecto que en su ambiente palpita, entonces veremos al individuo cuidarla como cosa propia, embellecerla y respetarla.

3Uno de nuestros grandes defectos es el carácter provisional que se da a lo que se hace como permanente. Nada se concluye. Muchas iniciativas, muchísimas críticas, pero son muy pocos los que contribuyen a la realización de lo que ellos mismos han sugerido. Todo se hace lentamente. En obras de urgencia inaplazable vemos correr los meses y aun los años sin acordar planes definitivos, dejando al tiempo buscar solución a los asuntos y en espera de la última hora que casi siempre llega tarde. A veces somos precipitados, no para el acierto, sino para cometer errores.

4Bogotá es ciudad cosmopolita, en donde los nexos con el pasado se han debilitado y amenazan con desaparecer. La juventud desconoce sus propios anales, porque no los lee ni los ha vivido, y da sus preferencias a todo lo que viene de fuera. El espíritu de imitación prima en las diversas clases sociales, siempre tratando de igualarnos con las costumbres de los pueblos europeos. Cualquier problema queremos resolverlo mirando allende el mar, como si América y especialmente Colombia no tuviesen sus propias preocupaciones, que deben desaparecer sin ayudas ni consejos extraños, dentro de nuestras comunes ideologías y de acuerdo con los antecedentes naturales de nuestra historia. Desconocemos lo autóctono, que siempre ha sido para las nacionalidades aún no envejecidas fuerza y estímulo para sostener su prestancia y su autoridad. Hasta hace poco la mujer bogotana callaba o negaba que sus trajes, de magnífico corte e insuperable elegancia, eran hechos en talleres de la Calle Real o de la Avenida de la República y sólo conocía, para estos casos, los nombres de Patou o de Paquin; personas he visto que a sus abrigos ponían marbetes de manufacturas británicas. Esto va cambiando afortunadamente y ya hoy sabemos que el rubor no sube a los rostros al confesar que los zapatos que llevamos son hechos en Bogotá, o en Cali, o en Medellín, o en las ciudades del litoral caribe.

5Nos hemos nivelado por lo bajo. Ahora nos consideramos todos iguales y creemos saber en la ciencia de la vida lo que ella exige para llamarnos buenos burgueses. Vivimos al día sin mirar atrás ni esforzarnos por descubrir lo que nos oculta el futuro. Nos falta personalidad y nos sobran cualidades que no hemos querido poner en práctica. Somos una gran reserva espiritual cuyos cauces deben principiarse a abrir.

6Un día cierto viajero ilustre llamó a Bogotá la Atenas suramericana. Merecido el mote para los días en que vivieron Caldas, Nariño y Santander y para la época en que se fundó la Academia de la Lengua. En 1938 el honroso título ha venido a menos. Nos estamos volviendo vulgares y mal educados; igual suerte corrieron los descendientes de Pericles. Hoy son muy raras las frases amables y de elegante cultura a una dama en la calle o en los salones; el cigarrillo, el juego, los licores, los deportes, la falda a la rodilla y el cabello corto, nos han equiparado en beneficio de la comodidad urbana y con perjuicio de nuestra tradición caballeresca. Todos, en la vida exterior, queremos llevar la derecha aun cuando en la intimidad algunos sean integralmente izquierdistas.

7Cualidad específica de Bogotá es su patriotismo. En estas cuestiones ella es relativamente seria. En lo demás juega con los hechos, se divierte con las personas, critica y destruye inciertos prestigios políticos, acaba con nombres literarios, porque es don preciado de su fama el comentario acertado y la ironía temible; cuando el país se alarma en asuntos internacionales entonces ella se agita, levanta la bandera en alto y sus hijos se ofrecen a la muerte risueños, burlones, pero decididos al sacrificio de su sangre. En la paz y en la guerra los bogotanos aman la Patria como a madre y así la defienden y la hacen respetar. Herederos del espíritu legalista de Jiménez de Quesada, tienen un elevado concepto de la justicia; más que en los tribunales ella se practica certera en los corrillos callejeros y en las tertulias de café; y los fallos que allí se pronuncian son definitivos e inobjetables.

8Igual a su patriotismo es su caridad. Muchos de sus hospitales y asilos se deben a la beneficencia privada. Si todavía se ven mendigos por las calles es porque hombres, mujeres y niños, con perjuicio de la asistencia social, no pueden prescindir de ofrecer la limosna de unas monedas en las puertas de los templos y en las veredas sombreadas de los parques.

9En los últimos años Bogotá se ha desarrollado en forma sorprendente. Numerosos barrios residenciales, edificios modernos, una sociedad que ya no es santafereña pero que cuando es necesario sabe tomar el chocolate en tazas de plata y rezar el rosario con camándulas de oro, forman un ambiente acogedor y simpático. Sus mujeres no han perdido la gracia y donosura de otros tiempos, no obstante la obligada seriedad y el magnífico silencio que deben guardar en las partidas de bridge, que convierte los salones señoriales, en donde antes se oyeron canciones y músicas de amor, en claustros de convento con su helada monotonía y sus diablillos tentadores. Al contrario, los deportes, las facilidades para viajar, la lectura de libros y revistas y cuando es inevitable los gabinetes de belleza, les han dado mayor esbeltez que a nuestras abuelas, que por lo general eran bajas de estatura quizás porque las conocimos ya ancianas.

10El cambio que ha sufrido Bogotá en lo que va corrido del presente siglo es fenómeno inevitable que se ha verificado en todas las capitales del mundo. La guerra europea transformó en varias agrupaciones humanas el concepto de la moral y dio nuevos rumbos a la cultura educacionista. Pocas ciudades como ésta muestran el orgullo de su fe religiosa, el culto del hogar y la herencia cuatro veces secular de la hidalguía de su fundador.

11En el coro de alabanzas que el país entero levantará en homenaje a la ciudad capital de la República, con motivo del cuarto centenario de su vida, quizás se consideren imprudentes o inoportunos algunos conceptos de este escrito. En muchas ocasiones hemos hecho su elogio y más de una vez le hemos demostrado nuestra admiración y nuestro afecto. Hoy queremos darle una nueva prueba de amor siendo sinceros con ella, sin lirismos ni palabras vagas, diciendo nuestra verdad y únicamente la verdad, ya que ella para los días futuros puede serle más útil que el aplauso convencional y romántico. Bogotá pesa ya en la vida de América y los que somos suyos con el corazón o con la sangre debemos ir preparando el terreno para que su gloria, que es muy grande, supere en noble emulación de obras materiales y de cosas del espíritu, el prestigio de algunas de sus hermanas en el Continente. Que sea ese el firme propósito de sus hijos y el deseo constante de todo el pueblo colombiano.

Auteur

ex. Alcalde de la ciudad

© Institut français d’études andines, 1988

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter